viernes, 23 de mayo de 2008

Películas de Superhéroes: Spider-Man y Daredevil


(Anterior)

Spider-Man (2002)



Establezcamos algo: esta película es un churro. La trama está llena de incongruencias; hay multitud de errores de continuidad; muchos diálogos no tienen ningún sentido, así como las reacciones de los personajes; el traje de Green Goblin es espantoso; los efectos especiales parecen sacados de "The Sims", y las peleas son dignas de aparecer en la serie de "Power Rangers"

Para el cinéfilo crítico (yo) esta película es un bodrio. Pero para el comiquero entusiasta (mi otro yo), es un sueño hecho realidad.

Spider-Man logró captar la esencia del cómic que le dio origen como ninguna película de superhéroes lo había logrado hasta la fecha. Como en el cómic, el protagonista de la peli no es el trepamuros, sino Peter Parker, el nerd perdedor a quien todo en la vida le sale mal, y por lo cual lo amamos. Tobey McGuire es un perfecto Peter Parker, inmejorable. Realmente se lo crees. Y Willem Defoe es un Norman Osborn excelso (lástima por el traje de Green Goblin, que es un asco). Pero Mary Jane es una pendeja.

Uno puede ignorar las toneladas de errores y los momentos francamente ridículos para dejarse llevar por un historia emocionante y divertida. Podemos conmovernos con la eterna tragedia de Peter Parker que tiene que lidiar con el hecho de ser huérfano, con la muerte de su tío, el desdén de la chica a la que ama, el odio de su mejor amigo, etcétera y más etcétera. Y es que la fuerza de esta película, como en la historieta, no está en los superpoderes ni en la acción trepidante, sino en el elemento humano. De ahí que mucha gente se quejara que dos terceras partes de la película fueran sólo Peter Parker lloriqueando por su atribulada existencia. Pero, señores, así es el cómic y por eso lo amamos.

El director Sam Raimi comprende el cómic a la perfección, y eso es una gran ventaja que tiene frente a otros directores de películas de superhéroes. Hay tomas y diálogos que son calque exacto de momentos memorables de la historieta.

Spider-Man tiene un final trágico porque tiene una existencia trágica. La escena final sucede en un cementerio, a donde Peter asiste al entierro del que fuera su peor enemigo/mentor. Allí tiene que dejar a la mujer que ama y enfrentar el odio de su mejor amigo frente a la tumba de su tío Ben. Y lo que dice Peter a toda esta situación es "¿Quién soy? ¿Soy Spider-Man?" Y sí, Spider-Man es el chico tímido que está llorando entre las lápidas, no el acróbata que aparece unos segundos después columpiándose de un asta bandera. Sam Raimi lo entiende perfectamente y crea una película para satisfacer a los fans del buen Spidey. 

Las secuelas, sostengo, serán mucho mejores.


Daredevil (2003)


Creo que para el estándar de películas de superhéroes que hasta entonces habíamos visto ésta fue una aventura OK. Ben Affleck hace a un Matt Murdock / Daredevil bastante aceptable. Collin Farrel está irreconocible como Bullseye, Jennifer Garner es una muy buena Elektra y el casting de Michael Clarke Duncan como Kingpin me parece perfecto.

La cinta es divertida, ingeniosa y decentemente fiel al cómic. Las secuencias de acción no están mal y los efectos especiales que usaron para crear el radar de Daredevil quedaron bien chingones. Visualmente, la peli es atractiva y por las tomas se acerca mucho a la estructura narrativa visual de la historieta.

La cinta parecía por momentos querer retomar el tono oscuro y violento de la era Frank Miller del cómic. En eso y en el desarrollo de los villanos se queda muuuy corta, y en cambio invierte mucho tiempo en chistes un bastante ñoños. 

Mi principal problema con esta cinta es que trataron de meter demasiados personajes en un poco tiempo y no les dan chance de que se desarrollen por completo. Es claro que en la relación Daredevil-Elektra se trató de reproducir el conflicto emocional Batman-Gatúbela, pero de nuevo, fue muy ambicioso para lo que debía ser una historia de origen. También tratan de abordar el conflicto moral de Daredevil en si hace bien de andar como vigiliante matando mafiosos. Pero, una vez más, este aspecto se queda truncado.

Bullseye me encantó, pero no tuvimos la oportunidad de ver a Kingpin en toda su malignidad, y el Kingpin de los cómics es muy muy muy muy malvado. Yo habría terminado esta película con la derrota de Bullseye y hubiera dejado la batalla climática con Kingpin para una secuela, en la que pudieran desarrollarse mejor los personajes.

En conclusión, Daredevil es una película palomera, bastante mejor que lo que las series de los 90 nos habían acostumbrado a ver en el cine, pero todavía es un ejemplo muy temprano del boom superheroico del siglo XXI, por lo que comete muchos errores de principiante. Aún así, fue mucho menos peor de lo que pudo haber sido.

(Continuará)

1 comentario:

Raúl H. Pérez dijo...

Yo odié Daredevil... aunque el cómic en manos de Miller es genial.
Saludos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails