miércoles, 12 de marzo de 2008

Martes 13



No importa si uno está de acuerdo o no con las manifestaciones, no importa si cree que sólo son un estorbo y que de todos modos nunca logran nada. Los mexicanos tienen el derecho a manifestarse, garantizado por la Constitución. Manifestarse es legal. Lo que hizo la policía contra los jóvenes que se manifestaban el martes 13 de marzo de 2007 fue un acto ilegal.

Cierto es que en la escena había un delito que perseguir: el vandalismo. Pero ese delito fue perpretado por unos cuantos que no representaban al movimiento ni sus ideales (coño, se trataba de una manifestación a favor de la paz y en contra del warlord del momento: George Bush Jr), y que en cuanto comenzaron los disturbios el grueso del contingente de inmediato se separó de los violentos y muchos incluso empezaron a exigir que se detuvieran los destrozos. Pero la reacción de la fuerza pública no fue dirigida solamente contra los que efectuaron ese acto de vandalismo: los policías golpearon a izquierda y derecha, sin saber quién era culpable y quién era inocente y detuvieron a decenas de jóvenes que sólo habían cometido el error de estar ahí. Algunos incluso ni siquiera estaban en la manifestación, sólo tenían la mala suerte de lucir jipiosos, lo que aparentemente es un delito en esta pinche sociedad.

Hay versiones que afirman que no sólo fueron arrestados muchos inocentes, sino que ninguno de los que vandalearon el palacio municipal fue detenido. Algunos sostienen que los vándalos estaban pagados por el gobierno para darle el pretexto a la autoridad de preprimir el movimiento. Eso yo no lo podría afirmar, pero de ser así, no sería una estrategia para nada novedosa por parte del gobierno mexicano.

Lo cierto es que la represión se dio de forma ilegal. Golpearon a jóvenes que no se resistieron al arresto y detuvieron a muchos de forma por completo arbitraria. Una vez detenidos, muchos jóvenes fueron golpeados para hacerles confesar que habían sido parte de grupo que había dañado el palacio minucipal (ya saben cómo funciona el sistema policial mexicano). Los interrogatorios a los que fueron sometidos algunos de estos muchachos, a los que se les hicieron preguntas tan descaradas como "¿Por qué te manifiestas contra un presidente que da empleo a los mexicanos"?, demuestran que el delito que perseguía la fuerza pública no era el vandalismo, sino el haber hecho uso del derecho a la manifestación.

De nuevo, no importa si uno cree que los que participamos en las marchas en marzo de 2007 somos un montón de buenos para nada que no tienen más qué hacer que perder el tiempo y bloquear el tráfico. Manifestarse es legal, lo que hizo la policía y el gobierno, no lo fue. Violaron la ley y los derechos humanos. Fueron ellos los que cometieron un crimen.

Pero quizá el peor de todos los crímenes fue la indiferencia de la sociedad meridana. Los habitantes de Ciudad Plana aplaudieron que la tranquilidad de su pueblo haya sido devuelta por la brutalidad policiaca. Injusticia en nombre de la tranquilidad.

"¡Maten a nuestra juventud! ¡Golpeénlos! ¡Acaben con ellos por haber tenido la osadía de vivir más allá de nuestra mediocridad y conformismo!" dijeron los meridanos.

Leer más sobre el Martes 13 en este blog.

No hay comentarios.:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails