martes, 30 de septiembre de 2008

Terence McKeena y la salvia



Terence McKeena fue un escritor, etnobotánico y psiconauta, defensor del uso de alucinógenos como sustancias para el autoconocimiento. Aquí pueden leer un poco de su vida y abajo puedes ver un video de una conferencia suya sobre la Salvia divinorum:




Los conservadores (ya saben, ese grupo de gente que se ha dedicado a hacer todo lo posible por echar para atrás cualquier avance de la humanidad) han estado presionando para hacer ilegal la salvia. Uno de sus argumentos es que, como todo lo que hace sentir bien a la gente, la salvia es mala.


Tienen como ejemplo el caso de un adolescente que fumaba salvia y se suicidó. Ergo, la salvia provoca suicidios. A los padres del adolescente no les ocurrió que tal vez el muchacho tenía otros problemas, que quizá ellos no tenían una buena comunicación con su hijo, que podrían haber prevenido la tragedia. Pero para un padre siempre es más fácil culpar a lo externo por lo que sale mal con los hijos. Así, se culpa a la salvia.


En fin, en esta página pueden adquirirla. Es legal, y no demasiado cara. La idea es seguir "navegando" sin romper la ley. Creo que con esto ganamos por partida triple: 1) Una experiencia poca madre, 2) No damos nuestro dinero al narco al no comprar lo que ellos venden, 3) Nos chingamos a los malditos conservadores que queren decirnos qué hacer con nuestros cuerpos.


¡Vive sin dogmas!

¡Prohibido Prohibir!

De nuevo fusilándome un texto del maestro José Ramón Enríquez:





Las cuatro décadas transcurridas desde el 2 de octubre de 1968 hasta hoy, suscitan reflexiones, recuerdos y análisis que seguirán llenando páginas. Pero surge una reflexión inmediata para quienes teníamos entre 22 y 23: ya cumplimos 63 años.


Si el del 68 fue un movimiento que hizo de su juventud una bandera y pidió desconfiar de cualquiera mayor de 30 años, y quienes lo analizamos ya portamos credencial del INAPAM, ¿tenemos derecho a dirigirnos a los jóvenes de hoy para definirles una historia polifácetica? Creo que no.


Podemos y debemos recordarla, sí, pero conscientes de las deformaciones a que obliga la memoria. Y, sobre todo, con pudor, abiertos a las varias voces propias, además de las ajenas.


Por ese pudor, debemos abandonar el tono magisterial ante los jóvenes de hoy, y dejar de imponerles aquéllos como Los Años, con mayúscula. Como si nosotros hubiéramos sido capaces de cambiar el mundo y acometer hazañas que ellos, en un mundo en crisis, son incapaces de acometer.


En el 68, yo fui de los de a pie. De los que no militaban en ningún partido ni estaban en ninguna cúpula. Marché en la Manifestación del Silencio entre la masa a la que pertenecía, y vi, como muchos otros, abrirse las puertas de Palacio para dejar salir no sabía si tanques o granaderos. Y fui de los que ahí corrieron. Fui de los que volantearon, trataron de convencer a los usuarios de los camiones y colgaron posters del Che y Bob Dylan en sus paredes. Pero yo ni siquiera estuve en México el 2 de octubre.


Soy de los que tuvieron miedo pero ningún heroísmo. De los que sólo una cosa tenían bien clara: marchábamos por hartazgo ante el autoritarismo dominante.


Una de las discusiones recurrentes se centra en si el 68 mexicano derivó del francés. Al menos en mi caso, algo tuvo que ver, aunque se conocieran poco sus postulados. Entonces no sabía yo, por ejemplo, que el Mayo en Nanterre se había iniciado porque los estudiantes pedían dormitorios mixtos. Sin embargo, una tontería como ésa, que chocó contra el autoritarismo de los mentores, ya conllevaba el germen de una revolución sexual que sí era la mía.


También se oyó aquí una de las consignas más sonadas, reflexionadas y gritadas allá, hasta la ronquera y tal vez hasta la pérdida de su sentido original: “¡Prohibido prohibir!”


Hoy se evoca esa consigna lo mismo para denostar aquellos años que para demostrar su ingenuidad, o para disparar nostalgias. Pero precisamente lo que habitaba en ella era nuestro hartazgo ante un autoritarismo que, en México, se llamaba (se sigue llamando) priismo, y que el 2 de octubre demostró hasta dónde era capaz de llegar para probar quién mandaba a quién.


Hoy que los prohibicionismos parecen ser la tónica ascendente, vale la pena recordar aunque sea sólo eso.


Veinteañeros, ingenua o irresponsablemente, gritamos “¡Prohibido prohibir!” Hoy, adultos mayores, en medio del miedo a la nueva industria del secuestro y al narcoterrorismo desatado, vemos cómo la prohibición de la droga es el aliado máximo del narcotráfico y sus industrias delictivas subyacentes. La prohibición genera chorros de un dinero capaz de corromper cualquier conciencia.


En vez de caer en una infinidad de falsos problemas, tal vez valdría la pena traducir aquella consigna en esta contemporánea: “¡Despenalización de la droga!”


No para promover adicciones (yo fui víctima y hoy no bebo alcohol, droga legal, ni fumo). Tampoco para impedirlas. Sólo para trasladar el problema del ámbito penal al de las conciencias adultas (como el alcohol y el tabaco) y, sobre todo, para tres objetivos que hoy parecen utópicos:


Primero, controlar la mínima calidad de lo que se vende a los adictos, y evitar su envenenamiento cotidiano.


Segundo, bajar los precios, para quitar la inmensa fuerza económica de los narcotraficantes.


Tercero, evitar que cada vez sea menor la edad de quienes resultan “enganchados”.


Sí. Demostrar que la prohibición es la mejor aliada de los narcotraficantes y nos mete a una guerra sórdida y perdida de antemano, va más por los cauces de aquel 68 que cualquier nostalgia nuestra de adultos mayores.

jueves, 25 de septiembre de 2008

Películas de Superhéroes: Superman y Supergirl

Hace poco vi dos "clásicos" perdidos del género superheroico:


Supergirl (1984)


El mismo año en que nací, la prima de Superman, conocida en nuestro país como Superniña, tuvo su propia película.


La cinta fue hecha con mucho presupuesto; fue una apuesta grande de la Warner. Tuvo un reparto espectacular: Faye Dunaway, Mia Farrow y el gigantesco Peter O'Toole. Además de la actuación de la joven revelación Helen Slater en el papel titular.


¿Qué puedo decir de esta película? Los actores son muy buenos, pero los personajes muy mal escritos. Peer O'Toole trabaja con mucha dignidad (sólo por ver actuar a Peter O'Toole vale la pena cualquier película, hasta el bodrio de "Troya"). Faye Dunaway se construye una villana estrambótica y exagerada, digna de los viñetas... de la década de 1950. Y la joven Helen hace un trabajo muy convincente, se ve que le está echando muchas ganas.


La peli explora aspectos del universo de Superman que no habían sido tratados en las otras películas ("Supergirl" forma parte de la continuidad de las "Superman" de Christopher Reeve), como el interior de la Zona Fantasma, la magia como una debilidad para los kryptonianos, etc y los efectos especiales están en general bien hechos.


Pero el guión malísimo. Las motivaciones de los personajes son inverosímiles, la trama no tiene ni pies ni cabeza y las cosas sólo pasan porque sí. De hecho, el mayor mérito de Helen Slater es decir, con mucha dignidad y credibilidad, diálogos que de otra manera serían completamente ridículos. Con un mal guión, la película se cae, por sosa, y más que una historia de superhéroes parece casi un episodio de "Sabrina, la bruja adolescente".



Superman II: The Richard Donner Cut (2006)


Como recordarán, después de que Richard Donner terminara "Superman" y a media producción de "Superman II", los estudios (¡qué sería del cine por los estudios!) decidieron darle calle. En su lugar, contrataron a Richard Lester para terminar la película.


Lester tenía la idea de que las películas de Superhéroes deben ser familiares y chistosonas (él es el culpable de "Superman III"), lo que ocasionó diferencias con Gene Hackman y Marlon Brando. Hackman se negó a filmar nuevas escenas con Lester, así que se usaron las que ya había hecho con Donner, y Brando pidió que lo retiraran por completo de la cinta.


Por suerte, la mayor parte de "Superman II" (estrenada en 1980) ya estaba hecha y encaminada, así que Lester no pudo arruinarla. Aunque tiene algunos momentos payasos, en general se siente como una digna continuación de "Superman".


En 2006 sin embargo, los estudios cedieron ante la petición de miles de fanáticos de que dejaran a Richard Donner revisitar "Superman II" y completar su versión. Como resultado, tenemos "Superman II: The Richard Donner Cut".


A diferencia de otras ediciones de director, que son sólo extensiones de las versiones teatrales, "Superman II: The Richard Donner Cut" es otra película. La trama básica sigue siendo la misma: los criminales kryptonianos llegan a la Tierra y Superman tiene que combatirlos. Pero hay muchas escenas diferentes. El final es completamente distinto. Y lo más importante: ¡sale Marlon Brando!


De hecho, la mejor escena de la edición de Richard Donner es el diálogo que tiene Clark con Jor-El (que en la versión de Lester se da con Lara, la madre de Superman), cuando va a renunciar a su destino como el salvador del mundo para emparejarse con Lois Lane . Y luego cómo Supes recupera sus poderes. Se cumple la profecía de "El padre se convierte en el hijo, el hijo se convierte en el padre" (¡santos mitos mesiánicos tipo Última tentación de Cristo!)


¿Es mejor la edición de Richard Donner que la de Lester? No. La verdad, están bastante parejas. La de Lester tiene algunos momentos muy buenos que no tiene la de Donner, y la de Donner tiene algunos momentos grandiosos que no tiene la de Lester (además, el final de la versión de Donner es una estupidez). Una edición perfecta sería conjugar las dos. De hecho, algunos fans lo han hecho y ya han circulado varios "Fan cuts" en Internet.


Pero en definitiva, ningún fan del Hombre de Acero se puede perder esta edición. Es como ver una nueva película de Superman, con el gran Christopher Reeve haciéndonos creer que un hombre puede volar.


PREGUNTA DE MARATÓN:

¿En qué película salen juntos Superman y Luke Skywalker?

miércoles, 24 de septiembre de 2008

El secuestrador que vive en la esquina

Hoy estaba harto de los temas de inseguridad, y quería regresar a hablar de las familias animadas y las películas de superhéroes. Pero me llegó esta carta en cadena. Me parece interesante porque implica que la gente ya se está hartando de esta situación. También retrata que con su hartazgo no hace ni madres. Es más, estoy inclinado a pensar que el mismo que la redactó se contentó con que su acción fuera escribir la carta y mandarla en cadena. Así como yo me contentaré con postearla...

Y así hasta que empecemos a hacer cosas de verdad...


_____________________________





Estimados Vecinos:


Sí, soy yo, el secuestrador que vive en la esquina de tu cuadra, te escribo porque, bueno, sé que hay muy pocas posibilidades de que me detengan, ya que sólo una de cada cuatro averiguaciones previas logran una consignación en el ámbito federal y eso que son muy pocos los casos en lo que se inicia una averiguación por falta de denuncias.

Así que pensé enviarte esta carta para agradecerles a todos aquellos mexicanos que permiten que personas como yo que sigamos en el negocio, y vaya que es redituable, según la misma PGR en los últimos seis años se pagaron casi 400 millones de pesos para que los familiares secuestrados sean liberados con vida, además nuestro negocio es contra cíclico ya que mientras otras industrias están estancadas o declinando, nosotros hemos crecido casi a dos dígitos comparando 2007 con 2008. Claro, que estos son datos oficiales, lo que significa que lo que nos estamos echando en la bolsa probablemente es muchísimo más, y no pagamos IETU ni ISR.

Primero quiero agradecer a las corporaciones de policías y a las Fuerzas Armadas. Muchos de nosotros, sino la mayoría, originalmente formamos parte de ellas. Gracias por entrenarnos, darnos la información necesaria para ser no solamente buenos, sino excelentes secuestradores. Lo increíble es que se han realmente esforzado, nos corren y no nos castigan, ni se preocupan por saber qué hacemos una vez que dejamos la corporación. Eso sí, cuando se quiere asegurar que habrá cambio, llevan a cabo una 'reestructuración', lo que más bien puede traducirse en que una nueva generación de ex policías entrará al mercado, ja, ja, ja.

Lo mejor de todo es que hay tanta desconfianza en la policía que al llevarse a cabo el secuestro la gente no quiere denunciar. ¡Excelente! No sabes cómo nos ayuda esto. Mientras menos denuncien, menos posibilidades hay que nos agarren. Ahora la PFP acaba de anunciar que habrá una unidad de 300 policías para dedicarse al secuestro etc. ¡qué miedo!, trescientos policías para todo el país sin coordinación y apoyo de las entidades estatales, a ver cuándo nos agarran.

Muchísimas gracias al procurador y el secretario de Seguridad Publica por continuar peleándose, esa falta de coordinación nos ha permitido expandir nuestro negocio, las cifras indicaban que estaba aumentando el secuestro y no hicieron nada.

No nos podía faltar mencionar a las corporaciones policiales en los estados, en especial a los de Baja California, estado de México, Michoacán, Oaxaca, Veracruz, Guerrero y claro con mención honorífica al DF, que son las entidades donde nuestro negocio ha florecido, ustedes no cooperan con nadie, lo cual es materia prima para nuestra actividad, y parecería que a los gobernadores les importa un cacahuate el tema del secuestro. Es muy fácil echarle la culpa a la Federación, a pesar que el secuestro es un delito del fuero común, o sea que es responsabilidad de los estados investigar y combatirlos. Gracias gobernadores y sigan divirtiéndose en las reuniones de la Conago, discutiendo temas que le importan un bledo a los ciudadanos.

A los jueces, bueno nuestro eterno agradecimiento, su corrupción e ineptitud es nuestro mejor cobijo protector. Lo que más me encanta es que nadie de la rama judicial ha salido a asumir la responsabilidad que le toca, ¿declaraciones de la Suprema Corte? Ni pensarlo, son una rama independiente, nadie los va a presionar, faltaba más. Y cómo no vamos a mencionar a los legisladores, cuya reputación pienso que es igual a la de nosotros. Bienvenidos al club, ineptos. Tienen en sus manos aprobar leyes que nos podrían incomodar la vida, pero ¿para qué dedicarse a legislar en aquellos temas que más le preocupa al ciudadano?

¿Y el ciudadano que hace? Nada, desconfiar más y más, discutir el tema en familia o con amigos, mucha preocupación y enojo pero nada de acción, síganle así, nosotros no los vamos a apurar a que hagan algo. Todos ustedes siguen actuando como que nada pasa, siguen haciendo todas aquellas cosas que no deben de hacer, como seguir exponiendo a su familia en los medios de comunicación. No saben cómo disfruto leer las revistas sociales o las páginas sociales de los periódicos, o también las revistas de negocios para saber quiénes son la gente bien, mejor dicho bien 'cargados'. Je je je. Y eso sí, sigan usando carros y relojes ostentosos. Nos facilita enormemente nuestro trabajo. También hay que reconocer que este negocio se ha 'democratizado' gracias a la cultura de la impunidad que se vive en México. Cualquiera puede entrarle al negocio: Médicos, jardineros, abogados, meseros, ingeniero, campesino en fin cualquier desempleado.

Los secuestros ahora se ven y se sienten en todas las clases sociales, y ni así reaccionan. Y amenazan con marchar de nuevo. ¡Wow! No se les vayan a caer las suelas de tanto caminar, porque no sirve para nada. ¿Por qué? Porque vivimos en el país donde no pasa nada. Les apuesto que ahora que se acercan las elecciones intermedias del 2009, y seguramente ustedes votarán por los mismos partidos y las mismas personas que han permitido que nosotros seamos el negocio más rentable en el país, después del narcotráfico.

Sobre todo le agradezco al presidente Calderón. El jefe máximo de la nación, el que tiene a su disposición todas las herramientas que tiene el Estado para enfrentar amenazas al país y lo único que se ocurre es exigir cadena perpetua. ¡Huyyy que miedo! Estas medidas si nos dan mucha risa en el sindicato de secuestradores. Si no nos detienen, como nos van a tener en la cárcel el resto de nuestras malditas vidas, ja, ja, ja.

Cada pequeño que veo, para mí no son niños, sino un negocio redondo. De hecho todos los mexicanos para nosotros nos representan un potencial económico, sin importar las clases sociales. Todos ustedes quieren seguir pensando que viven en un país normal, despierten, ningún país normal tendría el índice de secuestros que se vive ahora en México. Nos irá mal en las Olimpiadas, pero eso sí, en lo que el secuestro se refiere, somos los primeros. ¡Viva México!


Te mando muchos saludos querido vecino, y no se te olvide, que según los dizque expertos, en más de 80% de los secuestros está involucrada una persona conocida de la víctima.


Abrazos y besos, del secuestrador que vive en la esquina.


martes, 23 de septiembre de 2008

De si hay o no obligación moral de no consumir drogas

Compañeros, la semana pasada, y a raíz del atentado narcoterrorista del pasado 15 de septiembre, me llegó este mensaje de parte de mi queridísima amiga Nadia:



Querid@s amig@s:

Después de leer todos los artículos posibles sobre el atentado en Morelia, de analizar cada punto como si la escasa información que tengo sobre el narco (que ahora es más después de leer "La reina del Pacífico" de Julio Scherer) me permitiera entenderlo; de llorar, de rabiar, de mentar madres, de preguntarme una y otra vez qué puedo hacer para detener esta masacre (ahora) indiscriminada (como si pudiera convertirme en Batman o V o cualquier superhéroe capaz de acabar con todo en una noche, de 'quemar el bosque' (incluyendo a narcos y gobierno juntos), leí este artículo de mi siempre bien amado Jairo Calixto A*. y pensé, bueno, lo que propone puede ser un comienzo.


Yo no consumo droga ilegal alguna (el antidepresivo que tomo lo venden en la farmacia sin receta). Pero muchos amigos sí. Para ellos es este artículo (y también para aquellos que tengan deseos de hacer algo y no sepan por dónde empezar). Es tiempo de que dejemos de indignarnos y empecemos a actuar.


La revolución no va a llegar por generación espontánea, no debe ser una coyuntura histórica, porque entonces (como casi siempre) nada habrá cambiado sustancialmente. Tiene que empezar con nosotros y crecer día con día. No se trata sólo de 'quemar el bosque', se trata de plantar uno nuevo, ¿por qué no?, encima de éste.


Estoy hasta la madre de cadenas que me dan consejos sobre como evitar ponerme en riesgo frente a los narcos. Esta ciudad es mía, este país es mío. Nada ni nadie va a quitarme mi libertad. Porque la libertad, tampoco se gana (realmente) en una coyuntura histórica (como la independencia), se gana todos los días. No le pienso regalar a nadie mi libertad y menos mi miedo. Espero que lo que sucedió la madrugada del lunes les duela tanto como a mí y sean consecuentes con sus 'ideales revolucionarios'.


Con afecto
Nadiezhda Palestina Camacho Quiroz
¡Al carajo, terroristas de mierda!

______________________________


*Del artículo en cuestión presento los últimos párrafos, que son los que realmente importan:

[...]

Así, ante tan sombrío panorama, invito de la manera más atenta a los viciosos, atascados, drogos, usuarios recreativos de los estupefacientes, clientela frecuente de las narcotienditas en general, a que en represalia por los actos asesinos cometidos en la capital michoacana, se declaren en huelga de churros, chatas, chemos, monas, pastas, coca, heroína y hongos alucinógenos. Al menos mientras no presenten bañada en sangre a la mente diabólica de estos atentados.


Que boicoteen a sus dealers y ejerzan su derecho a una abstinencia consciente que se una al contingente. Ellos, la gran clientela del narco, son los únicos que, renunciando al disfrute de sus productos, pueden poner a temblar a este poder como nunca podrá el gobierno calderónico por más billete que invierta en tanquetas. Eso sí, se pide la ayuda solidaria de familiares y amigos de estos nuevos héroes que nos darán patria, pues la eriza es más dolorosa y ambiciosa que las medidas económicas de Carstens. El lema será: Las drogas no destruyen, lo que destruye es el narco.

___________________________


Y ahora vamos a lo que los trajo a este blog: mi choro. Lo que se propone aquí es dejar de consumir drogas. Ahora bien, yo creo firmemente que el consumo de drogas es un asunto personal, a lo mucho, familiar, en el que el Estado no debe tener incumbencia. Por otro lado, desde un punto de vista ético, consumir drogas no es inmoral, ni moral. Es un acto moralmente neutro. A menos que se consuma drogas mientras se está manejando o mientras se está cuidando a un bebé; entonces sí es un acto irresponsable y puede ser considerado como inmoral, porque perjudica a terceros.


Pero se propone dejar de consumir drogas no porque eso sea malo en sí mismo. Lo que se propone es un boicot contra los narcotraficantes. Es claro que si las drogas no se vendieran tan bien, los narcos no tendrían tanto poder y dinero (tampoco lo tendrían si las drogas fueran legales, por cierto). La idea es entonces cortarle a los narcos su fuente de ingresos, al no comprar más drogas.


En este sentido, creo que tenemos la obligación moral de dejar de comprar drogas, porque cuando las compramos, sólo entregamos más dinero al crimen organizado; dinero que puede ser utilizado (y será) para sobornos, homicidios o atentados.


Me adelantaré a las objeciones. Uno, es muy poco probable que la mayoría de los consumidores de drogas dejen de adquirirlas sólo porque se argumente que es lo correcto, y el boicot sólo tendrá un efecto en el narco si se practica a gran escala. Por tanto, uno puede pensar, que si una sola persona, o diez, o veinte dejan de comprar drogas, no se va a lograr una diferencia. Y tiene razón.


Pero la persona que voluntariamente deje de comprar drogas tendrá la satisfacción de saber que ha hecho lo correcto, y que su dinero no será usado para comprar armas que maten gente. Perdónenme si me pongo kantiano, pero a veces hay que hacer el bien por el bien mismo.


Objeción dos, existen empresas legales (el narco es una empresa ilegal) que cometen toda clase de crímenes y no por eso las boicoteamos. Por ejemplo, Walmart. Pero vamos, aunque Walmart sea un ente maligno, una cosa es explotar a los trabajadores y hacer competencia desleal, y otra es arrojar granadas a la gente, decapitar personas y sembrar el terror en la población. Son dos niveles distintos de criminalidad.


Por otro lado, yo necesito ir al súper a comprar pan y fruta para alimentar a mi familia, y ¡carajo! Walmart es barato (aunque, de hecho, yo voy más a la Comer). Pero no necesito comprar drogas, ni creo que alguien lo necesite realmente. Y si cree que lo necesita, lo que en realidad necesita es terapia.


Además, si uno cree que Walmart o Coca-Cola son empresas criminales, que las boicotee también. Que boicotee todo lo que le parece mal. Pero si tu argumento es "Yo no voy a dejar de comprar de drogas porque tú no vas a dejar de comprar en Walmart", entonces estás bastante despistado, porque una cosa no tiene que ver con la otra. No digo que no estés en tu derecho de decidir si debes boicotear o no al narcotráfico, sino que tu argumento es estúpido; es más, no es un argumento, es una excusa pendeja. Lo más probable es que seas incapaz de dejar de comprar drogas, y entonces tienes problemas.


Tampoco creo que se deba criminalizar a los consumidores, como algunos han hecho. No ha faltado el mocho que diga "Esto es culpa de los que compran drogas". No creo que sea así. Tú no tienes la culpa de lo que el fulano que te vendió un producto hará con el dinero que le diste. Los que tienen la culpa son los mismos criminales, el gobierno que está coludido con ellos y los que se niegan a legalizarla. No, no tienes la culpa. Pero si sabes que el fulano utilizará ese dinero para matar, entonces creo que tienes la obligación moral de no seguirle comprando. No se trata de asumir culpas ni golpearse el pecho, simplemente es cuestión de no seguir negociando con hijos de puta.


No faltará el que diga "Ah, pos no sabes si el señor al que le compras Sabritas no va a usar ese dinero para comprar un hacha y salir a matar niños". Y en efecto, no lo sé, y no hay nada que me haga sospecharlo. Pero si supiera que es así, entonces sería mi obligación moral dejar de comprarle Sabritas. Y el punto es que con los narcos sabemos que usarán nuestro dinero para el crimen.


Por lo anterior, me sumo a la iniciativa de Nadia y me comprometo a no comprar sustancias ilegales (no digo que alguna vez lo haya hecho...) por lo menos hasta que el clima de violencia se apacigüe, o hasta que un político, abogado o legislador honesto e inteligente proponga una Ley sobre la producción, comercialización y consumo de sustancias recreativas. (Es más bonito decirles "sustancias recreativas" que "drogas", ¿no?). Quiero estar seguro de que mi dinero no será utilizado para matar a gente inocente.


También hay opciones, para los que de verdad gustan de pintarle las uñas al diablo: practicar el autocultivo. En tu patio, en tus macetas, en tu laboratorio de hidroponia, cultivas tu hierbita para ti mismo, y para tus cuates si quieres. Así sigues disfrutando de la vida sin darle más dinero a los narcotraficantes, narcopolíticos y narcopolicías. Sí, acabo de sugerir públicamente que rompan la ley cultivando en secreto una planta ilegal para drogarse. Persígnense, ñoños.

______________________________


Pero no todo son malas noticias. Existen muchas sustancias recretivas que aún son legales, pues han escapado al ojo avizor de los mochos:

Todas pueden ser adquiridas de forma segura por Internet, sin osos ni panchos, y muestran el modelo que podría ser la venta de mois si fuera legal, ¿cómo la ven? 

lunes, 22 de septiembre de 2008

De lo que sucede cuando se tiene más ideología que conocimientos


Por azares del destino (¿o del desatino?) me llegó un artículo de opinión que apareció en el diario Por Esto! El artículo en cuestión sostiene que el responsable del atentado con granada que se dio en Morelia no es el narco, sino el gobierno de la República.


No es que tener sospechas del gobierno esté mal, mucho menos en un país en el que históricamente el gobierno ha sido enemigo de la ciudadanía. Pero los argumentos que utiliza el señor Gilberto Balam Pereira parecen más bien elaborados con el hígado que el cerebro, más guiados por su odio hacia el gobierno panista que basados en evidencias reales.


Su razonamiento falla de varias maneras. En primer lugar, nos dice que el método de terrorismo no es estilo del crimen organizado. Tiene razón en que el narcoterrorismo es una novedad en México, pero ignora que sí se ha dado en otros países del mundo. Y no solamente en Colombia, sino en un país primermundista como Italia, en donde en la década de los 90 explotó una bomba en la ciudad de Florencia, como respuesta de la Mafia al duro combate que le estaba haciendo el gobierno italiano en ese entonces.


Así que la estrategia de terrorismo sí ha sido utilizada por el crimen organizado. Argumentar que no pudo haber sido el narco porque no es su estilo, queda descartado.


"La mayoría de mis amigos y algunos analistas y legisladores de conciencia coinciden en que los granadazos de Morelia NO SON OBRA DE NARCOTRAFICANTES. No son sus señales. Y menos contra los pobres. Es bien sabido, por el contrario, que los narcotraficantes desarrollan obras asistenciales entre los pobres y los marginados, olvidados por gobiernos y partidos."


El otro argumento es que el narco no hubiera atacado a los pobres. Aquí se ve la ideología del articulista en una visión simplista y maniquea de la sociedad: los pobres y los ricos, "nosotros" y "ellos". Engloba como "pobres" a todos los que estaban ese día en el centro de Morelia. Pero en ningún lugar se dice que sean puros pobres las víctimas del atentado, lo más probable es que, como sucede en todas las ciudades de México, los reunidos allí para dar el grito hayan sido personas de varios niveles del espectro socioecónomico que, por supuesto, no se divide sólo en ricos y pobres.


De cualquier forma, esta identificación romántica de los criminales con la clase pobre no es más que un mito. Es cierto que algunos narcos protegen a las comunidades de las que provienen y hacen muchas obras que las benefician. Pero no se identifican con sus comunidades por cuestión de clase, sino más bien por proveniencia geográfica. Los pobres de ningún otro lado le importarán a los narcos, para los cuales es monstruosamente fácil matar.


De todas formas, aunque los argumentos anteriores fueran correctos y fuera posible descartar al narco como responsable de los atentados en Morelia, ello no significaría automáticamente que el gobierno es el culpable. Y es que no existen sólo dos fuerzas en México: el gobierno y el narco. Hay más. La inocencia de uno no sería prueba de la culpabilidad del otro.


Entonces nos dice el señor Balam Pereira que las granadas son de uso exclusivo del ejército. Ergo, el ejército tuvo que haberlas suministrado. Parece ignorar que el crimen organizado ha tenido históricamente acceso a armas de uso exclusivo del ejército, como las tradicionales "cuerno de chivo" y que no sería la primera vez que el crimen organizado utilizara explosivos.


En otro argumento en el que falla su razonamiento es en declarar que el gobierno es el culpable porque se ve beneficiado por los efectos del atentado. En primer lugar, eso no constituye una prueba. Constituye un motivo de duda razonable, pero no es una prueba en sí. En segundo, el bombazo le ha hecho muy mal a la administración de Calderón: ha quedado ante los ojos del pueblo mexicano como un bobalicón incapaz de brindarle seguridad.


Coincido en que la narcoguerra de Calderón ha sido un disparate y que la militarización del país ha servido más a la represión de grupos disidentes que a la lucha contra el narco. Y creo que es muy probable que con el pretexto del atentado se reprima aún con más dureza. Pero de nuevo, eso no quiere decir que el gobierno sea el culpable.


Y otra cosa, pueden estar todos sus amigos "conscientes" de acuerdo con usted (se entiende que los que no estaban de acuerdo eran los "inconscientes"), pero eso no constituye una evidencia. No porque todo el mundo lo crea significa que es verdad, tiene que haber pruebas.


No niego la posibilidad de que el gobierno de Claderón pudiera estar detrás de los atentados (después de todo, los panistas están muy desquiciados). Lo que no me parece válido es hacer afirmaciones categóricas sin respaldarlas con evidencias y argumentos razonables, pues en lo que se sustentan las acusaciones del señor Balam Pereira es en la ideología: "la derecha es mala / de la derecha proviene todo lo malo / lo de la bomba es malo / lo de la bomba lo debió haber hecho la derecha"...


Hasta ahora la mayoría de las pruebas y los mejores argumentos que he escuchado señalan que en efecto fue el crimen organizado el responsable del golpe en Morelia. Sería muy interesante presenciar un debate entre esta postura y la que sostiene que Calderón es el culpable, siempre y cuando se utilicen argumentos basados en pruebas y conocimiento, y no sólo en convicción ideológica.


sábado, 20 de septiembre de 2008

Alza del Mal

Mientras tanto, en el Salón del Kapitalismo....




LUTHOR: Bien, y con esos arreglos a la fachada del Salón, la gente dejará decir que nos fusilamos el diseño del casco de Darth Vader... ¿Algún otro tema?



GRODD: No me gusta ser el aguafiestas aquí, pero, ¿recuerdan lo de Modernización del Mal? Creo que ese plan no nos está saliendo como esperábamos.


CHEETAH: Esss cierto, Lex. Sssse ha movilizado mucha gente y a habido mucha oposssición. Ya nadie ssse cree essso de los ssspotsss...


GRUNDY: Solomón Grundy odia a la ciudadanía. Solomón Grundy extraña al presidencialismo imperial.


SINIESTRO: Sin mencionar que la consulta ciudadana arrojó un NO rotundo a nuestra maligna modernización. Creo que subestimaste a los mexicanos, Lex.


LUTHOR: ¡Patrañas! Nuestro plan ha encontrado algunas dificultades, eso es todo. Pero verán que finalmente el mal triunfará. Tenemos una excelente estrategia que será llevada a cabo por uno de nuestros malvados esbirros. Damas y caballeros del mal, permítanme presentarles, directo de la Hermandad de Mutantes Malvados y ahora en la Legión de los Kapitalistas... a ¡Agustín Carstens, mejor conocido como The Blob!




BLOB: Gracias, señor Luthor. El plan que he elaborado es muy sencillo y dará resultado. Ya que la gente se ha negado a aceptar nuestra modernización del mal por las buenas, ¡los obligaremos por las malas!


GRODD: ¿Y cómo piensas lograr eso, Blob? Blob.... ¿Blob...? Hey, ¿podrías sacarte a Toyman de la boca?


BLOB: Oh, lo siento. Es que mi apetito es insaciable, no puedo dejar de comer.


LUTHOR: Y fue por ese apetito insaciable la razón por la que lo escogí para la Secretaría de Hacienda. En fin, Blob, continúa describiendo tu plan.


BLOB: Los ciudadanos pueden votar que no, pueden hacer plantones y todo lo que quieran. Pero todos necesitan consumir gasolina. Lo que haremos será aumentar el precio de la gasolina CADA SEMANA hasta que la gente no aguante más y no tenga de otra que aceptar nuestra modernización. A este plan lo llamo... ¡Alza del Mal!


LUTHOR: Sí, y además, con el aumento de los precios del combustible aumentan todos los precios. Les diremos que el aumento se da porque no quieren aceptar la modernización.


GRODD: ¡Es un crimen que atenta contra la economía de los más necesitados! ¡La gente no tendrá cómo defenderse de esto! ¡Por Darkseid, es tan hermoso que creo que voy a llorar! Pero... una duda ¿Qué pasará si la gente recuerda que se siguió esta misma estrategia con la privatización de Telmex y la de los ferrocarriles? En ese entonces empezó a fallar el servicio y a subir los precios. A la población le fue dicho que para solucionar esos problemas se debía privatizar, pero después se privatizó y los precios no bajaron, sino por el contrario.




LUTHOR: Olvidas, Grodd, que nuestro poder depende por completo de la estupidez, ignorancia, pereza y apatía de los mexicanos. Sin ella ¡no somos nada! Pero aunque se dieran cuenta de nuestra estrategia ¿qué van a hacer? ¿Marchas? Las ignoramos. ¿Protestas? Ídem. ¿Dejar de comprar gasolina? No lo harían.


BLOB: Todo saldrá a la perfección y después de que logremos la Modernización del Mal, mantendremos los precios altos de todos modos. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA


GRODD: ¿Y qué pasará si los mexicanos se unen en nuestra contra con acciones más efectivas?


LUTHOR: ¡Ja! Los mexicanos son demasiado egoístas para unirse. Cada uno pensará en su propio beneficio. Y para los revoltosillos, tenemos toda nuestra maquinaria de represión: las armas del Capitán Frío, el anillo de Siniestro, los juguetes de Toyman... ¡No hay nada que puedan hacer contra nosotros!


BLOB: Bueno, si me disculpan, iré a gastar dinero del erario en obscenidades.


LUTHOR: ¡Suerte, Blob! Y los demás, ríamos como los supervillanos que somos.


TODOS: JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

viernes, 12 de septiembre de 2008

Gente que habla mucho


En mi experiencia, existen tres tipos básicos de personas que hablan mucho. A continuación les presento las categorías.


El platicador: Es una persona a la que le gusta conversar. Por regular se trata de alguien amistoso, capaz de sacarle conversación hasta a las piedras, y no es raro que se ponga a platicar con perfectos desconocidos como si fueran sus amigos de toda la vida. Es tan bueno escuchando como hablando, no acapara la conversación, pues de verdad le interesa lo que la otra persona tiene que decir. Esta persona no sólo habla, sino que conversa, es decir, hay un intercambio bidireccional o multidireccional de información, impresiones, opiniones, experiencias, sentimientos, etcétera. Estas personas manejan distintos temas de conversación o son muy versados en unos pocos temas. Suele ser muy interesante debatir con ellos. Como ejemplo de este tipo de personas está mi amiga Nadia, con quien siempre es un placer platicar.


El orador: Es una persona a la que no necesariamente le gusta hablar, pero cuando empieza hablar, capta la atención de todos los que escuchan. No es que acapare la conversación, es que los demás se la ceden. Por lo general es gente con muchos conocimientos, con mucha experiencia en la vida o con mucha imaginación, o las tres juntas. Convierten cualquier tópico del que hablan en un asunto de sumo interés. A veces divagan y cambian de un tema a otro, pero esos desvíos son también muy interesantes. Los que lo escuchan se quedan embelesados y no es raro que, cuando por fin termina de hablar, sus escuchas le dicen "Di más". Mi maestro, el dramaturgo José Ramón Enríquez es uno de los mejores ejemplos que conozco.


+El narrador: es un subitpo del orador. El orador puede tratar de varios temas, pero cuando se dedica a contar historias, se dice que es un narrador. Ya sea que cuente anécdotas de su vida, de la vida de otros, o historias ficticias, el narrador estimula la imaginación de sus oyentes y todos vuelan al ritmo de sus palabras. Mi maestra de literatura en la prepa, Lety, tiene este don maravilloso.


El parlanchín: Es la peor calaña humana. Sólo habla y por lo general, no dice nada interesante. No le interesa platicar, sólo quiere que escuchen sus estupideces. De hecho, si uno trata de hacer un comentario de aquéllo que están diciendo, dicen "Sí, ajá", y siguen con su verborrea. Pero, a diferencia del orador, ellos sí acaparan la conversación, para mayor pesar de los que tienen que chutarse sus desvaríos. Suelen ser señoras de más de cuarenta años, pero en realidad hay gente de todo tipo que cae en esta categoría. Por lo general, no están buscando a alguien en particular con quién platicar, sólo quieren a algún desdichado que les sirva de caja de resonancia. Sucede que muchas veces interrumpen a los demás con sus minucias. Conozco mucha gente así, y a veces me gustaría abrirles la cabeza a golpes y gritarles, a la manera de Quico, "¡Cállate, cállate, cállate, que me desespeeeeeeras!".


+El spoiler es un subtipo muy peligroso de parlanchín. Es ese tipo de gente que pregunta "¿ya viste tal película?" o "¿ya leíste tal libro?" o "¿viste ayer tal programa?". Y si le dices que no, para ellos es como una autorización, más aún, una solicitud para que te cuente todo. No pregunta si quieres que te cuente la película; de hecho, no le importa si no quieres que te la cuente, de todos modos lo hará. Este tipo de escoria humana también empieza a contar cuando le preguntas "¿cómo está tal película?". La respuesta esperada por el que pregunta es "está muy buena, vela a ver", o "es una basura, no la veas". Pero el spoiler, en vez de decir cómo está la película, la cuenta del principio hasta el final. Hay que se firmes con este tipo de gentuza para cerrarles la boca. Mejor ni digo nombres.

jueves, 11 de septiembre de 2008

La solución es... ¡el amor!

Camaradas, compañeros, defensores y detractores:


La gente sapientísima que se dedica a mandar cartas en cadena han encontrado la solución al problema de crimen y violencia que carcome nuestra ciudad: ¡la solución es el amor! Cof, cof sarcasmo.

Me llegó este mensaje por correo, una de esas presentaciones de Power Point que manda la gente ociosa.



Hechos lamentables (que no voy a mencionar para no darles fuerza) han estado ocurriendo en nuestra ciudad. Y lo peor, es que se ha desatado ¡una psicosis colectiva! (todo mundo teme por “lo mal que estamos”). Y ¿sabes porqué es lo peor? porque todos esos hechos lamentables son la materialización de energías negativas. Y cuando aparece la psicosis colectiva ¡se enciende un círculo vicioso!


Ok, para mis lectores de otras ciudades (alguno habrá), que no estén enterados (¿y por qué querrían estarlo?) de los trascendentales sucesos que ocurren en este rincón del mundo, les actualizaré el banco de datos. Hace unos días aparecieron unos decapitados en las afueras de la ciudad, algo inédito en esta tranquila ciudad casi nunca tocada por el crimen. A raíz de esto, la gente esta neurótica. Es todo lo que hay que saber.


Ahora, noten que desde el principio esta cadena tira hacia las ondas esotéricas. El mal es producto de energías negativas, que a su vez son producidas por el mal. Entonces, la violencia que ha sacudido Mérida es producto de "energías negativas materializadas". Hágame usted el cabrón favor.


Hoy en día está muy de moda el hablar de "energías", "vibras" u "ondas", por parte de gente que no sabe absolutamente nada de ello. Esa es la misma gente que cree en la astrología y otras pseudociencias. En realidad, todo ese rollo de las energías tiene un origen antiguo: antes se hablaba de espíritus y hechizos, ahora se habla de ondas o vibras. La idea era revestir de un aura científica a una serie de conceptos que no lo son, para así legitimarlos. Como en la era de la televisión y la energía nuclear es difícil que alguien crea en hadas y demonios (no digo que no haya quien crea en ellos), hay que decir que los eventos negativos son causados "ondas" y etcéteras. Y como la mayoría de la gente no sabe ni cómo funciona su televisor, y cree que es mediante un proceso casi mágico, no tiene problemas para creer que eso de las "ondas" puede ser verdad.


En fin, que nos dicen que el mal es producto de energías negativas que se materializan. O sea, si uno tiene miedo, furia u odio, genera ondas negativas que generan estos sentimientos se harán materiales en forma de desgracias. Y si todos están así de malviajados, las ondas negativas se convertirán en abominables actos de violencia y crimen. Esto me lleva a preguntarme ¿qué fue primero? ¿El mal o las ondas negativas? Si fueron ondas negativas las que generaron el mal ¿que produjo esas ondas negativas? Si fue el mal el que... bueno, ustedes ya saben cómo sigue.


Para no darle fuerza a esos eventos violentos, no hay que mencionarlos. No hay que mencionar lo del crimen, porque ello generará más crimen. Es como aquello de "yo sí creo en las hadas, yo sí creo en las hadas" de Peter Pan. Si no crees en las hadas, las hadas desaparecerán :( Las causas sociales, políticas y económicas del crimen no deben preocuparnos: el problema son las energías negativas.



Usa tu lógica, reflexiona… ¿es esto posible? No me lo creas, pero, ¿Qué pasa cuando le temes a un perro? Pues es más probable que te muerda, ¿verdad? Algunos dicen: -te lo atraes- No podemos negar que estos hechos estén sucediendo. Tampoco puedo luchar contra eso, lo estaría alimentando…Bueno, pero tengo una propuesta.


Eso dice la siguiente planilla. La prueba de que la energía negativa atrae al mal es que si le tienes miedo a un perro el perro te atacará. Éste es un ejemplo de falla del pensamiento lógico llamada falsa analogía y que consiste en tratar de probar algo con otro algo que no tiene nada que ver. Cierto, si te muestras temeroso ante un animal, es probable que te ataque. Pero esto no tiene nada que ver con energías.

Los animales, especialmente los cazadores como el perro, se dan cuenta del miedo por señales completamente terrenales: huelen los químicos que se secretan, advierten la mirada y los movimientos, etcétera. Además, un perro amistoso, por más miedo que le tengas, no te va a hacer nada, y un perro bravo, por más valiente que te quieras mostrar con él, si te metes en su territorio, seguro te pone una putiza.

No debes luchar contra lo que está sucediendo: sólo lo alimentarás con tu energía negativa. Ya lo saben, policías. Dejen su trabajo y dedíquense a pensar en cosas lindas. De todos modos, ni hacen bien lo que hacen.


Si partimos del hecho que esos sucesos son energía negativa materializada, entonces ¡YO PUEDO generar ENERGÍA POSITIVA para hacer que mi entorno SEA UN LUGAR INFERTIL para esos sucesos negativos!

Y, ¿como vamos a hacer esto? Primero es entender que una persona negativa no hizo todo esto, de igual forma, un persona positiva tiene que contagiar a muchas otras para hacer una FUERZA COLECTIVA POSITIVA: DE AMOR. Así es, la solución es el Amor. Y este es el plan:



"Si partimos del hecho que esos sucesos son energía negativa materializada". Si partimos... a ver, pruébalo. Así es, señores, ahí está la gran solución del problema del crimen: el amor. Si todos nos ponemos a generar energías positivas, el crimen se destruirá solito. De nuevo, no hay que atender a las causas políticas, sociales y económicas del crimen: la solución es el amor.


Por siglos, el hombre ha buscado una explicación al problema del bien y del mal. Las explicaciones simplonas suelen ser: el mal es ocasionado por dioses malignos (Ahrumán, Satanás, etc), o porque Dios permite el mal para probar nuestra fe (Job) o porque es parte del Plan Divino, etcétera.


La idea es quitarnos la propia responsabilidad por lo que está mal en el mundo y, por tanto, quitarnos responsabilidad en cuanto a su solución: para combatir al mal sólo ha que rezar y generar energías positivas (o salir de blanco a marchar por el Paseo Montejo). Estas soluciones son más cómodas que la alternativa: interesarnos por la realidad política y social, y participar en ella (deber de todo ciudadano en una democracia), mantenernos informados, adquirir y generar consciencia social, etcétera. No, no, no. Es más fácil pensar en soluciones milagrosas.


A continuación, la cadena hace una serie de recomendaciones para generar energía positivia. En sí no son malas; ya saben, lo mismo de siempre de todas las cadenas: ama tu prójimo, sé amable, lleva una vida saludable, quiérete a ti mismo, convive con tus seres queridos, cuida el ambiente, etcétera.


Pero entre estas recomendaciones vienen algunas que me irritaron bastante:


Conviértete en tu mejor amig@ (no te critiques)


Ajá, claro. No te critiques. Vive arrastrando tus mismos errores y defectos toda la vida, no trates jamás de corregirlos. Eres muy flojo, no te critiques. Eres ignorante, no te critiques. Eres descuidado, no te critiques. Ni trates de enmendarlo. ¡Qué positivo!


Evita los noticieros, novelas, revistas de chismes y muertes.
Huye de pláticas destructivas (chismes, quejas, etc.)
Cuando te vayas a quejar de algo, mejor piensa en lo que si quieres .


Sé un completo inconsciente. No te enteres de lo malo. Si está ocurriendo una guerra cúbrete las orejas y grita "no oigo nada, soy de palo". Vale madres que el mundo a tu alrededor esté jodido, si no te enteras, no te afectará. Mucha gente vive así y es muy feliz.

La presentación termina con las siguientes plantillas:




Bullshit! Suerte con eso de las energías positivas. Si logran que con eso se acabe el crimen, me compraré un sombrero y me lo comeré.


"La responsabilidad del hombre aumenta a medida que disminuye la de los dioses", André Gide, filósofo francés.

domingo, 7 de septiembre de 2008

Niño grita: "¡Lobo!"



La noche en que pandió el cúnico


Anoche (o sea, la noche del sábado 6 de septiembre de 2008), la paranoia en la que se encuentra sumida Ciudad Plana alncazó su cenit, por lo menos hasta el momento. Sin bases ni fundamentos, comenzó a circular el rumor de que el narco había declarado la guerra a la policía y había amenazado con secuestrar a cincuenta civiles al azar en caso de que no se levantaran los retenes en las carreteras.


Un grupo de amigos, mi novia y yo nos encontrábamos en un conocido bar de esta ciudad, celebrando el cumpleaños de ella. Al poco rato de haber llegado, un torrente de mensajes fue recibido por los celulares de los presentes. Los mensajes de padres angustiados y aterrados urgían a los jóvenes que volvieran a sus casas, porque no fuera a ser que las amenazas del narco fueran verdaderas.


¿Qué motivos tenían para creer que sus temores serían fundados? Ninguno. Rumores, rumores y más rumores. Mensajes de celular de parientes, correos electrónicos en cadena y conversaciones en el MSN se encargaron de propalar el rumor con ayuda de la increíble credulidad de los meridanos.


El rumor fue variando. Ahora ya no se exigía la suspensión de los retenes, sino la entrega de Saidén. Ya no se amenazaba con secuestrar a cincuenta, sino con matar a cien. Hubo quien dijo que la misma gobernagorda salió en la TV a pedir a todos los ciudadanos que se metieran a sus casas.


La capacidad chismográfica de los meridanos no deja de asombrarme. Yo me pregunto cómo le habrán hecho para ver a Ivonne en la TV dando semejante anuncio cuando eso nunca pasó. Claro, nadie vio Ivonne, a todos les dijeron que les habían dicho que habían visto a la gorda. Y así fue con rumores de este tipo: a alguien le dijeron que le dijeron que cierta autoridad había dicho, etcétera. Y se corrió el rumor como chispa en un reguero de pólvora.


En fin, por culpa de la credulidad y paranoia de la gente, tuvimos que suspender la celebración. Yo estaba tranquilo, porque sabía que si algo verdaderamente grave fuera a pasar, mi padre, ex policía, sería el primero en avisarme. Pero como todo el mundo se fue corriendo a sus casitas, tuvimos que regresar nosotros también a la nuestra. Ya en casa, hablé con teléfono con mi padre, quien confirmó mis sospechas: todo había sido un rumor.


¡Changos! Fíjense que después de lo de la balacera en Friday's que ni fue balacera ni fue en Friday's, se me estaba ocurriendo iniciar un rumor de ese estilo para ver qué pasaba. Lástima, alguien se me adelantó. Pero creo que deberé desechar esta idea, porque, viendo cómo funciona la mente de los meridanos, si se difunde otro rumor de este tipo, la gente va a terminar matándose solita.


Ahora, a todos los que fueron corriendo a guardarse en el regazo de mami, les tengo una pregunta:


¿Acaso no se sienten como unos idiotas?


Pinche ciudad ridícula.
Ver más: Niño grita "¡Lobo!"

viernes, 5 de septiembre de 2008

Miedo y paranoia


Seguramente ustedes escucharon el rumor (o más que rumor, la alarma) de que había ocurrido una balacera en Friday's y que había muertos. Ahora la mayoría sabe que eso sólo fueron puras mentiras. Lo que pasó en realidad fue que hubo un cateo en una casa cerca de ese restaurante, por parte de fuerzas de seguridad. Se presume que la casa en cuestión fue en la que se ejecutó a las más recientes víctimas del narcotráfico: los famosos decapitados.


Vaya, es conocida la capacidad de los yucatecos para exagerar a niveles insospechados un chisme, pero no alcanzo a entender cómo ese hecho se convirtió en una balacera que incluía tres muertos y una persecución a alta velocidad en Prolongación de Montejo.


La gente está muy asustada e indignada. Pero la indignación de la gente vale dos centavos, porque todo se le quita rápido, y creo que sólo es cuestión de tiempo para que nos acostumbremos a esta situación. No faltará el romántico que piense que lo que está pasando es muy cool, pues vivir en una ciudad "peligrosa" automáticamente lo hace más rudo o machín. Tampoco faltará el yucateco apocalíptico que pregone el fin del mundo (o sea, Mérida), todo causa de los malditos huaches marihuanos y homosexuales (MHMH). Ambas posiciones son igualmente ridículas.


Hablando de circos de pulgas, según la opinión de un experto cuya identidad no revelaré (así que no tienen que creerme), a Saidén le podría quedar poco tiempo, ya sea que lo maten, lo encarcelen o huya. Esto es porque autoridades federales ya están investigando eso del "trato" que hizo con los narcos. En ese caso ya ni la gobernagorda podría protegerlo.


Ahora, pueden pasar dos cosas: a) Cae Saidén y como efecto dominó caen políticos y funcionarios corruptos de la zona. b) Cae Saidén y lo agarran de chivo expiatorio, dicen que ya con eso todo está solucionado, alguien ocupa su lugar y todo sigue igual. c) No cae Saidén y todo sigue igual, o sea, jodido.


Mientras, rumores extrañísimos me siguen llegando, como desapariciones de los hijos de gente "importante" y amenazas de bomba en la Mayab. ¿Cómo saber qué es verdad y qué es mentira? De verdad que estos días han sido de carnaval surrealista, por lo menos para los estándares de nuestra Ciudad Plana.

PD: Y después la cosa se puso peor y más ridícula

jueves, 4 de septiembre de 2008

Familias animadas, Parte V: Los Berenstain

Anterior: Los Boyle

Familias en la TV hubo muchas, así como familias en las historietas, pero lo que aquí nos concierne son las familias de dibujos animados. Sin embargo, hay una familia que, aunque surgió como unos dibujos en cuentos infantiles, trascendieron por una serie animada a mediados de los ochenta. Esta serie todos la vimos y su importancia radica en que estaba a un paso de ser Los Simpson.



The Berenstain Bears (1985-1987)




La aventuras de los Osos Berenstain se iniciaron en el lejano año de 1962, cuando Stan y Jan Berenstain crearon una serie de aventuras para enseñar a sus hijos a leer. En 1974 los Berenstain obtuvieron su propia serie de libros, que fueron muy populares entre los niños de Estados Unidos. Pero esta familia de plantígrados saltó a la fama internacional en 1985 cuando tuvieron su propia serie animada.

La familia:




El padre: Papá Oso (Papa Bear) es bonachón, pero torpe y despreocupado. Es un padre cariñoso, pero muchas veces descuidado. Glotón y perezoso, constantemente trata de robarse la miel de una colmena.


La madre: Mamá Osa (Mama Bear) es abnegada, amorosa y sabia. Es el sostén emocional de la familia, totalmente infalible.


Los hijos: Hermano Oso (Brother Bear) es el hijo varón, inquieto y travieso, pero no malvado. Tiene constantes conflictos con su hermana, pero también es su protector implacable.


Hermana Osa (Sister Bear) es la hija pequeña, más tranquila, obediente y mejor portada que su hermano.


Consideraciones:




Aunque Los Osos Berenstain era una serie dirigida a los niños, no era simplona ni boba. El mayor mérito de este programa es que presentaba situaciones familiares de la vida real. Así, había verdaderos conflictos (suavizados, claro está) entre padres e hijos, entre hermano y hermana, pues como sucede con las familias reales, a veces sus miembros no se entendían mutuamente.


La dinámica era la siguiente: se presentaba un conflicto, a lo largo del capítulo se lidiaba con él, y al final se resolvía. La idea era dar lecciones a los niños sobre el mundo real utilizando situaciones del mundo real (con osos, eso sí). Había lecciones y moralejas, sí, pero éstas no eran dadas de forma sermoneadora ni condescendiente. No, la serie respetaba la inteligencia de los niños y dejaba que ellos evaluaran la situación expuesta en el capítulo y sacaran sus propias conclusiones.


Recuerdo en especial un capítulo que trata sobre los desconocidos. En él se explica que no siempre se puede confiar en los extraños, pues es sabido que a veces "roban cachorros", pero que tampoco se puede vivir en la total desconfianza. Por lo menos, ésas son las lecciones que inferí a corta edad.


En cuanto a la familia, se puede ver el porqué considero que los Berenstain están a un paso de ser los Simpsons (en niveles infantiles y relativamente inocentes, desde luego). El padre es tonto y glotón, agréguesele gruñón y desconsiderado y tendremos a Homero. Aumenten el nivel de travesura de Hermano Oso y agreguen un poco de malicia y tendremos a Bart. Si Hermana Osa fuera un poco más intelectual sería Lisa. Vaya, miren el diseño de los niños, en especial la ropa de Hermano Oso: hasta se parecen físicamente.


El único personaje desperdiciado es Mamá Osa. Recuérdese a Vilma, a Ultra, a Laura y hasta a Irma. Son madres, pero también son mujeres y las tres primeras hasta tienen sex-appeal. Mamá Osa es sólo mamá. Es más, es prácticamente una abuela, pues sus cualidades principales son el cariño y la sabiduría. Vean cómo se viste: es la abuelita de caperucita.


Pero si Mamá Osa no tuvo importancia ni trascendencia para la evolución de las madres de familias animadas, el resto de los Osos Berenstain sí la tuvo. Ni Pedro, ni Súper, ni mucho menos Gus y Harry eran tan descuidados, tontos y glotones como Papá Oso, el verdadero antecesor de Homero. Y los hijos son lo más cercano a Lisa y Bart de entre las familiar animadas anteriores.


Conclusiones:


Los Osos Berenstain fue una serie muy inteligente, dirigida principalmente hacia los niños. Su importancia en la evolución de las familias animadas reside en la construcción de sus personajes y en el hecho de que sus argumentos de basaran en situaciones del mundo real.


Con los Picapiedra, los Sónico, los Tortoni, los Boyle y los Berenstain, el camino ya estaba trazado. A Matt Groening sólo le faltaba dar un paso.


Siguiente: Los Simpson

miércoles, 3 de septiembre de 2008

Sobre los últimos días




Perdón por no haber actualizado el blog en los últimos días, pero he estado muy ocupado por lo de la chamba. Además, los acontecimientos locales me tienen un poco sacado de onda y pensaba escribir algo al respecto, pero me parece que todo ya se ha dicho.


En primer lugar tenemos lo de los decapitados. Aparentemente, no eran criminales importantes sino narcomenudistas. Los ejecutores de estas personas dejaron un mensaje diciendo que Saydén se tenía la culpa de lo que "sucediera a partir de ahora", porque no "había cumplido el trato." A esto respondió Saidén que el único trato que había hecho era "luchar contra el crimen". Ajá, ahí ve tú quién te cree.


Cientos de personas salieron a marchar en pro de la seguridad en Mérida. OK, tienen derecho a marchar y nadie debe impedírselos. Pero las marchas son poco útiles si todas las actividades en pro de una causa se reducen a una marcha. Es como decir: "Ya está, ya marché, ya cumplí, ahora vamos al antro". Ridículo. Todo lo de la marcha es absolutamente absurdo y no funcionará para nada. Además, el crimen no tenía preocupada a la buena conciencia hasta que le tocó a los riquillos ser víctimas. Por la gente que es víctima del crimen todos los días, nadie se preocupa. Sí se debería presionar al gobierno para que haga su trabajo; se podrían realizar marchas y manifestaciones, bloquear calles alrededor de la SPV, del Palacio de Gobierno para pedir que se depuren las instituciones de narcopolicías y narcopolíticos, como Luis Felipe Saidén, jefe de policía.


Aunque por otro lado, comprendo el temor que tiene la gobernagorda de despedir a Saidén: es mejor tener a un criminal psicópata como tu aliado que como tu enemigo. Imaginemos qué pasaría si le dan calle a Saidén: 1) Lo matan los narcos 2) Corre a refugiarse con ellos y les presta su servicio. El segundo caso sería desastroso. Creo que no bastaría con correrlo, habría que ponerlo tras las rejas. Pero mientras tanto, la gobernagorda no dice "esta boca mía".


Por cierto, los invito a hacer la siguiente reflexión sherlockholmesca: Los criminales que mataron a esos otros delincuentes dijeron que lo hacían porque Saidén no había cumplido el trato. También amenazaron con que pasarían más cosas en el futuro. Pensemos ¿cuál es el trato que Saidén no cumplió con los narcotraficantes? Más importante aún ¿por qué la forma de castigar a Saidén por ese incumplimiento fue matar a esos narcomenudistas?


Es de suponer que los sicarios no matarían a los dealers de su propio bando. Por tanto, podemos deducir que los decapitados pertenecían al bando contrario. Pero ¿qué tiene que ver Saidén con todo esto? Me parece que la explicación es que los narcomenudistas asesinados pertenecen al mismo bando que Saidén. O sea, a los que mataron eran, muy probablemente, achichincles de Saidén. Sólo esto explicaría que los asesinos consideraran esta matanza como un acto que afecta al jefe de la policía.


Pero éste no es solamente un problema del estado, es un problema nacional que se inicia con la quijotesca campaña de Calderón contra el narcotráfico.


Para combatir la delincuencia no basta una medida milagrosa (como prohibir los polarizados), ni una campaña basada solo en la utilización de la fuerza militar, como si sencillamente se tratara de derrotar a un ejército enemigo y no de resolver un problema social, político e institucional. Mucho menos se conseguirá con una simple marcha. A continuación planteo una serie de propuestas que podrían ayudar, y que tampoco son descubrir el hilo negro:


  1. Reformas en materia de política económica y social para disminuir la desigualdad económica en el país. La pobreza engrendra delicuencia, pues hay que combatir la pobreza, y con medidas efectivas, y no con paliativos populistas de los que están acostumbrados a hacer nuestros políticos.


  2. Mejorar la educación. Para esto también se requerirían muchas reformas, empezando por cambiar los programas y los calendarios escolares y destinar más recursos a la educación: más escuelas, más aulas, mejores equipos, más maestros mejor pagados y mejor capacitados. ¿Por qué tantos maestros son tan mediocres? Por que la gente capacitada no trabajaría en algo en lo que pagan tan poco.


  3. Bien, pero esas medidas tardarán en dar resultados. Necesitamos una policía capaz de detener a los que son criminales ahora y de proteger a la gente decente. Necesitamos depurar la policía y profesionalizarla. Eso incluiría despedir y encarcelar a los narcopolicías como Saidén. Y no sólo la policía, sino todas las instituciones de gobierno. De nada serviría tener policías honestos si sus jefes les ordenan que no arresten al hermano del gobernador cuando es secreto a voces que el señor es narco.


  4. Lo he dicho antes y lo repito ahora: legalizar las drogas. Su prohibición es absurda. Si se legalizaran la marihuana y algunas otras drogas, los narcos perderían parte del negocio y tendrían que dedicarse a otra cosa, como secuestrar gente o extorsionarla... Ehm, no, eso no suena bien. Bueno, pero por lo menos ya no tendríamos la violencia relacionada con el tráfico de drogas.

En otros asuntos, el video de los decapitados se ha convertido en un espetáculo mediático. La gente lo ve por morbo. Oigo a mis alumnos decir "¿Ya viste el video de los descabezados? Está bien chingón". No ha servido de ninguna manera para generar conciencia social.


Y así, nuestro surrealista país, habitado por gente surrealista, sigue jodido.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails