martes, 28 de junio de 2016

England prevails!


Britain first! exclamó Thomas Mair antes de apuñalar y balear a la parlamentaria Jo Cox, en plena calle, a mitad del día. La consigna es lema del UKIP (United Kingdom Independence Party) y del movimiento antiinmigración que apoya la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Jo Cox era una figura señera entre los políticos a favor de la permanencia. ¡Muerte a los traidores! exclamó Mair cuando ya estaba bajo el poder de las autoridades. 

Aunque el movimiento nacionalista se deslindó por completo de las acciones de Mair (y les creo), este tipo de actos son los que se legitiman y envalentonan con la retórica patriotera, racista y xenofóbica de la ultraderecha europea, que está ascendiendo al poder por todo el continente, parte del retroceso histórico global que experimenta el mundo. El triunfo del Brexit entra también en esta tendencia.

Algunos despistados desde la izquierda celebran el Brexit como un triunfo contra el neoliberalismo. No es así. Como explica Gary Younge en The Guardian:

"Gran Bretaña no es hoy más soberana de lo que era ayer. Dejaremos la UE pero permaneceremos dentro del sistema neoliberal. Dejados a merced del mercado somos ahora menos capaces de dirigirr nuestros asuntos que antes. No somos independientes, simplemente estamos aislados."

Antes de la votación Ed Rooksby en The Jacobine y Bertie Russell en Red Pepper reconocían sin problemas que sí, que la manera en la que funciona la Unión Europea representa el grueso de lo que desde la izquierda consideramos negativo, todo aquello a lo que deberíamos oponernos. Pero también urgían a no dejarnos engañar: no existe una agenda izquierdista para el Brexit y el triunfo de ese movimiento sería (como lo fue) para la ultraderecha, un triunfo para el racismo, el nacionalismo a ultranza, la satanización de los migrantes y la xenofobia. Incluso si los votantes de Lexit (left exit) tuvieran en mente ideales de izquierda, en realidad estarían votando por la validación de un proyecto de la derecha más extremista y el ascenso al poder de sus figuras más radicales. El triunfo del Brexit, advertían con razón, tendría como resultado un giro hacia la derecha en la política británica y en Europa. La izquierda debía tomar una pragmática decisión de Realpolitik y votar por la permanencia.



En efecto, las consecuencias negativas del triunfo del Brexit se empezaron a manifestar apenas se anunciaron los resultados. La libra esterlina se desplomó a niveles desconocidos desde las crisis de la década de los 70 y en general los mercados de todo el mundo se tambalearon. De las "opresivas regulaciones" de la UE, muchas tenían el objetivo de proteger al medio ambiente; ahora están a merced de gente que no cree en la existencia del cambio climático. El primer ministro David Cameron ya anunció su próxima renuncia; su legado es un desastre histórico y una Gran Bretaña más dividida y polarizada de la que encontró.

Escocia, un país más liberal y con un mejor sistema educativo que Inglaterra, y en donde la inmensa mayoría de la población votó a favor de la permanencia, ahora quiere separarse del Reino Unido con tal de seguir formando parte de la Unión Europea. Irlanda del Norte contempla lo mismo y los habitantes de Gibraltar no saben qué será de ellos. El Brexit es impulsado por el nacionalismo inglés, y eso dejará a una Inglaterra sola: el Reino Unido podría dejar de existir.

La juventud británica, las generaciones que crecieron siendo europeos, son los que salen peor parados de este resultado. El porcentaje a favor de la permanencia era mayor conforme más jóvenes eran los votantes, pero al final se impusieron las generaciones más viejas, aquéllas que vivirán sólo una o dos décadas con las funestas consecuencias a las que condenaron a sus nietos. Éstos perdieron la oportunidad de estudiar, trabajar, vivir y casarse en todos los países de la Unión Europea. Como lo expresaron elocuentemente en Twitter:

"El futuro de mi generación ha sido decidido por quienes son mayores de 65 años que no sufrirán las consecuencias, mientras que quienes tienen 16 y 17 años no tuvieron cómo expresarse #NotInMyName"
"El destino de nuestro país ha sido decidido por personas que añoran un pasado que nunca existió y han creado un futuro que es sombrío #NotInMyName"
"Soy parte de casi la mitad que no quiso esto. También soy parte de la generación que va a sufrir más #NotInMyName"
"Una generación de visiones obsoletas me ha costado mi futuro y el de cada joven, pero morirá antes de que vea las consecuencias #NotInMyName"
"Totalmente devastada. Miedo e ignorancia le han ganado a la tolerancia y a la unidad. Este resultado no habla por mí"
"Resulta que los jubilados odian a los 'inmigrantes' más que lo que aman a sus nietos #WhatHaveWeDone #NotMyVote"



Pero quizá lo peor es que el Brexit ha envalentonado y legitimado las acciones xenófobas y racistas en Inglaterra. Los migrantes, o las personas de aspecto foráneo ya han empezado a ser acosadas y violentadas por quienes piensan que el Brexit les ha dado el derecho de hacerlo. Impulsos que deberían ser motivo de vergüenza se expresan abiertamente en plena luz del día. Inglaterra ha seguido el ejemplo de Thomas Mair.

Pues no hay que engañarse: detrás de la falsa narrativa de una Gran Bretaña oprimida cual colonia por la "burocracia de Bruselas" (demonio siempre invocado por los euroescépticos) que les obliga a aceptar a inmigrantes musulmanes que "están conquistando Europa" (teoría conspiratoria a la altura la "puñalada en la espalda" y digna de aparecer en Mein Kampf) lo que hay realmente es racismo, xenofobia, nacionalismo, antiintelectualismo, antielitismo, negacionismo científico e histórico; hay miedo y odio tales que la información y los hechos no pueden contrarrestar los prejuicios.

Un joven votante comentó en una nota del Financial Times, demostrando una gran lucidez de la que carecen personas de generaciones más viejas:

“Vivimos en una democracia post-factual. Cuando los hechos se encuentran con los mitos son tan inútiles como balas que rebotan en los cuerpos de los extraterrestres en la novela de HG Wells. Cuando [el político nacionalista] Michael Gove dijo “la gente está harta de los expertos”, tenía razón. Pero, ¿puede alguien decirme la última vez que una cultura dominante de anti-intelectualismo ha llevado a otra cosa que a la intolerancia?”

Britain first! recuerda ominosamente a England prevails!, lema de Norsefire, el partido fascista que gobernaba a Inglaterra en la película distópica V for Vendetta. Las similitudes entre las retóricas de los fascistas de la ficción y sus contrapartes en la realidad son perturbadoras. La historia de cómo Norsefire obtiene el poder explotando el miedo de su población, y en especial poniendo como chivos expiatorios a los musulmanes, se ve reflejado en el triunfo del UKIP.




El triunfo del Brexit, el ascenso de Donald Trump, el crecimiento del Frente Nacional en Francia y de Alternativa por Alemania, lo cerca que Norbert Hoffer estuvo de ganar las elecciones en Austria, son todos signos del crecimiento de la ultraderecha fascista en Occidente. No se trata de los neocons de la era Bush, ni de neoliberales autoritarios, ni de panistas mochos, ni de ninguno de esos otros grupos a los que nos hemos acostumbrado a llamar "fascistas" tan a la ligera. Se trata de neofascistas de verdad (y en el caso de Austria y otros países, de nazis literales), se trata del regreso del monstruo ideológico que en la primera mitad del siglo pasado hundió al mundo en baños de sangre. 

Ahora vemos nazis envalentonados marchando por las calles de ciudades europeas, supremacistas blancos que ya no temen expresar sus verdaderas opiniones, y también sus equivalentes mexicanos y latinoamericanos; aquellos que deberían estar escondidos en un rincón, que no deberían recibir de la sociedad en general más que rechazo y vergüenza, se sienten hoy libres de difundir sus mensajes de odio y violencia.

No podemos esperar a que llegue ningún V a salvarnos. Pero sí es desalentador ver cómo surgen Hiltercitos por todas partes (y un Stalincito muy bien puesto en el poder), pero no hay ni un Roosevelt, ni un Churchill, ni un De Gaulle. El establishment está demasiado roto, desprestigiado, débil y falto de voluntad para oponerse (el triunfo del Brexit lo demuestra), pero temo que la izquierda contemporánea, posmoderna y políticamente correcta, no esté a la altura de un enemigo como lo es el fascismo. Acostumbrada a oponerse a mochos y neoliberales, ha olvidado que existen cosas peores. Hemos pasado muchos años peleando contra Lex Luthor. Pero ahí viene Darkseid.



Aún así, no todo está perdido: en la votación del pasado fin de semana los jóvenes demostraron una vez que en ellos podemos depositar nuestras esperanzas. Podrá criticarse mucho a la generación Millennial: acusada sin razón de frívola y conformista, con cierta justicia de ingenua y utópica, y acertadamente por su tendencia creer que ellos son los primeros en la historia y que están inventando el hilo negro. 

Pero ellos, que votaron por un proyecto que va más allá de las fronteras nacionales, que votaron abrumadoramente por Bernie Sanders por encima de Trump y Clinton combinados, ellos que debutaron en la política de masas con una Primavera Global que barrió el mundo desde El Cairo hasta Wall Street (de la cual este Invierno Fascista es la reacción); esta generación, la mejor educada, la menos nacionalista, la menos religiosa, la más cosmopolita y multiculural de la historia, la más abierta a la diversidad sexual y menos proclive al racismo; esta generación, si no se deja seducir por los Mefistófeles del odio y el miedo, tiene el poder, aunque no lo haya descubierto plenamente, de dirigir la historia por el rumbo opuesto al camino oscuro al que nos quieren arrastrar quienes temen y quienes odian. Otro mundo es posible.

jueves, 23 de junio de 2016

Tu opinión se llama homofobia



En un clima marcado por la polémica respecto a los derechos de las personas homosexuales (y de todo el espectro LGBTIQ), reavivado nacionalmente tras el anuncio de la iniciativa presidencial de legalizar los matrimonios entre personas del mismo sexo en todo México, y a nivel internacional a raíz de la matanza de 50 personas en un club gay de Florida, se hace necesario responder al discurso homofóbico que se encuentra a menudo en los Internetz. Lo importante ahora, me parece, es hacerlo de la forma más amigable y serena posible, pues hoy quiero dirigirme a las personas que están en contra del reconocimiento de los derechos de los homosexuales. Por eso quiero ir por partes y aclarar sólo algunos puntos. Sé que no lograré convencer a nadie (ni es el "argumento definitivo"), pero quizá consiga sembrar las semillas de la duda y de la reflexión, que en una persona lo suficientemente sensata podrían convertirse en algo realmente grande.

Sí, es homofobia



"No soy homófobo, sólo tengo una opinión diferente" se ha vuelto una frase común estos días. Pero esto es un error. Mira, la homofobia no es como la aracnofobia. No implica necesariamente que al ver a alguien gay vas a gritar de miedo y subirte a una silla. No quiere decir sólo que pretendas matarlos a todos, o siquiera que estés a favor de usar violencia física en su contra. Si piensas que la homosexualidad es una enfermedad, una perversión o un capricho, si piensas que las personas homosexuales deben tener menos derechos por ser homosexuales, entonces tienes ideas homofóbicas. No hay vuelta de hoja.

No puedes decir "no soy sexista, pero pienso que las mujeres deberían dedicarse al hogar y la familia" o "no soy racista, pero no creo que los negros deberían casarse con los blancos". Es decir, no puedes tener opiniones discriminatorias y luego decir que eso no es discriminación. No puedes disfrazar la discriminación como respeto; es un absurdo [leer más aquí].

Y no, tus opiniones no son equivalentes a tener un equipo de futbol preferido o ser votante de un partido político, porque finalmente lo que opinas es que grupos completos de seres humanos son de alguna forma inferiores a los demás y por tanto no deberían tener ciertos derechos. Obviamente esto genera un rechazo moral entre las personas que están a favor de la igualdad y los derechos humanos.

Nadie te está persiguiendo



Por supuesto, tienes derecho a tener tus propias opiniones y a expresarlas. Sin embargo, ten en cuenta que en el momento en el que haces pública una opinión, ésta se vuelve susceptible a recibir críticas, refutaciones, rechazos e incluso insultos. Esto también es parte de la libertad de expresión.

Tampoco se trata de intolerancia religiosa. Nadie quiere impedirte que ejerzas tu derecho a tener tus propias creencias y profesar tu fe. Lo único que se exige es que las creencias religiosas de un grupo de personas no se impongan a las quienes no las comparten. Vivimos en una sociedad laica, en la que se aceptan ciertos principios independientemente de las creencias religiosas de unos u otros. 

Así como no es intolerancia religiosa enseñar la evolución en las escuelas públicas, aunque algunas religiones la rechacen, tampoco es persecución el enseñar a los niños que las personas homosexuales, bisexuales, transexuales, etc. existen, que no tienen nada de malo, y que no está bien discriminarlas. Sí, seguirás pudiendo decirle a tus hijos en tu casa que la homosexualidad es algo monstruoso, como por desgracia los padres racistas podrán seguir enseñando a sus hijos a despreciar a los indígenas. Pero creo que ni ellos tendrían el descaro de decir: "no queremos que las escuelas enseñen a nuestros hijos a aceptar a los indígenas; hacerlo es persecución de mis creencias". La escuela es lugar de enseñanza para valores cívicos, entre ellos la tolerancia y la aceptación de la diversidad. La escuela es lugar de enseñanza de conocimiento científico, sin importar las posibles creencias religiosas de las familias de los alumnos (ya llegaremos a la ciencia).

Lo que sucede es que tus opiniones se están volviendo cada vez menos populares, porque la sociedad está avanzando a ser cada vez más incluyente y diversa, pero eso no equivale a ser perseguido. Llamarte "homofóbico" o "retrógrada" porque tus opiniones lo son, no te pone, pero ni remotamente, en la misma situación que las personas homosexuales han estado a lo largo de siglos de historia humana. 

No van a criminalizar la heterosexualidad como actualmente se hace con la homosexualidad en Uganda (gracias, por cierto al cabildeo de religiosos occidentales); ningún jerarca religioso proclamará que la heterosexualidad es una aberración, como lo hacen cristianos y musulmanes contra los gays; no van a meter a los heterosexuales a campos de exterminio como hicieron los nazis con los homosexuales. Creo que finalmente lo que te asusta es que te empiecen a tratar como los heteros han tratado a los gays por siglos. Pero no te alarmes: la liberación de un grupo oprimido no implica la opresión del anterior grupo privilegiado. No se trata de eso, no es ése el objetivo de nadie.

No es el Apocalipsis



Reconocer el derecho de las parejas del mismo sexo a casarse y gozar las protecciones que garantiza la institución del matrimonio no va a causar ninguna debacle social. Los países que han reconocido este derecho se encuentran entre los más desarrollados del mundo, en los que existe una mejor calidad de vida [aquí].

No se está atacando a la familia tradicional. Sigues siendo absolutamente libre de formar una familia como tú lo desees: papá, mamá, hijos y mascota. Ninguna familia tradicional se va a desintegrar, lo único que sucederá es que empezarán a surgir nuevas familias diferentes del modelo tradicional. Y como éstas, algunas serán funcionales y armoniosas, y otras no.

Tampoco va a hacer que se empiecen a casar personas con animales o con cosas, o que se legalice la poligamia (aunque en lo personal no creo que esto último sea necesariamente malo). Eso es una falacia de la cuesta resbalosa: no por expandir los límites quiere decir que se romperán. Alguien podría haber dicho en su momento "si dejan que blancos se casen con negros, luego van a querer que se casen personas con animales" o "si dejan que las mujeres voten, luego querrán que los niños pequeños voten también". ¿Qué? ¿Por qué? ¿Por qué una cosa seguiría a la otra? Ni siquiera tiene sentido. Bueno, pues tu argumento suena exactamente igual.

No vivimos en una isla desierta



Miren, sabemos que dos personas del mismo sexo no pueden procrear. Sabemos que no podrían repoblar una isla desierta. No necesitan recordárnoslo. Es sólo que pensamos que es completamente irrelevante. La capacidad biológica de procrear no nos dice nada sobre la capacidad psicológica, moral y emocional para vivir en pareja o criar a un hijo. Que dos personas no puedan procrear no quiere decir que no puedan amarse o que su amor merezca menos respeto. O que no puedan disfrutar del sexo casual como todo mundo.

No, la humanidad no corre peligro de extinguirse. Los heterosexuales seguirán siendo mayoría y continuarán reproduciéndose y formando familias. No es que haga falta gente, por cierto: habemos ya 7 mil millones de seres humanos y para 2050 seremos 10 mil millones, con o sin matrimonio gay. Lo que sí hay son niños sin familia, y al permitir que las parejas homosexuales adopten se habrá más posibilidades para que cada uno de esos niños sea adoptado.

Sí, el deseo de tener hijos no debería estar por encima del derecho de los niños a crecer en una familia amorosa y funcional que pueda darle todo lo que necesita. Por eso es que cada pareja homosexual que quiera adoptar deberá pasar exactamente por los mismos filtros que una pareja heterosexual para asegurar el bienestar del niño. Un escenario tipo Pink es solamente una fantasía paranoica: no le van a regalar niños a los gays sólo porque sí.

La ciencia no está de tu lado



Sabemos que las conductas homosexuales está presente en diversas especies de animales en la naturaleza [aquí]. Las investigaciones científicas indican que es innata, como lo es ser zurdo o diestro [aquí]. Por ello, algunos homófobos la han comparado con la psicopatía, que también tiene predisposiciones innatas. Pero no se trata de una aberración ni de una enfermedad, sino de una parte natural de la sexualidad humana 

Pero aún si no lo fuera, si fuera un asunto de elección consciente o el resultado de la crianza y las experiencias, ¿qué? Seguiría siendo un asunto personal, puesto que el solo hecho de ser gay no daña a nadie. Hace años que la psicología y la psiquiatría la dejaron de considerar un desorden.

Un niño no se volverá homosexual sólo por ser criado por una pareja homosexual. Pero aún si así fuera, esto sólo podría ser un argumento válido para alguien que pensara que la homosexualidad es algo malo en sí misma. Es decir, para homofóbicos. ¿Y cómo no va a ser homofóbico implicar "no tengo nada en su contra, pero no quiero que haya más de ellos"?

El consenso científico abrumadoramente señala que el ser criado por una pareja homosexual no causa ningún daño en el niño [aquí y aquí]. Oh sí: puedes citar aquellos estudios marginales que el consenso científico no toma en cuenta porque no están hechos con seriedad, o puedes mencionar las anécdotas de uno que otro niño que lamenta haber sido criado por una pareja gay. Pero esto es sólo otra falacia: las anécdotas no tiene valor alguno frente a las estadísticas y las excepciones no refutan tendencias.

Sí, existe alguna pseudociencia guiada por preceptos religiosos, que sigue considerando a la homosexualidad una enfermedad o que dice que la adopción de niños por parejas del mismo sexo les hace daño. ¡Gran cosa! También hay "ciencia creacionista" y "arqueología mormona". Pero nada de esto es ciencia verdadera: son creencias religiosas disfrazadas con el lenguaje de las ciencias. Estos investigadores parten de sus creencias y buscan legitimarlas con estudios sesgados y falaces que sólo al interior de sus mismos círculos religiosos se toman en serio.

Eres libre de creer en lo que quieras, pero no digas que tus creencias están respaldadas por la ciencia, porque no es así. Por lo menos debes estar consciente de que cuando opinas que la homosexualidad es una enfermedad o que la adopción por parte de parejas del mismo sexo es algo malo, estás basándote en tus creencias, no en los hechos.

No hay complot alguno



Estoy de acuerdo con que la iniciativa de Peña Nieto es un ardid político que tiene el único objetivo de darle un poco de legitimidad entre los sectores más liberales del país, los cuales lo desprecian absolutamente. Pero una cosa son sus motivaciones y otra el mérito de tal iniciativa. A quienes estamos a favor del matrimonio igualitario nos importa muy poco: lo que queremos es que esto se vuelva una realidad.

La aceptación de la diversidad sexual es el resultado de un cambio cultural, del hecho de que la sociedad se vuelve cada vez más abierta y tolerante. No estamos siendo manipulados por los medios, ni es necesario buscar la explicación en alguna vasta conspiración mundial [aquí y aquí]. Ni la ONU ni los Illuminati están queriendo difundir una "ideología de género" para mantener bajo control a la población mundial. Eso es sólo conspiranoia pura y de libro de texto, y como toda teoría de la conspiración se basa en prejuicios y suposiciones irracionales, contradictorias, inverosímiles y sin sustento.

El pensamiento conspiratorio es sumamente difícil de abordar porque se trata de un fenómeno a la vez psicológico, social y cultural, y no es éste el espacio para tratarlo. Sólo ponte a pensar si de verdad quieres ser del tipo de persona que se pone un casco de papel aluminio para que los reptilianos no le lean la mente, porque tu teoría de la conspiración está a un paso de ser eso.

De hecho, es hasta gracioso que personas que tienen "pastores" nos acusen a los demás de ser borregos. Mira, se ha establecido que existe una relación entre tener una inteligencia baja y manifestar actitudes discriminatorias, incluyendo la homofobia [aquí y aquí]. Desde luego, un bajo IQ no es el único factor y también cuentan la formación y la cultura de cada quien. Tampoco estoy diciendo que seas idiota por tener opiniones homófobas. Pero como individuo inteligente, quizá deberías reconsiderar a qué se debe que ese tipo de opiniones sean sostenidas por individuos con pocas aptitudes cognitivas.

Dado lo anterior, como persona con honestidad intelectual tendrías que reconocer que tu oposición al reconocimiento de los derechos de las personas LGTBIQ no se fundamenta ni en hechos científicos, ni en argumentos racionales, ni en consecuencias que sea sensato temer. Tendrías que aceptar que tu rechazo se basa en tus creencias personales y en prejuicios interiorizados. Y está bien, puedes tenerlos, pero no esperes que al hacerlo le seas simpático a todo mundo porque...

Van a perder



Deben saber esto: la Historia está en su contra. Antes hemos visto momentos en los que nuestras sociedades han avanzado hacia un reconocimiento de la igualdad de derechos y en contra de la discriminación. Éste es uno de esos momentos. Los homófobos podrán retrasar este proceso, pero tarde o temprano serán derrotados. Te apuesto a que en la próxima década verás cómo se reconoce el matrimonio igualitario y a la adopción por parejas del mismo sexo en los países desarrollados (y los más o menos desarrollados) del mundo, y ninguno de los escenarios que temes se habrá vuelto realidad. 

Lo que sí es que tendremos, con el paso de las décadas, una sociedad más abierta y tolerante, y por lo mismo menos violenta y más feliz. Menos violenta porque el odio tras esas violencias se irá desterrando hacia rincones repudiados por la gente de bien. Más feliz porque permitirá que más personas puedan buscar la alegría de vivir según su forma de ser, sin afectar a nadie y sin ser discriminado más que por los que moradores de esos rincones repudiables.

En ese futuro las miradas se volverán hacia estos años y entonces las personas que sostienen posturas homofóbicas serán vistas como las que antaño defendían la segregación racial o se oponían al sufragio femenino. ¿Realmente quieres ponerte del lado equivocado de la Historia?

lunes, 13 de junio de 2016

Crossing over / Encuentros extraños III: La bruja, la daga y la oscuridad



Parte I: Alienígenas y depredadores
Parte II: Tormentas salvajes

En la década de los 90, los nuevos sellos editoriales querían marcar la diferencia con los clásicos DC y Marvel, demostrar que sus cómics eran muy atrevidos y para gente grande. Podrían haber elegido historias complejas y personajes profundos, pero poner mujeres tetonas y muchos madrazos era más fácil. Así tenemos Top Cow, uno de los sellos que nació como asociado a Image Comics, pero que con el tiempo formó su propio universo aparte, más enfocado a la fantasía oscura que a los superhéroes y cuyos personajes más populares incluyen a Witchblade, The Darkness y... ya, prácticamente ellos dos, más un montón de tipos de los que ya nadie se acuerda... En la entrega anterior hablamos de WildStorm e Image. En esta selección de crossovers no encontrarán obras maestras, pero sí mucho fan service y diversión bobalicona, más una que otra joyita.

En verdad, los personajes femeninos de Top Cow hacen ver a las heroínas de Marvel y DC como vírgenes mojigatas. No sólo sus atributos son desproporcionados, sino que sus trajes parecen sacados directamente de una convención de sexshops. No se limitan al espándex entallado, que eso es juego de niños, sino que tienen escotes inverosímiles, tangas con hilo dental bien metido entre los glúteos, calzoncitos que apenas cubren la vulva, tops que apenas cubren los pezones (que a menudo se notan, de todas formas) y accesorios como correas y corsés, de forma que nuestras heroínas parezcan más unas prostis de lujo que otra cosa. Pues sólo un dibujante de cómics podría creer que esos son atuendos adecuados para vigilantes, guerreras y asesinas. En fin, el resultado es tan deliciosamente ridículo y tan hiperbólicamente cachondo que, temiendo que no bastaran las portadas para demostrarlo, incluí aquí algunas páginas de los cómics. Disfruten.

WildC.A.T.s/Cyberforce: Killer Instinct de Brandon Choi, Jim Lee, Ric Silvestri y Marc Silvestri (1994): Está muy chido. Es de tiempos en que Top Cow y WildStorm formaban parte del Universo Image, así que estrictamente este no es un crossover intercompañías. Por aquellos días todo mundo quería ser los nuevos X-Men y se nota. Los WildC.A.T.s, a mi gusto, han envejecido mejor que sus contrapartes de Top Cow, pero de todos modos el hábito del fusil queda manifiesto, pues aquí podrán ver: dos fusiles de Wolverine, dos fusiles de Psylocke, un fusil de Cable, un típico héroe que echa fuego, un par de chicas silenciosas y virginilaes y en fin, todo eso. Vamos, el cómic tiene hasta su villano alemán con monóculo al que sus esbirros llaman Herr Doktor. Pero eso sí, como estos no son los héroes de buenos modales de Marvel y DC, cuando empiezan los putazos se agarran con todo. La historia está bien narrada, el conflicto tiene sentido y, por supuesto, el arte de Jim Lee y Marc Silvestri es una chulada.


Tomb Raider/Witchblade de Michael Turner y Joe Weems (1997): Este cómic no tendría nada de especial de no ser porque de hecho fue la primera aparición de Lara Croft en las viñetas. En aquel año Top Cow obtuvo los derechos para publicar las aventuras de nuestra arqueóloga favorita y la mejor forma de presentarla ante el público fue ponerla en una historia junto a Sara Pezzini, alias Witchblade. Es un cómic breve y divertido, un encuentro entre un personaje de videojuegos y uno de cómic, universos muy diferentes y que con todo se siente muy natural. Lara trata de detener a un mafioso que usa una reliquia antigua (para variar) con fines homicidas, y en eso se topa con Sara, por lo que unen fuerzas. Es principalmente fan service y taco de ojo, pues tal es el propósito de tener a dos heroínas tan voluptuosas y dadas a la ropa corta y ajustada. Muchos otros crossovers seguirían a éste, pero ya no los cuento porque para entonces Lara Croft formaba parte integral del Universo Top Cow.

Devil's Reign de Walter Simonson, Warren Ellis, Ivan Velez Jr., Joe Benitez, David Wohl, Brian Holguin, Michael Turner, Marc Silvestri, Billy Tan, David Finch, Nathan Cabrera, Anthony Chun y Kirk van Wormer (1997): La razón de que haya tantos nombres es que éste se trata de un maxievento entre Marvel y Top Cow, una serie que abarca varios números, incluyendo dos de los títulos regulares de esta última editorial. Está padre y divertido por ver a todos esos superhéroes juntos. pero la trama es tan sencilla, que es casi inexistente y de hecho hay partes que puedes ir sólo hojeando sin detenerte a leer los diálogos ni las acotaciones sin que te pierdas de nada. Mephisto, el gran demonio de Marvel, cruza al Universo Top Cow para conquistarlo, quesque porque ahí no tendrá competencia. A lo largo de 8 números, diferentes personajes de ambos universos hacen mancuerna para pelear contra Mephisto y sus esbirros hasta que lo derrotan. Wolverine, Elektra, Ghost Rider y Silver Surfer juegan por parte de Marvel, mientras que de Top Cow tenemos a Witchblade, Cyberforce y Weapon Zero. Estos dos últimos son un par de equipos de superhéroes tan genéricos como los puede haber. Por supuesto, los personajes Marvel fueron escogidos con el criterio de "¿quién va mejor con Witchblade?" y no "¿quién tendría sentido que mandáramos a pelear contra Mephisto?", que de lo contrario no habrían sido Wolverine y Elektra, sino Thor y el Doctor Strange. Lo divertido es que en cada número dos personajes, uno de cada universo, hacen equipo, y al siguiente uno de ellos hace equipo con otro más, así que como que se van pasando la bola. Es decir, primero va Weapon Zero/Silver Surfer, luego Cyblade/Ghost Rider, Ghost Rider/Ballistic, Ballistic/Wolverine, Wolverine/Witchblade, Witchblade/Elektra, Elektra/Cyblade y Silver Surfer/Weapon Zero, con lo que se cierra el ciclo.


The Darkness/Batman de Scott Lobdell, Jeph Loeb, Marc Silvestri, David Finch y Clarence Lansag (1999): Éste también es bastante bueno, para ser un cómic tan breve. El arte está bellísimo, no sólo por el trazo sino por el color, increíble en su combinación de sombras y tonos brillantes, que da un efecto de claroscuro excepcional. Una buena oportunidad para ver a algunos de los personajes de la mitología de Batman dibujados por artistas de The Darkness. La cosa va así: el grupo criminal de Jackie Estacado está en Ciudad Gótica tratando de hacerse de un nicho en su ecosistema criminal; para ello, The Darkness comete brutales asesinatos contra jefes locales. Pronto atrae la atención de Batman, pero el duelo es cuento más interesante como que no se da sólo a golpes, sino que es una lucha de voluntades, de personalidad y, sobre todo, de moral. Con decirles que el triunfo de Batman no consistirá en vencer al poderosísimo Darkness, sino en hacerlo cuestionar sus propios actos. Uno de los pocos cómics en esta lista que de verdad recomiendo.

Witchblade/Aliens/The Darkness/Predator: Overkill de Paul Jenkins y Clarence Lansang (1999): Este cómic, el crossover obligado entre los personajes más populares de Top Cow y los aliens malvados favoritos de todos, es absolutamente meh. Resumen rápido: Jackie Estacado se divierte con el sano pasatiempo de torturar estereotipos raciales, cuando Sara Pezzini, en su calidad de fan service caminante, lo recluta para investigar unos brutales asesinatos en los muelles de la ciudad. Llegan al lugar, Estacado le hace muchas insinuaciones no solicitadas a Sara, descubren que los asesinos son un xenomorfo y un yautja, pelean con ellos, a Estacado le meten una sonda por el culo, algunos miembros son amputados, vencen a los malos, fin. El cómic sólo vale la pena como introducción a su mucho más interesante secuela.

Witchblade/Aliens/The Darkness/Predator: Mindhunter de David Quinn y Clarence Lansang (2000): Es un cómic bien pinche extraño. En este segundo encuentro, Kenneth Irons le tiende una trampa a nuestros héroes y los lleva a una nave espacial, donde tienen una serie de alucinaciones muy confusas y realmente no se sabe ni qué pedo. Uno de los abrazacaras se le sube a un Darkling; no entiendo cómo, si se supone que son entes sobrenaturales y no han de tener ni entrañas, pero el caso que de él surge un alien con los poderes de Darkness... También se aparece una Depredadora. Sí, leyeron bien, una hembra de Depredador, con tetas y todo. Como es mujer, se le sube la Witchblade. Así, tenemos a un alien con los poderes de Darkness peleando contra una Depredadora con los poderes de Witchblade en una nave espacial que orbita la Tierra. Ah, y con muchas viñetas centradas en apreciar el culo de Sara Pezzini. Ni pies ni cabeza, señores, pero su misma anomalía hace que valga la pena echarle un oclayo.


JLA/Witchblade de Len Kaminski y Mark Pajarillo (2000): Un crossover bastante bueno porque logra conjugar muy bien a la estrella de una serie que pasaba por edgy con los personajes más mainstream del mercado. Un ejército de droides embosca a Sara Pizzani, y aunque ella logra derrotarlos, queda herida de muerte. Pero resulta que es amiga de la infancia de Barbara Gordon, quien la lleva a la Torre de Vigilancia de la Liga de la Justicia. Allí empiezan los problemas, porque la Daga de la Bruja busca un nuevo cuerpo huésped y lo encuentra en ni más ni menos que la Mujer Maravilla. Durante una conferencia en la ONU en la que nuestra heroína invita a las mujeres del mundo a acabar con la opresión patriarcal (me acabo de dar cuenta de que Emma Watson es nuestro equivalente de la Mujer Maravilla), Diana pierde la paciencia con los diplomáticos y, coincidiendo con un ataque de droides de LexCorp, decide que ya no está para aguantar boludeces y se va totalmente berserker. El resto del cómic es ver cómo ella se putea de lo lindo a toda la Liga de la Justicia. Dato curioso: Linterna Verde dice algo sobre la película "Aliens"; es gracioso porque para entonces tanto él como Witchblade se habían enfrentado a los xenomorfos. 

Witchblade/Wolverine: Bloody Wedding de Chris Claremont y Eric Basaldua (2004): Por aquellos años los personajes señeros de Top Cow, Withcblade y The Darkness, protagonizaron algunos breves crossovers. Realmente breves, como de 28 páginas, no más que un número ordinario de serie regular. Éste no está nada mal. Logan y Sara se están sabroseando rico en su noche de bodas en Las Vegas. Parece un final soñado para dos personajes que han sufrido tanto... Pero obviamente están siendo manipulados por los villanos de la historia. El conflicto se resuelve rápido, pero es interesante que Claremont haya logrado captar y sintonizar en tan pocas páginas el sentido trágico de ambos héroes. Como pilón, el arte de Basaldua provee mucho fan service con Sara.

The Darkness/The Incredible Hulk de Paul Jenkins y Dale Keown (2004): Lo más sorprendente de este cómic es que ocurrió antes de otros crossovers que uno creería más naturales para The Darkness, como con Wolverine o Vampirella, incluso con Superman. Eso lo hace interesante, pues el autor halló la forma de hacer que los personajes coincidieran y no se sintiera forzado. Es otro de esos ejemplares súper breves de 24 páginas, pero en ellas se cuenta una historia completa y de resolución satisfactoria. Jackie Estacado está viajando en metro, y dado que sus poderes le permiten percibir la oscuridad de cada quien, es capaz de ver el espectro de Hulk sobre los hombros del pobre Burce Banner. Un oportuno atentado terrorista hace que ambos guerreros saquen las garras, no sólo contra los malvados, sino el uno contra el otro. Nada mal.

The Darkness/Superman de Ron Marz  y Tyler Kirkham (2005): Bueno, es un cómic regular. Batman pegaba bien con The Darkness porque es oscuro, pero Superman no parece el tipo de personaje adecuado para esta pelea. Además, la trama es medio tonta. Superman hace una alianza temporal con The Darkness porque necesita su ayuda para salvar a Lois Lane de Metallo, el cyborg con corazón de kryptonita. Como si Superman no tuviera un traje de plomo ex profeso para pelear con Metallo. Y pos ya, eso es básicamente. No sé cómo no se les ocurrió el siguiente escenario: Supes es vulnerable a la magia y por lo tanto estaría indefenso ante los poderes de Estacado, los cuales desparecen con la luz del sol, por lo que habrían sido vulnerables a la visión de calor de Superman; ésa habría sido una buena pelea. En cambio lo que tenemos sólo son un montón de cosas que pasan y ya.


JLA/Cyberforce de Joe Kelly y Doug Mahnke (2005): Cuando Ripclaw, ahora convertido en un villano psicótico, empieza a crear un ejército de cyberzombies en Budapest (o lo que sea), la Liga de la Justicia y Cyberforce llegan al rescate. Ahí descubren que Ripclaw tiene acceso a un poder casi divino que puede destruir el mundo o dar vida a quienes están heridos de muerte. Es un cómic regular, con un conflicto un poco forzado. Lo interesante es que los equipos no se enfrentan al principio, sino al final, dándole la vuelta al esquema tradicional de los crossovers. De hecho, se pelean por un dispositivo que puede salvar la vida o a Ripclaw o a J'Onn J'Onzz. Whatever, dude. Obviamente la JLA les patea los culos y Superman vence al líder de Cyberforce literalmente soplándole. Cyblade le tira el pedo a Batman bien chistoso; es obvio que todas quieren con Batman. Lo más interesante del cómic es la relación entre Velocity y nuestro bien amado Martian Manhunter, que encuentran algo en común al conocer mutuamente sus trágicas historias. Eso está lindo.

The Darkness/Wolverine de Frank Tieri y Tyler Kirkham (2006): ¡Ahora sí estamos hablando! Éste es un cómic bien chingón y eso que se trata de algo súper breve, de apenas veinticuatro páginas. Quizá eso sea lo más impresionante, que cuente una historia redondita y sin desperdicio en tan pocas viñetas. Empezamos en Francia, durante la Segunda Guerra Mundial. Wolverine forma parte de la Resistànce francesa, por lo que los nazis contratan a un Estacado, abuelo de Jackie y entonces poseedor de The Darkness, para matarlo. No les cuento cómo acaba ese duelo, pero luego continúa en el presente. Con un excelente arte, una historia muy bien narrada y todo el gore que cabe esperar de un encuentro así, éste es uno de esos raros crossovers tardíos que valen la pena y que les recomiendo de todo corazón.

Cyberforce/X-Men de Ron Marz y Pat Lee (2007): Que no les engañe el título. En realidad es un encuentro entre Wolverine y Psylocke por parte de los X-Men, y Ripclaw y Cyblade por parte de Cyberforce. Este cómic es breve, va directo al grano y sobre todo, es divertido porque muestra hasta qué punto Ripclaw y Cyblade son precisamente fusiles descarados de Wolverine y Psylocke, hasta tal punto que Logan lo señala. La historia involucra una pelea contra La Mano y los Centinelas en Japón. Poco diálogo, nulo desarrollo de personajes, muchas patadas y, hasta eso, los personajes femeninos no están hipersexualizados. De hecho, ahora que lo pienso, en esta segunda mitad de los 00 se empieza a ver menos desfachatez. Interesante...

Unholy Union de Ron Marz y Michael Broussard (2007): El penúltimo crossover de esta racha Marvel/Top Cow y el último en el que aparecen nuestros queridos The Darkness y Witchblade (esta vez en poder de Danielle Baptiste, porque Sara estaba embarazada). En esta ocasión se pondrán a pelear al mismo tiempo contra Hulk y Ghost Rider. Es una historia breve, pero muy chida, que además cuenta con la participación del Doctor Strange como siempre hablando raro y haciendo prácticamente nada. Creo que la jugada de Marz consistía en echar mano de los personajes de Marvel para que los suyos volvieran a ganar popularidad, preparando el terreno para Artifacts, la aclamada serie que renovó el universo Top Cow. De hecho, en este cómic ya se anuncian los eventos por venir, en los que participarían prácticamente todos los personajes publicados por esta editorial. Si son fans de Marvel o Top Cow (¿quién es fan de Top Cow?) seguramente será un número de colección.

Cyberforce/Hunter-Killer/Avengers/Thunderbolts: Fusion de Andy Lanning, Dan Abnett y Tyler Kirkham (2009). Y de pilón, no más para terminar, les dejo este cómic que no está nada mal. Lo dejo en muy chido, porque de verdad los escritores le echaron ganas para armar una trama coherente y hacer que tres equipos de súper humanos se agarraran a vergazos (los miembros de Hunter-Killer, otro equipo genérico más, casi no salen). Oh, y los vergazos están bien chidos, eso que ni qué, además de que el arte de Kirkham es muy bueno. Alguien se robó los poderes y aspecto de Ripclaw y anda causando problemas. Los Avengers llegan a detener al impostor, pero son los Thunderbolts los que lo encuentran primero. Entonces, este impostor desconocido se fusiona con el simbionte de Venom, y se convierte en una cosa monstruosa rompemadres. Y pos ya, el resto son muchas patadas y explosiones de todos contra todos, lo que seguramente no decepcionará.

Bien, en esta entrega no vimos ninguna obra maestra y la verdad es que la mayoría de lo aquí reseñado es medio estúpido. Pero este recorrido también nos permite ver algunas de las tendencias en el cómic de superhéroes en las décadas de los 90 y 00, de cuando quisieron hacer a los héroes más psicóticos y a las heroínas más putonas. Visto en retrospectiva, es hasta tierno. Les prometo que en la próxima entrega la cosa va a estar mucho más interesante, conforme los encuentros se hagan más extraños. Mientras tanto, los dejo con lo que quería ver: ¡escenas de semidesudos! Porque los comiqueros pueden dárselas de intelectuales, pero en el fondo tienen los mismos gustos estéticos que los calendarios de un taller mecánico. Si quieren saber más sobre la hipersexualización de los personajes de cómic, pueden leer mi entrada al respecto, El culo de la Mujer Araña.

Continuará...

GALERÍA

Voodoo se recupera de sus heridas. Porque así se viste la gente cuando está convaleciendo en una enfermería.


Para que tengan una idea de los tesoros que encierra el crossover entre Lara Croft y Sara Pezzini

Ésta es una página de The Darkness/Tomb Raider, un cómic que no reseñé porque meh.

Ésta fue de hecho la portada variante del segundo crossover. Top Cow quería dejar en claro que espera que nos tomemos a sus personajes muy en serio como heroínas de acción.

El memorable encuentro entre Witchblade y Elektra. Una serie de afortunadas coincidencias las llevó a que justo quedaran en esa pose.


Esta página es de Devil's Reign, con Ghost Rider y Ballistic. La pongo aquí porque no mamen.

Otra página de Devil's Reign, con Witchblade y Mephisto. Es que tenían que verlo para creerlo.

Otra de Devil's Reign. Nada habla de empoderamiento femenino como esta imagen.
Elektra y Cyblade en Devil's Reign
Así se viste Sara Pezzini para trabajar de encubierto en Mindhunter


Wonder Woman con el poder de Witchblade

El vestido de novia de Sara. Porque hay que ser elegantes y modernos a la vez.

miércoles, 8 de junio de 2016

X-Men, misoginia y mame



Como sabrán, hay un mame por la publicidad de X-Men: Apocalypse en la que aparece el villano titular estrangulando a la antiheroína Mystique. La actriz Rose Mcgowan se indignó mucho porque, según ella, la publicidad promovía la violencia contra las mujeres, e inició una tormenta de arena en las redes sociales para regañotear a Fox por eso. Finalmente, la compañía se disculpó.

Ok, primero hay que entender algo: que una obra muestre un acto de violencia contra una mujer no es lo mismo a que dicha obra fomente la violencia contra las mujeres. Mucha gente confunde una cosa con la otra porque tiende a interpretarlo todo de la forma más literal posible y no toma en cuenta el contexto.

No creo sensato acusar a Fox de que esa publicidad fomentaba el sexismo de forma alguna, ni en sus intenciones ni en sus resultados. Está claro que Apocalypse es el villano, alguien que hace cosas perversas y a quien hay que tenerle miedo. Más aún, Apocalypse no ataca a Mystique por ser mujer, sino porque es su enemiga, y ésta es una serie de películas en las que seres súper poderosos se la pasan violentándose unos a otros. Que si hubiera sido Apocalypse estrangulando a Xavier, o Psylocke estrangulando a Cyclops no habría pasado nada (me pregunto qué habría sido de Pyslocke estrangulando a Mystique).

Se puede entender de dónde viene la indignación. Desde hace años se ha venido criticando el uso de la violencia de género en la publicidad. Aquí pueden ver algunos ejemplos de anuncios que normalizan, trivializan o de plano romantizan el acoso y la violencia contra las mujeres, todo para promocionar algún producto:



En este ambiente, es comprensible cómo alguien pudo haber visto el anuncio de X-Men y sacarse de onda, en especial si se trata de una persona comprometida con las causas del feminismo. Pero todo depende del contexto, y el mismo tipo de imágenes puede usarse con el objetivo opuesto:




El póster de X-Men no tenía ninguna de las dos intenciones. Si tomáramos la misma escena (exceptuando la gente azul) y la usáramos para promocionar tequila, con una leyenda del tipo “Los hombres de verdad saben domarlas”, creo que ése sería un caso repudiable sin ambigüedades. Pero si en cambio la tomáramos para Amnistía Internacional y dijera “Miles de mujeres sufren cada año por violencia de género”, sería un anuncio impactante, efectivo para atraer la atención hacia una causa noble.

Mcgowan tiene un punto: la imagen estaba sin contexto. Quien no conociera la serie de películas no sabría que Apocalypse es un villano; sólo vería a un hombre estrangulando a una mujer. En una sociedad que tiene serios problemas con la violencia sexista y en la que muchas personas tratan de combatirla, es comprensible que la actriz la haya encontrado insensible y de mal gusto.

Pero éstas son apreciaciones subjetivas que no tienen por qué imponerse a los demás, y no constituyen un delito ni una infracción moral, a menos que consideremos –como es la tendencia gringa- que el vago e indefinido acto de ofender equivale a una especie de abuso emocional. Por otro lado, el hecho de que fuera gente azul debió haber sido una pista de que esto se trataba de una obra de fantasía y la jetota de Apocalypse debía ser suficiente para notar que era un tipo malo.

De hecho, pienso que el anuncio fue resultado de una elección desafortunada, no porque la imagen tuviera algo malo en sí, sino porque debieron haber previsto este tipo de reacciones. Adivino cuál fue la génesis: querían poner a Apocalypse porque es el villano de la película, y como villano tiene que asustar; querían poner a Mystique porque es Jennifer Lawrence y la estrella de Los Juegos del Hambre es la celebridad más popular del reparto. Tomaron una  escena que cumpliera estos estándares y voilá. El resultado fue una comunicación fallida.




La indignación por el anuncio puede ser comprensible, pero no deja de estar mal dirigida. Me quedo corto: es ridícula. Y ninguno de los textos que he leído al respecto tratando de argumentar por qué el anuncio es tan perverso siquiera tiene sentido (éste es ejemplar, pues todos dicen más o menos lo mismo), a menos que asumamos de antemano que toda representación de una mujer siendo violentada es mala en sí misma. Si las críticas no estaban bien fundadas, mucho menos lo está censurar la imagen. Lo peor es que hacen daño: este tipo de escándalos por tonterías primermundistas llevan a gente poco informada a pensar que las feministas actuales sólo se ocupan de fruslerías, ignorando las causas importantes y el trabajo valioso que muchas llevan a cabo para construir una sociedad más justa.

De hecho, los únicos que han armado más escándalo que estas señoritas privilegiadas de primer mundo han sido los machitroles de la nerdiza privilegiada de primer mundo, que se indignan cada vez que se acusa a un producto de la cultura pop de ser sexista, y reclaman a las feministas que mejor se ocupen de problemas de verdad. Ese reclamo cala para ambos lados: ellos también podrían dejar de perder el tiempo convirtiendo cada asunto sin importancia en un campo de batalla contra el feminismo. En cambio, harían bien en seguir su propio consejo, dejarse de tonterías y tratar de aportar con algo valioso.

Esto es completamente FALSO. Ni la indignación ha sido mundial, y ni siquiera el grupito que sí se indignó pidió boicot a la película. Por cierto, respondiendo a otros memes por el estilo, sí hubo críticas feministas contra 50 sombras de Grey, precisamente porque romantiza el abuso. Por lo menos entérense bien de lo que critican.

Por ejemplo, deberían saber que el tema más comentado en los círculos feministas interneteros estos días ha sido el caso de la joven que fue violada por un atleta universitario, al que le dieron una sentencia de sólo seis meses “para que este error no arruine su vida”. ¿Qué tal si comparten algo en sus redes al respecto? No, no están obligados a hacerlo, y sí, tienen derecho a criticar lo que les parece absurdo, y hacer una cosa no dice nada sobre la legitimidad de hacer la otra. Pero en lo personal desconfío del criterio ético de quien siempre hace escándalo por tonterías, mientras que nunca le presta atención a lo importante. Porque claro, es muy fácil dirigir todos nuestros esfuerzos a lo obviamente ridículo que tratar de entender asuntos graves con implicaciones complejas.[1]

Bájenle al mame: así como la vida y seguridad de las mujeres no peligra porque exista el anuncio de X-Men, el mundo tampoco corre el riesgo de caer en una dictadura feminazi porque un puñado de ñoñas haya mamado al respecto. ¿Y quién es más mamador? ¿El que mama por una mamada, o el que mama porque alguien más mamó por una mamada? Por eso no podemos tener nada bonito, sólo puro pinche mame: fanboys y haters discutiendo con altisonancia sobre cosas por completo intrascendentes.[2]




[1] Mis contactos feministas ni pelaron el asunto del póster de X-Men (me dijeron con todas sus letras “es mame”) y muchas ni se enteraron de su existencia hasta que llegaron con sus memes pendejos para restregarlos en la cara y decir “jaque mate, feminazis”.
[2] Sí, sé que yo mismo me subí al tren del mame, pero a veces es necesario para desmenuzarlo y mostrarle a la gente por qué es mame.

viernes, 3 de junio de 2016

¡Nos gobiernan los subnormales!



Pues eso parecería cuando los políticos, ya estén en cargos públicos o sean candidatos, exhiben tan abierta y descaradamente su propia estupidez, misma que alcanza niveles esperpénticos dignos de la más surreal de las farsas valleinclanianas. Uno se pregunta no tanto cómo pueden ser tan idiotas, sino cómo es que gente tan idiota que ni puede disimular un poco su propia idiotez fue capaz de llegar hasta donde está. Pos la respuesta parece ser que la política es un circo, y ya.

Hablando de circos, vean a un regidor municipal y un ex alcalde agarrarse a golpes con unos payasos. Porque, ¿de qué otra forma solucionarían los conflictos nuestras autoridades electas? ¿Recurriendo a la ley y a las instituciones? Nada, los onvres de verdad no le juyen a los madrazos, y así tuvimos payasos de un tipo golpeándose con payasos de otro tipo, en una historia que bien pudo haberse llamado Civil War.

Ah, bueno, pero eso pasó en el municipio de Emiliano Zapata, en Hidalgo. Vamos, que no hay que esperar mucho de esos pueblerinos, ¿no? A lo mejor desde tu gran ciudad citadina, cosmópolis capital de tu estado (o mejor aún, capital del país) puedes mirar estas cosas con gracia.

Bien, ¿qué tal esta candidata panista a la alcaldía de Aguascalientes, que tiene el brillante plan de combatir el suicidio con elotes? La ex diputada Teresa Jiménez dijo, en síntesis, que la alimentación es importante para prevenir el suicidio, y pos en Aguascalientes hay muchos elotes. Pero, por Cthulhu, no hay forma de parafrasearla sin ser injustos. Tienen que oír este ejemplo de elocuencia y claridad de pensamiento por ustedes mismos:




De nuevo, ya ni me espero que de verdad tengan planes sólidos para tratar los problemas de la comunidad, pero me desconsuela que ni siquiera sean capaces de librar las preguntas incómodas con decoro. Un "estamos haciendo estudios al respecto" habría sido igual de hueco, pero por lo menos no habría hecho el ridículo.

Éste videíto es viejo, pero lo acabo de descubrir. Vean aquí a legisladores de todos los partidos tratando de responder a la pregunta de qué tres libros les han marcado la vida, para que vean que Peña Nieto no es excepción a la regla.




Oigan, no espero que sean entusiastas de la literatura, pero sí que por lo menos alguna obra de pensamiento político, historia o economía les hubiera inspirado a elegir el camino del servicio público. Que algunos libros que les hayan provisto de los conocimientos, perspectivas e ideales que puedan ser la guía de su actuar político. No sólo pura "cultura general", aunque definitivamente sería bueno si la tuvieran. La típica respuesta de "como soy legislador y trabajo mucho no tengo tiempo para leer" es patética a inaceptable. Uno espera que ya hubieran leído libros como preparación para el puesto que tienen.

Hablando de completos zafios, ¿cómo verían que a alguien que no sólo tiene una carrera política manchada con escándalos de corrupción, sino que además carece de estudios profesionales, lo hicieran rector de una universidad? Pues ése es el caso de Eduardo Carreón Muñoz, ex dirigiente de Nueva Alianza y flamante rector de la Universidad Politécnica de Huatusco. Lo peor: no es la primera persona carente de estudios en ocupar el cargo.



La cosa empieza a ponerse fea cuando vemos no sólo despliegues de idiotez desvergonzada, sino cuando de plano ya se pasa al racismo, el sexismo o el despotismo. Tenemos a Luz Elena Govea López, una legisladora priista de Guanajuato, que le dijo a los indígenas que deben quedarse en sus tierras, vendiendo nopalitos y haciendo artesanías. Porque, claro, ése es el lugar de los indígenas. Ella no se los imagina en una fábrica o limpiando edificios, y quizá sí sea mejor vender artesanías que esas dos cosas, pero al parecer la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos y Atención a Grupos Vulnerables tampoco se los imagina en una universidad, en un consultorio médico o en un laboratorio científico. Digo, si de todos modos van a estar pobres y jodidos, mejor que lo estén de forma folklórica, no sea que el país pierda su color local.

O vean a esta diputada, Lorena Márquez Rodríguez, también priista (¡para variar!) queriendo acallar la voz de una ciudadana al taparle el micrófono en un mitin. Eso que la mujer era militante priista, y no se manifestaba en contra del partido, sino sólo del candidato José de Jesús Ríos Alba, quien no le había cumplido con una de aquellas promesas populistas y fuera de lugar que suelen hacer los candidatos aprovechándose de la necesidad la gente sin muchos recursos económicos. Al final la diputada ordenó "¡Vas a votar por los dos!"




Pues bueh, luego el PRI comunicó oficialmente que la supuesta militante en realidad era una panista infiltrada para sabotear el evento, y que además los panistas soltaron roedores en el local para joder. Mire usté que ya no sé a quién creerle, pero cualquiera de las dos historias que sea cierta es señal de la puta feria de esperpentos que es la política en este país. Porque ponga usté que la señorita estuviera actuando como parte de un montaje: la diputada no lo sabía. Su reacción es la misma que habría tenido si el choro fuera verdad: acallar la voz disidente y decirle con prepotencia "¡vas a votar por los dos!". La señora bien podría haber dicho algo como "Oh no, amiga, debe haber algún error. No te preocupes, vamos a averiguar qué pasó y asegurar que obtengas tu tomografía" ya pa' luego incumplir otra vez. Pero nel, son tan bestias que ni siquiera aprobaron el curso de Demagogia 1. 

Hace ya algún tiempo la parte pensante y decente de este país se indignó con Hilario Ramírez, el alcalde que manoseó a una señorita en pleno baile público, y que también es famoso por decir que él sí ha robado "pero poco". Mire no más.

¿Pues qué les parece esta campaña de Carlos Joaquín González, candidato a gobernador de la alianza PRD-PAN en Quintana Roo, "Si votas, te toca", en la que se da la impresión de que invita a los ciudadanos a tocar las pompis de unas edecanes a cambio de ejercer su derecho al sufragio, siempre que sea a favor de la coalición. Todo aquí está mal, desde la aberración de que el PAN esté haciendo alianza con el PRD, hasta que se use a las pobres señoritas de una forma que está así tantito de la explotación sexual. Pues págale al proxeneta (en este caso, con tu voto) y puedes manosear a la señorita, faltaba más. Pero sobre todo, me preocupa que entre todas las personas que participaron en la campaña no haya habido una con la sensatez suficiente para decir "güey, no mamen, no podemos hacer eso".



No se queda muy atrás el Partido Nueva Alianza, que puso a unas señoritas topless, pero con pintura corporal, usando el símbolo del partido para mal cubrir su desnudez. Y antes de que vengan los jenios a decir "pos nadie las obliga" (léase con voz de Tribilín), recoño, de veras que ustedes no entienden ni que no entienden, porque ése no es el punto. Dejemos de lado, por ahora, todo eso del uso del cuerpo de mujeres como adorno y vistosidad para vender productos (como si los hombres heterosexuales a quienes se busca apelar con esto fueran el único público al que vale tomar en cuenta). ¿En buen pedo no les parece ridículo y denigrante que una campaña política utilice estrategias baratas de cervecería?



No me vayan a salir con que el body-paint es una expresión de arte legítima, porque aquí está clarísimo que la intención no es la apreciación estética, sino mostrar bubis para embelesar al público y que todos vean que el partido es chingón, como lo es un reguetonero. El que use la defensa de "es que es arte" está jodiendo o ya está más allá de toda salvación. Por si fuera poco, ese partido también invitó a sus simpatizantes a convivir con la modelo Brenda Zambrano como parte de sus publicidad electora.

Pues sí, es patético que ya ni intentan dar promesas falsas, cuando saben que lo que jala son las muchachonas. Ah, pero no se crean que no me voy a referir al Rayito de Esperanza; ya que estamos en eso, les recuerdo esta foto de 2012:


Súmense los recientes ejemplos de políticos de Morena expresando su homofobia abiertamente (aquí y aquí), el que Amlo se haga pendejo con estos temas para tapar el hecho de que es no más que un viejito mocho, y las acusaciones de que gente del partido ha estado repartiendo despensas a cambio de votos. Reconozco que el partido ha investigado y discutido estos casos, y hasta aplicado sanciones o mínimo regaños a sus miembros, al contrario de lo que hace el PRI, por ejemplo, que protege a los suyos a toda cosa. Me consta que hay gente honesta y lúcida en el movimiento, pero también debemos que admitir que hay una parte muy amplia y muy notoria de Morena que no es sino otro PRI, pero uno de antes de la tecnocracia y el neoliberalismo. Bueh, por lo menos no hicieron el ridículo que hizo el PRI al querer denunciar a Morena por compra de votos presentando como prueba una nota satírica del Deforma.

¿Ustedes qué creen? ¿Estos despliegues de estupidez son representativos de la clase política mexicana? Digo, es indudable que hay sus genios malignos, que no se logra saquear a un país por décadas con total impunidad siendo un completo idiota. Pero, ¿qué tan difundida está la imbecilidad en la case política? ¿Y es esa imbecilidad representativa de la estupidez general de los mexicanos o son nuestros políticos particularmente pendejos?




Pues no sé, pero les voy a decir algo: todos los casos que compilé aquí son mucho menos importantes que otras cosas que están sucediendo. Empezando por el escándalo de los Panama Papers, que involucra en delitos de lavado de dinero y desvío de recursos a varios empresarios y políticos mexicanos, incluido Juan Armando Hinojosa, el contratista favorito de nuestro guapísimo presidente don Enrique Peña Nieto. Seguimos con el magno reportaje investigativo de NewsWeek titulado La red que se enriquece con tu dinero, que reveló que los empresarios Luis Francisco Molleda y Carlos Barrera llevan sexenios lucrando con nuestros impuestos, al fingir la competencia entre varias empresas para lograr licitaciones de gobierno.



Finalmente está el caso de esa república bananera llamada Veracruz, gobernada por el cacique Javier Duarte, de por sí en la mira de México y el mundo por el estado de violencia, impunidad y corrupción en que se vive ahí. Lo más reciente es el reportaje de Animal Político que sacó a la luz las empresas fantasma usadas por el gobierno de Duarte (con firmas obtenidas mediante engaños a personas de escasos recursos) para desaparecer 645 millones de pesos.

El caso de los Panama Papers generó cierto revuelo, pero no como en Islandia, donde el involucramiento del primer ministro bastó para hacerlo caer en desgracia y obligarlo a renunciar. Aquí, ni una manifestación. Los otros dos casos han provocado tan poco comentario en los medios y las redes sociales que me deja pasmado. Cuando los compartí, repetidamente, en mi página de Facebook, no recibieron tanta atención como los escandaletes babosos que les acabo de recopilar. De hecho, toda esta entrada tiene solamente el propósito de llamar su atención morbosa con esta sarta de pendejadas a ver si así se toman el tiempo y la molestia de ponerse a revisar sobre esto último, que es lo que creo realmente importante.

A ver si funciona. Todavía esta semana publiqué sobre el cerco mediático que le han puesto a la campaña de Bernie Sanders, sobre la investigación que el SAT ya está haciendo del caso en Veracruz, sobre cómo Europa está dejando morir a los inmigrantes y refugiados con frialdad e indiferencia monstruosas, de cómo la extrema derecha fascista está surgiendo como el moho en el mismo continente que nos regaló dos guerras mundiales y un Holocausto... ¿y saben cuál fue el enlace con más clicks, likes y compartidos? Lo del gorila al que mataron porque un niño se metió a su jaula. Así es: lo del PUTO GORILA.

Quizá el problema no es que este país esté gobernado por subnormales, sino habitado por ellos. Bales berga, mejico, bales berga.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails