domingo, 2 de diciembre de 2007

Apapacha y mama

El pasado viernes 30 de noviembre [de 2007] se celebró, en el chidísimo bar Mayan Pub, el festival de arte con temática ambiental bautizado como Pachamama (quechua para "Madre Tierra", según me dijeron), que tenía como objetivo concientizar a la población sobre temas ambientales, reunir fondos para la RAJY (Red Ambiental Juvenil de Yucatán) y hacer una mamá pachanga.


El último objetivo se cumplió. El segundo no sé. El tercero, en mi opinión. fracasó miserablemente.


Pachamama sólo fue un pretexto más para armar la borrachera. No es que esté mal armar borracheras... ¡Cthulhu me libre! Es más, no debería hacer falta pretextos para armarlas. Pero disfrazarlas de festival de ARTE con temática AMBIENTALISTA es hipócrita, más aún, es chafa.


Muchas de las obras de arte no tenían ningún significado ambientalista, sino que eran muestras de la abundante producción aleatoria de algunos artistas yucatecos que tocan la flauta como el burrito de Tomás de Iriarte. Por ejemplo tomemos cierto hipnótico performance, bien hecho si se quiere, pero nada original, y que ciertamente no tenía nada que ver con la ecología.


Para los jóvenes artistas de Mérida, este festival fue sólo un pretexto para exponer sus trabajos, muchos de ellos muy buenos, pero que no sirven para el propósito perseguido. ¡Fotos de palomas y arbolitos no despiertan conciencia ecológica! Lo que hace falta es INFORMACIÓN, no cosillas de significado vago y formas rebuscadas.


Si se hubiese querido hacer una fiesta ecologista, no se habría permitido el uso de vasos, platos y popotes desechables de plástico altamente contaminante ni se habría tolerado que la música llegase a decibeles tan altos contribuyendo a la contaminación por ruido. Si hubiese sido una fiesta por la paz, no habría habido riñas de borrachos, como las hubo. Una organización ecológica habría tratado de no generar basura, combatiendo el consumismo. Y si lo que se quería era lograr consciencia se debió haber difundido información.


Eso sí, la fiesta estuvo divertida, no me quejo. Pero me temo que únicamente reflejó el borreguismo y la falta de conciencia real entre los "bohemios" meridanos. Irónico es que una vez hace ya tiempo, platicaba con uno de los jóvenes que expondrían su obra en Pachamama, y le decía lo mucho que lamentaba que los meridanos talaran los árboles autóctonos para sembrar palmeras, las cuales no hacen sombra ni sirven para que los pájaros pongan sus nidos. Este camarada me respondió en aquella ocasión "¿Y a quién chingados le importan los pajaritos?"


Al fin y al cabo, Pachamama sólo fue un "apapacha y mama".

4 comentarios:

Frodou dijo...

choro choro choro choro puajj!!! ecologia

Ego sum qui sum dijo...

Frdo: olvidaste dejar tu link al artículo sobre pachamama que tú escribiste. Ahora todo está completo

http://frodou.blogspot.com/2007/12/que-pach-pachamama.html

Raúl H. Pérez dijo...

Esas pinches fiestas sólo son pretexto para andar de "farol" y para emborracharse.

Ese cuento ya me lo sé.

Un saludo Mike.

Launisch dijo...

"¿Y a quién chingados le importan los pajaritos?"
Q triste modo de pensar...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails