domingo, 29 de junio de 2008

Drogas, pecaminosas e ilegales



No hace mucho tiempo, el cardenal Norberto Rivera declaró que el consumo y comercio de drogas es un pecado. Uno se pregunta varias cosas al respecto. En primer lugar, uno quisiera saber si Dios acaba de decidir que eso es pecado o el cardenal se acaba de dar cuenta gracias a una epifanía. En segundo lugar uno se pregunta qué drogas son pecaminosas, ¿todas o sólo las ilegales?


Porque el alcohol, el tabaco y la cafeína son drogas... ¿Es pecado consumirlos o comerciarlos? Supongamos que el arzobispo se refería sólo a las drogas ilegales... ¿qué pasaría si las legalizan? ¿Dejaría de ser pecado consumirlas o comerciar con ellas? En ese caso, ¿lo que Dios declara como pecado depende de lo que es legal o ilegal en el mundo terreno? ¿O seguirán siendo pecado, sin importar que sea legal o no?


Uno podría preguntarse, junto con Miguel de Unamuno, si el bien es bien porque Dios lo dice, o porque es bien en sí mismo. En el caso primero, entonces lo que es bueno depende del capricho de la divinidad. En el caso segundo, existiría un bien supremo incluso por encima de la divinidad... pero ésos son debrayes que competen a la teología, y lo que quería probar aquí es que las declaraciones del arzobispo son puros disparates.


Legalizar las drogas


¿Por qué son ilegales ciertas drogas? La respuesta es en apariencia sencilla: son perjudiciales para la salud. Claro que esto no es suficiente motivo, porque comer caca de perro es dañino para la salud y no creo que arrestarían a nadie por comer caca de perro (aunque quizá lo llevarían con un psiquiatra). El problema con las drogas no es sólo que sean perjucidiales para la salud, sino que son adictivas, y alteran la conducta de quien las consume, a veces de forma peligrosa. Pero ahí no se detiene el problema, porque si sólo fuera por lo que he mencionado, nadie las consumiría. El verdadero problema con las drogas es que son placenteras, porque ello lleva a las personas a consumirlas, lo que le ocasiona problemas de salud, alteraciones de la conducta y dependencia a la sustancia.


Ahora bien, ¿son en realidad válidas estas razones para prohibir el consumo de ciertas substancias? Hay que analizarlo por partes. Por un lado, cada individuo es (o debería ser) libre para decidir qué hacer con su propio cuerpo y el Estado no debería intervenir de ninguna manera en sus decisiones. Yo creo firmemente en este principio.


Por otro lado, cito a Umberto Eco cuando habla del suicidio. El suicidio es una cuestión personal, pero cuando hay una epidemia de suicidios, entonces se trata de un problema social y el Estado tiene el derecho y el deber de intervenir para aslvaguardar el bienestar de la sociedad.


Lo mismo se puede aplicarse a las drogas. El consumo es un asunto personal, pero si la drogadicción se convierte en problema de salud pública, entonces el Estado tiene derecho a intervenir. Después de todo, el consumo de drogas es perjudicial y una población drogada o con problemas de salud causados por las drogas levaría a otros problemas sociales y haría débil a una nación. La pregunta es si la prohibición es realmente la forma más inteligente ni la más efectiva en la que el Estado puede intervenir para evitar tales escenarios apocalípticos.


El alcohol es una droga. El alcoholismo es un problema social. Luego, el Estado tiene la obligación de intervenir. Pero cuando se ha pretendido prohibirlo, como en Estados Unidos en los años 30, la solución ha resultado peor que el problema. La prohibición en EUA no logró acabar con el consumo de alcohol y sí logró hacer que Al Capone se hiciera millonario, murieran muchas personas y se corrompiera el sistema de justicia estadounidense. Quizá el alcohol le costaba la vida a mucha gente cada año, pero durante el tiempo que duró la prohibición murieron más personas a causa del crimen organizado de las que habrían muerto por enfermedades o acidentes relacionados con el alcohol.


Después de todo, no es lo mismo disfrutar de una copa de vino con la cena, que ser un alcohólico. No es lo mismo fumarse un porro al final de un día de trabajo, que ser un drogadicto. Eliot Ness (el Intocable) decía que el problema no es si tomar una copa está bien o mal, el problema es que es ilegal. Pero si se legaliza el consumo, la cuestión de lo ilegal puede olvidarse, y entonces se puede abordar el asunto desde otras perspectivas: ¿cuánto consumo es inofensivo y cuánto es problemático?, ¿cómo se podrían minimizar los efectos negativos del consumo?, etc.


Luego, la intervención del Estado debe darse de otra manera, creando regulaciones que restrinjan el consumo de esas sustancias (como se ha hecho con el tabaco), tratando los problemas de adicciones que se presenten, y otras soluciones que permitan a los ciudadanos de un país democrático decidir qué introducir en sus propios cuerpos, sin que el consumo de drogas se salga de control como problema social.


Claro, esto puede sonar utópico. En primer lugar se necesitaría de un gobierno eficiente y honesto para que diera resultado. Véase que en la mayoría de los países está permitido el consumo de alcohol y que no en todos ellos el alcoholismo es un problema. Pero hay países (como el nuestro) en los que sí es un problema y ello nos lleva a pensar que la forma más fácil de impedir que los efectos nocivos del consumo en masa de drogas perjudique a la sociedad, sea prohibiéndolas.


Pero también hay que estudiar si vale la pena, si en verdad no estamos sufriendo un mal peor por evitar un mal menor. Me refiero al narcotráfico, que le cuesta la vida a cientos de personas al año en nuestro país (miles, durante el sexenio de Calderón). Si las opciones son: A) un problema de salud pública que puede ser afrontado con ciertas regulaciones inteligentes, o B) un problema de crimen organizado omnipotente que tiene el control del mismo gobierno y que tortura y mata impunemente; creo que la primera opción es la menos perjudicial para una nación.


Imagínense si se legalizaran las drogas. Cierto, quizá el consumo aumente y eso significaría un problema de salud pública. Quizá también aumentarían los accidentes automovilísticos. Lo peor de todo, aunque el consumo de drogas estuviera limitado por ley para mayores de edad, al ser legales estarían más cerca del alcance de los menores y ello sería un problema grave.


Como padre, no me gustaría que mi hijo creciera en un lugar en el que se pueden comprar tachas en las farmacias. Pero tampoco me gustaría que fumara o bebiera antes de cierta edad, y para evitarlo tengo la responsabilidad de educarle de cierta manera, de enseñarle a distinguir entre lo que es bueno y lo que es malo para él, y que así pueda tomar sus propias decisiones. El Estado no lo va a hacer por mí. Y ciertamente es mucho peor crecer en un lugar en el que te pueden balear yendo a la tienda de la esquina; México se ha convertido en ese lugar.


Todos esos problemas se podrían enfrentar de forma inteligente. Por ejemplo, para evitar los accidentes, se podría aumentar la vigilancia policial, así como se podrían agravar los castigos para quienes fueran descubiertos conduciendo bajos los efectos de alguna droga. Al fin y al cabo, el consumo de alcohol es la principal causa de accidentes automovilísticos, pero también habemos algunos a quienes nos gusta beber, y somos lo suficientemente responsables para no hacerlo cuando vamos a manejar. Claro, no se puede contar con que todos los ciudadanos de este país sean tan responsables (todo lo contrario), y para ello servirían operativos análogos a los del alcoholímetro, diseñados para impedir que la gente maneje en estados alterados.


Lo que quiero decir con todo esto es que si bien vendrían algunos males con la legalización de las drogas, no serían males que no se pudieran controlar. El crimen organizado, en cambio, es un problema mucho más difícil, costoso y doloroso de enfrentar.


Drogas legales


No hablaré del alcohol, el tabaco y la cafeína. Hablaré de otras drogas legales. Investigando sobre la salvia (una planta con propiedades alucinógenas y onirógenas que aún no ha sido ilegalizada en la mayoría de los países) me topé con esta página, http://salviamexico.com/store/.


Es una tienda on-line que vende salvia y otras plantas con propiedades alucinógenas que no están prohibidas por la ley. Chequen la página. Los productos que venden están sujetos a estándares de calidad, no están adulterados, son distribuidos en paquetes seguros y bonitos, y además, con la comodidad que brinda el adquirirlos por Internet. Nada de tener que ir a las favelas a enfrentarse con malvivientes para obtener unos gramos de una sustancia adulterada a precios ridículos.


Imagínense si las otras drogas fueran legales. Podría obtenerse material de calidad y de forma segura. El narcotráfico se quedaría sin negocio. Se generarían empleos para botánicos, agricultores, químicos, farmacéuticos, transportistas, distribuidores, diseñadores, publicistas, etc. Podríamos exportar a otros países en los que la marihuana no está prohibida, pero en donde el clima es menos propicio para su cultivo, como Canadá u Holanda. En vez de que un montón de asesinos salvajes se enriquecieran, trabajadores y profesionistas podrían salir adelante (o empresarios sin escrúpulos se harían millonarios, pero de todos modos es menos malo). El Estado ganaría con los impuestos que pudieran cobrarse por el comercio de las drogas.


En fin, veo más ventajas que desventajas en la legalización de estas sustancias. Sólo chequen esa página. ¿No sería un mejor país si en vez de Chapos y Saidenes tuviéramos a unos pequeñoempresarios vendiendo honestamente a través de sus changarros on-line?


jueves, 19 de junio de 2008

Música Psicodélica



La música psicodélica es aquélla que busca recrear las sensaciones que se tienen en estados psicodélicos, es decir, bajo los efectos de drogas alucinógenas. Esta música aprovecha la capacidad aumentada y especial de percibir los estímulos sensoriales que ocurren bajo el efecto de estas sustancias. O sea, las canciones psicodélicas estimulan los oídos con su música y la imaginación con sus letras, y son especialmente apreciables cuando uno está bajo los efectos de alucinógenos.

En estos días de Verano del Amor quiero compartirles algunas de mis rolas psicodélicas sesenteras hppiosas favoritas.

THE BEATLES





PINK FLOYD



THE ROLLING STONES



LED ZEPPELIN



DONOVAN



JEFFERSON AIRPLANE



THE TOKENS


THE KINKS



THE BEACH BOYS




Bájenlas, oíganlas, disfrútenlas y fúmense uno en mi nombre. Y si creen que esto estuvo viajado, chéquense este top de las rolas más mindfuck del rock psicodélico.


lunes, 16 de junio de 2008

Películas de Superhéroes: El fin de una etapa en 2007





(Anterior)

Fantastic Four: Rise of the Silver Surfer (2007)


Creo que se supone que "Silver Surfer" iba a ser "mejor" que la película que la antecede. De hecho, tenía todo para serlo: el Surfer es un gran personaje, un rival peligroso para los Cuatro y la película prometía mucha acción y aventuras. Sin embargo, me dejó muy decepcionado.


Como de la primera película no esperaba nada y de hecho me divertí, de ésta esperaba más acción y emociones. Por eso quedé decepcionado. Los personajes de los Cuatro no se desarrollan, no evolucionan para nada en esta peli y siguen siendo estereotipados y anodinos. Johnny Storm, que era chistoso en la primera, en ésta me parece insoportable con su actitud de "chico extremo".


El Dr. Doom no hace gala de toda su maldad y para colmo, lo curan de deformidad, supongo que con la intención de que ese actorcito muestre su cara bonita. La pelea final, en la que Doom tiene los poderes cósmicos y Johnny los poderes combinados de los Cuatro, pudo haber sido ÉPICA, con muchos poderes disparados y supergente chocando por los edificios. Pero en vez de eso, la resolvieron en dos patadas y casi no hubo acción, que es lo mínimo que uno espera de estas películas.


La peor decepción fue Galactus. Yo soy fan del Devorador de Mundos, y fui muy emocionado a ver el Apocalipsis que iba a causar este Dios (porque Galactus está basado en la premisa "¿qué pasaría si los Cuatro Fantásticos lucharan contra Dios?"). ¿Y qué pasó? ¡Galactus no sale! Llevé mi banderita y mis matracas para echarle porras ¡y nada! Sólo una sombra sugerente por acá y por allá. Y luego, el Surfer lo destruye con toda la facilidad del mundo, como si eso fuera posible.


En fin, "Silver Surfer" es una secuela ñoña para una película ñoña, pero ya sin el encanto de la ñoñez.


Spider-Man 3 (2007)


La verdad no entiendo a la gente que se queja de que esta película fue mala. La he visto varias veces a lo largo de los años desde su estreno en cines y no entiendo de qué carajos hablan. Sobre todo, hay que empezar por el principio: LAS PELÍCULAS DE SPIDER-MAN, como películas NO SON BUENAS. Como adaptaciones del cómic, son geniales, divertidas, emocionantes, conmovedoras, sorprendentes, impresionantes, increíbles... pero como películas no pasan de ser churros. Y esta bien, cumplen su función de aventura superhoeríca y hasta ahí. La única que está cerca de ser una película honestamente buena es la segunda, y ésta tampoco está exenta de elementos churrescos.


Cierto que "Spider-Man 3" no es tan cool como la 2, pero creo que aún así es mejor que la primera, que es la más churresca de la serie. La verdad ¿de qué se queja la gente? ¿Que si hay muchos diálogos y pocas patadas? ¿Qué Peter Parker se la pasa llorando? ¡Carajo, así es Spider-Man, lo he dicho hasta el cansancio! ¡Así es el cómic y así son las otras dos películas!


¿Que es una ridiculez cuando Peter Parker se vuelve emo? ¡Carajo, hay momentos igual o más ridículos en las dos películas anteriores! Como cuando en la segunda va caminando por la calle al ritmo de "gotas de lluvia veo caer". O como en la primera cuando la tía May está rezando y se le aparece Green Goblin y le dice "términala muajajajajaja" y ella dice "libéranos del maaaaal". Es un momento patético y espantoso.


Y es que al igual que las otras dos películas, "Spider-Man 3" tiene diálogos terribles, errores de continuidad, líneas argumentales incongruentes y momentos en los que uno dice "chale". Pero todo ello es parte del encanto de la saga.


Creo que "Spider-Man 3" tiene varios puntos fuertes. Es la película en la que más se desarrollan los personajes de Mary Jane y de Harry. Mary Jane sólo había sido una chica boba (y muy buenona) en las pelis anteriores, pero en ésta conocemos más de ella, exploramos sus sentimientos, lo que piensa. Sigue siendo boba, pero por lo menos conocemos algo más de ella. Las escenas que más me gustan son aquellas en las que parece que no estoy viendo una película de gente con espándex, es decir, cuando vemos la humanidad de los personajes y sus problemas íntimos. Como cuando Mary Jane y Hary están cocinando en casa de éste. A muchos les pareció un momento aburrido porque no hay maromas, pero a mí me parece una escena muy importante.


También el conflicto Harry-Peter es muy interesante. Me parece sobre todo de mucha trascendencia que las dos peleas que se dan entre ellos sean sin el uso del traje de Spider-Man. Y es que se trata de que Peter está luchando con su mejor amigo, algo que lo desgarra por dentro.


Lo mejor de la peli es que es la más trágica de las tres. "Spider-Man 2" tiene un final esperanzador. Al principio de la tercera, Peter tiene todo para ser feliz, pero la caga por pendejo y lo pierde todo. Aquí no hay una escena final del Trepamuros columpiándose entre los edificios en un dorado atardecer, ni patrióticas banderas ondeando al viento. No, "Spider-Man 3" concluye con un hombre deshecho, el héroe que ha fracasado. Y pienso que ello tiene una gran fuerza emocional.


Claro, comprendo que hay algunos puntos débiles en la peli. En primera, hay tres líneas argumentales: la de Harry vs Peter, la de Sandman que mató al tío Ben (algo que me pareció muy forzado y sacado de la manga) y eso del traje simbionte que derivará en Venom. De las tres líneas, ninguna se desarrolla al máximo, sino que todas se quedan a medias.


En esta peli hace falta un buen villano. Tenemos tres, pero ninguno es tiene tanta fuerza ni presencia (ni como personaje, ni como los actores que los interpretan) como Green Goblin o el Dr. Octopus. Supongo que es otro de los factores que más decepcionan.


Pero sin duda, lo más decepcionante de esta cinta es que promete mucho Venom y da muy poco Venom. Éste es uno de los mejores villanos de la serie, y nos dejan con menos de quince minutos para gozarlo. Para hacer esa jalada, mejor que ni lo hubieran puesto. Mejor habría sido que la hubieran terminado en Eddie Brock fusionándose con el simbionte y dejado la historia de Venom para una secuela. Así, podrían aprovechar para desarrollar mejor los conflictos internos de Peter (con el simbionte) y también sus conflictos externos (con Harry y Mary Jane).


Pero a pesar de estas fallas, creo que "Spider-Man 3" es una gran película de superhéroes, digna de la saga, no tan buena como la segunda, pero definitivamente mejor que la primera con sus diálogos inconsistentes y sus efectos especiales de Power Ranger.


Pero, vamos, incluso si consideran que "Spider-Man 3" es mala, no es una reverenda porquería. Digo, no al grado de arruinar la serie y que sea necesario darle reset. Las cosas todavía se podían componer en una secuela que cerrara dignamente la saga. Incluso la película había sido un éxito de taquilla. ¿Por qué los productores decidieron al final mandar la trilogía original al basurero y empezar de nuevo?



Bueno, yo creo que en 2007 termina la primera etapa de la Era Dorada del Cine de Superhéroes, que había iniciado con "X-Men" en 2000. Esta saga implotó con su tercer capítulo, mientras que la de Spidey concluyó con una entrega mal recibida (la única otra película que tuvo secuela, "Los Cuatro Fantásticos", también se acababa de suicidar). Con los capítulos finales de sus dos únicas trilogías buenas, Marvel le estaba dando fin a una etapa en la que vimos: 

A) Inicios modestos y poco espectaculares en lo que a acción y efectos especiales se refiere. La acción fue mayor con cada entrega, pero aún estaba lejos de los niveles épicos a los que llegarían después.

B) El afán de Marvel por colocar a sus personajes en la pantalla grande. La inmensa mayoría de estas películas fueron simplemente malas: "Daredevil", "Elektra", "Ghost Rider", "The Punisher".

C) El intento de otras compañías por impulsar a personajes y obras poco conocidos. La mayoría con resultados deplorables ("Catwoman", "La Liga Extraordinaria") y a veces estupendos ("V for Vendetta", "Hellboy").

D) El, salvo excepciones, poco respeto que las productoras tuvieron por el material original, insistiendo en crear obras que fueran aptas para toda la familia y que pudieran vender muchas cajitas felices, centrándose sobre todo en el humor chabacano y ramplón (especialmente en Marvel).

E) Obras que, sin estar basadas en ningún cómic en particular, deconstruían, parodiaban u homenajeaban el género. Algunas veces resultaron ser incluso mejores que las adaptaciones de cómics, como en el caso de "Unbreakable" y "Los Increíbles". Otras fueron churros hechos y derechos, como "Super escuela de héroes", "Mi super ex-novia" y "Una loca película de superhéroes".

F) Los primeros intentos por tomar en serio el material original, sin tanto humor chabacano y ramplón, más como lo había hecho Bryan Singer con "X-Men" en un principio, apostando a crear películas que apelaran más a los adultos y pudieran ser ellas mismas tomadas en serio: "Batman Inicia", "V for Vendetta" y "Hellboy", e incluso "Superman Regresa", aunque haya salido mal.

Esto último marcaría una pauta que seguiría el cine de superhéroes en su segunda etapa, la cual podríamos decir que ya se anuncia con "Batman Inicia" y que abriría definitivamente su secuela "The Dark Kinght", probablemente la mejor película se superhéroes del nuevo siglo. Esa nueva era requeriría de un nuevo "Spider-Man" (como de un nuevo "Hulk" y un nuevo "Superman"). Pero ése será el tema de mis próximas entradas.

sábado, 14 de junio de 2008

¡Me vale madres, soy diseñador!


¿Conocéis el juego "pendejómetro"? Es muy sencillo: una persona dice una palabra, la siguiente debe decir una palabra que empiece con la letra inicial de la palabra anterior, la tercera deberá decir una palabra que empiece con las dos primeras letras de la palabra que dijo el segundo, y así sucesivamente. Ejemplo: el primero dice "perro", el segundo "jaro", el tercero "pato", el cuarto "patagonia", el quinto "patada", y así hasta que alguien se quede sin palabras, lo que no tarda en suceder. El que se equivoque o no diga una palabra cuando llegue su turno, bebe un shot.


Me encontraba jugando dicho juego en una fiesta hace unas dos semanas. El problema era que la mitad de los concursantes no sabía escribir y la otra simplemente hacía trampa. No recuerdo cuál fue la palabra de origen, pero el tipo anterior a mí dijo "horno", a lo que yo seguí con "horquilla". Se desató la polémica porque, según ellos, "horquilla" no llevaba "h". Gané la discusión y quedamos en que le tocaba al tipo de al lado seguir con la cadena, a lo que agregó "hornitorrinco".


Una vez más hubo discusiones porque, como bien sabéis, "ornitorrinco" se escribe así, sin "h". El sujeto insistía con mucho tesón en que debería ser "hornitorrinco", porque empezaba con "hor", como "Horacio" y "horno". Traté de hacerle ver que por su etimología, la palabra que había propuesto no llevaba "h", pero el tipo me contestó con irritación "¡Me vale madres, soy diseñador!" No era la primera vez que el fulano en cuestión utilizaba esta frase para justificar su terrible ortografía, sino que ya la había dicho con anterioridad en esa misma fiesta.


A lo que yo quiero llegar es a la siguiente reflexión: ¿qué carajo quiere decir con esa mamada? Es acaso "soy diseñador, no tengo porqué saber escribir" o más aún "soy diseñador, no tengo porqué saber nada que no tenga que ver con mi carrera". Me temo que son ambas y me temo que es la forma de pensar imperante en nuestra sociedad.


El conocimiento no parece ser un valor muy apreciado en nuestro país. Casi casi como en "Fahrenheit 451" de Bradbury se nos dice "Si mi trabajo es apretar botones ¿para qué necesito saber algo más que cómo apretar esos botones?" Y claro, ¿por qué habría qué saber algo que no nos remunerará ganancias económicas directas?


La línea de pensamiento que plantea esta pregunta es materialista y utilitaria, en los sentidos negativos de ambos términos, y las respuestas, que no son una cosa ni la otra, difícilmente podrán satisfacer a quien piense de esta manera. La primera respuesta (muy filosófica) es que, como seres humanos, tenemos capacidades que no tienen los otros animales, y no aprovecharlas en la medida de lo posible sería un crimen. Desde luego, no todos pueden saberlo todo, y es justo que uno dedique la mayor parte de su tiempo y energía a aprender aquello que le servirá para desarrollarse dentro de su profesión. Pero eso no quiere decir que tengamos el derecho de ignorar todo aquello que no tiene que ver con nuestra carrera. Así como no todos podemos ser atletas, pero todos debemos (por salud) estar en forma, el que no todos podamos ser literatos, no significa que no todos podamos disfrutar de la literatura y el que no todos podamos ser científicos, no significa que no todos podamos tener algunos conocimientos básicos.


La segunda respuesta (más política) es que en el seno de una democracia, cada ciudadano debe saber un poco de todo y no solamente de política, economía e historia, sino de ciencias, porque una sociedad democrática sólo funciona si sus miembros dejan de lado el consumo a lo idiota y abrazan el conocimiento, porque ya que el poder es de todos, la responsabilidad de llevar adelante a la nación es de todos y esa responsabilidad sólo se puede ejercer con un mínimo de conocimientos.


En verdad, no entiendo a la gente que ha decidido vivir en la ignorancia. A mí, mi propia ignorancia me abruma, me atormenta. Cuando estoy rodeado de gente realmente docta, no puedo más que callarme por vergüenza. Me pongo ansioso al pensar que nunca sabré todo lo que quiero saber y que muy probablemente muera sin haber leído todo lo que quiero leer. Por otro lado, encuentro un inmenso placer en adquirir conocimientos nuevos. Me gusta mucho aprender, de lo que sea, y no solamente de literatura, que es mi carrera. Cada conocimiento se suma a los anteriores y los dota de significado y así en la mente de quien aprende se va dibujando una imagen más clara y coherente de la realidad, del universo (entendidos como todo lo que existe). Aprender me hace sentir un ser humano más completo y, quizá, un ciudadano más útil.


La tercera respuesta es la que más se acerca a lo utilitario: ¡Coño, mínimo aprende a hablar y a escribir en tu propio idioma! Pero ya ni eso parece tener importancia. Hoy en día, en los medios uno lee y escucha garrafales errores gramaticales, ortográficos y de redacción, y a nadie parece importarle. Pero el lenguaje es el vehículo del pensamiento y quien no comprende el lenguaje difícilmente podrá pensar gran cosa.


Hace poco les hablé de mis alumnos de historia y quedamos de acuerdo en que no son muy brillantes, ni muy emprendedores, ni muy laboriosos (bueno, muchos de ellos sí lo son, pero no los que mencioné en esa entrada). ¿Qué podemos esperar de nuestros estudiantes cuando los adultos no consideran ellos mismos el conocimiento como algo valioso? Nada, sólo respuestas como "¡Me vale madres, soy diseñador!"

jueves, 12 de junio de 2008

Películas de Superhéroes: Superman Regresa

(Anterior)

Superman Returns (2006)


Me gusta Superman. Mucho. Me encanta. Fue mi figura paterna durante la adolescencia. Muchos de mis principios morales se basan en la mística del superhéore. Cumplo años el mismo día que Christopher Reeve. Dicen que el ángel de la guarda se le aparece a uno en la forma de alguien a quien respetas y en quien confías. Mi ángel de la guarda sería Superman. Así de mucho me gusta.


"Superman Regresa" fue un fiasco, una decepción. No es que la película sea mala, no lo es, está bien hecha, bien actuada, bien realizada. Todo en ella es impecable. Es que no tiene razón de ser. Es, como dicen los anglosajones, pointless. Es como si nunca hubiera existido.


"Superman Regresa" pretende ser un homenaje a las dos primeras películas de Superman protagonizadas por Christopher Reeve. El problema es que esta película es lo mismo que las dos anteriores. Lo mucho que han evolucionado Superman y su universo en los últimos 25 años no tiene cabida en el film de Singer, que en cambio nos presenta a un Superman setentero.


Mientras que Christopher Nolan tuvo el acierto de hacer un Batman diametralmente distinto al de Tim Burton, Singer no hace más que imitar al Superman de Donner. Brandon Routh imita a Cristopher Reeve, y no lo hace mal. Kevin Spacey imita a Gene Hackman, y tampoco lo hace mal. Pero creo que para hacer lo que ya se había hecho anteriormente no tenía ningún caso hacer una nueva película de Superman.


En los cómics, Clark Kent ha dejado de ser un nerd torpe para convertirse en un personaje interesante y con presencia, mientras que Lex Luthor pasó de ser un científico loco a convertirse en un empresario sin escrúpulos. La película de Singer se queda con versiones de los personajes que estaban bien a finales de los setenta, pero que no aportan nada ni tienen cabida en el mundo moderno.


Incluso la trama es la misma que en "Superman", sólo que más grande: en esta primera cinta, Luthor tiene como plan lanzar unos misiles nucleares sobre la Costa Oeste para convertirse en el dueño de una gran extensión de tierra. Cuando Superman intenta detenerlo, Luthor lo encadena a un pedazo de kryptonita y a lo arroja a una psicina. En "Superman Regresa", Luthor planea arrojar cristales kryptonianos al mar para causar un desastre y convertirse en el dueño de una gran extensión de tierra. Cuando Superman trata de detenerlo, Luthor le clava un pedazo de kryptonita y lo arroja al mar. Es lo mismo, pero un poco más dramático. Vaya, inclusive aparece un equivalente de la señorita Tesmacher.


Lo que más molesta de esta película son dos cosas: se supone que es la continuación de "Superman II", tras la cual el Big Blue Boy Scout se habría ausentado de la Tierra durante cinco años. ¡¿Que mamada es esa?! Si recordamos, al final de "Superman II", el azulote le dice al presidente: "No les volveré a fallar, señor" ¿Y después de eso se ausenta cinco años? Superman no hace eso, Superman es responsable.


Entendamos una cosa, Superman es como Jesús. Al igual que Jesús en "La última tentación de Cristo", Superman es tentado a renunciar a su "divinidad" para unirse a la mujer que ama y vivir feliz por siempre. Pero, al igual que Jesús, Superman se da cuenta que su papel en esta vida es ser nuestro Salvador y por ello debe renunciar a su amada y a una vida fácil. Esto es lo que hace en "Superman II", y no es creíble que después de ello el Hombre de Acero se ausente cinco años sin decirle nada nadie y sólo porque tenía curiosidad de ir a ver los restos de Kryptón.


La segunda cosa que me molesta es ese asunto del hijo. Okey, Lois y Clark cogieron en "Superman II", y para que ella no sufriera por la separación, Supes le borra la memoria con beso francés. Ahora nos quieren hacer creer que Lois tuvo un hijo de esa unión, pero ella no sabe que es en verdad hijo de Superman. En primera, ¿cuánto tiempo después del acostón se casó Lois con James Marsden para que ambos creyeran que era hijo de él? ¡Pos qué rápido se le olvidó a Lois que estaba enamorada de Superman!


En segunda y más importante: ¡SUPERMAN NO ABANDONARÍA A SU HIJO! No lo dejaría vagando por el mundo sin saber quién su padre, ni dejaría a Lois embarazada y con la memoria perdida. ¡Superman no hace eso, carajo! Superman es resposable. Superman sabía que con un gran poder viene una gran responsabilidad mucho antes de que a Peter Parker le diera aracnofilia.


Por si fuera poco, además de todo, la película es aburrida. Cuando todavía faltaba media hora para el final, yo ya no soportaba y quería que acabara pronto. A pesar de la forma en la que han evolucionado los efectos especiales, las secuencias de acción no tienen nada de impresionante y prácticamente son sólo escenas en las que Superman levanta cosas muy pesadas. Con la tecnología que hay ahora podrían haber hecho una película increíble, pero en vez de eso, hicieron lo mismo que ya se había hecho.


Repito, la película no es mala (malas, la de los Cuatro Fantásticos, la de Gatúbela, la de Punisher, etcétera) es sólo que no tiene razón de ser. Las primeras películas de Superman son casi perfectas, no era necesario hacer otra si iba a ser exactamente igual que ellas.


Creo que Singer debería haber hecho lo que Nolan hizo con Batman: reiniciar la saga desde el principio y presentar un Superman más moderno, con una visión personal del mito, en vez de continuar con una historia que ya había quedado superada. Eso fue lo que intentó hacer Zack Snyder con "Man of Steel". El problema es que Snyder no es, ni de lejos, tan buen cineasta como Singer. Pero bueno, de eso hablaremos en otra entrada.

Un poco para mérito de esta película, hay que tener en cuenta que pudo hacer sido peor. Mucho peor.

(Siguiente)

martes, 10 de junio de 2008

Películas de Superhéroes: El final de X-Men


X-Men: The Last Stand (2006)



Esta película es una tragedia. Bryan Singer, el director cuyo trabajo en X-Men dio inicio a la nueva era de los filmes de superhéroes al crear una obra seria, sobria y respetuosa de su público y del material original, abandonó la saga junto con la mayor parte de su equipo creativo para irse a dirigir "Superman Regresa", de esa forma echando a perder dos series de un solo plumazo. Brett Ratner, quien lo suplió, lo echó casi todo a perder.

Aunque ciertamente la tercera parte de la saga de X-Men es definitivamente mala si se le compara con las dos anteriores y en general con el cine de superhéroes que se ha hecho antes y después, considero que tiene algunos momentos rescatables.


¿Lo malo de la peli? Es una larga lista. De entrada, Ángel no tiene nada qué hacer en esa película, su historia no aporta nada y hubiera dado igual (quizá habría estado mejor) que no apareciera en lo absoluto. Es un ejemplo clásico de subtrama inútil y estorbosa. 


En segundo lugar, la cantidad de muertes innecesarias, sobre todo la de Cíclope, a quien matan en los primeros momentos de la cinta y a quien no se le da el chance de irse con dignidad (y no crean que esto es spoiler, pasa como a los primeros 10 minutos de la película). Esto es uno de los efectos secundarios de la retirada de Singer, pues con él también se fue el actor James Marsden, quien encarna a Scott Summers.


En tercero, la forma tan poco respetuosa en la que relegan a Rogue, que estaba muy bien interpretada por la ganadora del Oscar Anna Paquin y que tenía un papel relevante en las dos entregas anteriores. Aquí simplemente tiene otra subtrama inútil y es despojada de toda su dignidad e interés.


Cuarto: los mutantes malos son los feos que se visten de negro y tienen una cultura undeground, mientras que los mutantes buenos son los niños bonitos y respetuosos que van a la escuela y además pelean junto al ejército. ¡Háganme el puto favor!


Una cosa que resulta a veces molesta y otras complaciente es que los cómics de superhéroes están hechos para durar por siempre, o por lo menos, hasta que dejen de vender. Por ello, los personajes principales no mueren ni sufren cambios importantes (no por mucho tiempo). Es decir, las historias no caminan hacia una conclusión final. (Batman no ha matado al Guasón por mercadotecnia, no por principios, y el que crea lo contrario es un ingenuo).


Sin embargo, en la cinematografía los creadores tienen la oportunidad (única) de presentar una historia que tenga un principio, un desarrollo y un final. Por supuesto, nunca nadie ha tomado esta oportunidad, lo que provoca que, en vez de ponerle un fin a la historia, se la prolongue innecesariamente hasta que la calidad del trabajo disminuye, el público ya está harto y la serie se cancela. Para ese entonces, las últimas entregas suelen ser una basura (véase el ejemplo con "Batman" y "Superman"). Hasta hoy, el único que se ha atrevido a hacer una historia que inicie y concluya en la serie cinematográfica ha sido Christopher Nolan con su Batman. Pero incluso a él las cosas ya se le estaban saliendo de control en la tercera entrega.


Mientras veía "X-Men 3", con la forma en la que mataban a unos personajes y dejaban sin poder a otros, pensé "vaya, qué valientes, quieren darle un final a la saga", así que lo acepté, me pareció bien, incluso plausible. Todo se fue a la chingada en ese colofón en el que SPIOLERS! Magneto recupera sus poderes y Xavier aún está vivo. No se atrevieron a darle un final, les ganó la codicia y siguieron con la idea de "a darle hasta que deje de ser redituable".


A pesar de todo, como dije, la peli tiene algunos elementos rescatables, principalmente la historia, que es más oscura y violenta que las de las dos entregas anteriores. La actuación de Famke Janssen como Jean Gey/Fénix es estupenda, superando por mucho su trabajo anterior en la saga. Las actuaciones de Hugh Jackman, Patrick Stewart y el siempre genial Ian McKellen están al mismo buen nivel que en las cintas previas. La batalla final no tiene ni tantita madre y era justo lo que se esperaba de la conclusión de esta serie, que en este capítulo alcanza niveles épicos. La verdad es que ninguna de las dos cintas anteriores nos había dado secuencias de acción tan impresionantes, y eso se echa de menos cuando uno está viendo una adaptación de cómics poblados por mutantes ultrapoderosos. Y el momento en el que Fénix está matando gente a diestra y siniestra y Wolverine la tiene que matar porque la ama es excepcional, emotivo, catártico, sublime.


Lo mejor de la película es, me parece, la actuación de Kelsey Grammer, que hace un excelente Bestia. De hecho, uno lamenta que no se le haya incluido en las cintas anteriores.


V for Vendetta (2006)


Me adelantaré a los puristas del cómic: cierto es que esta película no le es muy fiel. La novela gráfica es mucho más compleja y oscura. Mientras que ésta es moralmente ambigua, en aquélla está muy claro quiénes son los buenos y quiénes son los malos. Mientras en la novela hay una lucha entre anarquismo y fascismo radicales, en la película la confrontación es entre el autoritarismo neocon y el anhelo humano por la libertad. Mientras en una V es no teme en matar y destruir para lograr sus propósitos, en la otra es un luchador por la libertad que sólo mata cuando es estrictamente necesario. Es fácil comprender porqué Alan Moore, creador del cómic, se deslindó de esta producción.


Pero la versión fílmica de "V de Venganza" se mantiene por sí misma. Es valiente sólo por el hecho de presentar a un superhéroe (porque eso es: tiene un traje, máscara, capa, habilidades especiales, etc...) que lucha no por preservar al sistema, sino en contra de ese mismo sistema.


Es una película valiosa porque nos presenta, en estos tiempos oscuros, una historia inspiradora, en la que se critica a la política actual (sobre todo, pero no sólo, a la administración Bush) y se incita a rebelarse contra ella. El V de la película quizá no sea un personaje tan oscuro y complejo como el de la novela gráfica, pero ¡carajo! es un personaje que necesita el mundo de hoy, que se caracteriza por gobiernos cada vez más autoritarios y pueblos cada vez más conformistas y apáticos. V se levanta como un héroe más moderno que Batman o Superman, o que el mismo Spider-Man.


La gente a la que no le gustó esta peli se divide en dos tipos: los que querían diálogos isabelinos y mucha filosofía como en el cómic, y los que esperaban un montón de patadas y explosiones como suelen entregarnos los hermanos Wachowsky (productores del film). La película era demasiado simplona para unos, y demasiado "lenta" y "rara" para los demás. De ahí su escaso éxito comercial.


A mí me parece una muy buena película. Es lo suficientemente fiel al cómic, pero a su vez es lo suficientemente bien adaptada al medio cinematográfico. Uno de sus más grandes logros es que, a diferencia de muchas adaptaciones de cómics, no se siente incompleta, o que sea necesario información extradiegética para entenderla: la historia se sostiene por sí misma, sin necesidad de mayores referencias. ¿Qué más puedo decir? Las actuaciones de Hugo Weaving y de Natalie Portman son simplemente geniales, las pocas secuencias de acción están muy chidas y en general la producción es impecable. Y claro, V es un héroe para inspirar a las nuevas generaciones: su máscara se ha visto en manifestaciones antisistema por todo el mundo o en los trabajos del colectivo hacktivista Anonymous.

Más sobre "V for Vendetta", el cómic y la película, en esta entrada dedicada exclusivamente a analizarlos.

(Siguiente)

lunes, 9 de junio de 2008

¡Reescribiendo la historia!

¡Últimas noticias!


Los estudiantes de primero de preparatoria de una escuela privada local, a través de profundas reflexiones realizadas con sus poderosas mentes, han llegado a la conclusión de que nuestro conocimiento sobre la historia está plagado de errores. Ellos han puesto al descubierto nuevos datos que cambiarán la forma de estudiar la historia para siempre.


Vean:


El hombre, para poblar América, pasó desde África a través del Amazonas [nadando, es de suponerse]. El México antiguo se divide en dos regiones: el noroeste y el sureste, y gran parte de la región central estaba dominada por los chichimecas.


Por suerte, un marinero italiano llamado Marco Polo, descubrió América el 16 de Septiembre de 1810 [con razón estamos retrasados, si nos acaban de descubrir]. Los reyes de Inglaterra apoyaron a Cristóbal Colón con su viaje [quién será ese tal Colón, no lo sabemos, porque Marco Polo descubrió América].


Hernán Cortés era un guerrero español que luchaba contra las injusticias en su país y que naufragó frente a las costas de Yucatán, tras lo cual adoptó la vida y costumbres de los mayas, al grado de morir luchando junto a ellos en contra de los españoles [no sé cómo no le hicieron un monumento junto a Sam's en esta ciudad]. Otras fuentes aseguran que Cortés vivió el tiempo suficiente para liderar a los mexicanos en su lucha de Independencia, la cual se dio el 13 de Septiembre de 1847 [37 años después de ser descubierta América]. Hay eruditos que aseguran que en realidad Cortés era un justiciero enmascarado.


Cuando los españoles llegaron a Tenochtitlán, el emperador era Cuauhtémoc. Los toltecas (o los teotihuacanos, dependiendo de las fuentes) se aliaron a los españoles y así lograron derrotar al último emperador azteca, que era Moctezuma. [¿Quiénes eran los aztecas? No se sabe, porque los que estaban al mando eran los chichimecas].


Una vez establecida la Colonia, el rey de España nombró a un Emperador para que gobernara la Nueva España [¿cómo le daba órdenes un Rey a un Emperador? es un misterio].


El dominio español no duró mucho, porque Napoleón y sus seguidores se reunieron en Querétaro para hacer una conspiración. Aunque, como vimos, Hernán Cortés inició el movimiento de Independencia, el líder del mismo en su primera etapa fue don Vicente Guerrero. Ahora bien, estábamos en lo correcto al pensar que fue don José María Morelos quien dirigió el movimiento en su segunda etapa, y sobre la tercera no se menciona nada, pero en cuanto a la cuarta, estábamos muy equivocados, pues el líder fue Porfirio Díaz [que dirigió al ejército Trigarante 10 años antes de nacer, hay que reconocerle el mérito].


La forma de gobierno en la cual cada uno de los estados está sujeto a la autoridad central de la nación se llama feudalismo. Sobre quién fue el militar mexicano que gobernó el país en 11 ocasiones distintas y perdió la mitad del territorio nacional, lo expertos debaten entre si fue Benito Juárez o el mismo Porfirio Díaz, [que debió haberse vuelto malo e inepto después de haber logrado la Independencia]. Pero en cuanto al político oaxaqueño de origen indígena que fue uno de los principales líderes de la Reforma, se está de acuerdo en que fue Santa Anna.


Sobre cómo llamar a la guerra que se sostuvo entre liberales y conservadores acerca la Constitución de 1857, hay quien sugiere que el nombre correcto es Guerra de Texas y otros que dicen que debe ser Guerra de Castas. De cualquier forma, al terminar dicha guerra los conservadores pidieron ayuda a los Estados Unidos, o a Inglaterra [no se está seguro, pues ambos hablaban inglés].


El segundo emperador de México, impuesto por los franceses [aunque no se sabe cómo le hicieron los franceses para imponerlo, porque nosotros estábamos en guerra con Estados Unidos... o con Inglaterra], fue Porfririo Díaz, que al parecer no había quedado contento con dirigir el movimiento de Independencia y haber sido presidente en 11 ocasiones.


De cualquier forma, los invasores fueron derrotados en la heroica ciudad de Querétaro, donde el ejército mexicano fue dirigido por don Miguel Hidalgo.


¿De dónde provienen todos estos disparates? Pues lo anterior son respuestas reales de los exámenes ordinarios de estudiantes de primero de preparatoria de una escuela privada local. Son, me duele admitirlo, mis alumnos de historia de México.


Creo que a estas alturas de la vida, como maestro de historia, no tendría que estar preguntando "¿Quién es Hernán Cortés?" o "¿Quién descubrió América?", sino que debería preguntar cosas como "Explica las causas de la derrota de los aztecas" o "Explica las consecuencias políticas y económicas del descubrimiento de América" o "Explica la importancia de las leyes de Reforma", o muchas cosas que así por el estilo se me ocurren.


De hecho, cuando entré a dar clases de historia, estaba entusiasmado de poder enseñar esta materia como debe hacerse: analizando, comprendiendo y explicando, y no solamente memorizando nombres y fechas, como se ha enseñado siempre en nuestro país. El problema es que para reflexionar sobre algo, las personas deben saber algo. Y mis alumnos no saben nada. Así, bajé drásticamente nivel y me limité a tratar de enseñarle a esos muchachos las cosas que debían saber desde la primaria y que no sabían (no sé cómo llegaron hasta primero de prepa sin saberlas). Pero esta medida tampoco funcionó. No importa cuántas veces les diga las cosas, no importa cuántas veces las lean, no se las aprenden. Son incapaces de aprender qué día se inició el movimiento de Independencia, y yo no sé qué diablos piensan que se celebra todos los 16 de Septiembre.


En cuanto a las respuestas, como me obligan a hacer los ordinarios de opción múltiple, no puedo hacer en realidad preguntas de reflexión. Una de las gracias que me gusta hacer es poner una opción disparatada en algunas de las preguntas. Mi objetivo con esto es que los alumnos se relajen y la tengan más fácil. Para mi sorpresa, los muchachos, que además de ser ignorantes carecen de sentido común, seleccionaban estas respuestas. De ahí que una chica contestara que Hernán Cortés era un justiciero enmascarado (como el Zorro, me imagino) o que los cruzob eran guerreros mayas que se fueron a pelear a las cruzadas.


En vista de este resultado, volveré a subir mi nivel, y me volveré más duro el próximo semestre, aunque repruebe el 90% del salón. Lo haré porque existe un 10% que son alumnos inteligentes y pensantes, que no sólo memorizan los datos, sino que tienen opiniones y son capaces de análisis. Para ellos planearé mis próximas clases. Los demás, que vean qué hacen.

viernes, 6 de junio de 2008

Películas de Superhéroes: Batman Inicia

(Anterior)

Antes de hablar de Batman, hay que mencionar otra película superheroica que apareció el mismo año, aunque sea por contrastar tendencias.

Fantastic Four (2005)


Les voy a decir algo: los Cuatro Fantásticos son unos superhéroes muy ñoños. Son ñoños sus poderes, son ñoñas sus historias y son ñoños ellos. De todo lo creado por Stan Lee (alabado sea) los Cuatro es lo menos trascendental y están muy lejos de ser los personajes revolucionarios que fueron Spider-Man, Daredevil y los Hombres-X.


Por otro lado, el Dr. Doom, villano emblemático de los Cuatro, es un excelente personaje. De hecho, creo que es el segundo mejor villano de Marvel, sólo después de Magneto. Creo que Dr. Doom es un villanazo demasiado bueno para unos héroes tan ñoños como son los Cuatro Fantásticos.


Ahora bien, de la película de los FF no esperaba nada. Creo que por eso la disfruté (aunque no la volvería a ver, más que por accidente). Es una película pendeja, pero chistosa y entretenida, y si es ñoña, es porque el cómic lo es. Me puse mi playera del Dr. Doom, le fui a echar porras a uno de mis villanos favoritos, y no la me pasé mal. Creo que el papel del Dr. Doom era para alguien de la talla de Robert DeNiro y no ese no-sé-quién que lo interpretó y que sólo creó un personaje muy chafa que no se compara ni de lejos con el original. Sin embargo, pesar de que todo en ese churro es estereotipado, previsible y repetitivo, la peli de FF me supo entretener, repito, porque no esperaba nada de ella.


Batman Begins (2005)


El mayor mérito de Christopher Nolan fue el de alejarse de la visión de Burton y hacer un Batman nuevo. Creo que las películas de Burton son superiores, pero "Batman Inicia" es más fiel al cómic al mismo tiempo que proporciona una nueva visión sobre el que creo es el superhéroe más chingón de todos (por mucho que me duela, Batman se madrea a Superman y lo ha hecho en varias ocasiones).


Si Burton optó por hacer un Batman surrealista, Nolan hizo todo lo posible por hacer un Batman verista, lo cual es un gran reto, e incluso algunos dirían que es un esfuerzo inútil. Es muy difícil hacer que una película de superhéroes sea realista, porque la misma base sobre la que se asienta el mito del superhéroe es fantástica, incluso si se trata de un superhéroe "humano" como Batman.


Veamos, tenemos un millonario que presenció el asesinato de sus padres a manos de un vulgar ladrón. Ello lo motiva a luchar contra el crimen. ¿Qué hace? Podría utilizar su dinero para crear empresas, generar empleos y combatir la pobreza, que es la que engendra el crimen. Podría utilizar sus influencias para obtener un puesto público y desde allí combatir a la delincuencia y a la pobreza. Pero mejor, usará ese dinero para fabricarse un Batimóvil poca madre y salir a repartir karatazos por los callejones. Sin embargo, uno como lector de cómics acepta esta incongruencia y muchas otras más que le permiten desfrutar del género.


Por lo mismo, el esfuerzo de Nolan por hacer que todo sea realista, puede parecer un poco forzado en ocasiones, como en el hecho de eliminar todos los elementos fantásticos que rodean a R'as Al Ghul o tomarse la molestia explicar de dónde salieron todos y cada uno de los chistecitos del baticinturón. Esa manía por explicarlo todo y justificarlo todo hace que por momentos la película se pierda en subtramas insignificantes, cuando lo que queremos es ver a Batman subirse en su Batimóvil poca madre y salir a repartir karatazos por los callejones.


Dejando de lado de esto, creo que "Batman Inicia" es una excelente cinta de superhéroes, de las mejores películas basadas en cómics de los últimos años. La historia (que recuerda a Year One, pero más apta para un público familiar) es excelente y el reparto es extraordinario, repleto de actores de primerísimo orden (excepto Katie Holmes, cuyo personaje parece haber sido introducido con un destapacaños).


Christian Bale es el Batman perfecto, es incluso mejor que Adam West y Michael Keaton. Hace una magnífica interpretación tanto de Batman como de Bruce Wayne, y realmente te crees que es un lunático enmascarado que gusta de andar por los callejones rapartiendo karatazos.


Siempre es un deleite ver a Qui-Gon Jinn, digo a Liam Neeson, en la pantalla y su actuación como R'as no es nada menos que brillante. Gary Oldman, Michael Cane y Morgan Freeman también brindan actuaciones maravillosas, aunque en papeles secundarios. Una grata sorpresa es ver al británico Cillian Murphy (el de "Exterminio"), como el Espantapájaros, en una interpretación soberbia. Espero que tanto él como Neeson aparezcan en las próximas secuelas.


"Batman Inicia" es una película seria y adulta, pero sería su secuela "The Dark Knight" la que daría lugar a una nueva etapa en la historia del cine de superhéroes. Eso lo veremos más adelante.


(Continuará)

martes, 3 de junio de 2008

Películas de Superhéroes: Secuelas y homenajes en 2004


Spider-Man 2 (2004)


Como ya había dicho, las secuelas de películas de superhéroes tienen la ventaja de que, como no se tiene que contar de nuevo el origen de protagonista, puede desarrollarse a los personajes y saltar directo a la acción.


"Spider-Man 2" supera por mucho a la primera entrega. No sólo los efectos especiales y las secuencias de acción son mucho mejores, sino que la historia es más interesante y los personajes se desarrollan mejor. Conocemos más de Peter Parker, sufrimos por su amor imposible con Mary Jane, porque tiene que decirle que no la ama, a pesar de que es la mujer de su vida, etc...


El Dr. Octopus es el mejor villano de la serie; uno se identifica con su trágica historia (todo en Marvel es tragedia) y lo mejor es que en vez de enfundirlo en espándex verde, el director decidió darle un aspecto más sobrio y al mismo tiempo más cool. Los efectos especiales de los brazos mecánicos son impecables y las coreografías de pelea sacan el máximo jugo a las capacidades especiales de ambos fenómenos (Hombre-Araña vs Doctor Pulpo).


La secuencia en los trenes no sólo es genial, sino que es muy conmovedora la parte en la que los pasajeros ayudan a Spidey. Conmovedor es también el final de Doc Ock cuya última frase es "me niego a morir como monstruo". Y hablando de tales, la secuencia en la que Doc Ock despierta con los brazos mecánicos y mata a todos los médicos es simplemente brillante, parece sacada de una película de monstruos, lo que nos recuerda los orígenes fílmicos de Sam Raimi.


"Spider-Man 2" es una cinta genial que nos deja además con un final de ¡Uay!, prometiéndonos la confrontación final entre Harry y Peter.


Hellboy (2004)



Padrísima. No conozco más del cómic que los crossovers que hizo con Batman, pero por lo que he oído decir a los fans, la película es bastante fiel a la historieta. De lo que sí sé es de literatura de horror y fantasía oscura, y disfruté con el eco que esta película hace de obras clásicas, en especial los guiños a la obra de Lovecraft. La actuación de Ron Perlman es suprema, la historia es muy inteligente, los villanos son muy interesantes, las secuencias de acción son sorprendentes y el sentido del humor es muy ingenioso.


Creo que ésta es un de la mejores películas de superhéroes que salieron esta década. Pero no se podía esperar menos del nerd mexicano por excelencia, sensei Guillermo del Toro. Ojalá algún día la trilogía quede completa.


Los Increíbles (2004)


Ya lo dije: es la mejor película de superhéroes de la década. Pixar sí que sabe hacer bien las cosas. Lejos de ser una película caricaturesca, "Los Increíbles" se siente como una épica superheroica al estilo de los cómics clásicos. La estética y los elementos de la película recuerda la era plateada de los cómics, en los que los superhéroes eran en verdad heroicos y brillantes.


La historia combina elementos de "Watchmen" con "Los 4 Fantásticos", y aún así crea una aventura única y original. En estos días no se han visto héroes tan humanos como Los Increíbles. Su randianismo subyacente no alcanza a arruinar una estupenda historia. En fin, todo lo que puedo decir de esta cinta son maravillas. Lástima el asqueroso doblaje con el que nos hicieron verla en México.

(Continuará)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails