miércoles, 9 de julio de 2008

Películas de Superhéroes: Una nueva era inicia en 2008

(Anterior)

Iron Man (2008)


¡Y llegamos al año en que inicia una nueva era! ¡Ni más ni menos que con uno de los héroes más cool de Marvel Comis (y mi personaje favorito del videojuego Marvel Superheroes): el Invencible Iron Man! Me empezó a latir esta peli cuando escuché que Robert Downey Jr. iba a ser Tony Stark. Me pareció una de esas pocas veces en las que el casting es simplemente perfecto. Me latió más al escuchar que la banda sonora incluía IronMan de Black Sabbath (que no tiene nada que ver con el Iron Man de Marvel, pero es muy chingona).


La película es estupenda, de lo mejor del cine de superhéroes del nuevo siglo. De sus predecesoras, creo que sólo es superada por Batman Begins y las dos primeras de X-Men. Downey Jr. dio una excelente actuación: él EES Tony Stark. Jeff Bridges es un actor que me gusta mucho e hizo un gran papel de villano. Y Gwyneth Paltrow.... bueno, Gyneth se veía muy bien.


Cumple con lo que tiene que tener una buena película de superhéroes: mucha acción, sorpresas y emociones. Uno simpatiza con los personajes (muy humanos) y se emociona con sus lances y peripecias. No le faltan esos disparates que hacen a los cómics tan encantadores, como el hecho de que CNN estuviera cubriendo en vivo una matanza perpretada por Al-Qaeda (digo, Los Diez Años, ustedes entienden).


Cuando empezó la película y los villanos eran unos talibanes, me dio mucha hueva, pues pensé que se trataría del típico churro patriotero, pero cuando la historia dio un giro y resultó que el verdadero malvado detrás de todo era el gringo-capitalista-malpedo, me encantó. Es cierto que la película se queda corta en la crítica a la política armamentista estadounidense y por momentos el sentido del humor toma prioridad sobre otros elementos de la trama. Pero ni pedo, es una superproducción de verano, y no se le puede pedir mucho.


Pero, independientemente de lo chingona que esté la película, debemos hablar de su importancia cultural, si es que esa palabra no les parece muy apocalíptica. Iron Man logró traer el mainstream a un personaje que era poco conocido fuera del cómic y convertirlo en uno de los más populares (algo que DC no ha logrado hasta ahora). Esto abrió la puerta para los demás personajes de Marvel, todos ellos que sólo los comiqueros conocían y que a partir de entonces empezaron a saltar a la pantalla grande (tendencia que llega hasta nuestros días, en que nos amenazan con una película de Howard the Duck).


Más importante aún, con Iron Man inicia un experimento inédito en la historia del cine: la de construir un universo ficticio coherente que se expandiera por varias películas (y ahora, hasta series de TV), y no solamente secuelas y spin-offs, sino todo un mundo cuya historia fuera narrada en diferentes momentos y desde diversos puntos de vista hasta que culminó con The Avengers (algo que DC tampoco ha podido hacer). Lo único malo: las secuelas de Iron Man fueron cada una peor que la anterior, pero de eso ya hablaremos después.



The Incredible Huk (2008)


La comparación con Hulk es inevitable. Creo que Hulk es una película muy poco comprendida que quizá pecaba de ser demasiado ambiciosa y pretenciosa. The Incredible Hulk tiene varias ventajas. En primer lugar, tiene un mejor reparto. Edward Norton como Bruce Banner es otro de esos casos de casting perfecto. Transmite a la perfección el dolor que significa ser el Hombre Increíble. William Hurt es un excelente Thunderbolt Ross y Tim Roth, como siempre, es un villanísimo villano. Y Liv Tyler.... bueno, Liv Tyler se ve muy bien. La otra ventaja es que la historia es más sencilla y quizá por ello más disfrutable.


El Hombre Increíble es una buena película de superhéroes. Está bien hecha, bien actuada y es entretenida. Pero creo que Hulk es muy superior... pero yo estoy loco, no me hagan caso. En fin, lo mejor de la película es que en esta película se confirma la existencia del Marvel Cinematic Universe al hacer una referencia velada al Capitán América y contar con la aparición de Tony Stark, quien dice "Estamos formando un grupo".


Ahora, la importancia cultural de esta película: El Hombre Increíble no es una continuación de Hulk. Lo que pasa es que como nadie entendió la original, decidieron reiniciar la serie desde el principio, para hacerla más del gusto del público en general. Por ello la peli está basada más en la clásica serie de TV de los ochenta que en el cómic, y de plano se olvida de la entrega anterior.


¿Por qué esto es importante? El Hombre Increíble inventó el reboot moderno. A lo largo de más de un siglo de historia del cine, ha sido común que cada cierto tiempo se produzcan nuevas adaptaciones cinematográficas de libros, cómics, series de TV o lo que sea. Por lo general, si la adaptación tenía éxito, se producían secuelas hasta que éstas dejaban de chambear (vean los casos de Superman y Batman) y entonces se concluía que el concepto ya no funcionaba y se le dejaba olvidado. Nuevas adaptaciones o reboots a la serie solían esperar una generación o por lo menos a la siguiente década. 


Pero con El Hombre Increíble los estudios se dieron cuenta de que si una adaptación no les funcionaba, o una serie les dejaba de funcionar tras algunas secuelas, podían hacer borrón y cuenta nueva, incluso sólo unos pocos años después del intento anterior. Eso está llevando a que nuestras pantallas de cine se llenen de los mismos títulos una y otra vez. Y es una de las tendencias que caracteriza la segunda etapa en la historia del cine de superhéroes.


Además de estos dos títulos de Marvel, hubo otro que definitivamente marcó el cambio en 2008. Pero ése es el tema de nuestra próxima entrada.


1 comentario:

RLS dijo...

Yeah! Se veía venir. El universo Marvel es genial.

Gracias por poner el video, yo tampoco lo vi.

Raúl.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails