jueves, 26 de mayo de 2016

Recordando jefes imbéciles



En la historia de mi vida laboral hay dos individuos que se disputan el puesto del jefe más imbécil que haya tenido. Uno de ellos es el ya conocido Tipo religioso que se volvió loco. El otro era el dueño de una escuela en la que estuve trabajando por varios años.

Algo tengo que aclarar antes de proseguir: la escuela en cuestión era buena. Teníamos un súper equipo de profesores, instalaciones de primera, una directora muy amable y una coordinadora súper chingona que era la que en realidad hacía funcionar todo. El problema era el dueño, un LAE con visión empresarial al que le importaba un carajo la educación y sólo veía la escuela como un negocio para hacerse rico.

Era completamente despótico y prepotente con nosotros, sus empleados. Tan egocéntrico, que el día de su cumpleaños había homenaje. No es broma. Típico jefe mexicano que se cree hacendado o señor feudal, era de los que consideraba que sus empleados eran sus sirvientes y que una vez que los había contratado para una cosa, ellos tenían que servirlo en todo lo que él quisiera. Así, nuestras responsabilidades incluían apoyar en eventos sociales diseñados para dar vistosidad a la escuela, y que nada tenían que ver con la educación. No me refiero sólo a estar "de guardia" un domingo por la mañana para una convivencia familiar, sino hasta ir de acomodadores a eventos sociales que no tenían relación con las actividades escolares, pero en los que el jefe, como socialité que aspiraba a ser, estaba involucrado.



Se creía tan dueño de nosotros que aún después de que los chicos salieran de vacaciones quería que fuéramos a la escuela en verano a "cumplir horario". También nos quiso prohibir salir de la escuela si teníamos horas libres entre clase y clase, pero me tocó poco que se aplicara esta restricción. La cosa es que era el típico jefe mexicano que siente que si sus empleados no están en la oficina hasta el último minuto por el que les paga, de alguna forma le están robando. No importa si ese tiempo no se está haciendo nada productivo: les pago para que estén aquí, carajo.

Típico jefe mexicano que cree que le hace un gran favor a sus empleados al darles trabajo. Cuando para mi segundo año ahí me dieron más horas, el dueño se aseguró de hacerme entender dos cosas. La primera era que "esto es un regalo"; no algo que yo me había ganado por mi trabajo, sino algo que él, en su infinita bonditud, me estaba otorgando como una gracia. Lo segundo fue que "me dicen que siempre llevas un libro bajo el brazo" y añadió "el libro es para la noche, no para acá". ¡El dueño de la escuela! ¡A un profesor! ¡Decirle que leer es algo que se hace como entretenimiento unos minutos antes de dormir! ¡Oh, por Cthulhu!




Ya antes les había contado que en una ocasión el jefe regañó a un maestro que tenía muchas horas en otra escuela. "Pero es que necesito el dinero para mantener a mi hija..." El jefe montó en cólera y explotó "¡El que está aquí por el dinero que se largue!" Supongo que él quería que trabajáramos ahí por el puro gusto de disfrutar de su agradable compañía. Su esposa, por cierto, no se quedaba atrás, y nos llegó a decir cosas como "¡Prefiero tener muchos alumnos que paguen colegiaturas, que tener excelentes maestros!" y "¡Si esta escuela no nos reditúa, les juro que la demuelo y pongo unos condominios". Quizá debía haber hecho eso desde el principio.

Fieles a su mentalidad empresarial, trataban a los alumnos y sus padres como clientes: ellos mandaban. Eso dejaba una enorme carga de responsabilidades en nosotros, los maestros. Cada dos semanas debíamos llenar reportes informando a los padres si sus hijos habían estado entregando tareas a tiempo y participando en clase. Si se iban a extraordinario (que, a diferencia de otras escuelas, no se pagaba a los profesores por elaborarlos, aplicarlos ni calificarlos), debíamos darles asesorías después de clase hasta que lograran pasarlos. Así, el cumplimiento académico no era responsabilidad de ellos sino principalmente nuestra.



Creo que estos señores no entienden lo que unos padres buscan en la escuela de sus hijos. Se ve así en su publicidad, en la que hasta la fecha hablan de descuentos y pagos a plazos, pero no de calidad académica; en las presentaciones en las que ofrecen clases de relleno -y obligatorias- como repostería, pero no se habla de las asignaturas básicas; en la insistencia de armar megaproyectos como obras de teatro musicales estilo Broadway (no exagero) y presentaciones de fin de año, pero se ignoran los bajos resultados en la prueba Enlace.

Sobre esos megaproyectos... Miren, yo creo que las clases de teatro y preparar obras a fin de año son magníficas ideas. Los chicos aprenden a controlar sus emociones, a expresarse verbal y físicamente, a organizarse disciplinadamente, a superar la timidez y a trabajar en equipo, además de que puede ser una gran experiencia. Pero con estas producciones la escuela tiraba la casa por la ventana, obligaba a los padres a hacer inversiones millonarias en disfraces y esas cosas, interrumpía muchas clases para los ensayos y obligaba a los profesores a trabajar como staff durante los mismos y en la noche de la presentación.



Pero el acabose llegó para mí cuando tuve que someterme a una cirugía. Como empleados no teníamos seguro social (lo que es ilegal, por cierto), así que tuve que arreglármelas con mis ahorros y con no poca ayuda de mis padres. Para colmo, al volver al trabajo me encontré que no me pagarían la semana en que estuve convaleciente. Después de mucha negociación, y con la intercesión de la directora y la coordinadora, el jefe concedió que se me diera la mitad de mi sueldo "como un apoyo". De nuevo, para él era una dávida, no una cuestión de derechos.

Ése fue mi último año. Apenas pude me fui a trabajar a otro lugar. Eso sí, como mis alumnos me querían mucho y los padres de familia hablaban muy bien de mí, la directora y coordinadora insistieron al jefe para que no me dejara ir. Después de una entrevista en la que él, sin nada de tacto, quiso averiguar "de dónde me habían operado", me ofreció darme seguro social y aumentarme el sueldo. Lo siento, ya era demasiado tarde, y me iba a trabajar a una escuela en donde daban todas las prestaciones de ley y en la que sí respetaban a los profesores.



El resto es historia... Para mí, pero no para muchas personas, no sólo porque el señor ahí sigue haciendo de las suyas, sino porque él no es más que un ejemplo de la clase de jefes que abundan en nuestro país.

martes, 17 de mayo de 2016

Crossing Over / Encuentros extraños II



A principios de los 90 surgieron muchos nuevos personajes de cómic americano que alcanzaron una gran popularidad. Títulos como Hellboy, Spawn, Savage Dragon, Wild C.A.T.s y Gen 13 marcaron las tendencias del noveno arte durante los últimos años del siglo XX. Una forma de ayudar a su popularidad, o incluso de mostrar la relevancia de un cómic clásico, era poner a alguno de esos personajes nuevos a pelear o hacer equipo (o ambas) con alguno ya conocido. Si en la entrada anterior les hablé de los crossovers de Dark Horse, hoy quiero platicarles de los que hicieron los personajes de Image y Wildstorm, especialmente con Marvel y DC, pero también con algunos de nuestros otros conocidos. Al hacer esta entrada sin querer vi que se puede apreciar la historia de Image en algunas viñetas, desde sus irregulares orígenes, hasta que se separaron los universos Wildstorm y Top Cow. Constituye un rápido recorrido por los 90 y primeros dosmiles.

Spawn/Batman de Frank Miller y Todd McFarlane (1994): Este cómic debe ser uno de los más decepcionantes de la historia. Todo mundo estaba esperando un encuentro entre estos dos oscurísimos personajes y nos figurábamos que sería algo épico. Pos no, resulta que es sólo malosón. Y eso haciendo un promedio entre el arte de McFarlane, que como siempre es irreprochable, y la delirante escritura de Miller. De hecho, creo que podemos señalar este cómic como el momento justo en el que a Miller se le empezó a botar la canica. Los diálogos que le pone a Batman son ridículos (su primera línea es "Vagos. Tienen suerte de que no los maltrate") y durante toda la historia él y Spawn se la pasan intercambiando bravatas como niños en el patio de la primaria. Quizá deberían vender ediciones sin textos para apreciar los dibujos de McFarlane. O mejor aún, una colección de tarjetas o afiches. Lo que sea para quitarnos este mal sabor de boca.

Batman/Spawn: War Devil de Doug Moench, Chuck Dixon, Alan Grant y Klaus Janson (1994): Este segundo encuentro es bastante mejorcito, pero aún así se queda en regular. La trama por lo menos es coherente (aunque me saca de onda que hayan necesitado a tres de los escritores estrella de DC) y el arte no está nada mal, aunque admito que no es mi estilo. La historia va de un demonio que quiere invocar las puertas del infierno o una cosa de ésas en Gotham, por lo que Spawn y Batman tienen que unirse para detenerlo. Por cierto, esta historia ignora por completo la anterior, y es como si ellos se encontraran por primera vez en la vida. Me gustó que Spawn confundiera a Batman con un demonio, y que al final tomara inspiración de él para ser un mejor héroe (Bats se madrea a Spawn, por cierto). Fuera de eso, no es muy memorable.

Spawn/WildC.A.T.s de Alan Moore y Scott Clark (1996): Éste no es un crossover intercompañías, ya que en ese entonces tanto Spawn como los C.A.T.s formaban parte del mismo universo. Pero sobresale por dos cosas: es el primer encuentro entre las creaciones de McFarlane y Jim Lee, y fue escrito ni más ni menos que por Alan Moore. Para no hacerles largo el cuento, diré que es bueno a secas. Moore no se esforzó demasiado, y en vez de eso utilizó un escenario clásico ya probado, en el que héroes del futuro (¡el futuro es 2015!) llegan al pasado para alertar a sus contrapartes de un destino distópico y posapocalíptico. El giro es que en esta historia Spawn es el malo, y se ha hecho con el poder de los demonios para declararse Dios del Infierno en la Tierra o algo así. Le toca a los C.A.T.s del presente y al joven Spawn viajar al futuro para derrocar al tirano. No es el guión más brillante, y por momentos abusa de los diálogos, pero Moore echando hueva es mejor que muchos escritores promedio, y el dibujo de Clark está muy padre, con el dimorfismo sexual exagerado que caracteriza los cómics de la época. Como plus, aparecen los personajes de Gen 13 y otros de Image.

Spider-Man/Gen 13 de Peter David y Stuart Immonen (1996): Gen 13 es un cómic tan noventero que uno de los personajes se llama Grunge. Se esfuerza tanto por ser cool en su época que con los años no ha envejecido bien. O se ha convertido en una hermosa cápsula del tiempo de los 90, como usted lo quiera ver. Siendo Spider-Man el superhéroe juvenil por antonomasia, un encuentro entre estos personajes era de esperarse. El cómic no está nada mal, es divertido y simpático. El gran acierto de Peter David es que más que centrarse en Spidey o en los insufribles chavales de Gen 13, hace de Glider su protagonista. Ella es una antiheroína, madre divorciada que lucha por la custodia de su hija durante el día y ofrece sus servicios como mercenaria el resto del tiempo. Realmente ésta es su historia. Hubo por esos días un crossover entre Gen 13 y Generation X, pero tener a dos grupos de adolescentes noventeros en una misma historia era demasiado para mí.

Mars Attacks Image de Keith Giffen, Andy Smith y Bill Sienkiewicz (1997): Ah, chinga. Creo que nadie estaba esperando este crossover en el que los extraterrestres de Mars Attacks! invaden el universo de Image Comics. E hicieron bien en no esperarlo, porque es una reverenda porquería. Es tan malo que ni siquiera es divertido como placer culpable, y señalar todo lo que está mal en él sería casi tan largo como los cuatro insufribles números de los que consta esta miniserie. Empezando por que no se entiende si se supone que es una farsa de humor negro (no es graciosa) o una épica patriótica de superhéroes (es demasiado ridícula). Sí, salen los personajes estrella de Image: Spawn, Witchblade, WildC.A.T.s, Gen 13 y Savage Dragon, pero apenas. El cómic se centra en un montón de personajes ridículos y olvidables con nombres como Rapture, KillCat, Super Patriot y U.S. Male, testimonio de lo patético que era el universo Image en sus inicios, cuando quería constituirse en uno a la semejanza de DC o Marvel. El cómic es nefasto en todo, la narrativa, el dibujo y hasta la ideología. Está colmado con todos los clichés más abominables de los noventa (su único valor está en ser testimonio de todo ello). Con decirles que una heroína, Liberty, es violada (y preñada) multitudinariamente por los marcianos. Y como por alguna razón a Image le pareció buena idea que este cómic quedara dentro la continuidad, después ella dio a luz a un híbrido humano-marciano. Ugh.

Mars Attacks The Savage Dragon de Dwight Jon Zimmerman y Claude St. Aubin (1997): Esta miniserie es paralela y complementaria de la anterior y fue publicada al mismo tiempo. Cuenta las aventuras de Savage Dragon durante la invasión marciana, en especial su viaje al Planeta Rojo para aplastar cerebros extraterrestes. Es un cómic muy divertido, bastante mejorcito que el otro en cuanto a la historia y muchísimo mejor en cuanto al dibujo. Se va de plano por la comedia de humor negro y nos entrega una ventura llena violencia, momentos absurdos y carcajadas, lo cual va muy bien con el tono desenfadado y casi de caricatura de Savage Dragon. Es un cómic locochón que vale la pena checar y, a menos que nos guíe el morbo, sin necesidad de referirnos a la otra miniserie. 

JLA/WildC.A.T.s de Grant Morrison y Val Semeiks (1997): Este cómic es bastante bueno. Como se podrán imaginar, con un guión de Morrison, la historia está llena de viajes en el tiempo, dimensiones paralelas, fallas en el continuo cronotópico y otras ondas cósmicas que ni tienen sentido, pero que él sabe escribir como si lo tuvieran; o sea, el cómic está loquísimo, en el buen sentido. Un villano llamado Epoch es capaz de viajar por el tiempo como quien camina por el parque y, en su afán de detenerlo, la Liga de la Justicia (dirigida ni más ni menos que por el Superman de energía; sí es de esos años en que Superman fue un ser eléctrico azul) se queda atrapada en el universo de los WildC.A.T.s. Tras un reglamentario intercambio de karatazos para probar quién manda (la JLA, obvio), los equipos unen sus fuerzas contra Epoch, que ha establecido una tiranía durante la ausencia de los héroes. Dato curioso, aparece una escena de un futurista 2016. Ternuritas.

WildC.A.T.s/X-Men de Scott Lodbell, James Robinson, Warren Ellis, Travis Charest, Jim Lee, Adam Hughes y Mat Broom (1997-98): ¡Wow! Éste es uno de los mejores crossovers que van a leer en la vida, realmente bueno. Y muy esperado, este encuentro entre los dos equipos superheroicos que más estaban dando de qué hablar durante los 90. Para gusto de los fans no se trató de un solo cómic, sino de una miniserie en cuatro volúmenes con ediciones de lujo. Cada tomo se ambienta en una de las cuatro eras del cómic americano, Dorada, Plateada, Moderna y Oscura (el futuro), y narra un momento en la milenaria guerra entre los Kheram y los Daemonitas, mientras estos últimos hacen sucesivas alianzas con los enemigos de los X-Men. Así, en el primer número (con un hermoso arte estilo pulp de los 40), Wolverine se une a Zealot para combatir nazis. En el segundo, el equipo original de los 60 tiene que detener a Mr. Sinister, mientras que Jean tiene un fugaz romance con Grifter. En el tercero, un número lleno de sepso, los X-Men en su encarnación ochentera se alían con los WildC.A.T.s, ahora sí formados como equipo, para detener los planes malvados del Hellfire Club. En el último, inspirado en Días del Futuro Pasado, los Daemonitas se han fusionado con los Centinelas y ahora controlan los Estados Unidos en un escenario posapocalíptico. Si bien cada historia por separado no es extraordinaria en sí misma, el conjunto, el concepto mismo, la reunión de tantos personajes (aparecen y son mencionados otros de los universos Marvel e Image) y de tantos talentos creativos, hacen de esta serie todo un evento, algo de lo que ningún fan querría perderse.

WildC.A.T.s/Aliens de Warren Ellis y Chris Sprouse (1998): Tenía que pasar. Ningún personaje de cómic puede ganar suficiente fama sin atraer la atención de los xenomorfos. Bien, pues éste es un crossover realmente bueno, una aventura llena de horror y rescates de último momento, y un ejemplo de cómo se revitaliza una serie sin timidez. Skywatch, el satélite del equipo de superhéroes conocido como Stormwatch, ha sido invadido por aliens, y los WildC.A.T.s son enviados al rescate, sólo para encontrar ahí un escenario de pesadilla. Lo más interesante de este cómic es que, a diferencia de la mayoría de los crossovers, forma parte de la continuidad del universo Wildstorm. Si bien los xenomorfos no vuelven a ser nombrados, el ataque sí es mencionado y tiene repercusiones. La mayoría de los metahumanos en Skywatch había muero incluso antes de que llegaran los C.A.T.s y el equipo de Stormwatch dejó en efecto de existir. Estos eventos dieron paso a una de las series más aclamadas de principios del nuevo sligo: The Authority. Para que tengan una idea, esto es como si los aliens se hubieran metido al Helicarrier de S.H.I.E.L.D. y matado a medio mundo, y ello hubiese formado parte de la continuidad de Marvel. Fue algo grande, les digo.

Superman/Savage Dragon: Metropolis de Karl Kessel y y Jon Bogdanove (1999): Es el encuentro reglamentario entre un personaje clásico y otro de popularidad creciente. Está divertido, sobre todo por la interacción entre el siempre recto Superman y el irreverente Dragon. Pero en realidad es otro de esos cómics que te puedes ojear sin leer realmente y entender a la perfección de qué va. Si se lo topan, échenle un ojo, si no, no se desesperen por encontrarlo. Hay un segundo crossover, que en realidad es el primero, pero se publicó después, hasta 2002 (razón por la cual cuando éste comienza Supes y Dragon ya se conocen y son amiguis), con guión y arte de Erik Larsen (y portada de Alex Ross) y que esté ligeramente mejor y más chistosón, pero tampoco es muy memorable que digamos.

Batman/Hellboy/Starman de James Robinson y Mike Mignola (1999): Cuenta la historia que Mignola y Robinson admiraban mutuamente sus respectivos trabajos con Hellboy y Starman, así que un día decidieron armar un crossover. Pero DC les dijo que metieran a Batman, porque es el personaje que más vende (¡hey, es lo mismo que le dijo Warner a Zack Snyder!). El resultado es un cómic bastante bueno, cuyo único aspecto negativo es que es muy breve y que hubiéramos querido más. Unos hechieros neonazis raptan a Ted Knight, el original Starman, en Ciudad Gótica. Batman y Hellboy investigan, y una pista los guía hacia Sudamérica. Batman no puede dejar su ciudad porque el Joker anda suelto, pero, Jack Knight, el joven Starman se une a Hellboy para viajar a la selva del Amazonas y rescatar al viejo científico. Si les gusta cualquiera de estos héroes, el cómic será muy de su agrado.

Gen 13/Fantastic Four de Kevin Maguire y Karl Story (2001): Breve y muy divertido. Sí, los Gen 13 siguen siendo medio insoportables y tan anclados en los 90 que se me hace difícil digerirlos, pero aquí están como en casa, en esta aventura humorística llena de excentricidades de la ficción superheroica más pura y menos pretenciosa, con incluso algunos chascarrillos en tono de sátira social. Nuestros adolescentes genéticamente alterados causan problemas en Nueva York con ayuda de su mascota interdimensional, y los Cuatro Fantásticos tendrán que arreglar la situación. Una buena manera de reunir la tradición de la Edad Plateada con la "modernidad" noventera que planteaba Gen 13. Como plus, nuestro amigable vecino Spider-Man hace una aparición nada despreciable para alguien que ni sale en la portada.

Superman/Gen 13 de Adam Hughes y Lee Bermejo (2001): A estas alturas habrán notado que los escuincles de Gen 13 no me simpatizan. Es que son tan cretinos y estereotipados que me pregunto si su escritores de verdad estaban tratando de hacerlos ver "cool" ante la chaviza, o es que en secreto estaban expresando sus opiniones poco halagüeñas sobre la generación MTV. Pero creo que este cómic, una divertida historia en la que Fairchild pierde la memoria y se cree Superchica, es bastante bueno, sobre todo porque aquí Superman pone a esos mocosos en su lugar. Los adolescentitos de Gen 13 están con su cara de fuchi todo el tiempo, en quejumbre constante sobre lo poco hip que es Superman, pero al final aprenden que eso de la moda no aplica al Hombre de Acero, él mismo un arquetipo intemporal. Es que en realidad Superman sigue aquí, sigue vivo. En cambio, ¿qué aportó este mal velado fusil de los X-Men a la historia del cómic? Vamos, díganme algo memorable de ese cómic aparte de que sus tres protagonistas estaban bien buenas.

Savage Dragon/Hellboy de Erik Larsen (2002): No es una sorpresa, pero estos dos personajes y sus respectivos mundos compaginan bastante bien y el resultado es un cómic muy divertido lleno de rarezas. Vampiros, zombis, momias, monstruos acuáticos y piratas esqueletos pululan por estas extravagantes viñetas en una aventura con mucho humor y sorpresas. Lo más extraño es que este crossover se dio en los números regulares de Savage Dragon y no en alguna edición especial como suele ser. Además, Larsen juega con la mitología de ambos héroes, pues aquí se revela que un villano de Dragon había sido secretamente un personaje al que Hellboy creía haber matado muchos años antes. La portada, obra de Mike Mignola, es una joya.

Planetary/JLA: Terra Occulta de Warren Ellis y Jerry Ordway (2002): Uno de los mejores crossovers y de los mejores Elseworlds, este cómic es realmente bueno. Ellis construye una realidad alterna mezclando elementos clásicos de Planetary y del Universo DC. Aquí, Clark Kent, Bruce Wayne y Diana Prince viven en un mundo distópico controlado por la organización Planetary (que ocupa el lugar que Los Cuatro tienen normalmente en el cómic). Estos tres personajes, sin sus identidades heroicas, sin sus trajes coloridos y tras una vida de ocultamiento, surgen de las sombras para enfrentarse al dominio de Elijah Snow y sus secuaces. Breve y hermoso, no hay mucho que les pueda decir sin arruinar las sorpresas, pero créanme cuando les digo que es una pequeña maravilla.

Planetary/Batman: Night on Earth de Warren Ellis y John Cassaday (2003): Otro cómic realmente bueno a pesar de su brevedad. Planetary es uno de mis títulos favoritos de toda la vida (les debo una entrada al respecto), y en esta excelente historia (¡canónica para el universo Wildstorm!) hace un recuento de algunas de las versiones más populares de Batman. Nuestros héroes de la organización Planetary están tras la pista de un pobre diablo llamado John Black, cuyos padres fueron víctimas de los experimentos humanos en Ciudad Cero, y que ahora tiene el poder incontrolable de saltar entre universos y hacer que cosas y personas salten con él. Así, el equipo de Planetary se topa con varias versiones de Batman, quien también está tras la pista de este sujeto. Lo que sigue es hermoso. No puedo decirles con mucho detalle, pero sepan una cosa: Ellis es un gran escritor y comprende muy bien a Batman. No cualquiera.

Majestic: Strange New Visitor de Andy Lanning, Dan Abnett, Karl Kerschl y Renato Guedes (2005):  En una aventura bastante buena que de hecho abarca tres números de Superman, aparte de una miniserie. Tiene como protagonista a Majestros (alias Mr. Majestic, uno de los principales WildC.A.T.s) quien se traslada a Metropolis durante una de esas crisis del tiempo y espacio que ocurren a cada rato. Como Supes se ha perdido perdido en el espaciotiempo o algo así, Majestic se encarga de proteger Metropolis y la Tierra. Su aparición no sólo se dio dentro de la continuidad de DC, sino que tuvo una consecuencia importante para Metropolis. El arco argumental completo me gustó bastante, pues nos muestra una evolución del personaje, desde su contraste entre el guerrero kherubim y el mundo de Superman "demasiado blando y liberal" en palabras de Majestic, hasta su adaptación al nuevo universo. Aunque se siente un poco como que DC domestica a Majestic, lo cual no es muy chido... En fin, es un cómic melancólico pero esperanzador, que tiene el plus de mostrar en flashback a otros personajes de Wildstorm y el pasado de Majestros.

En 1999 el sello Woldstorm pasó a formar parte de DC Comics, con lo que ese universo se separó de Image. Durante los eventos de la saga 52, se estableció que Wildstorm formaba parte del Multiverso DC, pero en un universo paralelo al de Superman y sus amigos. Eso permitió que los crossovers se convirtieran en algo cotidiano. Para cuando Majestic cruzó al universo DC, los WildC.A.T.s hace mucho ya no existían como equipo, excepto en revitalizaciones efímeras. A partir de Flashpoint los personajes de Wildstorm pasaron a formar parte de Tierra-0, el universo de los superhéroes de DC, pero apenas han aparecido en los cómics. Para efectos prácticos el universo Wildstorm, como lo conocimos en los 90, había dejado de existir a principios del siglo XXI. Pero aquél no fue el único mundo surgido del proyecto de Image. Aún nos faltan muchos encuentros por reseñar. Nos veremos en la próxima entrada.

Continuará...

miércoles, 11 de mayo de 2016

El feminismo según Callodehacha



Texto publicado originalmente en Antes de Eva.
Para ver otras respuestas muy buenas y por parte de mujeres, chequen aquí y aquí.


He aprendido que la receta del éxito es decirle a la gente justo lo que quiere oír, que sus prejuicios más horribles están en lo cierto, que no necesitan aprender ni averiguar más sobre un tema porque sus opiniones ya son las acertadas. Entonces no importa lo absurdo, incoherente y falaz que sea tu discurso, no importa que sólo sea una sarta de idioteces, te aplaudirán como si fueras un genio.

Así me lo demostraron los cientos de miles de likes y shares del video de un tipo que se hace llamar Callodehacha y que echó una diatriba contra el feminismo. Es muy fácil crear mierda, mientras que combatirla toma tiempo, energía y requiere conocimientos y pensamiento racional, cuando dejarnos guiar por nuestros prejuicios es más fácil y cómodo.

Por regular no prestaría mayor atención a un youtuber de la que merece, pero el video de este tipo logró un gran alcance e incluso vi con tristeza cómo algunos de mis contactos lo compartieron. Así, me pareció necesaria una refutación, pues su mensaje puede causar mucho daño, al confundir y desinformar todavía más a esta sociedad. Miren que no fue fácil, porque todo en este video es irritante, desde la mentalidad de este sujeto hasta su voz, acentito y lenguaje corporal. Pero hice un gran esfuerzo para emprender la tarea de la forma más desapasionada posible y no iniciar cada párrafo con un “mira, pedazo de imbécil”. Les advierto que esto va a estar espeso. Atásquense que hay lodo:



La estrategia de Callodehacha consiste en soltar una retahíla de argumentos falaces, información irrelevante y declaraciones falsas, de tal forma que abrume a quien lo escucha y parezca que de verdad está argumentando cuando sólo tiene diarrea verbal.

Empezamos mal el video, con una falacia de hombre de paja: está atacando una versión caricaturizada y falsa del feminismo. Nadie lo llama a uno misógino por ceder el asiento o tener pene. Después vienen algunos datos históricos sobre luchas y logros por los derechos de las mujeres, algo completamente irrelevante para el resto de la argumentación, pero que da la imagen de que el chavo está bien documentado y le brinda una ilusión de legitimidad a lo siguiente que va a decir.

Lo que hace aquí es bien mañoso y hay que fijarse bien. Empieza por la vieja táctica de establecer “revoluciones canonizadas”, es decir, revoluciones que estuvieron bien porque ya quedaron en el pasado, pero que ahora son inútiles porque hace tiempo que triunfaron. O eso quieren hacernos creer sujetos como éste. En realidad, el triunfo de las luchas del pasado no implica que las luchas presenten no sean valiosas o necesarias. Lo irónico es que personas como Susan B. Anthony y Marie Curie tuvieron que enfrentar la burla y el desdén de los equivalentes a Callodehacha en sus tiempos. O dicho de otra forma, este tipo y sus simpatizantes se van a ver en el futuro como hoy se ven los que se oponían al voto femenino.

Éste será un argumento recurrente: en Medio Oriente están peor, ahí sí hace falta feminismo. El feminismo de acá es una burla, porque ya hay derecho al voto y todo eso. De nuevo, es un razonamiento falaz: el que las condiciones para las mujeres sean difíciles en otros lugares del mundo no implica que las mujeres de México no deban luchar para combatir las injusticias que sufren.

Pero de lo que se trata aquí es de hacer énfasis en las luchas heroicas otros tiempos y lugares para hacer que las actuales y locales se vean ridículas. Por supuesto, el único conocimiento que Callodehacha parece tener del feminismo viene de los internetz. Así hace la tremendamente falsa e ignorante afirmación de que la lucha por tener las axilas peludas e indignarse porque haya mujeres que saben trapear “ocupan el primer lugar de la agenda feminista en México”, como si el feminismo en este país fuera un movimiento monolítico, y no el conjunto de grupos heterogéneos y posturas diversas que es. Lo que dice es una mentira, una calumnia injuriosa y malintencionada. Discúlpenme si me repito mucho citando mi propio texto sobre feminismo, pero es que los argumentos de este fulano son tan burdos y choteados que muchos de ellos ya los había contestado desde entonces:

En realidad las feministas hacen muchos trabajos de gran importancia: asesoran a mujeres que sufren de violencia doméstica o acoso laboral y crean espacios donde ellas puedan discutir sus problemas en seguridad; impulsan leyes en contra de la discriminación por género o a favor de la despenalización del aborto o del reconocimiento de los derechos laborales de las madres trabajadoras; crean organizaciones para proveer a otras mujeres de servicios de salud ginecobstétrica; buscan abolir prácticas sexistas normalizadas y para ello invitan tanto a mujeres como a hombres a cuestionar ideas sexistas que tienen interiorizadas; critican y ridiculizan a las autoridades eclesiásticas que promueven valores machistas; presionan a las autoridades civiles para que presten la debida atención a los crímenes que victimizan a las mujeres: violación, prostitución forzada, feminicidio…
Claro, no todas las feministas pueden ofrecerse voluntarias para ayudar a niñas de comunidades pobres. Lo que pueden y eligen hacer es mejorar sus condiciones en su ambiente inmediato, y tienen derecho a ello. Sí, reclamar el derecho a decidir no depilarse se ve muy poco heroico junto a hacer campañas contra la mutilación genital en África. Pero cada quien hace su lucha desde el medio en que le tocó vivir e incluso algo que parece tan intrascendente como la defensa del vello corporal tiene su razón de ser: va contra el doble estándar que socialmente se le exige a las mujeres de modificar su apariencia natural de formas (a veces dolorosas, e incluso peligrosas para su salud) que no se le piden a los hombres.



“El feminismo en México ha retomado el escenario principal en todos los medios de comunicación del país”. Eso parece asustar bastante a nuestro youtuber, pero tampoco es del todo cierto. Hubo una serie de manifestaciones multitudinarias en varias ciudades de México y esto tuvo la cobertura esperable de un evento de tal magnitud. Es cierto también que la discusión sobre feminismo y sexismo ha encontrado cada vez más espacios en diversos medios (en algunas publicaciones periódicas ya hay columnas dedicadas al tema). Pero lo que este tipo quiere hacernos creer es que el feminismo nos tiene invadidos por todas partes, que de alguna manera está conquistando nuestra sociedad.

Por supuesto, para ilustrar sus comentarios, Callodehacha se asegura de elegir las imágenes que más rechazo van a causar en su público, y así nos pone una foto de Andrea Noel con las piernas abiertas (como diciendo, “esta mujer no merece respeto”) y de chicas que iban topless con todo y no tener cuerpos atléticos (¡cómo se atreven!).

Luego viene con su definición de feminismo, empezando por decir que “a diferencia de lo que ella cree…” (y mete un clip de un performance de las Hijas de la Violencia) el feminismo busca la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Momento, ¿cómo sabe este güey que estas chicas, con su performance estrambótico y que sin duda no es para todos los gustos, se oponen al feminismo como igualdad de derechos? Siguen más falacias, más “revoluciones canonizadas” más afán por hacer ver a los movimientos contemporáneos como ridículos en comparación con las luchas de otros tiempos.

Aquí viene la mayor de las mentiras que dice este sujeto: en México las mujeres ya gozan de los mismos derechos que los hombres, y además, tienen más privilegios. Esto es absolutamente falso; en la ley podremos tener los mismos derechos, pero en la práctica la cosa es muy distinta, y las mujeres siguen sufriendo de violencia machista. De nuevo, esto es algo de lo que ya había hablado en otro lugar con más detalle; por cuestión de espacio y hueva me limitaré a repetir lo básico:

Una de las cosas más importantes que hay que entender es que el cambio en las leyes no es suficiente; las feministas también pretenden transformar la cultura. No sólo las leyes prohíben y dictan acciones: también existe la presión social. Por ejemplo, obviamente la ley no permite que un hombre golpee a su esposa, pero eso no es suficiente si muchos maridos siguen pensando que tienen ese derecho y muchas mujeres siguen aceptándolo como lo normal, si vecinos y parientes son indiferentes ante estos hechos, y si las autoridades correspondientes lo minimizan.
De poco sirve la igualdad en la ley si en las familias se sigue difundiendo la falacia de que hay actividades propias de mujeres y otras propias de varones; que las niñas deben ser princesas y los niños guerreros; que lo más importante para una niña es verse bonita y ser aprobada por los varones; que la feminidad se expresa en lo frívolo o que una mujer se realiza al convertirse en madre; que los celos son prueba de amor y que a veces los novios maltratan, pero no importa si su amor es sincero; que los hombres por naturaleza son infieles y que ni pedo, hay que aguantarlo; que las mujeres a las que les gusta el sexo casual son unas zorras, mientras que los hombres que cogen mucho son unos chingones.
Sobre eso de que las mujeres tienen más privilegios que los hombres:

Hay dos formas en las que las mujeres reciben un “trato especial” en nuestra sociedad. La primera deriva de la visión tradicional de los roles de género y se expresa en la caballerosidad (abrir la puerta, pagar la cena o el cine, etc.), las leyes que favorecen a las madres en caso de divorcio, la exención del servicio militar, o frases como “¡niños y mujeres primero!”. Todas vienen de la idea de que las mujeres son desvalidas por sí mismas y necesitan un hombre que las mantenga, las proteja y sirva de intermediario entre ellas y el mundo.
Considerar que personas adultas y perfectamente capaces son desvalidas e inútiles, que necesitan de la protección del “sexo fuerte”, o que sus aptitudes y funciones se reducen al hogar y a los hijos, no es privilegiarlas: es tenerlas como menores de edad. Y como a menores de edad no sólo se les brinda protección, sino que se les quita la autonomía, se reducen sus posibilidades de acción y elección y se les coloca bajo la tutela de alguien más. Obviamente, las feministas no están a favor de nada de eso.
Otra forma en que las mujeres reciben un “trato especial” es progresista y proviene del reconocimiento de que, por el hecho de estar en una sociedad sexista, las mujeres se encuentran en desventaja frente a los hombres. Esto se expresa en políticas públicas o programas sociales, como las cuotas de género en empresas o gobiernos y la creación de espacios seguros exclusivos para mujeres (como los vagones del metro). Idealmente, en un mundo no sexista estas medidas serían innecesarias.
Hay una tercera razón por la que las mujeres reciben un “trato especial” y tiene que ver con su condición biológica inevitable de hembras humanas, que implican cosas como los permisos de maternidad, el acceso libre y completo a servicios de salud ginecológica y obstetra, las ausencias al trabajo o la escuela justificadas en caso de malestar menstrual, o el derecho exclusivo a decidir sobre la interrupción del embarazo. De nuevo: esto no es privilegiar a nadie; es simplemente procurar que seres humanos puedan cubrir sus necesidades.


Ahí está su cherry picking: pone situaciones en las que las mujeres de alguna forma tienen alguna ventaja en México, y luego pone situaciones horribles de otros países. Y con eso ya, ¡pum! demostrado que en México la cosa no es pa’ preocuparse tanto. Y todavía se pregunta si en México es un problema ser mujer. Con toda maña evita hablar de las situaciones horribles para las mujeres en nuestro país, de la violencia doméstica, de los feminicidios, de la prostitución forzada, del hecho que la ONU ha señalado que México es un país especialmente peligroso para las mujeres, que en promedio 7 mujeres son asesinadas cada día en un año, que México es uno de los países con más feminicidios perpetrados con armas de fuego, que en el índice de equidad de género, México se encuentra en el lugar 74, justo por debajo de Turquía, Sri Lanka, y Trinidad y Tobago.

Para el círculo clasemediero de Callodehacha y los que comparten muy campantes su video, las cosas podrán ir de maravilla (y será que no están conscientes de cómo se presenta el sexismo en su ambiente), pero lo importante aquí es que este tipo quiere decirle a las mujeres “en otros lugares están peor, ni se quejen”, cuando lo que deberíamos pensar es: “se puede estar mejor, luchemos”.

Luego dice que no quiere decir que en México no hay problemas, cuando realmente todo su choro se trató de minimizar los problemas de nuestro país. En efecto, dedica unas pocas palabras a reconocer que ahí están, mientras dedicó varios minutos a decir cómo en otros lugares están peor, que se ha avanzado mucho y que ahora las mujeres ya hasta tienen más privilegios que los hombres.

Ahora se va de nuevo, a decir que “el feminismo en México lucha las batallas equivocadas”. De nuevo, ignora el trabajo valiosísimo de muchas feministas a lo largo y ancho de todo el país. Quiere reducir el feminismo a unas cuantas acciones extravagantes que ha visto en las redes sociales (sin preocuparse por entender sus motivos y significados). Luego otra falsedad descarada: que 6 mil mujeres marcharon para exigir su derecho a vandalizar el monumento por los 43 de Ayotzinapa y golpear a un par de hombres.

¿En serio puede haber alguien que crea que las 10 mil mujeres (no 6 mil, como dice) que marcharon ese día tenían como propósito el vandalismo y la agresión? Vamos, que si de verdad 10 mil personas se hubieran propuesto sembrar el caos y destrucción habría habido mucho más que sólo un monumento pintado y dos tipos abofeteados (recuerden que fueron 10 mil Uruk-Hai los que sitiaron Helm’s Deep –dato geek del día).

Miren, personalmente pienso que lo de pintar el monumento fue un mal movimiento estratégico, y no porque crea en la santidad de los símbolos, sino porque al atacar el de de una causa que había unido a muchas personas nacional e internacionalmente, alienaron a mucha gente y dieron argumentos a los antifeministas. Yo entiendo que el asunto no iba contra los chicos de Ayotzinapa ni sus familias, sino reclamar a una sociedad que se movilizó por esos 43 muchachos de formas que nunca lo ha hecho por las miles de mujeres asesinadas y desaparecidas en este país. Pero no es fácil de entender para todo mundo y cuando quieres cambiar al mundo necesitas persuadir al mayor número de personas posible para que comprendan por lo que luchas y se te unan. Por cierto, ni yo ni Callodehacha estamos para educar a las feministas al respecto: ha habido mucho debate al interior del movimiento porque muchas de ellas no estuvieron de acuerdo con eso, y sin necesidad de que viniera ningún hombre a regañarlas.

Otra cosa, yo soy bien pusi y repudio la violencia en todas sus formas, y no me parece bien golpear gente. Pero no era como si el contingente feminista anduviera cazando hombres para darles cran; los dos individuos abofeteados eran un fotógrafo que a pesar de las advertencias insistió en meterse en el grupo de sólo mujeres (que formaba algo así como una quinta parte del total del contingente), y un troll profesional dedicado a provocar gente en las manifestaciones. Que no eran inocentes transeúntes, pues (info de lo anterior aquí). Aquí no más expongo el contexto; yo pienso que no está apalear pendejos, por más pendejos que estén. Por cierto, Callodehacha tiene por ahí un video diciendo que el bullying es necesario para que los niños tengan carácter y no sean “maricas”… Y pos no más, aquí les dejo para que ustedes completen el chiste.

Momento, que no te haga bobo Jacobo. Aquí nos quieren hacer caer en una maña probadísima cada vez que se quiere manipular la opinión pública: se toma un acontecimiento controvertido para deslegitimar un movimiento completo y hacer que se dejen de hablar de los reclamos y propuestas de dicho movimiento para centrarnos en un asunto de relativa intrascendencia. Eso de los bofetones y las pintas fueron actos cometidos por un grupo minoritario. La razón por la que marchaban mujeres y hombres ese día era para protestar contra la violencia machista que se vive en México, de la cual hablaba unos párrafos más arriba, y a la cual Callodehacha tuvo la gracia de reconocer que existe. Pintar el monumento y golpear hombres no era el propósito de la marcha ni son ejemplos de los objetivos que persiguen los movimientos y organizaciones feministas. Callodehacha recurre a las falacias del cherry picking y la falacia de composición.



Tampoco los logros de Olga Medrano, Karen Achach, Nuria Diosdado vienen al caso. Lo que pretende aquí es plantear que las mujeres deberían estar haciendo lo que Olga, y no marchando. Pero ésa es otra falacia más, la falsa oposición: el esfuerzo académico o deportivo no está peleado con participar en protestas o ser activista.

Luego saca de contexto la consigna “hombres no”, durante la marcha, que era simplemente la exigencia de que los hombres no trataran de convertirse en protagonistas del evento (como tendemos a hacer), no un grito de odio ni nada por el estilo. Lo de “verga violadora a la licuadora” es la exigencia de que se castigue a los violadores, que la mayoría de las veces quedan impunes, y no se debe tomar más literal que “pamba china con picahielo”. Nadie hasta ahora ha metido el pene cercenado de ningún violador a una licuadora.

Luego regresa a lo del monumento y hace otra falacia más: ad misericordiam, apelando al dolor de las familias que han perdido a sus hijos, como si las culpables de ese sufrimiento fueran las activistas que hicieron las pintas. Conociendo los antecedentes priistas de Callodehacha (me informan que hizo campaña por Peña y Eruviel), no creo que le importen tantito los normalistas de Ayotzinapa ni sus familias, y me parece claro que sólo usa esto como pretexto para tirarle más tierra al feminismo.

Julión Álvarez… ok, estamos de acuerdo en que no deberíamos tomar en serio las pendejadas de ese tipo, cuya existencia (como la de Callodehacha) desconocía hasta el momento en que se armó esa tormenta de arena. Por otro lado, igual me parece buena señal que cuando alguien hace públicamente declaraciones de ese tipo encuentre un amplio rechazo entre la población.

“Para la agenda feminista en México…” de nuevo hablando como si el feminismo fuera una sola cosa, seguido por otro hombre de paja: dice que las feministas denigraron a las mujeres que saben trapear o que les gusta atender el hogar o ser mamás. Falso, jamás fue por ahí la cosa, jamás dijeron nada por el estilo. Contra lo que se manifiestan es contra la idea de que el cuidado del hogar es exclusivo de las mujeres y que ellas no valen como personas si no saben hacerlo. ¿Que a Callodehacha le gusta trapear? Bien por él, pero todo su rollo al respecto es completamente irrelevante. Sí me sorprende que tenga título universitario, la verdad no lo parece.

Lo del vocalista de PXNDX… Sí hubo mucha gente que lo criticó por mamón, pero esas críticas no las vi en ningún círculo feminista, ni como parte importante de una causa feminista ni nada por el estilo. Entonces, el uso de este caso para atacar al feminismo no es más que otra maña maliciosa del youtubero.



Entonces viene a hablar de Andrea Noel… A ver, güey, espera. ¿Cómo va a ser una batalla equivocada hacer todo lo posible para que se castigue a un hombre que le faltó al respeto, abusó y humilló a una mujer en la vía pública? Y no es que Andrea Noel haya sido idolatrada; ha recibido apoyo y solidaridad, que es diferente. Se ha ganado el respeto de mujeres y hombres porque decidió seguir con este caso hasta hallar a su atacante y ver que se aplique la ley, en vez de dejarlo de lado y tomarlo como “estas cosas pasan, qué se le va a hacer”, como nos tienen acostumbrados en los casos de agresiones de este tipo. Nada de esto se contrapone a la admiración que podamos sentir por Olga Medrano u otras mujeres destacadas.

“Eso no significa que vivamos en un estado que asesina mujeres ni mucho menos”; tienes razón, el caso de Andrea Noel no significa eso. Las cifras de feminicidios en el país sí significan eso. “Vivimos en un estado que reprueba estas prácticas y castiga estas conductas”; falso, sólo recientemente se ha atraído la atención hacia casos como éste, viralizados gracias a las redes sociales. La mayoría de las denuncias por acoso en lugares públicos quedan sin consecuencias, las autoridades y los ciudadanos los minimizan y normalizan, se nos convence de que no son gran cosa y de que es mejor dejarlos pasar. Incluso con frecuencia se violenta verbal, psicológica, institucional y físicamente a las mujeres que deciden alzar la voz al respecto: Callodehacha no dice nada de los insultos y amenazas que recibió Andrea Noel.

“Ni bajar calzones ni que te los bajen te hace mejor ni más inteligente”, ni ser youtuber. Pero nadie está diciendo que Andrea Noel sea mejor ni más inteligente porque la hayan atacado. ¿De dónde saca eso este tipo? ¿A quién cree que responde con sus frases “ingeniosas”?

Sus siguientes declaraciones son igualmente incoherentes. Asegura que la mayoría de las mujeres rechaza este “feminismo ridículo”. Supongo que se refiere a la caricatura que ha trazado a lo largo de su video. Que por eso “estas ignorantes” dicen que siguen controladas por el “patriarcado”, entrecomillando la palabra, como si no creyera que existe tal cosa, lo que sólo habla de su ignorancia y falta de conciencia social. Por cierto, no se confundan, lo que se señala desde el feminismo es que muchas mujeres tienen interiorizados valores sexistas que nunca se cuestionan.

Es perfectamente posible que una mujer pueda sentirse realizada y feliz sin que le hayan lavado el cerebro. Nadie ha dicho que no, como nadie ha dicho que Callodehacha es un asesino por tener pene, como nadie ha dicho que pintarse las axilas la haga a una mejor persona. De nuevo, ¿a quién cree que le está respondiendo este fulano?


Ahora viene la cereza del pastel, este tipo nos va a decir cuál debe ser el verdadero feminismo: uno que busque la igualdad de derechos, en el que las mujeres gocen de libertad y respeto. ¡Duh! De eso es de lo que se ha tratado todo el tiempo, jenio. Es un feminismo que no se va a lograr simplemente llamándolo igualitarismo, porque, como expliqué alguna vez:

El igualitarismo es un término demasiado amplio que implica igualdad entre individuos, razas, géneros, clases sociales, etc; puede pedir igualdad de oportunidades o de resultados; puede alegar que las diferencias innatas entre individuos son irrelevantes para la igualdad de derechos, o puede negar que existan diferencias innatas; puede aceptar u oponerse a la meritocracia. Naturalmente, en sus acepciones modernas tanto humanismo como igualitarismo incluyen la equidad entre géneros como un principio cardinal, pero aún así se hace necesario nombrar de forma específica a las actitudes y valores encaminados hacia ello.
De algo estoy seguro: esa igualdad, libertad y respeto que dice apoyar no se van a conseguir haciendo lo que hace Callodehacha, es decir, minimizando las injusticias que enfrentan las mujeres, deslegitimando las luchas contra esas injusticias y ridiculizando a quienes las encabezan. Formas de pensar como la de este yuotubero son precisamente un obstáculo para construir una sociedad más justa… y más inteligente.

miércoles, 4 de mayo de 2016

Divided we fall



El fin de semana pasado fui a ver Civil War. Tenía muchas ganas de verla y me gustó bastante. Pero por alguna razón la emoción se desvaneció pronto. Cuando inició la semana, pensando que les había prometido escribir una reseña, me dio flojera. Lo he estado evitando ya por tres largos días. Lo siento, pero no me nacen las ganas de ponerme a escribir sobre Civil War. Quizá es el calor. Quizá es que no hay mucho que decir.

La película está bastante bien. La historia es sencillísima, pero coherente y bien estructurada, tiene la dosis exacta de comedia, drama y emociones, la acción está muy padre, el reparto es fantástico y en general se trata de una película muy divertida con cero pretenciones. Es mejor que Age of Ultron, pero a pesar del atractivo que ofrece (héroes contra héroes, y en especial Iron Man contra el Capitán América) no es mejor que Winter Soldier.

Creo que deberíamos tomar las películas de Marvel como si fueran capítulos de una serie de TV (o números de un cómic, más bien). En ese sentido, cada una tiene valor no sólo en sí misma, sino en la forma en la que hacen avanzar la historia del Universo Marvel en general. Si las tomamos como capítulos independientes, verán que la mayoría son mediocres, en el mejor de los casos. Si las tomamos como parte de una serie, casi toda la segunda fase fue relleno inútil y pérdida de tiempo.



La primera fase nos presentó a los personajes y el mundo en el que viven y culminó con la creación del equipo de los Avengers y la revelación de que el verdadero villano de la saga es Thanos. Pero, sinceramente, ¿cuántas de esas películas volverían a ver una y otra vez, por el puro gusto de revivir las emociones? Personalmente, sólo Iron Man y Avengers

En la segunda fase Guardians of the Galaxy introdujo personajes nuevos y expandió este universo hacia mundos lejanos, sentando las bases del conflicto cósmico que, supongo, es lo que le da sentido a la saga de Marvel en su totalidad. The Dark World presentó otra de las Gemas del Infinito y cambió el orden de cosas en Asgard, lo que supongo (y espero) será importante tanto para Ragnarok como para Infinity Wars. Pero por lo demás la segunda película de Thor es olvidable. Iron Man 3 es una pérdida total de tiempo y la única relevancia que tiene para el resto de la saga es que la fuente de poder de la armadura de Tony deja de ser el mecanismo que lo mantiene vivo, detalle que hasta ahora sólo ha tenido alguna importancia hacia el final de Civil War.

Age of Ulton presenta nuevos personajes (todavía más), envía a Hulk y Thor por sus propios caminos y acentúa las tensiones entre Tony y Steve, que derivarán en la guerra civil. Pero poco más: los primeros 30 minutos de Civil War hacen lo mismo que toda las dos horas y cacho de Ultron. Así, las dos últimas películas del Capi sí hacen avanzar la historia. En Winter Soldier vemos la caída de SHIELD, mientras que al final de Civil War (y no creo que esté spoileando a nadie con esto), los mismos Avengers quedan disueltos. No sólo eso, sino que varios temas y líneas argumentales de otras películas (y de Agents of SHIELD) derivan acá. Plus: el personaje de Tony Stark se explora más en esta cinta que en todas las otras que han seguido a la primer Iron Man.



La comparación con Batman v Superman es inevitable. ¿Es Civil War mejor? Sí, creo que eso lo vimos venir. Hace bien todo lo que BvS hace mal, pero si lo logra se debe a que es una película sin ambiciones, sin osadía y que no corre riesgos. BvS es tan pretenciosa que termina haciendo el ridículo, pero por lo menos apuntaba hacia tener algo de dimensión. CW acepta que es una peli palomera y como tal cumple muy bien, porque sigue una fórmula ya probada y aprobada.

El punto de comparación más obvio es que ambas presentan sendas luchas entre héroes. Pero cuando Steve empieza a pelear con Tony ya tenemos un montón de historia de trasfondo, una relación de cuatro años más o menos, una serie de roces y tensiones que se habían estado acumulando y claro, las nuevas diferencias que aparecen y se acentúan en esta película. Es decir, aquí el conflicto tiene significado, no son nada más dos desconocidos pegándose porque tienen una imagen equivocada el uno del otro.

Ahora, algo que me hace mucho ruido es una de las razones para ese conflicto. Después de ver los desastres que ocasionan los superhéroes con sus peleas, la ONU quiere ponerlos bajo supervisión. Tony está a favor porque tiene muchos complejos de culpa, en especial porque todo lo que pasó con Ultron en Sakovia fue culpa suya (me extraña que por nadie le eche en cara ese elefantote). Pero, ¿por qué el Capi se opondría a ello? Las razones que da me parecen muy endebles y fuera de su personaje. ¿Por qué no aceptaría la supervisión de las naciones del mundo? ¿Cree que su ejército personal no debe responder ante líderes democráticamente electos? No sé, cuando dice que "¿qué tal si no nos dejan actuar cuando hace falta?" me suena mucho a "¿qué tal si queremos invadir Irak y la ONU se nos opone?". Todo eso de que los súper hombres no deben estar supeditados a la vigilancia de los humanos inferiores porque ellos saben lo que es mejor para todos me parece un discurso muy peligroso.

En los cómics lo que el gobierno de Estados Unidos quiere hacer es algo que viola la privacidad y la libertad individual de ciudadanos americanos. Es obvio por qué el Capi se opone, pero siempre se ha señalado que Tony estaba actuando fuera de su personaje sólo para hacer de él un villano. Aquí siento que la cosa está al revés y eso no me checa con el buenazo del Capi que cree en la democracia y wara wara. Qué bueno que no hicieron de ello la razón principal de la guerra civil, sino sólo uno de los puntos de desencuentro que detonan el desmadre.



El punto débil de esta película es, como siempre, el villano. No hay tal. Zemo, más que un personaje, es un recurso narrativo. Su plan maquiavélico y manipulador es importante para la trama pero él, como Zemo, no. Ni siquiera tiene personalidad. Me gusta más, como personaje, el Luthor de BvS, aunque su plan no tiene ni pies ni cabeza (como la película en la que sale). CW tiene sus agujeros argumentales, pero enumerarlos sería puro nitpicking pretencioso.

Pero yo soy pretencioso, aquí está el nitpicking:
  • Si Hydra tenía supersoldados congelados todo este tiempo, ¿por qué no los usó antes cuando SHIELD y los Avengers estaban dándole caza a sus agentes? ¿Por qué Hydra abandonó la base en Siberia dejando a esos supersoldados ahí para que cualquier hijo de vecino los agarrara? Por fin, ¿Hydra es comunista o nazi? No se puede todo a la vez, McBane. 
  • El plan de Zemo requería de muchas coincidencias para funcionar. ¿Y si Tony no decidía seguir al Capi a la base en Siberia? ¿Y si Falcon no le hubiese dicho a dónde se había ido el Capi? Zemo era solamente un agente de la inteligencia de Sakovia... ¿cómo supo dónde buscar entre las ruinas de Hydra la información que justo le serviría para iniciar el desmadre? ¿Cómo conocía tan profundamente la psicología del Cap y de Iron Man, al punto que sabía que el primero siempre estaría de parte de Bucky y que el segundo querría acabar con él? Habría tenido más sentido que fuera un agente de Hydra, de ésos infiltrados en SHIELD, en vez de un espía sakoviano...
  • Hablando de Sakovia, ¿a poco este estado-nación del este de Europa era tan importante, a la vez tan chingón que su servicio de inteligencia produjo un Zemo y tan jodido que una nación africana tenía que enviarles ayuda?
  • ¿Por qué Vision no intervino más activamente en la batalla entre los héroes? Digo, podría haber acabado la pelea en 20 segundos, pero hasta casi el final parece que ni está ahí.
Pero de ella no me quejo

¿Algo más? Sí, Spider-Man, muy cool. Black Panther, muy cool. Las batallas entre héroes, muy cool. Pero ¿saben algo? Siento que esto se está volviendo rutinario. Me está empezando a cansar. Voy a esperar a Infinity Wars, pero mientras tanto no sé si voy a poder seguirme chutando cada episodio. Bueno, por lo menos Doctor Strange se ve padre... ¡Hey! ¿Ya vieron que ahora Sherlock y Watson estarán ambos en el Universo Marvel? Chévere.

viernes, 29 de abril de 2016

Hacia la paz pepertua: la filosofía política de Immanuel Kant



Hace ya tiempo les compartí una selección de citas y fragmentos de la obra de tres grandes pensadores de la antigua Grecia: Platón, Aristóteles y Demóstenes. En esta ocasión quiero hacer lo mismo con el pensamiento de Immanuel Kant, quizá el más grande de los filósofos de la Ilustración y una de las figuras más sobresalientes del pensamiento occidental.

Las obras más importantes de Kant, Crítica de la razón pura y Crítica de la razón práctica, que tratan de metafísica, ética y epistemología, son famosas por su dificultad y complejidad. En cambio, cuando escribe sobre temas más mundanos, Kant es un autor muy accesible. Aquí les presento una colección de fragmentos de varios ensayos que tienen en común los temas políticos, sociales e históricos. Nos sirven para conocer el pensamiento del filósofo alemán, su evolución a lo largo de los años y su influencia en la historia de las ideas políticas, pero también encontrarán que estas reflexiones tienen mucha actualidad y relevancia para los tiempos modernos.

Kant estaba a favor de una democracia moderada, por ejemplo en forma de monarquía parlamentaria. Simpatizó con la independencia de los Estados Unidos y, antes del Terror, con la Revolución Francesa. Conocido por su morigeración en todos los aspectos de su vida, y por su rigorismo lógico, no es de sorprendernos que sus ideales políticos apelen sobre todo a la razón.

¿Qué es la Ilustración? (1784)





Este primer ensayo es una pieza breve en la que habla de la libertad de pensamiento y expresión, pilares de la revolución cultural que transformó a Occidente a partir del siglo XVIII. Kant defiende la vital importancia de guiarnos por nuestra propia capacidad de raciocinio, y de no renunciar a pensar por nosotros para aceptar ciegamente la guía de alguien más. Los gobernantes deben asegurar la libertad de todos para expresar sus pensamientos, incluso si éstos son incómodos o inconvenientes para el poder. Kant, más reformista que revolucionario, piensa que un ciudadano no debe romper la ley, pero que está en su derecho de criticarla si le parece injusta o inconveniente.

“Ilustración significa el abandono por parte del hombre de una minoría de edad cuyo responsable es él mismo. Esta minoría de edad significa la incapacidad para servirse de su entendimiento sin verse guiado por algún otro. Uno mismo es el culpable de dicha minoría de edad cuando su causa no reside en la falta de entendimiento, sino en la falta de resolución y valor para servirse del suyo propio sin la guía del de algún otro. ¡Ten valor para servirte de tu propia razón! Tal es el lema de la Ilustración.”

“Un público sólo puede conseguir lentamente la ilustración. Mediante una revolución acaso se logre derrocar un despotismo personal y la opresión generada por la codicia o la ambición, pero nunca logrará establecer una auténtica reforma del modo de pensar; bien al contrario, tanto los nuevos prejuicios como los antiguos servirán de rienda para esa enorme muchedumbre sin pensamiento alguno.”

“Para esta ilustración tan sólo se requiere libertad y, a decir verdad, la más inofensiva de cuantas puedan llamarse así: el hacer uso público de la propia razón en todos los terrenos.”

 “El ciudadano no puede negarse a pagar los impuestos que se la hayan asignado, a pesar de lo cual, él mismo no actuará contra su deber cívico si, en tanto que especialista, expresa públicamente sus tesis contra la inconveniencia o la injusticia de tales impuestos.”

“Una época no puede aliarse y conjurarse para dejar a la siguiente en un estado e que no le haya de ser posible ampliar sus conocimientos, rectificar sus errores y en general seguir avanzando hacia la ilustración.”

“Los hombres van abandonando poco a poco el estado de barbarie gracias a su propio esfuerzo, con tal de que nadie ponga un particular empeño por mantenerlos en la barbarie.”


Ideas para una historia universal en clave cosmopolita (1784)




En este texto Kant trata de encontrar el propósito de la historia humana, no de las historias particulares de cada pueblo o nación, sino la de toda la humanidad. Claro, Kant parte dando por hecho algo incomprobable (y en mi opinión, falso) que es que la historia tiene un propósito. En fin, él cree que puede hallar ese propósito al estudiar la historia universal (cosmopolita), un propósito trazado por la Naturaliza o la Providencia y que implica el continuo mejoramiento de la sociedad humana. Es de observarse que en este texto, contrario a lo que se lee en La paz perpetua, la guerra aparece como algo inevitable, incluso como un proceso que permite el avance de la historia hacia un estadío en el que más conflictos no sean necesarios. Aquí pueden hallarse las raíces del pensamiento que después desarrollaría Hegel y, más tarde, Marx.

"La Historia, que se ocupa de la narración de tales fenómenos, nos hace abrigar la esperanza de que, por muy profundamente ocultas que se hallen sus causas, acaso pueda descubrir al contemplar el juego de la libertad humana en bloque un curso regular de la misma, de tal modo que cuanto se presenta como enmarañado e irregular ante los ojos de los sujetos individuales pudiera ser interpretado al nivel de la especie como una evolución progresiva y continua, aunque lenta, de sus disposiciones originales."

"No puede uno librarse de cierta indignación al observar la actuación del hombre en la escena del gran teatro del mundo, pues, aun cuando aparezcan destellos de prudencia en algún que otro caso aislado, haciendo balance del conjunto se diría que todo ha sido urdido por una maldad y un afán destructivo asimismo pueriles; de suerte que, a fin de cuentas, no sabe uno qué idea debe hacerse sobre tan engreída especie."

"El hombre es un animal, el cual cuando vive entre los de su especie necesita un señor: pues ciertamente abusa de su libertad con respecto a sus semejantes y, aunque como criatura racional desea una ley que ponga límites a la libertad de todos, su egoísta inclinación animal le induce a exceptuarse a sí mismo a la menor ocasión. Precisa por tanto de un señor que quebrante su propia voluntad y le obligue a obedecer a una voluntad universalmente válida, de modo que cada cual pueda ser libre."

"Toda guerra supone un intento (ciertamente no en la intención de los hombres, pero sí de la Naturaleza) de promover nuevas relaciones entre los Estados y, mediante la destrucción o cuando menos desmembración de todos ellos, configurar nuevos cuerpos políticos, los cuales, al no poder subsistir tampoco en sí mismos o junto a otros, tienen que padecer nuevas revoluciones análogas a las anteriores; hasta que finalmente (gracias en parte a la óptima organización de la constitución civil interna y en parte también a la legislación exterior fruto de un consenso colectivo) se alcanzará un estado de cosas que, de modo similar a una comunidad civil, se conserve a sí mismo como un autómata."

"Si bien este cuerpo político sólo se presenta por ahora en un tosco esbozo, ya comienza a despertar este sentimiento, de modo simultáneo, en todos aquellos miembros interesados por la conservación del todo. Y este sentimiento se troca en la esperanza de que, tras varias revoluciones de reestructuración, al final acabará por constituirse en aquello que la Naturaleza alberga como intención suprema: un estado cosmopolita universal en cuyo seno se desarrollen todas las disposiciones originarias de la especie humana."


Probable inicio de la historia humana (1786)





Es interesante este breve ensayo, que consiste principalmente en una interpretación racionalista del libro del Génesis es decir, que toma la narrativa del texto bíblico como metáfora de sucesos históricos que bien pudieron haber ocurrido. Me pareció interesante, pues cuando yo aún era creyente pensé que de esa manera tendría que haber sido interpretado, e incluso llegué a conclusiones similares. Muchos de los temas antes tratados se abordan aquí de nueva cuenta, y podemos extraer algunas reflexiones de mucho interés.

“La reflexiva expectativa de futuro, esta capacidad de gozar no sólo del momento actual, sino también del venidero, esta capacidad de hacerse presente un tiempo por venir, a menudo muy remoto, es el rasgo decisivo del privilegio humano, aquello que le permite trabajar en pro de los fines más remotos con arreglo a su destino – pero al mismo tiempo es asimismo una fuente inagotable de preocupaciones que suscita el futuro incierto, cuitas de las que se hallan exentos todos los animales.”

“La salida del hombre del paraíso no consistió sino en el tránsito de la rudeza propia de la simple criatura animal a la humanidad, de las andaderas del instinto a la guía de la razón, en una palabra, de la tutela de la naturaleza al estado de libertad.”

“La amenaza de la guerra es, incluso hoy en día, lo único que modera el despotismo, porque actualmente un Estado precisa de mucha riqueza para convertirse en potencia y sin libertad no se darían las iniciativas que pueden crear esa riqueza.”

“Se ha de reconocer que las mayores desgracias que afligen a los pueblos civilizados nos son acarreadas por la guerra y, en verdad, no tanto por las guerras actuales o las pretéritas, cuanto por los preparativos para la próxima, por ese rearme nunca interrumpido e incesantemente incrementado que tiene lugar por temor a una guerra futura.”

“Dado el nivel de cultural en el que se halla todavía el género humano, la guerra constituye un medio indispensable para seguir haciendo avanzar la cultura; y sólo después de haberse consumado una cultura –sabe Dios cuándo. Podría sernos provechosa una paz perpetua, que además sólo sería posible en virtud de aquélla.”

“Éste es el factor decisivo de una primitiva historia humana esbozada por la filosofía: satisfacción con la providencia y con el curso de las cosas humanas en su conjunto que no avanza elevándose de lo bueno a lo malo, sino que se despliega poco a poco hacia lo mejor partiendo de lo peor; progreso al que cada uno está llamado por la naturaleza a colaborar en la parte que le corresponda y en la medida de sus fuerzas.”


La paz perpetua (1795)





Éste es el ensayo más extenso y el más importante de cuantos Kant escribió sobre asuntos sociales y políticos. En él busca la receta para la paz perpetua entre naciones. Su tesis principal, con ecos de Hobbes, es que en un estado de naturaleza los hombres están en guerra constante los unos contra los otros y por eso requieren de un Estado que les dé orden y leyes. Claro que si Hobbes tenía en mente al Leviatán absolutista, Kant piensa en un orden social donde le sea posible a los ciudadanos participar de la política de su país y criticar al poder si le parece. 

Ahora bien, las naciones del mundo se encuentran precisamente en un estado de barbarie entre ellas; no hay más ley que la ley del más fuerte ni más justicia que la del vencedor en la guerra. De hecho, dice Kant, la única diferencia entre los salvajes de Europa y los de América es que estos últimos se comen a los vencidos, mientras que aquéllos los hacen engrosar las filas de sus ejércitos. La solución para este ciclo de barbarie es una unión libre de naciones. Libre, es decir, no mediante la conquista militar, sino por la voluntad de cada nación, que entienda la conveniencia de someterse a una ley superior a las leyes naciones. Con este ensayo, Kant sienta las bases de la teoría del derecho internacional. 

La profundidad de la visión del filósofo es impresionante, sobre todo después de más de tres siglos de su muerte y tras la catástrofe de las guerras mundiales. También me hace pensar en la actual crisis de refugiados del Medio Oriente en Europa, donde ahora mismo resurgen la xenofobia y el nacionalismo fanático. Urge recuperar estas ideas.

“Un Estado no es (como, por ejemplo, el terreno sobre el que se halla situado) un patrimonio. Es una sociedad de hombres sobre la cual sólo ella misma puede gobernar y disponer.”

“Estar al servicio de alguien con el objeto de matar o ser muerto parece incluir el uso del hombre como simple máquina o instrumento en manos de otro (del Estado), cosa incompatible con los derechos de la humanidad en nuestra propia persona.”

“La guerra no es otra cosa que un triste remedio en el estado de naturaleza (en el que no hay tribunal alguno que pueda pronunciar un fallo legal) para afirmar cada uno su propio derecho por medio de la fuerza.”

“Una guerra a muerte que aniquile ambas partes y anule todo derecho no podrá terminar nunca en paz perpetua, a no ser la del cementerio de todo el género humano.”

“En una constitución no republicana, la guerra es la cosa más fácil del mundo, puesto que el jefe del Estado no es conciudadano, sino propietario del Estado, y la guerra no le quita nada de sus banquetes, cazas, castillos fastuosos, fiestas, etcétera.”

“A la auténtica política le es imposible dar un solo paso sin haber rendido antes homenaje a la moral.”

“El derecho del hombre ha de ser guardado como algo sagrado, por muchos sacrificios que ello pueda ofrecer al poder gobernante.”

“No se trata de filantropía, sino de derecho: la hospitalidad significa el derecho de un extranjero a no ser recibido con muestras de hostilidad por el mero hecho de haber arribado a territorios pertenecientes a otro.”

“El problema es el siguiente: una muchedumbre de seres racionales pide leyes universales para su observación, aunque cada uno sienta interiormente el deseo de eludirlas. Ahora hay que ordenarlos, dándoles una constitución tal que, aunque sus tendencias internas se opongan unas a otras, éstas se detengan mutuamente, siendo respecto a su conducta pública el resultado igual al que podría lograrse si no existieran dichas malas intenciones.”

“Las máximas de los filósofos acerca de las condiciones de la posibilidad de una paz pública deben ser consultadas por los Estados dispuestos para la guerra.”

“Sólo existe este modo de entender el derecho a la guerra: Es justo que los hombres que piensen así se destrocen mutuamente y encuentren, por consiguiente, la paz perpetua en la gran tumba, bajo la tierra que cubre todos los horrores de la violencia con sus propios causantes.”

“Terminada una guerra, al concertar la paz, sería conveniente para un pueblo fijar, además del día de júbilo y agradecimiento, un día de penitencia para suplicar al cielo, en nombre del Estado, perdón por el gran pecado que continúa cometiendo la humanidad al no querer someterse a ninguna constitución legal en su relación con otro pueblo, prefiriendo usar, orgullo de su independencia, el medio bárbaro de la guerra.”

“Una máxima que no puede publicarse sin provocar el fracaso de sus propósitos, que debe mantenerse en secreto para conseguir el éxito deseado, que no puedo proclamar públicamente sin levantar el ánimo de todos contra mis intenciones, esta máxima no podrá basarse sino en la injusticia, injusticia con la cual amenaza a todos.”

“Las revoluciones, sea cual fuere el lugar donde la naturaleza las provoque, no deberán emplearse como disfraz de una opresión mayor, sino que, muy al contrario, servirán como una llamada de la naturaleza a la instauración, mediante hondas reformas, de una constitución legal basada en los principios de libertad.”

“El movimiento del progreso ha de ser en el futuro mucho más rápido y eficaz que en pasado.”

“Una federación de Estados que tenga por único fin el evitar las posibilidades de la realidad de una guerra es el único estatuto legal compatible con la libertad de los Estados.”


Sobre si el género humano se halla
en continuo progreso hacia lo mejor (1797)





Como buen ilustrado, Kant cree en el progreso humano, si bien es lento, tortuoso y sólo se logra a lo largo de muchas generaciones. Uno ha de tener paciencia, y entender que el progreso por el que se consagran nuestras acciones no llegará mientras vivamos. Invita a trabajar en pos de objetivos cuya consecución supera incluso nuestro tiempo de vida. Kant piensa que la mejor prueba de que el progreso es posible es la Revolución Francesa, y no tanto por sus resultados finales, sino porque en ella se expresa el deseo del espíritu humano hacia el mejoramiento moral de sus sociedades, un deber de avanzar hacia el horizonte de la utopía, aunque sea inalcanzable.

“La revolución de un pueblo pletórico de espíritu, que estamos presenciando en nuestros días, puede triunfar o fracasar, puede acumular miserias y atrocidades en tal medida que cualquier hombre sensato nunca se decidiera a repetir un experimento tan costoso, aunque pudiera llevarlo a cabo por segunda vez con fundadas esperanzas de éxito y, sin embargo, esa revolución –a mi modo de ver- encuentra en el ánimo de todos los espectadores (que no están comprometidos en el juego) una simpatía rayana en el entusiasmo, cuya manifestación lleva aparejado un riesgo, que no puede tener otra causa sino la de una disposición moral en el género humano.”

“Sus contrincantes no podían emular mediante incentivos crematísticos el fervor y la grandeza de ánimo que el mero concepto del derecho insuflaba a los revolucionarios e incluso el concepto del honor de la vieja aristocracia militar (un análogo del entusiasmo, al fin y al cabo) se disipó ante las armas de quienes las habían empuñado teniendo presente el derecho del pueblo al que pertenecían.”

“Aunque para la omnipotencia de la naturaleza el hombre sea una cosa insignificante, el hecho de que los mandatarios de su propia especie lo tomen por tal y lo traten así, sirviéndose de él cual un animal de carga, como mero instrumento de sus propósitos, o enfrentándolos en sus contiendas para que se maten unos a otro, no es ninguna minucia, sino la subversión del fin último de la propia creación.”

“Esperar que un constructo político como los reseñados aquí [las utopías] llegue a materializarse algún día –por remoto que sea- es un dulce sueño, pero aproximarse constantemente a ese horizonte utópico no sólo es algo imaginable, sino que, en cuanto pueda compadecerse con la ley moral, constituye un deber, y no de los ciudadanos, sino del soberano.”



Listo, ahí tienen un poco de sabiduría, no para aceptarla como tal (después de todo, estamos hablando de alguien que murió hace más de 300 años), sino para iniciar la reflexión crítica y el debate razonado, punto de partida si queremos empezar a caminar hacia una mejor sociedad y, quizá algún día, hacia una paz perpetua.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails