jueves, 23 de julio de 2009

La Élite de lo Raro



Viéndolo en restrospectiva, mis gustos y aficiones de la adolescencia eran de lo más mainstream, y sin embargo, bastaron para que en secundaria y prepa se me considerara un freak, y para que fuera galardonado con el premio Master Freak de mi generación de universidad (fue medio por default, pero lo gané).


Volviendo a secundaria y prepa, en ese entonces reinaba la Élite de lo Normal. Los que fueran más "normales" eran los más populares. No digo los que fueran más simplones, los que nada hacían, sino los que hacía las cosas normales, pero con más énfasis. Es decir, mamarse es lo normal, el que lo hacía más era popluar; ir a tal antro es lo normal, el que lo hacía más era popular; tener cierto sentido del humor pendejo es lo normal, el que más lo demostraba era popular. En fin, la élite de lo normal en secundaria y prepa se basaba en seguir una serie de estereotipos predecibles y repetitivos hasta el cansancio.


Como se imaginarán, esta élite era de lo más despreciable, sobre todo para un "raro" como yo (que, repito, ni tan raro era), y, con mi gran amigo Jorge Quijano, nos burlamos de estos tipejos en nuestro cómic La Gente Bonita (es arcaico como la madre).


Por esos tiempos era un pseudo darketo, o más bien dark-geek, según un diccionario de frikis (también era medio nazi, pero ésa es otra historia). Pero bueno, uno crece, conoce un poco más de la vida y en fin, las cosas cambian. ¿Casarme con una sólo género de música / cine / literatura? ¡Qué desperdicio! Es perderse de mucha riqueza cultural. ¿Invertir tiempo, esfuerzo y dinero en hacerme de una imagen que saque de onda a la gente? ¡Qué hueva! Mejor visto mi mente.


Por eso al fin me dieron hueva los darketos, punketos y demás so-called "tribus urbanas". Además, eso de "subculturas", es una bobada, porque no son más que un conjunto de aficiones e intereses, excentricidades, si se quiere, pero hasta ahí. Tipos y tipas con poca imaginación que se compran un paquete con un instructivo que les dice cómo pensar, qué les debe gustar, qué actitud tener ante la vida, etcétera. Como las élites de lo normal en secundaria y prepa, en estos grupúsculos es élite quien haga lo "normal" para el estereotipo, pero con más énfasis.





Terminé de decepcionarme de ellos cuando empezaron a golpear emos (a los que les tengo cierta simpatía). Que alguien que ha sido víctima de los prejuicios y la intolerancia se vuelva prejuicioso e intolerante, me pareció una incongruencia grotesca. Verdaderos freaks son los que no se circunscriben a ninguno de estos universos tan limitados, sino que buscan toda la riqueza de la excentricidad, saliendo de los patrones impuestos por la sociedad mainstream, o por los miles de grupúsculos que se dicen estar contra ella, pero que repiten sus esquemas.


De mi época de darketo me quedé con un brazalete y un collarín con púas, una gabardina de cuero bien shabadaba, un par de botas con punta de metal, una gárgola, una colección de muñecos de asesinos de películas de horror y una calavera nazi llamada Fritz (además de algunos recuerdos bastante chuscos). Pero luego entré a la universidad y conocí a las otras Élites de lo Raro.


Es en la universidad donde florecen los jipiosos, bohemios, pseudointelectuales, revolucionarios de café y, mi grupo favorito, los "alternativos". La dinámica es la misma, es élite quien hace lo mismo que hace el grupo, lo "normal" para el estereotipo, pero con más énfasis.


Así como entre los "populares" de prepa y secundaria es élite el que asiste a tal evento (XV años, etc), el que se deja ver en tal lugar (disco de moda), el que conoce a tal persona (prominente socialité), entre los pseudointelectuales es élite el que asiste a tal presentación de libro, el que se deja ver en los conciertos de la sinfónica y el que conoce a tal o cual escritor. Y como en cualquier otra sociedad, la de los pseudointelectuales, que debería ser más sabia y justa, triunfa quien sabe "colocarse".




Emparentados con los pseudointelectuales, y a veces confundidos con ellos, están los alternativos. Ya saben, son aquéllos que, sin ser de una "tribu urbana" definida, se sumergen en busca de las cosas más raras y "underground" que puedan encontrar. Ellos son los que ven el cine más raro, oyen la música más rara, leen los libros más raros, etcétera. El problema no es registrar entre los cajones de la cultura en busca de tesoros, pues hay muchos que quedan enterrados bajo la basura del mainstream y la brillantez del canon. Mi problema con estos tipos es que realmente se creen superiores a los que no consumen tanta rareza como ellos, y de hecho he notado una especie de competencia entre ellos para ver quién sale con la ocurrencia más extraña. [Nota: Cuando escribí esta entrada no se usaba el término hipster, que ahora se aplicaría a este tipo de personas]




Desdeñar una peli de Hitchcock, un cuento de Borges, un disco de los Beatles, porque "no es lo suficientemente raro", porque son autores "muy comerciales", es una reverenda estupidez. Pues señores, la máxima de los alternativos, "El canon da hueva, todo lo raro es chido", es un dogma. En lo personal, en cuanto a consumo cultura, a mí no me importa si es canon, mainstream, comercial, prestigioso, alternativo, marginal, ni ninguna de estas etiquetas. Me importa que sea bueno.


Esto no quiere decir que entre tanto poser que domina en las "tribus urbanas", entre los alternativos, los intelectuales, y aún entre los populares de la prepa, no haya personas inteligentes y sinceras que son así porque de verdad así son y no porque andan buscando en qué casilla acomodarse. A esas personas las respeto mucho. Por mi parte, supongo que mis rarezas, o falta de ellas, me impedirán siempre formar parte de cualquier élite.

16 comentarios:

Gndrix dijo...

Pues no creo que te conformes con estar en mi lector de feeds, pero tomalo como premio de consolación.

m. Isaac. V.R. dijo...

el de la anatomia de un seudointelectual se parece a alguien que conozco, bueno a muchos que conocemos jejeje...

m. Isaac. V.R. dijo...

... por cierto.. "La página de Civi" es fea con ganas, pero me imagino que es de la misma época en la que no podíamos hacer más que HTML mamila y la reata eran los gifs animados.

Niña agridulce dijo...

No importa...
yo me quede idiotizada con la pagina de civi.

Y con respecto a tu post, toda la razon.
**Me da miedo estar en un grupo sin estar consiente.

Pablo Cabañas dijo...

Se supone que la frase "en gustos se rompen géneros" debería quedar como anillo al dedo, más sin embargo es cierto con respecto a los pousers: cuánta gente se deja guiar por determinados grupos o ideas sin siquiera pensar si les conviene(o de plano, si les gusta) o no. Esto de la autoetiquetación depende mucho de lo que realmente uno debe ser (al menos eso creo...).

Sobre la historieta: simplemente, me fascinó. Aunque se vea como hecho en el 2000 (la página, no el cómic), pero lo importante es el mensaje...
XD

Balam Mandos dijo...

¿Nuevos hipsters?

Ego dijo...

Chin, no era mi intención que checaran la Página de Civi, ignórenla por favor. Es adentrarse en la mente de un dieciséisañero.

Raúl H. Pérez dijo...

¡Mike, qué buen artículo!

Y qué buen cómic, deberías seguirle o hacer un crossover con Tim.

Saludos.

La Diabla dijo...

si, yo no cheque la pagina, solo me quede viendo el comic y estaria bien retomarlo junto con TIM.

Que buena refleccion de las "tribus urbanas", creo que uno se forma una opinion asi despues de haber cometido la pendejada de pertenecer a una.... tribu. Yo tambien me fui por la "darquetez" en la prepa y secundaria, hasta que conoci bien a la gente, conoci bien las fiestas, la supuesta mentalidad y dije "vayanse a la mierda con su pretencion, su ropa corriente, sus gabardinas de PVC en primavera y sus poemas mal hechos" quiero escribir un post sobre toda mi experiencia y sigue en proceso.

pd: golpearon a los emos aqui en mi estado y no fueron los "darquetos" (asi es, con Q para que se vea mas gacho), ni los punks ni nadie, fue gente sin "tribu" que tratando de decirles "bajenle a su mamada" cometieron una estupidez, no por haberlos golpeado, porque ni los golpearon bien, sino porque desencadenaron la fiebre emo.... malditos yo tambien los odio pero no como para pegarles.

sale bai

Kyuuketsuki dijo...

A mi siempre me han dado mucha hueva las tribus urbanas y siempre he sido demasiado raro como para querer pertenecer a alguna en algún momento. Lo mas cercano que he estado de una ha sido a las corrientes metaleras, por la afición a la música; pero jamás me he puesto estoperoles, cadenas o brazaletes de picos por la sencilla razón de que se me hace ridículo. Creo que soy raro por eso, snif.

Ricardo E. Tatto dijo...

Pero Mike, no te desilusiones, porque bien sabes que perteneces a la élite de los pseudointelectuales... ¿a poco no vas a ciertas presentaciones de libros, te dejas ver en el foyer del Peón Contreras cuando hay ópera o toca la sinfónia, o conoces a tal o cual escritor?
Bienvenido compañero, somos parte de la élite...

Anónimo dijo...

creo que el hecho de pertenecer a una tribu urbana deberia ser mas como un grupo de personas que tienen gustos semejantes (en moda musica,etc)mas no que sea un "un corral de ovejas" donde todos deban pensar y hacer lo mismo solo por que eso se supone que hace la "tribu" donde quedaria el ser unico que eres si te unes a un grupo que te obliga a ser igual?

en lo personal no me clasifico como una persona incluida en un grupo en especifico, ya que mis gustos son tan variados que seria una tonteria,soy una enfermera,que tiene gusto por el reggae,rock,grunge,reggaeton,hip hop,electro,rap,jazz,etc,me gusta vestir elegante y a veces pandrosa,etc


asi que ya se imaginaran que gran rollo con mi personalidad jeje.

pienso que puedes pertenecer a distintos grupos siendo tu mismo el ser parte de un grupo no debe restar libertad de expresion y eleccion y mucho menos originalidad en la persona :)


buenas vibras para todos !

_____UN SI POR LA TOLERANCIA_____

Martin dijo...

Por eso digo yo que somos una mezcla rara, quién trata de destacar por medio de nociones preconcebidas demuestra un vacío en la personalidad.

Ego yo también pasé por esas etapas, incluso la filonazi (no tan marcadas, pues la vigilancia estilo SS -jaja- de mis padres y su formación a la antigua impidieron que saliera siempre de negro, además q el clima de por acá no permite vestir sólo de oscuro)

Ahora detesto las etiquetas, y como siempre digo para otras personas todos tenemos algo de raro.

Por cierto me gusta bastante tu blog.

Saludos

Maik Civeira dijo...

Muchas gracias, Martín. :)

Vick H. dijo...

Como dijera un famoso Mexicano del Siglo XX, cuyo nombre me da harta pereza recordar; "Me paro de pie".

Sobre todo la parte de "los verdaderos freaks son aquellos que buscan enriquecerse con las excentricidades". Es lo que he venido haciendo desde hace algunos años probando de todo, y me ha funcionado, porque soy feliz. Mucha gente me dice que soy raro, lo cual es una ironía pues mucha gente me dice también que soy muy "normal".

Es bueno ver que no estoy estigmatizado personalmente ni por otros. Eso me alegra mucho.

Estaré leyendo más de tus entradas. ¡Saludos!

Oliver Bernal dijo...

¿Medio Nazi? Todos pasamos esa etapa, yo cuando tenía 13 era medio nazi y a los 14 era medio Comunista xD

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails