martes, 22 de julio de 2008

La PROFEPA cumple con su deber... (¿?)


Como sabrán, compañeros, nuestra pobre Madre Tierra está a punto de hacer kaput por culpa de... ¡nosotros mismos!, porque la tratamos muy, pero muy mal. Pero si no quieren sentirse tan culpables, pueden echarle la bola a los políticos y empresarios, quienes de hecho dañan más a nuestro mundo hogar que varios de nosotros juntos.

Por suerte, existe un organismo encargado de vigilar que la gente no se pase de la raya: la PROFEPA, es decir, la Procuraduría de Federal de Protección al Ambiente. ¿Recuerdan quién es su nuevo procurador? Les refrescaré la memoria, aquí está su foto:






Sí, es Patricio. El que fue nuestro hábil gobernador y que hizo tantas graciosadas mientras dirigía el destino de Yucatán. Bueno, pues ahora este superhéroe es el encargado de ver que el medio ambiente no se vaya a la chingada. ¿Acaso no los hace sentir muy seguros?

En su última hazaña épica, este egregio equinodermo mandó a clausurar unas fortalezas del mal, unos hoteles que habían sido construidos, sin permisos y sin estudios de impacto ambiental, más allá de los límites de una reserva ecológica cerca de Tulum, Quintana Roo. Cumpliendo con su deber, la estrella de mar favorita del mundo, clausuró los negocios de estos villanos. ¡Ni Sireno-Man!

Pero, ¡oh, sorpresa! Una de las fortalezas del mal no fue afectada. Un hotel en medio de los demás hoteles, igualmente construido en una zona protegida, y que no contaba con los permisos necesarios ni estudios de impacto ambiental. ¿Por qué este hotel, llamado "La Bella Vita", no fue clausurado si también rompía la ley? Bueno, señores, la respuesta es que este hotel pertenece a los [redoble, por favor] BRIBIESCA SAHAGÚN.

Uno pensaría que un político corrupto sería menos descarado, pero ¿qué pueden esperar de un invertebrado que se arrastra por el suelo marino para comer moluscos? Para saber más, ver ECOLOGÍA PARA TARADOS.

No hay comentarios.:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails