martes, 30 de agosto de 2011

The Times They Are A-Changin'




Soy fan de los 60, de su cultura y contracultura, de sus impresionantes movimientos sociales y, sobre todo, de su música. Creo que no hubo un mejor momento para el rock que la década que fue de 1965 a 1975. Y no quiero decir que antes o después no haya habido genios y obras maestras, pues sí que los hubo. Tampoco quiero decir que el rock de ese periodo sea insuperable. Más bien, lo que pasa es que en esos años se dio tal cantidad de genios y obras maestras con una frecuencia y densidad como nunca antes se había dado y como nunca se dio después. Tanto así, que uno puede seguir escarbando y escarbando entre la música sesentera, por debajo de las luminarias más populares, y puede encontrar más y más joyitas insospechadas.

Lo que es más, los 60 fueron una época en la que música más mainstream y más popular era al mismo tiempo de lo mejor que se producía. Piensen en The Rolling Stones, The Kinks y The Beach Boys: todos muy populares y todos muy buenos. Y por supuesto, The Beatles, que creo que son para el rock lo que Shakespeare para el teatro. Hoy en día hay muy buena música, pero para hallarla hay que saber dónde buscar: no es la que se oye en la radio, en los bares, restaurantes o en cualquier lugar donde haya hípsters.

Pero también la segunda mitad de los 60 fue una época de grandes cambios sociales, en especial en los últimos tres años de la década. El movimiento de los Derechos Civiles en EUA, el auge y caída de la cultura hippie, la Revolución de Mayo en Francia, la Primavera de Praga en Checoslovaquia, el movimiento de Nelson Mandela en Sudáfrica, los intentos del Che Guevara por exportar la revolución y, desde luego, el Movimiento Estudiantil de México. Algunos fueron aplastados, otros triunfaron con el tiempo, pero todos dejaron algún tipo de legado para la posteridad, así sea la inspiración para luchar por un mundo mejor. Liberación sexual, protección al medio ambiente y pacifismo fueron ideales que en algún momento sólo predicaban una bola de loquitos; hoy son valores de la sociedad contemporánea que se promueven hasta en las escuelas y los medios, aunque sea sólo en el discurso.



El historiador Roger Osborne lo plantea de esta manera:

Los años sesenta representaron, hasta cierto punto, una reacción contra la atrofia de la sociedad que siguió a la Segunda Guerra Mundial. La generación que vivió la guerra se dio por satisfecha con haber sobrevivido y tenido la oportunidad de construir un mundo próspero y en paz; sus hijos, ya a punto de convertirse en adultos, querían algo más. La idea anteriormente dominante, combatir para conservar la civilización, dio paso a la convicción de que era precisamente la sociedad contemporánea, con sus jerarquías, su rigidez, su deferencia ante la autoridad y su mentalidad de ‘el médico sabe lo que nos conviene’, la culpable de que Europa se hubiera ido de cabeza al conflicto.

Pero no se debe caer en la trampa de idealizar los 60. Esos movimientos no eran el espíritu general, sino que fueron reacciones contra una cultura dominante y al final esta hegemonía prevaleció. Algunos amargados sobrevivientes de esos años quieren hacerlos ver como “LOS AÑOS” y constantemente tratan de hacer sentir culpables a las nuevas generaciones por no haber “seguido la lucha”. No son pocos jóvenes los que, convencidos por este discurso, siguen esperando el momento en que los 60 regresen de la tumba, como los que esperan la segunda llegada de Jesús, para resolver todos los problemas de la vida y llevarnos a la Utopía. De nuevo cito a Osborne:

A mediados de los sesenta, la ansiedad por ganar y gastar dinero empezó a aburrir a algunos miembros de la juventud recién liberada. La contracultura que se organizó para oponerse a la Guerra de Vietnam volvió la espalda al consumismo y al individualismo, y buscó nuevas formas de espiritualidad y vida en común. Éste es el movimiento que a menudo se considera representativo del espíritu de los años sesenta, aunque en realidad fue un intento de recuperar una época que el materialismo de esa década estaba destruyendo. La contracultura, como se vio después, tenía pocas posibilidades frente a los ejércitos del mundo comercial y los placeres inmediatos de comprar y tener. La invocación del movimiento hippie de una nueva espiritualidad frente al consumismo insensato cayó en saco roto. Desde entonces preferimos comprar y que nos lo den todo hecho.



No, los 60 no van a regresar ni pueden regresar. Los próximos grandes cambios sociales se originarán por otras causas, adoptarán otras formas y tendrán otras consecuencias. Sin embargo, es de notar las similitudes que tienen los movimientos sociales que ahora mismo ocurren alrededor del mundo, con lo sucedido entre 1967 y 1969: manifestaciones pacíficas, rechazo al sistema político, económico y social dominate; propuestas para organizar la sociedad de una manera más equitativa (muchas de ellas utópicas), el acercamiento de regiones distantes del mundo a través de nuevos medios de comunicación, y una nueva generación a la vez mejor preparada, menos conformista y más consciente que la anterior.

Pero empecé hablando de la música y quiero volver a ella. En los 60 la música, en sus diversos géneros (rock, folk, regué), expresó el sentir de una época y vinculó a los escuchas con la situación que se vivía en el mundo. La razón de esta larguísima introducción, es que hoy quiero presentarles 10 rolitas sesenteras que hablan de insurrección, cambio y esperanza. y que tienen mucho que decirnos a los que ahora estamos viviendo estos tiempos tan interesantes. Dedicadas a todos los que luchan en algún rincón del mundo.


THE TIMES THEY ARE A-CHANGIN' de Bob Dylan (1964)

Esta rola se inspiró en el Movimiento por los Derechos Civiles y en la rebeldía general de esos años. Escogí esta canción como nombre de la entrada porque el título lo dice claramente, los tiempos están cambiando:

Come mothers and fathers
Throughout the land
And don't criticize
What you can't understand
Your sons and your daughters
Are beyond your command
Your old road is
Rapidly agin'
Please get out of the new one
If you can't lend your hand
For the times they are a-changin'.







STREET FIGHTING MAN de The Rolling Stones (1968)

Considerada la canción más politizada de la banda, expresa al mismo tiempo el entusiasmo y la frustración de Mick Jagger, que veía luchas sociales ocurriendo en todo el mundo, mientras él sólo podía estar tocando algunas canciones de rock:


Evrywhere I hear the sound of marching, charging feet, boy.
Cause summers here and the time is right for fighting in the street, boy.
But what can a poor boy do,
Except to sing for a rock n roll band?
Cause in sleepy london town
There's just no place for a street fighting man



REVOLUTION de The Beatles (1968)

Esta canción es muy importante. Los Cuatro de Liverpool estaban en contra de la Guerra de Vietnam y a favor de los muchos movimientos sociales que ocurrían, pero no podían expresarlo en su música por presión de George Martin, que no quería que la politización de la banda afectara su popularidad. Así, los Beatles lanzaron esta canción que invita a la transformación pacífica de la sociedad y a no caer en fanatismos destructivos en nombre de la revolución.

You say you want a revolution
Well, you know
We all want to change the world
You tell me that it's evolution
Well, you know
We all want to change the world
But when you talk about destruction
Don't you know that you can count me out?





POWER TO THE PEOPLE de John Lennon (1971)

Es bien conocido el compromiso de John Lennon con los múltiples movimientos sociales que ocurrían en aquellos días, en especial el movimiento pacifista contra la Guerra de Vietnam y el Movimiento por los Derechos Civiles. Esta canción la escribió con la intención de que se convirtiera en un lema o himno que la gente pudiera corear en manifestaciones y marchas.

Say you want a revolution
We better get on right away
Well you get on your feet
And out on the street




WE SHALL OVERCOME de Joan Baez (1963)

En realidad esta canción de protesta data de por lo menos finales de los 40's, cuando ya era entonada por los afroamericanos. Se convirtió en un himno del Movimiento por los Derechos Civiles y se hizo célebre por las interpretaciones de Joan Baez, en especial la de Woodstock. Como dice el estribillo, "Venceremos".

We shall overcome,
We shall overcome,
We shall overcome, some day.
Oh, deep in my heart,
I do believe
We shall overcome, some day.





A CHANGE IS GONNA COME de Sam Cooke (1964)

Otra canción inspirada por el Movimiento de los Derechos Civiles, narra la dureza de vida que experimentó Sam Cooke por ser negro y pobre en Estados Unidos. Pero no desespera porque sabe que un cambio está por venir...

There were times I thought, I wouldn't last for long
Now I think I'm able, able to carry on
It's been a long... long time coming, but I know...
A change is gonna come, yes it will, oh
I know, a change is going to come





FOR WHAT IT'S WORTH de Buffalo Springfield (1967)

Esta canción expresa el desconcierto en el que se vivía en esa tumultosa década. Esta inspirada directamente en los choques entre manifestantes hippies y la policía en California.

There's battle lines being drawn
Nobody's right if everybody's wrong
Young people speaking their minds
Getting so much resistance from behind
I think it's time we stop, hey, what's that sound
Everybody look what's going down




GET UP, STAND UP! de Bob Marley (1973)

Cambiemos un poco el ritmo. Este clásico del regué empezó como una crítica a las manipulaciones de la religión, pero se ha convertido en un himno para toda clase de luchas sociales, desde los derechos de las minorías hasta la legalización de la marihuana, pues invita a todos a ponerse de pie y no abandonar la lucha.

You can fool some people sometimes,
But you can't fool all the people all the time.
So now we see the light
We gonna stand up for our rights!




GIMME SHELTER de The Rolling Stones (1969)

Esta canción proyecta el sentir de la juventud y gran parte de la sociedad hacia finales de los 60's. Por un lado, la Guerra de Vietnam no tenía visos de terminar; por otro, la juventud seguía luchando por un mundo mejor. Por eso dicen que la Guerra está a sólo un disparo de distancia, pero que el Amor sólo está a un beso. O sea, que en este momento histórico podemos hacerlo muy bien, o podemos cagarla en grande:

Oh, a storm is threat'ning
My very life today
If I don't get some shelter
Oh yeah, I'm gonna fade away

...
Rape, murder!
It's just a shot away
It's just a shot away
...
Love, sister!
It's just a kiss away
It's just a kiss away

 


IMAGINE de John Lennon (1971)

Terminamos, por fin, con una de las canciones más hermosas del siglo XX. Esta canción ya no nos habla de lo que anda mal con la sociedad, ni llama a la lucha o al combate, sino que nos invita a concebir el mundo que queremos construir, ese ideal por el cual hacemos todo. ¿Pueden ustedes imaginarlo?


Imagine no possessions
I wonder if you can
No need for greed or hunger
A brotherhood of man
Imagine all the people
Sharing all the world...






Y eso es todo por hoy, compañeros. Me despido por ahora con muchos buenos deseos. ¿Sueno cursi? Es la rola, así me pone. 

PD: Ya antes les había compartido música sesentera psicodélica, y también tengo un top de las canciones más viajadas de la época.

4 comentarios:

Kyuuketsuki dijo...

Me gustaría mencionar que, además de ser una canción que habla de un ideal, "Imagine" es un poderoso himno anarquista; John supo cómo disimular eso a través de una tonada tranquila y sencilla. Es simpático darte cuenta de cómo esa tonada ha servido para despistar a mucha gente; igual que lo que ocurrió con "Born in the U.S.A." de Springsteen, que muchos confunden con un himno patriotero.

Yo hubiera incluido a "Masters of War" de Dylan en la selección; es una canción durísima, de esas que ya no se hacen.

Anónimo dijo...

Me excita leerlo !

Icaro, Ximbal dijo...

En efecto, también tengo un interés y un gusto enorme por los 60, y es curioso como lo que dice de esa época trata de disfrazarlo como si solo se tratara de gente drogada, ingenuamente feliz, y llena de alegría.

Los hippies eran personas profundamente conflictuadas, llenas de traumas infantiles y dolor interno (uno no huye de un hogar feliz) en su mayoría provenientes de hogares con violencia intrafamiliar o destruidos por el, hasta entonces desconocido, estrés post traumático que dejó en los padres de familia la segunda guerra mundial y la guerra de Corea.

Algo que me fascina es que la coyuntura histórica que produjo a este movimiento no hubiese sido posible si no hubiese gente que estuviera sembrando las semillas desde la infancia de ellos, a lo largo de la década anterior, los 50's.

En ese sentido los Hippies son hijos de Bill Gaines, por medio de los cómics de EC Comics, y de Rod Serling, a través de Dimensión Desconocida, ambos le dieron a toda esa generación clases disfrazadas de dialéctica, en forma de argumentos que los padres de familia no podían entender a profundidad y contemplaban como algo extraño y difícil de entender, pero que a los niños le fué construyendo una visión crítica del mundo.

La verdad podría quedarme horas hablando de este tema, pero mas que nada solo aprovechaba para demostrar lo mucho que me gustó leer este artículo.

Como punto final, solo diré que para mí, lo que mas me llega de esta generación musical son de Bob Dylan"Blowin in the wind" (porque soy un maldito cursi) ... y de los Beatles "A day in the life" (porque es intensa y exageradamente buena, para mi su máxima obra)

Maik Civeira dijo...

Gracias por todos sus comentarios, se aprecian mucho :)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails