lunes, 10 de marzo de 2008

Burocracia ritual

Acabo de entregar mi último informe del servicio social con la esperanza de que la escuela me liberara de una vez por todas de sus malditos trámites, pero, ¿fue así? ¡NO! Aún tengo que llenar solicitudes, escribir cartas y chupar pollas. ¿¿Por qué no puede ser simplemente que le entregue a la escuela un documento de parte de los coordinadores del servicio social diciendo que ya cumplí mis horas, y que por ello la escuela me entregue otro documento diciendo que me libera?? ¿¿Por qué para todo en este país tiene que haber tanta pinche burocracia??


La burocracia no tiene nada de racional, es increíblemente primitiva. Ésta es mi suposición mafufa: la burocracia es un residuo de un estadío primitivo anterior para el cual el ritual era parte fundamental (perdón por el verso interno) de la vida. Así, si un chamán quería invocar al Dios Culo de Mono, debía juntar sangre de cabra y un montón de chingaderas inútiles, hacer un baile especial que sea exactamente como lo preescrito en el día de equinoccio vernal, pero sólo si hay luna llena o una mamada así. No basta con llamar al Dios Culo de Mono y decir "Hey, Dios Culo de Mono, si eres tan chingón, échame una mano".


Así es para la burocracia, como son un montón de changos primitivos, sienten que el ritual es imprescindible y que se necesitan todos los elementos mágicos para invocar el poder de la institución a la que se está apelando. Dichos elementos no sirven para un carajo, sólo son parte importante del ritual porque así está previsto.


En resumen, todos esos burócratas no deberían estar administrando nuestras vidas sino danzando alrededor de una fogata y comiendo carne cruda de búfalos acuáticos.


1 comentario:

Raúl H. Pérez dijo...

Sé bien lo que es eso.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails