sábado, 6 de noviembre de 2010

¡Ciencia demente!

Como ustedes saben, soy un maldito freak conocedor del cine de horror de los años 30. El año pasado les presenté mi Top Ocho personal de las películas de horror de Universal Pictures. Este año quiero presentarles una lista de recomendaciones de algunas joyitas que descubrí esta temporada de sustos y difuntos.




Éstas son películas muy extravagantes, en blanco y negro, con científicos locos y monstruos trastornados, que muchas veces son sólo víctimas de las circunstancias, y en fin, con todos los elementos que hacen del cine de horror de esa época una maravilla para chicos y grandes de todos los tiempos. Pero vámonos con las pelis:


DR. X (1932)
Dir: Michael Curtiz

Con: Lionel Atwill, Fay Wray y Lee Tracy



¿Hay algún científico loco en casa? Michael Curtiz, que nos dio ese gran clásico Casablanca, nos trae esta obra maestra del cine extravagante. La trama es deliciosa: la policía, acosada por un molesto periodista (Lee Tracy), investiga los misteriosos "asesinatos de la luna llena" y empiezan a sospechar de los investigadores que trabajan en el Instituto del Doctor Xavier (sí, leyeron bien, "Xavier", como el Profe X, pero 30 años antes). Claro, estos eminentes científicos no son gente común y corriente sino unos malditos engendros: a uno le falta un ojo, a otro un brazo, otro no puede caminar, otro no más tiene aspecto macabro. En fin, todo lo que se espera de un científico loco de los 30.

Lionel Atwill (a quien recordarán como el inspector Krogh de El hijo de Frankenstein), interpreta al Dr Xavier, un brillante científico, pero algo tocado del cerebro, y para disipar las sospechas, lleva a cabo un experimento que resultará peligroso para muchos, incluyendo a su hija (Fay Wray, la diva de King Kong).

Película insólita: ¡está a color! Pero no en technicolor, sino en una muy extraña y primitiva técnica basada en sólo dos colores, por lo que todo se ve verde y naranja. ¡Perfecta para Halloween!


MAD LOVE (1935)
Dir: Karl Freund

Con: Peter Lorre, Colin Clive y Frances Drake




Con ese director y ese reparto ya debería ser suficiente para que se animen a verla. Karl Freund es el gran fotógrafo del expresionismo alemán y director de esa otra joyita La Momia. Peter Lorre es recordado como el asesino de M, y Colin Clive es el mismísimo Dr. Frakenstein. Esta cinta es una adaptación del cuento de Maurice Renard Las manos de Orlac.

El Dr. Gogol es un brillante científico, pero algo tocado del cerebro, que se enamora perdidamente de Yvonne (Drake), una actriz que trabaja en un teatro de lo macabro (en el que se hacen representaciones de asesinatos, torturas y otras delicias). El problema es que Yvonne está casada con Orlac (Clive), un talentosísimo pianista. Pero ¡cáspita! Orlac sufre un accidente de tren y pierde las manos. Yvonne suplica a Gogol que salve la carrera de su esposo y para ello, el científico le hace un transplante de manos. El problema es que las manos son de ¡un asesino experto en lanzar cuchillos!

Pero la trama va más allá de estos detalles estrambóticos: hay mucho, mucho más. Momentos de suma tensión, de verdadero horror y hasta conmovedores. "Yo, un simple campesino, he dominado la ciencia, ¿por qué no puedo dominar el amor?" dice el pobre, pobre, Gogol.

Esta joya, hoy casi olvidada, fue alabada por Charles Chaplin, que dijo que Lorre era el más grande actor vivo de su tiempo. Además, la fotografía, la dirección de cámara y el diseño de producción influyeron grandemente en Orson Wells y su Ciudadano Kane. En fin, una película gigantesca.


THE DEVIL DOLL (1936)
Dir: Tod Browning

Con: Lionel Barrymore, Maureen O'Sullivan, Frank Lawton




Marcel es un brillante científico, pero algo tocado del cerebro, que pretende reducir a cada ser humano al tamaño de una Barbie, para que así los recursos naturales nos duren más tiempo. Marcel es llevado a la cárcel, donde conoce a Paul Lavond (Lionel Barrymore, tío abuelo de Drew y el malvado Sr. Potter en Qué bello es vivir), un banquero incriminado por sus propios socios y condenado por robo y homicidio.

Lavond decide utilizar la tecnología de Maurice para ejecutar su venganza contra sus malvados socios, reivinidicar su nombre y devolver su fortuna a su hija (O'Sulivan). Por ello, traslada las máquinas de Maurice (incluyendo a Malita, su trastornada asistente coja) desde su laboratorio en medio de un pantano, hasta una en apariencia inocente tienda de juguetes. En París, Lavond entonces se hace pasar por una simpática viejecita que fabrica muñecas, en un papel que haría sonrojar a Robin Williams.

Lo demás es simplemente fantástico. Una película tan buena, que no lo creerías por la trama en apariencia tan extravagante. Pero confíen en mí cuando les digo que estúpidamente buena, hasta las lágrimas. ¡Viva Tod Browning!


THE RETURN OF DR. X (1939)
Dir: Vincent Sherman

Con: Wayne Morris, Rosemary Lane, Dennis Morgan, Humphrey Bogart y John Litel


No se confundan: no tiene nada que ver con el Dr. X original. Un periodista (Morris) y un médico amigo suyo (Morgan), investigan una serie de asesinatos en los que las víctimas aparecen sin una gota de sangre en el cuerpo. Las pistas los llevan hasta el Dr. Flegg (Litel), un brillante científico, pero algo tocado del cerebro, y a su asistente, un individuo pálido y macabro, con un mechón blanco a la Tongolele, intepretado por Humphrey Bogart. Sí, leyeron bien: HUMPHREY BOGART. Sí, EL Humphrey Bogart, de Casablanca y El Halcón Maltés. El misterio se complica cuando una de las víctimas vuelve a la vida y una enfermera con un extraño tipo de sangre se convierte en el blanco del asesino.

Buenas actuaciones, un misterio apasionante y suspenso que los tendrá a la orilla del asiento hacen esta película atractiva, por si ver a Bogart haciendo de fenómeno no fuera suficiente.


BLACK FRIDAY (1940)
Dir: Arthur Lubin
Con: Boris Karloff, Stanley Ridges y Bela Lugosi.




Ésta es otra genial historia del magnífico guionista Curt Siodmack, cuya mente nos trajo El hombre lobo. Boris Karloff interpreta al Dr. Sovac, un brillante científico, pero... bueno, ustedes ya saben cómo es eso. Cuando el amigo de Sovac, un humilde profesor de literatura (Ridges), sufre un terrible accidente al verse atrapado en una balacera entre gángsters, el científico no ve otra solución para salvar su vida que poniéndole un cacho de cerebro de un gángster muerto.

Todo parece haber salido bien, hasta que la personalidad del gángster comienza a aflorar y decide tomar venganza en contra de los mafiosos enemigos (el líder de los cuales es Bela Lugosi). Para mayor complicación, cuando Sovac se entera de que el gángster que está en el cuerpo de su amigo tiene escondido un botín de miles de dólares, decide ayudarlo con sus planes.

Thriller psicológico sensacional, en el que brilla la actuación de Ridges, pues lo vemos pasar de un buen hombre a un asesino a sangre fría, de manera tal que al principio de la película dudé de que fueran el mismo actor.


Y ya: ¡Los dejo para que vayan a buscar estas joyitas!

3 comentarios:

Rodrigo dijo...

Pues la que más me late es "Devil Dolls" de Browning. Ya me la ando descargando. Pinta bien la recomendación.
Salu2

Sir David von Templo dijo...

Se ven chidas esa pelicula mi Ego. De hecho cuando me preguntaban de chico que queria ser de grande, yo les decía: "Quiero ser un brillante científico, pero algo tocado del cerebro" (Bueno, no lo decía con esas palabras, pero la idea es esa)

Saludos mi estimado, las voy a descargar.

Pereque dijo...

La frase del doctor Gogol de tan mamona es buenísima. Tendré que robármela. Así como también tendré que ver esa peli verde y naranja.

¡Saludos!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails