martes, 18 de octubre de 2011

¡15 de Octubre!





La convocatoria empezó a correr por la red y el mensaje se difundió por todo el mundo. Habitantes de países regidos por plutocracias, oligarquías, dictaduras o democracias incompletas escucharon el llamado. En ciudades de Europa, en Asia, en América y en África, ciudadanos molestos e indignados salieron a tomar las calles. El grito era (y es) en contra de los gobiernos que trabajan en beneficio de corporaciones y no de sus ciudadanías, en contra de partidos políticos que se ya sólo representan a sí mismos; en contra de financieros corruptos que se enriquecen especulando y traficando con el trabajo de personas trabajadoras, en contra de que estas personas trabajadoras pierdan su empleo y sus bienes y queden endeudadas por culpa de las acciones de esos financieros corruptos; en contra de todas las formas de censura y de represión; en contra de un sistema que ha cosificado a los seres humanos y a la naturaleza, reduciéndolos a la calidad de recursos explotables o consumidores; contra una política económica que privatiza las ganancias y socializa las pérdidas; contra un sistema de valores que privilegia el egoísmo y la competencia sobre la generosidad y la cooperación, que privilegia el tener sobre el ser.


Roma


Estocolmo

Marchas y mítines tuvieron lugar en más 900 ciudades y más de 80 países alrededor del mundo. En algunas se reunieron decenas de personas; en otras, decenas de miles. Todo el mismo día en que ministros de finanzas y banqueros se reunieron en París para discutir la crisis de endeudamiento que enfrenta Europa. Casi la totalidad de las protestas fueron pacíficas, pero en Nueva York, cuando los Indignados ocuparon Times Square, la policía trató de desalojarlos, lo que resultó en 70 personas detenidas y dos policías heridos. Sin embargo, la multitud se mantuvo firme: Times Square había sido tomada.

Londres


En Londres, miles de personas se reunieron frente a la Catedral de San Pablo, cuando el plan original de tomar el distrito financiero de la capital inglesa fue frustrado por el cerco policiaco. Allí mismo, Julian Assange se dirigió a la multitud. En Bruselas los manifestantes arrojaron zapatos frente a la Bolsa, al grito de "¡culpables!", en castellano. En Berlín, 5 mil personas marcharon contra la codicia empresarial. Otros tantos se manifestaron en Frankfurt.

Berlín


En Latinoamérica las protestas más grandes se dieron en Santiago de Chile, donde desde hace meses la gente se manifiesta en contra de la comercialización de la educación (un Derecho Humano, recuérdese). En México, algunos centenares de personas se manifestaron frente al Monumento a la Revolución. También hubor protestas en Tokio, en Seúl y en ciudades de Australia y Nueva Zelanda. Las manifestaciones se caracterizaron por su pacifismo y porque reunieron a personas de diversas edades y ocupaciones [más info aquí, aquí y aquí]

Tokio

¿Qué importancia tiene esto? Para empezar es un ejemplo de solidarización internacional como no se había visto desde las manifestaciones contra la guerra en Irak del 2003. En segundo lugar, demuestra que el Movimiento 15-M en particular, y el espíritu de cambio en general, que incluye la Primavera Árabe y las protestas en Irán y China, no son sólo barullo pasajero de algunos ociosos, sino un fenómeno social de amplia envergadura. Pueden ver más imágenes del 15-O alrededor del mundo en este enlace.

Hubo, no obstante, una triste excepción al sentir pacífico: Roma. Un grupo de manifestantes enmascarados incendiaron automóviles y arrojaron piedras a los bancos. La policía anti motines se enfrentó a estos individuos, pero sólo pudo detener a 12 de ellos. Aunque decenas de miles de personas marcharon en paz, estos disturbios oscurecieron el ambiente, y una vez más los italianos se preguntan con tristeza por qué su país sigue constituyendo una excepción en Europa. Desde luego, los medios de comunicación en manos de, o que simpatizan con, Silvio Berlusconi se han concentrado en difundir las imágenes de violencia, olvidándose del verdadero espíritu y contenido de las manifestaciones [más información aquí y más imágenes por aquí].


Disturbios en Roma
Desde luego, las manifestaciones más impresionantes se dieron en las dos grandes cosmópolis de España: Madrid y Barcelona. Unas 140 mil personas se manifestaron en Barcelona por más de 4 horas. Mujeres y hombres de distintas edades participaron en ellas, unidos por el rechazo al camino que la política económica ha tomado en las últimas décadas [más info aquí, e imágenes aquí y un video que por alguna razón no pude insertar, aquí].

En segundo lugar está la versión americana del 15-M: Occupy Wall Street, en Nueva York. La queja principal es contra el 1% de los norteamericanos que acaparan la riqueza y que no contribuyen al gasto, mientras que el otro 99% es exprimido con impuestos. El grito fue "Wall Street ha matado el sueño americano". Las protestas se extendieron a varias ciudades de los Estados Unidos y Canadá, incluyendo Washington, Boston, Denver, Chicago, San Francisco, San Diego, Austin y Toronto. Ha habido centenas de arrestos. Los detenidos han sido en su mayoría manifestantes que usaban máscaras o que traspasaron el cerco policiaco [ver más aquí y aquí].




También valdría la pena añadir algunas cosas más sobre las manifestaciones en Londres, donde Julian Assange llamó la atención a una paradoja del mundo moderno: a los ciudadanos no se les permite tener privacidad ni anonimato, mientras que a los bancos, corporaciones y gobiernos se les protege del pueblo mismo al que deberían servir, precisamente mediante el anonimato. Chequen estas imágenes y este video:






Hasta aquí los hechos. Ahora veamos reacciones, opiniones y análisis. Para empezar, un grupo de intelectuales entre los que se cuenta a Noam Chomsky, Naomi Klein, Vandana Shiva y Eduardo Galeano, firmaron un manifiesto de apoyo a los movimientos populares que se iniciaron en Túnez, Egipto y Libia, y que se han convertido en un fenómeno social de escala global. La demanda es que los gobiernos sean del pueblo y trabajen para el pueblo, y no para corporaciones, partidos o intereses particulares; que las instituciones que rigen de hecho el destino del mundo sean realmente democráticas, es decir, que representen a toda la ciudadanía mundial [ver más aquí y aquí]. A continuación les pego algunos fragmentos del manifiesto:


El 15 de Octubre, unidos en la diversidad, unidos por un cambio global, exigimos democracia global: gobierno global por el pueblo, para el pueblo. Inspirados por nuestras hermanas y hermanos en Túnez, Egipto, Libia, Siria, Bahrein, Palestina-Israel, España y Grecia, llamamos también por un cambio de régimen: un cambio de régimen global.

En palabras de la activista india Vandana Shiva, hoy pedimos reeemplazar el G-8 (que representa a las ocho economías más desarrolladas en el mundo) por toda la humanidad, el G-7 mil millones (cifra que alude al número actual de habitantes en el planeta).

Las instituciones internacionales no democráticas son nuestro Mubarak global, nuestro Assad global, nuestro Gadafi global. Incluyen el FMI, la OMC, los mercados globales, los bancos multinacionales, el G8/G20, el banco central europeo y el Consejo de Seguridad de la ONU. Como Mubarak y Assad, debe admitirse que estas instituciones dominen la vida de los pueblos sin su permiso.

Todos nacemos iguales, ricos o pobres, mujeres u hombres. Todo africano o asiático es igual a todo europeo o africano. Nuestras instituciones globales deben reflejar esto, ser derrocadas. Estamos perdiendo el control sobre nuestras vidas. Esto debe parar. Esto parará. Los ciudadanos del mundo deben de tomar el control sobre las decisiones que les afectan a todos los niveles, desde lo global a lo local. Esto es la democracia global. Esto es lo que pedimos hoy.

También quiero agregar algunos fragmentos del discurso que dio Naomi Klein ante los participantes de Occupy Wall Street el pasado 6 de octubre [pueden leerlo completo aquí]:




Ser horizontal y profundamente democrático es maravilloso. Estos principios son compatibles con el duro trabajo de construir estructuras e instituciones que sean lo suficientemente robustas para que puedan sobrellevar las tormentas que vienen. Tengo mucha fe en que esto pasará.

Algo más que este movimiento hace bien: se comprometieron con la no violencia. Se rehúsan a darle a los medios las imágenes de ventanas rotas y luchas callejeras, que tanto anhelan. Y esa tremenda disciplina ha implicado que, una y otra vez, la historia sea la deplorable y no provocada brutalidad policiaca. De la cual vimos más todavía el miércoles (día 5) por la noche. Mientras, el apoyo a este movimiento crece y crece. Más sabiduría.

Hicimos notar que la desregulación detrás del frenesí tenía un precio. Era dañino a los estándares laborales. Era dañino a los estándares medioambientales. Las empresas se volvían más poderosas que los gobiernos y eso era dañino para nuestras democracias.

El punto es que hoy, todos pueden ver que el sistema es profundamente injusto y se sale de control a toda velocidad. El egoísmo sin restricciones ha destrozado la economía global. Y también está destrozando al mundo natural.

La tarea de nuestro tiempo es darle la vuelta a esto: retar esta falsa escasez. Insistir en que tenemos los recursos como para construir una sociedad incluyente y decente, y al mismo tiempo respetar los verdaderos límites que la Tierra puede aguantar.

Me refiero a cambiar los valores subyacentes que gobiernan nuestra sociedad. Eso es difícil de acomodar en una sola demanda, amigable para los medios. Y también es difícil resolver cómo hacerlo. Pero, no por ser difícil se vuelve menos urgente.

Eso es lo que veo que ocurre en esta plaza. En la manera en que se alimentan unos a otros, se dan calor unos a otros, comparten información libremente y se proveen de servicios de salud, clases de meditación y talleres. Mi letrero favorito aquí es: Me importas. En una cultura que entrena a la gente a evitar la mirada del otro, a decir, deja que se muera, eso es una declaración profundamente radical.

Tratemos a este movimiento como si fuera la cosa más importante del mundo. Porque lo es. Realmente lo es.





Contrario a la percepción de muchas personas, no todos los que participan o apoyan este movimiento son jovencitos desempleados y ociosos. Mohammed el-Erain, un financiero millonario radicado en California, ha advertido que se debe prestar oídos al movimiento Occupy Wall Street. El-Erain está a favor de un punto clave que pide el movimiento: reducir el poder del sector financiero, representado por Wall Street e instituciones financieras varias. ¿Por qué? Porque se suponía que el paso hacia un modelo de capital financiero debía ser transitorio en la evolución del capitalismo, y que debía ser sólo una herramienta de la economía real, cuando ahora se ha convertido en un fin en sí mismo, lo cual es dañino para la economía global y sólo beneficia a unos cuantos. 



El-Erain también dice que, contrario a lo que se manifiesta en diversos medios, el movimiento es perfectamente legítimo y tiene relevancia, pues expresa el sentir global de una ciudadanía que exige mayor justicia y equidad. En EUA y el Reino Unido el rescate de los bancos, las corporaciones y el sector financiero en general se justificó diciendo que era la única forma de salvarse de la crisis y que ello reanudaría el crecimiento económico y la creación de empleos, lo cual no sucedió, dice El-Erain. 



El empresario advierte también que este movimiento puede influir en el quehacer político global e impulsar a corregir el rumbo, que es justo lo que se necesita, o que puede frustrarse y tornarse violento, lo cual sería malo para todos [ver entrevista completa aquí].


Argumentos similares utiliza el periodista Paul Rosenberg, al analizar el crecimiento del anti-intelectualismo en los Estados Unidos. Con la crisis del 2008 se tuvo la oportunidad de corregir el rumbo, pero los que ostentan el poder decidieron taparse los oídos, parchar el problema y seguir por el mismo camino que ahora, a sólo tres años, nos tiene de nuevo al borde del colapso. Esto se relaciona con el anti-intelectualismo porque las élites gobernantes rechazan escuchar a los pensadores y se aferran al dogma de que este modelo actual "es la única opción" [ver artículo completo aquí]. Expresé ideas relacionadas en mi entrada sobre La falacia del falso dilema.






Y mientras José María Aznar descalificó al 15-M como un movimiento sin importancia en el que sólo participan radicales de extrema izquierda [ver aquí], MJ Rosenberg, periodista de Foreign Policy, analiza una de las estrategias que la derecha utiliza para descalificar el movimiento Ocupa Wall Street: apelar al antisemitismo. Si durante siglos se usaban teorías de la conspiración para desprestigiar a personas o a movimientos. En el siglo XIX y a principios del XX se decía que el socialismo era parte de una conspiración sionista para que los judíos dominaran la tierra. Después de la Segunda Guerra Mundial, ser antisemita ya no era bien visto y se optó por el recurso opuesto: acusar a los grupos o movimientos indeseables de ser antisemitas. Ello se hace constantemente para desprestigiar el apoyo a la liberación de Palestina: se dice que los que están a favor de Palestina son antisemitas radicales que apoyan el Holocausto (aunque lo cierto es que hay grupos así entre los pro-Palestina, pero son marginales). Ahora se vuelve a usar la carta del antisemitismo en contra del Occupy Wall Street. ¿Cómo? Diciendo que ya que muchos financieros y empresarios son judíos, la raíz del movimiento es antisemitismo puro [ver más aquí].

Pero el 15-M, el Occupy Wall Street y otros movimientos similares en el mundo, ¿tienen una agenda definida? ¿Serán capaces de lograr un cambio real? El programa Inside Story analiza estos temas y permite a los miembros del movimiento explicar sus motivos y objetivos, y deja en claro que están en contra de la corrupción, la irresponsabilidad, la injusticia y la falsa democracia. Para comprender mejor la naturaleza y el alcance de este fenómeno, es muy importante que le echen un vistazo:



 

Y ahora, mis dos centavos. No quiero dejar de mencionar algo que en verdad me irrita. Se trata de la actitud de algunos fans del neoliberalismo y de algunos simpatizantes de la paleo-izquierda. Verán, uno puede estar a favor o en contra de los diversos movimientos sociales que se están dando alrededor del mundo, o puede aplaudir algunos de sus aspectos y censurar otros. Lo que no me parece honesto ni propio de adultos cultos y de amplio criterio es desdeñar estos movimientos basándose en lecturas superficiales o argumentando con frases vacías.

En primer lugar tenemos a personas que descalifican estos movimientos recurriendo a los motes de "comunismo" o "socialismo". En Internet he leído algunos comentarios en este sentido. Por ejemplo, leí a alguien decir a los miembros de Occupy Wall Steet que son unos tontos porque sólo lograrán que nos domine a todos el comunismo. O no nos vayamos muy lejos: el otro día, un anónimo comentó en este blog, acerca del 15 de Octubre:

Y siempre que paso, chairos? que yo sepa todavía no vivimos en socialismo

Yo pregunto, ¿alguien ha hablado de comunismo o socialismo en este movimiento? El mote se lo ponen los críticos de derechas, basándose en el falso dilema que si no aceptas la situación mundial tal cual está, entonces debes ser comunista, porque no hay de otra. Este tipo de comentarios refleja una profunda ignorancia sobre el tema, una falta de voluntad para comprender la complejidad de esta situación.

En Twitter leí un comentario sobre los Indignados que decía "Pues a mí me indigna la dictadura cubana", y en los comentarios que los lectores suben a El País alguien dijo, sobre el mismo tema "Pues vivimos mejor que hace 100 años". ¿Qué clase de argumentos son esos? ¿Porque no vivimos tan jodidos como en Cuba o como hace 100 años no hay que cambiar y mejorar las cosas? ¿Señalar los crímenes de la dictadura cubana  invalida o anula de un borrón las demandas de los indignados? Y en cualquier caso, ¿quién ha hablado de Cuba? Nos encontramos una vez más a los argumentos del tipo "¡Nanananananana, Cuba!". Y por cierto, hubo un Ocupa la Habana este 15 de Octubre.





Por otro lado tenemos a los simpatizantes de la paleo-izquierda, ésos que siguen aplaudiendo a Chávez y a Castro, y esperando que China nos "salve" del imperialismo yanqui. Algunas personas, al ver que los acontecimientos actuales no se ajustan a sus dogmas, se apresuran a descalificarlos de ilegítimos. La Primavera Árabe es un complot de Occidente, WikiLeaks es una pantalla de humo, las protestas en Irán y China están controladas por EUA... y demás teorías de la conspiración que en el último año estas personas han añadido a su ya de por sí incongruente mitología.

Estos individuos no logran darse cuenta de que el espíritu detrás de las revoluciones árabes es el mismo que el que está detrás de las protestas contra Wall Street y el FMI, y es el mismo que impera en las protestas contra el gobierno teocrático de Irán y el gobierno pseudocomunista de China: se trata de los pueblos del mundo que se han alzado en contra de grupos de poder que controlan sus vidas, sin importar que ideología, religión o moneda tomen como pretexto para hacerlo.



Derechistas e izquierdistas, mochos y chairos, ¡despierten! Los acontecimientos que ocurren en el mundo no se ajustan a sus sobrepasados esquemas. Si siguen aferrándose a temores y esperanzas igualmente quiméricas se perderán de la Historia.

Nadie puede predecir a dónde nos llevará todo esto. De lo único que podemos estar seguros es de que, como dijo Bob Dylan, los tiempos están cambiando.

6 comentarios:

Vale dijo...

!Wow! cuanta información, opino que no están,tan... complicado si se quiere corregir que además no parece haber otra opcion.

Creo que si me pongo a alucinar:

Yo armaría una organizacion encargada de regularizar los métodos actuales que usan los empresarios para hacer dinero en los grandes casinos que son las bolsas de valores y definitivamente penalizar todo tipo de especulación, por supuesto habría representantes de todos los países.

Otra cosa que haría seria una organizacion que se encargara de regular el comercio internacional poniendo reglas de mercado a nivel mundial, que deben ser cumplidas por todos los miembros esto para evita:

Monopolios internacionales.

Políticas de cambio ventajosas.

Algo muy importante es hacer un estudio a cada gran corporación para saber cual es su ganancia neta y en basa eso poner el salario a los empleados, según el oficio claro lo se le para reducir la parte de la plusvalía que obtiene el capitalista, esto además estimularía los mercados por consecuencia la producción.El empresario seguiría obteniendo grandes ganancias.

Que exista un impuesto estándar para los inversionistas en todos los países para que no hubiera fuga de capitales porque otro país cobre menos impuestos.


Tengo mucho que no leo y casi no me informo de como anda el mundo económico y ya no manejo muchos términos pero esa es la ida, si existe voluntad se puede.

Sombrerudo dijo...

Algo que me desespera, sobre todo cuando leo la jornada o proceso, son los izquierdosos que desdeñan el movimiento por venir de Europa y, por ende, ser capitalista y malvado. O por no estar afiliado al peje. Estupidas cabras que ocupan lideres mesianicos- y Assange medio le coquetea al mesias.


-------------
Para Vale:

Concuerdo con casi todas tus medidas. Difiero con el impuesto estandarizado al inversionista. La mercancia principal del país tercermundista es la mano de obra barata y los bajos impuestos. Aumentar los impuestos a empresarios extranjeros disminuiria la inversión en esos paises. Inversión que sí beneficia a todos. Por otro lado, sí hay que vigilar que esos empleados tengan una vida digna y buen sueldo.

Con la investigación de las empresas: hay que ir más alla. Su impacto es tan grande en la sociedad que justifica una total transparencia- excluyendo alguna privacidad de metodos y tecnologia, claro.

Todo lo demás es una economia mixta, como tenía planeado obama antes de... bueno, que lo castraran los republicanos. Eso y ser un pendejo agachón e inepto. Chinga tu madre, Obama.

Y no, el asunto no es tan complicado, pero no hay más ciego que el que no quiere ver.
------------------------

Yo creo que el cambio que viene será tan grande como para deshacernos del anquilosado AC/DC y poner un nuevo punto de partida.

Habrá un mundo mejor, y espero que mis hijos estén sobrios para verlo.
-------------------

Hablando de buenas nuevas, a Calderon lo juzgan por crimenes contra la humanidad.
http://www.elmundo.es/america/2011/10/12/mexico/1318422558.html

Firme Aquí
http://www.petitiononline.com/CPI/

Anónimo dijo...

Podrías compartir tu cuenta de twitter?

Rochy dijo...

Creo que en los comentarios de Vale he leído más sugerencias concretas que las que he visto en el movimiento. Porqué será que parecen faltar sugerencias concretas? Será por que no las tienen, o porque no desean que el movimiento se divida? O quizá porque hay quien teme que las sugerencias concretas sean muy malas o insuficientes, o muy ambiciosas...
Y agrego mi sugerencia: cambiar a un sistema socialista al estilo de los países nórdicos. Ya está ahí, no hay que reinventar la rueda, y como diría Sombrerudo, no es "rocket science" ni cosa del otro mundo, simplemente sentido común: asegurar transparencia, en empresas y en gobiernos, para no sentir tan feo al pagar los impuestos, y pues pagarlos... Aunque, ciertamente no es algo que se pueda aplicar a los países tercer-mundistas, cuya fuerza ahora está en la mano de obra barata.Pero si se puede tener en mente para cuando la situación mejore (y sí se puede aplicar a otros países, como EU o España).

Vale dijo...

Gracias sombrerudo tienes razón con respecto a lo del impuesto.

DutchPower117 dijo...

Esta oportunidad que se nos presenta de decir lo que no nos parece, todos como humanidad es irrepetible, ya que todo el mundo esta haciendo a un lado todas sus diferencias para un fin común.
Este fin es borrar y reescribir, para tener un mejor gobierno y forma de vida en nuestro mundo.
En un mundo donde los hombres se pelan contra hombres por poder, no se nos debe de hacer raro que estas cosas pasen.
Las guerras deberían ser entre ellos, que ellos sufran la perdida de seres queridos, que ellos sientan el hambre y el frió abrumador.
En pocas palabras si ellos quieren hacer la guerra, que la hagan entre ellos.
La historia esta repleta de guerras, ya es tiempo que se escriba algo diferente, una era de cambio, como el renacimiento.
Tal parece que el hombre no se da cuenta de todo lo que tiene a su alrededor.
Nosotros en vez de invertir nuestro tiempo en cosas que nos dejen provecho, lo invertimos en investigar una manera mas efectiva y rápida de aniquilarnos unos a los otros.
La ciencia. las artes,la literatura etc.
Todo eso es mucho mas valioso que la maldita guerra.
Es una tristeza que el hombre base su poder, en la capacidad de hacer daño y destruir, que en su conocimiento,valores,madurez y ética.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails