domingo, 11 de mayo de 2008

Películas de Superhéroes (Parte 2)


Entretenimiento de calidad

Necesitamos entretenimiento. Lo necesitamos porque de otra manera el estrés de la vida cotidiana nos aplastaría. El entretenimiento nos permite relajarnos, distensarnos y experimentar emociones sin hacer esfuerzo. El entretenimiento es tan necesario para nuestra salud mental y emocional como lo es el arte. El arte choca, incomoda, nos mueve a la reflexión, nos exige atención y participación. El entretenimiento nos permite relajarnos y disfrutar sin hacer mayor esfuerzo. El problema no está en buscar entretenimiento, sino en que todo lo que se consuma sea entretenimiento y nunca se le dé un espacio al arte.


Hay literatura de arte y literatura de entretenimiento. Hay cine de arte y hay cine de entretenimiento. Decía que el entretenimiento nos permite experimentar emociones sin hacer esfuerzo. Una película cómica pretende hacernos reír; un drama sentimental, hacernos llorar; una cinta de horror, asustarnos; una historia de aventuras, emocionarnos. Nos permiten sentir adrenalina sin correr peligro, conmovernos sin arriesgarnos a que nos rompan el corazón, reírnos de situaciones que en la vida real nos causarían estrés. El entretenimiento nos permite salir de nuestras vidas por unos instantes y vivir otras. El arte también cumple este propósito, pero no se queda ahí, sino que va mucho más allá. El entretenimiento da por cumplida su función al evadirnos de la realidad.


Ahora bien, hay entretenimiento de calidad y entretenimiento barato. El entretenimiento de calidad presenta ingenio, originalidad, apela a la inteligencia y al buen gusto del público. El entretenimiento barato es repetitivo, trillado, confía en la ignorancia, conformidad y pereza del espectador.


Ejemplos de literatura de entretenimiento de calidad: la saga de Sherlock Holmes de Conan Doyle o las novelas de Julio Verne, o más recientemente, los libros de Harry Potter. En el cine tenemos las trilogías de Indiana Jones, de Star Wars y de Volver al Futuro, y más recientemente, la de Piratas del Caribe. No creo que ninguna de estas obras mencionadas (por más que me gusten mucho, muchísimo y me las llevaría a una isla desierta) alcancen el grado de arte, pero son entretenimiento de la mejor calidad: consiguen atrapar al lector/espectador, cautivarlo en la historia, intrigarlo, emocionarlo, hacerlo reír, hacerlo amar u odiar a los personajes, y volver a estas obras una y otra vez.


Las películas basadas en cómics de superhéroes no pueden aspirar más que a ser entretenimiento de calidad. Dije que las Superman de Donner y las Batman de Burton son buenas películas, pero de las cuatro, creo que sólo Batman Regresa es una obra de arte, porque fue más allá de una película de superhéroes y se convirtió en una fábula surrealista-expresionista-neogótica. Pero eso es muy mi opinión.


Una película de superhéroes puede ser entretenimiento de la mejor calidad, o puede ser un bodrio. A partir de la siguiente entrada haré un rápido recorrido histórico por algunas de las películas de superhéroes más notorias de las últimas décadas, para encontrar las buenas, las malas y las peores.

(Continuará...)

No hay comentarios.:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails