jueves, 8 de mayo de 2008

Maestro, ¿existieron los dragones?



-Maestro, ¿existieron los dragones?


-¡Claro que no!


-Sí existieron, yo lo vi en un documental del Discovery Channel...


-¡Ay, no! Ya sé de qué hablas...



Hace algunos años el Discovery Channel sacó al aire un pseudodocumental ("mockumentary") con la siguiente premisa "¿Y si hubieran existido los dragones?". El pseudodocuental estaba muy bien hecho: actores que representaban científicos de instituciones prestigiosas con nombres larguísimos habían encontrado un esqueleto de dragón en Rumania. Después, gráficas generadas por computadora hacían "dramatizaciones" de cómo habrían evolucionado los dragones desde el tiempo de los dinosaurios hasta su extinción en la Edad Media. Era un trabajo muy creativo y entretenido.


Pero había un problema: sólo te enterabas de que el documental era falso si lo veías desde el principio. Si una persona ingenua y crédula pescaba el programa a la mitad, o incluso a los dos minutos de empezado, se tragaría la historia de que existieron los dragones. De hecho, los comerciales que anunciaban el documental tampoco decían que era sólo un ejercicio de imaginación. Y sucedió: desde que salió ese documental me he topado a varias personas que se lo habían creído (Orson Wells, muérete de envidia), y a las que he tenido que explicar que el documental era falso, lo cual, en la mayoría de las ocasiones, parece haberlos decepcionado y sacado mucho de onda.








Desde hace ya muchos años, Discovery Channel ha ido chafeando. Recuerdo cuando empezó a transmitirse en televisión por cable en nuestro país: yo estaba entonces la primaria y me fascinaba verlo todas las tardes después de la escuela. Mis programas favoritos eran los de animales salvajes y los de tecnología (¡neeeeeeeerd!). Pero se fue convirtiendo en una caca tan paulatinamente que no me di cuenta. Hoy en día, su programación se ha reducido a:

  1. Programas sin ningún interés científico, como esos de tipos que reparan camiones.

  2. Aventuras de gente "extrema", que nada más exhibe su patológica falta de sentido común ante las cámaras, pero no transmite ningún conocimiento a los televidentes.

  3. Basura paranormal, como los "detectives psíquicos", "cazadores de fantasmas" y otras porquerías que sólo promueven la superstición, que es precisamente contra lo que un canal de difusión científica debería luchar.

  4. Pseudodocumentales como el de los dragones, el de pie grande, el de los animales que viven en otro planeta y el de "cómo será la vida en la tierra dentro de 1 millón de años", que son ejercicios de imaginación interesantes, pero que tampoco sirven para difundir la ciencia.

  5. Algunos programas sobre la naturaleza que muestran lo que ya hemos visto una y otra vez: leones cazando ñúes, cocodrilos devorando cebras, etc...

  6. En fin, algunos programas buenos como "Mythbusters", que enseña a la gente a no ser tan crédula y a cuestionar todo lo que oye.




Así, lejos de difundir verdaderos conocimientos entre los pocos televidentes que se avientan a buscarlos en la televisión por cable, el Discovery Channel se ha convertido en una fuente de desinformación y superstición. ¿Por qué? Muy sencillo: Discovery Channel (y sus hermanitos: Animal Planet, Discovery Home and Health, History Channel) son canales a los que importa más ganar dinero que ninguna otra cosa, por ello recurren al sensacionalismo barato. Y los documentales falsos ha sido un éxito rotundo y nuevas producciones han aparecido, sobre sirenas, tiburones gigantes y otras mamadas.

El NatGeo, por otro lado, es el canal de la National Geograffic Society, una institución seria integrada por científicos, periodistas, exploradores y fotógrafos. Durante algunos años NatGeo fue como un oasis de la racionalidad, pero supongo que a los productores les ganó la codicia y le apostaron de nuevo a la superstición, la cual por desgracia vende más que la ciencia. Con programas estúpidos de criptozoología al principio, y demás basura pseudocientífica después, NatGeo se ha convertido en un burdo fusil de Discovery. Espero que la revista y los documentales nunca caigan en ese agujero.

Mientras Discovery Channel no se enmiende, tendré que seguir respondiendo preguntas como:

-Y los unicornios ¿sí existieron?

-¿Y existen las serpientes gigantes que pueden levantar autos?

-¿Qué cruza de animales es el ornitorrinco?


4 comentarios:

Raúl H. Pérez dijo...

Jajajajajaja

Qué triste...

martincx dijo...

Y ahora salieron con esa de las sirenas, hoy puedo decir que Discovery y History con su afán de vender hacen daño impulsando o reviviendo pseudociencias y mitos (casi) muertos

antonio garcia dijo...

lo triste es cuando tu maestro de universidad te recomienda ver los programas de history channel como el precio de la historia para aprender mas de la materia

Zer0MX dijo...

6 años después de esta entrada, las cosas siguen casi igual, hace poco hubo un "rayo de luz" con NatGeo que ya estaba pasando series como Cosmos y La ciencia de lo absurdo(Este ultimo lo agregué porque sea como sea, explican algo de física de forma entretenida para el público general), con el History me empecé a sentir optimista ya que estaban colocando ahí programas que pasaban antes y que SI son historia, el problema es que ya empezaron a sumirse en el hoyo otra vez, NatGeo se la pasa transmitiendo cosas como "Tabu" mientras que el otro día vi el H2 que transmitía "el efecto Nostradamus" mientras que el History 1 se la pasa transmitiendo programas de gente que arregla coches, tipos que compran cosas de acumuladores y tipos de casas de empeño, en fin, hace rato de hecho a mi también me toco explicarle a mis alumnos sobre no confiar ciegamente en lo que digan esos canales.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails