lunes, 8 de marzo de 2010

Consumir la vida en vanidades

En perseguirme, Mundo, ¿qué interesas?
¿En qué te ofendo, cuando sólo intento
poner bellezas en mi entendimiento
y no mi entendimiento en las bellezas?

Yo no estimo tesoros ni riquezas;
y así, siempre me causa más contento
poner riquezas en mi pensamiento,
que no mi pensamiento en las riquezas.

Yo no estimo hermosura que, vencida,
es despojo civil de las edades
ni riqueza me agrada fementida,

teniendo por mejor, en mis verdades,
consumir vanidades de la vida
que consumir la vida en vanidades.


Autora: Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana
(Sor Juana, pa' los cuates, 1648-1695)


En una sociedad en la que las niñas quieren ser princesas Disney, las preadolescentes quieren ser Bratz, las adolescentes quieren ser gossip girls y las mujeres quieren ser "totalmente palacio", este poema de Sor Juana tiene una carga de crítica y rebeldía tanto o más intensa que cuando se publicó. La rebeldía es en contra de la insistencia de un sistema en imponer la frivolidad y la vanidad como rasgos ineludibles de la identidad femenina; rebeldía contra el intento de convencer a la mujer de que debe sentirse orgullosa por amar los vestidos, los zapatos y las joyas, pues eso es lo que, según el mismo discurso, la hace mujer. La superioridad femenina se expresa, según este paradigma, en el hecho de que los hombres, rudos y toscos, no entienden de esas cosas bonitas. Así, la mujer puede vivir contenta y orgullosa en su frivolidad.

Y además, Juana era guapísima
Sor Juana, probablemente el ser humano más brillante que ha dado este territorio al que llamamos México, resume en catorce versos su reivindicación de la mujer, que va mucho más allá de las simplonerías: se niega a participar de la frivolidad y se atreve con valor a desarrollar su mente, una mente no femenina, ni masculina, sino humana, y por tanto, con toda la capacidad de dedicarse a la comprensión de las Ciencias, las Artes, la Filosofía y las Letras. La rebeldía de Sor Juana no se rebaja a decir "las mujeres arriba", ni a comprar juegos de sartén de color rosa. Sor Juana es rebelde porque va más allá de lo que la sociedad le quiere imponer como una identidad "de mujer" y se asume como plenamente humana.

Eso es feminismo y no mamadas.

Feliz Día de la Mujer.

23 comentarios:

Kyuuketsuki dijo...

Sor Juana ha sido de mis mayores crushes desde siempre (¿has visto su retrato de 15 años? Uffff) y, del mismo modo, siempre que quiero referirme a feminismo inteligente recurro a "hombres necios que acusáis a la mujer sin razón." Debería existir una mujer como ella actualmente.

Aurore Dupin dijo...

Eso es todo.

Kentucky Freud Chicken dijo...

No lo podría decir mejor que tú.

*Aplausos*

Morgana MECANICA dijo...

Me pongo de pie.

N. dijo...

Salud.

¿Y las mujeres, dónde están?

Hablen, hablen, que son humanas y no botsitos.

Miréia Anieva dijo...

¡Enorme!
Esto símelate.

La Diabla dijo...

Que hermoso, gracias por unas felicidades tan bien dadas.

¡abrazame!

Es horrible ver como hoy en dia sigue habiendo ese tipo de "feminismo" estupido en mujeres ignorantes que ni siquiera saben aplicarlo, eso de "las mujeres son mejores que los hombres" es de primaria y de la revista Cosmo.

marichuy dijo...

"La rebeldía de Sor Juana no se limita a decir "las mujeres arriba", ni a comprar juegos de sartén de color rosa."

Me encantó; Sor Juana es otra cosa, no una histérica feminazi. A veces pienso que ella fue demasiado para este país tan aldeano.

Saludos

PS comentario frívolo, eso de "las mujeres arriba", nomás lo espeta la sobrevalorada Penélope Cruz, mientras se debate entre cacerolas y fogones.

Sir David von Templo dijo...

Este mundo necesita mas Sor Juanas e Hypatias, y menos locas feminazis. Es que en serio, muchos hombres apoyamos las ideas del feminismo, pero nos desilusionamos cuando vemos que las que dirigen la "liberación femenina" no son mas que mujeres ignorantes y frívolas.

Un saludo.

María Oceánica dijo...

Gracias por la entrada, padrísima. ¿Te molesta si pongo el link en el blog de una amiga? Es una de las mujeres que deciden ser no-totalmente palacio (por fortuna). También quería comentarte de su retrato a los 15 años que descubrí hoy, pero veo que ya te lo dijo Kyuu. Era una belleza en toda la extensión y sentido que pueda adjudicarse a la palabra, ¿no?

la que te ama dijo...

Te amo, Mike

Antonio dijo...

Q onda.Buena entrada. Tengo una pregunta. Sé que eres maestro y que te interesa mejorar la educación. ME gusta leer, y quiero algunas propuestas. Q libros me recomendarías para tener una mayor conciencia social y mejor sentido crítico? gracias x tu tiempo, t lo pido como un posible alumno tuyo.

Gracas

Ego dijo...

Gracias a todos por sus comentarios, en especial a las damas.

@Kyuu: Rola esa foto, no seas.

@María: Adelante, favor que me haces.

@Antonio: Uy pos no sé, hay tantos libros por leer que nunca sé responder bien a esa pregunta. ¿Quieres literatura o algo más como ensayo histórico o social? Déjame lo pienso bien y te elaboro una lista. Gracias por la confianza.

Enrique Arias Valencia dijo...

¡Bravo, Ego, bravo!

Antonio dijo...

Pues me gustaría de ambas categorías, si no es mucha molestia. Y gracias a ti por contestar. :D

Aquiles Digo, antes Jordy dijo...

Creo que nunca había leído este blog. Enhorabuena que llegué por acá. Me encantó el poema, pero mucho más la reflexión actual que haces sobre el mismo. De verdad, qué ganas tengo de mostrarlo a tantas y a tantos. Hombres y mujeres por igual padecen de la frivolidad y de la vanidad insustancial, más en nuestros tiempos, pero qué alegría encontrar personas que se atreven a ir más allá de los paradigmas establecidos. Saludos.

Rochy dijo...

Me gusto mucho recordar ese poema, y por supuesto la reflexión: "la insistencia de un sistema en imponer la frivolidad y la vanidad como rasgos indeludibles de la identidad femenina"... porqué será? Y como dice Aquiles, también a los hombres los persiguen rasgos de identidad impuestos. Y que en lugar de eso todos deberiamos tratar de ser y valorar a los que son humanos... sinf.

dunkelheitzz dijo...

Genial mi estimado Ego, en serio quisiera tener el tiempo suficiente para ponerme a leer tu blogo con detenimiento, sin embargo aunque sea con las partes sin orden que publicas me declaro acérrimo fan de éste.

Juana de Asbaje les daría lecciones de feminismo a muchas pendejas que pregonan inclusive el hembrismo sin más fundamentos que el "hemos estado reprimidas y supeditadas mucho tiempo" y que por desgracia son como el perro que siempre ha estado amarrado; una vez que lo sueltan no sabe si correr, saltar, huir o simplemente esperar a que vuelvan a atar.

Por cierto, lo de "las mujeres arriba" me gusta pero luego dicen que se cansan de las piernas HAHAHAHAHAHAHAHA

Maik Civeira dijo...

Muchas gracias por sus comentarios :)

Vale dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Vale dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Vale dijo...

yo no lo veo ya como una frivolidad, más bien creo que es una arma, que las mujeres utilizan en la lucha de poder con los hombres puesto que son ellos quienes prefieren ese tipo de mujeres.
Digamos que con ser bellas los vuelves estúpidos y a nosotros nos gusta y nos entretiene.

Vale dijo...

sabes las mujeres somos muy nobles por naturaleza, nos gusta que nos quieran que nos cuiden, sólo que los hombres nos transforman y aún así, detrás del cascarón de frivolidad existe la mujer que Sor Juana describe.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails