viernes, 28 de enero de 2011

Gil Elvgren y las chicas Pin-up


Pues resulta (es un vicio de escritura empezar un texto así, pero qué diablos) que la entrada más popular de este blog es Animalitos con Bubis, seguido de cerca por Nenas Ochenteras: Pitufina. Ya lo rezaba el viejo adagio, y Freud lo confirmara: "Las tetas venden". Y como soy una puta sin autoestima en búsqueda constante de aprobación me gusta darle al público lo que quiere y me interesa atraer a más lectores para el siempre rico intercambio de ideas, el día de hoy les tengo nenorras.

No obstante, también quiero compartir con ustedes algo de más profundidad que conejitas cachondas o caricaturas ochenteras topless. Quiero que disfruten conmigo del maravilloso arte del pin-up. Se le llamaba pin-ups a imágenes de chicas en poca ropa y poses sexis que aparecían en ciertas revistas para caballeros, y que podían ser arancadas o recortadas para que el lector las llevara a donde quisiera, o más comúnmente, las clavara con un alfiler a la pared, a la puerta de su ropero y así por el estilo: de ahí el nombre. Ya saben, la típica imagen de una señorita rolliza que un joven soldado raso a punto de desembarcar en Normandía atesora junto a su catre.

Pues bien, aparte de las fotografías de chicas posando, había ilustraciones de chicas posando. Éste era un medio como muchas posibilidades que se desarrolló hasta alcanzar una alta calidad artística. Entre los artistas del pin-up más destacados está Gil Elvgren (1914-1980) que estudió en la American Academy of Art y dibujó para Playboy.

Elvgren capturó un ideal de belleza, sensualidad, voluptuosidad y, a veces, inocencia femenina, que ha trascendido su tiempo y su cultura. Sus imágenes pueden ser admiradas tanto por jovencitos hormonales, como por quien disfruta del talento artístico y hasta por mujeres (quiero leer sus comentarios, chicas). Las ilustraciones hablan por sí mismas, así que creo que hay poco qué añadir.

Una cosa más: quizá algunos sientan que las imágenes tienen una ideología implícita un poco sexista. No me atrevería a negarlo, creo que es una posibilidad. Pero de serlo, sería sólo de acuerdo a la mentalidad de la época que le dio origen. Tal vez se pueda hablar de una cosificación de la mujer; por el contrario, yo veo un homenaje a su belleza, pero bien se podría debatir al respecto.

Ahora, sin más choro, señoras y señores: las chicas de Gil Elvgren:
































5 comentarios:

Pancho "el autor" dijo...

Arte.

Solo eso jaja, me agradan mucho esas imágenes, sin verlas con morbo alguno. Son bonitas.

Enrique Arias Valencia dijo...

Y el cuerpo bien cuidado también es arte.

Danielov dijo...

La fotografía p`hotoshopeada ha desplazado mucho del alcance del pin-up en medios editoriales, qué lástima.

En México, lo más cercano creo que han sido las viejonas esas medio autóctonas que aparecen el los calendarios Len, jejeje. Buenas ilustraciones, lástima de la poca difusión.

Chale, ya tenía más de la semana sin pasarme por estos lares. Saludos.

Ego dijo...

¡Pero quiero que opinen las mujeres!

Nancy B dijo...

Me encantan las chicas pinups y soy fanática de las pintadas por Elvgren porque el diseño es impecable y las hace ver muy tiernes y no descaradamente sexy. Creo que las pinturas de Elvgren pueden ser apreciadas tambi{en por las mujeres no desde el punto de vista sexual sino como una pura apreciación de la belleza; por lo tanto estoy feliz de haber encontrado algunas de estas en un formato de mayor tamaño del que normalmente he visto. La chica de las rosas no la había visto nunca. Muchas gracias por compartir la información

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails