viernes, 29 de agosto de 2008

¡Ciencia! (Colofón)



Hace bastante tiempo, escribí una serie de artículos titulados ¡CIENCIA! en este blog. Isaac Ventura quedó en hacer una contestación, la cual puso de forma más o menos resumida (y simpaticona) en su respectivo blog. Aquí está la respuesta. A esta entrada, le dejé el siguiente comentario:

"La ciencia no es una religión más, y me parece que ya había dejado en claro el porqué. La religión tiene dogmas y fe, la ciencia tiene pruebas y razón. Que exista gente fanática como los nazis, que malentiende aluguno que otro principio científico y lo utilice para sus propios fines, es otra cosa. Me gustaría mucho, mucho, leer tu contestación."

Tras lo cual, Isaac dejó este comentario en el blog:

________________

"Ash, eso es ciencia."

Yo creo que la razón es un grupo más de dogmas. Al fin y al cabo está hecha de discursos y códigos construidos arbitrariamente. La causa-efecto, comprobación-error, no son parámetros suficientes para comprender un fenómeno en su totalidad. La misma ciencia tiene verdades indudables y abstractas (como los números). Aún el Einsteinsienismo es bastante relativista y abstencionista.

La ciencia parte de la modernidad. Tampoco se trata de mostrarse como un grinch. Admito que la ciencia moderna ha tenido avances considerables en muchas materias. También se han superado muchas cosas establecidas por la "proto-ciencia", como el racismo "biológicamente justificado". No digo "cosas que la ciencia no puede explicar" como un religioso, sólo digo que puede haber otras maneras de explicar las cosas. Y, como no se trata nunca de conciliar, podemos cagarnos en ambas al mismo tiempo.

Buena vibra. No te malviajes, nomás era un comentario grinchesco.

______________



Y como la blogósfera es un espacio para intercambio de ideas y debates, a continuación pongo mi respuesta a la respuesta de la respuesta de la respuesta:

No me malviajo, por el contrario, encuentro estas discusiones altamente estimulantes y enriquecedoras.... Así que aquí voy.

La razón no se trata de un grupo más de dogmas. Los dogmas son "verdades" incontestables e indiscutibles. Los principios del raciocionio considerado hoy correcto se han alcanzado después de siglos de evolución del pensamiento humano.

Procesos de raciocinio que se han comprobado erróneos, como los sofismas y las falacias, han sido descartados, mientras que los que permanecen, como el silogismo, han demostrado su efectividad. De todos modos, no pueden ser considerados dogmas porque aún son susceptibles de crítica. Es decir que si se logran demostrar como falaces, serán dejados de lado. Pero mientras el proceso de raciocinio siga funcionando, se mantiene vigente.

¿Funcionando para qué? Para conocer, claro está. Desde luego, podremos decir que en última instancia es imposible conocer el mundo porque tanto nuestra razón como nuestros sentidos son limitados. Pero el conjunto de conocimientos obtenidos mediante la razón ha demostrado ser más válidos que otras formas de cognición (religión, tradición, superstición).

Digo que son más válidos no desde un punto de vista ético. Después de todo, cada quien puede creer en lo que le dé la gana, siempre y cuando no se meta con la libertad de las otras personas (tal es la postura del relativismo moral). Desde un punto de vista ético, ninguna creencia es más válida que otra.

La razón es más válida desde un punto de vista epistemológico porque arroja mejores resultados en cuanto a la comprensión del mundo físico y la aplicación práctica de este conocimiento construye máquinas, cura enfermedades y envía gente al espacio.

Esto no es necesariamente positivo desde el punto de vista ético. Habrá quien diga que la tecnología es la culpable del aislamiento emocional en que nos encontramos hoy en día (y los viajes espaciales han demostrado ser inútiles para mejorar nuestra calidad de vida... aunque sí sirvieron para desarrollar tecnologías que utilizamos a diario).

Pero el punto es que la ciencia, la razón, el conocimiento cietífico arrojan resultados. Como dije, no se hubiera ganado la 2GM con vudú. De hecho, la caída de Hitler quizá se precipitó porque él invertía más tiempo con mamadas esotéricas (y matando judíos) que haciendo bien la guerra a los rusos.

La caricatura que pusiste en tu blog es muy simpática. Al fin y al cabo, si decimos que el tsunami de Indonesia fue provocado por la ira de Dios que los castigaba por ser paganos, o por los movimientos de las placas tectónicas, no nos hace menos vulnerables a la fuerza de la naturaleza... por ahora, ya que quizá la completa comprensión del fenómeno nos pueda llevar en algún momento a predecirlo y hasta controlarlo. Mientras, los demás pueden seguir rezando para que no haya terremotos. La ciencia es mucho más que sólo recitarle polinomios a una nube.




Quizá la causa-efecto y comprobación-error no sean parámetros suficientes para comprender un fenómeno en su totalidad, pero es lo mejor que tenemos y hasta ahora nos ha servido. Cuando la humanidad descubra o desarrolle algo mejor, lo aplicará. La ciencia no es perfecta, pero es perfectible.

Claro, habrá quien se oponga, pues es cierto que hay científicos dogmáticos que se oponen a nuevos descubrimientos y que ignoran las evidencias que sugieren que lo que anteriormente se consideraba verdad absoluta está en realidad equivocado. Pero es que así es la naturaleza humana, con todo y ser un pingüino. Un buen científico acepta las nuevas evidencias, de lo contrario se está dejando llevar por los prejuicios, y la ciencia, precisamente, no los admite.

En cuanto a que los números son verdades abstractas e indudables, no es del todo cierto. Bueno, abstractos sí son, pero no son indiscutibles. Hay quien duda de la validez y exactitud de los números. El mismo Aristóteles afirma que los números no son seres, sino accidentes, es decir, que no existen en sí mismos, sino en cuanto a propiedad de otros seres. Es decir, hasta las “verdades” más básicas y absolutas de la ciencia son susceptibles de ser discutidas o hasta invalidadas. Es lo maravilloso de la ciencia: ¡todo es discutible! Pero mientras existan más argumentos a favor que en contra de los principios científicos, éstos se considerarán válidos. Después de todo, los números nos sirven para construir casas.

Por cierto, la teoría de Einstein se refiere a la relatividad en las relaciones tiempo-espacio y materia-energía, y no al relativismo moral, cultural o epistemológico, ni mucho menos a que la validez de la ciencia sea relativa frente a otras formas de conocimiento.

Completamente de acuerdo contigo: hay muchas cosas que no se pueden explicar con la ciencia estricta. El amor se puede explicar como un fenómeno bioquímico, pero esa explicación no basta para cualquiera que haya estado enamorado (la poesía lo hace mucho mejor). Los intentos por aplicar a los estudios sociales los principios de las ciencias exactas y naturales han fracasado en mayor o menor medida. Ciertamente no hay ciencia que pueda explicar el arte, no realmente. La ciencia no tiene todas las respuestas, pero las que tiene son correctas y las que no tiene, no las tiene nadie más.

Pero finalmente, eres libre de cagarte en ella. Es un placer debatir contigo.

jueves, 28 de agosto de 2008

"Ash, esto es geografía"

Hoy hice otra prueba diagnóstica a mis alumnos de primero de prepa. Quería saber qué tanto sabían del mundo. Esta prueba la hice porque el año pasado llegué a clase diciendo que hablaría de las guerras en Europa, sólo para después enterarme de que ellos no sabían ni qué era Europa, ni dónde estaba ni qué países había en ella. En fin, esta vez hice a mis alumnos mencionar 10 países de América, 10 países de Europa, 5 países de Asia, 5 países de África y 5 países de Oceanía. Los resultados son los siguientes:






Países de América:


No hay errores, pero los espacios vacíos en promedio son 4


Países de Europa:
Roma
Londres
Estambul
Espacios vacíos en promedio: 4


Países de Asia:

Beijing
Espacios vacíos en promedio: 3


Países de África:

Cuba
Grecia
Austria
Asia
Serbia y Montenegro
India
Espacios vacíos en promedio: 3


Países de Oceanía:

Haití
Hawaii
Suiza
Austria
Italia
Sidney
Espacios vacíos en promedio: 4

Alguien preguntó "¿Qué son países?", pero no le hice caso porque en un principio pensé que estaba trolleando. Una chica me preguntó si se trataba de "países países o pueden ser cosas tipo 'Guadalajara' y eso". Supongo que la duda proviene de la costumbre de que una de las categorías del juego "Basta" sea "Ciudad". La costumbre es que los que juegan pongan en "Ciudad" cosas desde América, México, Yucatán, Mérida y la Gran Plaza. Y, claro está, una alumna, muy molesta por esta prueba en la clase de historia, protestó: "Ash, esto es geografía".

:/

martes, 26 de agosto de 2008

Familias animadas, Parte IV: Los Boyle

Anterior: Los Tortoni


Los Picapiedra
era en principio una serie dirigida a un público adulto, pero con el tiempo se volvió más infantil. Los Supersónicos también y lo mismo habría pasado con Roma me da risa si hubiera durado más de una temporada. Todas eran series para disfrutar en familia. Además, el hecho de que se encuentren en épocas diferentes a la actual hace que sus conflictos sean suavizados por un colchón de irrealidad. Pero al inicio de la década de los 70's era el momento de dar el salto cuántico:


Wait till your Father Gets Home (1972-1974)




El mismo año que Roma me da risa intentó y fracasó, llegó una serie de televisión completamente novedosa. Ubicada en la época contemporánea (o sea, los 70's), trataba de los problemas reales de una familia moderna y abordaba temas hasta entonces tabú en la TV, y ni se diga en una serie animada. Si las comedias anteriores podían ser disfrutadas por toda la familia, Los problemas de papá era definitivamente para adultos. Temas como el sexo, la infidelidad, las drogas y la guerra de Vietnam eran tratados en esta maravillosa serie. Fue la única sitcom animada que duró más de dos temporadas, aparte Los Picapiedra, diez años antes, y Los Simpson, quince años después.


La familia:






El padre: Harry Boyle, a diferencia de los otros papás de televisión anteriores y posteriores, él es el sensato de la familia. Los demás miembros tienen sus issues, como verán. También a diferencia de los demás padres de familia, Harry no es un obrero o empleado; es dueño de su propio negocio. Es un hombre generoso, trabajador, ecuánime, honrado, tolerante y paciente. Sus últimas dos cualidades son puestas a prueba cuando se enfrenta a los diversos problemas que se le presentan dentro y fuera de la casa. Los enfrentamientos se dan por lo general en el ambiente familiar, sobre todo en lo que concierne a la brecha generacional entre él y sus hijos. Es un hombre con el que se puede tener empatía, e incluso admiración. Es gordo y casi completamente calvo.


La madre: Irma no sabe ni qué onda. Es una mujer despistada y distraída. Ama de casa, no tiene ningún otro interés. La serie critica duramente su falta de sentido práctico, su consumismo y lo fácil que es influir en ella. En los conflictos entre Harry y sus hijos, a veces se mantendrá neutral, y otras se pasará a uno u otro bando.



Los hijos: Chester (Chet) es el hijo mayor, de unos 20 años. Un vago, bueno para nada, supuestamente hippie, pero que no puede renunciar a las comodidades del hogar. Harry lo presiona para buscar trabajo, pero él no está dispuesto a eso. Se la pasa en casa, echado en el sofá y viendo la tele. Tiene ideales liberales, como la ecología y el pacifismo, pero no hace nada para defenderlos.


Alice es la adolescente con sobrepeso. Decir que es gordísima sería poco. A diferencia de su hermano, es más proactiva en eso de sus ideales (es un antecedente obeso de Lisa Simpson). Los conflictos con su padre se dan precisamente en cuanto a estos ideales. Alice critica constantemente a su padre de ser un burgués conservador, pero ella tapoco está dispuesta a dejar atrás las comodidades del hogar.


Jamie es el precoz hijo preadolescente. Como si fuera una profecía de sobre las generaciones futuras, Jamie es un yuppie que siempre está pensando en la forma de hacer dinero, y de hecho lo consigue. Es quien tiene una mejor relación con Harry, aunque a veces al padre le sorprende y preocupa que el chico tenga tanto interés por el dinero.


Los demás: Ralph Kane es el vecino ultraconservador de los Boyle. Una caricatura de Nixon, Ralph es racista, homofóbico, anticomunista, y un militarista fascistoide. Es el líder de una milicia local que siempre está preparándose para una invasión rusa. Odia todo lo que no sea patriota, blanco y masculino. Él y su esposa (que nunca aparece en la serie) no tienen hijos porque están en contra del sexo. Es la representación del gringo derechista de la era Nixon (pero se aplica muy bien a la era Bush).




Consideraciones:


Los problemas de papá se planteaba ser una serie polémica desde el principio. Me parece que la idea de presentar a un hombre como Harry Boyle es poner el ejemplo de cómo debía ser un buen estadounidense, en contraposición a las posiciones extremistas liberales (de los hijos) y ultraconservadoras (de Ralph).


Por ejemplo, en un capítulo los hijos defienden el nudismo, lo que horroriza a Harry, pero él no les impide actuar a sus hijos, ni se porta de forma autoritaria, en vez de eso, trata de razonar con ellos. En otro episodio, Ralph se opone a que un japonés se mude a la misma calle: "Hay una familia de judíos en la otra calle, y los negros están a sólo un kilómetro."


Frente a las dos posiciones extremistas, la sensatez y tolerancia de Harry son presentadas como la opción ideal: el de un conservadurismo moderado y racional. Por lo general, a Harry no le importa que los extraños vivan de forma extravagante y hasta promiscua: sólo no quiere ese tipo de vida para sus hijos.


Cuando Chet decidió vivir en unión libre con su novia (en casa de Harry, claro está), él no lo aprobó, pero tampoco se lo impidió. Esperó a que Chet se diera cuenta de su "error", lo cual sucedió cuando la novia se fue a "tomar unas vacaciones" con otro hombre: "¿Lo ves, hijo? Para eso necesitas ese papel."


Aquí podemos observar dos cosas: 1) Los creadores del show estaban en contra del tan pregonado "amor libre" de la época, y seguros de que no podía funcionar. La prueba del error llegaría por sí sola. 2) También creían que es preferible dejar que los jóvenes se dieran cuenta de sus errores; dejarlos caer y estar ahí para ayudarlos a levantarse.


La serie nos quiere enseñar que los ideales del padre son los correctos, pero que él es tan bueno y generoso, que dejará que los hijos hagan su vida y, al hacerlo, aprenderán que era papá quien tenía la razón. Es la paternidad idealizada.


En una ocasión Chet y Alice acusaron a su padre de ser racista. Él, indignado, les aseguró que eso no era cierto y que además, el contrataba negros [en inglés original nigroes, una palabra que ya nadie se atreve a usar en TV] antes de que estuviera de moda. Los hijos, escandalizados, le dicen que no se debe decir nigroes, sino black o colored [esta última palabra tampoco se usa; ya evolucionó hasta convertirse en ofensiva, y black va por el mismo camino]. Entonces Harry protesta de forma muy ingeniosa en contra de la corrección política, que para él no tiene sentido, pues él no piensa en las personas como nigroes o blacks, sino que las ve como personas, sin importar su raza. ¡Tomen esto, gringos políticamente correctos!


Los problemas de papá no sólo critica las posiciones liberales de los jóvenes. También se va contra el conservadurismo fascistoide de Ralph, y contra el consumismo y mediatización de la sociedad americana. En una ocasión se hace una dura crítica contra la costumbre de los gringos de demandarse mutuamente por cualquier cosa.


Conclusiones:



Harry Boyle se presenta como el hombre ideal en una sociedad que ha perdido el rumbo, revuelta entre posiciones extremistas. Es por tanto, una serie moderadamente conservadora (una serie de verdad conservadora ni siquiera tocaría esos temas). Propone un ideal del hombre común norteamericano. Y eso estaría muy bien, pero sospecho que un hombre tan bueno, inteligente y tolerante como Harry Boyle rara vez existió, y que los ideales estadounidenses que defendía la serie tampoco eran llevados a la práctica tan seguido. En ese sentido, la serie no sólo es conservadora, sino ingenua.


El hecho de que la cuasi perfección de Harry se oponga a la obvia imperfección de Irma, le da un toque ligeramente machista. Pero para ser justos, muchas mujeres son como Irma... aunque hay muy pocos hombres como Harry.


Con todo, Los problemas de papá fue una serie radicalmente innovadora. Además de que era simplemente excelente. En ella, a mis tiernos nueve años, esuché por primera vez palabras como hippie, comunista, burgués, chauvinista, Vietnam, etcétera... Es aquí donde está el antecedente real de Los Simpsons.

Tampoco esta serie tiene Regla 34, pero no hace falta: aquí una captura de pantalla auténtica de la serie original.



lunes, 25 de agosto de 2008

¡De regreso a clases!



Hoy empezaron las clases. A mis alumnos de primero de prepa, que son de nuevo ingreso, les hice un pequeño test para comprobar sus conocimientos. La prueba consistía en la siguiente: les di una lista de personajes y ellos debían poner si habían existido o no. Los resultados de esta prueba arrojan que:


  • Victor Frankenstein

  • Jack Sparrow

  • Sherlock Holmes

  • James Bond...

Son figuras importantes para la historia universal, mientras que:
  • La Malinche

  • Al Capone

  • Buda

  • Mahoma

  • Leónidas

  • Atila el Huno

  • Ghengis Khan...

Son los inventos de mentes enfermas. Desde luego, nunca existieron tiranosaurios, mastodontes ni tigres dientes de sable. En cambio, el mundo prehistórico estaba habitado por dragones.




¿Cómo la ven?


PD: Poco después hice otra prueba, ahora sobre conocimientos geográficos. A partir de entonces empecé a aplicar estos exámenes a cada generación nueva que llegaba a mí. En una ocasión tomé los datos y los publiqué. Pueden checarlos aquí.

viernes, 22 de agosto de 2008

Familias animadas, Parte III: Los Tortoni

Anterior: Los Sónico

Viajar a la "moderna era de piedra" fue una idea original y muy ingeniosa. El viaje hacia el futuro era el movimiento obvio. Pero Hanna-Barbera no se dentendría ahí, y presentaría más formas rebuscadas de repetir la exitosa fórmula. Seis años después del último episodio de la serie original de Los Picapiedra, llegaba la serie Roma me da Risa.


The Roman Holidays (1972)



video



La idea era la misma: representar a la familia moderna en otra época. La época elegida en esta ocasión era la antigua Roma. En tiempos del emperador Nerón, los Tortoni (Holiday, ya saben, el clásico patronímico romano...) vivían en los departamentos Venus de Milo. Gustaban de ver a los Gladiadores (un equipo de fútbol americano) en la televisión (?) y pasear en su moderna cuadriga. Su mascota es un león llamado Brutus. La serie tuvo un éxito mínimo, y sólo duró 13 episodios.


La Familia:



El Padre: Augusto "Gus" era bastante parecido a Súper Sónico, físicamente y en cuanto a personalidad, aunque Gus era menos pusilánime que Súper. Al igual que Sónico y a diferencia de Picapiedra, no era un cascarrabias abusivo, sino un padre comprensivo que nunca tenía problemas con su mujer e hijos. Con los que sí tenía problemas era con su jefe y su casero, ante los cuales temblaba de miedo. La relación entre Gus y su jefe, Tycoonus, es paralela a la de Súper y el señor Júpiter. Gus trabajaba en una empresa constructora. Fue el segundo y último en la tendencia de los padres delgados y buena onda. Todos los siguientes será gordos y gruñones.


La Madre: Laura, ama de casa. Punto. Igual que Ultra Sónico, sin la complejidad de personaje que tenía Vilma. Sin carácter, casi sin personalidad. Madre amorosa, etcétera.


Los hijos: Alegro (Happius, de cariño Happy, o sea Happy Holiday, ¿captan?). El hijo adolescente. Su personalidad es lo que dice su nombre. Tiene una relación más estrecha con sus padres de la que tiene Lucero Sónico, por ejemplo. También tiene una personalidad más desarrollada: aunque pretende ser la representación de los adolescentes (los bien portados, claro está) de la época, no cae en un estereotipo plano. Participa activamente en la trama.


Precocia es la hija menor. Siguiendo la tradición iniciada por Cometín Sónico, es una niña genio. Demuestra a menudo ser la más inteligente de la familia. Es cándida y graciosa.


Los demás: Groovia es la novia de Alegro. Nunca antes se había presentado a uno de los hijos con una novia que fuera personaje recurrente (excepto Pebbles y Bam-Bam, que estaban comprometidos desde que nacieron). Es a través de la relación entre Alegro y Groovia como la serie retrata el mundo adolescente, de música, fiestas y juegos.


Desaucius es el casero. Será la primera y única vez en la que el padre de familia tenga que enfrentar a un jefe gruñón y a un casero al mismo tiempo. Siempre está amenzando con sacar a los Tortoni de los departamentos.


También son personajes recurrentes los padres de Groovia.


Consideraciones:




Roma me da Risa
era una serie que repetía la fórmula establecida, pero con algunas diferencias. La primera y más importante es que trata de reflejar el mundo adolescente, si bien no de manera por completo fiel a los conflictivos años 70's, sí por lo menos de una forma que es algo más que la sola crítica o burla de las vidas de los jóvenes. A diferencia de Lucero, Alegro y Groovia no son estereotipos, sino personajes un poco más completos.


La serie es la primera en retratar la brecha generacional. Las diferencias en gustos, estilos y formas de pensar entre Alegro y su padre son representadas, no de forma conflictiva, claro está, sino chusca y conciliadora.


Gus Tortoni no vive una vida tan utópica como Pedro o Súper. No sólo tiene que enfrentarse al jefe explotador en el trabajo, sino al casero hijueputa cuando llega a casa y, para colmo, tiene que ver a sus hijos hacer cosas que no entiende (aunque, repito, con ellos no hay conflicto real). Roma me da risa parece querer representar que la vida del hombre moderno estaba llena de problemas, aunque siempre se logran solucionar de forma graciosa. El señor Tycoonus constantemente amenaza a Gus con arrojarlo a los leones. Por todo esto, Gus parece vivir eternamente estresado, a diferencia de sus antecesores que, si bien tenían problemas, se la pasaban bien por lo general.


Es en los dos aspectos anteriores, lo de la brecha generacional y lo del constante estrés, en lo que esta serie contribuye al desarrollo de las familias animadas. De nuevo, la estructura familiar es la ideal: mamá, papá, hijos y perro (que en este caso es un león, porque, como todo mundo sabe, los romanos tenían leones en sus casas).


En cuanto al humor, era prácticamente el mismo que en Los Picapiedra o Los Supersónicos. La novedad y atractivo consiste en hacer chistes sobre el contexto histórico en el que se encuentran los personajes ("El emperador se enciende cuando toca el arpa"), y uno que otro comentario sobre matar cristianos, lo cual siempre es divertido.


Conclusiones:


Roma me da Risa era una serie medianamente divertida y con escaso éxito que, sin embargo, hizo aportes al desarrollo de las familias animadas.

La serie es tan poco conocida que ni siquiera tiene su vesión en Regla 34. Pero para no dejar, aquí está una foto de la guapa Groovia.


Siguiente: Los Boyle

miércoles, 20 de agosto de 2008

Familias animadas, Parte II: Los Sónico

Anterior: Los Picapiedra

Cuando una serie de Hanna-Barbera tenía éxito, la casa productora repetía la fórmula una y otra vez hasta el cansancio. Como Los Picapiedra se ubicaban en el pasado, el siguiente paso obviamente era avanzar hacia el futuro.


The Jetsons (1962-1963, 1985-1987)



video


Herededos directos de los Picapiedra, llegó la familia Sónico. Porqué su programa se llamó Los Supersónicos es un misterio, porque el único Súper es el padre, mientras que el apellido de la familia es Sónico. De cualquier forma, una traducción más literal del apellido Jetson sería Aviónez o Cohétez. Pero en fin, eso es irrelevante.


La idea era la misma que Los Picapiedra: representar a la moderna familia americana en otra época. De nuevo, el cambio de era permitía que las parodias fueran ingeniosas, trocando los nombres de personas y lugares por referencias al espacio y la tecnología, y haciendo paralelismo entre situaciones del mundo contemporáneo con hipotéticas peripecias en el futuro.


La serie original tuvo escaso éxito, lo que provocó que se cancelara tras un año. Vivió apenas entre 1962 a 1963. Esta primera temporada era una sitcom, basada en el mundo moderno a través de la visión de la década de los 60's. Por ello el diseño del futuro es tan "retro", pues recuerda a los momentos más optimistas y ensoñadores de la "era atómica".


Pero a pesar de que no se siguieron produciendo nuevos capítulos, la serie continuó retransmitiéndose por las décadas siguientes, lo que aumentó a niveles insospechados su escasa popularidad inicial. Así, en 1985, Hanna-Barbera decidió producir una nueva serie, que duraría hasta 1987.


Para reconocer la serie de los 60's de la de los 80's, hay que fijarse en los siugientes detalles:

  1. El doblaje es distinto. En las de los 80's hay como cinco actores que doblan a todos los personajes. En la de los 60's el jefe de Súper es el señor Espacial, mientras que en la de los 80's es el señor Júpiter.


  2. Obviamente, la coloración, la animación, el sonido y el diseño de los personajes son mejores en la serie de los 80's.

  3. Robotina sólo aparece en dos episodios de la serie original, mientras que Órbitus sólo aparece en la versión ochentera.

  4. Aunque el diseño de los vestidos y de la mayoría de los aparatos era el mismo, en la primera serie la tecnología está basada en cohetes y aparatos hidráulicos. En la segunda hay una mayor participación de robots y computadoras. También salen muchos más extraterrestres.

  5. La de los 60's era una sitcom: los temas se centraban en las relaciones de familia y en la vida cotidiana. La de los 80's era más de ciencia-ficción, de aventuras y de viajes. El humor de la segunda serie era más caricaturezco.

  6. En la serie de los 60's había una secuencia al final de cada capítulo en la que Súper llega a casa y saca a pasear al perro, quedando después atorado en una caminadora. En la serie de los 80's no existe tal secuencia, y sólo hay imágenes fijas y créditos.

La Familia



El padre: Súper (George) trabaja tres horas al día y tres días a la semana apretando un botón para fabricar engranes en la empresa del señor Júpiter. Aún así, se queja de trabajar mucho. Aunque es bobalicón y pusilánime, a diferencia de otros padres de familia de TV, no es gruñón ni autoritario. Si a veces es descuidado, se debe a su propia torpeza y no a falta de interés hacia su familia. De hecho, es un padre amoroso y un marido atento. Es delgado y sería el primero de una corta tendencia de hacer padres de familia delgados. Se deja mangonear por su jefe, al cual le tiene pavor.

La madre: Ultra (Jane) es ama de casa. Todo lo hace apretando botones para que las máquinas hagan su labor. Aún así, se queja de trabajar mucho en el hogar. Es un personaje más bien plano, sobre todo si se le compara con Vilma Picapiedra: sin cambios de humor y siempre optimista, Ultra Sónico es el ama de casa y madre perfecta. Nunca, por lo menos que yo recuerde, tendrá una discusión fuerte con Súper.

Los hijos: Lucero (Judy) es una adolescente estereotipada: sólo piensa en moda, centros comerciales y estrellas de pop. Sostiene largas conversaciones por teléfono y cambia de novio cada dos semanas (en mi pueblo eso es ser piruja, pero la serie lo aborda de forma muy cándida). En fin, el único papel de Lucero en la serie es hacer de parodia de los adolescentes y rara vez contribuye de alguna forma al desarrollo de la historia.

Cometín (Elroy) es un genio preadolescente. Como todo niño gusta de las series de TV sobre vaqueros espaciales y superhéroes, y de jugar algún deporte. Fabrica dispositivos increíbles que muchas veces constituyen el centro de la trama de cada capítulo. Tanto Lucero como Cometín tienen un buena relación con sus padres y prácticamente nunca hay confrontaciones.

Los demás: Robitina (Rosie) es la sirvienta, la chacha y la nana. La que hace todo en la casa. Es claro que su rol social se debe al hecho de que es un robot (el equivalente de los hispanos en el futuro). En ninguna de las otras familias animadas habrá una sirvienta.

Señor Júpiter (Spacely) es el jefe despótico e iracundo de Súper. Lo mangonea a su antojo, lo despide y recontrata, o lo asciende y degrada cuando se le da la gana. ¿Que no hay sindicatos en el futuro? Como buen ricachón capitalista culero, siente que tiene derecho a carajear a todo el mundo. Su enemigo mortal es otro capitalista culero, el señor Cogswell, que también fabrica engranes. Por alguna razón desconocida, Súper le es fiel a Júpiter en su competencia contra Cogswell.

Consideraciones:


Empezaré por decir que es una serie de ciencia-ficción poco ingeniosa y visionaria: hay autos voladores, pero no tienen luces direccionales, así que hay que sacar el brazo antes de dar la vuelta. Y claro, la gente sigue escuchando música en discos de acetato. Pero eso es lo de menos.

Nótese que la configuración de la familia es siempre la idealizada: papá trabajador, mamá ama de casa e hijos (y perro). La relación entre ellos es perfectamente armoniosa. Nunca se explora la brecha generacional y el personaje de Lucero sólo está ahí para hacer de estereotipo, lo que demuestra la poca comprensión de los creadores por los adolescentes. La serie está vista desde la situación del adulto.

Al igual que los Picapiedra, la serie ignora por completo las convulsivas épocas en las que se desarrolla. Ni la politizada juventud de los 60's, ni los depresivos adolescentes de los 80's encuentran espacio aquí para ser representados. Era inconcebible que los hijos tuvieran algún conflicto con los padres, eso no se hace. En la serie de los 60's nunca aparecerá un negro; en la de los 80's habrá uno ocasional.

Súper y Ultra son personajes mucho más planos que Pedro y Vilma. Mientras Pedro hacía toda clase de artimañas para escapar al ojo vigilante de su esposa y así poderse ir a jugar boliche en vez de asistir a la ópera, Súper siempre hace lo que se espera de él. Es quizá mejor persona, pero no tan simpático como Pedro.


Ultra es ama de casa porque no puede ser de otra manera, no importa que sea el futuro: el papel de una mujer es ése. Punto. En cada secuencia inicial se le acusa de ser una especie de parásito que se queda con todo el dinero de Súper, para ir de compras al centro comercial. Feministas, rabien.

Los Sónico tienen una sirvienta, a diferencia de todas las otra familias animadas. Eso nos indica que estaban en una posición social más relajada. La relación entre los Sónico y Robotina está también idealizada. Ella es muy feliz con su labor de sirvienta y los demás la consideran parte de la familia. Desde luego, no podía ser de otra manera.

Si en algo resultó visionaria la serie fue en el hecho de que Súper trabaja sólo tres horas al día y sólo tres días a la semana, sugiriendo que en el futuro la gente trabajaría menos. Pero hasta ahí se queda la profecía, porque el señor Júpiter es un jefe abusivo y explotador. Al parecer, para los creadores de la serie, los derechos de los trabajadores no iban más allá de lo representado.

Los temas son muy limitados: Cometín inventa alguna cosa que mete a todos en problema, Cogswell está superando a Júpiter en ventas y entonces hay que ganarle, Súper es despedido/ascendido a vicepresidente/degradado... y así sucesivamente.

Conclusiones:

Los Supersónicos era una serie más evidentemente conservadora que su predecesora, Los Picapiedra. Casi no hay sátira social ni referencias a la cultura popular. Aunque tiene algunos buenos momentos, en general el humor es menos ingenioso y divertido. Como se ha advertido, los personajes son más planos.

Es, en fin, una serie bastante sosa que aportó poco a la evolución de las familias animadas. Aún así, se ha convertido en un clásico. Supongo que porque le tiraba más a los niños que a los adultos logró hacerse de un público.

Curiosidades:

Hanna-Barbera quizo hacer una serie sobre los hijos Sónico ya crecidos, pero no se la aceptaron. Como consecuencia, surgió la serie The Partridge Family 2200 AD

Hubo una película en la que los Sónico conocen a los Picapiedra. Yo no la he visto. Lucero tuvo su propio largometraje animado, en el que es una estrella del pop "ochentera"... porque es lo único que una adolescente puede hacer con su vida. En la película, a la música que toca Lucero se le llama "rock", pero es en realidad pop tipo The Bangles. El rock de verdad no tiene cabida en un medio tan conformista.

Mecánica Popular declaró a Los Supersónicos como la peor serie de ciencia-ficción de la historia.

Súper Sónico está basado en Lorenzo Parachoques.

Lucero disfruta en la intimidad de conversar con su diario computarizado, el cual aparentemente también presta otros servicios...


Como pueden ver, Súper Sónico está muy orgulloso de su familia...

martes, 19 de agosto de 2008

Familias animadas, Parte I: Los Picapiedra



El texto que publicó mi amigo Joaquín en la revista "Replicante" sobre Padre de Familia me ha inspirado a hacer esta breve reseña de la historia de las familias animadas.


Desde la década 1960, de forma casi ininterrumpida, la animación norteamericana ha plasmado a la familia típica de los Estados Unidos, de forma satírica las más de las veces, en ocasiones de forma cándida y en otras de plano irreverente. Ya sea tratando de rescatar los valores familiares, o burlándose de ellos, los animadores norteamericanos nos han entregado toda una gama de personajes, algunos de ellos entrañables, otros olvidables y algunos injustamente olvidados.


Estas series de TV sirven como testimonio de los valores sociales de una época, ya sea elogiándolos o denostándolos. En ellas se puede apreciar una larga evolución en la forma de concebir la familia ideal/disfuncinal. Los que creen que todo empezó con Los Picapiedra, están en lo correcto, pero si piensan que entre ellos y Los Simpson no pasó nada y que esta serie reinventó a la familia, se equivocan.


The Flintstones (1960-1966)


video





Los Picapiedra fueron el inicio de todo. Fue la primera serie animada dirigida a un público adulto (era patrocinada por una marca de cigarrillos y en algunos segmentos aparecían Pedro y Pablo fumando). También fue una de las primeras protagonizadas por personajes humanos adultos.






La idea era sencilla, pero novedosa: hacer una sitcom (comedia de situación, en la que lo gracioso estuviera en las situaciones de la vida cotidiana que enfrentan sus personajes) al estilo de las que ya existían en la década de los 50's y que se habían popularizado ampliamente. La variación era que esta sitcom sería en dibujos animados y retrataría a una familia en la moderna Edad de Piedra.


Esta novedad permitía que, combinada con escenas de la vida cotidiana, se mezclaran ingeniosas ocurrencias sobre el mundo prehistórico, sobre todo en lo que a la tecnología de los Picapiedra se refiere, que, como recordarán, utilizaban animales vivos para la mayor parte de sus tareas. En muchas ocasiones el animal-aparato en cuestión rompería la cuarta pared mirando directo a la audiencia para decir algo ingenioso (a veces profundo) sobre la vida.


La Familia


El padre: Pedro (Fred), es gordo, como serían los padres de familia subsecuentes, perezoso, descuidado, gruñón, en ocasiones violento y glotón. Abusa verbal y psicológicamente de su esposa. Sobre esta línea se construitruirán prácticamente todos los padres de las series animadas. Pedro es un machista conservador que quiere que la cena esté servida cuando llegue del trabajo y que cree en la consigna de que "el lugar de la mujer es en la casa". Cuando no se le contradice, es un esposo y padre amoroso. Es también algo insensato, muchas veces busca formas fáciles de hacerse rico que, por supuesto, no dan resultado. En español fue doblado por el grandioso "Tata" Arvizu.


La madre: Vilma (Wilma), es, a pesar de todo, quien lleva los pantalones en el hogar. Su furia puede superar a la de Pedro y así logra ponerlo en su lugar. Es un ama de casa sin más intereses que su hogar, los vestidos y eventos sociales. Se mantiene delgada, joven y atractiva.


Los hijos: Pebbles, es la única hija de la familia. Una bebé que se comporta como tal. No aparecerá sino hasta la tercera temporada. En series posteriores se presentaría su versión adeloscente y también la adulta, pero eso no viene al caso. Está comprometida con Bam-Bam desde que la conocemos. Literalmente fueron creados el uno para el otro.


Los demás: En este caso, a diferencia de las series animadas posteriores, personajes no pertenecientes a la familia tienen un papel protagónico. Los Mármol (Rubble) Betty y Pablo (Barney) tienen más protagonismo que la misma Pebbles. Es más, se podría decir que Pedro y Pablo son los verdaderos protagonistas, más que Pedro y su esposa e hija.


Consideraciones:


Los Picapiedra hacen constantes parodias de la sociedad. Como al principio la serie no se trataba de una familia nuclear, sino más bien de dos parejas de adultos jóvenes recién casados, la dinámica familiar no es tan frecuentemente parodiada aquí. Sí son, en cambio, parodiadas las relaciones maritales, los gajes del trabajo, y otros etcéteras de la vida cotidiana.



Pedro representa al hombre trabajador y su familia es la de clase media. Los valores de clase son más exaltados que parodiados. Sí son pariodiadas ciertas situaciones de la vida común, pero los valores de clase que practican los Picapiedra nunca son cuestionados. Vilma permanece en casa toda su vida, Pedro es el proveedor.


La pobreza casi jamás es reflejada (con excepción de algún pordiosero). Los ricos son duramente criticados y ridiculizados por su arribismo. La típica señora rica es representada con espejuelos y no falta el magnate con sombrero de copa. El mundo de los ricos es un mundo de apariencias y de reglas de etiqueta tan rigurosas que se presenta como desagradable. Los Picapiedra deciden que no quieren pertenecer a ese grupo aunque tengan la oportunidad. Recuerdo un letrero a la entrada del Club de Yates de Piedradura: "Snobs only".


El tropo argumental en que Pedro se vuelve millonario, o jefe de su empresa, para luego renunciar a ello por descubrir que la riqueza no vale la pena, es bastante frecuente (de hecho, ése es el mismo tema de la película de acción en vivo). Los Picapiedra están condenados a permanecer en su misma condición social. En el futuro, la Pebbles adulta se convertirá en secretaria del señor Rajuela, lo que sugiere que generación tras generación los Picapiedra seguirán siendo explotados por los burgueses prehistóricos. En la serie de TV, la movilidad social es inconcebible. Pero para los valores que defiende, ello está bien, porque los Picapiedra son felices como son.


La sátira social está presente más en las primeras temporadas que en las posteriores, cuando los productores decidieron darle un giro más infantil. Aún hoy, sin embargo, creo que un adulto puede disfrutar la serie más que un niño, por la crítica social, los temas de actualidad y las referencias a la cultura popular de la época. Incluso se hacen referencias veladas al sexo, el consumo de alcohol y a temas como infertilidad. Pedro y Vilma fueron los primeros personajes animados en dormir en una misma cama (!!!), aunque luego el pudor ganaría y los colocarían en camas separadas, como era la costumbre.


En una ocasión se burlan de lo efímero de la fama en el mundo contemporáneo. En otra, después de que Pedro y Pablo son asaltados, se topan con que los policías estaban muy ocupados poniéndole una cantidad ridícula de multas al troncomóvil como para ayudarlos.


A pesar de que la sátira social está presente, Los Picapiedra ignora la década en que se vive (los 60's) con la turbulencia social que con ella venía. En su lugar, la serie se queda en los 50's, con sus valores conservadores. Los adolescentes que representa la serie son los de la década anterior, no los de la correspondiente (no hay hippies). Jamás aparece un personaje negro en ninguna de las seis temporadas. Pedro jamás pensaría en organizarse para defender sus derechos laborales frente al explotador señor Rajuela. Pebbles se casaría con su amor de la primera infancia, jamás conociendo a otro hombre.

Pedro y Pablo tienen una vida social más allá del trabajo y el hogar: van al boliche con sus amigos y tienen reuniones de la Logia de los Búfalos Mojados. Betty y Vilma, no. No se les conocen amigas. Siempre tratan de arrastrar a Pedro y a Pablo al teatro o a la ópera, pero no porque sean my cultas (que no lo son), sino porque significa para ellas una actividad fuera de la casa. Son además, actividades que acarrean prestigio social: lo importante no es oir la ópera, sino estar presentes en el teatro y que las vean mezclándose con la sociedad.


Y la familia Picapiedra, desde luego, está idealizada: papá, mamá e hijos, porque no puede ser de otra manera (desde luego, no falta el perro). Pedro y Vilma no son ricos, pero no les falta nada: tienen una casa y un auto propios. Esto es también del reflejo de la época en la que se creó la serie: una de bonanza económica para los EUA en la que un obrero podía darse una vida tan acomodada como la de un profesionista clasemediero.


Conclusiones:


Aunque tiene algunos aspectos "críticos" y hasta "controversiales", esta serie de televisión es en realidad bastante conservadora. Su gran mérito consiste en ser la primera en poner bajo los ojos de espectador a la familia y a la sociedad estadounidenses. Además, el humor es muy inteligente. Una serie de TV que hasta hoy disfrutan chicos y grandes. Y el doblaje mexicano era excelente.


Curiosidades:


En la serie original, Pablo no trabaja en la misma cantera que Pedro, sino en un edificio de oficinas.

La serie produciría una gran cantidad de spin-offs, que no tendrían, ni de lejitos, la gracia de la serie original. En una película para la TV, Pebbles y Bam-Bam se casan y tienen gemelos.

Si los Picapiedra viven miles de años antes del nacimiento de Cristo, ¿por qué celebran la Navidad? Si viven antes de que existiera San Nicolás, ¿por qué tienen un Santa Claus? ¿Cómo es posible que al sur de Piedradura exista Mexiroca? ¿Qué pedo con todo esto?


Aprovechando el éxito de la serie, Betty Mármol se convirtió en una diva del pin-up y apareció en varias revistas para caballeros.

Al sentirse desatendidas por sus respectivos esposos, Betty y Vilma decidieron experimentar...


Al llegar a la edad adulta, la pequeña Pebbles Picapiedra decidió seguir los pasos de su admirada tía Betty



lunes, 18 de agosto de 2008

Películas de Superhéroes: The Dark Knight

(Anterior)

Ahora sí, la cinta que llevó al cine de superhéroes a su madurez:

Batman: The Dark Knight (2008)


¡Excelente película, y no sólo dentro del género! Es una película honestamente buena. Excelentes actuaciones por parte de todo el reparto y un guión brillante, hacen de esta película, una de las mejores del año.


Heath Ledger se vio muy egoísta al morirse. ¿Es que no pensó en mí? Su interpretación del Guasón es ya legendaria, insuperable. Estoy en desacuerdo con David Moreno en cuanto a que a la gente sólo le gustó la actuación de Ledger porque tuvo el tino de morirse y convertise en leyenda. No, la actuación de Ledger es legendaria por sí misma, se hubiera muerto o no.


Y el Guasón no sólo es magnífico por Ledger, sino por el personaje que le escribieron. Para meterse en la cabeza de uno de los personajes más desquiciados del cómic y ponerse a pensar "¿Qué diría el Guasón? ¿Cómo se comportaría? ¿Qué planes torcidos idearía?" se necesita de mucha imaginación y talento. Los hermanos Nolan hicieron un excelente trabajo con él. Crearon un personaje verdaderamente caótico, capaz de poner de cabeza a una ciudad. Un Guasón al que se le tiene miedo.


La cinta mantiene en suspenso al público por las más de dos horas que dura; desde la secuencia inicial hasta los últimos momentos, uno se mantiene a la expectativa de lo que sucederá. La película funciona precisamente porque, más que una historia de superhéroes, es un thriller policiaco.


Por alabar la actuación de Ledger, muchos pierden de vista a otro personaje muy bien logrado: James Gordon. El James Gordon de Gary Oldman es el mejor que se ha presentado en cualquier medio más allá de los cómics. Es su actuación y el personaje que le escribieron los únicos que le hacen justicia en cualquier película de Batman. Por primera vez podemos apreciar cuán chingón es Gordon, que en las cintas anteriores (incluyendo las de Burton) no había dado la talla.


Y claro, Aaron Eckhart hizo de un buen Harvey Dent y de un Dos-Caras sorprendente. Por cierto, que el diseño de este Dos-Caras es el mejor que he visto en cine, televisión o cómics. Es al mismo tiempo, más realista y más impactante. El otro día estaba viendo al Dos-Caras de Tommy Lee Jones y sólo pude sentir pena ajena.


Maggie Gyllenhaal no sólo es mucho mejor actriz que Katie Holmes, sino que es una mujer más bella. El cambio de una a la otra es como que Vivien Leigh sustituyera a Mae Clark (¿Quién? Exacto). Ojalá pudieran borrar a Katie Holmes de la primera película y sustituirla digitalmente con Gyllenhaal...


Sin embargo, tengo algunas quejas. En primera, el Batman de esta película es un personaje más plano, menos dimensional que el de la primera. Siento que se le da demasiado protagonismo al Guasón y no permite que se desarrolle el personaje de Batman/Bruce Wayne.


Otra cosa: su ingenuo intento de hacer esta serie lo más "realista" posible. Es ingenuo, porque se esfuerzan tanto en eliminar todos los elementos surrealistas y fantásticos del cómic, que caen en otros errores. Eso del gancho con el que escapa Batman y se agarra a un helicóptero es demasiado increíble. Y los Nolan fallaron al castear a la supuesta prima ballerina: una mujer con semejantes chuchuyotes jamás podría hacer ballet. Y con una quemadura así, Harvey Dent no habría podido andar tan alegre por las calles y beber un trago de whisky seguro le dolería como la chingada. Lo del celular que se vuelve radar es una reverenda mamada, y ese efecto ya lo habíamos visto en Daredevil.


Tampoco me gustó eso de ir a abducir a un ciudadano chino y sacarlo de su propio país. Eso no está bien y me caga la madre que los gringos se crean que tienen ese derecho, aunque el tipo en cuestión sea criminal (y aunque sea chino). Esa parte de verdad me indignó, además de que fue completamente innecesaria para la narración, sólo hace la película más larga con una subtrama que no venía al caso y que sólo sirvió para presentar a un montón de bikinudas y unas cuantas acrobacias [Ver aquí más cosas que me cagan de Batman].


Pero en general The Dark Knight resultó ser la mejor película de superhéroes de cómic que se haya hecho, por encima de Iron Man, X-Men y Spider-Man. Y hasta la fecha sigue siendo insuperable. The Dark Knight elevó el estándar de lo que se podía esperar de una cinta basada en cómics. Dejó completamente de lado el humor chabacano y rompió para siempre el mito de que una cinta basada en cómics debía ser infantil o familiar. Demostró que una película de superhéroes podía ser excelente, un éxito tanto de crítica como de taquilla.


Fue quizá esta tendencia de querer hacerlo muy seriesote que mató la campechana serie de Spider-Man de Sam Reimi y motivó a los estudios a cambiarla por algo que fuera más grimdarkserious. También influyó en la Man of Steel de Zack Snyder, aunque creo que este último no entiende bien la diferencia entre que algo sea adulto y tomado en serio a que algo sólo sea sombrío y deprimente. Marvel pareció que iba a seguir por esta tendencia por un momento, especialmente con la primera Iron Man, pero en vez de ello, y quizá por causa de la compra de Marvel por Disney, decidieron seguir la línea de lo familiar y divertido, lo que en ocasiones funcionó bien (como en Avengers), pero en otras sólo echó a perder las cosas (como en las secuelas de Iron Man). Además, la serie de Batman de Nolan sigue siendo la única saga que DC ha realizado con éxito tanto comercial como crítico. 



Hellboy II (2008)



Si Hellboy es Lovecraft, Hellboy II es Tolkien. La primera trataba de dioses oscuros y desconocidos en dimensiones paralelas. Ésta trata de personajes de cuentos de hadas que viven debajo de los puentes.


Así como Batman funciona como thriller policiaco, Hellboy funciona como película de fantasía. Me gustó ese detalle, de los seres fantásticos en guerra con el mundo de los humanos. Me gustaron los efectos especiales y el diseño de producción. Me gustaron los elfos malignos y la mayor participación de Abe.


No me gustó que cambiara el tono de la película de forma tan drástica. La primera era bastante sobria y adulta. Ésta se pierde en despliegue de efectos especiales y un humor bastante soso. Esos chistecitos no me parecieron nada graciosos y sí muy molestos. Pero puede ser que me haya parecido así porque tuve la mala suerte de verla doblada en un cine de Progreso, con un cácaro que no sabía manejar el proyector y un público que le tenía miedo a la lluvia (ésa es otra historia).


El personaje de Hellboy me parece plano, hasta un poco molesto. Se pasa la película haciéndose al machín arrogante y no muestra ningún otro aspecto de su personalidad, que en la primera se presentaba con más dimensión. Liz pasa de ser una joven acomplejada y sufrida, con un extraño atractivo, a ser la típica novia regañona y corajuda diciendo "recoge tu ropa". Cliché, cliché, cliché.


Hellboy II es, en fin, una buena película, pero no me gustó tanto como la primera. Es una lástima que hasta la fecha Guillermo del Toro no haya obtenido el apoyo para filmar la tercera parte, lo que deja esta trilogía inconclusa. Con lo que sí concluye esta cinta es con la primera etapa de experimentación de adaptaciones cinematográficas de títulos poco conocidos fuera del medio comiquero, siendo además la única que logró el suficiente éxito para tener una secuela. Por los años que vendrían, las pantallas estarían dominadas sobre todo por Marvel, con DC haciendo intentos a veces dolorosamente fallidos y uno que otro marginado que sobresalía, como Kick-Ass.


Si quieres seguir leyendo mis entradas sobre la evolución del cine de superhéroes en el siglo XXI, checa la sección Películas de Superhéroes de este blog.

jueves, 14 de agosto de 2008

¿Y tú cuánto cuestas?


Hace mucho que vi esta película, pero he decidido reseñarla ahora. ¿Por qué? Porque reseñar películas que no me gustan es muy divertido.


Primero lo primero. Éste no es un documental, es un panfleto. No es un documental porque no documenta nada. La película dice muchas verdades, hace comentarios acertados, reflexiona sobre la sociedad y emite juicios de valor moral. Pero no documenta. Lo único que tiene de valor documental son algunas estadísticas y datos por aquí y unas encuestas por allá. El resto sólo son afirmaciones que, si bien uno puede estar de acuerdo con ellas, no presentan evidencia que las sustente.


Por ejemplo, la película dice que en México la palabra "negro" no tiene connotaciones negativas y es sólo denotativa. Esto puede ser cierto, pero luego se dice que los mexicanos quieren ser negros. ¡Una generalización de ese tamaño en un documental! Y para sostenerlo sólo tienen algunas entrevistas con unos huachitos por allí. Por cierto, sólo entrevistaron a huaches ¿la opinión del resto de México no importa?


En otra ocasión la película afirma que si se legalizara la marihuana, las grandes compañías la llenarían de químicos, como han hecho con el tabaco, y no podríamos conseguir mota pura. ¿En qué se basan para decir eso? ¿Acaso conocen el futuro? Podrían argumentar que se basan en la experiencia de lo que ha pasado con el tabaco, pero en vez de decir "es probable" o "siguiendo esta tendencia" simplemente pontifican con un "así va a ser". También dice que los médicos que sostienen que la marihuana tiene propiedades curativas son unos pachecos. ¿Qué clase de afirmación es ésa para un documental? De todos modos ¿a qué carajos viene esta discusión en medio de la película? Mi maestra de Metodología de Investigación, doña Tere Miyar se cagotearía a los que hicieron el documental, pues es claro que no aprobarían su curso.


Además, no se entiende cuál es el punto de la cinta. ¿De qué habla? ¿Qué critica? ¿Las diferencias sociales, políticas, económicas y culturales entre México y EUA? ¿El consumismo de nuestra sociedad? ¿El poder de los medios de comunicación de masas? ¿Qué? La cinta habla de todo y no profundiza en nada.


Veamos, me gustan los documentales de Michael Moore, pero hay que verlos con mucha cautela porque el señor es medio tramposón. Mi problema con las películas de Moore es que han hecho creer a nuevas generaciones de público y cineastas de que los documentales deben ser chistosones, sarcásticos y con dibujos animados para que a todos les queden claros los conceptos. Entre esos nuevos realizadores que creen que así deben ser los documentales está Olallo Rubio, el director de ¿Y tú cuánto cuestas?


Así, la película se llena de secuencias "chistosonas" y de animación que, lejos de ser graciosas, son aburridas. Largos minutos nos tenemos que chutar viendo a un vaquero tocar la guitarra en ropa interior, una animación de símbolos de monedas internacionales que simulan una batalla espacial, y un rollo muy mal informado e inexacto sobre la clonación (que no venía al caso, por cierto).


Cierto, el filme hace comentarios muy acertados, como que nuestra sociedad es altamente consumista (no es algo que no supiéramos, pero nunca está de más decirlo). También nos dice que la estrategia de la mercadotecnia es hacernos sentir inseguros y temerosos todo el tiempo para tratar de llenar nuestro vacío emocional comprando productos, y que el mensaje de la publicidad es el siguiente: "La vida es corta. Compra más". Pero todo eso ya lo sabíamos.


Elenita Poniatowska dice que es un documental muy polémico porque dice cosas que nadie se atreve a decir. ¿Dónde está la polémica? ¿Quién no se atreve a decir esas cosas? Ay, princesa, se ve que con que algo sea "ideológicamente correcto" basta para que usted diga que es una maravilla.


Quizá lo más valioso del filme sea la parte verdaderamente documental, esto es, cuando hacen las entrevistas a los mexicanos y a los gringos para demostrar la visión diferente que tienen del mundo, de sí mismos y unos de los otros. Es valioso sobre todo porque demuestra que no importa qué tan estúpidas puedan ser las cosas que digan los mexicanos, los gringos siempre dirán una pendejada mayor. ¡Es impresionante! Aunque debo reconocer que los comentarios más inteligentes los decía una gringa gótica, muy lista y muy guapa.


Por todo lo anterior, sostengo que ¿Y tú cuánto cuestas? no es un documental, sino un panfleto que resume las ideas de su realizador.

martes, 12 de agosto de 2008

Discurso de graduación de la XIX Generación de Biología

La XIX generación de Biología de la UADY se graduó la semana pasada. Mi inteligentísima y sexy novia dio el siguiente discurso en la ceremonia de entrega de certificados. Me pareció valioso incluirlo aquí, porque su mensaje no sólo se dirige hacia la generación que se graduaba, sino a todos los jóvenes y todos los mexicanos pensantes:

Buenas noches, miembros del presídium, maestros, familiares y compañeros. Me dirijo a ustedes esta noche en nombre la XIX generación de Biología, una carrera que pese a provenir de una ciencia con larga tradición, aún es desconocida por algunos que la reducen a simple “materia” y es incomprendida por muchos que no entienden de qué vamos a trabajar, porque son incapaces de ver más allá del mercado laboral de las carreras más convencionales. Para nosotros, que hace más de cuatro años elegimos esta vocación, la biología es una forma de ver el mundo que no podríamos separar de nuestra mente sin dejar de ser quienes somos. Sabemos que no escogimos un camino fácil, porque hacer ciencia en el tercer mundo no es para los débiles, pero hemos decidido afrontar este reto con integridad, paciencia y dedicación.


Es ésta una generación consciente, activa y motivada. Desde el primer momento decidimos no conformarnos con lo establecido y nos convertimos en los legendarios pavos vengadores, valientes y combativos, para hacer frente a las primitivas prácticas de iniciación tribal que se nos pretendían imponer y de las que escapamos invictos con un poco de suerte. De la misma manera, en asuntos menos triviales, somos una generación que cuestiona los paradigmas dominantes, exponiéndolos a la luz de la razón. Es por eso que somos una generación politizada, porque queremos que las políticas públicas se basen en conocimientos y no en intereses, porque estamos preparados para involucrarnos activamente como ciudadanos, pues lo que queremos defender vale más que todo el dinero del mundo: la Naturaleza.

En estos cuatro años aprendimos a apreciar y a maravillarnos con todas las formas de vida que habitan este planeta. Aprendimos a valorar la diversidad en todos sus niveles, porque sabemos que es el resultado de múltiples procesos genéticos, evolutivos, biogeográficos y ecológicos, históricos y actuales, que pusimos todo nuestro empeño en entender. Es por esto que, independientemente de nuestro campo de trabajo, estamos decididos a proteger al medio ambiente, que es nuestro hogar y la fuente de innumerables servicios de los que depende nuestra vida como seres humanos.

Pero para nosotros ser conservacionistas no es una moda pasajera y el desarrollo sustentable no es un discurso vacío para atraer a los países primermundistas y a la juventud que se hace llamar ecologista sin saber qué es la ecología. Nosotros entendemos que los problemas ambientales no pueden resolverse sin atender a los problemas sociales a los que se encuentran intrínsecamente ligados. Nosotros comprendemos que no podemos conservar la biodiversidad solamente mediante reservas, que se van aislando cada vez más por un crecimiento urbano desmedido y sin escrúpulos y un desarrollo industrial con la constante presión de abastecer a una población humana consumista y en aumento constante.

Nosotros hemos asimilado que no podemos esperar una solución mágica que venga desde un nivel superior, sino que es cada uno de nosotros, somos tú y yo quienes tenemos que cambiar nuestros hábitos para minimizar el impacto negativo de nuestra presencia en este planeta y quienes tenemos que poner el ejemplo para sensibilizar a los que nos rodean y así impulsar desde el nivel individual un cambio que permee a todos los niveles de la sociedad y se traduzca en políticas gubernamentales. Es esta la forma en la que le pagaremos a la sociedad que nos dio educación superior, compartiendo nuestra visión y nuestra voluntad de generar un cambio significativo. Quizá la sustentabilidad sea una utopía y el balance perfecto entre desarrollo y conservación, una paradoja, pero no tenemos otra alternativa sino poner todo nuestro esfuerzo para acercarnos lo más posible a este ideal, si queremos asegurar la protección de la Naturaleza y con ella nuestra propia existencia.

En estos cuatro años hemos aprendido mucho más de lo que puede reflejar un número escrito en un papel. Siendo un grupo de personas tan disímiles en todos los aspectos, hemos aprendido a tolerar diferentes opiniones, aún mientras defendíamos nuestro punto de vista en intensos debates, que podían parecer interminables.

Hemos aprendido que un equipo no es simplemente un grupo de personas con las que se hace un trabajo, sino una hermandad incondicional e indisoluble, puesta a prueba en las más rigurosas condiciones de presión y emociones exaltadas, en la que cada miembro tiene la oportunidad de aportar algo a los demás según sus habilidades.

En el campo hemos puesto a prueba nuestra fortaleza física, constatando que cuando hay hambre se puede comer cualquier cosa y cuando hay sueño se puede dormir en cualquier lugar, hemos soportado lluvias, mal karma y hasta cocodrilos, nos hemos expuesto a toda clase de enfermedades, pero también hemos descubierto que no se necesitan servicios básicos para estar en el paraíso y que la mejor terapia es gratis en una cabaña de Hobonil.

Queremos agradecer a nuestras familias por haber comprendido nuestras ausencias durante las salidas de campo y los finales de semestre, por haber dado alojamiento y alimento a todo nuestro equipo a veces por más de un día, por haber aceptado en casa toda clase de animales, ya sea vivos, en alcohol, disecados o clavados en alfileres, por habernos soportado cuando el estrés nos impedía pensar con claridad y por habernos apoyado y alentado a seguir aún sin comprender del todo por qué habíamos elegido esta carrera.

Queremos agradecer infinitamente a todos nuestros maestros, pues ya sea que nos dieran clase una semana o varios semestres, contribuyeron a formar a los biólogos que somos hoy. Por enseñarnos a hacer ciencia, aún con tiempo y presupuesto limitados. Por habernos exigido hasta nuestros límites, porque así aprendimos a conocerlos y a rebasarlos. Por transmitirnos mediante el ejemplo el respeto y admiración por los seres vivos. Por haber destinado parte de su tiempo para asesorarnos aunque no se tratara de su materia y tuvieran una montaña de trabajo que atender. Por habernos prestado toda clase de material, aunque les hubiera costado mucho conseguirlo. Porque sabemos que también ustedes tuvieron que dejar a sus familias para acompañarnos en las salidas y lo hicieron porque saben que la biología se hace en el campo. Por habernos enseñado a valorar el conocimiento de los pueblos indígenas y comunidades rurales que han manejado los recursos naturales desde tiempos remotos. Por haber sido nuestros amigos cuando necesitábamos amigos y nuestros maestros cuando necesitábamos figuras de autoridad. Por todo esto y mucho más, gracias.

Compañeros, muchas felicidades a todos por haber logrado tan ansiado objetivo, confío en que tengan la fortaleza de defender aquello en lo que creen y espero que siempre tengan luz contra la oscuridad, ciencia contra la superstición y verdad contra la mentira. Gracias.


Ésta es ella.

lunes, 11 de agosto de 2008

Fantasías animadas de ayer y hoy


Hola, chicos, hoy les voy a contar una historia muy bonita. Érase un país muy bonito que se había convertido rápidamente en una potencia internacional. Este país había logrado un crecimiento económico increíble, y su cultura despertaba admiración en todo el mundo, por su determinación, disciplina y espíritu de triunfo. Alrededor del mundo, los mismos que otrora fueron sus enemigos, elogiaban los logros de aquel país y se decían "¡Tenemos que ser como ellos!" En fin, el mundo admiraba tanto a esa nación, que decidió hacerla sede de los Juegos Olímpicos, en los que los atletas locales apantallaron por su desempeño.

Lo que el mundo no sabía (o sí sabía, pero quería ignorar) era que en ese país tan maravilloso había opresión y explotación. Que el régimen que gobernaba esa nación tan ejemplar había consolidado su poder gracias a muchas violaciones de los derechos humanos, y que cometería crímenes contra la humanidad tan terribles que no tenían precedente. Tres años después de estos Juegos Olímpicos, estallaría una guerra mundial.

Ese país maravilloso del que estoy hablando era la Alemania Nazi en las Olimpíadas de 1936. Cualquier parecido con la actualidad es porque somos bien pendejos...

Para saber más, chequen Democracia por Feng Shui

________________________________________


Otra historia: Rusia invade un país que está al sur de su frontera. Los gringos, indignadísimos, porque ellos son rebuena gente, amenazan con que esta acción podría deteriorar sus relaciones, porque eso de bombardear ciudades está muy mal. La tensión sólo crece crece y crece, sobre todo porque no muchos meses antes hubo un conflicto entre Rusia y EUA por unos misiles que los gringos estaban colocando en Turquía.

¿Qué década es? ¿Los sesenta? ¿Los ochenta? ¡No! Es hoy. Bienvenidos al renacimiento de la Guerra Fría. Si algo bueno traerá, serán más y mejores películas de James Bond.




_________________________________________

John McCain, como todo republicano, es muy inteligente. Tan inteligente que se le ocurrió el siguiente razonamiento, el cual presenta a su público:


  1. Britney Spears y Paris Hilton son celebridades


  2. Britney Spears y Paris Hilton son unas putizorras cabezahuecas


  3. Barak Obama es una celebridad.
CONCLUSIÓN: Barak Obama es una putizorra cabezahueca


No se necesita haber estudiado lógica para saber que el razonamiento del señor McCain es, digamos, errado (es una mamada), pero así piensan los republicanos y es muy fácil convencerlos con estos argumentos. También se está usando el argumento de que Obama suena como Osama y que el segundo nombre de Barak es Hussein, y por tanto debe ser maligno.

Parece que me equivoqué sobre los gringos y que es muy probable que Obama gane las elecciones. Ver Diccionario de Política Gringa. Para finalizar, los dejo con una tira cómica.



LinkWithin

Related Posts with Thumbnails