lunes, 30 de marzo de 2009

¡Aquí viene el chupacabras!



Estaba en sexto de primaria, y era la hora de la salida. Mis amigos y yo salimos al patio para encontrarnos con que los otros niños miraban absortos hacia arriba. Miramos al cielo y para nuestra sorpresa y terror, vimos que un círculo luminoso y colorido rodeaba al disco solar.


¿Qué es eso? ¿Qué es eso? No sabíamos. En ese tiempo estaba de moda el Chupacabras y otras cosas sobrenaturales. Mis amigos Mario y Toño compartían conmigo el interés por todo lo que sonara a paranormal. Las historias de ovnis, chaneques y fantasmas eran cosa de todos los días en la primaria del Colegio Americano de Tabasco. Existía en nosotros la sensación de que los misterios inexplicables estaban a punto de ser revelados a todo el mundo: capturarían al chupacabras, los extraterrestres se manifestarían, los chaneques saldrían a la luz, etcétera. Pronto nadie dudaría de que tales cosas existen.


Y aquel fenómeno inexplicable debía ser parte de todo eso. ¿Qué era? Era como un arcoiris que rodeaba el sol. Parecía una especie de campo de fuerza... quizá producido por teconología extraterrestre. Preguntamos a nuestras maestras, pero ellas estaba igual de perplejas que nosotros. ¿Había llegado el fin del mundo?


Pero para nuestra desilución, este fenómeno era por completo explicable. Se trataba de un Halo Solar, definido así por el Glosario de Astronomía:


Consiste en un arco o una circunferencia luminosa que se produce alrededor del Sol, cuando la luz de este astro experimenta un fenómeno de Refracción por parte de cristales de hielo en suspensión en la Troposfera. Los halos tienen habitualmente un radio de aproximadamente 22 grados y presentan en el borde interior una coloración rojiza.

La forma más común de halo es un anillo de luz coloreada que rodea el disco del Sol. A veces se distingue un segundo halo causado por la refracción de los cristales de hielo alrededor del halo principal a una distancia de 46° del centro del Sol. También se pueden ver imágenes luminosas que se asemejan al disco del Sol; se llaman parahelios o "falsos soles", y se distinguen, en ocasiones, a 22° del Sol en dirección vertical u horizontal.


Es decir, un evento poco usual, pero nada de lo que debiéramos preocuparnos. Tiempo después aprendí a apreciar los fenómenos naturales por su belleza intrínseca y no por sus connotaciones fantásticas.


¿A qué voy con todo esto? Éste es un ejemplo de cómo la ignorancia de unos niños (y la de las maestras; después de todo, estamos en México) puede hacerlos ver una invasión extraterestre donde sólo hay un efecto óptico. Y a veces, debemos tener en cuenta que, en relación a ciertos temas, somos tan ignorantes como unos niños de 10 años.


¿Es usted un experto en astronomía? ¿Sabe todo lo que hay que saber sobre meteorología? ¿Sus conocimientos abarcan física, química, medicina, zoología y botánica? Lo más probable es que no. Muchos de nosotros nos hemos topado con cosas "extrañas", desconocidas para nosotros. Pero sería una actitud arrogante pensar "Yo lo sé todo y no puedo explicar eso, por lo tanto, debe ser un asunto sobrenatural". En estas situaciones uno debe reconocer con humildad que no sabe todo lo que hay que saber, pero que quizá alguien más sí lo sepa y que esas explicaciones mágicas que buscamos para lo que no entendemos podrían ser derribadas por explicaciones racionales.




Si usted no sabe qué es un halo solar, quizá piense al ver uno que se trata de la Virgen que se aparece en el cielo. Si ignora hechos básicos sobre historia y arqueología, podría pensar que las pirámides de Egipto fueron construidas por extraterrestres. Si no es un experto en astronomía, cualquier cosa extraña en el cielo nocturno le parecerá un platillo volador. Si ignora de física, le convencerán los discursos sobre las "energías" y esas cosas. Y un largo etcétera.


Y es que todas estas creencias tienen un solo origen: la ignorancia. A nadie le gusta admitir que es ignorante, pero lo cierto es que la mayoría de las personas lo somos en la mayoría de los temas. Reconocer la propia ignorancia es e primer paso para combatirla. Recuerde: que algo no pueda ser explicado por usted no significa que no pueda ser explicado en lo absoluto.


viernes, 27 de marzo de 2009

Tideland

La película empieza con un prólogo del mismo Terry Gilliam, que advierte al público que muchos la odiarán y que con suerte otros tantos la amarán. Invita al público a olvidar los prejuicios adultos y a ver lo que sucede en la película con los ojos de un niño inocente. Finalmente, Gilliam dice que en esta película por fin ha encontrado el niño que lleva dentro, y que resultó ser una pequeña niña... "Gracias, gracias, gracias".



Tideland, la nueva película de Terry Gilliam, es una maravilla. El mismo Gilliam definió la novela en la que está basada (obra del autor Mitch Cullin) como una mezcla entre Psicosis y Alicia en el País de las Maravillas. David Cronembergh describió el film de su colega como "una obra de terror poético". Diré más: ésta podría ser la mejor película de Gilliam.


Jeliza-Rose es una niña de unos diez o nueve años cuya madre acaba de morir y que emprende un viaje con su drogadicto padre (Jeff Bridges) para alojarse en la vieja casa de la abuela, que se levanta, vetusta y majestuosa, en medio de la nada. Desde el principio la película es perturbadora, y sólo la inocencia de Jeliza-Rose podría hacer soportable tanta sordidez, desolación y locura. El espectador sólo puede contagiarse de esa inocencia para tolerar las aberraciones que se presentan a lo largo del film (me hizo pensar en Reygadas, que trata todo el tiempo de ser perturbador y sólo es aburrido).


Jeliza-Rose está interpretada por Jodelle Ferland, una niña genio muy por encima de las estrellitas infantiles tan elogiadas por sus actuaciones en los bodrios hollywoodenses. La actuación de Jodelle es extraordinaria. La niña provee de personalidad no sólo a Jeliza-Rose, sino a las cabezas de muñecas (únicas amigas que tiene) e incluso imita diferentes voces y acentos. El padre de Jeliza-Rose, Noah, es interpretado por un siempre genial Jeff Bridges.


Esta película es de 2005, y acaba de llegar a los videclubes de nuestra ciudad. La razón principal es que la mayoría de los críticos hollywoodenses la odió y lo que no es aprobado en Hollywood rara vez llega a Ciudad Plana. Recomiendo a todos los amantes del buen cine que renten esta película, obra poética que oscila entre el ensueño y la pesadilla.


jueves, 26 de marzo de 2009

Superman pudo haber sido mucho peor

ATENCIÓN: EL SIGUIENTE ARTÍCULO CONTIENE UNA ALTA DOSIS DE INCORRECCIÓN POLÍTICA. GENTE SENSIBLE, NO LEERLO



Me encontraba leyendo el artículo de Wikipedia sobre Superman Returns (mi opinión aquí), para ver si podía descubrir porqué había sido taaan mala, y me topé con que en realidad, pudo haber sido mucho peor, de haber quedado a merced del productor Jon Peters. ¿Quién es Jon Peters? Bien, Jon Peters solía ser el estilista de Barbra Straisand y de pronto se volvió productor de cine en Warner Brothers. Ahora bien, como verán a continuación, tengo todos los motivos para guardarle rencor a ese señor, pues por su culpa no ha salido una buena película en 30 años, y eso me lo tomo como afrenta personal. De modo que perdónenme si me encabrono y de pronto lo llamo "pinche judío puto".

 Antes de que comiencen a atacarme de antisemita y homofóbico, debo decir que no soy ninguna de las dos cosas. No les voy a salir con aquello de "algunos de mis mejores amigos son..." porque quizá no me lo creerían, pero confíen en mí. Si llamo a Jon Peters "pinche judío puto" no es porque mi problema con él no es que sea hebreo u homosexual, obviamente, sino que, coño, ha arruinado a Superman por décadas y de alguna forma tengo que dejarlo salir y no siempre soy tan maduro.



Pues bien, Warner Brothers le encargó a Jon Peters la producción de una nueva película de Superman tras el éxito de La Muerte de Superman en los cómics (¡eso fue en 1992!). Desde ese momento el proyecto se vio en un "infierno de producción" que impidió que saliera adelante. Un momento crítico del desarrollo de este proyecto fue cuando Tim Burton iba a dirigirlo con Nicolas Cage en el papel principal. Hágame usted el cabrón favor. ¿El feo (y mal actor) Nicolas Cage como Superman? ¿Tim Burton dirigiendo a Superman? No, no, no. De ahí sólo podía venir algo muy malo. Por suerte, Tim Burton se peleó con los estudios y los mandó a chingar a su madre. Vamos, a mí me encanta Tim Burton, pero no era el indicado para este proyecto, que le habría dado en la madre tanto a él como a Superman.


Luego llegó Kevin Smith, brillante guonista de cómics y hacedor de películas geek simpatiquísimas. Jon Peters instruyó a Smith para que en en el guión se deshiciera de la mayor parte de los personajes icónicos de Superman, que Supes no volara ni tuviera su traje característico, que Sean Penn interpretara al héroe, que Superman luchara contra una araña gigante, que Brainiac, interpretado por Jim Carrey, tuviera un patiño robot con voz gay (tipo C-3PO); que Brainiac peleara contra dos osos polares, que Lex Luthor tuviera un perro espacial que pudiera venderse en las cajitas felices de McDonalds y, bueno, ese tipo de cosas que sólo ese cabrón podría querer en una película. Kevin Smith, finalmente, se alejó del proyecto.


Otra de las cosas que Peters quería era que Jimmy Olsen fuera gay y/o negro, y que Lois Lane fuera negra también. Quizá algunos piensen "Ay, que revolucionario e innovador", pero en realidad, cuando los productores de Hollywood hacen este tipo de cosas no es porque piensen que ha llegado el momento de ser más abiertos, sino porque quieren atraer a minorías a consumir sus productos. Es decir, es pura hipocresía mercantil.


Seguro cuando ven películas comerciales con muchos efectos especiales, ustedes piensan que a los productores de Hollywood sólo les interesa vender sus películas y nunca hacer cine de calidad. ¡Están equivocados! Bueno, están en lo cierto en cuanto a que los productores no quieren hacer cine de calidad, pero se equivocan si piensan que ellos sólo quieren vender la película. De hecho, a los productores no les interesa tanto lo que gane la película en taquilla, pues ésa no es su principal fuente de ingreso. Los estudios ganan más de la mercancía: juguetes, ropa, platos y cualquier pendejada que se les pueda ocurrir. Para los productores e inversionistas la película no es más que un gran anuncio comercial para promocionar la merchandise, por eso es para ellos importante que cada puto aspecto de la película pueda ser vendido en una cajita feliz. Ésa fue otra de las razones por las que el proyecto se retrasaba más y más.


¿Conocen la historia del primer productor de Hollywood? Raúl me la contó: llegó con su esposa, muy emocionado porque acababa de asistir por primera vez al cine y exclamó: "¡Acabo de encontrar el negocio perfecto! ¡La gente paga antes de que le den el producto y no piden su dinero si el producto no les satisface!" ¿Ven? El futuro productor no dijo "¡Acabo de encontrar una maravillosa forma de expresión artística!" o "¡Acabo de encontrar un espectáculo genial!". Él sólo pudo concebir lo que su cerebro de productor de Hollywood le permitía y así se convirtió en el primer productor de la historia. [Historia completamente recontada de oídas; no se la crean si no quieren.]


Ahora volvamos a nuestro Jon Peters, después de muchas vueltas, encontró a Brian Synger, quien estaría encantado de dirigir la película. No puedo dejar de pensar que, al lado de lo que pudo haber sido por causa de Peters, la película de Synger es en realidad muy buena. Claro, fue un fracaso en taquilla y no vendío muchas cajitas felices, lo que molestó mucho al judío puto, quien, para castigar a Synger, le recortó el presupuesto para la siguiente película.


La buena noticia es que Synger ha prometido que la próxima película de Superman será mucho mejor y confío en el talento de Synger para redimirse y escapar de la influencia del judío puto. Le deseamos mucha suerte.

NOTA DE 2014: Bueno, ahora sabemos que John Peters fue despedido y cambiado por Christopher Nolan, y que Bryan Synger fue sustituido por Zack Snyder para hacer "Man of Steel". En fin, ni hablar...


viernes, 20 de marzo de 2009

Ahora debes tener dos viejas

Ahora, según la publicidad, para ser un triunfador y gozar del lujo de una alta autoestima debes tener, por lo menos, dos mujeres y de preferencia más. Antes era suficiente que el producto que te vendía la publicidad fuera capaz de conseguirte una mujer guapa y sexy. Ahora, esos productos te ofrecen conseguirte dos o más mujeres... Pero al mismo tiempo, que estén dispuestas a compartirte y a coger la una con la otra, sólo porque eres muy chingón.



Pero no para ahí la cosa. Hay que tener algo en cuenta: la publicidad, a diferencia de lo que se piensa, no vende sexo, sino autoestima. La publicidad vende la oportunidad de sentirte bien contigo mismo. Y para que pueda venderte autoestima, primero te la tiene que quitar. El sexo es sólo un producto secundario.





La fórmula es la siguiente:

  1. Quieres sentirte bien contigo mismo

  2. Para sentirte bien contigo mismo debes tener, por lo menos, dos mujeres al mismo tiempo.

  3. Para tener esas dos o más mujeres, debes usar este producto.



La clave es hacer creer al consumidor que necesita tener a dos o más mujeres. Vamos, no tengo nada en contra de los threesomes, y creo que a la mayoría de los hombres les gustaría encontrarse entre dos cuerpos femeninos, o disponer de varias amantes, lo cual no me parece mal, siempre y cuando todo mundo esté de acuerdo con el trato. Pero creo que antes nadie se malviajaba con esa idea y la mayoría de los hombres estaban satisfechos con tener una mujer a la vez. Podía tener varias relaciones a lo largo de la vida, incluso andar de picarón con varias sin que se dieran cuenta, pero el punto es que no era una cosa de todos los días llevarse a las dos a la cama al mismo tiempo, principalmente porque la mayoría de las mujeres no aceptarían. Es decir, igual y siempre ha sido la fantasía de casi todos los hombres, pero la probabilidad de llevarla o no a cabo tampoco era algo que les quitara el sueño.




¿Cómo le hace Axe para asegurar que sólo las chicas más buenonas te asedien? Es decir, si uno mira la población nacional, el 70% de esas mujeres serían obesas (dato del INEGI)


Antes la publicidad hacía creer al hombre: "Cielos, no estoy con una vieja buenísima: ¡soy un loser!" Ahora la idea a introducir en nuestros cerebro es es "Cielos, no tengo dos viejas buenísimas, con las que pueda coger al mismo tiempo y que además se cojan entre sí: ¡soy un loser!"




La pregunta es: ¿Por qué la publicidad no le vende a las mujeres la idea de que para ser exitosas deben cogerse a dos hombres a la vez? Porque si una mujer hiciera eso, no sería una triunfadora, sino una puta. Y cada uno de sus hombres sería un loser por aceptar compartir su vieja con otro cabrón. Momento, ¿no ya habíamos superado estas concepciones? ¿Digo, es el siglo XXI, no?


Ay, jijos.


Pero esta idea del threesome no sólo nos la están encajando con la publicidad. Las películas y las series de TV también hacen su parte. No hay serie para adolescentes (Gossip Girl o la nueva Beverli Hills) que no haya tenido su trío de HMH o MHM (M= Mujer; H= Hombre). En Two and a Half Men Charlie siempre tiene tríos, incluso su prometida le concedió uno una vez, y hasta el ñoño de Jake ha tenido algunos.


Pero los threesomes ya son lugares tan comunes, que la publicidad y los medios en general ahora ya te hacen desear cosas aún más extremas, para después prometerte conseguirlas. Lo que sigue: orgías, y situaciones que implican incesto. ¿Para qué tanta cosa? ¿Por qué necesitamos estar bombardeados constantemente con "tienes que coger con muchas viejas"? ¿Acaso no tenemos necesidades más profundas y espirituales qué satisfacer?


Ño

Ahora, si me disculpan, voy a ponerme Axe y a ver si mi novia tiene alguna amiga guapa con la que se lleve muy bien...



jueves, 19 de marzo de 2009

Familias animadas, Parte XIV: Los Smith


¿Qué dijeron? "Ya se acabó la serie" ¡Pues no!


American Dad (2005 - Hasta la fecha)




American Dad es una serie animada satírica sobre familias, la más reciente que se ha hecho (obviando el Show de Cleveland, del cual no vale la pena hablar). Es obra del creador de Family Guy Seth MacFarlane. Se centra en la familia Smith, compuesta por:


El padre: Stan Smith, que trabaja como agente de la CIA. Es el primer padre de familia animada en tener un puesto similar. Es un típico gringo de ultraderecha, ultrnacionalista y ultrarreligioso. Sus puntos de vista ultraconservadores suelen ser el tema central de la serie. Menos tonto y egoísta que Homero o Peter, Stan sin embargo a veces desatiende a su esposa e hijos por estar preocupado por una serie interminable de estupideces. Cuando intenta estrechar lazos con su hijo Steve, normalmente la riega, aunque suele resolver el conflicto al final.


La madre: De nuevo, el sostén de la familia. Francine es la hija adoptiva de los Ling (una pareja de chinos), después de haber sido abandonada por sus padres, los millonarios Dawson. Francine solía ser una chica muy liberal y extrovertida hasta que conoció a Stan. Entonces se convirtió en un ama de casa empedernida que realmente disfruta su trabajo. Menos desequilibrada y neurótica que Lois Griffin, Francine tiene sus momentos de locura. Por ejemplo, tiene un miedo terrible a que Steve consiga novia y se vuelva independiente. "Tu madre es la única mujer que te querrá", le dijo.




Los hijos: Haley es la hija mayor. Es una adolescente sexualmente activa y una declarada anarquista, feminista y todos los "istas" liberales que puedas imaginar. Es, por lo tanto, lo opuesto a su padre. En muchos capítulos el tema central son las diferencias entre Haley y Stan, y las situaciones humorísticas que derivan de ello. Sin embargo, cuando Haley era niña, ella y su padre eran muy unidos. Aparentemente, Haley siente una atracción reprimida hacia su padre. En una ocasión tuvo que prostituirse para ayudar a la economía de la familia. Luego se supo que la crisis económica era una estratagema de Stan.




Steve es el hijo menor, en la temprana adolescencia. Es medio nerd y excéntrico. Sus amigos son un montón de perdedores. Tiene problemas de autoestima, en gran parte debidos a la sobreprotección de su madre y a la falta de lazos con su padre. En la mayoría de las capítulos está tratando de ligarse a alguna chica para tener sexo. Casi siempre está a punto de lograrlo cuando algo falla y todo se echa a perder.


Los demás: Roger, el extraterrestre, es probablemente el personaje más popular de la serie. Alcohólico, simpático y truhán, Roger es aficionado a disfrazarse y jugar con diferentes personalidades. Es el Brian de los Smith.




Klaus es un pez. Es un personaje insignificante y molesto. Como es alemán, es pervertido y violento. No tiene mucho atractivo como personaje y se le usa muy poco.


Consideraciones:


Como vemos, los Smith como familia no tienen muchas cosas nuevas que aportar. Son una familia suburbana clasemediera compuesta por padre, madre, hijos y mascota (en este caso, un extraterrestre). La única diferencia está en que Stan es un agente de la CIA y ello ofrece muchas posibilidades para jugar con el sentido del humor y la crítica a los valores conservadores norteamericanos.


American Dad no es tan surrealista y alocada como Padre de Familia. El chiste de la serie es hacer mofa de los valores gringos conservadores. A pesar de su relativa simpleza, la serie tiene su encanto. En realidad, no hay mucho qué decir sobre esta serie...

En fin, aquí está Francine desnuda:



(Siguiente: Los Turner y otros)

miércoles, 18 de marzo de 2009

Agresión policiaca contra escritores en Puebla

A continuación anexo dos boletines que andan circulando por Internet. Tengo el gusto de conocer a Álvaro Solís, quien me alojó en su casa junto con otros compañeros, después de haber sufrido un asalto.



El día 14 de marzo, aproximadamente a las 3:30 horas, los escritores Federico Vite, Miguel Ángel Andrade y Álvaro Solís fueron víctimas de una brutal agresión policiaca en pleno centro histórico de la ciudad de Puebla.



Lo que comenzó como una revisión rutinaria derivó en una serie de atrocidades que pusieron en peligro la vida de Vite, Andrade y Solís. Los escritores se dirigían a sus respectivos domicilios cuando fueron interceptados por cuatro policías armados, quienes descendieron de una patrulla (camioneta Dodge, cuyo número se omite para no entorpecer las averiguaciones) y de inmediato los amagaron con armas largas. Golpearon a Vite, Andrade y Solís; los esposaron, los atacaron en el piso y los aventaron a la batea de la camioneta.



Los insultos, intimidaciones y vejaciones duraron aproximadamente cuarenta minutos; el comando dedicado a salvaguardar la seguridad de los habitantes de esta ciudad abandonó a los escritores en un solitario paraje a las orillas de Puebla.



La golpiza incluyó amenazas de muerte, burlas y encañonamientos con armas largas, además de una constante humillación y vejación a los escritores. La ira y violencia de los policías se desató cuando Federico Vite se identificó como reportero del periódico Intolerancia. Algunos de los insultos y amenazas que profirieron los policías durante el trayecto en la camioneta fueron: “¿Crees que por ser de la prensa no te podemos partir la madre?”, “la prensa se ha encargado de humillarnos ante la sociedad, a ver si a golpes aprenden a callarse”, “¿te crees muy cabrón sólo porque eres periodista?, ahora vas a aprender a callar”.



El evidente desprecio y rencor de los policías refleja la impunidad que desde hace tiempo rige este país. Recordemos, por ejemplo, que en el estado de Puebla se ordenó la persecución de Lydia Cacho Ribeiro; además, Puebla, de acuerdo con el Centro de Periodismo y Ética Pública (CEPET), es el cuarto lugar nacional en agresiones contra periodistas.



¿Qué confianza hay en los grupos policiacos, cuando en lugar de salvaguardar la seguridad de los habitantes son los encargados de asaltar, golpear, humillar y amenazar a los civiles? ¿Cómo es posible que el Ayuntamiento de Puebla se haya gastado tantos millones de pesos de publicidad e imagen y en un año de gobierno no haya invertido el mismo capital en sanear los cuerpos policiacos?



El combate a la delincuencia no exime, por ningún motivo, el respeto a los derechos humanos. La inseguridad es otra forma de evitar la libre expresión de ideas. Exigimos el irrestricto respeto a las garantías individuales de los escritores, hacemos público nuestro apoyo a los compañeros y manifestamos nuestro repudio en contra de estos hechos. Exigimos que se castigue a los responsables y se garantice la seguridad de Álvaro, Federico y Miguel Ángel.



El ultraje que sufrieron estos jóvenes representa también un agravio directo contra toda la comunidad literaria de Latinoamérica, por este medio nos solidarizamos con ellos.


--------------------------------------


El pasado sábado 14 de marzo a las 3:30 de la mañana, en la calle 9 norte y la 4 poniente del Centro Histórico de Puebla, una patrulla modelo Dodge tipo pick-up de la Policía Municipal, perteneciente al grupo Panteras, adscritos a la corporación denominada “Canófilos”, atacó brutalmente a los escritores y periodistas Álvaro Solís, Miguel Ángel Andrade Torres y Federico Vite; posteriormente, los esposaron y privaron de la libertad durante una hora mientras los torturaban física y psicológicamente; en seguida, los amenazaron de muerte y los arrojaron en un lote baldío cercano a la vía Atlixcáyotl.


Los tres agraviados se dirigían a su domicilio cuando la patrulla referida les ordenó que se detuvieran. De la unidad descendieron cuatro policías; uno de ellos tenía el rostro cubierto con un pasamontañas y fue quien encañonó a Álvaro Solís; otro de los “canófilos” arrebató la cartera a Andrade, quien preguntó, ¿qué buscas? El guardia contestó: “droga”. “No la vas a encontrar”, expuso de nueva cuenta Andrade. El policía golpeó con la mano abierta el rostro de Andrade. “Cállate, cabrón”, le espetó amenazante. Andrade pidió que no lo golpearan porque no estaba haciendo nada malo y pudo percatarse del rostro de su agresor. En ese momento, Federico Vite pidió que no golpearan a Andrade, que los guardias explicaran de qué se trataba esta revisión e intentó alejar al policía que custodiaba a Miguel, pero de inmediato comenzaron a golpearlo tres de los policías. Vite dijo que él era reportero del Diario Intolerancia. “Ustedes son los culpables de que la policía parezca humillada”, dijo uno de los policías. “Nada más con golpes aprenden a quedarse callados. ¿No que muy vivo, cabrón?”, dijo otro guardia y comenzaron a esposar tanto a Vite, como a Solís y Andrade. Ya que estaban en el piso, los policías golpearon a los tres agraviados a patadas y pisotones. Cuando Vite se identificó como reportero, uno de los policías reaccionó violentamente e inicio una sarta de brutales golpes.


Los tres fueron subidos a la camioneta a empujones; ya en la batea de la patrulla, los policías caminaban sobre las espaldas de los tres detenidos. Durante los cuarenta minutos que duró el recorrido los tres escritores y periodistas fueron golpeados e insultados. Los “canófilos” se ensañaron con Vite cuando éste refirió que era reportero y lo amenazaron durante todo el trayecto con agresiones verbales e intimidaciones como "¿te crees muy cabrón sólo porque eres periodista? Ahora vas a aprender a callar”; “¿crees que por ser de la prensa no te vamos a partir la madre?”, “los periodistas se siente muy chingones pero a nosotros nos la pelan”.


Ya en el lote baldío, cercano a Plaza W, los policías quitaron las esposas a Solís, hicieron que caminara aproximadamente 20 metros en línea recta y se sentara en una piedra. “Si volteas, te quebramos”, ordenó el policía; en seguida, quitaron las esposas a Andrade, también lo llevaron a la piedra y le ordenaron a Solís que pusiera el pie sobre él. De igual manera, le dijeron: “No voltees, si no te lleva la verga”. Finalmente, le quitaron las esposas a Vite; lo empujaron y cayó de la camioneta.


A Solís le robaron 500 pesos, a Andrade un celular y 500 pesos. A los tres los amenazaron de muerte si los veían usando celulares o si alguno de ellos se acercaba a la carretera a pedir ayuda. Finalmente, llegaron a Plaza W, donde varios reporteros acudieron en su auxilio.

El director de Asuntos Internos de la Policía municipal, Héctor Falcón, confirmó abiertamente las agresiones que sufrieron Federico Vite, Miguel Ángel Andrade y Álvaro Solís, escritores radicados en Puebla, quienes fueron brutalmente golpeados por cuatro policías municipales el sábado a las 3:30 horas y expuso que la Secretaría de Seguridad Pública había destituido a los presuntos agresores, pero nunca se comunicó con los agredidos para que ellos corroboraran la identidad de los policías separados de su cargo.


Falcón agregó que los escritores atacados habían identificado plenamente a los cuatro agresores, pero eso nunca ocurrió.

viernes, 13 de marzo de 2009

Genética de la literatura


El diccionario define "gen" como la unidad básica de herencia de un organismo vivo. Es a través de los genes como se heredan las características de un ser hacia sus descendientes a través de varias generaciones. En términos supersimples, los genes llevan la información ncesaria para "construir" al nuevo ser. En los seres humanos, los hijos son "construidos" utilizando los genes de la madre y los de padre. Así, los genes del padre pueden hacer que el niño tenga la nariz recta, mientras los de la madre le pueden conferir ojos azules. A través de los hijos, los abuelos pueden transmitir sus genes a los nietos, y así éstos pueden tener características que no tenían sus padres, pero sí sus abuelos, o algún ancestro todavía más antiguo. Pero ustedes ya saben cómo es eso.


Reflexionando, llegué a considerar que la literatura tiene una especie de genética. Es decir, la obra literaria tiene genes que son los que le dan sus características de forma, estructura, temas, lenguaje, etcétera. Estos genes no los hereda el escritor de sus padres biológicos, sino de sus padres literarios, es decir, de los autores que ha leído. En otras palabras, un individuo lee diversas obras de diversos autores, y obtiene de ellas genes literarios para hacer sus propias obras. Los genes literarios pueden ser de forma, estructura, tema, lenguaje, imagen, motivo, idea, o cualquier cosa que a ustedes se les pueda ocurrir.


Pero claro, así como no en todos los hijos se manifiestan todos los genes de la madre y todos los genes del padre, no en todas las obras del mismo autor se manifiestan todos sus genes literarios. Esto es porque el autor no utilizará todos los genes necesarios que tiene corriendo por su veta creativa para hacer cada obra, sino que seleccionará los que más le convengan. Además, la combinación de genes crea obras-hijo distintas de cualquiera de sus obras-padre (que pueden ser miles).


Además los genes se van heredando de generación en generación, y una generación nueva puede heredar sus genes de una generación muy antigua, y se pueden identificar los genes de un autor, digamos Homero, a otro autor mucho muy posterior, digamos Joyce.


Pero esto no es todo. En biología, un mismo gen o conjunto de genes puede producir distintas características en distintas especies. Por ejemplo, hace poco leí que los genes que producen la aleta de un pez, el ala de un ave y las manos de un ser humano, son los mismo. La diferencia está en qué momento del desarrollo embrionario del ser se "active" el gen, de qué forma se active, y cuánto tiempo permanezca activado.


Así, un autor puede obtener un gen literario de la obra de otro autor y usarlo de cierta forma en su obra, mientras que otro autor lo usaría de otra forma. Incluso, el mismo gen daría diferentes resultados en el mismo autor dependiendo de cuándo, cómo y por cuánto tiempo lo "active" en el desarrollo de sus obras. Por ejemplo, un gen provieniente de la obra de Edgar Allan Poe puede dar como resultado las obras de Charles Baudelaire, Julio Verne, HP Lovecraft y Carlos Fuentes. La gran diferencia en las obras de todos estos autores, que heredaron genes literarios de Poe, está no sólo en la combinación de esos genes con otros distintos, sino en que cada uno "activó" ese gen de diferente manera, por diferente tiempo y en diferentes momentos de la gestación de sus obras. Un mismo conjunto de genes literarios puede dar algo tan rudimentario como una aleta, algo tan maravilloso como un ala, o algo tan complejo como una mano humana. Claro, bien pueden ser los otros genes literarios los que influyan en la "activación" de un gen en específico, como sucede en la biología.


Desde luego, los genes literarios no vienen exclusivamente de otras obras literarias. Pueden venir del cine, de la música, de la pintura, la escultura, la arquitectura, los cómics y los videojuegos. Y no sólo provienen de las artes; pueden venir de la filosofía, de la política, la historia y la ciencia, de las reflexiones y de los conocimientos. Y sobre todo, los genes literarios vienen de las vivencias. Todo depende del autor. Un autor como Borges obtuvo más genes literarios de sus lecturas, mientras que uno como Gabriel García Márquez los obtuvo más bien de sus vivencias. Por la combinación de genes, que pueden provenir de tantas y tan diversas fuentes, la literatura tiene tantas posibilidades. Además, pueden ocurrir mutaciones y que genes literarios nuevos aparezcan de pronto.


Se puede deducir que un autor tendrá más posibilidades de producir una obra más rica mientras más genes literarios distintos obtenga. La mezcla de genes es tan buena en la literatura como en la biología. La endogamia, es decir, que los individuos de una misma familia se reproduzcan, tiene consecuencias desatrosas, cada vez peor si sucede durante varias generaciones.


Si un grupo siempre se mezcla con personas de su misma zona geográfica, y ésta se encuentra libre de influencias externas, ocurrirá un proceso de homogeneización que dará como resultado el surgimiento de una raza bien definida. Esto no es malo, pero todos los de la raza serán más o menos iguales. Véase a los chinos, o a los güeros deEscandinavia, que para nuestros ojos todos se ven iguales. También me atrevería a afirmar que la mezcla de razas es sumamente conveniente. Vean qué guapas son las mujeres de Europa central, donde hay mezcla de razas orientales, nórdicas, eslavas, mediterráneas, etcétera... Pero supongo que me estoy saliendo del tema.


En literatura, en vez de razas tenemos géneros y corrientes. Cuando un autor o grupo de autores obtienen sus genes literarios del mismo género, sucederá que todas sus obras serán iguales. De ahí que la fantasía heroica, por ejemplo, sea igual desde hace varios años: sus autores sólo leen a Tolkien y a otros autores que sólo leyeron a Tolkien. Una corriente literaria, como el Romanticismo o el Modernismo, es en principio esplendorosa, pero no tarda en decaer. Esto es porque sus primeros autores tomaron sus genes literarios de diversas obras-padre para generar una obra-hijo diferente a todo lo hecho, pero los últimos autores sólo tomaron siempre los mismos genes de las misma obras-padre, intentando crear obras-hijo lo más parecidas posible a sus progenitores literarios. Esto es endogamia literaria y lleva a la decadencia y a terribles enfermedades congénitas. Además, la riqueza de genes no basta, es necesario el talento y el esuerzo para saberlos utilizar y constuir una obra de calidad.


Y por supuesto, así como se puede hablar de genética de la literatura, se podría hablar de génetica de cualquier arte que se les pueda ocurrir. Incluso, se puede hablar de genética de la mentalidad de cada persona.


Desde luego, el símil de la literatura con la genética no es exacto, pero me pareció interesante. ¿O es que estoy debrayando?


jueves, 12 de marzo de 2009

Watchmen, serie animada de los 80



¿Y si Watchmen hubiese sido adaptada para ser una caricatura de sábado por la mañana? Ya saben del tipo que disfrutábamos en los 80 y 90. Pues el videasta de Internet Harry Partridge nos da una muestra:



martes, 10 de marzo de 2009

Quis custodiet ipsos custodes?

O lo que es lo mismo, ¿quién vigila a los vigilantes?




El fin de semana pasado se estrenó en las salas de Mérida una película esperada por muchos y temida por muchos otros y de la que la mayoría no sabía ni qué pedo. Se trata de Watchmen. Como saben, Watchmen está basada en la novela gráfica de Alan Moore y Dave Gibbons, que tiene el mismo título y que está considerada por muchos como el mejor cómic de superhéroes de la historia.


Watchmen (la novela gráfica), junto con Dark Knight Returns de Frank Miller, inició la llamada Era Moderna del mundo de los cómics. Sucedió que, en los 80 los chavos que leían cómics de superhéroes ya habían crecido. Pero a diferencia de las generaciones anteriores, estos nerds no dijeron: "Ya estoy muy grande para estos cuentecitos" sino "Ya crecí: quiero que mis cómics crezcan conmigo". Como muchos escritores del medio habían sido fans de hueso colorado, y por tanto tenían esta misma inquietud, sucedió que los cómics dieron el salto a la madurez.


Watchmen es una novela compleja, con personajes ricos y tramas, subtramas y recontratramas muy elaboradas (coño, hasta el cómic que lee el niño del estanquillo por el que pasa el psiquiatra de Rorschac tiene su propia historia... y es una verga). Los personajes son los más complejos y profundos que había dado hasta entonces el género, con personalidades atribuladas, casi a la locura, pero también con muchos rasgos que los redimen, todo lo cual los distingue de los acartonados justicieros enmascarados de esos tiempos.


Pero no voy a hablar del cómic. Ahí que lo lean los que no lo hayan leído. Voy a hablar de la peli. Y diré que me encantó. Aclaro que no soy purista del cómic y que creo que una adaptación cinematográfica de una obra tiene derecho a buscar su propia identidad, porque al fin y al cabo, el realizador de la película es un artista individual y distinto al que hizo el cómic. Así que es posible que Watchmen no les guste a los puristas más mamones, a pesar de que es la película basada en un cómic que resulta más fiel a la obra original.


Así es: Watchmen es tan fiel al cómic que algunos críticos incluso han señalado que no tiene su identidad propia y es sólo como si el director se hubiera limitado a animar la novela gráfica. Creo que es una exageración. El director Zack Snyder tenía un material muy complejo a partir del cual trabajar y lo hizo admirablemente. Creo que la película es lo suficientemente fiel al cómic como para ser su digna adaptación, y que al mismo tiempo se sostiene por sí misma la mayor parte del tiempo.


Los diálogos y los cuadros son idénticos a los de la novela gráfica. Pero no todo podía ser tal cual verbatim. De entrada, Snyder le metió mucha más acción de la que tiene el cómic, pero no lo hizo inventando secuencias de acción que no estaban ahí, sino prolongando y detallando las peleas que ya existían. A mí me parece bien. La secuencia inicial, que resume la historia de los superhéroes y cómo su presencia en esta realidad había afectado la historia de la humanidad, me pareció brillante. Hay algunos cambios en cuanto a los detalles de la conspiración que investigan los Watchmen, pero supongo que esto se hizo para evitar meter más subtramas, y es una concesión que no condeno. Lo único que no me gustó fue el actor que hace de Ozymandias. Yo me lo imaginaba más bien como un Robert Redford en sus cuarentas, y pusieron a un pinche emo. Lo demás está bien.


La dirección de Snyder es buena en las secuencias de acción, que es realmente lo suyo. Las actuaciones son muy convincentes, sobre todo la de Jackie Earle Haley, quien hizo el papel Rorschac, uno de los personajes favoritos de las masas. Es una película violenta, cruda y oscura, como debía serlo. Quien se espere mucha acción, explosiones y una trama sencilla, saldrá decepcionado. Tampoco creo que todo el público sea capaz de entender todas las referencias a la historia, a la política y a la cultura. No es una película para todo el mundo, sino para personas con gustos muy específicos (geeks, pues).


Esta película desató una gran polémica entre los fans. Algunos la aman y otros la detestan. Es cierto que hubo decisiones desafortunadas por parte de los realizadores: el soundtrack, sobre todo, también secuencias de pelea innecesariamente largas y algunos momentos que no se trasladaron bien del cómic a la pantalla grande y quedaron ñoños. Creo que es uno de esos casos en los que, para unos, los defectos de una película no alcanzan a socavar sus cualidades, mientras para los otros, sus cualidades no alcanzan a compensar sus defectos. Lo que sea de cada quien.


He visto cómo a lo largo de este nuevo siglo el cine de superhéroes ha pasado por varias etapas. Yo sospeché que el género sufriría el mismo destino que las películas clásicas de horror de Universal: las primeras seis no son sólo buenas, sino que son clásicos; las demás no sólo son malas, sino que son basura. Así, empezamos bien con X-Men, Spider-Man y Hellboy, y a mediados de la década se aparecieron bodrios como Catwoman, Fantastic Four, Punisher y un largo y lamentable etcétera.


Así, creo que películas como The Dark Knight y Iron Man el año pasado y Watchmen este año elevarían el estándar en el cine de superhéroes, por lo menos durante algún tiempo, hasta que iniciare una nueva etapa en la que las pelis de encapotados se volverían rutinarias. Quizá los superhéroes del cine llegaron a su madurez por esos años, tal como sus contrapartes de las viñetas lo hicieron en los 80. Curioso, son Batman y los Watchmen los responsables de este nuevo salto.




lunes, 9 de marzo de 2009

Subasta del Mal

Mientras tanto, en el Salón del Kapitalismo...


LUTHOR: ...Y por eso, hemos decidido no admitir a Magneto en nuestro club. ¿Algún otro tema a discutir?


BRAINIAC: Mi intelecto superior ha ideado un plan sencillo y brillante que nos ayudará a quedarnos con mucho dinero y a perjudicar a la gente, que es lo que más nos gusta.


LUTHOR: Muy bien, Brainiac, ¿cuál es tu plan?


BRAINIAC: Muy sencillo. Nos quedaremos con las reservas de dólares de México. Ja, ja, ja, ja, ja.


ACERTIJO: ¿Pero cómo hacer eso?


BRAINIAC: Es muy sencillo. Ustedes saben que los países tiene reservas de oro que respaldan el valor de sus monedas...


GRUNDY: Solomon Grundy no lo sabe. Solomon Grundy mira Televisa.


BRAINIAC: Pues bien, México no tiene reservas de oro, tiene reservas de dólares. Ésa es una de las múltiples causas que hacen que el peso sea tan dependiente del dólar, para gusto de nosotros. Jua, jua, jua, jua.


ACERTIJO: Pero, ¿cómo vamos a quedarnos con las reservas de dólares de los mexicanos?


BIZARRO: Bizarro entrar a Banco de México. Bizarro patear pared. Bizarro tomar todos los bonitos papelitos verdes. ¡Bizarro aplasta!


BRAINIAC: No, no, no, Bizarro. Aquí no necesitamos la fuerza bruta. Lo que necesitamos es a la población bruta. Je, je, je. Lo que haremos será aprovechar esta crisis económica. Ya saben cómo funciona el capitalismo, en tiempos de abundancia, los ricos se benefician; en tiempos de crisis, los pobres se chingan. Jua, jua, jua. Y para ello contamos con el apoyo de nuestro malvado esbirro ¡FE-KAL!


LUTHOR: Déjate de rodeos, Brainiac, y explica tu plan.


BRAINIAC: Pues bien, lo que haremos será engañar a todos con un plan estúpido para combatir la crisis. Les diremos a los mexicanos que lo que hay que hacer para detener el aumento en el precio de los dólares, es subastar los dólares de la reserva mexicana. Fe-Kal se encargará de eso. Pero hay que tenerlo vigilado, porque ustedes saben que no es muy listo...


LUTHOR: ¡Es una excelente idea! ¡México venderá sus riquezas por unos pocos centavos! Daré instrucciones para que LexCorp compre todos los dólares que se subasten.


BRAINIAC: Y además, aunque el dólar bajará respecto al peso durante unos instantes después de la subasta, pronto se disparará de nuevo. Nos habremos hecho con dólares cuatro o cinco veces más valiosos de lo que los compramos. Jua, jua, jua, jua.


GRODD: Pero, Brainiac, ¿serán los mexicanos tan estúpidos como para dejarse engañar con un plan tan obvio?


BRAINIAC: Desde luego, Grodd. Será muy sencillo.


GRODD: Pero, ¿qué pasa si protestan? ¿Qué pasa si se dan cuenta del fraude y empiezan a exigir que se detengan las subastas?


BRAINIAC: Ay, Grodd. Siempre sobreestimas a tus compañeros mamíferos. ¿Qué más van a hacer? Si protestan, los ignoramos como siempre. Y ya, Así de fácil.


LUTHOR: Muy bien, Brainiac. Un muy buen plan, como siempre. ¿Cómo lo llamarás?


BRAINIAC: He decidido que el nombre adecuado debe ser "Subasta del Mal".


TODOS: JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA


viernes, 6 de marzo de 2009

Familias animadas, Parte XIII: Los Griffin (Dos)


(Anterior)

Los demás:
Al igual que en Los Simpson, en Padre de Familia hay una gran variedad de personajes secundarios, todos ellos caracterizados por tener excentricidades en mayor o menor medida. Es decir, todos están locos y no hay ninguno que se pueda rescatar. Echemos un rápido vistazo:



Glenn Quagmire: vecino pervertido y sexista con muchas parafilias, que por alguna razón siempre atrae mujeres.


Clevelan Brown: vecino de buenos modales y actitud tranquila. Como es negro, muchas veces es el objetivo de chistes racistas y/o antirracistas. Actualmente tiene su propio show, que es tan estúpido que ni vale la pena mencionar.


Jon Swanson: policía y héroe local que quedó paraplégico después de enfrentarse al Grynch. Su esposa Bonnie estuvo embarazada durante las primeras siete temporadas


Herbert: el viejo pedófilo gay del barrio, siempre está suspirando por los niños. Tiene un perro igual de viejo que no puede mover las patas traseras.


Adam West: el alcalde de Quahog. Está completamente loco. Uno de mis personajes favoritos


Mono malvado: maligno primate que vive en el armario de Chris.


Muerte: el emisario de ultratumba es buen amigo de Peter.


Consideraciones:





Los Simpson son una sátira, es decir, critican de forma humorística a la sociedad. Los Reyes de la Colina es un retrato humorístico, es decir, pretende representar la realidad de la familia promedio, desde un punto de vista cómico. Padre de Familia es una farsa. Hay crítica, sí, pero hay mucha más burla.


Los Simpson no cuestionan la institución familiar, sólo retratan que muchas veces no funciona, no tanto porque la institución en sí sea defectuosa, sino porque sus miembros son seres humanos con fallas. Pero Padre de Familia es una farsa, precisamente porque considera la institución familiar como una farsa. Y no sólo la institución familiar: todos los aspectos de la vida humana son ridículos y dignos de mofa.


La gran diferencia, casi revolucionaria, entre Padre de Familia y las series animadas anteriores está pecisamente en su sentido del humor, que parte del principo de que todo es absurdo y susceptible al escarnio. Desde Los Picapiedra hasta Los Simpson la idea era: "Mira, así es la vida, ¿qué le vamos a hacer? Mínimo riámonos al respecto" Con Padre de Familia no se trata del retrato, sino de la transgresión, la destrucción incluso, de los valores que rigen la sociedad. Todos los personajes en la serie tienen algún tipo de manía o son moralmente corruptos de alguna forma.


Así, en Padre de Familia, el retrato no es importante. En este aspecto, los Griffin tienen muy poco que aportar a la evolución de las familias animadas. Al igual que todas las anteriores, los Griffin son padre, madre, hijos y perro. Al igual que los Picapiedra y los Simpson, son de clase media suburbana y son blancos. Las series anteriores ya retrataron a la familia, de forma ingenua con Los Picapiedra, de forma corrosiva con Los Simpson, y de forma realista con Los problemas de papáLos Reyes de la Colina. No, Padre de Familia no pretende hacer un retrato de la institución familiar. Pretende destrozarla y para ello recurre a personajes tan excéntricos y psicológicamente deformes que no pueden ser identificados con las familias reales, por lo menos no con las familias promedio. Por eso Peter es mucho peor que Homero y Lois es mucho peor que Marge.


Respecto al humor en Padre de Familia, caracterizado por la burla de mal gusto y los saltos aleatorios, me pasa como con el dadaísmo. Claro, una vez que ya hubo dadaísmo, uno puede decir "Chale, cualquier pendejo se puede poner a hace mamadas al azar". Es lo mismo con Padre de Familia. Pero el punto es que antes de Padre de Familia, nadie se había puesto a hacer mamadas al azar y ahí reside el mérito de Seth MacFarlane. El humor de Padre de Familia es muchas veces absurdo, porque la realidad de la que se mofa lo es. De ahí que sea más divertido ver esta serie estando pachecos (dicen).




Los Simpson y los Griffin, en apariencia parecidos, son en realidad muy distintos. Pero una cosa no puede ser negada: lo único que tuvo que hacer Seth McFarlane era dar un paso más, el paso que se no se atrevieron a dar los Simpson por decencia: el de utilizar un sentido del humor por completo aleatorio, farsesco, ácido, sádico y de mal gusto (en el buen sentido de la frase). Pero Los Simpson siempre han tenido algo que Padre de Familia nunca ha podido alcanzar (quizá nunca ha querido): el sentido de la crítica más allá de la simple burla. Es decir, si Los Simpson se fueran a burlar de la religión, harían mucho más que simplemente mostrar el culo del Papa. A Padre de Familia no le interesa criticar, solamente destruir, porque la crítica implica construcción, esperanza en corregir lo que se critica, y Seth Mac Farlane parece no creer que lo absurdo de la existencia humana tenga alguna salvación.


Curiosidades:


Y bien, esto es todo lo que encontré sin que fuera de lleno pornográfico:





(Siguiente: Los Smith)

miércoles, 4 de marzo de 2009

Familias animadas, Parte XII: Los Griffin (Uno)

¡Por fin! Después de casi tres meses de espera, presentamos los últimos capítulos de la serie de entradas dedicadas a analizar a las familias de sitcoms animados. En esta ocasión, tenemos para ustedes a la familia animada más polémica de los últimos años: los Griffin.


Family Guy (1999 hasta la fecha)


La serie empezó en 1999 con mucho éxito y mucha controversia. Se criticó mucho el mal gusto de la serie y fue cancelada en 2002 por la FOX, pero en 2005 la cadena decidió revivir la serie y darle mayor libertad al creador, Seth MacFarlane. "Padre de Familia" se centra en la vida y aventuras de los Griffin, una disfuncional familia de clase media suburbana de la ciudad de Quahog, Rhode Island.

"Padre de Familia" se ha caracterizado por su humor negro, ácido, altisonante y surrealista. Esta serie no tiene respeto por nada ni por nadie y todos pueden ser objeto de burla. No hay un tema tan delicado que los Griffin no puedan tocar: han hecho chistes sobre racismo, discapacidades, sida, violación, pedofilia, aborto y mucho más. También, como se verá a continuación, los Griffin son la más disfuncional de todas las familias animadas.

La familia

El padre: Como de costumbre, la serie se centra en la figura paterna, en este caso, Peter Griffin. Y como de costumbre, el padre es obeso, tonto, desaseado y perezoso. Pero Peter es peor que todos los padres de familia anteriores. Sus defectos alcanzan niveles inauditos. Un ejemplo comparativo (las comparaciones con Los Simpson serán recurrentes en las entradas que dedicaré a esta familia): Homero olvidaría su aniversario con Marge, pero en cuanto lo recordase, trataría desesperadamente de solucionar el problema. Peter no olvidaría su aniversario con Lois, pero inventaría una estratagema para zafarse de él e irse a jugar golf. Eso da cuenta de lo desatento que es como esposo. Y como padre es mucho peor. Jamás convive de forma alguna con sus hijos. De su hija Meg abusa verbal y físicamente.


Peter es alcohólico y es tan obeso que cuando está desnudo su barriga cubre sus genitales. Es un católico irlandés. Tiene una difícil relación con su padre, un católico fundamentalista, que está decepcionado de él por haberse casado con una "zorra protestante". Al principio de la serie trabajaba en una fábrica de juguetes; después es empleado de una compañía cervecera. Su pasatiempo favorito es mirar televisión. Es extremadamente vulgar y grosero, y disfruta mucho del humor escatológico.

La madre: Lois Pewterschmidt es una guapa y esbelta mujer que, por alguna razón desconocida, se enamoró de Peter. Parece ser que fue la misma obesidad de Peter lo que cautivó a la joven Lois. Ella es ciertamente mucho más inteligente y responsable que Peter, y el verdadero sostén de la familia. Pero Lois está lejos de ser el ama de casa abnegada que es Marge o las otras madres de familia animada. Lois es más independiente y hasta egoísta. Ella es, de todas las madres animadas, la que tiene ha tenido una sexualidad más activa. Se conoce que tuvo varias parejas sexuales antes que Peter. ¡Y le ha sido infiel a su esposo con nada menos que Bill Clinton! Aunque en general es buena madre, tiene despliegues de malignidad asombrosos. Menosprecia a Meg casi tanto como Peter, aunque no llega al abuso físico. En una ocasión tomó el diario de su hija y lo leyó en voz alta para diversión de toda la familia.


Lois se ha convertido en un objeto del deseo en la serie animada. El vecino Quagmire y el perro de la familia, Brian, están enamorados de ella. Pero también se ha convertido en el arquetipo de la MILF de televisión en los últimos años. Prueba de ello es la cantidad asombrosa de porno que hay alrededor de su imagen (pero todo ese material era demasiado nasty para un blog decente como éste).


Los hijos: Meg es la hija mayor. Feita, ñoña y socialmente inepta, Meg es tratada como la oveja negra de la familia y constantemente maltratada y ridiculizada por las demás personas, incluidos miembros de su familia y principalmente su padre. Está desesperada por cariño y aceptación y tuvo una obsesión amorosa con Brian. En ocasiones la confunden con un varón. Está emocionalmente trastornada y a veces presenta conducta peligrosa. Se sabe que a veces se corta a sí misma y que ha precticado la bulimia. Una vez fue insinuado que Meg asesinó a su hermanita bebé, de la que ya nadie se acuerda. Frecuentemente se le representa como sexualmente frustrada y necesitada de un buen acostón.


Chris es el segundo hijo. Es obeso, socialmente inepto e incluso más estúpido que su padre. Pero, a diferencia de Peter, Chris es ingenuo, bien intencionado y carece de malicia.




Stewie es el menor y favorito de la serie. Este bebé megalomaniaco, pomposo genio maligno, con ansias de conquistar el mundo y matar a su madre, se ha convertido en un personaje sumamente popular. A su inteligencia y cultura se contraponen su ignorancia de las cosas prácticas de la vida y sus problemas como bebé indenfeso. Su orientación sexual es ambigua, pero en las últimas temporadas se ha dejado cada vez más en claro que probablemente es homosexual. Es sarcástico y disfruta de la violencia y la destrucción. Odia a su madre, a quien considera un obstáculo para conquistar el mundo, y constantemente trata de matarla.



Brian es el perro de familia y el único que parece estar en sus cabales... más o menos. Es inteligente, culto y refinado, educado y caballeroso y es, pues, un perro. Nadie se extraña de que camine en dos patas y hable, aunque no muchos perros en la serie pueden hacer eso. Brian resulta extrañamente atractivo para muchas mujeres y se le han conocido varias parejas. Tiene un hijo humano. Está enamorado de Lois, pero ha tenido roces románticos con Meg y (!!!) con Stewie. Tiene problemas de alcoholismo y es vulnerable a sucumbir a otras adicciones.



(Continuará...)

martes, 3 de marzo de 2009

En febrero vi...


Inkheart


Película de fantasía como las cientos que se han estrenado año con año desde que Harry Potter y El Señor de los Anillos marcaron el regreso del género al gusto de las masas. Al principio tiene algunas cosilas interesantes, sobre todo en lo que repecta al amor por la lectura que transmiten los personajes principales. Pero en general la cinta carece de imaginación: se pudo haber hecho mucho más con la premisa de sacar personajes de los libros y traerlos al mundo real. Además, se nota, en la serie de enredos y peripecias innecesarios (me atrapan, escapo, me vuelven a atrapar, vuelvo a escapar, etc...) que, ya sea la autora Cornelia Funke, o los guionistas, no sabían a dónde llevar la historia. Brenda Fraiser, ¿qué has hecho con tu carrera?

Coraline y la Puerta Secreta


Una historia inteligente, personajes bien construidos y un maravilloso diseño de producción se unen para formar una muy buena película de animación. No se dejen engañar: no es de Tim Burton, sino de Henry Sellick, el director de Nightmare Before Christmas. Pero Sellick es un experto y sabe muy lo que hace. Un cuento de hadas moderno para niños inteligentes que podría convertirse en un clásico del género. Neil Gaiman (el autor del libro original) nunca decepciona.


Slumdog Millionaire


Oh, Danny Boyle, Danny Boyle, Danny Boyle... I get no doubt! Ah, no ¿verdad? Ejem. Danny Boyle es un genio. Siempre se las arregla para hacer películas inesperadamente buenas. Slumdog es una maravilla en todos sus aspectos: actuaciones, realización, guión... ¡El soundtrack por sí solo es para convertirse en clásico! Esta película presenta una historia cruda y refleja la situación social en la India. Breve reflexión sobre el conocimiento: Uno puede leer muchos libros y aprender así muchas cosas, o puede vivir mucho y aprender muchas más. Porque lo que se lee se puede olvidar, pero lo que se vive se recuerda por siempre. Por todo esto, declaro esta película como la mejor del mes.


¿Mejor que Benjamin Button? Es difícil decir. Son películas tan diferentes que hay pocos puntos de comparación. Una apela a lo más personas y la otra es más social... pero también íntima. Una es preciosista y tiene elementos fantásticos, mientras la otra es crudamente realista. Quizá Slumdog sea mejor, pero no tanto como para decir que se la lleva de calle. ¡Muy bien Danny Boyle! ¡Ahora haz otra de zombis!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails