lunes, 15 de febrero de 2010

La distribución desigual del conocimiento


En México tenemos una distribución desigual e injusta de la riqueza, no hay duda. Somos un país rico en el cual la riqueza se concentra en pocas manos. Por ello tenemos a algunos de los magnates más ricos del primer mundo y a algunas de las comunidades más pobres del cuarto mundo. Todo esto se ha repetido hasta el cansancio. Pero asimismo tenemos en nuestro país otro grave problema: la distribución desigual del conocimiento.


Muchas veces la distribución injusta del conocimiento está íntimamente relacionada con la distribución injusta de la riqueza. En efecto, si una persona no puede satisfacer sus necesidades materiales, difícilmente se dará la oportunidad de enriquecer su intelecto. Un hombre que se ve obligado a trabajar 12 horas en un empleo enajenante para vivir en la miseria encontrará mayor alivio en embriagarse que en ponerse a estudiar historia. Como dice Umberto Eco, "No soy tan idealista como para pensar que a inmensas multitudes que carecen de pan y medicinas pueda servirles de algún alivio la literatura". Claro, hay y ha habido personas autodidactas que a pesar de las condiciones adversas se convierten en eminencias de alguna rama del conocimiento, pero ésos son casos extraordinarios de mentes extraordinarias.


El problema es que muchas más veces la falta de conocimiento (o de interés en obtenerlo) no está vinculada con la falta de riquezas materiales. En nuestro país muchas personas que tienen los medios para satisfacer sus necesidades materiales (y aún mucho más) optan por vivir cómodos en la ignorancia, en vez de aprovechar las muchas oportunidades que tienen a su alcance para ejercitar la mente. La ignorancia no es exclusiva de las clases más bajas, sino que está presente en todos los estratos. He encontrado muchísima gente acomodada en la ignorancia en cualquier clase social que a usted se le ocurra. Hay que tener eso en cuenta al leer los ejemplos siguientes:


En nuestro país tenemos:

  • Escritores que ganan el premio Nóbel y estudiantes de bachillerato que no saben escribir bien ni su propio nombre.

  • Personas que leen 30 ó 40 libros al año y personas que nunca han leído un libro en toda su vida.

  • Cineastas que ganan premios en festivales internacionales y un público que nunca ha oído hablar de ellos.

  • Músicos estudiando o trabajando en conservatorios en el extranjero y legiones de fans del reguetón.

  • Eminentes politólogos, sociólogos, periodistas, analistas, intelectuales, ectétera... y señoras que van a votar por Peña Nieto "porque está guapo".

  • Científicos que trabajan en el CERN y gente que concibe un mundo poblado de fantasmas, dragones, duendes, hadas, niños índigo, brujas y extraterrestres.


Habría que reflexionar mucho para decidir si es mejor para una sociedad tener un escritor ganador del Nóbel, o unos diez mil lectores entusiastas; si es mejor tener un científico en el CERN o diez mil ciudadanos con conocimientos científicos básicos.


Por fortuna, la diferencia entre conocimiento y riqueza material está en que al compartir el dinero, éste se divide, mientras que al compartir el conocimiento se mutiplica. Otra diferencia es que todos persiguen el dinero, mientras que la mayoría parece huir del conocimiento, como hemos podido atestiguar en la sección de este blog titulada México Estúpido.


Pero algo tienen en común la acumulación de conocimiento y de riquezas materiales: crean élites. Y a menudo estas élites quedan ajenas de la realidad del resto de la población. Y así como los más ricos ignoran las condiciones de pobreza extrema en la que muchos compatriotas viven, mucha gente priviliegiada en cuanto al conocimiento no tiene verdadera idea de los niveles de ignorancia en los que vive la gente común. Encumbrados en sus universidades e institutos en el extranjero, piensan que como a ellos le va muy bien, a los demás no puede irles mucho peor.


Creo que el deber de toda persona que sepa un poco es tratar de hacer llegar ese conocimiento a los demás, y no solamente acumularlo para beneficio personal. De lo contrario, sólo se contribuye a la injusta distribución del conocimiento en nuestro país.


9 comentarios:

Pablo Cabañas dijo...

Como siempre, un excelente post. Creo que como bien dices, es importante compartir lo que sabemos a las demás personas, y agregaría también que no sólo serían datos y cápsulas informativas, sino aderezarlo con un punto de vista, para poder contrastarlo con lo que sabe, para que de esta manera pueda construir su opinión (bueno, no sé qué piensas al respecto). Pero pues, existe esa cosita tan molestosa (jijijij) que llamamos "Blogósfera", y así nos podemos toparnos con gente más culta que uno mismo o algo igual de peor que un oyente reguetonero: un fan de Anahí.

Saludos.

El Ciudadano X dijo...

Es dificil entender que "Fabiruchis", "Paty Chapoy" , "Pepillo Origel" y otros tantos conductores de TV, tuviesen tanta audiencia si nuestras nación no fuera tab "avida" de ignorancia.
Eso explica la circulacioón desmesurada de TV Novelas, TV Notas, "Orale", "Escandalo""Fama", etc. etc. etc.por no mencionar el bajo nivel periodistico que manejamos en este paìs como la prensa o el metro.
Somos un pueblo oprimido, porque tenemos todos los elementos para que los gobernantes no hagan "mierda", asi que no es de extrañarse, porque la cultura esta al alcance de todos...

controlzape dijo...

Tu último párrafo rifa. Hay gente que me pregunta "para qué te esfuerzas explicándole a la gente" algún aspecto de la realidad. Llegan incluso a afirmar que lo hace uno por arrogancia. Pero creo que al final es lo contrario, el que no comparte lo que sabe o hace algún esfuerzo por divulgarlo no sólo es por arrogancia sino por hijoputez.

Kentucky Freud Chicken dijo...

Ejemplo de persona económicamente destacada pero ignorante:

-¿De quién es esa música?
-De Mozart.
-¿Ese fue el güey que se cortó la oreja?

Real, yo lo viví.

Excelente post, sobre todo por aquello de la élite que es algo que, la verdad, nunca había pensado.

Kix dijo...

Completamente de acuerdo. En esos círculos en los que la gente normalmente se desarrolla, no entran otros conceptos a los que están acotumbrados. Y sí, se dan muchos casos en los que tienen mucho dinero pero no tienen un gramo de cultura.

Raúl H. Pérez dijo...

Recuerdo que Bárbara y Paloma me contaron que una niña "económicamente destacada" les preguntó en una ocasión que si para hacer teatro era necesario ser hippie (¡?).

Buena entrada.

Georgells dijo...

Hola Ego!

Genial entrada, de verdad. Me sumo a la aclamación popular.

Sobretodo me encantó la manera en la que confrontas cada bien: los materiales se pierden al compartirse, los intelectuales crecen cuando se comparten.

Es verdad que élites hay en todo el mundo, como también ignorantes. Alguna vez leí un artículo en The Economist donde criticaban el sistema de educación estadounidense. Era curioso pues en las conclusiones, los autores hablaban de un modelo que "atraía a los mejores científicos del mundo y también generaba a los peores estudiantes del mundo".

En el caso de México, existen élites intelectuales. No una, afortunadamente, sino varias. No es lo mismo la élite científica que la artística, ni la estatal de las corrientes libres. Reconciliarlas se vuelve imposible, pero llevar algo de conocimiento al resto de la población es posible, siempre y cuando exista voluntad y creatividad.

Lo difícil es encontrarlas...

Abrazo!

G.

La Diabla dijo...

Ay pues que decir, a veces la gente se encierra en criticar lo que sale en la tele como pretexto de la ignorancia, si, en parte puede afectar pero la tele no tiene todas la responsabilidad de educarnos, hay otras formas de compartir conocimiento. Recuerdo que una vez en prepa me vi envuelta románticamente con un tipo de clase muy muy baja, el wey no había ni terminado la secundaria pero sabia mucho de musica y por eso me gustaba, en fin, nunca habia leido un libro en su vida, y yo le pase algunos libros que crei podrían interesarle y le dije que los leyera, cuando termino de leerlos platicamos un poco al respecto y aunque le faltaba mucho criterio para algunas cosas (le di un libro titulado: filosofía para principiantes) despues me dijo que gracias a los libros que le di a veces escuchaba de algun otro libro que le daban ganas de leer.

También se puede compartir conocimiento con los amigos, sutilmente salir de conversaciones típicas y hablar un poco de musica, de libros, de historia.

Cuando mando correos "cadena" en realidad mando articulos de revistas o posts buenos.

Cuando se comparte conocimiento de ese modo la gente se preocupa en retribuirnos algo del mismo estilo.

Y también debo aceptar que en ocasiones prefiero ahorrarme el debate y escucho a alguien hablando sin fundamentos de algún tema y mejor me retiro, como mi compañera de trabajo que es súper fresa y presume sus botas y bolso de cuero y de marca y se pone a hablar de los derechos de los animales y de PETA, o cuando se la pasa gastando en banalidades y quiere hablar de capitalismo.

Muy buen post y te doy las gracias por compartir lo que sabes ya que a mucho nos ayudas a enriquecernos de conocimiento... aunque sea un poquito jaja.

Anónimo dijo...


"Científicos que trabajan en el CERN y gente que concibe un mundo poblado de fantasmas, dragones, duendes, hadas, niños índigo, brujas y extraterrestres."

Ya que mencionas el ultimo parrafo, ¿Para cuando te avientas una entrada sobre el culto a la santa muerte? La verdad a mi me da un no se que cuando en mi ciudad veo un coche con la flaca pegada detras. Lo que he notado es que la asociación inmediata es a narcos, prostitutas y delincuentes.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails