jueves, 31 de enero de 2008

La diferencia entre las niñas y las mujeres



Híjole, me llegó esto por e-mail. Sólo puedo decir que faltaría uno sobre la diferencia entre los niños y los hombres. Copio y pego sin agregar nada más.

LA DIFERENCIA ENTRE LAS NIÑAS Y LAS MUJERES
  • Las niñas te gritan porque no las llamas. Las mujeres están demasiado ocupadas para darse cuenta de que no las has llamado.
  • Las niñas tienen miedo de estar solas. Las mujeres utilizan el tiempo a solas para su crecimiento personal.
  • Las niñas ignoran a los buenos hombres. Las mujeres ignoran a los malos.
  • Las niñas te hacen que vuelvas a casa. Las mujeres hacen que quieras volver a casa.
  • Las niñas dejan su agenda abierta y esperan a que su hombre hable para hacer planes. Las mujeres hacen sus planes y notifican a los hombres para que ellos se integren como mejor les convenga.
  • Las niñas monopolizan el tiempo de su hombre. Las mujeres se dan cuenta de que el espacio entre ambos, hace del tiempo juntos algo realmente especial.
  • Las niñas creen que un hombre que llora es débil. Las mujeres ofrecen su hombro y un pañuelo.
  • Las niñas lastimadas por un hombre, hacen que todos los hombres paguen por eso. Las mujeres saben que fue sólo un hombre.
  • Las niñas se enamoran y persiguen sin descanso al objeto de su amor. Las mujeres saben que, algunas veces el hombre al que amas, no te amará y continúan su camino sin rencor y sin mirar atrás.
Tú decide: Ser niña o mujer.

¡Los mexicanos comen mierda!

Un descendiente indirecto del gran erudito Alexander von Humboldt se enteró recientemente de que en lo que su antepasado visitó como Nueva España (o sea, México), los habitantes comen mierda. Extrañado por estas informaciones, Humboldt decidió repetir el viaje de su ancestro y venir a visitar nuestro país.


Al llegar, se dio cuenta de que lo que decía la información era correcta: los mexicanos comen mierda. Humboldt hizo las siguientes observaciones:

  • Los mexicanos comen mierda, algunos durante varias horas del día, ya sean seguidas o alternadas.

  • Prefieren comer mierda en sus hogares, principalmente en la sala de estar, pero también en la recámara y el comedor. Pero su necesidad de mierda los ha obligado a instalar distribuidores de mierda en restaurantes, bares, tienda, peluquerías, salas de espera y hasta en sus vehículos.

  • Algunos comen mierda durante el trabajo, si éste se los permite.

  • A veces no comen realmente la mierda, pero mientras realizan otras actividades dejan encendido el distribuidor de mierda, quizá para que la mierda odorice el ambiente y no se sientan desamparados sin ella.

  • Los mexicanos no comen su propia mierda ni la de gente conocida. Prefieren la mierda de famosos que les llega a través de sus distribuidores de mierda, los cuales son surtidos por dos compañías principales: TeleMierda y TV Mierda.

Después de hacer estas observaciones Humboldt decidió entrevistar directamente a los mexicanos. Encontró a dos señoras, una ama de casa, la otra trabajadora en una estética unisex, discutiendo sobre si es mejor TV Mierda o TeleMierda. Humboldt, muy impresionado, no pudo evitar preguntarles con cierta exasperación:

-¿Pero no se dan cuenta de que es la misma mierda?

-¡Claro que no! -dijo indignada el ama de casa- La de TV Mierda es más amarilla y la de TeleMierda tiene un sabor más clásico.

-Pero, ¿por qué comen mierda?

-Pues porque está buenísima. Además, es de los famosos -respondieron ambas mujeres.

Después, el estudioso se encontró con un par de chavos que comían la mierda del horario juvenil y les preguntó:

-¿Y ustedes, por qué comen mierda?

-Pues porque es lo que hay -dijo uno.

-Y está bien chida -dijo el otro.

-Pero no es cierto que sea lo único que hay. ¿Ven ese puestecito de allá? No es tan grande y poderoso como TeleMierda y TV Mierda, pero reparte deliciosos manjares -dijo Humboldt.

-Sí, pero no mames, esos manjares hay que masticarlos, en cambio la mierda te la puedes tragar así no más.

-Güey, ¿te imaginas tener que masticar las cosas? -dijo el otro joven- ¡Qué hueva!

Finalmente, lleno de enojo, Humboldt exclamó -¡¿Bueno, pero que no saben que la mierda les hace daño?! ¡Les pueden dar muchísimas enfermedades!

-Pos sí, pero así es la vida ¿y qué le vamos a hacer? De algo hay que morirse.

-Además, todo el mundo la come y todos nos vamos a morir igual. Mal de muchos, consuelo de todos, ¿no?

Impresionado y decepcionado, Humboldt regresó a Alemania donde escribió sus descubrimientos ante la incredulidad del público. Lo cierto y único que no se puede negar es que los mexicanos comen mierda.

viernes, 25 de enero de 2008

Freedom and Democracy for all!!

Chequen esto:


Syed Parvez Kambakhsh, un joven estudiante de periodismo de Afganistán, bajó de Internet y distribuyó entre sus compañeros de clase un texto en el que se cuestionaba el rol de la mujer y el trato que se le da en su país. Fue acusado por difundir literatura y propiciar debates anti-islámicos en octubre del año pasado y senteciado a muerte este martes. Puede apelar el caso, pero mientras dura el proceso, deberá permanecer encerrado.


Ahora bien, esto sucede no en el Aganistán de los talibanes. ¿Se acuerdan de los talibanes? ¿Esos fanáticos musulmanes que apoyaban a Osama bin Laden, el loco que estrelló dos aviones contra las Torres Gemelas? ¿Esos orates a los que había que detener para que su enferma manera de ver el mundo no siguiera matando gente inocente? ¿Esos lunáticos asesinos a quienes Estados Unidos se ofreció a eliminar para extender la democracia y la libertad por el mundo? Bueno, pos esos ya no están en Afganistán. Han sido derrocados por los campeones de la justicia alrededor del mundo.


Entonces, ¿por qué pasan estas cosas en Afganistán? ¿No que ya se extendió la democracia como mantequilla sobre los países islámicos? ¿No para eso fueron tantos bombardeos y tantas matanzas?


La libertad de expresión es fundamental para la democracia. parecería que el gobierno de Bush Jr. no tenía precisamente la intención de llevar la democracia a níngún lado, sino quitar a los maniáticos antidemocráticos que no les gustaban y poner a los maniáticos antidemocráticos que les gustan. Eso ya lo sabemos muy bien, pero nunca está de más repetirlo. (Ver Dictators we Like)

jueves, 24 de enero de 2008

Ecología para tarados

Ya lo he dicho antes: mientras que en el mundo civilizado se tiene en cuenta que el cuidado del medio ambiente es una cuestión vital porque afecta la salud pública y la calidad de vida de las personas y tiene efectos en la forma en la que se comporta el clima y nos afectan los desastres naturales, en nuestro país todavía se tiene el concepto de que la ecología sólo es una cursilería que le interesa a los hippiosos y algunas niñas fresas con problemas de conciencia.

Para todos aquellos tarados que piensan de esa forma, les presento el siguiente diagrama. Fue hecho por un niño de cuarto de primaria (o por mí, que dibujo como si estuviera en cuarto de primaria), así que hasta un político debería ser capaz de entenderlo:



Esta primera imagen representa un bosque junto a un río en el estado de Chiapas. Nótese cómo las raíces del arbolito (qué mono está) sujetan la tierra.




Aquí vemos que el arbolito ha sido talado :( Sin árbol, no hay raíces que sujeten la tierra al borde del río. Esta tierra se erosiona y, con las lluvias, cae en el río, como vemos en la siguiente imagen.





La tierra que cayó ocupa espacio en el río que por lo regular debía ocupar el agua. Y, como Arquímides de Siracusa nos enseñó, dos cuerpos no pueden ocupar un mismo espacio al mismo tiempo, así que el agua de lluvia, que antes el río podía contener, se sale e inunda los alrededores.

Ahora supongamos que no se trata de sólo un árbol, sino de cientos y cientos, y que el agua no sólo se desborda en los alrededores de donde sucedió la tala, sino en tierras muy lejanas río abajo. Y ¡Shazam! Tenemos la tragedia de Tabasco y Chiapas, porque eso fue lo que pasó. Sí, señores, no fue la venganza de Chaak. Fue la deforestación lo que causó la pérdida de millones de pesos en daños por el desastre de hace unos meses (a políticos y empresarios hay que hablarles en dinero, porque las vidas humanas les importan un carajo).

¿Y que hizo nuestro presidente después de la tragedia? ¿Ha buscado formas de que esto no vuelva a suceder con nuevas políticas del cuidado del ambiente? ¡NO! O Calderón no conoce la importancia del equilibrio ecológico o le vale dos kilos de verdura. Así, dando testimonio de su ignorancia o su desdén (o ambas) nombró a PATRICIO PATRÓN LAVIADA (sí, ese analfabeta que gobernó Yucatán por seis años) titular de la Procuraduría Federal de la Protección al Ambiente (PROFEPA).

Patricio Patrón no sólo no tiene la preparación académica para encargarse de esa dependencia, puesto que para ello se necesitarían estudios de ecología humana, ingeniería ambiental, administración de recursos ambientales, o algo por el estilo, sino que él sólo estudió la preparatoria (además de que es un rematado zafio) y fue un gobernador que mostró el más absoluto desdén por el cuidado de la naturaleza. Una muestra más del nivel de corrupción e incompetencia de la administración panista.

[Ver el artículo de Tony Peraza]

miércoles, 23 de enero de 2008

"Saber y Ganar" vs "Doble Cara"



Desde hace unos meses, mi novia y yo nos hemos aficionado a un programa de Televisión Española llamado "Saber y Ganar". Es un programa de concursos en el que uno gana puntos demostrando sus conocimientos. A diferencia de otros programas de concursos de este tipo, no se trata de ver qué jugador oprime el botón más rápido. Les describiré brevemente el programa:

Hay tres concursantes y en la primera fase le dan a cada uno un tema a escoger, para que durante su turno, que durará un tiempo determinado, responda la mayor cantidad de preguntas posible.

En la segunda fase, hacen pregunas por turnos sobre diversos temas. Si uno no responde, le toca la oportunidad a otro concursante y así sucesivamente. Lo divertido de esta fase es que puedes rebotar tu pregunta al concursante que crees que no la sepa para hacerle perder puntos. Claro que si él no la sabe, la pregunta regresa a ti y si no la contestas, perderás puntos tú mismo.

Los dos concursantes con el puntaje más alto pasan a la siguiente ronda: el duelo. Ahí se hacen cuatro preguntas de opción múltiple (dos a cada uno). Después de que te hacen la pregunta, pero antes de conocer las opciones, debes "apostar" cierta cantidad de puntos. Si ganas, le quitas al otro jugador esos puntos; si pierdes, él te los quita a ti.

El concursante que había quedado en tercer lugar, pasa a hacer un "reto" en el que debe adivinar palabras de las que se dan las tres primeras letras y una definición de diccionario. Si adivina todas las palabras antes de que se acabe el tiempo, pasa a concursar al día siguiente, de lo contrario, se retira.

El concursante que quedó en segundo lugar después del duelo tiene asegurada su participación en el siguiente programa, pero si quiere llevarse sus puntos debe pasar la prueba de la calculadora humana, en la que le hacen resolver operaciones aritméticas a gran velocidad.

Las preguntas que se hacen son de cultura general, ciencia, historia, actualidad, etcétera... Y la verdad, la mayoría son difíciles, además de que hay algunas preguntas sobre España que sólo un español podría saber. La producción es muy sencilla: sólo hay un escenario azul al fondo y algunas imágenes y texto digital. Todo es muy elegante y los concursantes casi no se hablan entre sí. En fin, este es a grandes rasgos, el programa español "Saber y Ganar".



Por otro lado... En nuestro México hemos visto un programa llamado "Doble Cara". Es también un programa de concursos de conocimientos, pero las preguntas son de cuestiones muy básicas, verdaderamente de escuela secundaria (y de deportes). En un estudio con mucha producción y público en vivo (hasta salen uns podios del suelo y hay una gran pantalla tipo Mago de Oz), un presentador hace preguntas, todas de opción múltiple. Los concursantes, que son cinco al principio, contestan en secreto en sus tableros, sin conocer las respuestas de los demás, ni saber si estaban bien o mal.

Al final de cada ronda (son cuatro) se hace una especie de juego tipo pókar en el que cada uno de los concursantes, sabiendo la cantidad de puntos que ha ganado, pero ignorando la cantidad de puntos que tienen los demás, debe apostar a seguir jugando o no. Uno de ellos se debe "destapar" y retirarse con sus puntos ganados. Si nadie se destapa, el que tiene menos puntuación se va sin su dinero ganado, así que uno debe estar muy seguro de tener más que los otros.

Para intimidar al contrincante, cada concursante se porta como verdulera, presume de sus conocimientos, e insulta y alburea a los demás, mientras que el público, ríe, aplaude, rechifla y abuchea. En todo el programa se hacen como unas 20 preguntas en total.


Creo que las diferencias hablan por sí mismas, ¿no?

¡No toquen a nuestros héroes!



El otro día, a un noticiero radiofónico que me encontraba escuchando por casualidad llamó un escucha para decir a los conductores (muy respetuosamente, eso sí) que "No critiquen al presidente Calderón, porque si 'otro candidato' hubiese ganado, estaríamos peor."

En una gira de Calderón por no sé qué chingados, una señora muy dignamente le dio las gracias al presidente por "haberlos salvado de López Obrador".

Muy seguido me encuentro con gente que dice que no hay que criticar a Fox, porque después de todo, él nos libró del PRI...

¡A huevo! Porque Fox llegó montado en su caballo blanco y, armado con su espada encantada, derrotó al malingo dragón-dinosaurio a quien ningún valiente había logrado vencer. ¡A huevo! Porque Calderón llegó volando en un hipogrifo y con su lanza dorada atravesó el corazón del Peje de la Leguna Negra que andaba rondando y amenazando las vidas de los mexicanos.

1.- Pero ¿qué tan estúpida es la gente? ¿Acaso olvidan que fueron ellos los que votaron por Fox y le dieron calle al PRI? ¿No saben que si a alguien se debe el fin de la "dictadura perfecta" es al pueblo de México, que ya estaba harto, y no al Zorro con Botas? ¿Que Fox no ganó por ser Fox, sino por ser no-PRI? ¿Acaso piensan que fue Calderón y no los que votaron por él, movidos muchas veces por un terror irracional, los que derrotaron al Peje en las urnas? (y esto partiendo del supuesto que Calderón en efecto haya las elecciones de 2006...) ¿Que Calderón no ganó por ser Calderón, sino por ser no-Peje? ¿No seá que con esa campaña de odio en contra del Peje, la gente hubiera votado por cualquiera que fuese su oponente, aunque el PAN hubiese puesto como candidato a, digamos, un panqueque? ¿Será que de la misma forma ganó en Mérida Manuel Fuentes en 2005, no por ser Manuel Fuentes, sino por ser no-Víctor Cervera? ¿Será que el PAN es un no-partido? ¿Ya me salí del tema? ¿Será que la gente no se cuestiona todas estas cosas?

2.- Pues sí, todos tenemos derecho a considerar que un candidato es peor que otro y así votar por el que nos parece menos malo. Pero, aunque haya ganado el que consideramos menos peor, ¿queda exento de ser criticado? ¿No sabe la gente que uno critica (no criticonea, que eso es otra cosa) con la intención de señalar los defectos, para que éstos sean corregidos y las cosas mejoren? ¿Creen acaso que criticar el desempeño de un político significa desear que hubiese ganado el otro? ¿O quizás piensan que criticar a Calderón es como una fórmula mágica maldita que hará que el Peje gane retroactivamente y de pronto vivamos en un país gobernado por él? Algo así como, "cuidado con lo que deseas porque puede hacerse realidad" o más mexicanamente "ay, no digas eso". Aún concediéndole a aquel caballero que "nos hubiera ido peor con el otro candidato", ¿ya por eso vamos a dejar a Calderón hacer lo que quiera? ¿Que no son criticos los mexicanos sino tan sólo quejumbrosos?


3.- Estas preguntas son sólo retóricas. No tienen que llenar formularios ni nada. Adiós.

lunes, 21 de enero de 2008

Lo que los medios nos han hecho creer sobre la literatura...

Existen libros cuyas tramas y personajes todo el mundo conoce, aunque nunca se les haya leído. Son tan conocidos porque han sido difundidos por otros medios, principalmente el cine, pero también la televisión y el cómic. Se han creado convenciones y lugares comunes alrededor de los clásicos literarios, pero muchas cosas que asumimos son inexactas, o a veces ni tienen su origen en las obras literarias originales. Veamos algunos ejemplos:


Sherlock Holmes: La clásica gorra y gabardina con la que se le representa, nunca es descrita en los libros, fue el invento de un ilustrador. Además, Holmes jamás de los jamases dijo "Elemental, mi querido Watson" en los libros escritos por Doyle. La primera aparición de esta frase se dio en una obra teatral.

Además, Watson no es el viejito gordito y torpe que suele aparecer en las versiones mediáticas de Holmes (parodias incluidas), sino un hombre joven, alto, atlético, un médico y veterano de guerra, que además tiene mucho pegue con las mujeres. Aunque las versiones más recientes, como las cintas de Guy Ritchie y la serie de la BBC se han apegado más a la versión original, le han de resultar extrañas a quien creció con las encarnaciones de todo el siglo XX (leer más sobre Holmes en la cultura mediática, aquí).


La vuelta al mundo el 80 días: A pesar de que todas las adaptaciones cinematográficas así lo representan, en esta novela de Julio Verne nunca aparece ni un solo globo aerostático. El viaje se da en diversos medios de transporte: tren, barco e incluso elefantes, pero nunca un globo (para ello, remitirse a otra aventura verniana, Cinco semanas en globo). Jean Paspartú (en francés se escribe Passepartout, que significa que "pasó por todo"), el acompañante del protagonista Philleas Fogg no es un individuo chaparrito y chistoso tal cual se le suele representar (como Cantinflas o Jackie Chan), sino un francés alto, fornido y valiente.


Don Quijote: La imagen de Sancho, como un gordito chaparrito y rechoncho, se la debemos al ilustrador Gustave Doré. En realidad, Sancho es descrito como un individuo larguirucho, de piernas ridículamente largas y delgadas para soportar su voluminoso abdomen, que le cuelga como una bolsa. Por cierto, la frase de "si oyes ladrar a los perros, Sancho", no sale en el libro.




20,000 leguas de viaje submarino: Volvemos a Verne. El capitán Nemo no era ningún viejecito, sino un hombre de mediana edad (alrededor de los 40) fuerte y saludable. Originalmente Verne pensaba que fuera un noble polaco que hubiese perdido a su familia en las guerras con Rusia (en esos años Polonia había sido partida y dividida entre los imperios ruso, alemán y austro-húngaro), pero sus editores le obligaron a abandonar esta idea, para no ofender a los lectores rusos. Así, en 20,000 leguas se omite la nacionalidad de Nemo; sin embargo, en La Isla Misteriosa, su secuela, se revela que es un príncipe indio (de la India, se entiende) que lucha contra el imperialismo británico (imagen que respeta Alan Moore en sus cómics de The League of Extraordinary Gentlemen).


Drácula: La mayoría de las frases célebres que asociamos con Drácula ("Yo nunca bebo... vino"), nunca aparecen en la novela, sino que fueron introducidas por la película dirigida por Tod Browning y protagonizada por Bela Lugosi (ver más sobre el cine clásico de monstruos). Drácula no era sexy, sino repulsivo (más parecido al Orlok de Nosferatu), y nunca tuvo un romance con Mina. Además, podía sin problemas salir de día bajo la luz del sol. Sobre las diversas adaptaciones cinematográficas de la novela de Bram Stoker, leer aquí.

Frankenstein: La imagen más famosa del monstruo es creación del genio del maquillaje Jack Pierce en la película de James Whale protagonizada por Boris Karloff. La descripción del monstruo en la novela es muy distinta (léanla), además de que esta criatura desarrolla una inteligencia sorprendente y habla con un lenguaje muy poético. Por otra parte, aunque la creación del monstruo en la cultura mediática siempre ha estado relacionada con los rayos y la electricidad, en la novela nunca se describe el proceso de creación de este ser.


Tarzán: No es criado por gorilas, y nunca se especifica que sean chimpancés, sino que el libro los llama simplemente "simios", aunque su comportamiento se asemeja más al de nuestros parientes más cercanos (por la violencia y el carnivorismo, por ejemplo). En el libro Kerchak es un maldito tirano, y no el papá adoptivo de Tarzán, y Kala muere por causa de una cazador nativo. Chita nunca aparece en las novelas, sino sólo en las películas... y por cierto, a pesar de los errores de traducción y doblaje, Chita era macho.

Conan el Bárbaro: No es un bruto casi afásico como lo ponen en las películas de Schwarzenegger (que sí es un bruto casi afásico, por cierto), sino un personaje multidimensional. Un guerrero feroz y salvaje, sí, pero un individuo inteligente, astuto y sagaz, que aprende a hablar una docena de idiomas, a dirigir ejércitos y a gobernar un imperio. Howard, autor de estas historias, nos dice de Conan que es un hombre con "gigantescas melancolías y risa gigantesca", además de tener sus momentos de verdadero filósofo. Más sobre Conan aquí.



Así que ya saben, no se dejen guiar por las representaciones mediáticas de los clásicos literarios. Mejor vayan a leer los libros ;)

martes, 15 de enero de 2008

Julio Cortázar y Tex Avery



¿Saben quién es Julio Cortázar, verdad? Menos probable es que todos sepan quién es Tex Avery. Bueno ya saben, Julio Cortázar (1914-1984) fue un escritor argentino, perteneciente a la generación del Boom Latinoamericano y figura clave de este movimiento. Admirador de Borges, se especializó en hacer historias complejas en las que se cuestiona la naturaleza misma de la realidad. Se novela Rayuela, es una de las máximas obras literarias del siglo XX y ha influido en muchos escritores posteriores.

Tex Avery (1908-1980) fue un director de animación norteamericano que trabajó en la Era Dorada de la Animación. Llevó a los dibujos animados humor negro y sensualidad nunca antes vistos y es el creador de muchos clichés de caricatura, en especial ése de los ojos que se salen de las órbitas. También manejó un sentido del humor muy inteligente basado en la sátira de la sociedad, la cultura y de otros dibujos animados, pero sobre todo en lo absurdo y lo surrealista de la existencia. Tex Avery decía "En las caricaturas se puede hacer de TODO" y lo hacía...

Ahora bien, conocen el cuento La Continuidad de los Parques, ¿verdad? ¿No? Bueno, pues vayan a leerlo ahora mismo, o se enfrentarán a un terrible spoiler a continuación. [Aquí lo pueden leer]

¿Ya? ¿Ya está leído? Bueno, va un resumen para que tengan en cuenta los que ya lo leyeron y para los flojos que no lo piensan leer. SPOILERS AHEAD:

Un hombre está leyendo un libro en el cual dos personajes planean el asesinato de un tercero. Antes de darnos cuenta, ya nos metimos en la historia y seguimos los pasos del asesino, el cual atraviesa varios lugares hasta llegar a su víctima: el hombre que está leyendo su propio asesinato. Chido, ¿no? Se publicó en el libro Final del juego en 1956.

Ahora veamos este cortometraje de Tex Avery titulado Who killed who? Se trata de un clásico. Empieza con un hombre (¿perro?) en un estudio leyendo una escalofriante historia de asesinatos, sólo para después ser víctima del asesinato que le están describiendo en su libro y darse cuenta de que el libro es el mismo Who killed who? que ahora estamos a punto de ver. Es de 1943. Además de esto, hay otros juegos de metanarrativa muy sugerentes y divertidos.

Curioso, ¿no? Que dos creadores hayan tenido ideas similares, para fines por completo distintos. Claro que el cuento de Cortázar está en un nivel muy distinto al de la caricatura de Avery, que por su parte no deja de ser genial. En cuanto a ésta, la pueden ver aquí:



Sobre fundamentalismos (Conclusión)

(ANTERIOR)

La izquierda según la izquierda



Empezaré por aclarar que, si bien no me adscribo a ninguna corriente de izquierda tradicional ni institucional con nombre terminado en -ismo, me considero de izquierda, y que si critico a más a la izquierda, mis críticas pretenden ser constructivas y además creo que de todos modos la derecha no tiene remedio, o sea, nunca nos vamos a convencer mutuamente, así que mejor que sigan con sus propias chaquetas mentales.


Los fundamentalismos de derecha son bien conocidos por todos por el daño que le han causado a la humanidad. Pero ahora quiero hablar de los fundamentalismos de izquierda, tal como se han dado en algunos miembros de algunos movimientos sociales del México reciente, porque, como dije, me considero de izquierda y el meollo de este largo (larguísimo) artículo es que podamos identificar y prevenir los fundamentalismos, principalmente en los movimientos o corrientes a los que pretendemos pertenecer. El problema con los fundamentalismos de izquierda es que con ellos los más perjudicados son los izquierdistas (ver La Izquierda según la Derecha y Esa izquierda...)

Recuerden que uno de los principios del fundamentalismo es "estás con nosotros o con el enemigo" y no hay vuelta de hoja. Pues bien, resulta que en muchas de las tiendas de campaña de los lopezobradoristas que acampaban había imágenes del Che y de Marcos. Existe la creencia (fundamentalista) entre muchos activistas sociales de que no se puede pedir justicia social sin ser de izquierda y no se puede ser de izquierda sin seguir al Che y a Marcos. Comprensible que ellos usen estas figuras para inspirarse en sus luchas, inaceptable que pretendan imponerlas a todos los que exigen justicia social. Sin embargo, al margen de que se puede ser activista y exigir justicia social sin identificarse como de izquierda y se puede ser de izquierda sin ser zapatista, Marcos y el Che no tienen nada que ver el uno con el otro y, por más mal que le puedan caer a algunos, no tienen punto de comparación con dos caballeros cuyas efigies algunos (sólo algunos) otros campistas del plantón portaban con orgullo. Estos dos eran Iósiv Stalin y Mao Tsé Tung.

¿Por qué Stalin y Mao? Bueno, porque estas personas que los escogieron siguieron la forma de pensar fundamentalistas que divide al mundo en "ellos y nosotros": AMLO es de izquierda - luego, todos los que están con AMLO son de izquierda - luego, todos los que son de izquierda están con AMLO - luego, AMLO y los que lo siguen debemos estar con todos los que son y han sido de izquierda. Y de ahí Stalin y Mao, dos de los peores monstruos que dio el siglo XX, y esa centuria fue pródiga en monstruos. Pero el fundamentalista de izquierda piensa que toda la izquierda es una y que debe seguirse a sus líderes.

El fundamentalista de izquierda no tiene en cuenta que es muy conjugar leninismo y stalinismo, porque Lenin advirtió a todos que tuvieran cuidado con Stalin y expresó que no quería que el bueno de Iósiv fuera su sucesor. El fundamentalista de izquierda olvida que es absolutamente imposible ser troskista y stalinista, entre otras cosas, porque Stalin mandó a matar a Trostki, y que no se puede seguir a todos los líderes de izquierda por igual, pues sería contradictorio. El fundamentalista de izquierdas no entiende, finalmente, que Lenin, Stalin, Mao, Trostki, el Che y Marcos no tienen nada que ver con López Obrador, que no es ni socialista, ni comunista sino... lopezobradorista. El fundamentalista sólo sabe: yo soy de izquierda, todos los de izquierda somos iguales y los que no son como yo son de derecha (y por tanto fascistas).

Como decíamos antes, el fundamentalista es incapaz de autocrítica (hacia su persona y hacia la ideología o movimiento con el que se identifica) y cualquiera que pretenda criticarlo lo tacha de enemigo. Así, para el fundamentalista de izquierda, cualquier crítica contra Lenin, Stalin, Mao, Trostki, el Che, Marcos o el Peje es un acto panfletero de los fascistas, y por lo tanto no tiene ninguna validez.

El fundamentalista de izquierda olvida (o finge olvidar) que Mao mató a más gente que todos los dictadores latinoamericanos juntos. ¡Ah! Pero Mao era de izquierda, así que sus crímenes se justifican. Y eso es, señores, fundamentalismo.

El fundamentalista considera bueno casi cualquier cosa que haga quien comparte su ideología, porque la causa es la justa y la correcta. Una amiga mía, comunista ella, me decía una vez que los bolcheviques habían hecho bien en matar a la familia del zar Nicolás II, porque el zar había matado a quién sabe cuántos niños. Estoy de acuerdo en que el zar debía pagar por sus crímenes, pero ¿qué culpa tenían sus hijos? Los familiares de un amigo mío, que tenían un rancho en Chiapas, fueron atacados por zapatistas y unas primas suyas fueron violadas por los guerrilleros. ¿Se lo merecían porque eran hijas de un maldito rico que seguramente explotaba a los campesinos y que quizá él mismo había violado a algunas muchachas? O, por el contrario, ¿el hecho de que algunos guerrilleros enfurecidos hayan cometido esa abominación demerita e invalida por completo toda la lucha zapatista?

Ninguna de las dos, creo yo. Un crimen cometido por los seguidores de una causa no convierte esa causa en criminal (la desprestigia, eso sí), pero una causa justa no hace que todo acto criminal cometido en su nombre sea justa. Y es en percatarse de eso que fallan precisamente algunos seguidores de la izquierda en nuestro país. Hay que saber reconocer las injusticias incluso si las que las cometen forman parte del mismo grupo al que pertenecemos. De hecho, es más importante reconocer las injusticias de nuestro propio grupo, porque de lo contrario permitiremos que se corrompa y degenere nuestra causa.

¿Quiero decir con todo esto que hay que ser de centro? ¡No! En primera, no hay que ser de ningún lado. Hay gente buena, honesta y leal en la izquierda, en el centro y en la derecha, y cada quien es libre de escoger la ideología que más justa la parezca. En segunda, también hay fundamentalismo de centro. Es cuando se divide el mundo en “nosotros y los extremistas” y se niega a escuchar cualquier propuesta proveniente de la izquierda o de la derecha, y prefiere simplemente no hacer nada ni comprometerse con nadie.

Lo que yo digo es que hay que ser sensatos, inteligentes, autocríticos. Recordemos que todos somos humanos falibles y que nadie es tan chingón (ni Marx, ni Jesús, ni Yoda) que deba quedar exento de ser cuestionado. Recuperemos la capacidad de valorar, discernir, sopesar lo que ofrece cada postura. No compremos una ideología como si fuera un paquete indivisible y monolítico. No existen sólo dos opciones en la vida.

De lo contrario, caemos en la misma trampa de los fundamentalistas de derechas que pretenden constantemente desprestigiar todo lo que dijo Marx al señalar los crímenes de Stalin y Mao (y de muchos otros). Razonemos y descubriremos que el mundo no se divide en “ellos y nosotros”, pues hay muchos “nosotros” y muchos “ellos” y no necesariamente se oponen unos a otros. Tengamos en cuenta que la polarización hacia un extremo sólo genera polarización hacia otro extremo. Sólo razonando y dialogando se puede construir... ¡oh, lugar común, pero cierto!



FIN

lunes, 14 de enero de 2008

Sobre fundamentalismos (Parte 3)

(ANTERIOR)

Lopezobradorismo y antilopezobradorismo


Ya ejemplificamos dos fundamentalismos políticos: el de los EUA, que hoy en día hace estragos en el mundo y mata a miles de inocentes, y el anti-gringo, en el que se puede caer si en nuestro justificado recelo contra el imperialismo yanqui cometemos sus mismos errores y adoptamos sus mismas actitudes. Ahora tenemos como ejemplo una situación política muy reciente. Quizá hablar aquí de fundamentalismos sea inexacto, pues el lopezobradorismo no es una ideología política concreta, sino la adhesión incondicional a un líder carismático. Pero podemos ver que entre sus detractores y en sus seguidores algunos se colocaron en posiciones que, por tener las características de un fundamentalismo, podrían llamárseles tales.

Voy a hablar de la polarización de (algunos sectores de) la sociedad mexicana a raíz de las elecciones presidenciales del 2006. Aquí se asentaron dos posiciones, caracterizadas por ser intolerantes, intransigentes y maniqueas, en las que permanecen muchas personas. O estabas a favor de Andrés Manuel López Obrador o estabas en su contra. Es decir, o apoyabas a AMLO y sus propuestas políticas, y con ello estabas por completo seguro (con fe ciega) de que hubo fraude electoral y estabas a favor de la ocupación del Zócalo y del recuento de voto por voto, o eras un maldito fascista-panista a favor del fraude y de todo lo demás. Esto pensaban (piensan) los lopezobradoristas fundamentalistas.

Del otro lado, el de los fundamentalistas antilopezobradoristas, o eras un honesto ciudadano trabajador que aprecia el valor de la tranquilidad social y reconoces la legitimidad de las instituciones en las que se asienta el Estado de Derecho, o eras un loco revoltoso que pretende desestablizar al país.

Para cada uno de estos grupos, el país quedó dividido en "ellos" y "nosotros", y cuando esto sucede, se legitima cualquier acción o dicho que provenga de "nosotros" y se deslegitima todo lo que provenga de "ellos". Y es que mucha gente se comportó como si tratara del albor de una guerra civil.

Tengamos el caso de la muy respetable (lo digo sin sarcasmo) revista Letras Libres. Esta revista acusó a los intelectuales lopezobradoristas de haberse dejado seducir por el líder carismático al punto de haber perdido el sentido común. Pero los articulistas de Letras Libres no cayeron en la cuenta de que ellos mismos, en la repulsión que les causaba López Obrador, estaban cegados. En tiempos pre y post electorales, en esta revista aparecieron los siguientes ejemplos. Alguien, en relación con la exigencia del recuento de votos, respondía a la frase de los seguidores de López Obrador de que "el que nada debe nada teme", diciendo que él sí teme que al cuestionar de esa forma a las instituciones se pueda generar un caos social; un argumento bastante débil que deja muy en claro que el verdadero temor de quien lo planteó era que en el recuento saliera ganando el Peje.

Otro asumía que López Obrador era el "líder de la izquierda", para con ello tachar a toda la izquierda de caudillista e irracional, sin tomar en cuenta de que había muchas personas y movimientos de izquierda que no siguen (seguimos) a López Obrador. Alguien más decía que los seguidores de AMLO tienen problemas psicológicos y que eso explica que simpaticen con un orate como él (me recuerda a Díaz Ordaz diciendo que todos los del movimiento estudiantil tenían "tendencias homosexuales"). El opinador no pensó que quizá son las condiciones sociales de injusticia, desigualdad, hartazgo y decepción de la clase política las que han llevado a que una gran parte de la sociedad siga a ese orate. Finalmente, alguien desacreditó al Peje basándose en su origen tropical que sin duda le daba una personalidad inestable y explosiva (¿qué clase de argumento racista es ése?). Doctos señores que perdieron la razón y utilizaron argumentos inverosímiles y absurdos para atacar a un político al que detestaban.

Del otro lado está la no menos respetable (de nuevo, sin sarcasmo) Proceso. En ella se reconoce de antemano que López Obrador es el presidente legítimo. En esa misma publicación se llegó a decir que el Partido Alternativa y su candidata Patricia Mercado eran parte de un complot de la derecha para desviar hacia allí votos de izquierdistas que de otra forma habrían votado por López Obrador. La teoría de la conspiración es característica de los fundamentalistas, pues victimiza a su postura y sataniza a sus enemigos. Para los nazis era el sionismo, para los gringos era el comunismo internacional y ahora el terrorismo islámico, para Chávez y su gente es el imperialismo y para los lopezobradoristas es... bueno, todo lo que no sea lopezobradorista. Para los seguidores de AMLO, si eres de izquierda, debes estar con él, o de lo contrario eres un fascista neoliberal malnacido. Así, los lopezobradoristas caen en la misma trampa que los antilopezobradoristas.

¿Qué pienso del fraude electoral? Opino que los panistas estaban lo suficientemente enloquecidos de poder como para hacer lo que sea con tal de quedarse con él. No obstante, creo que no era necesario cometer el fraude. Si Nueva Alianza consiguió "uno de tres" haciendo que un gordito bailara en la tele, ¿por qué es tan difícil pensar que el PAN haya conseguido convencer a la tercera parte del electorado con sus comerciales de "el Peje te va a robar la tele"?

Recordemos que la derecha se encargó de difundir rumores acerca de que AMLO iba a romper relaciones con EUA, a colocar familias pobres en las casas de los clasemedieros y a expropiar un automóvil a quien tuviera dos para dárselo a los pobres. Mucha gente que conozco pensaba "AMLO está a favor de los pobres, entonces va a hacernos pobres. Pero Calderón está a favor de los empresarios, entonces va a hacernos a todos empresarios." ¡De verdad! Pregunten a la gente qué recuerda más, si ese comercial en el que sale AMLO explicando sus estrategias económicas para aumentar la producción y los salarios, o ese en el que sale con eco y toda la cosa (y la voz del que dobla a Píccoro Daimakú) diciendo "Cállate, chachalaca". Con una mentalidad así en nuestro ignorante y timorato electorado no es inimaginable que el PAN haya de hecho ganado las elecciones, con una campaña deshonesta, sí, pero (alas!) legal. También opino que si hubo fraude, éste no se puede comprobar, ni se podría comprobar jamás.

¿De dónde viene la seguridad de los lopezobradoristas en el fraude electoral? Viene, por supuesto, del fundamentalismo. AMLO lo expresó de forma bastante elocuente: "El triunfo de la derecha es moralmente imposible". No dijo "el triunfo de la derecha es imposible porque somos la mayoría", ni "el triunfo de la derecha sería una derrota moral para México". No, se trata de una cuestión de moral. Aunque la derecha gane numéricamente, la victoria debe ser necesariamente "nuestra", porque "nosotros" estamos del lado correcto de la moral. Es un pensamiento confuso que no puede ser congruente, pero los fundamentalistas no piensan de forma congruente ni sensata. Y para elegir un movimiento o un líder político se requiere de mucha sensatez y responsabilidad. De lo contrario, sólo hay fanáticos gritándole (o abucheando) al caudillo.

(CONCLUIRÁ)

viernes, 11 de enero de 2008

Sobre fundamentalismos (Parte 2)


Fundamentalismos anti-gringos.



Pero los fundamentalismos no acaban con Bush y Bin Laden. Hay fundamentalismos de todo tipo. Ejemplo: alguna vez el escritor don Carlos Fuentes dijo algo en contra del régimen de Hugo Chávez. La reacción del gobierno de Venezuela fue que un funcionario saliera a decir en TV que Fuentes era un agente del imperialismo. Otro ejemplo es Chávez en la cumbre iberoamericana diciendo que Aznar era un fascista.

Y es que así como los gringos fundamentalistas conciben el mundo en "nosotros y los terroristas", los fundamentalistas de izquierda dividen el mundo en "nosotros y los fascistas", ignorando que existen muchas formas de ideologías de derechas que no tienen nada que ver con el fascismo, el cual por cierto, en sentido estricto sólo se refiere a un fenómeno histórico muy concreto en tiempo y espacio: la Europa de la entreguerra y de la 2GM. Así, sería inexacto llamar "fascistas" a las dictaduras latinoamericanas tipo Pinochet, que más exactamente fueron militaristas, aunque se les da ese nombre por analogía.

De cualquier forma, aunque Aznar sí es de derechas, don Carlos Fuentes no lo es, y se le puede acusar de muchas cosas (de mamón, por ejemplo), pero no de agente del imperialismo, a una de las voces que más ha criticado la administración Bush... De hecho, fue de don Carlos de quien tomé prestada la expresión "fundamentalismo americano."

Por cierto, llamar "nazi" a Bush y pintar esvástikas en las banderas de EUA es divertido porque consiste en un insulto al comparar a este personaje y a sus seguidores con los peores asesinos que dio el siglo XX. Pero Bush no es nazi. Hitler despreciaba a los burgueses y a los grandes capitalistas porque se preocupaban por hacer dinero en vez de preocuparse por las cosas verdaderamente sacras: la raza y la patria. La administración Bush, en cambio, aunque maneja el discurso de guerra santa para convencer a los gringos fundamentalistas, representa a un montón de cínicos, para quienes nada en este mundo tiene ningún valor, que lo único que quieren es hacer dinero y más dinero, y tener poder y más poder. No son nazis: son capitalistas culeros, y están dispuestos a hacer tratos con quien sea con tal de hacer dinero, aunque con eso traicionen a la raza y a la patria, y a la democracia y a la libertad, y al pay de manzana, y a todos los ideales que dicen defender. Muestra de ello es que uno de sus principales aliados es un país de islámicos fundamentalistas, gobernado por un régimen tiránico y antidemocrático: Arabia Saudita.

También hay que guardar las debidas proporciones: Hitler mató sistemáticamente a 6,000,000 de personas en los campos de concentración. Bush no llegó a tanto. Vamos, no ha matado a tanta gente como, digamos, Nixon en Vietnam. Bush tampoco es un genocida, porque el genocidio implica el intento de exterminio de un grupo de personas por su raza, religión o ideología. Bush no quiere matar a los iraquíes por ser iraquíes, o musulmanes o morenitos: solamente no le importa quién tenga que sufrir con tal de obtener dinero y poder para sus patrocinadores. Los capitalistas fundamentalistas no buscan exterminar a nadie a menos que se entrometan entre ellos y su dinero.

Pero como el fundamentalista de izquierdas divide al mundo en "nosotros y los fascistas", con EUA a la cabeza de los fascistas, se cae en la misma trampa que los fundamentalistas gringos: "mi enemigo es amigo de mi enemigo". Así, siguiendo un esquema típicamente fundamentalista, Chávez ha dicho "el enemigo de mi enemigo es mi amigo" y se ha acercado políticamente a Corea del Norte e Irán. ¿Por qué? Pues porque son enemigos de EUA y si alguien odia a los gringos, no debe ser tan malo. Esto es peligrosísimo y demuestra la estrechez de pensamiento de los fundamentalistas de izquierdas. Aunque más bien lo suyo podría ser fundamentalismo anti-gringo, un odio irracional hacia todo lo que suene yanqui, y que no necesariamente tiene que ver con los ideales de izquierda. Chávez debe saber que una alianza con una teocracia islámica y con una dictadura maoísta antidemocrática no son congruentes con el "socialismo del siglo XXI", pero es lo suficientemente listo para hacer alianzas estratégicas (después de todo es político, no ideólogo), sin que sus seguidores se percaten de lo paradójicas que son éstas... Algo así como Hitler y Stalin repartiéndose Polonia en 1939, o como la misma alianza Estados Unidos - Arabia Saudita que mencioné antes.

Realmente, no creo que ni Bush ni Chávez sean fundamentalistas de verdad (no creo que Bush sea capaz de pensar en cualquier cosa), pero confían en el fundamentalismo de sus seguidores, para poder manipularlos a su antojo. A un fundamentalista es fácil manipular: sólo hay que decirle lo que quiere escuchar y plantearle las cosas dentro del rango de su lógica estrecha y maniquea. A una persona con capacidad crítica no se le maneja con tanta facilidad. Así como la administración Bush manipula a su gente con la amenaza del enemigo terrorista, Chávez lo hace con la amenaza del enemigo imperialista-fascista. Y no es que tales amenazas no estén presentes (porque lo están), es que tanto Bush como Chávez las convierten en las mentes de su público en amenazas omnipresentes, contra las cuales hay que defenderse a toda costa y a cualquier precio.

Así, antes de que se llevara a cabo su referéndum, Chávez dijo una frase que recuerda mucho a la que dijo Bush después de los atentados del 11 de Septiembre: "El que no está con Chávez, está en contra de Chávez". Para un fundamentalista prochavista es inconcebible que alguien pueda pensar que aunque Hugo Chávez ha hecho un buen trabajo como presidente al ayudar a las clases históricamente desprotegidas, al mismo tiempo peligra la democracia en Venezuela si él se eterniza en el cargo y concentra el poder en su persona. Entonces, el fundamentalista considera que las críticas al régimen de Chávez en este sentido implican ser pro-yanqui, neoliberal, fascista, cachorro del imperio y todas esas cosas.

En Latinoamérica hay mucho resentimiento contra Estados Unidos, (¡y con razón!), pero no se debe caer en los peligrosos fundamentalismos. A mí me divierte mucho que Chávez sea el único en decirle sus verdades a Bush. Pero con su política exterior tan escandalosa, parece confirmar lo que los fundamentalistas gringos siempre dicen: "hay que ser un lunático malvado para criticar a Estados Unidos". A mí me gustaría ver políticos latinoamericanos que fueran sensatos y sinceros, con la capacidad (y los pantalones) de criticar a los gringos cuando se debe hacerlo (cosa que, de seguro, pasaría muy seguido). No debería ser necesario ser un dictador populista, ni apoyar a un dictador populista para decir la verdad sobre EUA (y sin agradarme Chávez, me cae mejor que Bush).

Una persona sensata, ya sea de izquierda o de derecha, debe ser capaz de reconocer que la adminsitración Bush ha sido criminal, pero que está lejos de ser nazi. Y debería ser capaz de reconocer que el régimen de Chávez tiene toda la pinta de tender hacia el autoritarismo, aunque de hecho ha realizado algunas mejoras sociales en su país, sobre todo para los más pobres*. Pensar en términos de "buenos y malos", y que los "buenos" somos nosotros y los que comparten nuestras ideas (y odios), y los "malos" son todos los demás, es ser fundamentalista.

*NOTA DE 2012: Escribí esta entrada en 2007, basándome en mis lecturas de aquel entonces. Por lo que leo hoy en día, parece ser que el gobierno chavista se fue volviendo cada vez más extravagante y que los efectos de sus políticas económicas han resultado negativos para Venezuela en general. Aunque es difícil concluir, porque casi todo el material relacionado con este tema tiende a tomar un bando u otro.

*NOTA DE 2014: Bueno, pues Chávez ya se murió y el país quedó hecho un desmadre, con la población polarizada y los fundamentalismos corriendo libres por los campos, haciendo difícil ver una solución al conflicto en un futuro próximo.

miércoles, 9 de enero de 2008

Sobre fundamentalismos (Parte 1)

Fundamentalismo gringo


Poco después de los ataques contra las Torres Gemelas ese 11 de septiembre de 2001 (fecha que seguramente significará un cambio de épocas para los futuros estudiosos de la historia), George W. Bush dijo "Si no están con nosotros, están con los terroristas." Esto es un ejemplo de fundamentalismo.


Fundamentalismo se refiere, en un sentido estricto, a fundamentar todos los aspectos de la vida humana (política, sociedad, moral, cultura, etc) en la interpretación literal de un texto religioso considerado sagrado, que puede ser el Talmud, el Corán, o la Biblia. En este sentido, para el fundamentalista, todo aquel que no participe de su fundamentalismo es un infiel equivocado, muy probablemente malvado, al que se debe convertir o apartar, aunque no necesariamente destruir (no todos los fundamentalistas son violentos).

En un sentido más amplio, se le puede llamar fundamentalista al que pretende fundamentar todos los apectos de la vida humana en la interpretación dogmática e intransigente de una ideología, o de un ideal político, o de  los conceptos de patria o de raza. En todos los casos, el fundamentalista es intolerante y concibe el mundo en un sentido maniqueo: "ellos y nosotros". La otra característica del fundamentalista es la ausencia total de autocrítica, que viene con la incapacidad de concebir que quizá se podría estar equivocado.

Así están muchos estadounidenses hoy en día: "son ellos y nosotros" (y "ellos" están contra "nosotros"). Para el gringo fundamentalista es imposible concebir que uno pueda estar en una posición que ni sea la una ni la otra. Para el gringo fundamentalista o se es aliado con todo lo implica o se es enemigo con todo lo implica, y para ser enemigo basta no identificarse con TODO lo que implica ser aliado. Así, si alguien critica al gobierno estadounidense, es un traidor que no ama a su país, porque para el gringo fundamentalista es imposible comprender que quien ama a su país quiere lo mejor para éste y por ello tiene el deber de criticar lo que le parece mal.

El gringo fundamentalista también entiende que si alguien se manifiesta por la paz, está a favor de los terroristas. El gringo fundamentalista detesta a los franceses desagradecidos que, después de haber sido salvados por los EUA en la Seguda Guerra Mundial, no quieran apoyarlos en su guerra contra Irak, y entonces le cambia a las papas a la francesa el nombre y les pone "freedom fries". ¿Por qué? Porque Estados Unidos es el campeón de la libertad, y si no estás con EUA, es porque detestas la libertad y no eres digno de que estas papas lleven tu nombre (y de cualquier forma, las papas fritas fueron inventadas en Bélgica).

Ejemplo típico es la película Team America, (muy poco divertida, además de todo), en la que se muestra a algunos actores hollywoodenses que se han caracterizado por su activismo social y sus declaraciones en contra de la guerra en Irak. A ellos se les ve formando parte de un escuadrón armado de Kim Jong-Il (dictador de Corea del Norte) y a Michael Moore se le representa cometiendo un atentado suicida contra el Team America. La idea, claro, es ridiculizar, pero deja ver que, para el gringo fundamentalista, no hay diferencia entre estar en contra de matar a civiles iraquíes y desear el mal, en incluso atentar, contra los mismos Estados Unidos.

De esta misma manera, los fundamentalistas norteamericanos han ideado el concepto de Eje del Mal (que nos remite al Eje Roma-Berlín-Tokyo que sí era muy muy malo), para incluir a Corea del Norte, Irán e Irak -que ahora ya está descartado. El gringo fundamentalista sólo entiende que esos tres países no quieren a EUA, y que si no quieren a EUA es porque son unos malvados, y sin son malvados, todos son uno mismo. El gringo fundamentalista no entiende que en nada se parecen una dictadura militar laica basada en el culto a la imagen del líder carismático (Irak), con una cuasi teocracia basada en el fundamentalismo islámico (Irán), con una dictadura comunista de tipo maoísta (Corea). El gringo fundamentalista no entiende que como la dictadura de Hussein no era islámica, sino laica, Osama Bin Laden lo acusaba de ser un infiel a quien se debía hacer la guerra santa, y por lo tanto no podían ser aliados unos del otro. No, el gringo fundamentalista lo único que entiende es que sus enemigos son sus enemigos y los que no son sus amigos, son necesariamente enemigos.

La identificación de todos los enemigos como uno solo que conspira contra el propio pueblo, es una estrategia de control / idea paranoide de fundamentalistas de todo tipo. Hitler veía en todo la conspiración judía-democrática-comunista para acabar con la grandeza de la raza aria. Los seguidores de Hitler no eran capaces de pensar que una democracia puede no ser comunista (no al estilo soviético, por lo menos, ya que, según Marx, la democracia es una condición necesaria para que exista y funcione el comunismo), que los judíos no inventaron la democracia y que si bien un judío inventó el comunismo, a muchos miembros de este honorable pueblo, que sobresalen como empresarios, comerciantes y banqueros, el comunismo no les conviene para nada. Pero en fin, así piensan los fundamentalistas.

lunes, 7 de enero de 2008

A paso de cangrejo...

Se preguntarán porqué no he posteado (bendito anglicismo) nada en los últimos días. Esta pregunta tiene cuatro respuestas:

1) Preparando la fiesta de cumpleaños de mi hijo y el Día de Reyes.

2) Me compré Age of Empires III y no he podido pensar en otra cosa que en mis guerreros jaguar luchando contra esos malditos cosacos rusos... ¡Un escenario que sólo un videojuego podría proporcionar!

3) Me compré y he estado leyendo un libro de Umberto Eco (uno de mis autores favoritos) que se llama A paso de cangrejo... No, no es de chistes bobos sobre gente gay, sino de ensayos de análisis social, cultural y político.

4) Pero sobre todo, he estado jugando Age of Empires III. Mi ciudad azteca se llama Tzibitepec. Juajuajuajuajua.

Sobre estos días, sólo tengo que decir lo siguiente:

A) "Me gusta Enero, porque los basureros huelen a pino."

B) "Durante los días de invierno, en los centros comerciales de Mérida suben al máximo el aire acondicionado para que los absurdos miembros de la absurda high meridana puedan ponerse su absurda moda (¡bufandas en tierra maya, por favor!) que adquirieron a precios absurdos y que de otra forma sólo podrían usar si se van a Canadá."



Sobre el libro de Umberto Eco, que es el meollo de este post, sólo puedo decir que lo recomiendo amplia y enfáticamente a todos. ¡Está buenísimo! Les transcribo la reseña de la contraportada, para que se animen:

A paso de cangrejo -es decir, hacia atrás- es como parece caminar la historia en este nuevo milenio. Todos los avances científicos y los progresos democráticos que auguraban un espléndido futuro se han convertido en fuentes de conflictos e insatisfacciones. El mundo no va bien. Ante esta situación, Umberto Eco lanza sus afilados dardos, sus reflexiones. 

Tras el 11 de Septiembre la humanidad ha entrado en una peligrosa regresión. Vuelven los viejos conflictos territoriales, las guerras medievales con denominación de "cruzadas", la nostalgia por los totalitarismos, el antisemitismo y otras formas de racismo. En muchos lugares del mundo, hay quienes siguen empeñados en combatir la tesis evolutiva de Darwin. Partiendo de la actitud del gran jurista y politólogo italiano Norberto Bobbio, que enunció los deberes del sabio -"El deber de los hombres de cultura es hoy más que nunca sembrar dudas, no ya recoger certezas"- Eco arremete, entre otros asuntos, contra la forma de vida contemporánea, las guerras, la política internacional y el consumo en las grandes superficies como único espacio de ocio posible, sin olvidar el nefasto papel de los medios de comunicación, empeñados en construir una imagen del mundo basada en el espectáculo y la manipulación.



El libro recoge artículos, reflexiones y decepciones que Umberto Eco publicó entre 2000 y 2005, y constituye un excelente ejercicio de reflexión sobre nuestros tiempos, en particular del primer lustro del siglo XXI. Los temas que aborda Eco incluyen las guerras en Afganistán e Irak, el régimen de Berlusconi, la cultura mediática, el auge de las pseudociencias y el futuro próximo. Algunos de mis textos favoritos son:


  • Algunas reflexiones sobre la guerra y la paz: es un texto que hace precisamente eso, reflexionar. En particular plantea que hasta antes de Vietnam se hacían paleo-guerras, mientras que ahora se hacen neo-guerras, con dinámicas, significados y alcances por completo diferentes.
  • Amar a América y manifestarse por la paz: donde echa por tierra el argumento maniqueo del "love it or leave it" y explica que uno puede amar a los Estados Unidos y estar en contra de las guerras intervencionistas.
  • Norberto Bobbio: la misión del docto revisada: en el que reflexiona sobre el papel de los intelectuales en la sociedad, en tiempos en los que es más importante cuestionarse que plantear certezas.
  • Sobre lo políticamente correcto: es un lúcido y divertido texto en el que el autor aborda el espinoso tema de la corrección política.
  • Ciencia, tecnología y magia: un discurso dicho en la Conferencia Científica Internacional, en el que señala cómo en los medios la magia se confunde con la tecnología, por causa de la inmediatez y aparente milagrismo con el que funciona esta última, mientras la ciencia, ardua tarea que requiere tiempo y esfuerzo, se menosprecia.
  • Entre Watson y Lawrence de Arabia: es una colección de textos en los que el autor reflexiona sobre las guerras de Estados Unidos en Afganistán e Irak, y observa que para hacer la guerra se requiere cultura y que se puede vencer incluso estando equivocado.
  • La toma de Jerusalén. Crónica en directo: es un texto imaginativo en el que Eco se pone en la voz de un reportero que transmite en directo la toma de Jerusalén por parte de los cruzados, dejando el testimonio de las atrocidades que cometieron los cristianos al conquistar la santa ciudad.
  • El que ya no cree en Dios cree en todo: trata de las diferentes supersticiones en voga: la alquimia, los médiums, los templarios, Dan Brown, el Trimegisto y el tercer secreto, entre otros.


Éste es uno de esos libros que con pocas pero sabias palabras puede desencadenar en el lector toda una serie de reflexiones, algunas de las cuales incluso podrían cambiar su forma de ver y de pensar en respecto del ciertos temas. Es, en fin, una delicia, una fuente de conocimiento y sabiduría, y una lectura amena, divertida y apasionante.

miércoles, 2 de enero de 2008

1968 - 2008




Este año quedaremos a 40 de distancia de un periodo de 365 días que fueron muy significativos para la historia contemporánea. 1968 fue uno de aquellos años en los que, de forma inesperada, coincidieron hechos importantes que marcaron a toda una generación. 1968 fue el año de tres grandes movimientos sociales que pretendían cambiar el sistema: la Primavera de Praga, la Revolución de Mayo de París y el Movimiento Estudiantil de México (además de muchas otras luchas similares en América y Europa).

El primero se oponía al comunismo autoritario, dogmático y corrupto de la Unión Soviética y pretendía sustituirlo en Checoslovaquia por un socialismo humanitario y demócrata. El segundo fue la expresión el rechazo de una juventud por la estructura injusta de la sociedad capitalista y de sus inhumanos valores de consumo, así como el deslinde del comunismo institucionalizado que pretendía tener el monopolio de la verdad. El tercero era la reacción de una juventud harta contra un gobierno corrupto, represivo y déspota que ya no representaba a los intereses del pueblo al que gobernaba.

Los tres movimientos fracasaron. La URSS invadió Checoslovaquia ante la pasividad del mundo occidental, a quien asustaba más el socialismo humano y demócrata que el despotismo soviético. En Francia, el Partido Comunista Francés no quiso perder su estatus como parte del Sistema y traicionó a los jóvenes manifestantes. "En México lindo, tiraban a dar" como dijo Sabina.

Y sin embargo, la derrota de estos movimientos fue "pírrica" como diría Carlos Fuentes. Es decir, fueron derrotados pero algo quedó de ellos. Inspiraron luchas sucesivas. Abrieron posibilidades y pudieron paradigmas bajo la lupa del cuestionamiento. Muchos de los que fueron jóvenes en 1968 crecieron para hacer carreras en la política y llevar sus ideales a un nivel institucional.

Es imposible cambiar por completo al mundo en un año, pero eso no significa que los movimientos fueron por completo infructuosos. Pensemos en la Revolución Francesa y nos daremos cuenta de que fue cooptada poco después por tiranos extremistas (como Robespierre) o megalómanos (como Napoleón) y luego fue aplastada por las monarquías europeas que veían en la democracia francesa un peligro para su poderío, y que la presentaron ante sus pueblos como amenazas contra la civilización y la religión (lo mismo que dos siglos después dirían los gobiernos capitalistas contra las ideas de izquierda). Pero finalmente la democracia, el constitucionalismo y el concepto de derechos humanos (todos productos de la Revolución) prevalecieron y se extendieron a casi toda Europa, mientras que la monarquía se fue debilitando hasta quedar como un ornato hoy ridiculizado. Hoy se continúa celebrando la Revolución Francesa a pesar de que su triunfo no se dio inmediatamente después de la toma de la Bastilla.

Los que participaron en los movimientos de 1968 no deberían desilusionarse por no haber percibido un cambio inmediato en el estado de cosas y los que no lo hicimos (principalmente porque no existíamos) no deberíamos pensar que toda lucha es infructuosa, pues se ha demostrado que, aunque cueste mucho, la historia avanza y el mundo cambia gracias a las acciones humanas. Sin embargo, todos aquellos que pretenden cambiar el mundo deben tener muy presentes las lecciones que han dejado los movimientos sociales anteriores. Deben aprender de los errores del pasado y no limitarse a la simple repetición de frases y apropiación de fetiches.




Pero 1968 no fue un año revolucionario sólo en lo político. También lo fue en las artes. Uno de mis discos favoritos Yellow Submarine de los Beatles, salió ese año, al igual que cuatro grandes películas geeks, de mis favoritas también: 2001: Odisea del Espacio, El Planeta de los Simios, El bebé de Rosemary y La Noche de los Muertos Vivientes.

Les propongo a todos que 2008 sea también un año revolucionario en sus vidas. No digo que necesariamente todos que tengan que salir a la calle a hacer la revolución, sino que hagan pequeñas revoluciones personales. Hagamos las cosas que nos han dado miedo hacer, cambiemos esos defectos propios que nos molestan y que llevamos mucho tiempo arrastrando, disfrutemos más de la vida, aprendamos algo nuevo, hagamos algo productivo y creativo que trascienda el tiempo, dejemos huella en la gente cercana a nosotros. Hagamos que 2008 sea un año que dentro de mucho tiempo podamos recordar y decir "Sí, aquél año todo cambió".

Les deseo a todos un muy revolucionario 2008. Con todo mi cariño y buenos deseos.

Más sobre el '68 en esta entrada.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails