domingo, 30 de diciembre de 2007

Martes 13 se está olvidando



INTRODUCCIÓN [de 2014]:

En marzo de 2007 el entonces presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, visitó la capital de Yucatán, donde se acordó la llamada Iniciativa Mérida entre los gobiernos mexicano y estadounidense. Varias manifestaciones se dieron en la ciudad para mostrar el repudio de muchos ciudadanos hacia Bush, por su política anti-inmigrante y por la injustificada, ilegal e inmoral invasión a Irak. Tuve la oportunidad en participar en una de dichas manifestaciones.

El martes 13 de marzo, durante la más grande de las manifestaciones en el centro histórico, un grupo de jóvenes embozados cometió actos vandálicos contra edificios públicos, en particular contra el edificio del Ayuntamiento. Los que participaron en los destrozos eran un grupo reducido y el grueso del contingente trató de disuadirlos.

En pocos minutos un ejército de policías antimotines (como los granaderos de la Ciudad de México) llegó y empezó a golpear parejo, arrestando a jóvenes que no tenían nada que ver con los disturbios y muchos que ni siquiera estaban en la manifestación. Llamó la atención el caso de una jovencita embarazada, golpeada por los policías. Muchos de los detenidos reportaron después haber sufrido golpes y tortura para obligarlos a confesar que habían participado en los destrozos. Los interrogatorios a los que fueron sometidos por la jueza encargada del caso revelan que la ofensa de los jóvenes había sido más el haber participado en la protesta y menos el haber cometido algún delito penado por la ley. Todos los detenidos fueron liberados al cabo de un mes.


DESPOTRIQUE [de 2007]

Hace unos minutos estaba viendo en canal 3 de SIPSE un resumen de las noticias más importantes del año en Yucatán. Cuando llegaron al mes de marzo, hablaron de la visita de George Bush a nuestro estado. Y abordaron, por supuesto las manifestaciones de ciudadanos en contra de esta visita. La comentarista, una mujer con muy mala dicción, dijo textualmente:

"Caos vial y complicaciones fueron las consecuencias del bloqueo del paseo de Montejo por parte de unos cuantos que, en su afán de demostrar su repudio, no pensaron en los demás."

Poco después, dijeron algo así como:

"Un grupo de jóvenes enmascarados, con el fin de derribar la barrera metálica para atacar a los guardaespaldas de los presidentes en el hotel Fiesta Americana, recurrieron a la violencia y el resultado fue una mujer herida, acreditada como representante de los medios de comunicación."

Y finalmente:

"El alcalde informó que los daños ocasionados al palacio municipal alcanzaron un saldo entre 60 mil y 80 mil pesos"

Sólo pude pensar: "¡Malditos! ¡Mentirosos! ¡Hijos de puta! ¡Cabrones!" No dijeron nada de los muchachos que fueron arrestados sin tener nada que ver con los disturbios, de aquéllos que fueron golpeados en las delegaciones para hacerlos confesar, ni de la joven embarazada que fue golpeada por los antimotines. No se mencionó que jóvenes fueron encarcelados sin pruebas o con confesiones obtenidas de forma ilegal.

Estoy harto de que en esta ciudad y en este país los medios y la gente mediocre y conformista desprestigie y satanice las protestas sociales con el viejo argumento de que "entorpecen el tráfico". ¡A huevo! ¡Es peor causar una molestia vial que violar los derechos humanos! ¡Los que cometen la primera ofensa deberían ser azotados y encarcelados! Los otros... meh, así son las cosas, ¿qué se les va a hacer? Es así como piensan muchos meridanos, y como se expresan los medios de comunicación locales, que no son sino prostitutas del gobierno.

En unos meses se cumplirá un año de los atropellos del 13 de marzo. ¿Qué tan olvidado quedará para entonces?

Leer más sobre el Martes 13 en este blog.

sábado, 29 de diciembre de 2007

Dictators we like - A guide to USA sponsored tyrannies



My fellow Americans:

I'm sure you have lately heard that we, the United States of America have supported fascist or semi-fascist dictators around the world. You may find this information a little confusing, and that's precisely why we kept it from you for so long. Too bad some critics and freedom-haters irresponsibly spread this information in recent years.

It's understandable that you're confused. Aren't we, the United States of America, the champions of Democracy and Liberty in this world? How is it possible that we had supported dictatorships?

Allow me to explain you. Sometimes, in order to preserve OUR freedom, we have to supress freedom in other countries. Sometimes, it is not our freedom that is threatened, but our comfort, wealth and luxury, and those are fundamental American values, just like freedom. So, whenever it is necessary to supress freedom in other nations in orden to ensure freedom, comfort, wealth and luxury in our nation, we do it. Get it?

Don't be confused. We do not support dictatorship as a form of government per se, we only sponsor some dictators we need to guarantee the continuous existence of the American Way of Life.

In order to avoid future misunderstandings, here I present to you, my fellow Americans, the list of dictators we like, and the list of dictators we don't like.

DICTATORS WE DON'T LIKE:
  • Iosiff Stalin
  • Mao Zedong
  • Ho Chi Min
  • Pol Pot
  • Kim Il Sung
  • Ruhollah Jomeini
  • Fidel Castro
  • Hugo Chávez
  • Muamar Al-Kaddafi

DICTATORS WE LIKE:

  • Francisco Franco
  • Augusto Pinochet
  • Rafael Videla
  • Rafael Leónidas Trujillo
  • Alfredo Stroessner
  • Fulgencio Batista
  • Ferdinando Marcos
  • The Somoza Family
  • The Saudi Royal Family
DICTATORS WE USED TO LIKE, BUT WHOM WE SUDDENLY DECIDED TO DISLIKE:

  • Porfirio Díaz
  • Adolf Hitler
  • Benito Mussolini
  • Manuel Noriega
  • The Taliban
  • Saddam Hussein
  • Hosni Mubarak

I hope everything is clear now. And God bless America!!!

Políticamente correcto

¡Ya no quiero que me digan cegatón, ni cuatro-ojos. Ni siquiera toleraré que se refieran a mi condición como miopía y/o astigmatismo. ¡Llamarme miope o astígmata es denigrante! Soy una persona. Tampoco quiero que digan de mí "ese tipo de anteojos". Llamarme así antepone mi condición a mi persona y es insultante. Exijo que de ahora en adelante, a mí y a todos los que tienen mi condición nos llamen PERSONAS CON CAPACIDADES VISUALES DIFERENTES.


Ego es una persona con capacidades visuales diferentes desde los 10 años


Cualquier otra denominación que se utilice en un medio público deberá ser considerada ofensiva y políticamente incorrecta. Tendremos derecho a demandar a quienes así se expresen de nosotros. ¡Y ya basta de representar a los que tenemos capacidades visuales diferentes como torpes o bobos! Ese estereotipo es ofensivo y debería ser censurado en todos los medios. No queremos ver más personajes como Milhouse, Juan Topo, o Cegato Gruñón. De ahora en adelante, cuando un personaje con capacidades visuales diferentes aparezca en un medio de comunicación deberá ser representado como igual a todos los demás y ninguno de los otros personajes deberá reparar en su condición ni en el hecho de que use anteojos.



¡Estoy harto de que la sociedad quiera tratar de suprimir nuestra condición con sus cirugías láser y sus lentes de contacto! No estamos enfermos, sólo tenemos capacidades visuales diferentes y no se nos debería incitar a ocultarlas.



También exijo que un porcentaje de las plazas de todas las empresas sean ocupadas por empleados con capacidades visuales diferentes. Cualquier empresa que le niegue a una persona con capacidades visuales diferentes un empleo, por el pretexto que sea, podrá ser demandada por discriminación.



Si sientes que has sido víctima de discriminación por tener capacidades visuales diferentes, acude al Instituto de lo Políticamente Correcto.







PD: Por si no se dieron cuenta, todo esto fue puro sarcasmo.

viernes, 28 de diciembre de 2007

Sobre la virginidad de María

La virginidad en la mujer (y a veces en el hombre) es un valor apreciado en muchas culturas. El que una joven se haya abstenido de tener relaciones sexuales anteriores al matrimonio se considera prueba de que será fiel a su marido y asegura que sus hijos serán realmente suyos.

Por otra parte, en muchas de esas culturas se considera que la sexualidad femenina es propiedad del hombre, así que una mujer debe reservar su "flor de loto" para su futuro esposo y para nadie más. Las mujeres que no daban su cuerpo a ningún mortal eran consideradas dignas de dar su vida a la divinidad, y de ahí que muchas vírgenes fueran reservadas para ser sacrificadas a los dioses, o para servirles como sacerdotisas. La virginidad como valor cultural es algo muy complejo de estudiarse y no es el tema de este ensayo. De lo que hablaré es de la importancia de la virginidad de María, madre de Jesús para la fe cristiana.

¿Por qué es importante para la fe que María sea virgen? La respuesta es muy sencilla: para asegurar el milagro de la inmaculada concepción. Es decir, si María hubiese sido casada o una mujer liviana de moralidad dudosa y hubiese resultado embrazada, a nadie le habría extrañado y habría sido muy difícil convencer al público de que el producto era el mismo Hijo de Dios. Pero en el hecho de que la joven María fuese virgen está el milagro: sólo Dios habría podido hacer concebir a una virgen, y el producto de una concepción milagrosa debe ser su Hijo.

Después de la concepción milagrosa, si la lógica interna del cristianismo fuera coherente, la virginidad de María debería perder toda importancia. Luego de haber tenido al Hijo de Dios, ya no importa verdaderamente si María se mantiene virgen o no. Entonces, ¿por qué insistir en la virginidad de María? ¿Por qué la Iglesia la ha convertido en un de sus cánones centrales e inamovibles?

Los Evangelios sugieren que María tuvo otros hijos con José después de haber tenido a Jesús. En los textos canónicos se menciona a los "hermanos de Jesús" e "hijos de María", y aunque la Iglesia insiste en que por "hermanos" los evangelistas querían decir "primos" y por "hijos de María" se referían a otra María que era hermana de la Virgen María, a mí me parece que la existencia de los congéneres de Jesús es bastante clara, si no históricamente (nada de esto es históricamente incontrovertible), sí en los Evangelios Canónicos. Y si uno lo piensa, es lo natural: María se casa con José y es de suponer que se aman, y las familias judías tendían a ser numerosas. ¿Por qué habría María de mantenerse virgen una vez casada con José? ¿Por qué le habría de negar su derecho como esposo?

Pero se nos insiste una y otra vez que María se mantuvo virgen hasta el día de su muerte. ¿Por qué es tan importante? Como ya vimos, no necesitamos que María sea virgen toda su vida, sino sólo en el momento de concebir al Hijo de Dios. La virginidad de María no tiene importancia religiosa, sino cultural y social. Conforme pasó el tiempo sucesivo a la muerte de Jesús de Nazaret, sus enseñanzas pasaron a tomar un lugar secundario en la fe de sus seguidores, frente a una variedad de dogmas y ritos absurdos que en su gran mayoría eran la incorporación de tabúes sociales preestablecidos y cultos paganos que pretendían legitimarse bajo la luz de la nueva fe. Así, la virginidad de María pasó a convertirse en algo de primera importancia, incluso frente a las enseñanzas de Jesús.

Para algunos de los primeros cristianos (y para algunos de los de ahora) el sexo era pecaminoso incluso dentro del matrimonio y todos éramos hijos del pecado, excepto Jesús. Su madre, María no sólo debía ser virgen toda su vida, sino que debía haber nacido sin pecado, así que se inventó el cuento de que la madre de María, Santa Ana, la concibió a larga distancia de su marido Joaquín, sin que mediaran entre ellos las relaciones sexuales. OJO: Tanto la historia de la concepción milagrosa de María como los nombres de sus padres provienen de los Evangelios Apócrifos, no de los Canónicos, y sin embargo, la Iglesia los ha convertido en dogma de fe.

Vale la pena hacer un breve paréntesis para hablar de los Evangelios Apócrifos, muy interesantes todos ellos. Sin embargo, basta leerlos (no los he leído todos, claro está, son muchísimos) para caer en la cuenta de que fueron escritos por mentes menos ilustradas que las que escribieron los Canónicos, cuyas concepciones se acercaban mucho más a las de las religiones paganas que a la visión revolucionaria que planteaba el personaje (histórico o ficticio) de Jesús de Nazaret. Basta leer el divertido pasaje en el que el niño Jesús mata y revive a sus compañeritos de juego no más por puro capricho.

Pasajes de los Apócrifos que hablan sobre la infancia de Jesús tienen mucha similitud con la estructura y temas de las leyendas mitológicas y se centran más en la maravilla y la fantasía que en las enseñanzas morales para la vida del creyente. Si los Apócrifos y los Canónicos tienen las mismas posibilidades de ser geniuinos (o sea, muy pocas), los últimos fueron escogidos de forma muy acertada por los padres de la Iglesia para formar el Canon, por revelar una espiritualidad más avanzada y una concepción de la religiosidad más desarrollada, digna de una nueva fe que pretende (o que pretendió en algún momento) ir más allá las estructuras mitopoéticas del paganismo.

Hablando de los Evangelios Apócrifos, es en ellos en los que se trata de "arreglar" aquello de "los hermanos de Jesús" al decir que José era viudo y tenía otros tantos hijos, a los que María pasó a adoptar cuando se casó con el carpintero. En ese mismo Evangelio se dice que José no era pobre, sino acaudalado, al igual que los padres de María... Para las primitivas gentes que redactaron aquel texto, el hijo de la divinidad no podía provenir de la clase humilde, lo que deja en claro que ellos no podían comprender que la humildad es uno de los principios básicos de la nueva religión.

Y en ese mismo Apócrifo, José, en su lecho de muerte, se lamenta de haber sido concebido en el pecado, a diferencia de su amada esposa y del hijo a quien le ha sido concedido el honor de adoptar. Y no es que José fuera hijo de una relación adúltera o de una prostituta; es que para quien redactó aquel texto las relaciones sexuales eran pecaminosas incluso dentro del matrimonio. José también se lamenta de que los hijos de su difunta esposa sean a su vez producto del pecado carnal. No importa que Dios haya bendecido el matrimonio.

Pero la locura por la virginidad de estas mentes no llega hasta allí. Se nos dice que el himen de María no fue roto cuando dio a luz a Jesús. O sea, ya no sólo es importante la ausencia de relaciones sexuales para determinar la calidad moral de una persona, ¡hasta esa capita delgada y frágil de tejido que está en la vagina de María es tan sagrada que ni el paso del mismo Hijo de Dios pudo destruirla! ¿Por qué es tan importante ese tejido para una religión que (se supone) predica el amor al prójimo? ¿Cómo fortalece este asunto al "Amarás a Dios sobre todas las cosas y a tu prójimo como a ti mismo"?

En conclusión, podemos ver que el dogma de la virginidad de María después de la concepción de Jesús fue creado (y es actualmente sostenido) por personas de mente estrecha y bastante primitiva (pero muy ingeniosa e imaginativa, como toda mente que produce bellas mitologías) que fue incapaz de comprender la verdadera importancia de la revolución espiritual que significaba el cristianismo en sus orígenes y que se quedó estancada en rituales y cánones absurdos, con nulo significado, pero con los que nos siguen fastidiando hasta la fecha.

Ver más sobre el pecado y la sexualidad aquí.

miércoles, 19 de diciembre de 2007

Acteal: 10 años de impunidad



El fin de año de 2007 estará marcado por la conmemoración de uno de los actos de terrorismo de Estado más terribles de los últimos años.

Este 22 de diciembre se cumplirán 10 años de la masacre de Acteal, municipio de Chenalhó, Chiapas. En la masacre, 45 indígenas tzotziles (hombres, mujeres y niños) fueron asesinados por un grupo paramilitar mientras se hallaban rezando en la ermita del lugar.

Este episodio queda inscrito en un contexto de guerra, en el que las acciones paramilitares fueron parte clave de la estrategia contra-insurgente implementada por el Gobierno Mexicano (del PRI). La población civil, al ser la más vulnerable, resultó afectada por esta Guerra de Baja Intensidad, estrategia utilizada por la dictaduras fascistoides latinoamericanas para luchar contra las guerrillas en las décadas de los 60, 70 y 80; dicha estrategia les fue enseñada por EUA, a través de la infame Escuela de las Américas, y está caracterizada por el terror, la violencia y la sistemática violación a los derechos humanos.

A continuación reproduzco un artículo de MSN noticias:

Una década ha transcurrido desde que pobladores progubernamentales mataron a 45 indígenas -niños, mujeres y hombres- en la comunidad de Acteal, una matanza emblemática de las violaciones de derechos humanos en México.

En esa ocasión, 22 de diciembre de 1997, el estado de Chiapas era el campo de batalla en que los rebeldes zapatistas trataban de ganar apoyo a su insurrección armada contra el Partido Revolucionario Institucional o PRI, que llevaba siete décadas en el poder en México. El ejército y el gobernador chiapaneco -del PRI- estaban determinados a cerrarles el paso.

Las autoridades dijeron que la masacre fue motivada por una disputa de tierras entre habitantes de dos comunidades de la etnia tzotzil. Parientes de las víctimas afirman que la matanza fue causada por cuestiones políticas y que incluso funcionarios estatales suministraron armas y entrenamiento paramilitar a la población más conservadora con la intención de terminar con los zapatistas.

Al acercarse la conmemoración del triste aniversario el sábado, grupos de derechos humanos han renovado la petición para que la Corte Suprema abra una investigación sobre lo que consideran un encubrimiento para proteger a los verdaderos autores del crimen. En el caso participa un fiscal especial, que tomó la insólita decisión de convocar a un ex gobernador estatal, Julió César Ruiz Fierro, para que rindiera testimonio. La comparecencia tuvo lugar el domingo a puertas cerradas.

La noción generalizada es que la justicia ha tardado en llegar. Fue hasta octubre pasado cuando la justicia sentenció a 34 hombres, sobre todo campesinos de la localidad de Los Chorros, a 26 años de prisión cada uno por la matanza. Otros hombres fueron encontrados culpables en el 2002.

Pero numerosas personas han expresado el temor de que los verdaderos autores intelectuales -quienes ordenaron y incitaron el ataque- no serán castigados.

"No hemos visto ninguna verdadera justicia", dijo María Vázquez Gómez, una indígena tzotzil que perdió en el ataque a casi toda su familia: su madre, su padre, un hermano y su cuñada. "Han pasado 10 años, pero la justicia todavía no llega".

En el curso de los 10 años, un modesto templo de ladrillo fue construido cerca del lugar donde muchas de las víctimas fueron masacradas en una choza de madera donde se habían reunido para orar. Unas cuantas casas firmes también han sido levantadas.

La ausencia de nuevos hechos de violencia en la zona desde el ataque ha sido notable, dada la poca fe que los pobladores tienen en el sistema judicial de México. Mientras hay sobrevivientes que se congregan cada año para llorar a sus muertos y exigir justicia, muchos dicen que nada los llevará a buscar venganza.

"Pensé en formas en que yo podría buscar una solución por mi propia mano, yo contra ellos, pero luego pensé 'eso no está bien'", dijo Vázquez Gómez.

Un factor clave es que los pobladores son miembros de una comunidad cristiana organizada por diáconos de la Iglesia Católica. Aunque simpatizaban con los rebeldes izquierdistas del zapatismo en aquel entonces, rechazaban el camino del levantamiento armado, y aún mantienen esa posición.

"Tengo un amigo que tiene armas y una vez me dijo, 'si quieres ir a cobrar venganza por lo que le hicieron a tu familia, entonces vamos'", señaló Manuel Vázquez Luna, quien tenía 10 años cuando los atacantes provistos de armas de fuego y machetes mataron a su padre, su madre y cinco hermanos. Sobrevivió gracias a que corrió y logró esconderse.

"Y pensé en eso, y fui con él y le dije, 'no, no puedo hacer eso'", añadió.



El México en el que fue posible Acteal es aún el México en el que vivimos ahora.

martes, 18 de diciembre de 2007

Fuerzas policiacas mexicanas

El siguiente chiste me lo contaron mis alumnos. Es gracioso, pero trágicamente verídico:


Se organizó un concurso de capacidad detectivesca y a él ingresaron el FBI, la Interpol y la AFI. La prueba consistía en encontrar una zorra en un bosque en el menor tiempo posible. Los participantes se reunieron a las afueras del bosque y se prepararon para empezar el concurso.

El primer turno fue del FBI. Los organizadores liberaron a la zorra, que corrió a toda prisa hacia el bosque; luego, dejaron pasar un tiempo antes de permitir a los agentes del FBI iniciar su búsqueda. Llegó el momento de actuar y todo un equipo de agentes se desplegó por el bosque. Analizaron rastros de ADN, tuvieron cuidado de cada detalle, como ramas rotas y hojas pisadas; hicieron cálculos, estudios del suelo, etcétera. Después de cuatro horas, los agentes del FBI acordonaron un área, ubicaron a la zorra y la capturaron. Los agentes recibieron muchos aplausos por parte del público.


Entonces fue el turno de la Interpol. Cuando llegó el momento de buscar a la zorra, la Interpol se apresuró a apostar agentes alrededor del bosque, mientras sus mejores especialistas en telecomunicaciones contactaron con antiguo satélite espía de la KGB. Con ayuda de este dispositivo, escanearon cada milímetro del área. Después de dos horas, ubicaron a la zorra y la capturaron. Llovieron aplausos.

Así, finalmente le tocó a la AFI demostrar sus habilidades investigativas. Cinco gorditos bigotones entraron al bosque cuando les dieron la señal. Pasaron dos horas, cuatro horas, seis... hasta que a la mañana del día siguiente, los cinco agentes de la AFI salían de bosque precedidos por un elefante. El paquidermo mostraba moretones, cortadas y quemaduras de cigarro, además de que espuma de agua mineral le chorreaba de la trompa. El elefante se dirigió al público y gritó:


-¡Lo confieso, lo confieso! ¡Soy la zorra!

domingo, 16 de diciembre de 2007

Santa Claus contra.... ¡Todo el mundo!

[Antes de leer esto, remítase al artículo anterior]

Habiendo dejado en claro que Santa ni fue creado por la Coca-Cola, ni por los gringos, ni su nacimiento responde a fines del imperialismo cultural, pasamos a la siguiente cuestión. ¿Ha sido Santa utilizado como arma del imperialismo?


Me inclino por responder que, por lo menos en parte, se ha intentado. Santa Claus (como San Nicolás, Pere Nöel, Babo Natale, Sinterklaus, y otros) tenía diferentes variaciones regionales en Europa. Después de la Segunda Guerra Mundial, la versión gringa de Santa llegó junto con el Plan Marshal y se impuso, generando la resistencia de algunos nacionalistas. Pero la imagen gringa de Santa Claus introducía muy poco más que el traje rojo y otros detalles: las versiones europeas compartían casi todo con la norteamericana en cuanto a la personalidad y función del santo. Lo cierto es que en ese momento, Santa Claus fue utilizado por los gringos como parte de su presentación como los salvadores de Europa: junto con la dependencia económica, venía el repartidor de regalos para hacer felices a todos los niños de las naciones que, como dijeron una vez en Los Simpson, "pelearon muy poco y se rindieron muy fácil".

También es cierto que el cine hollywoodense y la televisión ayudaron a difundir la imagen gringa de Santa Claus, que llegó a convertirse en el estándar. Pero también el cine y la TV difundieron imágenes estandarizadas de Drácula o Sherlock Holmes, por ejemplo, y nadie los considera armas del imperialismo.

En realidad no hay argumentos muy razonables para acusar a Santa de ser un malvado gringo imperialista, excepto que su presencia tiende a sustituir a los portadores de regalos regionales. Pero como vimos, en el caso de Europa, esa sustitución no significó gran cambio. En América Latina, Santa no ha llegado a sustituir a los Reyes Magos, sino que convive con ellos.

Santa Claus ha sido atacado por comunistas, capitalistas y fascistas; por feministas y conservadores; por homosexuales y homofóbicos; por católicos, protestantes, ateos y miembros de religiones minoritarias; por fundamentalistas freudianos y por nacionalistas a ultranza; por Hitler, por Stalin y por Franco. Se ha dicho de él que incita a la obesidad, al machismo, a la pérdida de hombría, a la mentira, al materialismo, al despilfarro, a la acaparación, a la segregación, al capitalismo, a ser hippie, e incluso al comunismo (!). Pero en ningún país ha sido objeto de tantos ataques como en el mismo Estados Unidos. ¿Cómo puede ser un personaje tan descalificado un arma eficiente de penetración cultural? Sus enemigos ni siquiera se ponen de acuerdo sobre qué está mal con él.




Que Santa haya sido y pueda ser utilizado como emblema de muchas cosas, no quiere decir que él sea per se representante de todas ellas. Pensemos, ¿quién es Santa Claus? Es un viejo bonachón con poderes mágicos que regala juguetes a los niños en Navidad. ¿Qué tiene eso de malo? Repasemos algunos argumentos que se han planteado en contra de Santa:


1.- Santa Claus hace a los cristianos que olviden el verdadero significado de la Navidad, esto es, el nacimiento del Hijo de Dios.


Me temo que, aunque eso sucede, no es culpa de Santa. La verdad es que a los primeros cristianos ni les interesaba celebrar el nacimiento de su profeta (en el jaleo de la crucifixón, nadie pensó en tomar nota sobre la fecha de cumpleaños de Jesús). Pero resulta que había ciertas fiestas romanas que se celebraban a final del año, como la famosa Saturnalia. Para poderlas seguir festejando bajo la nueva religión cristiana, los paganos idólatras y orates de Europa, tomaron de pretexto la Navidad y continuaron su jolgorio. Así que el significado cristiano de la Navidad se fue al diablo al mismo tiempo que empezó. No culpemos al buen viejo.

De hecho, en siglos posteriores, el mito de San Nicolás ayudó a que la Navidad se alejara de esas salvajes fiestas romanas (que incluían travestismo, embriaguez y orgías locas) para trasladarla al ambiente hogareño y familiar, pues obligaba a los padres a escoger juguetes para sus niños, para luego colocarlos furtivamente cuando los pequeños se iban a dormir, costumbre que data del siglo XII.

Lo curioso del asunto es que los protestantes han acusado a Santa de ser un arma de los papistas, y los católicos lo han acusado de ser agente de los protestantes. ¡Fanáticos, en vez de estar buscando enemigos de su fe por todas partes, dedíquense a difundir las enseñanzas de Jesús, las cuales, si mal no recuerdo, eran de amor y  fraternidad, y no de quema de brujas (para eso está el Antiguo Testamento)! Pero en fin, quemar brujas es más fácil que amar al prójimo.


2.- Santa Claus es un arma del imperialismo yankee.

¿Ah sí? ¿Y cómo funciona? ¿Hace que los niños se vuelvan neoliberales? ¿Los educa para que apoyen la guerra en Irak? Un niño despierta la mañana de Navidad y encuentra juguetes junto a su cama, sus padres le dicen que San Nicolás es el responsable y ¡tarán! en su adultez decide apoyar todas las propuestas del Fondo Monetario Internacional. Yo crecí con Santa Claus (y con Superman, dicho sea de paso) y no creo ser ningún alienado ni fanático pro-yankee... pero ustedes dirán.


3.- Santa Claus fomenta el consumismo y el materialismo.

Sí y no. Depende. En este asunto la forma en la que los padres traten con sus hijos el mito de Santa es lo que define su papel. Si los padres se apoyan por completo en Santa para controlar la conducta de sus hijos, reforzarán la idea de que a los buenos les va bien (económicamente), y eso es siempre muy peligroso de inculcar. Si los padres fomentan el deseo frenético de posesiones al darle a sus hijos regalos carísimos que sólo jugarán una vez, he ahí un problema.

Pero si los padres utilizan a Santa para fomentar la generosidad y para despertar la fantasía en los niños, no tiene nada de malo (digo yo, no sé ustedes). Si no tenemos ilusiones en la infancia ¿cuándo las tendremos? Y conste que yo soy un escéptico furibundo y que me gusta deshacerle las creencias irracionales a todo el mundo, pero ya sea por nostalgia o cursilería, Santa Claus me cae muy bien. De cualquier forma, esto tiene más que ver con el uso individual que cada padre le da al mito de Santa Claus que con la imagen pública del viejo barbón.


4.- Santa Claus sustituye a los Reyes Magos

El lugar común reza que los Reyes Magos son mejores porque ellos son mexicanos mientras Santa Claus es gringo. Bueno, ya vimos que Santa no es gringo, y eso de decir que los Reyes Magos son mexicanos es un disparate. Mexicanos el Santo, la diosa Tonantzin (alias Virgen de Guadalupe) y el Chavo del Ocho. Los Reyes Magos son de Medio Oriente, quizá babilonios o caldeos, (o más probablemente, inexistentes); todo, menos mexicanos.

Por otro lado, no hay mucha diferencia entre Santa Claus y los Reyes: son seres mágicos que llevan regalos a los niños. Son formas en las que los padres regalan juguetes a sus hijos por el puro placer de verlos felices e ilusionados. Todo lo demás es accesorio. Cierto que los Reyes son tradicionales de España y por ello llegaron a México mucho antes que Santa. Pero Santa es ya una parte tan enraizada en nuestra cultura, que una de las mejores películas del tema es mexicana: Santa Claus de 1959. Ya en la década de los 30's, el presidente Pascual Ortiz Rubio quiso cambiar a Santa por Quetzalcóatl para evitar "la penetración gringa".



Algunos izquierdosos fundamentalistas (de ésos que creen que la Unión Soviética era un paraíso con árboles de caramelo y ríos de chocolate), a pesar de practicar un riguroso ateísmo, enseñaron a sus hijos a creer en los Reyes Magos y a odiar a Santa Claus por ser un agente de los malvados gringos. Aquí el fomento de la creencia en Melchor, Gaspar y Baltazar obedece sólo a la oposición a San Nicolás: si no hubiera un gringo malvado intentando sustituir a los Santos Reyes, seguramente, como ateos, les tendría sin cuidado la defensa de esta tradición (o quién sabe, igual y les hubieran enseñado supersticiones indígenas u orientales, porque son "anti-sistema"...).

Pero el punto es que, como decía más arriba, en realidad Santa y los Sabios de Oriente son en esencia lo mismo y pueden ser acusados de lo mismo: de fomentar mentiras, de hacer que los niños se olviden de Jesús, de volverlos ávidos de juguetes y, si viviéramos en los Siglos de Oro, de ser un arma del imperialismo español. Atacar a Santa y defender a los Reyes con argumentos de este tipo es completamente absurdo.

En realidad, lo común es que Santa y los Reyes convivan, no que se eliminen. Los niños de México reciben juguetes el 25 de Diciembre y el 6 de Enero. ¡Salimos ganando!


5.- Santa Claus es dañino para los niños porque es una mentira, así que les perjudica en su capacidad de distinguir la realidad de la fantasía, y los sume en la depresión cuando se enteran de la verdad.

Nadie se ha traumado por creer en Santa Claus, a menos que tuviera otros problemas psicológicos. Aunque para muchos niños es duro enterarse sobre la verdadera identidad de Santa, la mayoría se sienten agradecidos con sus padres por haberlos hecho creer en la fantasía y emocionados por formar parte de la conspiración con sus hermanos menores, y con sus propios hijos cuando llegue el momento (por lo menos así ha sido en mi experiencia).

Para nadie ha sido perjudicial la creencia en esta fantasía. Es un mito hermoso. Creer en un mundo mejor durante la infancia nos hace desear un mundo mejor en la adultez. Hoy día no creo en lo sobrenatural, pero me siento contento de haber vivido la fantasía cuando mi mente de todos modos no estaba desarrollada para comprender cabalmente la realidad.




En resumen, aunque Santa puede ser y ha sido usado para muchos fines, lo importante es el uso que cada familia le dé al santo. Así como la Navidad puede ser una celebración neurótica, un festejo del consumo y de la hipocresía, también puede ser una bonita y sencilla fiesta familiar de amor y generosidad. Así como Santa Claus puede volver a los niños cínicos y materialistas, puede hacerlos creer en fantasía y alentar el deseo de dar alegría.

Digan lo que digan, este año y los que le siguen, continuaré siendo terrorista de la felicidad de mis hijos.

sábado, 15 de diciembre de 2007

¿Santa Claus fue creado por la Coca-Cola?



Como siempre en Navidad, ahora nos va a tocar leer y escuchar muchos despotriques patrioteros de gente que cree que toda expresión cultural de los Estados Unidos es un arma del imperialismo. Esa misma gente tiene muy metida en la cabeza que Santa Claus es una malvada invención de los gringos, que a través de uno de sus entes más perversos, la Coca-Cola, creó para influir culturalmente en los niños de todo el mundo, incluyendo los mexicanos y así dominar sus mentes, para que voten a favor del TLC o algo así.

Este despotrique se dividirá en dos partes. La primera será para narrar el verdadero origen de Santa Claus y demostrar que no tiene nada que ver con la Coca-Cola. La segunda será una revisión de las posturas que consideran a Santa como un arma del imperialismo.

San Nicolás (dice la leyenda, pero no hay muchas evidencias históricas) fue un obispo cristiano del siglo IV que vivió en Asia Menor, en la costa oeste de lo que hoy es Turquía. Este hombre se caracterizó por su bondad y generosidad, fue hecho prisionero por los romanos y fue liberado cuando el cristianismo se volvió la religión oficial del Imperio, que se puso entonces a martirizar a otras personas. Por su generosidad legendaria, San Nicolás fue considerado santo patrono de los niños y su culto se popularizó rápidamente por Europa, sobre todo en los países del norte y sobre todo en Holanda.

Para el siglo XII la tradición de dejar regalos a los niños y atribuirle la acción a San Nicolás ya era común en Francia, y con el tiempo esta tradición se extendió en los países del norte de Europa, no así en el sur mediterráneo, donde se tenían tradiciones propias de mágicos repartidores de regalos (como los Reyes Magos). La tradición de San Nicolás se fundió con otras tradiciones precristianas sobre seres mágicos que dejaban juguetes a los niños, como hadas y duendes. Así, hacia el siglo XVII San Nicolás ya se veía acompañado por duendes ayudantes y entraba a las casas bajando por la chimenea. ¡Tan antigua es esta versión!

En los países del norte de Europa, principalmente en los Países Bajos, el nombre de San Nicolás era Sant Niklas, que con el tiempo se doformó a Sante Klause, y finalmente Santa Claus, forma que ya era común en el siglo XVII.

En este mismo siglo XVII, las reformas protestantes en el norte de Europa buscaron abolir el culto al santo. Ya saben, los protestantes creían que no se debía adorar a los santos, sino solamente a Dios, y consideraban que el culto a San Nicolás era una de esas horribles aberraciones de los papistas. La fiesta de San Nicolás se celebraba del 5 al 6 de diciembre y era durante esa noche que los niños recibían sus regalos. En un intento por suprimir esta tradición, los protestantes consideraron que quien debía dejar regalos a los niños debía ser el mismo Niño Dios, en la fiesta del 25 de Diciembre. Sin embargo, la costumbre tenia ya tanta fuerza que lo único que se logró fue un sincretismo curioso: ahora Santa Claus llevaría regalos a los niños en Noche Buena. Por cierto, fue el nombre holandés del Niño Jesús, Krist Kindel, lo que dio origen a uno de los nombres de Santa Claus: Kriss Kringle.

Los inmigrantes holandeses, que se asentaron en el actual estado de Nueva York, llevaron su tradición a EUA. De hecho, usaron a Santa Claus como ícono de su cultura frente a sus nuevos vecinos de origen anglosajón. De cualquier forma Nicolás se popularizó en las Trece Colonias y allí continuó su evolución.

Fue en siglo XIX en el que Santa adquirió la forma que conocemos. Para entonces, el austero obispo Nicolás había evolucionado en un rechoncho y bonachón individuo. Al principio se le vestía de varios colores, pero para 1820 el traje rojo con bordes blancos era con el que más comúnmente se representaba. en 1822 el poeta C.C. Moore publicó 'Twas the Night BeforesCrhistman que introdujo los nombres de los ocho renos voladores, animales que, según la tradición del siglo anterior, tiraban el trineo de Santa.

Una imagen casi definitiva de Santa está en la pintura de Robert Weir, que muestra a Santa Claus con su traje rojo a punto de subir por una chimenea; es de 1837. En 1841 las tiendas departamentales empezaron la tradición de tener Santa Clauses a quienes los niños pudieran hacer sus pedidos. A mediados del siglo, era popular en toda la Unión Americana y en Europa. Hacia 1890 Santa era imaginado tal cual se le representa ahora, incluyendo a su esposa y su residencia oficial en el Polo Norte. El último agregado a su leyenda fue el personaje de Rodolfo, el reno de la nariz roja, en 1939.



Ahora bien, la imagen del buen Nicolás era utilizada por la publicidad desde 1820. La Coca-Cola Company fue fundada en 1892 y sólo hasta 1931 empezó a utilizar a Santa Claus en sus imágenes publicitarias.

Con esto queda comprobado que la Coca-Cola NO inventó a Santa: ni siquiera fue quien le dio sus colores y su imagen al personaje, como dice el lugar común y mito urbano. Estoy de acuerdo en que la Coca-Cola es una empresa que comercia con productos dañinos para la salud, monopoliza mercados destruyendo industrias del tercer mundo y tiene un historial de explotar recursos naturales de forma irresponsable. Pero Santa no tiene la culpa de eso. La publicidad de Coca-Cola no le agregó nada al personaje de Santa y no fue la única que ha utilizado al santo. Claro, la Coca-Cola, al ser omnipresente, ayudó a asentar esta imagen del santo como la estandarizada.

Santa Claus ha sido utilizado para vender de todo, desde juguetes y perfumes, hasta cigarros y alcohol. Ha sido utilizado por organizaciones de derecha (desde la NRA hasta el Ku Klux Klan), y de izquierda (desde el Partido Socialista Americano de finales del XIX hasta PETA), y por cada uno de los países beligerantes durante las Guerras Mundiales, pero eso no quiere decir que Santa Claus represente a cualquiera de ellos. Los elefantes no tienen culpa de que los republicanos usen su imagen para sus malévolos fines. Y es mentira que la imagen de Santa Claus sea marca registrada por la Coca-Cola: Santa es del dominio público.

Con esto quedan comprobados dos puntos:

  1. Santa Claus no fue creado por la Coca-Cola y esta compañía no ha agregado nada al mito del buen gordinflón.

  2. Santa Claus proviene de una muy larga evolución, no fue creado por los gringos, y por lo tanto su creación no responde a fines del imperialismo.

Pero que Santa no haya sido creado ex profeso para servir al imperialismo, no quiere decir que no haya sido usado para fines imperialistas. Pero eso son juguetes del otro saco (o sea, de la próxima entrada).

[Fuente: Santa Claus, una biografía de Gerry Bowler]

jueves, 13 de diciembre de 2007

La humanización del arte

De las obras de arte, lo que más me gusta es el aspecto humano.


Lo que digo parece un disparate en la medida en que TODO en el arte es humano, pues tanto sus formas, sus estructuras y su contenido son el resultado del trabajo humano, de la suma de convicciones, principios, creencias, valores, ideas, sentimientos e intereses del artista. TODO en una obra de arte habla de lo humano.


Por ejemplo, una pintura abstracta con la que el artista pretendía experimentar con la composición de los colores, nos dice que su autor comparte una serie de ideas estéticas que eran revolucionarias en las primeras décadas del siglo XX, por lo que también nos comunica su rechazo, o por lo menos su deslinde de una tradición pictórica figurativa a la que considera superada. El artista abstracto de principios del siglo pasado es un rebelde.


Sin embargo, esta información que sobre la humanidad del artista obtenemos de su pintura es completamente circunstancial, no es inherente a la obra, no es parte de ella ni es lo que le proporciona su valor. La validez y hermosura de la obra están en la obra misma y no en lo que pueda revelarnos sobre su autor o sus circunstancias.


Los pintores abstractos querían que el arte dejara de ser apreciado por lo que representa y fuera apreciado por lo que es. Ortega y Gasset (es una sola persona, no dos, ¿sabían eso?) explica esto con la alegoría de la ventana. Durante siglos, el arte había sido utilizado como una ventana para ver otra cosa a través de ella, pero al hacer eso, el espectador no veía la ventana. El bueno de OG festejaba el advenimiento de la nueva forma de concebir el arte, poniendo su atención sobre la ventana y no sobre lo que se ve a través de ella, que bien podría no ser nada. Esto significó toda una revolución estética.


Estos principios alcanzaron todas las formas de arte. En la poesía, lo importante ya no era expresar tal o cual sentimiento o idea, sino experimentar con la creación de imágenes líricas y metáforas complicadas, dando énfasis prioritario a la sonoridad de las palabras, la belleza de las imágenes poéticas, los oxímoron y demás juegos del lenguaje. En narrativa, lo mismo, ya no importa la historia que se cuente, sino cómo se cuenta esa historia, que por otro lado, puede ser completamente insignificante. En el cine los ángulos de cámara y el montaje no están más en función de contar una historia concreta, sino que tienen un valor en sí mismos, en cuanto a unidades de una obra estética. En la escultura ya no importa representar seres u objetos, sino experimentar con las formas mismas. Y así sucesivamente.


Esta revolución en la forma de entender el arte trascendió las décadas. Pero a pesar de lo que OG auguraba, con el tiempo los artistas volvieron a dedicar su atención a lo que se veía a través de la ventana, pero esta vez sin descuidar a la ventana misma. De hecho, no creo que en realidad alguna vez la ventana fuera descuidada, por lo menos nunca por el artista, aunque quizá sí con frecuencia por el público.


Ahora bien, cuando dije al principio que lo que más me gusta del arte es el aspecto humano, me refiero precisamente a lo que se ve a través de la ventana, a lo que el arte representa directamente (que no es lo mismo que lo que nos dice sobre su autor, éso sería ver la ventana y hacerle un análisis cultural, psicológico o sociológico, aunque este ejercicio no deja de ser interesante). Las obras literarias y cinematográficas que más disfruto son las que inducen al lector (en el amplio sentido de la palabra) a reflexionar sobre asuntos humanos.


Me refiero a los sentimientos, a los pensamientos y a las creencias de las personas. A la psicología de los individuos y a las relaciones de éstos consigo mismos, con sus seres queridos, con sus parejas, con sus familias, con la sociedad, con la naturaleza y con el Universo. A la búsqueda de la comprensión de la realidad misma. A las luchas sociales y a las transformaciones históricas. Al conflicto entre el ser humano y su destino. Al dolor y al placer. A la risa y a la tragedia. Al amor y al odio. A la vida y a la muerte. A todo, en fin, que constituye la existencia humana. A eso me refiero con lo humano en el arte, a lo que las obras dicen sobre esos grandes e inagotables temas. Creo que todo buen libro o película proporciona conocimiento, pero sólo las grandes obras comparten su sabiduría con quien las aprovecha.


Prefiero ver una ventana que me muestre algo a través de ella y no sólo la ventana misma. Creo que las grandes obras de la humanidad son las que funden ambos aspectos: forma y fondo (aunque estos conceptos están muy superados por ser demasiado simplistas, yo los uso aquí porque siento que se aproximan a lo que quiero decir).


Aclaro: esto es lo que yo, personalmente, prefiero, no lo que creo que debe ser. Lo maravilloso del arte es que no admite cánones, puede ser lo que quiera. La experimentación en las formas y estructuras por la experimentación en sí misma, no sólo es válida, sino que siempre la festejaré. El problema es cuando se quiere convertir la experimentación y la ruptura en canon.


Por allí todavía hay algunos que pontifican: "El que pregunta de qué se trata un libro, es alguien a quien no le gusta leer" o "Las novelas no se escriben con ideas, sino con palabras", negando a lectores y a escritores el derecho de encontrar el placer de la literatura en la actividad de contar historias y de compartir ideas.


Dogmas de este tipo han llevado a que muchos artistas locales produzcan obras (plásticas y literarias) por completo aleatorias, que no sólo no dicen nada, sino que como experimentos resultan fallidos, pues son repetitivos y nada novedosos. No se puede hablar de ruptura cuando la experimentación por sí misma es un dogma que se sigue desde hace casi un siglo.


Uno, como creador, no tiene que dedicarse a seguir el dadaísmo, aunque bien puede hacerlo, así como tampoco tiene que volverse neoclásico, si bien tiene el derecho de hacerlo. La calidad y el valor de su obra serán independientes de ello. Creo que hoy en día bien se puede hacer una obra literaria que por su contenido sea trascendente, hermosa e inspiradora, aunque tenga la estructura narrativa clásica de una novela decimonónica.


Por otro lado, la experimentación por sí misma no asegura calidad. De hecho, muchas de esas obras se pierden y se olvidan, precisamente porque no le dicen nada a su público. Bien sé que el arte no está obligado a decir nada, pero tampoco está obligado a callar.


Repito: soy capaz de apreciar y reconocer el valor de una obra arte que se concentre en la experimentación de sus formas y estructuras, pero por lo general prefiero aquéllas que hacen énfasis en el aspecto humano, y así transmiten aunque sea un poco de sabiduría a quien las contempla.


En resumen, don José Ortega y Gasset puede decir misa.

miércoles, 12 de diciembre de 2007

Católicos y Guadalupanos

Partamos de este principio: cada quien tiene derecho a creer en lo que quiera.

Ahora vayamos por partes: el catolicismo, en teoría, es una religión que predica el amor al prójimo, la paz, la compasión, la no violencia, el perdón, la justicia, la igualdad, la sabiduría y el desapego a las cosas terrenales.

Sin embargo, en muchas de sus prácticas y a lo largo de la mayoría de su historia, ha sido un culto que predica el fetichismo, la idolatría, la misoginia, el ritualismo, las jerarquización de la sociedad y la intolerancia. Y no crean que con esta diatriba contra el catolicismo estoy demostrando simpatía hacia las religiones protestantes, porque aunque pudieran entrarle menos a la parte del fetichismo y la ideolatría, no son menos intolerantes y algunas de ellas pregonan la misoginia y la homofobia con más virulencia que el mismo catolicismo.

La sacerdotes católicos exigen que los llamemos "padres", aún cuando Jesús dijo que sólo llamemos "padre" a Dios. Uno de los Diez Mandamientos prohíbe la adoración de imágenes, pero allí andan los católicos adorando imágenes y estatuillas. La Iglesia Católica nos achaca miles y miles de oraciones, aún cuando Jesús dijo que no seamos como los paganos que tienen miles y miles de oraciones, sino que nos limitemos al Padre Nuestro, el único rezo que Cristo instituyó.

Pero en fin, si con creencias o sin ellas o a pesar de ellas una persona es un buen ser humano, importa menos qué tan absurdas o contrarias al sentido común sean. Lo importante es que los creyentes sean felices y procuren la felicidad de los demás. Por desgracia, el catolicismo en México no siempre cumple esta función. Los católicos de la ultraderecha, en sus sectas más siniestras, el Opus Dei y los Legionarios de Cristo, son intolerantes hasta el punto de llegar a la violencia (verbal e institucional, pero también física), y se caracterizan por su elitismo, su clasismo y por ser excluyentes y discriminativos contra la gente que no es tan rica como ellos (o sea, son snobs de la peor calaña). Esta gentuza, que se cortaría los brazos antes de admitir que, como todos los mexicanos, tiene ascedencia indígena, representa la forma en la que los europeos, un montón de paganos idólatras y orates que adoran al Emperador de Roma, interpretaron el cristianismo, y si no andan por ahí quemando brujas y herejes, pues debemos estar agradecidos.

En el otro extremo de la escala social están aquéllos que tienen su ascendencia indígena más presente. Pero a muchos de ellos sus creencias tampoco los hacen necesariamente mejores personas. A lo largo de todo el país hay capillas con vírgenes y santos patronos de los ladrones, bandidos y narcotraficantes. A estos templos los fieles delincuentes llevan retablos pidiéndole a sus divinidades que les ayuden a matar "cabrones policías", y otros similares. Los narcotraficantes, muchos de ellos de extracción humilde, son de los católicos más fanáticos que hay, y la Iglesia no deja de recibir de ellos sus colosales donaciones, aunque a los narcos les guste practicar algunos actos poco piadosos como lo son la tortura, la violación y el asesinato. Estas personas representan la forma en la que los paganos idólatras y orates autóctonos interpretaron el cristianismo, y si no andan por ahí haciendo sacrificios humanos y practicando el canibalismo, pues debemos estar agradecidos.

De esta forma de interpretar el cristianismo, sobresale el culto guadalupano. Mucho se ha dicho sobre que la Virgen de Guadalupe es nada más la diosa Tonantzin con otro nombre. También se ha discutido mucho sobre cómo no se necesita ser católico para ser guadalupano. En efecto, el culto guadalupano es como una galletita indígena con chispas de chocolate europeas. Y ello se ve en que el culto guadalupano tiene todas las características de las antiguas religiones americanas, incluidos el fetichismo y la autolaceración.

Y el culto guadalupano tampoco necesariamente hace de sus fieles mejores personas. Los mismos hombres que durante todo el año se emborrachan y golpean a su familia son los que suben el cerro con corcholatas en las rodillas. Hay pandilleros que se tatúan lo mismo Guadalupes que suásticas. No quiero decir que un guadalupano o un católico sean malos por el hecho de serlo; de hecho yo creo que la mayoría son buenas personas, pero que su calidad moral no proviene de sus creencias, sino de otros factores.

Si alguna vez la religión dictaba la conducta moral de las personas, eso se va al caño cuando los preceptos principales de la religión tienen que ver más con ritos y formalidades que con principios éticos. Así, los Diez Mandamientos de los católicos y guadalupanos no incluyen el No robarás, no matarás, no codiciarás las cosas ajenas, no cometerás adulterio, pero sí los que dicen No hablarás mal de los padres, darás todo el dinero que puedas a la Iglesia, adorarás a las imágenes, tendrás sexo a condición de sentirte culpable y, por supuesto, no votarás por la izquierda. Con este panorama, la construcción de los principios morales de una persona debería depender de la consciencia del individuo, pero eso es harina de otro costal.

De la unión de los paganos idólatras y orates europeos con los paganos idólatras y orates autóctonos no pudo surgir otra cosa que un pueblo de paganos idólatras y orates. Muestra de ello es que, mientras escribo estas líneas los vecinos adoran a su deidad reventando cohetes. Seguramente a la Madre de Dios los petardos la hacen más poderosa, o más milagrosa o le permiten aparecer en más manchas de moho en la pared...

domingo, 9 de diciembre de 2007

Llámenme Grinch



Cuando era niño, la Navidad solía ser la época más genial de todo el año. El clima se ponía agradable, las canciones y los adornos alegraban las tardes, jugaba con mis primos (a quienes pocas veces veía el resto del año), veía caricaturas de Navidad, tronaba bombitas y por supuesto, esperaba la llegada de Santa Claus y de los Reyes Magos.


Pero ahora la Navidad ya no es lo que era. O quizá siempre ha sido así, pero sólo me di cuenta cuando me convertí en un adulto cínico. Para mí, la Navidad es muy distinta ahora. Así que agárrense, porque ahí les va un despotrique de viejo amargado.


Para empezar, me irritan todas esas pinches banalidades sin sentido que nada más están ahí para que los miembros de esta sociedad estúpida se restrieguen mutuamente su capacidad para ser superficiales. Antes bastaba con el arbolito, una corona en la puerta, el nacimiento y algún centro de mesa. Ahora todo tiene que estar atiborrado de luces y adornos navideños que sólo tienen un significado: no vaya a ser que los vecinos piensen que no tenemos suficiente dinero como para llenar hasta el último rincón con un paisaje nevado de porcelana.


Ya ni siquiera voy a decir cosas como "el significado verdadero de la Navidad tiene que ver con el nacimiento de Jesús", porque eso hace bastante tiempo que valió madres, además de que la Navidad tiene su origen en un montón de fiestas paganas que no vienen al caso. Todo se trata del pinche consumismo: comprar, comprar, comprar. Y para que tengas que comprar a huevo, te meten la idea en la cabeza de que tienes que regalar obligatoriamente. Regalar debería ser un impulso espontáneo, una forma de demostrar cariño. ¡Pero ahí nos tienen estresándonos pensando en qué le vamos a regalar a esa tía con la que nunca hablamos y que no podría importarnos menos, pero a quien hay obsequiarle algo para no quedar mal!


Ahora ya hasta hay modas de Navidad. No basta con los adornos de todos los años, ¡hay que estar a la moda! El año pasado la navidad fue azul y este año será en colores pastel. ¿Cómo? ¿No tienes tus adornos en color pastel? Pues ve a comprarlos. Compra, compra, compra. ¿No querrás estar pasado de moda, verdad?


Y luego están los compromisos familiares que acaparan todos los fines de semana, que yo podría aprovechar para hacer cosas que de verdad disfruto. Cuando era niño tenía una sola familia. Ahora que vivo en pareja, tengo cuatro. Y como tengo cuatro familias, la mitad de la Noche Buena me la pasaré manejando para ir a saludarlas a todas. Y no es que esté mal, pero ya me aburren, siempre criticándose unos a la espalda de otros, y luego haciendo de cuenta que se llevan de maravilla. Pero a los que de plano no soporto son a los ñores panzones que ignoran a sus hijos y se la pasan fumando y hablando de sus chambas y sus coches. Debe ser que la gente cree que porque vivo en pareja y tengo hijos mis únicas relaciones sociales deben ser con los miembros de mi familia y mis únicos intereses deben estar restringidos a asuntos pedestres y mundanos.


La Navidad ya no es para mí una época alegre, es muy estresante. Hay demasiados gastos que hacer como para poder dormir tranquilo. Hay que ser perfectamente felices en esta época, porque la más pequeña imperfección nos sumirá en la depresión. Nos programamos para estar contentos la noche del 24. Nada puede salir mal en Navidad. Y entonces, estamos todos estresados. ¡No se puede agendar la felicidad! A lo mucho se puede organizar una agradable reunión y esperar pasárnosla bien. Pero ningún día del año tiene la obligación de ser perfecto. Quien así lo espere, sólo se decepcionará.


Eso es en lo que la Navidad se ha convertido para mí: reuniones aburridas, compromisos inventados, gastos innecesarios, regalos que no disfruto... No quiero decir que la Navidad no pueda ser celebrada de forma honesta. La familia, la cena, una linda reunión... deberían ser suficiente. Los adornos y las canciones alegran estos días tan fríos y oscuros. Un regalo que viene del corazón siempre conmueve de verdad.


Estos años, son mis hijos y mis sobrinos los que rescatan la Navidad para mí. Ellos sí la celebran con sinceridad y sin preocupaciones. Para escaparme de las conversaciones sobre negocios y lanchas, me voy a ver jugar a los chiquitos (o con mi hermano, porque los dos somos unos niñotes). No tienen más obligación que disfrutar la fiesta e irse a dormir temprano para que que los visite Santa. Una de las cosas más hermosas de ser padre es la oportunidad de convertirme en Santa para mis hijos. Como dice el papá de Mafalda, uno se siente terrorista de la felicidad. Y quiero que para mi hijo la Navidad sea siempre tan feliz como lo es ahora, no una serie de compromisos estúpidos y gastos inútiles que desgarran la economía familiar y ponen a papá de malas.


Por lo pronto, seguiré con esa relación amor / odio con la Navidad. Me llamarán Grinch... pero ¿quién dice que el Grinch no se divierte en Navidad?


sábado, 8 de diciembre de 2007

We're not gonna take it



En 1984 el grupo de Glam Rock Twisted Sister sacó la canción We're Not Gonna Take It. Se trata un manifiesto de la insalvable brecha generacional que divide a padres e hijos. La canción es fundamentalmente un himno a la rebeldía de una juventud inconforme que se contrapone a los valores anquilosados de los adultos hipócritas, conformistas, mediocres y aburridos.

Este fragmento lo dice todo:

Oh you're so condescending, your gall is never ending. 
We don't want nothin', not a thing from you. 
Your life is trite and jaded, boring and confiscated, 
if that's your best, your best won't do.

Para los que no hablan la lengua de Shakespeare, lo traduciré:

Oh, ustedes son tan condescendientes, su descaro nunca termina, 
no queremos nada, ni una sola cosa de ustedes. 
Su vida es tan trillada y hartante, aburrida y saturada, 
si eso es lo mejor que tienen, no basta.

En 2007 el Consejo de la Comunicación, Voz de las Empresas (cuya función, según su sitio web, es realizar campañas de interés nacional, orientadas a influir positivamente en el ánimo y los hábitos de la sociedad mexicana, instituyendo así una mística de comunicación social), usó al grupo Moderatto como portavoces de una campaña mediática que pretendía combatir la corrupción en la vida diaria del mexicano. La canción (¿escogida por el Consejo o por Moderatto?) es un cover en español del tema de Twisted Sister, titulado No lo aceptaremos.

Establezcamos algunas cosas. Moderetto es lo tercero peor del mainstream de la músia pop en México (lo segundo es Belinda y lo peor peor es RBD). Es un grupo que nació como parodia de los grupos Glam Rock y Glam Metal de los 80. Pero como la mayoría de los quinceañeros mexicanos están estúpidos, creyeron que Moderatto era en serio y que su música era de verdad, y les pareció muy cool. Como los de Moderatto son cerdos ambiciosos que de rockeros no tienen nada nada nada, decidieron hacerse ricos con la estupidez de los adolescentes mexicanos y siguieron haciendo música chafa que todavía algunos lelos creen que es rock.

El Consejo de la Comunicación es un organismo que sirve para hacer de cuenta que los empresarios tienen consciencia social con campañas en pro de ciertos valores, que en el mejor de los casos son ingenuas y que de hecho no sirven para nada (pero algunos impuestos se deducirán al hacerlas). Así hacen de cuenta que las empresas que integran el Consejo de la Comunicación no son corruptas ellas mismas y que no participaron de forma ilegal en las campañas electorales del 2006....

Ahora bien, aunque tanto el Consejo de la Comunicación como Moderatto me son indiferentes la mayor parte del día, lo insportable, llegó cuando ellos se unieron para usar We're Not Gonna Take It, ese himno a la rebeldía, como una canción de "hay que ser buenos y seguir las reglas". No es la primera vez que la canción es usada para cosas que nada que ver (como el triunfo electoral de Schwarzennegger en California), pero cuando se utiliza para promover lo que la canción orginal critica me parece vomitivo.

El look flamboyante y casi andrógino del Glam ochentero era irreverente, incluso subversivo, contra las normas de una sociedad estúpida. En Moderatto sólo es ridículo, chafa y estereotipado. Moderatto y el Consejo representa todo lo que Twisted Sister criticaba: saturación, hipocrecía, mediocridad y condescendencia.

Yo digo que se vayan todos al demonio. Y no porque combatir la corrupción de los mexicanos esté mal (¡buena falta que nos hace!), sino porque la forma en la que combaten esos papanatas es hipócrita.

A las chingaderas de Televisa, de Moderatto y del Consejo, debemos decirles: We're Not Gonna Take It.

jueves, 6 de diciembre de 2007

La Corporación: LexCorp

[Anterior: The Trade Federation]

Llegamos al final de la cuenta de las corporaciones más perversas de la ciencia ficción. Ahora abordaremos a la corporación más malvada y poderosa de todas, que se ha convertido en el arquetipo del ente maligno capitalista, en la representación del lado oscuro del sueño americano. Estamos hablando, por supuesto, de LexCorp.

[NOTA: esta descripción corresponde a la continuidad del Universo DC anterior a Flashpoint]




LexCorp


Origen: DC Comics

Fachada: Empresa trasnacional que originalmente se desarrolló como una firma de ingeniería aeoronáutica y espacial. Poco a poco, fue adquiriendo cada vez más empresas e incursionando en diferentes rubros. Hoy en día, es la corporación más poderosa de la Tierra. Algunas de sus subsidiarias son LexOil (energéticos), LexAir (aeroenáutica) LexBank (banca) y LexCom (comunicaciones). Tiene gerencias en Los Ángeles, Denver, Houston, Nueva York, Neva Orleans, Chicago, Ciudad Gótica y Boston. Además, cuenta con oficinas e instalaciones en Australia, Venezuela, Argentina, Brasil, Alemania, Suiza, Francia, África del Sur, Arabia Saudita, Japón, Singapur y Hong Kong. Su central está en la ciudad de Metrópolis, en donde se calcula que dos terceras partes de su población trabajan para esta compañía de una u otra manera.

Tras la fachada: Aparte de sus operaciones legales, LexCorp tiene una gran cantidad de proyectos ilegales de amplia envergadura. Sus operaciones incluyen principalmente experimentos genéticos, creación de armas y otras investigaciones que tienen como fin el desarrollo de nuevas tecnologías para aumentar el poder de LexCorp y de su dueño, Lex Luthor. LexCorp ha experimentado con seres humanos, metahumanos y extraterrestres, la mayoría de las veces en contra de su voluntad. Esta compañía es la culpable de asesinatos, secuestros, extorsiones y torturas. Luthor es también el autor intelectual del asesinato del alcalde de Metrópolis.

LexCorp ha participado en el negocio del tráfico de armas y estupefacientes, además de haber intervenido militarmente en asuntos de otros países. LexCorp también ha financiado y controlado grupos criminales como InterGang, la Legión de la Maldad y la Sociedad de Villanos.

Peores crímenes: Para poder adquirir el dinero para empezar su empresa, el joven Lex Luthor asesinó a sus padres, y cobró los seguros. Años después, en su afán obsesivo por destruir a Superman, Lex Luthor ha cometido toda clase de atrocidades, entre asesinatos y desapariciones forzadas. LexCorp ha hecho posible el surgimiento de supervillanos como Bizarro y Metallo, y se ha hecho aliado de otros, como Darkseid.

Entre sus peores crímenes se encuentra la destrucción de Metrópolis, al lanzar una oleada de misiles contra esta ciudad, causando la muerte de miles de personas. Después de este desastre, Luthor achacó la culpa a un clon malvado que supuestamente había tomado su lugar, por lo que una vez más, el magnate de Metrópolis salió impune.

Lex Luthor ganó la presidencia de los Estados Unidos, posición desde la cual se volvió el hombre más poderoso del mundo y pudo cometer aún más crímenes. Entre ellos se encuentra el intento de destruir a Superman y a Batman y el secuestro de varios superhéroes, para lo que usó todo el poder estatal que tenía a su disposición. En un ataque de locura, Luthor intentó pelear cuerpo a cuerpo contra el odiado Superman, con ayuda de un traje de poder. Luthor fue derrotado y expuesto como el criminal que es en realidad.

Estuvo escondido durante un tiempo, tras el cual tuvo la oportunidad de limpiar su nombre y acusar de sus crímenes a un doble proveniente de otra dimensión. Volvió a tomar el control de LexCorp y siguió haciendo experimentos con humanos, para dotarlos de superpoderes. Así se hizo de un ejército propio de superhumanos, a cuyos miembros no dudaba en eliminar cuando se convierten en una molestia. Finalmente Luthor fue expuesto, esta vez de forma definitiva. LexCorp fue puesta en venta y Luthor se convirtió en un criminal buscado.

¿Algo más? En el mundo real, existen varias compañías de diversa índole que se llaman LexCorp.

Análisis: LexCorp y su dueño Luthor encarnan lo peor de un sistema de valores corrupto y egoísta. Luthor persigue el poder por sí mismo: no importa cuánto dinero tenga, siempre ansiará más, algo que bien podría ser una ley no escrita para las corporaciones reales. Muchos empresarios ricos tienen más dinero del que podría gastar en toda su vida, y sin embargo, quieren más.

Al igual que muchos empresarios del mundo real, a la vista de todos Luthor es un honesto hombre de negocios. Se gana la simpatía del pueblo con sus obras de caridad y despliegues de ostentación que alucinan a los más incautos. La popularidad de Luthor es tal que ganó las elecciones presidenciales. Esto tiene mucho significado, porque hay muchas personas que consideran que los empresarios son las personas más capacitadas para dirigir a un país, ya que los ricos no necesitan robar. Ignoran que habrá ricos que siempre querrán más. El que los escritores de DC le hayan dado el triunfo electoral a Luthor implica reconocer que hasta un supervillano puede ser Presidente de los Estados Unidos, y que la gente es lo suficientemente estúpida y crédula para votar por él.

Al igual que compañías trasnacionales verdaderas, LexCorp ha intervenido en asuntos internacionales, financiando gobiernos corruptos y criminales que favorecen a la corporación. Otra característica que tienen en común LexCorp y las trasnacionales del mundo real es que ambas ocasionan daños al medio ambiente, se benefician de la desigualdad social y del crimen (LexCorp ha vendido armas grupos criminales) y tienen un complejo de Dios, por lo que juegan con las reglas de la naturaleza. Todo esto sin mencionar que ambas están por encima de la ley, y que incluso a veces la manipulan a su antojo.

El hecho de que se haya a escogido a un empresario para ser el villano de los cómics de Superman, no es casualidad. En oposición al poder físico (y moral) de Kal-El, está el poder intelectual, económico y político de Luthor. Por desgracia, en esta Tierra no hay un Superman para enfrentarse a las LexCorps del mundo real...

FIN

Ojalá que hayan disfrutado de este recorrido. Espero sus comentarios.

martes, 4 de diciembre de 2007

La Corporación: The Trade Federation

[Anterior: The DHARMA Initiative]

Nos acercamos al final de este conteo de las corporaciones más malvadas de la ciencia ficción. Ahora nos encontramos con uno de los entes más poderosos y corruptos:


La Federación de Comercio



Origen: La saga de Star Wars

Fachada: La Federación de Comercio es una organización que se dedica al intercambio de productos comerciales a través de rutas interestelares.

Tras la fachada: La Federación de Comercio tiene el monopolio de las rutas interestelares y está presente en prácticamente todos los planetas que conforman la República Galáctica, además de contar con una base de datos comparable sólo a la de la oficina del Canciller Supremo de la República y a la de la Biblioteca de la Orden Jedi. Su poder es tal que tiene un numeroso ejército a su disposición y cuenta con representación en el Senado Galáctico, por lo que para fines prácticos esta corporación privada tiene los mismos privilegios que un Estado. La Federación de Comercio utiliza su ejército para intimidar a los planetas de la Galaxia y persuadirlos de aceptar tratos que benefician sólo a la corporación. Una red de corrupción en los más altos niveles de la República le permite quedar impune por todos sus delitos.

Peores crímenes: Cuando la administración del Canciller Valorum intentó gravar ciertas rutas comerciales, la Federación de Comercio vio afectados sus intereses y protestó estableciendo un bloqueo militar y después invadiendo el planeta Naboo. Fracasado su intento de ocupar por la fuerza este planeta, el virrey de la Federación fue juzgado por sus crímenes, pero logró salir impune de los tribunales.

Años más tarde, cuando la administración del Canciller Palpatine quiso reducir el poder de las corporaciones intergalácticas, la Federación de Comercio se alió con otras organizaciones de su tipo (la Tecno-Unión, el Clan Bancario y el Gremio de Comerciantes), e inició un movimiento separatista que desencadenó la Guerra de los Clones, un enfrentamiento civil que dividió a la Galaxia en dos bandos y causó la muerte de millones de seres. Durante esta Guerra, la Federación fue culpable de crímenes como ataques a civiles, destrucción de ciudades enteras y uso de armas químicas experimentales.

¿Algo más? La Federación de Comercio fue disuelta y sus bienes fueron expropiados al final de la Guerra de los Clones, cuando se proclamó el Imperio Galáctico.

Análisis: La Federación de Comercio (y sus similares) representarían en la ciencia ficción algo parecido a organizaciones económicas como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial, además de las corporaciones trasnacionales de las que ya hemos hablado. Se trata, tanto en el universo Star Wars como en el mundo actual, de organizaciones con tal poder que de hecho pueden llegar a ser consideradas como Estados. Tanto la Federación como las corporaciones reales tienen la capacidad de usar su poder para intimidar y manipular a los gobiernos, además de que siempre se salen con la suya.

Muchos fans de Star Wars se quejaron porque Lucas escogió a un ente tan ajeno a la fantasía épica como la Federación para ser el villano de la nueva trilogía. Estos fans no pudieron entender que si bien en los 70's era acertado que el mal estuviera encarnado por un Imperio, el villano del siglo XXI no podía ser otro que la corporación trasnacional (o intergaláctica). El virrey Nute Gunray y los otros miembros de la Federación tienen la personalidad que se atribuye a los funcionarios de las trasnacionales: corruptos, cobardes, traicioneros, déspotas y mezquinos. En general la nueva trilogía es un brillante estudio de cómo una democracia pasa a ser una tiranía, proceso en el las grandes corporaciones juegan un papel fundamental.


[Siguiente: LexCorp y También hice un análisis más amplio sobre Ideología y política en Star Wars]

domingo, 2 de diciembre de 2007

Apapacha y mama

El pasado viernes 30 de noviembre [de 2007] se celebró, en el chidísimo bar Mayan Pub, el festival de arte con temática ambiental bautizado como Pachamama (quechua para "Madre Tierra", según me dijeron), que tenía como objetivo concientizar a la población sobre temas ambientales, reunir fondos para la RAJY (Red Ambiental Juvenil de Yucatán) y hacer una mamá pachanga.


El último objetivo se cumplió. El segundo no sé. El tercero, en mi opinión. fracasó miserablemente.


Pachamama sólo fue un pretexto más para armar la borrachera. No es que esté mal armar borracheras... ¡Cthulhu me libre! Es más, no debería hacer falta pretextos para armarlas. Pero disfrazarlas de festival de ARTE con temática AMBIENTALISTA es hipócrita, más aún, es chafa.


Muchas de las obras de arte no tenían ningún significado ambientalista, sino que eran muestras de la abundante producción aleatoria de algunos artistas yucatecos que tocan la flauta como el burrito de Tomás de Iriarte. Por ejemplo tomemos cierto hipnótico performance, bien hecho si se quiere, pero nada original, y que ciertamente no tenía nada que ver con la ecología.


Para los jóvenes artistas de Mérida, este festival fue sólo un pretexto para exponer sus trabajos, muchos de ellos muy buenos, pero que no sirven para el propósito perseguido. ¡Fotos de palomas y arbolitos no despiertan conciencia ecológica! Lo que hace falta es INFORMACIÓN, no cosillas de significado vago y formas rebuscadas.


Si se hubiese querido hacer una fiesta ecologista, no se habría permitido el uso de vasos, platos y popotes desechables de plástico altamente contaminante ni se habría tolerado que la música llegase a decibeles tan altos contribuyendo a la contaminación por ruido. Si hubiese sido una fiesta por la paz, no habría habido riñas de borrachos, como las hubo. Una organización ecológica habría tratado de no generar basura, combatiendo el consumismo. Y si lo que se quería era lograr consciencia se debió haber difundido información.


Eso sí, la fiesta estuvo divertida, no me quejo. Pero me temo que únicamente reflejó el borreguismo y la falta de conciencia real entre los "bohemios" meridanos. Irónico es que una vez hace ya tiempo, platicaba con uno de los jóvenes que expondrían su obra en Pachamama, y le decía lo mucho que lamentaba que los meridanos talaran los árboles autóctonos para sembrar palmeras, las cuales no hacen sombra ni sirven para que los pájaros pongan sus nidos. Este camarada me respondió en aquella ocasión "¿Y a quién chingados le importan los pajaritos?"


Al fin y al cabo, Pachamama sólo fue un "apapacha y mama".

La Corporación: The DHARMA Initiative

[Anterior: Cyberdine Systems]

Ahora pasamos a una organización privada que difiere de las corporaciones comerciales en sus propósitos y objetivos, pero que es tan aterradora como ellas:


La Iniciativa DHARMA


Origen: La serie de TV Lost


Fachada: Creada por la Corporación Hanso, constituye un proyecto privado de investigación científica en el que se combinan varias disciplinas.

Tras la fachada: La Iniciativa DHARMA ha alcanzado un estatus de poderío inimaginable. Está presente en prácticamente todo el mundo y su poder escapa a la jurisdicción de cualquier gobierno. El acceso a información y a diferentes medios de espionaje hace a DHARMA prácticamente omnisciente. Sus disciplinas incluyen psicología, parapsicología, meteorología, zoología y electromagnetismo. Sus miembros están unidos por creencias supernaturales y una fe fanática. Su objetivo final es la construcción de un mundo según sus ideales.

Peores crímenes: La iniciativa DHARMA ha cometido asesinatos, torturas físicas y psicológicas, secuestros y, principalmente, experimentación con seres humanos.


¿Algo más? Su nombre es un acrónimo de Department of Heuristics And Research on Material Applications.


Análisis: Ahora nos enfrentamos a una asociación privada con tintes de secta. La omnipotencia y crueldad que antes le era adjudicada al Estado, ahora caracteriza a una organización no gubernamental, cuyos fines, más que comerciales, son de dominación global. Sin embargo, no hay que olvidar que la Iniciativa DHARMA fue fundada por la Corporación Hanso, así que de igual forma participa del terror que provoca el poder de las corporaciones. También refleja el miedo a la ciencia en manos de las personas equivocadas y a la creencia religiosa fanática. Es la tradicional Teoría de la Conspiración pero con una corporación privada en el papel del supervillano.

[Siguiente: The Trade Federation]

sábado, 1 de diciembre de 2007

Democracia por Feng Shui (Conclusión)

[Primera, segunda y tercera partes]

Imaginemos un escenario en el que, sin lugar a dudas, China estuviera tratando de conquistar el mundo. Ya expresé que en lo cultural, los chinos no traerán el Budismo ni el Ying-Yang; vamos, en el mejor de los casos, seducirán a algunos con Feng Shui y otras mamadas de ésas. En cambio, sí podrían intentar difundir algunos rasgos culturales como la subordinación absoluta a la autoridad y la supresión de la libertad individual, y el desprecio por algunos conceptos claves en la cultura occidental, como son los Derechos Humanos.


Ya dije que en lo económico el modelo de China no ofrece ninguna ventaja para los mexicanos de a pie, y que hoy por hoy, la calidad de vida en México es mejor que en China (en promedio, claro está).


Ahora, quisiera regresar a algo que mencioné de pasada en la primera entrega de este despotrique: hoy, todos tienen muy metido en la cabeza que China será el próximo dueño del mundo, como ahora lo son los EUA, y a todos les parece muy natural. Algunos están contentos y esperanzados, pues creen que China nos salvará de la maldita opresión en la que nos tienen los gringos.


Sí, claro, como los tlaxcaltecas esperaban que los españoles los libraran de los aztecas, como los cubanos esperaban que los gringos los libraran de los españoles y como los europeos del este estaban muy emocionados de que los soviéticos los libraran de los alemanes. ¡Si no se trata de cambiar una tiranía por otra!


En su odio hacia los gringos (no del todo injustificado, por cierto) algunos parecen ignorar que los Chinos no son precisamente peritas en dulce. Sé que a muchos parece difícil concebir a alguien peor que a los gringos, pero por lo menos con éstos compartimos muchos más rasgos culturales que con los chinos.


Por otro lado ¿por qué esa maldita aceptación pasiva del dominio global por parte de China? ¿Acaso tenemos tan metido en la cabeza que debe haber una superpotencia que nos chingue a todos los demás? ¿No sería mejor pensar en una democracia internacional en la que cada país fuera potencia de sí mismo? ¿Uno en el que todos participen en el concierto de las naciones como iguales? Parece utópico, pero el primer paso hacia la utopía es concebirla, y me parece mejor que aceptar una servil subordinación a una potencia u otra, sea occidental u oriental, sea capitalista o se diga comunista de dientes para afuera.


¡Pensad! Los romanos fueron hijoeputas, los españoles fueron hijoeputas, los ingleses fueron hijoeputas, los gringos son hijueputas y los chinos serán, sin duda alguna, muy hijoeputas. ¿Acaso olvidan la "revolucón" cultural, la invasión al Tíbet, las políticas de control natal y la matanza de la plaza Tiananmen? (Ya para qué sigo, si a algunos kamarradas estas cosas les parecen requetebién, como los del otro bando siguen justificando los bombardeos atómicos sobre Japón, o los excesos terroristas de EUA en su "guerra contra el terrorismo").


Así que invito a todos a no dejarse seducir. En lo cultural, China tiene muchísimo que ofrecer y muchísimo de lo que podemos aprender. Después de todo, es la única civilización que ha seguido sin colapsar desde la Antigüedad: Mesopotamia, Egipto, Roma... Todas cayeron, pero China sigue en pie y eso no es poca cosa. Pero no que debemos permitir que se pierdan esos rasgos culturales positivos de este hemisferio, porque son muy valiosos y le costó a nuestra civilización muchos siglos para lograrlos.


No cambiemos Democracia por Feng Shui.

FIN

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails