lunes, 7 de marzo de 2011

Lecciones de política de la Grecia antigua


Si los griegos fueron los inventores de la democracia, algo útil nos tendrían que decirnos hoy en día, ¿no creen? En las últimas semanas he estado leyendo sobre filosofía política en la Grecia antigua, específicamente a Platón, Aristóteles y a Demóstenes. De estas lecturas extraje las siguientes citas, llenas de sabiduría y que aún tienen mucho que comunicar a los hombres y mujeres de estos tiempos.


Platón (428 a.C. - 347 a.C.) expresa sus ideas políticas principalmente en dos obras: La República y Las Leyes. Aunque la segunda obra es de una época de mayor madurez del filósofo y de un mayor realismo en oposición al pensamiento utópico de La República, después de leer ambos libros me doy cuenta de porqué el primero ha trascendido como una obra obligada, mientras que el segundo ha quedado como una lectura para estudiosos especializados. En efecto, La República tiene un contenido más actual, mientras que Las Leyes es un libro bastante árido, aburrido, cuya mayor parte consiste en la descripción pormenorizada de leyes y reglamentos, incluyendo los más insignificantes.

Platón no creía en la democracia. Desde su punto de vista, era absurdo que los hombres ignorantes tomaran el gobierno de la polis, así como era absurdo que los enfermos tomaran la autoridad del médico, o que los pasajeros de un barco tomaran la autoridad del capitán. Sin embargo, Platón estaba convencido de que la función del gobernante era trabajar por su pueblo, por la totalidad del mismo, y no por sus propios intereses o los de sus partidarios. Aquí van las citas:


LA REPÚBLICA



“Mientras los filósofos no se enseñoreen de las ciudades o los que ahora se llaman reyes y soberanos no practiquen la filosofía con suficiente autenticidad, de tal modo que vengan a ser una misma cosa el poder político y la filosofía, y mientras no sean recusadas por la fuerza las muchas naturalezas que hoy marchan separadamente hacia uno de esos dos fines, no habrá reposo para los males de la ciudad, ni siquiera, al parecer, para los del linaje humano.”

“Lo que existe absolutamente es también absolutamente cognoscible, y que lo que de ninguna manera existe, de ninguna manera puede ser conocido.”

“Las almas más vigorosas se vuelven malas en grado eminente cuando reciben una mala educación.”

“Cuanto más se honra en una ciudad a la riqueza y a los hombres ricos, menos se estima a la virtud y a los hombres buenos.”

“¿No son el hambre, la sed y demás necesidades de este tipo una especie de vacíos en la disposición del cuerpo? Y a la vez, ¿no son la ignorancia y la insensatez otra clase de vacíos en la disposición del alma? No cabe duda de que el vacío del cuerpo se colmaría con el alimento, y el del alma con la razón.”


LAS LEYES

“¿No prohibiremos, por lo pronto, por una ley, el uso del vino a los jóvenes hasta la edad de dieciocho años, haciéndoles comprender que no es conveniente añadir fuego al fuego que ya devora su cuerpo y su alma, antes de la edad del trabajo y de las fatigas, temerosos de la exaltación que es natural en la juventud?”


“El vino, ese divino licor, es presente que ha hecho Dionisio a los hombres como un remedio para dulcificar la austeridad de la ancianidad, restituirle el vigor de sus primeros años, disipar sus pesares, ablandar la dureza de sus costumbres, como el fuego ablanda el hierro, y darle un no sé qué de soltura y flexibilidad.”

“No debe pedirse a los dioses, ni desear con empeño, que los sucesos se sometan a nuestra voluntad, sino más bien que nuestra voluntad misma siga a nuestra razón, y la sabiduría es la única cosa que los Estados y los particulares deben pedir a los dioses y tratar de adquirir.”

“Llamo, pues, ignorancia a esta disposición del alma, que hace que ella se rebele contra la ciencia, el juicio y la razón, que son sus dueños legítimos.”

“El punto más importante para los hombres no es, como se imaginan los más, la existencia y la mera conservación de su ser, sino el llegar a ser tan virtuosos cuanto sea posible y el serlo durante toda la existencia.”

“Que no hay más leyes verdaderas que las que tienden al bien universal del Estado; que las leyes que sólo tienen por objeto el provecho de algunos, son propias de las facciones y no de los gobiernos; y que lo que en este caso se llama justicia no es más que una vana palabra.”

“Las riquezas excesivas son para los particulares un origen de sediciones y de enemistades, y el extremo opuesto conduce de ordinario a la esclavitud.”

“La verdadera educación, lo mismo de la juventud que de todas las demás edades de la vida, no consiste en reprender, sino en hacer constantemente lo que se diría a los demás al reprenderlos.”

“Nada es más fácil que dañar a otro y todo hombre es capaz de ello, mientras que no todos están en disposición de hacer el bien a los demás.”

“La verdadera y sana política debe tener en cuenta el bien público y no el bien particular, puesto que el interés común liga y une las partes del Estado, mientras que el interés privado las desune; y consiguientemente, el público y los particulares encuentran su provecho más en la buena administración del bien común que en la del bien particular.”



Aristóteles
(384 a.C. - 322 a.C.), alumno de Platón, plasmó sus ideas sobre la organización de las sociedades en dos obras, Ética y Política. En lo personal me gusta más el pensamiento de Aristóteles que el de su maestro. La filosofía de Platón me parece demasiado esotérica, mientras que en Aristóteles están las bases del pensamiento científico (él es el fundador de la lógica formal). Por ello, en la imagen de arriba se ve a los dos filósofos caminando el uno junto al otro: Platón señala el cielo (lo ideal) y Aristóteles señala al suelo (lo material). Con todo, no se puede negar que Platón es el principio de toda la filosofía occidental y que el pensamiento de Aristóteles consiste básicamente en respuestas, correcciones, añadiduras, notas al pie y demás, a la obra de su mentor.

Aristóteles considera que la democracia, la aristocracia y la monarquía pueden llegar a ser buenas formas de gobierno, pero que es importante que cada una se aplique a la sociedad que corresponda. En una sociedad donde unos individuos acumulen más poder que otros o en la que los ciudadanos no se preocupen por los asuntos públicos, no podrá funcionar la democracia. Aquí van las citas:


ÉTICA


“La virtud es, por tanto, un hábito selectivo, consistente en una posición intermedia para nosotros, determinada por la razón y tal como lo determinaría el hombre prudente. Posición intermedia entre dos vicios, el uno por exceso y el otro por defecto.”

“Lo propio de la virtud, en efecto, es antes hacer el bien que recibirlo, y ejecutar las bellas acciones más que dejar de hacer las vergonzosas.”

“Buscan las gentes su propio bien, pensando que es esto lo que debe hacerse. Y de esta opinión ha procedido que se tenga por prudentes a quienes sólo persiguen su propio interés. Quizá, empero, no sea posible para uno asegurar su propio bien, sin interesarse en el bien de la familia y en el bien de la República.”

“La felicidad es una actividad que nace y se desarrolla, y que no está de una vez por todas a nuestra disposición como algo que se posee.”

“La amistad es más necesaria en la adversidad, pero más bella en la prosperidad.”

“El solo afán de saber, la filosofía, encierra deleites maravillosos por su pureza y por su firmeza.”

“Mas no por ello hay que dar oídos a quienes nos aconsejan, con pretexto de que somos hombres y mortales, que pensemos en las cosas humanas y mortales, sino que en cuanto nos sea posible hemos de inmortalizarnos y hacer todo lo que en nosotros esté para vivir según lo mejor que hay en nosotros, y que por pequeño que sea el espacio que ocupe, sobrepasa con mucho a todo el resto en poder y dignidad.”

“Todo el que quiera hacer mejores a sus semejantes por la educación, ya se trate de muchos o de pocos, debe esforzarse por hacerse legislador, si en verdad es por las leyes como podemos hacernos hombres de bien.”


POLÍTICA

“El dinero se estima como una nadería y de todo en todo una convención, pero nada por naturaleza, porque prescindiendo de su uso como instrumento de cambio, no tiene valor alguno, ni es útil para ninguna de nuestras necesidades.”

“En cuanto al préstamo con interés, es odiado con plenitud de razón, a causa de derivar su provecho del dinero mismo y no de aquello para lo que éste se introdujo. El dinero, en efecto, hízose por causa por el cambio, pero en el préstamo que decimos el interés multiplica el dinero. De todas las especies de tráfico, ésta es la más contraria a la naturaleza.”

“No es por lo necesario, sino por lo superfluo, por lo que se cometen los mayores crímenes.”

“Por otra parte, la maldad de los hombres es insaciable; y si bien al principio se contentan con dos óbolos, cuando esto se ha convertido en una tradición piden siempre más hasta llegar a extremos ilimitados, pues el deseo es por su naturaleza infinito, y para saciar el suyo viven la mayoría de los hombres.”

“La ciudad donde son muchos los pobres y privados de honores estará por fuerza llena de enemigos.”

“Es manifiesto que la comunidad política administrada por la clase media es la mejor, y que pueden gobernarse bien las ciudades en las cuales la clase media es numerosa y más fuerte que las otras dos clases juntas, pues así inclina la balanza e impide los excesos de los partidos contrarios. De aquí que la mayor fortuna para una ciudad consiste en que sus miembros tengan un patrimonio moderado y suficiente, ya que donde unos poseen en demasía y otros nada, vendrá la demagogia extrema o la oligarquía pura, o bien aún, como reacción a ambos extremos, la tiranía.”

“Muchas instituciones que parecen democráticas destruyen la democracia.”

“De nada aprovecharán las leyes más útiles, aún sancionadas con el voto unánime de todos los ciudadanos activos, si éstos no tienen hábitos y educación de acuerdo con el espíritu de la constitución.”

“El hombre, en efecto, debe ser capaz de llevar una vida laboriosa y de hacer la guerra, pero más aún de vivir en paz y guardar reposo; y practicar los actos útiles y necesarios, pero más aún los bellos y nobles.”

“La mayoría de las ciudades de tipo militarista permanecen incólumes mientras hacen la guerra, mas perecen una vez que han conquistado el imperio; en la paz pierden su temple como el hierro, y el culpable es el legislador, por no haberlas educado para el empleo del ocio.”


Finalmente tenemos a Demóstenes (384 a.C. - 322 a.C.), que más que filósofo fue un estadista. El gran orador de la antigüedad fue realmente una figura trágica. Férreo defensor de la democracia, se estaba enfrentando no sólo a las ambiciones imperialistas de Filipo de Macedonia: estaba luchando contra la fuerza irresistible de la Historia, que estaba marcando el final de la época de las ciudades-Estado, para dar lugar a la Era de los Imperios. Es conmovedor leer los Discursos de Demóstenes e imaginárselo en el ágora tratando de alertar a los atenienses en contra las intenciones de Filipo. Sin embargo, a pesar de la derrota de Demóstenes, sus ideas han quedado inmortalizadas, por lo que quizá, al final, su lucha no fue en vano:


DISCURSOS


“Los que gozan de la felicidad han de mostrar siempre las mejores intenciones hacia los desgraciados, ya que, al fin y al cabo, el porvenir es incierto para todos los hombres.”

“Las tiranías no merecen ninguna confianza de las repúblicas.”

“En cambio, volved la mirada a los hombres de esta política: los unos se han hecho ricos, cuando antes eran miserables; los otros célebres, cuando antes eran desconocidos; algunos se han hecho construir sus propias casas en forma más imponente que los edificios públicos, y a medida que ha descendido la fortuna de la República, ha aumentado la de esos hombres.”

“La política de las ciudades se divide en dos bandos: el de quienes no quieren imponer por la fuerza su dominio a nadie ni ser esclavizados por otro, sino gobernarse libre y equitativamente según la Ley, y el de quienes sienten afán de mandar a sus conciudadanos, aun cuando tengan que someterse a otro gracias al cual ellos creen que podrán obtener lo primero.”

“Al ver que los ricos se libraban de los impuestos con un pequeño desembolso y en cambio los ciudadanos de moderados y exiguos recursos iban perdiendo lo que tenían, propuse una ley por la cual obligué a los ricos a cumplir con su obligación, reprimí la opresión de los pobres y logré para la ciudad lo que era más útil.”

“El hombre que piensa que sólo ha nacido para los padres aguarda la muerte natural fijada por el destino; mas el que cree que se debe también a la patria está dispuesto a morir por no verla esclavizada, y considera más temibles que la muerte los ultrajes y humillaciones que debe soportar una ciudad esclavizada.”


Listo, ahí tienen estas citas. Léanlas con atención, échenles coco, y se darán cuenta de la vigencia que tienen y de la sabiduría que encierran. Espero sus comentarios.

Para más sabiduría griega, chequen estas citas de Eurípides.

3 comentarios:

Pancho "el autor" dijo...

Analizamos a Platón y Aristóteles en clases de teoría política, nunca nos hablaron Demóstenes... (maldio opus dei).

Alguna vez comente algo sobre lo que decía Platón (y por lo cuál me tacharon de priista tecnócrata) y les dije:

"¿Le prestarías tu coche a alguien QUE NO SABES NI TIENES IDEA de si sabe manejar o no? Si sabe te lleva bien y seguro, si no sabe se estampa y se matan, yo creo que en México nos estampamos hace mucho"

¡Saludos!

Sir David von Templo dijo...

Lo más increible de estas frases es que a pesar de su antigüedad, siguen muy vigentes. ¿Significará que como sociedad no hemos avanzado gran cosa para lograr una verdadera igualdad entre seres humanos? Quien sabe

Saludos

Anónimo dijo...

Bill Gates dijo (creo) que este era el siglo de la informatica y la biotecnología. cierto, pero me parece que a ellas se debe añadir que este debe y tiene que ser, urgentemente, el siglo de las revoluciones sociales. A más de dos mil años la política sigue siendo materia pendiente. Llena durante siglos por hombres que buscan poder y no servir.

Es aterrador ver lo poco que se avanza. Me hace cuestionar si lo que la humanidad a logrado a sido producto del azar (porque azar y no otra cosa es lo que nos gobierna, o alguien me podría decir, por lo menos, tres objetivos de la humanidad).

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails