lunes, 20 de diciembre de 2010

Ciencia maya



Hay personas (muchas, muchísimas, demasiadas) que piensan que la ciencia es una horrible imposición del imperialismo occidental que socava las culturas autóctonas del mundo (del mundo no occidental, se entiende) al destruir sus creencias tradicionales con los dogmas de los hombres blancos que usan batas blancas. Según estos individuos, la ciencia, y aún más, el pensamiento racional, no son más que sistemas de creencias arbitrarios y dogmáticos con el que los blancos se dan aires de superioridad y menosprecian el conocimiento ancestral y espiritualmente superior de las culturas no-blancas, las cuales tienden a la magia y al misticismo, que es lo que nos hace falta para estar sanos en este mundo materialista y enfermo y yadda, yadda, yadda.




¡Falso, señores! La razón es una capacidad humana, aunque no todos los humanos la usen tan seguido como debieran, y la ciencia había sido desarrollada por muchas civilizaciones cuando en Europa los güeritos vestían piel de oso y aullaban a la luna. En China, en Egipto y en Mesopotamia se dieron las bases del conocimiento científico en muchas disciplinas: matemáticas, astronomía, química, medicina, biología, etcétera; aunque bien es cierto que las bases de la ciencia occidental se dieron en la antigua Grecia.

¿Y del otro lado del Océano? Pues estaban las civilizaciones americanas, de la cual una de las más populares es la maya. Ahora bien, los blancos insulsos admiran la "espiritualidad maya", van a "cargarse de energía positiva" a las pirámides; si pueden pagarlo, se hacen "masajes mayas" con expertos en balancear la energía del cuerpo, consultan a magos, curanderos y adivinos, etcétera. Lo hacen porque son personas vacías e ignorantes en busca de una fé bonita, amplia y poco exigente que incluya mucho incienso y rituales en una lengua que no entiendan. Y los mayas sacan una buena lana de estos pobres ingenuos, lo cual me parece más que justo, porque ya mucho les debían los cabrones.

Los mayas actuales casi sólo son considerados como curiosas atracciones para ecoturistas europeos en busca del significado de la vida y no como seres humanos que tengan mucho más que ofrecer que artesanías bonitas y "espiritualidad", sea lo que eso sea, negándoles a este grandioso y orgulloso pueblo la posibilidad de desarrollarse en otros ámbitos y dialogar con la cultura occidental a manera de iguales. Pero no me voy a extender al respecto, porque me da flojera y me meto en polémicas que luego... bueno, sigamos.

Los antiguos mayas alcanzaron la grandeza que sigue maravillando a las personas de todo el mundo en gran parte gracias a su ciencia. Sí, señores, CIENCIA. No por sus limpias, rituales, sanaciones o "tarot maya" (madre que ni existe, pero cómo se la han vendido a los magufos) sino por su capacidad para razonar y para aplicar el pensamiento racional en provecho de su civilización.

Veamos ¿cómo construyeron los mayas sus pirámides? Con ayuda de los extraterrestres, responderá la mayoría de las personas, o porque los egipcios se lo enseñaron a través de la Atlántida, o demás magufadas que la mayor parte de los individuos en realidad cree (no tengo estadísticas, pero mi experiencia me hace pensar que así es, aunque podría -espero- estar equivocado). No me voy a extender mucho en este asunto, pero ¿se han preguntado porqué no son los arqueólogos los que creen que las pirámides fueron construidas por extraterrestres? ¿Será porque la gente que se pasa la vida estudiando ese asunto sí sabe al respecto, a diferencia de todos los pendejetes que no más ven esa basura pseudocientífica llamada Discovery Channel?




Pero ya, ya, me estoy exhasperando. ¿En qué iba? Ah, sí, las pirámides. Bueno, pues para construirlas los mayas tenían que ser bien chingones en matemáticas, base de la arquitectura y la ingeniería. Tomemos el más famoso monumento maya: la Pirámide Kukulkán en Chichén-Itzá (que por cierto es medio tolteca, pero ¿a quién le importa?). Aunque hay estructuras mayas más impresionantes, ésta se ha destacado porque cumple la doble función de templo y edificio astronómico (y porque está convenientemente cerca de Cancún). Como bien saben, la pirámide está construida de tal forma, que en el equinoccio (21 de marzo), el sol proyecta la sombra de la Serpiente Eplumada bajando del cielo.

¿Cómo lograron los mayas esta chingonería? ¿Fue con inciensos, bailecitos y cristales? ¿Fue con inspiración de los dioses mayas? ¡Ni madres! Fue con ciencia. Los mayas eran unos chingones para las matemáticas. Usaban el concepto del cero (inventado paralelamente en la India, otra cultura admirable por su ciencia, y no por su concepto de karma, ideado para mantener la rigidez de una sociedad monstruosamente jerarquizada), desde mucho antes que los europeos, y su sistema de numeración era más exacto y práctico que el de los egipcios, los griegos o los romanos.




También eran requetechingones para la astronomía. ¿Por qué? Pues porque eran una sociedad agrícola, para la cual es muy importante saber medir bien el tiempo (imagínense lo importante que debía ser el inicio de la primavera para una sociedad agrícola), y la mejor forma de medir el tiempo es observando las estrellas. A ver, seguro ustedes se han fijado en que, dependiendo de la época del año, el sol sale por un punto diferente del horizonte y se aprecian diferentes constelaciones en el cielo nocturno. Pues los mayas, que no tenía televisores y computadoras que les echaran a perder la vista y los distrajeran de las cosas importantes de la vida, se fijaron con mayor exactitud, y gracias a sus conocimientos matemáticos lograron perfeccionar el calendario (inventado por los olmecas) más exacto de su tiempo, a más de predecir eclipses y otros fenómenos astronómicos. Y de nuevo, ¿cómo lograron todo esto? Usando la razón, con ciencia, con números. No con "oms" ni chingaderas de esas.




Otra cosa: Yucatán es una tierra relativamente pobre en la que sólo crece la laja y un montón de cosas espinosas y enmarañadas (aquí no se puede ir a dar un paseo por el bosque). Cuando los mayas llegaron hasta por aquí, provenientes de las tierras montañosas del sur, tuvieron que realizar verdaderos prodigios de ingeniería agronómica (que incluyó la tumba, roza y quema, moler piedras y cerámica, y hasta importar tierra de otras latitudes) para convertir extensiones de tierra rocosa en suelo fértil y así construir los poderosos señoríos que se disputaron el poder en la Península. Los mayas encontraron esas soluciones después de mucho pensar y razonar, y no sólo pachequeando en la selva para llegar a estar en "armonía con la naturaleza".

Una cosa más: la herbolaria maya. Cuando los médicos europeos aún hacían sangrías, y trepanaciones y aplicaban ventosas y sanguijuelas a los pacientes, con el único resultado de que morían más rápido y con más dolores, los mayas y otras culturas americanas ya sabían que ciertas plantas eran muy efectivas para el tratamiento de ciertas enfermedades. De nuevo, a estos conocimientos se llegó mediante la experimentación, y no por inspiración divina. Si los curanderos agregaban rituales al acto de la curación, era simplemente para legitimar su posición de hombres sabios frente al vulgo (como en todas las culturas, entre los mayas había hombres de ciencia y brujos; sabios y palurdos). Claro que ahora sabemos cuáles son las substancias curativas que contienen dichas plantas y podemos extraerlas para potenciar al máximo sus facultades medicinales, pero bueno, siga usted mascando chaya.

Para terminar, ¿fue el culto a la razón y la religión de la ciencia los que acabaron con la grandeza de los mayas y otras civilizaciones precolombinas? ¡No! Por el contrario, fue la irracionalidad y el fanatismo religioso los que hicieron eso. Junto a la espada, la cruz, y llegaron los españoles, bastante bárbaros en esa época, a imponer su fe a cañonazos y a destruir lo que a estas civilizaciones habían estado construyendo a lo largo de milenios. A derrumbar las maravillas arquitectónicas, porque eran templos del diablo; a perseguir la herbolaria, porque era brujería.

Y aún hoy, quinientos años después, siguen llegando los europeos armados de irracionalidad y en busca de Eldorado y la Fuente de la Juventud, negándole a las culturas nativas de América, África y Asia la posibilidad de desarrollar su racionalidad y su ciencia, reduciéndolos a la categoría de brujos o chamanes, y olvidando que su grandeza nada tiene ni tuvo que ver con la "epiritualidad" light que buscan los güeritos y sí mucho con las extraordinarias capacidades intelectuales de estos pueblos.

FIN

9 comentarios:

Sir David von Templo dijo...

Me quito el sombrero mi estimado Ego. Esta es la clase de escritos que se necesitan para despertar de su pendejo paradigma a todos esos espiritualosos y newage-eros que denostan a la ciencia y a la ingeniería.

Saludos

Anónimo dijo...

Me acorde de una vez que llegó una amiga que estudia en artes visuales, orgullosa de una exposición que los alumnos habían hecho imitando el arte prehispanico (cabe decir que casi todo estaba de la verga). Y eso me hizo enojar bastante.
Me explico. El principal producto artístico de exporta México a los países "civilizados" es su arte autóctono o literatura/películas sobre problemas urbanos, como Amores Perros. Y no es que estén mal, si no que solo sea eso lo que se pretende exportar. De México no puede salir un Star Wars; ¿Los changuitos haciendo ciencia ficción? No no no. Ellos pintan murales, cultivan bananas y luchan por la igualdad. Hay que apreciar la trama social de la subdesarrollada latinoamerica.

Nos ven como unos changos inferiores y obviamente no piensan dialogar al tú por tú en ningún aspecto, incluyendo el artístico. No creo que haya algún merito en dar marometas imitando un arte que es rico en el contexto histórico y geográfico. Hay que avanzar por una nueva identidad. Sí, las culturas precolombinas, en pequeña parte, forman lo que somos, pero lo demás está adelante, inovando.

¡Ah!, y estás mismas personas que estudian artes, admiran a frida, compran converse, e imitan el estilo prehispanico, se ofenden cuando alguien los llama chaparros o negros (aunque unos estén chaparros y negros). ¿Qué pedo? Ese es un rasgo físico heredado, no un insulto, ¿Qué pasa, México acomplejado? ¿Solo es bonito ser mexicano cuando los extranjeros nos aplauden avientan bananas?

Aunque el despotrique no tiene mucho que ver con el post.


Yep, en cuanto a la herbolaría, pocos saben que las medicinas en realidad es el ingrediente activo de la planta, y pocas, poquísimas, medicinas son químicos sintéticos ¿Saben acaso lo difícil que es ordenar átomos a tu voluntad? es mucho más fácil sacarlo de su versión silvestre. Aunque, dándole un poco de ayuda a los naturistas: ciertos ingredientes activos son mejores en su jugo. Por ejemplo, los Beta-Carotenos, que ingeridos en berenjenas y otros alimentos previenen el cáncer, aumentan la incidencia del cáncer cuando solo se obtienen éste por vía de complementos vitaminicos.


blablabvlavbla El punto es que algunas "magias" mayas tienen su base científica, y el pueblo en sí es digno de admiración, pero no por lo que los porros new age y vagos de artes visuales creen.

Anónimo dijo...

Éste día esperaba encontrar algo "nuevo" y he encontrado su blog, éste texto bien ha valido la pena.

Antonio dijo...

Estoy de acuerdo con casi todo menos con esto:

"...Por el contrario, fue la irracionalidad y el fanatismo religioso los que hicieron eso. Junto a la espada, la cruz, y llegaron los españoles, bastante bárbaros en esa época, a imponer su fe a cañonazos y a destruir lo que a estas civilizaciones habían estado construyendo a lo largo de milenios."

Cuando los españoles llegaron, los mayas ya llevaban varios siglos de decadencia y lo que quedaba no era ni la sombra de la grandeza del post-clásico (de influencia tolteca, como bien comentas), ya no digamos del clásico.

Un abrazo.

Ego dijo...

@Antonio: Tienes razón, Antonio, pero no me refería solamente a los maya, sino a los aztecas y a los purépechas, entre otros pueblos que seguían en pie cuando llegaron los gachupines.

La Diabla dijo...

Ego, como siempre un placer leerte, los blogs son divertidos y hasta morbosos pero con blogs como el tuyo que realmente dejan un conocimiento y una refleccion se puede decir que la blogosfera no esta perdida.

Sigue escribiendo.

Antonio dijo...

Sí, a los aztecas sí les dieron duro, pero se lo merecían por gachos imperialistas.

Los purépechas se rindieron sin pelear y también les dieron duro y directo, y también se lo merecían por cu...agachones.

Un abrazo

Ego dijo...

@Antonio: no lo discuto.

@Diabla: ¡Muchas gracias!

Francisco Alcalá dijo...

Ego, estás equivocado. Todo mundo sabe que el Castillo de Kukulcán fue construido por extraterrestres, y la sombra que se proyecta no es de una serpiente, sino de una de las razas pleyadianas cuyos habitantes parecen serpientes.

...

Ya, hablando en serio, muy buen post. Tienes toda la razón con lo del "Tarot maya", sin mencionar el "horóscopo maya" o las famosas profecías mayas del "fin del mundo" del 2012... nada de eso existe. Y te faltó mencionar la lápida de la tumba de Pakal, un bajorrelieve cuyos elementos pueden ser explicados por cualquier estudioso del arte maya, pero que algún tarado sin la menor idea de lo que hablaba le encontró semejanza a un "astronauta". La historia ya la conocemos todos.

Saludos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails