lunes, 24 de octubre de 2011

Drácula vs Van Helsing: ¡Una pelea en 7 rounds!



La literatura nos ha dejado algunas enemistades que se volvieron leyenda: el Capitán Ahab y Moby Dick, Sherlock Holmes y el Profesor Moriarty... y por supuesto, el Conde Drácula y Abraham Van Helsing. Drácula, publicada en 1897 por Bram Stoker, no es sólo una novela macabra, sino que en ella el autor dejó plasmados los contradictorios valores puritanos de la Era Victoriana. Stoker conoce el deseo de su público por enfrentarse a situaciones violentas, tétricas y de un tono sexual bastante subido, pero al mismo tiempo alivia sus conciencias al condenar tales actos pecaminosos y hacer que el bien, la piedad y la castidad triunfen sobre el mal, la blasfemia y el erotismo.

La rivalidad Drácula / Van Helsing es parte de este juego. No se trata nada más de un vampiro que se enfrenta al experto en lo sobrenatural, duelo que se ha convertido en un lugar común de la literatura de monstruos. Es una batalla del misticismo y la superstición de Europa Oriental, contra la luz de la razón de Occidente; una lucha entre la depravación de la decadente aristocracia, contra los valores dignos de la sana burguesía. 

Esa oposición resulta uno de los aspectos más fascinantes de la novela, y como se acercan las festividades macabras y, siguiendo la tradición, me gustaría dejarles un ciclo de cine especial para estos días: veamos cómo Drácula y Van Helsing se han enfrentado a través de las décadas en la pantalla grande. Y como también es un gran personaje, no podemos dejar de mencionar el papel que tiene Mina Harker, objeto y motivo de este combate, tiene en cada película.

Así que denle play a la obertura de El lago de los Cisnes, que se usó para el soundtrack de Drácula (1931) y que empiecen los huamazos.





ROUND UNO: "NOSFERATU"
(Alemania, 1922; Dir: FW Murnau)




Drácula: En esta versión es el Conde Orlok, interpretado por Max Schreck. Es una criatura completamente maligna y repulsiva. La actuación de Schreck captura la perversidad sobrenatural que Stoker le atribuye a su inmortal personaje. Pero la interpretación de Schreck es tan extraordinaria que su personaje ha cobrado una identidad propia más allá de ser "otra versión de Drácula". Es Nosferatu.

Van Helsing: En esta versión es llamado Profesor Bulwer y es interpretado por el veterano John Gottowt (quien después sería asesinado por las SS). Éste es el Van Helsing más inútil del celuloide. Medio sabe lo que está pasando con el vampiro y medio hace dos o tres comentarios que sugieren la posibilidad científica de que los vampiros existan, pero hasta ahí.

Mina Harker: Aquí es Ellen Hutter, interpretada por Greta Schröder, y es la esposa de Thomas Hutter (el equivalente a Jonathan Harker). Es la verdadera heroína de la historia, pues a pesar de sufrir los acosos sobrenaturales, físicos y psicológicos de Orlok, es quien se enfrenta en un combate final contra el vampiro.

El duelo: Como dije, Bulwer es bastante incompetente como mata-vampiros. No hay un verdadero enfrentamiento entre él y Orlok. El docto profesor llega muy tarde para ver el resultado de la pelea entre Ellen y el Conde.

La peli: Es una gigantesca obra maestra del cine de terror, del expresionismo alemán y de toda la cinematografía. La dirección de arte y la fotografía son usadas con maestría para crear una atmósfera sobrenatural y amenazadora como no se ha visto jamás. La actuación de Schrek es soberbia e incluso ha dado lugar a muchas leyendas sobre la verdadera identidad del actor. Es, creo, la mejor adaptación de Drácula que se ha hecho hasta ahora, con todo y ser una versión no oficial que no contó con la aprobación de la viuda de Stoker, quien de hecho hizo todo lo posible por destruir esta cinta. Imperdible.


ROUND DOS: "DRÁCULA"
(EUA, 1931; Dir: Tod Browning)




Drácula: Interpretado por Bela Lugosi. Su personaje difiere del descrito por Stoker en que es mucho más carismático y tentador; más un monstruo que seduce que uno que repele. La actuación de Lugosi es brillante: su entonación, sus ademanes casi dancísticos y sus poderosas expresiones faciales hicieron de su Drácula el definitivo, y las siguientes interpretaciones fueron para imitar, corregir u oponerse a la suya.

Van Helsing: Interpretado por el gran actor de teatro Edward Van Sloan, quien ya antes había compartido el escenario con Lugosi en las adaptaciones teatrales de la novela de Stoker. Con su extraño acento y su actuación sobria, pero dotada de fuerza, Van Sloan hizo a uno de los mejores Van Helsing del cine, y de mis favoritos.

Mina Harker: Aquí es Mina Seward, hija del director de un asilo para lunáticos. Es interpretada por Helen Chandler. Es bonita la chica, pero no deja mucha impresión en el espectador, y su papel más bien es el de damisela en peligro, excepto por algunas pocas escenas en las que se encuentra bajo la influencia del vampiro y entonces no actúa nada mal. 

El duelo: Esta película es la que mejor capta el enfrentamiento de voluntades entre Drácula y Van Helsing. De entrada, hay algunas tomas en las que ambos personajes se encuentran en casi exactamente la misma posición: Drácula se inclina sobre el cuello de su víctima para beber su sangre; Van Helsing se inclina sobre el cuello de su paciente para inspeccionar las mordidas. Los ojos de Drácula brillan por su poder sobrenatural; los de Van Helsing también brillan, pero porque sus anteojos (símbolo de ciencia y conocimiento) reflejan la luz. Drácula puede controlar las mentes de los demás para que hagan su voluntad; Van Helsing puede persuadir a los demás para que sigan sus instrucciones. Drácula es viejísimo, pero aparenta juventud; Van Helsing es mucho más joven, pero está ya en la vejez...

El Conde y el Profesor se enfrentan en tres ocasiones a lo largo de la película. En la primera, Van Helsing expone a Drácula, quien tiene que reconocer el ingenio de su rival: "Para alguien que no ha vivido ni una sola vida, es usted un hombre sabio, Van Helsing". En la segunda, Drácula trata de apoderarse de la voluntad del Profesor, pero ésta resulta ser demasiado fuerte, incluso para los poderes del vampiro. En el asalto final... Bueno, tendrán que ver la película.

La peli: Aunque tiene muchos elementos muy buenos (la fotografía de Karl Freund, el simbolismo anti-cristiano de Drácula, las actuaciones de Lugosi y Van Sloan), esta cinta no es la mejor de cuantas produjo Universal Pictures por esos días, ni de las que hicieron quienes en ella participaron. Vamos, ni siquiera es la mejor actuación de Bela Lugosi. Además, el poco presupuesto y la censura limitaron las posibilidades que tenían los realizadores para hacer una gran obra. Sin embargo, así sea por el duelo entre Drácula y Van Helsing, esta película es un clásico que vale la pena verse.

Abro un paréntesis para mencionar Drácula: versión en Español. Como es prácticamente la misma película que la anterior, no creo que valga la pena incluirla en el conteo. Sólo quiero decir que Lupita Tovar era una diosa. Gracias. Para ver más sobre Drácula, Drácula: Versión en español y La hija de Drácula, ver esta entrada clásica sobre el cine de horror de Universal Pictures en los 30 y 40.


ROUND TRES: "EL HORROR DE DRÁCULA"
(Horror of Dracula, Reino Unido, 1958; Dir. Terence Fisher)



Drácula: Interpretado por el gigantesco Christopher Lee (Saruman de El Señor de los Anillos y Count Dooku de Star Wars, jóvenes). Su fortaleza física y el poder de su voz ayudan a crear a su Drácula, uno de los mejores del cine, que mezcla a la perfección su aspecto seductor con el maligno. Si el Drácula de Lugosi era tétrico, el de Lee es verdaderamente aterrador, pues no sólo refleja maldad, sino poder y ferocidad incomparables.

Van Helsing: Interpretado por otro grande del género, Peter Cushing (Grand Moff Tarkin de Star Wars, jóvenes). Cushing, con su flema inglesa, crea un excelente Van Helsing, inteligente, moderado y sobrio, pero que puede saltar a la acción intensa cuando se le requiere. En definitiva, uno de los mejores Van Helsing del cine.

Mina Harker: Interpretada por  Melissa Stribling. Aquí es una señora cuarentona, casada con Arthur Holmwood (uno de los pretendientes de Lucy Westenra en la novela, personaje secundario por lo general ausente en las adaptaciones). No hace gran cosa, excepto ser seducida y chupada por Drácula. Para colmo, ni es guapa.

El duelo: Uno de los mejores. A diferencia de otras adaptaciones (y de la novela), en la que Van Helsing de pura casualidad se involucra en el caso, en esta película el Profesor ha estado cazando al Conde durante años para destruirlo. La frialdad y el cálculo científico de Van Helsing se oponen a la pasión volátil de Drácula. Lo mejor es el enfrentamiento final, mucho más intenso, físico y violento que el de las otras películas.

La peli: En realidad no es muy buena. Para empezar se toma muchísimas libertades. Aquí Jonathan es asistente de Van Helsing y prometido de Lucy, quien es hermana de Arthur Holmwood, el cual a su vez es esposo de Mina. La acción sucede en un pueblito de Europa central, no muy lejos del castillo de Drácula. Es en general una película baratona, pero vale la pena verse por el duelo de los titanes que la estelarizan.


ROUND CUATRO: "DRÁCULA"
(EUA / Reino Unido, 1979; Dir. John Badham)



Drácula: Interpretado por Frank Langella, en una actuación memorable. El Drácula de Langella es el más sexy y seductor de la pantalla. No sólo es más guapo de Lugosi y Lee (por mucho), sino que su encanto se siente sincero para el espectador; el carisma de los primeros Dráculas podría cautivar a los personajes, pero el público siempre sentía que había algo malo con ellos. En cambio, el Drácula de Langella es uno por el que se puede sentir simpatía, y hasta compasión, pero al mismo tiempo horror cuando lo vemos pasar de ser el amante apasionado a convertirse en el monstruo asesino.

Van Helsing: Interpretado por nada más y nada menos que Sir Laurence Olivier. Asume dignamente su papel de científico experto en cosas extrañas y demuestra valor cuando se ve obligado a matar a su propia hija, vampirizada por el Conde. Además, su acento es impecable. Sin embargo, su personaje se siente un poco flojo y deja una impresión débil, a pesar del tamaño actorazo que era Sir Laurence (culpo al guión por eso). No tiene la fuerza de Van Sloan, Cushing, ni de otros Van Helsing posteriores.

Mina Harker: Aquí Mina, interpretada por Jan Francis, es hija de Van Helsing (!) y hace la función que Lucy Westenra en la novela, o sea, es la ingenua amiga de la protagonista y el aperitivo del vampiro. Mientras tanto, la protagonista real es Lucy, de modo que abramos otro apartado...

Lucy Westenra: Aquí es Lucy Seward, hija del Dr. Seward (como lo era Mina en la versión de 1931), es interpretada por Kate Nelligan y hace el papel que correspondería a Mina Harker en la novela y otras adaptaciones. En esta versión, Lucy, aunque es la prometida de Jonathan, sostiene un apasionado romance con Drácula y ambos llegan a tenerse sincero y mutuo amor. Es una Mina (o Lucy, whatever) más interesante que las anteriores, porque es mucho más activa y no sólo una víctima. Hay, además, una escena cachondísima entre el vampiro y la heroína.

El duelo: En esta cinta Van Helsing tiene una razón en particular para perseguir al Conde: le mató a la hija y la vampirizó. Además, Lucy escapa voluntariamente con Drácula. Ello hace que la persecución sea más intensa y desesperada. No obstante, el enfrentamiento final es más entre Jonathan y Drácula que entre éste y Van Helsing. Eso sí, tiene de interesante que ésta es la única película en la que Drácula mata a Van Helsing.

La peli: No está nada mal. Es una película muy bien realizada, bastante sobria, que se basa más en las actuaciones y la atmósfera que en lo espectacular, grotesco o melodramático. El giro romántico / erótico la hace muy interesante. Aún así, cuando de terror se trata, tiene algunos momentos muy bien logrados. Sobresale el soundtrack compuesto por el maestro John Williams.


ROUND CINCO: "NOSFERATU, EL VAMPIRO"
(Nosferatu: Pahntom der Nacht, Alemania, 1979; Dir. Werner Herzog)



Drácula: Interpretado por el versátil y grandioso Klaus Kinski, con la apariencia del Orlok de Schreck, pero con el nombre del Conde original. Es claro que Kinski se basa en la actuación de Schreck para su interpretación, pero también deja espacio para que su Drácula tenga identidad propia. Hay algo en la mirada perdida y los gestos distraídos de Kinski que hacen pensar en su Drácula no sólo como en un ser malvado, sino también un poco loco, o como si ser vampiro fuera igual que tener un muy mal viaje de ácido.

Van Helsing: Interpretado por Walter Ladengast. Su papel es casi igual al de Bulwer de Gottowt, pero está más consciente de la amenaza vampírica que se cierne sobre la ciudad, y juega un rol más activo en la destrucción del vampiro.

Mina Harker: Aquí se llama Lucy Harker, y es interpretada por la increíblemente bella Isabelle Adjani. Es toda una heroína que se enfrenta activamente al monstruo, como en la Nosferatu original, pero aún con más determinación y voluntad, ya que le pone una trampa definitiva.

El duelo: Como dije, este Van Helsing es apenas un poco más efectivo del Profesor Bulwer de la película original. Tiene una participación más notoria en la destrucción de monstruo, pero no es la gran cosa. De cualquier forma, la oposición entre el Conde y el Profesor no se siente en lo absoluto.

La peli: Es una obra de arte. Herzog consideraba que Nosferatu era la mejor película alemana de la historia. Su versión logra recrear esa atmósfera preternatural y aterradora de la primera cinta. La dirección, la fotografía y las actuaciones son excelentes. Es tan buena que no podría empezar a alabarla. En esta obra se puede apreciar el sentido original del vampiro, tal como aparece en la literatura decimonónica: una criatura que no sólo destruye física y moralmente a sus víctimas, sino que arrasa con poblaciones enteras. Creo que es la segunda mejor adaptación que se ha hecho de Drácula, aunque quizá el público de hoy la encuentre un poco lenta. Además, tiene un inesperado y perturbador final.


ROUND SEIS: "DRÁCULA, DE BRAM STOKER"
(Bram Stoker's Dracula, EUA, 1992; Dir. Francis Ford Coppola)




Drácula: Un estupendo Gary Oldman, quien logra encarnar a la perfección los dos aspectos del Conde: el viejo vampiro monstruoso y el príncipe seductor. Oldman hace un Drácula al que por momentos uno odia, teme o simpatiza con él. En general, Oldman le da al personaje una dimensión y profundidad que ningún otro actor le había impreso (aunque por momentos es algo cursi).


Van Helsing: Anthony Hopkins es un Van Helsing genial. Es el Van Helsing más parecido a cómo lo describen en la novela: excéntrico, brillante, devoto, valeroso, impredecible, indiscreto, arrogante y en ocasiones molesto. Creo que es una de las mejores encarnaciones del personaje. Además, su actuación es divertidísima.

Mina Harker: Señoras y señores, con ustedes, la Mina definitiva: Winona Ryder. Esta hermosa mujer encarna a la heroína de la novela como ninguna otra: una mujer valiente, inteligente y virtuosa, la verdadera protagonista del libro de Bram Stoker. Esta Mina ya no es sólo una víctima, o un personaje con más o menos algo de participación, sino una verdadera heroína, el personaje alrededor del cual se construye la trama. Es, por mucho, la mejor Mina de la pantalla grande.

El duelo: Aquí el enfrentamiento entre Drácula y Van Helsing es como el del libro: más táctico y menos directo. Los dos oponentes se encuentran frente a frente sólo en una ocasión. El resto del tiempo cada uno está tratando de frustrar los planes del otro. Es un duelo de voluntades tal como lo quería la novela, y asimismo, una lucha entre la ciencia y la superstición. De todos modos, me parece una lástima que tan genial Van Helsing y tan memorable Drácula no se hubiesen enfrentado de forma más directa, aunque entiendo que se trataba de ser lo más fiel posible a la novela.

La peli: Cuando era chico esta película me encantaba y la consideraba una de mis favoritas. Ahora no tanto... Es extraño: si tomo cada elemento de la película por separado me parece excelente: el reparto es extraordinario, la producción es impecable, la música es abrumadora, el guión es de lo más apegado a la novela... Y sin embargo, cuando veo todo junto la siento un poco ñoña. Quizá es que Coppola no supo armar bien todos estos elementos. Quizá es que quiso tomar muy en serio un libro que, la verdad sea dicha, no es tan bueno. Es una película que me gusta mucho, pero no puedo dejar de sentir que hay algo indefinido que le quedó mal. De cualquier forma, es una adaptación imperdible, por todo lo bueno que tiene.


ROUND SIETE: "DRÁCULA, MUERTO PERO FELIZ"
(Dracula: Dead and Loving It, EUA, 1995; Dir. Mel Brooks)




Drácula: Leslie Nielsen haciendo lo que mejor le sale: causarnos risa. Su Drácula es principalmente una parodia de Bela Lugosi y de Christopher Lee, con algunos guiños a Gary Oldman. El director Mel Brooks ya lo dijo "¡es el Drácula perfecto!".

Van Helsing: Interpretado por ese genio de la comedia que es Mel Brooks, que toma al Van Helsing del libro, lo mezcla con el de Van Sloan y el de Anthony Hopkins y nos entrega a un personaje que no sólo es divertidísimo, sino que aún así es fiel al original, por lo que actúa más como un homenaje que como una parodia. Dato curioso: el libro nunca lo expresa tal cual, pero insinúa que Van Helsing es judío; Mel Brooks es el único actor judío que lo ha interpretado y le imprime toda su judeídad, para beneficio de la película y del público.

Mina Harker: Amy Yasbeck interpreta a esta Mina, que de nuevo se apellida Seward y es hija del director del sanatorio, siguiendo la trama de la película de 1931. Yasbeck hace una actuación estupenda (bueno, todo el reparto es genial) como una Mina que pasa de ser una acartonada y recatada señorita victoriana y se convierte en una perversa y cachonda vampira. Una muy buena parodia de las Minas pasivas y victimizadas de otras cintas.

El duelo: Como en la película de 1931, Drácula y Van Helsing tienen aquí varias oportunidades para enfrentarse. Incluso antes de saber que el Conde es un vampiro, el Profesor ya entabla duelos de inteligencia con él. Y como en la cinta del '31, Drácula no puede menos que reconocer la valía de su adversario: "usted es un hombre sabio, Van Helsing, para alguien que sólo vivirá una vida" (la cita es ligeramente distinta). En general, todo el duelo de voluntades que se da a lo largo de la película es brillante.

La peli: Es una parodia deliciosa y un homenaje entrañable de las demás adaptaciones de Drácula. La trama sigue la versión del '31, pero el diseño de producción hace referencias a la del '58 y también hay varios guiños a la versión del '92. Es una película chistosísima, que aún me hace carcajearme, con su humor de diversos tipos: del culterano, del inocente, del negro, del de pastelazo, del políticamente incorrecto y, sobre todo, del cachondísimo. Fue mi primera película de Mel Brooks y hasta la fecha es mi favorita.


EN CONCLUSIÓN...

...Y así con la interminable batalla entre el Conde Drácula y el Profesor Abraham Van Helsing. No podemos dar por terminada esta lucha, pues con seguridad habrá otros encuentros cuyos resultados no podemos predecir. Mientras tanto, aquí tienen estos siete rounds para empezar a apreciar esta rivalidad, una de las más feroces y duraderas de la literatura y el cine.



PD: Ni de putas voy a hablar de ese megachurro blasfemo que hizo Stephen Sommers. Es todo lo que tengo que decir al respecto.

2 comentarios:

Danielov dijo...

Aunque no he tenido oportunidad de leer la novela por más que he querido, la de Ford Coppola sí tiene un dejo literario que me gustó. Lo que no le gustó a mi señora es que a cada rato las morras que salen en esa película quieran sacar el chicharrón, jejejejeje.

La de "Muerto pero Feliz" la vi en el cine con mis papás cuando salió. Ya ni me acordaba. Era genial.

Espero rentar por estos días la de Bela Lugosi en mi videoclub consentido, aprovechando que sí la tienen (tienen escasez de éxitos de ayer, hoy y siempre).

Saludos.

Sir David von Templo dijo...

Esas ya son clásicas. Recuerdo que estaba muy morro cuando vi un pedazo de la de Bela Lugosi con mis hermanas (cuando todavia eran tiernas y adorables y no la dulce neurótica y la oligofrénica odiosa que son ahora). De más esta decir que me zurré de miedo.

Y de la churriguresca cinta donde sale el puñetin ese de Hugh Jackman... Solo la sabrosísisma semidiosa de Kate Beckinsale vale ver esa madre.

Saludos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails