martes, 27 de mayo de 2008

Películas de Superhéroes: Súperequipos en 2003

(Anterior)

X-Men 2 (2003)


Las secuelas de películas de superhéroes poseen la ventaja de que como ya no tienen que presentar a los personajes ni contar su origen, pueden saltar directo a la acción y al conflicto. "X-Men 2" es mejor que su predecesora, porque tiene más acción y más emociones, pero sobre todo porque los personajes se desarrollan más que en la primera parte.



Las peleas son muy buenas, pero lo son más porque se insertan dentro de un conflicto entre el mismo gobierno de los EUA y un grupo minoritario perseguido, que son los mutantes. El director Bryan Singer no tiene reparos en mostrar a Wolverine acuchillando a los valientes soldados del ejército norteamericano, ni tiene escrúpulos al hacer entrar a todo el equipo X-Men a la Casa Blanca para decirle al presidente que se deje de pendejadas y empiece a construir una nueva nación en la que ya no exista persecución a la diversidad y en su lugar gobiernen la convivencia y la tolerancia.



El duelo psicológico entre Wolverine y William Stryker es lo que conduce la trama de la película y la hace tan emocionante. Una verdadera cinta de acción que te mantiene todo el tiempo a la orilla del asiento.



Hulk (2003)





Me encantó, pero debo ser el único. Sé que a la mayoría de la gente la pareció ridícula y aburrida, pero yo la amé y a continuación diré porqué. Cierto que la película es lenta y tiene poca acción para ser un filme sobre superhéroes. Cierto que el Hulk generado por computadora se veía bien chafa y que escenas como la pelea con los perros mutantes dejan mucho que desear, para decirlo de forma amable.


En cuanto a lo primero, lo atribuyo a que Ang Lee quiso hacer una cinta más profunda con su Hulk. Por ello la peli se centra más en la triste vida de Bruce Banner que en el alegre gigante verde. En cuanto a lo segundo, me parece que Lee quiso captar tal cual la estética visual del cómic, lo que logra muy bien con la mayoría de los elementos que utiliza (como el magnífico "efecto viñeta"), pero que en otras ocasiones, como con el mismo Hulk, se ven mal. Muchas cosas se ven geniales en las viñetas, pero trasladadas a la acción real se ven ridículas.


Por lo demás, la película me encantó. Nick Nolte hizo un excelente villano, que es nada más y nada menos que el padre del héroe. Es un personaje trastornado y corrompido, pero por el que no puede dejarse de sentir cierta empatía sobre todo porque es un anarquista que desprecia a la sociedad y al poder (y no estaría mal por ello, el que problema es que también es un padre irresponsable y un megalómano homicida).


Debe ser que yo me identifico mucho con Bruce Banner, no por fortachón, sino por aquello de la ira contenida. El momento en que el gigante esmeralda está saltando como chapulín por el desierto, siente el aire acariciándole el rostro y ¡sonríe!, me parece hermoso, porque nos muestra que el buen Bruce, por primera vez en su vida, se siente libre.



La Liga Extraordinaria (2003)


Es un bodrio. No le hace honor a su complejidad, profundidad e inteligencia de la novela gráfica. La película hace de un cómic muy británico, una película muy payasa.


Por otro lado, la peli me gusta mucho. No lo dice el comiquero entusiasta, ni mucho menos el cinéfilo crítico. Me gusta como me gustan las películas en las que salen dinosaurios de cartón: como placer culpable. Me divierte ver a un montón de personajes de literatura decimonónica dando volteretas y pegando patadas a diestra siniestra. Me encanta la idea del pastiche. Me divierte la acción y las sorpresas. Me divierte, en fin, porque es un gran churro.


¿Y si Fox hubiera hecho lo que hizo Marvel mucho después? Ya saben, primero una película de cada uno de los personajes literarios y luego el súper equipo. Uno puede soñar...

(Continuará)

3 comentarios:

Raúl H. Pérez dijo...

Estoy de acuerdo,las segundas partes en este tipo de películas son geniales.

También pienso que es un proceso de aprendizaje en cierta forma. Creo que como señalas, Spuerman y el Batman de Burton marcan una estética y una forma de hacer las cosas en general (Dick Tracy no cuenta porque no es un superhéroe), sin embargo, en algún momento se empezaron a maquilar productos baratos en ves de cintas y eso dio origen a grandes bodrios como Los cuatro fantásticos y otras que has mencionado. Creo que nuevamente Batman y Superman (en esta ocasión los de este siglo), marcan la pauta.

Saludos.

Ricardo E. Tatto dijo...

Cuando quieras te rolo un libro de H. Rider Haggard donde aparece Alan Quatermain, ya que los otros persoajes son más fáciles de ser leídos en sus encarnaciones literarias, tales como el Capitán Nemo, Dorian Gray, El hombre invisible, etc.
Por las mismas razones que señalas me gustó la película, aunque sea un churro, es la fantasía de un niño lector hecha realidad...

Ego sum qui sum dijo...

De hecho, de los que salen en la peli ya he leido todos excepto a Quatermain y al Hombre Invisible, pero sé que en el cómic (que ya va por la tercera novela gráfica) aparecen muchos más personajes, incluyendo algunos de mitología Lovecraftiana

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails