viernes, 23 de julio de 2010

Yo soy muy original



Me gusta la música tipo garage-punk-thrash en idioma makhuwa que producen los enfermos de VIH de los guetos de Maputo, capital de Mozambique. Mi escritor favorito es un serbio que se fue a vivir entre los maoríes de Nueva Zelanda y cuyas obras tratan exclusivamente de las diversas formas en las que las esposas de los pastores australianos pueden tener sexo con dingos, ya sea voluntaria o involuntariamente. Amo el cine experimental de cierta directora de Azerbaiyán, cuyas películas están filmadas todas en colores negativos, vista reflejada y van de atrás para adelante; todas son apologías del terrorismo y la pedofilia. Desprecio todo lo que ustedes consumen porque es basura pop, además de que no me gusta nada que conozcan más de 10 personas. Como ven, soy muy original.




Ya en serio, parece ser que en estos días algunos individuos han sido afectados por una obsesión desesperada de ser lo más original posible. Supongo que en gran medida ello es resultado de la necesidad humana de tener una identidad definida, necesidad que en estos tiempos de posmodernismo y globalización los grandes mitos dotadores de identidad tradicionales, la nacionalidad y la religión, no alcanzan a satisfacer. Por otro lado, ello no es tan malo. Aunque los desesperados por parecer originales me irritan, los prefiero a aquellos anodinos que hacen todo lo posible por ser "normales" y no sobresalir en nada.


Los posers desesperados por ser "originales" (hoy llamados "hípsters") tienen dos principales problemas. El primer problema es que buscan su originalidad en las cosas que consumen. Para tratar de este asunto, abordaré a otro tipo de posers: los que quieren pasar por cultos. Ellos están también desesperados por consumir todo lo que forme parte del "canon" de literatura, música o cine propio de la gente culta. Les aterra verse en una conversación con gente culta y dejar en evidencia que no han leído / visto / escuchado tal o cual cosa. Padecen el síndrome de la checklist.


Cualquier geek que haya coleccionado tarjetas de superhéroes o lo que sea, sabe que hay una tarjeta que contiene la checklist, o sea la lista de todas las tarjetas que hay que coleccionar, con un cuadrito junto a cada nombre, para que puedas marcar las que tienes y saber cuáles te faltan. Ahora bien, con una tarjetita coleccionable no haces ni puta madre, sólo la tienes, y tachas su nombre de la checklist. Bueno, pues algo similar les pasa a los posers cultosos: leen los libros sólo para tenerlos leídos, para poder tacharlos de la checklist.


¡Ojo! No estoy diciendo que todo individuo que se esmere en leer las grandes obras de la literatura (o música, o cine, o lo que ustedes quieran) sea un poser. Sólo estoy diciendo que el síndrome de la checklist hace que el consumo de todos aquellos productos culturales sea inútil. Porque si el haber leído el Quijote no te hizo un poco más sabio, o más maduro, o más inteligente, o más féliz, o de a perdis no te entretuvo un rato, entonces lo que te dejó la lectura no fue más que la facultad de decir "Sí, ya leí el Quijote". O séase, leer muchos libros no sirve de nada si ellos no han dejado una huella en tu mente, si no transformaron tus ideas o enriquecieron tu pensamiento. Conozco algunas personas que se jactan de haber leído mucho, pero que un rápido asomo a sus cabezas nos permite ver que están vacías. Una vez me topé con la página de alguien que subía las listas completas de los libros que había leído. Y no como que los recomendara o los comentara: sólo los ponía en público, a manera de currículo. Y antes de continuar, creo que es mi deber confesar que me he visto afectado por el síndrome de la checklist, con todo lo malo que ello acarrea.


Pero volvamos a los hipsters o posers-desesperados-por-parecer-originales. Ellos compiten implícitamente por ver quién consume los productos culturales más raros y extravagantes. Pero a fin de cuentas su consumo cultural (de música, cine o literatura) sólo les sirve para decir "Soy tan original que leo / escucho / veo esto y esto", pero no produce en ellos una verdadera transformación de las ideas. En este aspecto, el consumo cultural del hipster es tan vacío y superficial que el de cualquier fan de los Jonas Brothers, con la diferencia de que hay menos personas compartiendo su estilo de vacuidad.




Ahora, en un alarde de originalidad, voy a citar la Biblia, en específico el Mateo 15:11, "No es lo que entra por la boca del hombre lo que lo contamina, sino lo que sale de ella". De igual forma podemos decir "No es lo que entra por tus ojos / oídos lo que te hace original, sino lo que piensas, lo que creas, lo que produces". Así, la originalidad no se debe buscar en lo que uno consume, sino en lo que uno es. Un comercial de TV decía hace algún tiempo "Eres lo que te gusta", o sea "Eres lo que consumes, así que consume cosas que te hagan parecer importante a los ojos de los demás". Muchas personas se van tras ese pensamiento errado, que a fin de cuentas no lleva a ningún lado, mucho menos a la construcción de una auténtica identidad.


El otro problema con los posers-desesperados-por-parecer-originales es su complejo de superioridad, como si consumir lo que consumen los hiciera más inteligentes o auténticos. Craso error. En primer lugar porque, como demostramos, el consumo de un producto cultural puede ser totalmente superfluo aunque sea la obra de arte más maravillosa del mundo. En segundo, porque lo "underground", "alternativo" o "diferente", no necesariamente es bueno y lo "mainstream" o "comercial" no necesariamente es malo. Los Beatles eran un grupo mainstream a más no poder, y eso no les quita que sean una de las mejores bandas de rock de la historia (si no la mejor). Lo que el viento se llevó es una película hollywoodense comercialona como la madre, y aún así es de lo mejor que ha producido el cine estadounidense en toda su maldita existencia. Y para best-sellers, el Quijote. Y también hay mucha basura que pega entre los posers por el simple hecho de ser etiquetada como "alternativa". O sea, la pedantería del hipster no es más que mamarrachadas pretenciosas.




¡Ojo! No estoy diciendo que todas las personas a quienes les gusta lo extravagante sean posers. Hay muchos que sinceramente son amantes de lo excéntrico y lo poco conocido, y que en ello encuentran las satisfaciones espirituales, intelectuales y existenciales que sólo el arte proporciona.


Hay un cuento del autor ruso Leonid Andreiev (1871-1919) titulado "Un hombre original", que trata sobre un tipito por demás insignificante que un buen día sin porqué ni para qué "¡A mí, me encantan las negras!". Desde entonces todos dicen que es un hombre muy original y empieza a ser tratado con deferencia por todos. El problema es que las negras lo repugnan y para mantener su reputación de hombre original, tiene que seguir el juego hasta final. Léamoslo y a ver si aprendemos algo de él.

26 comentarios:

Rexito MaraÑa dijo...

best post evaaaaaar

saludos desde juarez.
chih

Raúl H. Pérez dijo...

¡Maestro! Eres mi ídolo, qué genial.

Jajajaja en serio le diste al clavo.

...Dark Angel... dijo...

Es verdad eso del hipster, no por decir "oh, lei la iliada y la odisea" no quiere decir que les hayas entendido... lo del principio, cuando mencionas la musica y las peliculas, me recordaron una que se llama Fando y Lis del movimiento panico en mexico. Si, esa pelicula es buena.

Solo un error The Beatles fue pop rock.







...DarkAngel...

ldecaso dijo...

@Dark Pero para que ponemos etiquetas, hay algunas canciones de los beatles que no son pop ni son rock. O como podemos catalogar "She is living home" "Pigies" o "Eleonor Rigby", la evolución y la no sujeción a moldes es por lo que eran buenos, creo.

Hay sin embargo gustos no tan convencionales. En música hasta los 16 años era yo uno que consumia lo que pasaba WFM y radio Universal (principios de los 80's), luego empecé a ir a conciertos de la OFUNAM y consumir música "académica". Ahora que soy viejo practicamente no consumo musica pop en ingles actual ,en parte por que según yo los músicos pop de ahora no tienen el nivel de los de antes y son repeticiones ad nauseam o viles y vulgares plagios de lo que ya se ha hecho antes, esta opinion podria ser un poco hipster. Asi que digamos tengo gustos de viejito, Clasica , Jazz, Rock Inglés de los 60 y 70, y música popular y folklorica de los 30´s a los 60´s, esto son deformaciones por el ambiente en que uno está y no por ganas de ser hipster.
Y hablando de Fando y Lis, yo considero a Jodorowsky un grán charlatan y uno de los mas notorios posers de nuestra historia.

stuka dijo...

jodorowsky es un ser nefasto... nefasto

La Diabla dijo...

ahhh eterno tema de la originalidad pero lo explicas tan bellamente, es tan cierto, original no es solo cuestion de presencia, de yo vi, yo escuche, es cuestion creativa, de como digieres eso que ves y escuchas.

hay una tendencia tan equivocada de querer inovar con cosas nefastas.

y siempre esos pousers que quieren ser originales terminan perteneciendo a un monton de pousers nada originales.

Ego dijo...

Quizá no es tanto que algunas cosas son "para posers" sino que algunas personas tienen una actitud de poser respecto a ciertas cosas.

Por ejemplo, no hace mucho supe que David Lynch es considerado un cineasta poser para posers, pero a mí sinceramente me gustan sus películas (aunque creo que las menos mafufas, "Una historia sencilla" y "El hombre elefante" son sus mejores).

A mí Carlos Reygadas me parece un poser de lo peor, pero a un cuate le gustan sus pelis sinceramente, y no creo que eso lo haga un poser.

andrea dijo...

oh! el tono de tu ensayo y todo el tema me animó a contestarte y no solo leerte.

dices que la literatura en todo caso como arte tiene que enriquecerte, o habrte dejado algo, en alguna parte pero creo que nos ha dejado ya demasiado que no somos capaces de asimilar y tenemos que seguir consumiendo la misma mierda que la moda nos ponga en frente. i know we suffer for fashion or whatever (8)

stuka dijo...

el detalle esta en la actitud e intencion del individuo, no tanto en lo que lee/escucha/viste/compra/come/profesa.

creo yo

Josefo! dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alnilam ريداي dijo...

excelente post...
debe ser muy triste para aquellos posers no aprender nada, ni le sirva de nada aquello que cree conocer...

aveces la gente proyecta sus carencias en forma de modas...que triste

Alnilam ريداي dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
m. Isaac. V.R. dijo...

a mi me gusta ver la tele, leer pendejadas y tomar chevas

El Ciudadano X dijo...

Muy buen post, considerando que todos queremos ser originales y terminamos siendo "chusma"

Anónimo dijo...

muy buuen post, me encantó sobre todo por que conozco personas asi jajaja, oye, hablando con Raul le mencione la pelicula "RENT" tambien te la recomiendo a ti, esta muy padre, no se si ya la viste, pero en fin, se la propuse para presentar en la biblioteca josé martí el primero de diciembre ya que ese día es el dia mundial de la lucha contra el SIDA y seria bueno poner una pelicula en representacion de

saludos

alma (ex-alumna)

CHAKZ dijo...

a mi me laten las rolas de luis miguel... eso de alguna manera me convierte en hipster? digamos que no es como que muy sonado en el circulo de los "artistas graficos"

stuka dijo...

yo creo que a cualquiera le puede gustar cualquier cosa y no por eso ser un hipster, lo que hace un pinche hipster es estar faroleando sobre lo que le gusta y estar cambiando drasticamente de gustos para manenerse en en "La jugada".
Existe muscia muy buena vieja y nueva y no tiene que ser de un grupo que solo utilize gaitas o de un grupo de refugiados del Sudan, muchos lo hacen muy bien con una guitarra y letras buenas, y si hay musicos buenos nuevos (osea en los ultimos 20 años) claro hay mas basura que en la epoca del rock clasico pero no hay que buscarle mucho para enconrar cosas muy chidas, y tampoco tienen que ser grupos que usan servilletas como instrumentos. Lo mismo aplica para peliculas, libros y videojuegos.
"muerte a jodorowsky"

Ego dijo...

@Stuka: Totalmente de acuerdo.

Jodorowsky no es mi máximo, pero no me repugna.

stuka dijo...

no me repugnaba pero recientemente vi una entrevista.....mal muy mal

Oat dijo...

Tanta gente (taan) preocupada por ser "original", pues cómo no.. tantos millones de personas en el planeta.

Y como sabes, al final del día, siempre existirán grupos de referencia y si existe una demanda de esas cosas "originales", se crea una oferta de productos que van de acuerdo a lo que el consumidor pide (por que al final todo es negocio y hay que comer)y pasa como con en el papel de baño.. no todo es de calidad.

Las modas son también un evento cultural, pero ¿Por qué la gente prefiere llenar un checklist? creo que la cultura del consumismo,la inmediatez y la corta vida útil de las cosas. Así estamos educados... para consumir y las nuevas generaciones de hipsters también (no toman su tiempo para pensar, siempre hay más cosas que consumir).

Ya las generaciones no se miden en calidad sino en cantidad.

alida corey dijo...

Creo que exageran en el tema. Hasta me parece racial. Debo compartir que no es bueno casarse con un género, y tratar de pertenecer a tendencias específicas, pero igual todo se debería respetar. Y probablemente los hipsters surgen por que la mayoría de las personas intelectuales e incluso altamente cultas y esto es verídico; no tienen un gramo de humildad y paradójicamente y por mi experiencia la gente se inclina más por alguien altanero que por alguien humilde. También podría ser por la necesidad de pertenencia, y cuando algo "te pertenece" no deseas compartirlo mucho y en ese punto se pierde la primera intención y es cuando se sigue otra tendencia que nada tiene que ver con la primera. En fin, sólo es mi opinión.

Ego dijo...

¿Racial?

Kyuuketsuki dijo...

El insulto de moda entre los hipsters es decirse "hipster". Hoyo negro.

Querer ser original a toda costa nomás lleva a elaborar puras chaquetas mentales. Y es el cáncer de twitter. Parece que piensan "¿qué puedo tuitear ahora que sea más cool, más chistoso, más original?" Y caen en unas ridiculeces enormes... y se dicen hipsters entre ellos. Bu.

Creacionismo: "VETE A CASA" dijo...

Excelente post, la verdad no pudiste explicarlo mejor. vientos huracanados

Andrea dijo...

De inicio, esas actitudes tienen que ver con necesidad de autoafirmación. Curioso que en sociedades anteriores esa necesidad se manifestaba a través de justo lo contrario, tener la mayor congruencia posible con los ideales y visiones marcados, llámese religión, moral, etc., para sentirse así, parte del grupo. Y hoy en cambio damos gran valor a lo que se aleje de todo lo tradicional, todo lo establecido y todo lo dicho. Mientras más lejos de ello mejor, pues de alguna manera de esa originalidad obtenemos la ilusión de que somos especiales y que en algo nos diferenciamos o en algo valemos más que los otros más de mil millones de usuarios de internet con los que nos encontramos todos los días. Como dices, el escepticismo de hoy ante todos esos sistemas de pensamiento que antes cubrían esa necesidad, nos hace un poco más frágiles y más susceptibles a caer en espejismos en aras de esa búsqueda. Por otro lado, también somos una sociedad que en términos generales, vivimos mucho de apariencias. Ponemos mucho empeño en trabajar nuestro "yo" virtual pues gran parte de nuestra vida social está ahí, en consecuencia, nos gusta mucho "parecer" y "parecer" con todo eso que consideramos valioso, en este caso, el ser original. En lo personal encuentro un tanto truculento el asunto de la originalidad. Realmente, ¿cuál es el valor de la originalidad por sí misma? En el caso específico del tipo de personajes a los que te refieres termina siendo un elefante blanco pues en aras de ello se comprometen otras cosas que considero yo, son objetivamente valiosas o útiles, como la experiencia estética. ¿Por qué tu relación con un producto cultural tendría que ser validada por la cantidad de gente a la que le gusta más que por tu propio sentido de apreciación estética? Por eso también el término "comercial" tiene su truco, porque por un lado, creo que es válido afirmar que existen productos que están hechos con fines mercadológicos y sus valores artísticos son nulos. Por otro lado,también se usa para referirse a cuando alguna obra es consumida por una gran cantidad de gente, lo que en consecuencia, le resta valor, porque las masas claramente están descalificadas para apreciar el arte puro. (El problema del Arte con "A" mayúscula). En todo caso, si la masa fuera "ignorante", ello no tendría que afectar tu relación con la obra en cuestión, porque si mi banda favorita son los Beatles porque me parece que aportaron algo o simplemente porque se me da la gana, tendría que valerme madres la opinión de los otros millones de fans en el mundo o la de los otros del club "Odio a los Beatles porque están sobrevalorados". Es en estos juicios que se manifiesta la artificialidad con la que muchas veces consumimos productos culturales, por lo sujeta que está nuestra apreciación a lo que los demás opinan. Quizá sea ésta una visión muy individualista de la estética, finalmente hay productos culturales que se consumen más sabroso en grupo, pero es un hecho que las personas nos identificamos con unos referentes u otros a partir de nuestra experiencia personal, y de ahí lo que consumimos.

Saludos Maik, te leo frecuentemente y siempre encuentro interesantes tus posturas.

Maik Civeira dijo...

Muchísimas gracias por tu gran aportación, Andrea. Realmente te echaste un buen ensayo que bien podría ser un post en sí mismo. ¡Saludos! :)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails