miércoles, 24 de diciembre de 2008

Feliz Navidad



BOLO: Señor, Búho, ¿por qué mis hermanos son cafés y yo blanco?


BÚHO: Pues porque tú eres superior, Bolo. Verás, en este país la mayoría son cafés, pero tú eres blanco porque desciendes de osos que vinieron de climas más fríos y que por lo tanto son mejores.


BOLO: ¡Claro! Ahora dejaré a estos cafés patarrajadas y me iré al Polo Norte a buscar a mi familia. ¡Gracias, señor Búho!




Nah... sólo bromeo. Es un osito bonito.


Cuando llega la Navidad me siento atosigado, como ya les había platicado alguna vez. Todos están tratando de venderme algo y no me dejan ver la tele o pasear en paz. Todos se aprovechan de la época navideña para vender su producto. Todos tratan de convencerte que el espíritu de la Navidad está en lo que venden. Eso incluye a las religiones. Llega Navidad y, como cualquier mercader, los curas y los religiosos locos aprovechan para tratar de que compres su producto. Sí, sé que la Navidad es una fiesta religiosa (de origen pagano, pero religiosa al fin y al cabo) y que puede ser que la Iglesia tenga un poco más de derecho a vender la Navidad que otras corporaciones. Pero igual me siento atosigado por sus agentes de ventas. Sólo quiero que me dejen en paz para disfrutar de esta fiesta con mi familia.


De entre todas las cosas que me estresan y me hacen no desear que llegue la Navidad, hay algo que todos los años me ilusiona: Santa Claus. No puedo evitar que me caiga bien ese viejo bonachón, esa figura de abuelito generoso que quiere consentir a los niños. Por ello, quiero invitarlos a leer mis apologías de Santa:





Y en fin, eso es todo. ¡Que tengan una muy feliz Navidad!

16 comentarios:

Raúl H. Pérez dijo...

Felices fiestas.

Balam Mandos dijo...

Pues muy recomendables los 2 artículos que mencionas, por cierto fue gracias a ellos que di con tu blog, hace ya un año. Pasatela lo mejor que puedas y sigue con tu excelente trabajo.

Ego sum qui sum dijo...

Gracias, amigos, que se la pasen muy bien. Nos vemos después de las fiestas.

M.P. dijo...

Es curioso, sabes? ahora que estoy en Chile, aquí en Santiago, ciudad capital y todo, no se siente esa neurosis tan grande por la navidad. Es impresionante cómo en México básicamente se infestan las calles con el tema navideño. Santas, renos, osos polares, ofertass, regalos, carteles, luces, es toda una tecnología de la felicidad navideña, es atosigante, de veras. En Chile eso no pasa, me impacta mucho verlo. Las calles están relativamente limpias de publicidad y decorados, las casas no son discotecas caseras. En fin. Es una pregunta interesante, al menos para mí ¿por qué los mexicanos nos vamos a esos extremos en la navidad?jummm

M.P. dijo...

Ah, y por cierto, pásala super en la Navidad. XD

Balam Mandos dijo...

Es que aquí se sacaron las posadas... y por si eso no fuera poco, a alguien se le ocurrieron las preposadas. Otro factor es el también conocido síndrome Guadalupe-Reyes, ya sabes, desde el cielo cayo una caguama...

TheJab dijo...

No me paece que Bolo sea más bonito que estereotipado.

Felices fiestas.

m. Isaac. V.R. dijo...

¡con el maratón Lupe-Reyes no se metan! está entre lo poco sagrado que existe.

Balam Mandos dijo...

Nadie se metió con el.

M.P. dijo...

si, si cacho que en México se nos ocurrieron las posadas, el 12, las ramadas, las pre y post posadas, el dia de reyes, incluso
la pregunta era ¿por qué?? por qué tanto fervor en la fecha?? por qué, por ejemplo, en Chile no hay posadas, ramadas etc? ¿qué nos dice eso de lo "mexicano"??

Ego sum qui sum dijo...

Pues quizá se debe a que los mexicanos somo demasiado intensos para todo.

También me llama la atención que en otros países la cena de Navidad se celebra sólo con la familia nuclear, mientras que en México se celebra con la familia masiva: familiares del papá, familiares de la mamá, familiares del papá de la novia, familiares de la mamá de la novia...

m. Isaac. V.R. dijo...

yo digo que no le hagan caso a Majo es sudaca de closet.

Balam Mandos dijo...

Ah, ya cacho por donde vas M.P. pues pienso que la causa se debe mas que nada a los métodos de evangelización que usaron los religiosos para difundir el catolicismo en la zona. A causa de la gran cantidad de indígenas, recordemos, se utilizaron este tipo de métodos festivos y coloridos para que la fé católica fuera aceptada. En países como chile o argentina, que estaban escasamente habitados por naturales en esa época (los cuales posteriormente fueron exterminados en su mayoría, creo que los pocos que quedan están al norte de chile) no fue necesario, pues las costumbres europeas transitaron casi sin cambios.

No creo y nunca he creído en eso de que el mexicano es mas intenso y mas alegre, como en los comerciales de condones, mas bien creo que se debe a un ambiente tradicional que ya es de esa forma.

Ego sum qui sum dijo...

No creo que el mexicano sea más alegre que nadie más. Digo que algunas formas de expresar sus emociones son más intensas que las de otras culturas. Somos melodramáticos, pues. Pero igual somos letárgicos y apáticos para otras cosas. Qué sé yo.

Frodou dijo...

callate y compra mi libro!!!!!!!!!!

Aquiles Brinco dijo...

Creo que me integro un poco tarde al asunto... De todas formas quiero acotar un par de cositas:
La evangelización de los indígenas fue más austera, no porque no hubiera indígenas, sino porque no había con que hacerla más intensamente. Llegar a Chile en la Conquista y en la Colonia era sumamente difícil (o te morías de frío en la cordillera, o de calor en el desierto. Y todavía no habían puertos lo suficientemente desarrollados). La Colonia fue una época de austeridad en el país, no había una artesanía muy desarrollada, y buena parte de las obras de arte que aparecieron en la época fueron costosas importaciones de Quito o Lima (aunque también hay varias joyitas nacionales. En fin, no soy Doctor en Historia del Arte precisamente).

Respecto a lo de los indígenas, cuando Pedro de Valdivia y su ejército se abrieron paso en el norte, se encontraron con varios que habían estado bajo el Imperio Inca con mucha docilidad, y ahora lo estarían bajo el español. Claro que al llegar al valle central en 1541, se encontraron con el pueblo mapuche, una cultura semi-nómade que, tras una lucha durísima que duró muchos años (Guerra de Arauco), logró dejarlos al sur del río Biobío (tipo siglo XVIII), donde se quedarían hasta la década de 1870, cuando el gobierno decidió integrar ese territorio a la nación (en 1881 se fundó la ciudad donde vivo, Temuco, en plena Araucanía) , a través de un proceso bastante violento (Pacificación de la Araucanía). Hoy en día hay en torno a seiscientos mil mapuches (Censo 2002), integrados en su gran mayoría a la sociedad nacional (hay un pequeño sector inmerso en un difícil conflicto).

Y me extraña que M.P. no haya visto neurosis navideña el 24, si el chileno deja todo a última hora (¡Todo!). ¿Calles limpias de publicidad? Vengan en las elecciones y comprueben lo contrario. Saludos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails