martes, 25 de noviembre de 2008

Queremos paz en Yucatán




Iban dos sicarios zetas por la calle de Mérida:


-Oye, amigo zeta, ¿qué quieres hacer hoy?


-No sé, amigo zeta. ¿por qué no matamos a alguien al azar?


-Me parece buena idea. Vamos. Matemos a ese tipo del coche.


-A la orden... Hey, espera un momento, ese auto tiene una calcomanía.


-¿Ah sí? ¿Y qué dice?


-Dice "Queremos paz en Yucatán"


-Oh, cielos, amigo zeta, esta gente de verdad quiere paz. Deberíamos dejar de molestarlos.


-Sí, esa calcomanía me ha hecho repensar mi vida y mis acciones. "Queremos paz en Yucatán", ¿por qué no lo dijeron antes?


-¿Y por qué no hace lo mismo la gente de otros estados? Así habría paz en todo México.


-No seas ingenuo, amigo zeta. Sólo los yucatecos son decentes y quieren la paz. Los otros estados del país están jodidos porque son habitados por bárbaros no-yucatecos que no quieren la paz. Si la quisieran, pegarían calcomanías en sus coches.


-Tienes razón, amigo zeta. El mensaje lo dice muy claro: "Queremos paz en Yucatán", o sea en el resto del país y del mundo no importa porque están jodidos de todos modos.


-Bueno, ¿y ahora qué haremos con nuestras vidas?


-Volvámonos caddies del Country Club, así podremos servir a estos ilustres yucatecos que cambiaron nuestra forma de ver la vida.


-¡¡¡¡Siiiii, caddies!!!!

2 comentarios:

David Moreno dijo...

jajajajaja............no manches no puedo dejar de reir....excelente texto....

Rodrigo dijo...

A eso agregales a los matones que piden redención después de que escuchan los tiernos spots de radio-churro-fórmula Yuc. Seguro con lágrimas que piden perdón.
sl2

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails