lunes, 19 de noviembre de 2007

La Izquierda según la Derecha (Parte 1)

Cuando estábamos en tiempo de elecciones por ahí del 2006, mucha gente a la que nunca le había escuchar ni los más elementales conceptos de política empezó a hablar mucho de la "izquierda" y de la "derecha", y sin saber de qué se trataban corrieron a afiliarse a una o a la otra (otra palabra que se mentó mucho por esos días y de la que tampoco se sabía su significado es "instituciones"). Haciendo una suposición me figuro que en la época del PRI no había competencia electoral real, y aquel partido no tenía más ideología que el poder por el poder mismo y por tanto no era necesario definirse de izquierda o de derecha para los desentendidos en política.

El caso es que, por esos días me llegó el siguiente mail, que reproduzco íntegramente:


Una universitaria cursaba el sexto semestre de sus estudios. Como es común en los universitarios, pensaba que era de izquierda y estaba a favor de la distribución de la riqueza, que aún ella no había logrado. Tenía vergüenza de que su padre fuera de derecha y que se opusiera a los programas socialistas, proyectos de ley que otorgaban beneficios a quienes no los merecían e impuestos más altos para los que tenían mayores ingresos de dinero. Sus honorables y objetivos profesores le habían asegurado que la de su papá era una filosofía equivocasa.


Por lo anterior, un día se decidió a enfrentar a su padre. Le habló del materialismo histórico, la dialéctica de Marx, tratándole de hacerle ver cuán equivocado estaba al defender un sistema tan injusto como el que defendía la derecha. En medio de la conversación, su padre le preguntó:

-¿Cómo van las clases?


-Van bien - respondió la estudiante - tengo promedio de nostas de 10. Me cuesta, no tengo vida social y duermo poco, pero lo logro.


El padre le pregunta: -¿Y a tu amiga Soledad, cómo le ha ido?


La hija respondió muy segura de sí misma: -Muy mal, Soledad tiene cuatro de promedio. Se la pasa todo el tiempo en los centros comerciales, o anda de fiesta en fiesta, no estudia y muchas veces ni siquiera asiste a clases. No me extraña que repita el semestre.


El padre mirándola a los ojos, lo respondió: -Entonces busca al Jefe de Departamento o al Decano mismo, a quien tú quieras y pídele que le transfiera 3 de los 10 puntos a ela, para que ambas tenga un 7, esta sería una buena y democrática distribución de notas.


Ella indignada le gritó -¡¿Por qué?! He tenido que trabajar muy duro para lograr mi promedio, mientras que Soledad se ha limitado a no estudiar y buscar el lado fácil de la vida. No le pienso regalar mi trabajo a otra persona.


Su padre la abrazó cariñosamente y le dijo: "¡¡¡BIENVENIDA A LA DERECHA!!!"


FAVOR DE CONTAR LA ANÉCDOTA A LOS PERREDISTAS!!!


Sé que salta a la vista que ese texto es una reverenda mamada (como se lo dije al cuate que lo envió), pero aún así haré mis comentarios en la entrega siguiente. No os la perdáis.

[Leer la segunda parte]

1 comentario:

Sir David von Templo dijo...

Efectivamente, esa cadena de correo es una reveranda mamada. Lo que los derechistas cerrados de miras no terminan de entender es que mucha gente que no tienen recursos no es porque no quieran, sino porque el sistema neoliberalista es gandalla y la competencia en el es desleal, ya que no cuenta con un "arbitro"

Además comparar dos casos completamente diferentes (mas no excluyentes) es bastante estúpido y fundamentalista

Creo que deberia publicar una entrada en mi blog para debrayarme mas propiamente.

Saludos desde Chilangolandia

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails