viernes, 15 de enero de 2010

Y así acabó el 2009

ADVERTENCIA: La siguiente entrada es autobiográfica, sirve para recordarme que no he desperdiciado mi vida, y probablemente a usted no le interese un pepino.


Generalidades


2009 fue extraño para mí. Empecé ganando menos dinero y gastando más (para pagar mi nueva casa), por lo que me percaté que el año no podría ser como aquel glorioso 2008 en que tanto viajé y fiesteé. Decidí, pues, consagrar el año a tratar de disminuir mi nivel de ignorancia. Lo logré en parte: leí varios cómics que no había leído y escuché varios discos nuevos. De hecho, me comprometí a escuchar un disco y leer una novela gráfica a la semana y lo cumplí hasta que me despidieron de mi chamba (ver apartado siguiente), que era donde tenía el tiempo para hacer esas cosas.


Literariamente, me dediqué a leer algunas cosillas, de aquéllas que uno debe leer a los 12 años, pero que no había leído porque no era un niño muy lector (¡créalo o no!), como varias obras de Poe, Conan Doyle, HG Wells, Lovecraft, Edgar Rice Burroughs...


Cinematográficamente el año fue muy pobre, debido a que no tenía dinero para rentar ni ir al cine, y como soy obsesivo-compulsivo tampoco las puedo piratear. Lo más rescatable fue un ciclo de pelis de James Bond, en mi afán de llenar los vacíos en mi cultura pop. De ello me llegan dos conclusiones 1) Sean Connery es el James Bond 2) James Bond pertenece a los 60's, si lo sacas de allí, se vuelve ridículo. También vi varias películas con Vincent Price... ¡ese tipo es la onda!


Fiestas, hubo algunas memorables. Las hubo familiares, como bodas, posadas y bautizos, y en especial el cumpleaños de mi hijo que estuvo bien padriurix. También hubo fiestas psicodélicas, como el Tercer Verano del Amor: Woodstock 2009, que fue el mejor hasta la fecha y en el cual gracias a "ciertas substancias" llegué a conclusiones bien chidas. También hubo una fiesta de videojuegos ácidos que estuvo genial y el acostumbrado maratón de medianoche para Halloween.


Tuvimos una conejita en casa (un lagomorfo, no una mujerzuela, mal pensados). Era muy bonita, como de libro de cuentos. Pero murió. Eso nos entristeció a todos, especialmente a mi hijo. Aún de pronto se acuerda y se pone triste. :'(


Empecé a tomar un curso de Astronomía, pero lo tuve que dejar por causa de una chamba. También tomé un curso fantástico de Literatura Fantástica. ¡Sensacional! Y empecé a tomar un diplomado en estrategias docentes, que terminaré la próxima semana. Siento que he aprendido un poquitín.


En el Cineforo de la José Martí, Raúl y yo programamos cine hecho en el siglo XXI. Tuvimos cine francés, alemán, chino, israelí, neozelandés, mexicano, canadiense y estadounidense; comedias, dramas, documentales, épicas, fantasía, cine hecho por mujeres, cine sobre adolescentes... En fin, se puso muy interesante y algunos ciclos tuvieron una recepción excepcional. Creo que hicimos un buen trabajo.


Además, tuve la oportunidad de participar en la organización, junto con mis queridos amigos de la Red Literaria del Sureste, de sendos homenajes a Charles Darwin, Edgar Allan Poe y Arthur Conan Doyle. Sólo espero que nuestros esfuerzos hayan despertado en alguien el interés por leer a estos grandes autores.


También hubo grandes cambios en mi vida. Me titulé, perdí un empleo, conseguí otros, me mudé de casa, mis padres se mudaron también de casa, dejando abandonada aquélla en la que crecí... Hasta tuve que cambiar de celular y cartera porque me los robaron. ¡Casi lo olvidaba! En 2009 tuve el honor de hospedar El Circo del Absurdo y conocí a Eduardo Galeano (me autografió Las venas abiertas de América Latina).


Pero lo realmente interesante del 2009, fue mi experiencia laboral:


Devoción y vida católica



A finales del 2008 mi jefe, el tipo religioso que se volvió loco, me dijo que debía dejar el trabajo en la prepa, porque, en sus palabras "nadie puede servir a dos amos". Así que a principios de 2009 dejé de ser maestro, para dedicarme a servir a aquel hombre que se consideraba "mi amo". Pero este año abrió una revista nueva sobre temas médicos, que creo que fue lo mejor que ha hecho esa puta editorial en toda su mediocre existencia. Tuve la oportunidad de entrevistar a varios médicos, de los que aprendí cosas muy interesantes, y asistí al aniversario de la Clínica de Mérida, donde escuché conferencias muy ilustrativas.


Eso sí, tuve que hacer una revista entera sobre San Judas Tadeo, porque el sueño de mi jefe era hacer una revista de vida de santos para difundir las enseñanzas de Dios, y así luchar contra la legalización del matrimonio gay. Investigando aprendí que en la Biblia se mencionan tres Judas: el Iscariote, el hermano de jesús, y Tadeo el apóstol. Según los católicos el apóstol y el hermano de jesús eran la misma persona; según los protestantes, eran dos personas distintas, y según los historiadores, lo más probable es que ninguno de los dos haya existido. Obviamente eso no lo puse en la revista.


También tuve la irrepetible oportunidad de entrevistar a los candidatos del PRI y del PAN a la cámara de diputados, pues la editorial les había vendido (ilegalmente claro está) publicidad en las revistas. Pero mis esfuerzos no me aseguraron la chamba y en septiembre me despidieron, con la excusa de que no podían darse el lujo a un redactor de tiempo completo (mientras el hijo del jefe se fue de luna de miel al Sudeste Asiático, by the way). Me ofrecieron trabajar de freelancer, es decir, seguirse beneficiando de mi trabajo, pero pagándome menos. Los mandé a la chingada.


El Secreto del Éxito




Así empezaron los días del desempleo hasta que, a finales de octubre, envíado casi a empujones por mi novia, fui a checar una oferta de empleo como vendedor que ofrecían casi a cualquiera en cierta empresa trasnacional. Lo más cagado, perturbador y educativo de todo fue aprender sobre la cultura corporativa. Veamos algunas frases de mis ilustres jefes:


"Lo que mueve a la gente es el dinero. Que no digan otra cosa"


"Aquí en la empresa se puede crecer mucho." (Crecer significa subir rápido de puesto y ganar mucho dinero).


"En la empresa te enseñan mucho: desde cómo vestir y qué comer, hasta cómo deben de ser tus amigos y tus parejas".


"Le dije a mi actual pareja", relató el dos veces divorciado "Yo no estoy ya para amor, cariño y esas mamadas. Yo lo que quiero es dinero, dinero dinero".


"Lo bueno es que en esta ciudad puedes ver a la gente y saber, por cómo se visten, si tienen algún valor o son unos chichipatos"


"N'hombre. Si yo leo me duermo"


"¿Está bien escrito así?" me preguntó el jefe.
"Bueno, le falta el acento..."
"¡Ay, los acentos no importan!"


"Las personas tienen sueños: quieren tener una buena casa, un buen auto, ropa buena, viajes..."


Al contratarme decían que tendría un horario fijo de 8 AM a 6 PM, de lunes a viernes, y de 8 a 1 los sábados. pero la verdad es que en la empresa esperaban que trabajara todo el día, todo los días, para así ganar las oportunidades de vender más. Y allí me ven a las 12 de la noche en un antro liando con niños fresas para venderles un paquete de lo que vendía la empresa (que no es droga, o habría sido más divertido). Por días enteros no vi a mi hijo y la empresa esperaba también que trabajara los domingos.


¡Pues claro! ¿Qué más vas a hacer? El propósito de la vida es hacer dinero. ¿Tiempo para escribir, leer, instruirme? ¿Para qué? En la empresa puedes hacer carrera y llegar a un buen puesto con sólo tener bachillerato. Y cuando tengas dinero, podrás pagarte antros y restaurantes caros y tener una tele grandotota en tu casa. ¿Qué más quieres? ¿Qué podrías querer de la vida? Decidí renunciar cuando el jefazo confesó que tenía más de un mes sin hablar con su familia por teléfono, y quién sabe cuánto tiempo más sin verla. Lo siento, eso no es para mí.


Por cierto, el tiempo que trabajé en esa empresa me hizo entender el rollo detrás de la popularidad de ondas esotéricas como las vibras, el karma y la ley de la atracción, tan taquilleras hoy en día. En la oficina nos invitaban a no "tratar de explicárnoslo todo" y a no ver las noticias, para no llevar malas vibras al trabajo (además, ¿de qué te sirven para ganar más dinero?). Cada lunes por la mañana, debíamos ejecutar un ritual para purificarnos de las malas vibras. De hecho, el libro de cabecera de mi jefe era "El Secreto". Les van unas frases; imagínenlas dichas en el más fresa de los acentos jarochos:


"Todos dicen que en Ciudad Juáres hay mucho crimen, pero cuando yo viví allí nunca me asaltaron. ¿Saben porqué? Porque yo no iba pensando que a mí me iban a asaltar."


"Cuando voy a ver a un cliente trato de no pensar en él durante el camino, porque una vez estaba yendo a ver a un cliente y pensé '¿Y si no está?'. ¡Y cuando llegué a su casa no estaba!"


"Yo digo, ¿cuál crisis? Yo no veo ninguna crisis. Todo esto es psicológico."


Veamos: invitación a no informarse y a no ejercer el pensamiento crítico... imposición de dogmas y de participar en rituales... creencia en fuerzas sobrenaturales que reparten el beneficio a quien lo convoca y lo merece... ¡Me encontraba ante una forma de control ideológico mediante el pensamiento religioso! Y lo que es más, poco a poco me fui percatando de que la ley de la atracción, el karma y la buena vibra, con su fundamento de que las cosas buenas le suceden a quienes las merecen o las convocan con ciertas formas de pensar, son formas de control irracional que sustentan la gran mentira capitalista (y perdonen si me pongo conspiranoico): que todos podemos ser ricos y que quien no lo es, se debe a que no quiere o no lo merece. En pocas palabras, ¡toda esta superstición corporativa no es más que una versión moderna del derecho divino de los reyes! Después me di cuenta de que muchos otros ya habían llegado a esa conclusión y, por supueso, el concepto de karma ya era una forma de control social en la férreamente estratificada sociedad de castas de la India... pero será tema de otro post.


El Castaneda Yucateco




Y pues escapé de un montón de orates para caer con un orate mayor. Un gringo se anunció en el periódico solicitando un traductor, y pues yo me presenté y me dio el trabajo. El gringo quería que le tradujera unas entrevistas audiograbadas de un chamán maya de Oxkutzcab, y que después iría yo mismo a conocer al hombre santo para entrevistarlo. Me pareció que sería una aventura, por lo menos, pintoresca. Era cosa de risa loca ver cómo el gringo estaba convencido hasta el cogote de los poderes mágicos de Don Felipe y cómo se expresaba con temor de otros brujos que por mil dólares, pueden ocasionar la muerte de una persona a larga distancia (¿Y si son tan chingones, por qué no los usó la CIA para matar a Osama Bin Laden?).


Pues bien, yo esperaba que Don Juan fuera un viejito chido que me diera plantas alucinógenas y en broma le decía a mis amigos que me convertiría en el Carlos Castaneda yucateco. Resultó que Don Felipe no era chamán (estrictamente, los chamanes hablan con los espíritus), sino curandero, y que toda su sabiduría se reducía a rezar a los santos para que te curen el dolor de cabeza y sobarte la panza cuando "está frío tu aire que tienes adentro". Nunca lo conocí en persona, pero eso fue lo que aprendí de las horas y horas de entrevistas que traduje y transcribí.


El gringo, por su parte, estaba encantado con todo lo que decía Don Felipe. Éste no hablaba muy bien español (aunque no tengo derecho a criticarlo, porque yo no hablo ni jota de maya) y usaba muchas muletillas como "y entonces", "por ejemplo" y mi favorita: "hay horas", que quiénsabe qué carajos quería decir. Como soy muy profesional (ejem) traduje hasta las muletillas. Cuando el gringo las leyó, estaba alucinado "¡Es lenguaje ritual! ¡Por eso la cadencia! There are hours. This is sacred language! It gives me the shivers!" OMFG


El gringo esperaba que Don Felipe supiera conceptos de New Age, como energías y esas mamadas, que por supuesto él no sabía, pero como buen charlatán, contestaba esas preguntas con evasivas y luego se ponía a hablar de otros rollos más acordes con su conocimiento. El gringo también esperaba que Don Felipe supiera cosas que sólo podía saber un historiador, antropólogo o arqueólogo. En una ocasión le preguntó sobre las cofradías, una institución española de tiempos coloniales. La respuesta de Don Felipe fue:


"Pues todo lo que sé de los españoles es que vinieron para la Guerra de la Casta y quemaron las imágenes de la virgen y de los santos, porque ellos no creen en la católica."


Tómese un tiempo para pensar: !!!!!!!!!!!!!!!!


Además, el gringo estaba todo paranoico y loco (y olía mal). Estaba seguro de que la historia de Don Felipe era la gran revelación de la década y que había toda clase de enemigos que intentaban robársela. Nunca supe su verdadero nombre; me pedía que me dirigiera a él como Mr. William (sin apellidos), en las entrevistas audiograbadas se presentaba como Dean y en su correo electrónico firmaba como Tom John. Decía haber vivido en Yucatán desde hacía 10 años, pero no hablaba ni madres de español, lo cual, por otro lado, es perfectamente verosímil en un gringo.


Pero algo bueno tenía el señor: me pagaba muy bien. ¡Y en dólares! Así que él podía llamarse como él quisiera y creer en lo que le diera la chingada gana. Pero sucedió que por esos días me robaron la cartera. Le expliqué a Mr. William que me retrasaría una semana en los trabajos, porque debía enfrentarme a la burocracia mexicana para recuperar mis documentos oficiales. Me dijo que eso no le convenía y que mejor ahí terminábamos la relación laboral. Me pidió que le mandara lo que tenía listo y me instó a que quemara las copias impresas y borrara de mi computadora todos los archivos.


Y así volví al desempleo.



Concluye el año


Y en fin, poco tiempo después entré a trabajar en una escuela preparatoria, en la que estoy ahora. Las cosas parecen empezar bien este nuevo año, que promete estar lleno de anécdotas enriquecedoras que me ayudarán siempre con mi cometido eterno: crecer siempre como persona. ¡¡¡Feliz año y feliz década a todos ustedes!!!


14 comentarios:

Pereque dijo...

Este debe ser el retrato más sucinto y gráfico de la miseria de la clase media contemporánea que he visto en muchísimo tiempo. Ahora guardo silencio en admiración.

¡Saludos!

El Ciudadano X dijo...

Más que magistral {mi estimado Ego} esta sintesis del 2009, quizá no muy diferente a la de algunos milloncitos de mexicanos [aunque dificilmente la mayoría podríamos ser tan humoristicamente descriptivos]Yo también tuvo un 2008 (que creo que tiene que ver con la numerología pues naci el 22 del 08) y un desbarrancado 2009 (de haber sabido no le compro camioneta a mi vieja que acabare de pagar en 2012), pues pues !albricias! que ha llegado el año de la recuperación (creo que se refiere a sacar del montepío lo empeñado)
Saludos!!!!
Pd. por cierto, si me autorizas, me gustaría reproducir en mexicoendescomposicion tu post que llamado ¿De de que estas orgulloso? que me pareció sensacional y considero que requiere mayor difusión (con los respectivos creditos por supuesto)

Raúl H. Pérez dijo...

De nuevo me doy cuenta que mi vida es muy aburrida.

Saludos (y gracias por la mención... Yo también creo que se hizo un buen trabajo).

Ego dijo...

Gracias por sus comentarios, amigos.

@Ciudadano X: Llégale, favor que me haces.

Pablo Cabañas dijo...

Me llama la atención el curso de Astronomía, siempre he querido ser astrónomo aficionado, pero bueno...
Lo que más sacó de onda fueron las imbecilidades empresariales de tus ex-jefes, o sea, ¡No puedo creer que exista gente con esa mentalidad! Un vil desprecio no solo a la intelectualidad, sino también a la vida y al amor (hasta tengo la sospecha de que tal vez sean malvados extraterrestres bajo una funda humana), pero bueno, de qué me puedo quejar, al menos tienes una vida mejor aprovechada que la mía...
T_T

PD: La reseña de santos no es tan mala, se puede considerar sin pena como una literatura fantástica más.

Salud.

anna dijo...

órale civi!!! que bueno que compartes todo esto, la verdad es bueno saber que no eres al único al que le sucede este tipo de cosas, y cómo tu dices, hay gente que solo piensa que todo gira alrededor del dinero, y que deja a su familia a un lado, la vdd yo no creo en eso, pero bueno, ha sido un año con muchos cambios, pero creo que de todo se aprende siempre...

un saludo!!

El Tipo dijo...

A mi me molestan los tipos buena onda que en los trabajos tratan de esparcir la bondad y la fe...

Tienes toda la razón respecto a lo de la actual cultura laboral. Como lector te pediría que lo expandieras más en otro post dedicado a eso, de verdad tienes toda la razón y creo que nada más lo trataste superficialmente.

En fin. Cada año deja cosas diferentes, verás que bueno (o malo) es este año. Lo importante es eso... que será diferente.

Morocco dijo...

Pinche Maik, no tienes idea de cuanto me identifiké con el post, esto no es raro en realidad, pero leer ke hay otro cabrón ke prefiere estar con su hij@ antes ke hacer todo por dinerodinerodinero. Un abrazo chilango.

MJM

Ficciones arte dijo...

genial eres la onda, me suscribo XD

Kyuuketsuki dijo...

Pues aunque estuvo autobiográfico, la verdad fue muy entretenido. Y pudiste conocer de cerca las entrañas del pensamiento corporativista/libremercadólogo que a mi tanto me pudre. En mi caso, el 2008 fue el año que me trato de la chingada, el pasado no estuvo TAN malo. Pero éste, por lo menos económicamente, pinta del asco...

Georgells dijo...

Mi estimado Ego, te mando un gran abrazo, no tanto por el año que comienza, el cual, estoy seguro, transitarás con el mismo buen humor que el anterior.

Te mando el abrazo precisamente por saber mantener el ánimo y la actitud de aprendizaje ante el tiovivo que te tocó vivir. (Y la verdad sea dicha, así escrito parece el borrador de una novela ¿eh?)

Este fue un año interesante. Que los que vengan sean, incluso, apasionantes!

G.

Ego dijo...

Olvidábaseme agregar las frases con las que mi jefe, cuando nos capacitó, abrió la plática:

"Todas las personas tienen sueños: sueñan con tener una casa, un auto, viajes, buena ropa..."

Gracias a todos por sus comentarios. Les mando muchos abrazos.

Kyuuketsuki dijo...

Al margen del texto, mi estimado: tiene usted un correo en su bandeja de entrada.

Ricardo E. Tatto dijo...

Mike, mis respetos, no sé como aguantaste todo eso sin asesinar a nadie. Después de leer lo anterior, renovaste mi debilitada voluntad de continuar siendo freelance, que aunque tiene sus bemoles, permite ser tu propio jefe y no tener que soportar a orates que son los que generalmente tienen esos puestos.
En serio, me daría miedo enfrentarme al mundo laboral como tú lo describes, yo soy menos tolerante y más propenso a mandar al carajo a los néofitos.
Saludos amigo, un abrazo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails