jueves, 11 de septiembre de 2008

La solución es... ¡el amor!

Camaradas, compañeros, defensores y detractores:


La gente sapientísima que se dedica a mandar cartas en cadena han encontrado la solución al problema de crimen y violencia que carcome nuestra ciudad: ¡la solución es el amor! Cof, cof sarcasmo.

Me llegó este mensaje por correo, una de esas presentaciones de Power Point que manda la gente ociosa.



Hechos lamentables (que no voy a mencionar para no darles fuerza) han estado ocurriendo en nuestra ciudad. Y lo peor, es que se ha desatado ¡una psicosis colectiva! (todo mundo teme por “lo mal que estamos”). Y ¿sabes porqué es lo peor? porque todos esos hechos lamentables son la materialización de energías negativas. Y cuando aparece la psicosis colectiva ¡se enciende un círculo vicioso!


Ok, para mis lectores de otras ciudades (alguno habrá), que no estén enterados (¿y por qué querrían estarlo?) de los trascendentales sucesos que ocurren en este rincón del mundo, les actualizaré el banco de datos. Hace unos días aparecieron unos decapitados en las afueras de la ciudad, algo inédito en esta tranquila ciudad casi nunca tocada por el crimen. A raíz de esto, la gente esta neurótica. Es todo lo que hay que saber.


Ahora, noten que desde el principio esta cadena tira hacia las ondas esotéricas. El mal es producto de energías negativas, que a su vez son producidas por el mal. Entonces, la violencia que ha sacudido Mérida es producto de "energías negativas materializadas". Hágame usted el cabrón favor.


Hoy en día está muy de moda el hablar de "energías", "vibras" u "ondas", por parte de gente que no sabe absolutamente nada de ello. Esa es la misma gente que cree en la astrología y otras pseudociencias. En realidad, todo ese rollo de las energías tiene un origen antiguo: antes se hablaba de espíritus y hechizos, ahora se habla de ondas o vibras. La idea era revestir de un aura científica a una serie de conceptos que no lo son, para así legitimarlos. Como en la era de la televisión y la energía nuclear es difícil que alguien crea en hadas y demonios (no digo que no haya quien crea en ellos), hay que decir que los eventos negativos son causados "ondas" y etcéteras. Y como la mayoría de la gente no sabe ni cómo funciona su televisor, y cree que es mediante un proceso casi mágico, no tiene problemas para creer que eso de las "ondas" puede ser verdad.


En fin, que nos dicen que el mal es producto de energías negativas que se materializan. O sea, si uno tiene miedo, furia u odio, genera ondas negativas que generan estos sentimientos se harán materiales en forma de desgracias. Y si todos están así de malviajados, las ondas negativas se convertirán en abominables actos de violencia y crimen. Esto me lleva a preguntarme ¿qué fue primero? ¿El mal o las ondas negativas? Si fueron ondas negativas las que generaron el mal ¿que produjo esas ondas negativas? Si fue el mal el que... bueno, ustedes ya saben cómo sigue.


Para no darle fuerza a esos eventos violentos, no hay que mencionarlos. No hay que mencionar lo del crimen, porque ello generará más crimen. Es como aquello de "yo sí creo en las hadas, yo sí creo en las hadas" de Peter Pan. Si no crees en las hadas, las hadas desaparecerán :( Las causas sociales, políticas y económicas del crimen no deben preocuparnos: el problema son las energías negativas.



Usa tu lógica, reflexiona… ¿es esto posible? No me lo creas, pero, ¿Qué pasa cuando le temes a un perro? Pues es más probable que te muerda, ¿verdad? Algunos dicen: -te lo atraes- No podemos negar que estos hechos estén sucediendo. Tampoco puedo luchar contra eso, lo estaría alimentando…Bueno, pero tengo una propuesta.


Eso dice la siguiente planilla. La prueba de que la energía negativa atrae al mal es que si le tienes miedo a un perro el perro te atacará. Éste es un ejemplo de falla del pensamiento lógico llamada falsa analogía y que consiste en tratar de probar algo con otro algo que no tiene nada que ver. Cierto, si te muestras temeroso ante un animal, es probable que te ataque. Pero esto no tiene nada que ver con energías.

Los animales, especialmente los cazadores como el perro, se dan cuenta del miedo por señales completamente terrenales: huelen los químicos que se secretan, advierten la mirada y los movimientos, etcétera. Además, un perro amistoso, por más miedo que le tengas, no te va a hacer nada, y un perro bravo, por más valiente que te quieras mostrar con él, si te metes en su territorio, seguro te pone una putiza.

No debes luchar contra lo que está sucediendo: sólo lo alimentarás con tu energía negativa. Ya lo saben, policías. Dejen su trabajo y dedíquense a pensar en cosas lindas. De todos modos, ni hacen bien lo que hacen.


Si partimos del hecho que esos sucesos son energía negativa materializada, entonces ¡YO PUEDO generar ENERGÍA POSITIVA para hacer que mi entorno SEA UN LUGAR INFERTIL para esos sucesos negativos!

Y, ¿como vamos a hacer esto? Primero es entender que una persona negativa no hizo todo esto, de igual forma, un persona positiva tiene que contagiar a muchas otras para hacer una FUERZA COLECTIVA POSITIVA: DE AMOR. Así es, la solución es el Amor. Y este es el plan:



"Si partimos del hecho que esos sucesos son energía negativa materializada". Si partimos... a ver, pruébalo. Así es, señores, ahí está la gran solución del problema del crimen: el amor. Si todos nos ponemos a generar energías positivas, el crimen se destruirá solito. De nuevo, no hay que atender a las causas políticas, sociales y económicas del crimen: la solución es el amor.


Por siglos, el hombre ha buscado una explicación al problema del bien y del mal. Las explicaciones simplonas suelen ser: el mal es ocasionado por dioses malignos (Ahrumán, Satanás, etc), o porque Dios permite el mal para probar nuestra fe (Job) o porque es parte del Plan Divino, etcétera.


La idea es quitarnos la propia responsabilidad por lo que está mal en el mundo y, por tanto, quitarnos responsabilidad en cuanto a su solución: para combatir al mal sólo ha que rezar y generar energías positivas (o salir de blanco a marchar por el Paseo Montejo). Estas soluciones son más cómodas que la alternativa: interesarnos por la realidad política y social, y participar en ella (deber de todo ciudadano en una democracia), mantenernos informados, adquirir y generar consciencia social, etcétera. No, no, no. Es más fácil pensar en soluciones milagrosas.


A continuación, la cadena hace una serie de recomendaciones para generar energía positivia. En sí no son malas; ya saben, lo mismo de siempre de todas las cadenas: ama tu prójimo, sé amable, lleva una vida saludable, quiérete a ti mismo, convive con tus seres queridos, cuida el ambiente, etcétera.


Pero entre estas recomendaciones vienen algunas que me irritaron bastante:


Conviértete en tu mejor amig@ (no te critiques)


Ajá, claro. No te critiques. Vive arrastrando tus mismos errores y defectos toda la vida, no trates jamás de corregirlos. Eres muy flojo, no te critiques. Eres ignorante, no te critiques. Eres descuidado, no te critiques. Ni trates de enmendarlo. ¡Qué positivo!


Evita los noticieros, novelas, revistas de chismes y muertes.
Huye de pláticas destructivas (chismes, quejas, etc.)
Cuando te vayas a quejar de algo, mejor piensa en lo que si quieres .


Sé un completo inconsciente. No te enteres de lo malo. Si está ocurriendo una guerra cúbrete las orejas y grita "no oigo nada, soy de palo". Vale madres que el mundo a tu alrededor esté jodido, si no te enteras, no te afectará. Mucha gente vive así y es muy feliz.

La presentación termina con las siguientes plantillas:




Bullshit! Suerte con eso de las energías positivas. Si logran que con eso se acabe el crimen, me compraré un sombrero y me lo comeré.


"La responsabilidad del hombre aumenta a medida que disminuye la de los dioses", André Gide, filósofo francés.

3 comentarios:

m.Isaac.V.R. dijo...

cuando hablaba de religión, en religión vs ciencia, me refería (según yo) a alguna especie de sistema complejo de conocimiento y concepción de mundo, por ese tipo de aberraciones no pienso soportar bofetones.
....
creo que los narcos son voldemort, por eso hay que ser muy valientes para nombrar lo que hacen.
nos vemos al ratón

Pereque dijo...

...pero tiene su nombre en latín, que no recuerdo

Creo que podría ser un non sequitur, aunque me gusta más decirle "falsa analogía".

Lo que más me llama la atención de esa pila de azúcar mental es el correo electrónico al final. ¿Estaremos ante propaganda de algún gurú barato?

¡Saludos!

Joaquín Peón Iñiguez dijo...

malditos nuevos hippies, son una plaga, eso de las energías me saca de mis casillas

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails