jueves, 22 de diciembre de 2011

Sobre la infalibilidad de la Biblia



No deja de causarme asombro cuando se habla de la infalibilidad de la Biblia en nuestros tiempos. Los que defienden que la Biblia debe ser entendida de forma literal, y por ello rechazan la ciencia y la modernidad, no me causan tanto extrañamiento como los que sostienen que la Biblia está en lo correcto moral, científica e históricamente, pero al mismo tiempo se sujetan a valores morales actuales y conocimientos científicos modernos, cuando éstos llegan a ser incontestables.

El punto es que la Biblia es un libro en realidad tan plural  (es obra de varios siglos y de muchas manos) y en muchos momentos tan ambiguo y contradictorio, que por momentos es difícil afirmar qué está diciendo. Entonces surgen las diversas interpretaciones que a su vez han dado origen a múltiples religiones que se basan en ella. Como no hay forma de comprobar objetivamente cuál de las interpretaciones es la correcta (hasta ahora no podemos preguntarle a Dios qué quiso decir) me parece pretencioso y necio proclamar que: A) sabemos lo que la Biblia dice y B) Sabemos que lo que dice es correcto (moral o científicamente).

Veamos algunos ejemplos, primero refiriéndonos a los conocimientos científicos. Es muy citado el siguiente pasaje:

"Hizo también de fundición una gran concha, toda redonda, de diez codos de diámetro de un borde al otro, tenía cinco codos de profundidad, y un cordón o moldura de unos treinta codos ceñía toda su circunferencia" (1 Reyes 7:23)

¿Qué tiene de relevante este pasaje? Casi nada, realmente. Sólo es que habla de un cuerpo supuestamente redondo, con diez codos de diámetro y treinta de circunferencia... Lo cual es un absurdo, porque la circunferencia es igual a 3.14159 (o sea π) veces el diámetro y no a 3. ¿Qué podemos interpretar de ello? A) que la pileta no era literalmente redonda (y por lo tanto no podemos entender este pasaje literalmente) B) Que los pueblos de la Edad de Bronce que escribieron la Biblia no conocían el valor real de π  (y por lo tanto la Biblia no siempre está en lo correcto) . Esto, desde luego, no tiene la menor importancia (no importa el valor de π para apreciar las enseñanzas morales de la Biblia), pero nos deja una lección valiosa: la Biblia no es un texto científico ni debe tomarse como tal.


Veamos otro ejemplo más controvertido: 

"Llevolo entonces a lo alto y le mostró en un instante todos los reinos de la Tierra" (San Lucas 4:5)

La única forma en que Satán le hubiera podido mostrar a Jesús "todos los reinos de la Tierra" desde un lugar alto, sería que la Tierra fuera plana. Claro, hay otras interpretaciones, como que no le mostró literalmente todos los reinos de la Tierra, sino sólo los del mundo conocido, o que Satán usó sus poderes infernales para mostrarle todos los reinos a pesar de la redondez de la Tierra. Pero desde el momento en que añadimos cualquier nota al pie al texto bíblico, no la estamos interpretando literalmente. Desde luego, insistir en este punto es absurdo, porque no es ésa la enseñanza de este pasaje bíblico.




De hecho, existen varios pasajes en el Antiguo Testamento en los que se hace referencia a una tierra plana, redonda como un disco, que flota sobre las aguas, lo cual es completamente congruente con las concepciones cosmológicas de los pueblos antiguos del Cercano Oriente. Ahora bien, se pueden ignorar estas referencias porque no son importantes para la fe de los creyentes, pero si se quiere insistir en que la Biblia es realmente infalibe y sólo dice lo corecto, me parece que hay dos opciones: que la Tierra es realmente plana, o que la Biblia no quiere decir que lo sea.

Ahora sabemos más allá de toda duda que la Tierra no es plana y por ello muchos religiosos se resistirán a creer que la Biblia lo afirma. Como se trata de un libro lo suficientemente ambiguo como para admitir diversas interpretaciones, escogemos la que se acomoda a lo que ya sabemos y decimos que esa interpretación es "la correcta". Pero eso no impidió que durante siglos muchos pensadores se basaron en la Biblia para argumentar que la Tierra era plana, y aún hoy algunos continúan haciéndolo.

Pero veamos un ejemplo más:

"Entonces habló Josué al Señor en aquel día [...] y dijo, en presencia de ellos: 'Sol, no te muevas de encima de Gabaón; ni tú, luna, de encima del valle de Ayalón'. Y paráronse el sol y la luna hasta que el pueblo del Señor se hubo vengado de sus enemigos." (Josué 10:12-13)

Una lectura literal de esta pasaje implica que el sol se mueve alrededor de la Tierra. De hecho, los inquisidores que condenaron a Galileo (por decir que la Tierra se movía), así como Martín Lutero, citaron éste y otros pasajes bíblicos para argumentar que la Biblia decía que la Tierra es el centro inamovible del Universo y que el sol gira a su alrededor. Como la Biblia no puede estar mal, entonces sin duda Galileo y Copérnico lo estaban. Pero, ¡por Cthulhu! Resultó que Copérnico y Galileo no estaban mal, sino justamente en lo correcto, y entonces quedan de nuevo las dos opciones: o ignoramos esas implicaciones de los pasajes de la Biblia, aceptando por tanto que la Biblia es falible en cuanto a ciencia se refiera (porque finalmente ello es irrelevante), o asumimos que en realidad el Buen Libro no quería decir eso, e inventamos nuevas interpretaciones que cuadren con los conocimientos científicos actuales.



Si tomamos este pasaje (y otros) literalmente, veremos que la Biblia se equivoca. Pero desde el momento en que alguien apunta: "no, lo que en realidad, quiere decir..." está haciendo una interpretación. ¿Y por qué una interpretación sería mejor que cualquier otra cuando no podemos preguntarle a Dios y constatarlo nosotros mismos?

En realidad, funciona así en nuestros días: primero obtenemos conocimientos científicos y, para aferrarnos a la idea de que la Biblia siempre está en lo correcto, después interpretamos que en realidad no decía lo que durante muchos siglos se pensó que decía. Pero como desde un principio la Biblia ha sido lo suficientemente ambigua para admitir estas dos y otras muchas interpretaciones, de hecho no estamos contando con ella, sino con la ciencia. En ese sentido, no deberá extrañarnos que en algunas décadas haya quien diga que en realidad (o sea, según una interpretación "correcta"), la Biblia siempre había apoyado la evolución por selección natural. En conclusión, la Biblia no es una guía científica, ni se supone que lo sea, ni debe utilizarse como tal. 

La otra opción es la de los fundamentalistas religiosos, que rechazan la ciencia moderna para aferrarse a la literalidad de la Biblia, como es el caso de los creacionistas y los de la Sociedad de la Tierra Plana.

¿Qué hay de lo moral? Veamos un pasaje bíblico en el que se habla del racismo. Según el Génesis, Cam, hijo de Noé, se burló de su padre al hallarlo ebrio y desnudo. Como castigo, Noé maldijo a Cam, a su hijo Cannan, y a toda su descendencia:

"Maldito sea Canaán, esclavo será de los esclavos de sus hermanos. Y añadió: bendito el Señor Dios de Sem, sea Canaán esclavo suyo. Dilate Dios a Jafet, y habite en las tiendas de Sem, y sea Canaán su esclavo" (Génesis 9:25-27)

Durante mucho tiempo se utilizó este pasaje como prueba de la inferioridad de las razas africanas, llamadas camíticas (por Cam). Incluso se utilizaba para demostrar que el orden natural del mundo implicaba la esclavitud de los negros, argumentos que sostenían los esclavistas del sur de los Estados Unidos (curiosamente, los estados más religiosos). Pero aunque no se refiriera a los negros en la particular, ciertamente es un pasaje que proclama la superioridad de la raza semítica (la de Sem) sobre la camítica. Es decir, es una apología del racismo y la esclavitud en la Biblia.




Mientras la esclavitud y el racismo fueron instituciones aceptadas y prestigiosas en las sociedades occidentales, no hubo problema con esos pasajes bíblicos ni con su interpretación más común. Cuando los valores de la sociedad comenzaron a cambiar, mencionar este pasaje se volvió incómodo, y había entonces que aceptar que las Escrituras se ajustan a un sistema de valores morales propios de una civilización antigua (y que por lo tanto no son eternos ni inamovibles), o que en realidad el Génesis quería decir alguna otra cosa.

Ahora, para deleite de las feministas:

"A la mujer no le consiento enseñar ni arrogarse autoridad sobre el varón, sino que ha de estarse tranquila en su casa." (Carta de San Pablo a Timoteo, 2:12)
"Las mujeres sométanse a sus propios maridos, como al Señor: por cuanto el hombre es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la Iglesia [...] De donde así como la Iglesia está sujeta a Cristo, así las mujeres han de estar sujetas a sus maridos en todo." (Carta de San Pablo a los Efesios, 5:22-24).
[Aquí pueden leer más joyitas bíblicas]

No es que San Pablo piense que esté bien abusar de las mujeres (más adelante encomienda a los hombres cuidarlas y amarlas), pero es claro que establece la inequidad entre los géneros, que naturalmente la mujer es inferior al hombre, casi tanto como el hombre lo es a Dios. En estos días en que la equidad entre los sexos es un valor de las sociedades modernas, tomar estos pasajes literalmente sería un acto retrógrada. Nos queda reconocer que los valores que defiende San Pablo eran acordes a sus tiempos, pero que no lo son ya (y por lo tanto la Biblia es un producto humano que se ubica específicamente en el tiempo y el lugar de su confección) o con mucha imaginación doblamos y torcemos esa enseñanza para interpretar que en realidad no dice lo que parece decir, o ignoramos estos pasajes incómodos y nos quedamos con los bonitos ("ama a tu prójimo como a ti mismo"). De cualquier forma, todo esto es incompatible con una interpretación literal de la Biblia.




Es decir, no es que alguien se haya puesto a analizar la Biblia para luego descubrir que en realidad ésta no apoyaba el racismo ni el sexismo, y luego le haya comunicado su lección al mundo para que todos cambiáramos nuestros valores. Es que los valores morales de la sociedad cambiaron, se rechazó el racismo y la misoginia, y para que la Biblia pudiera sobrevivir en este nuevo sistema de valores, se tuvo que reinterpretar, y decir que en realidad la Biblia nunca había sostenido esas actitudes, ahora generalmente rechazadas. No habrá de extrañarnos entonces que en algunas décadas no falte quien sostenga que la Biblia en realidad nunca había estado en contra de la homosexualidad.

Pero no faltan los que siguen aferrándose a una interpretación literal de la Biblia, y de esos pasajes en particular, y siguen promoviendo el racismo y la inequidad de género, justificándose en las Escrituras, como lo hace el Ku Klux Klan (en el primer caso), o el Opus Dei (en el segundo).

En resumen, decir que la Biblia siempre está en lo correcto es problemático, porque es susceptible de ser interpretada de muchas maneras. No habiendo forma de preguntarle a Dios qué quiso decir, podemos ponernos a especular como lo hicieron los teólogos medievales en sus famosas discusiones bizantinas ("según la Biblia, ¿pueden los ángeles volar hacia atrás?"). Una opción es tomar los conocimientos de la ciencia moderna y los valores morales del mundo actual, y entonces decir que éstos eran los que en realidad la Biblia siempre había apoyado. Pero así no estamos obteniendo ningún conocimiento del Sagrado Libro, sino que lo estamos obteniendo del mundo, y luego adecuamos nuestras interpretaciones de la Escrituras a lo que ya sabemos o a lo que ya creíamos correcto. Y ejemplos hay muchos otros además de los que les puse.

En conclusión, la Biblia es un libro, y es un muy buen libro, uno básico para nuestra civilización. Pero no es el único libro, ni se puede esperar obtener todo de ella. Es, además, producto de seres humanos que plasmaron en ella los valores y conocimientos de sus tiempos y lugares. Aún creyendo que Dios en realidad la inspiró, hay que aceptar que su Palabra pasó filtrada por las mentes (no exentas de límites, prejuicios y preconcepciones) de quienes de hecho tomaron la pluma y escribieron. Es por eso que considero que la literalidad y la infalibilidad absolutas de la Biblia son del todo indefendibles.

10 comentarios:

Vale dijo...

Estoy completamente de acuerdo. yo siempre he pensado que quienes escribieron la Biblia son tan humanos como cualquiera y sólo así entiendo por que decían tantas barbaridades. Nunca me he creído que dios lo dictó.
Y claro todo está en concordancia a su tiempo y su modo de vida.

Creacionismo: "VETE A CASA" dijo...

"Esa es la pura verdad" como dijera mi buen Baloo, pero pues que puedes esperar asi son los religiosos, he tenido tantas discusiones con ese tipo de personas, que en parte de que no saben mucho de la Biblia defienden a capa y espada su ignorancia, pero que podemos esperar.

Martín Sobrino dijo...

Uno de mis pasajes favoritos es un registro muy antiguo sobre la conciencia de la variación lingüística:

Y los galaaditas tomaron los vados del Jordán a los de Efraín; y aconteció que cuando decían los fugitivos de Efraín: Quiero pasar, los de Galaad les preguntaban: ¿Eres tú efrateo? Si el respondía: No, entonces le decían: Ahora, pues, dí Shibolet. Y él decía Sibolet; porque no podía pronunciarlo correctamente. Entonces le echaban mano, y le degollaban junto a los vados del Jordán. Y murieron entonces los de Efraín cuarenta y dos mil (Jueces 12:5,6)

Y por supuesto el de la Torre de Babel...

Martín Sobrino dijo...

Olvidé mencionar que sí; no mames, lo de la infabilidad de la Biblia se ha tenido en tanto que ya forma parte de una expresión idiomática (en nuestro español, al menos) para significar que algún libro, de texto o no, es fundamental en alguna materia, licenciatura, etc.

Anónimo dijo...

Todas estas columnas sobre la Biblia y demás cosas relacionadas con la iglesia se deben a la cercanía de la navidad, verdad? Chairo amargado

Ego dijo...

Gracias a todos por sus comentarios.

@Anónimo: Sí, esperé a ponerlas en esta época por estrategia mercadológica ;) No, no soy amargado, estoy a favor de la difusión del conocimiento y el pensamiento racional. ¿Ahora eso también es de chairos?

Sir David von Templo dijo...

Y una vez más, el "Anónimo que llama a todos chairos" ataca de nuevo... En cuanto a la infalibilidad de la Biblia, ¿que más puedo decir? Porque, a huevo que un montón de pastores de cabras de la edad de Bronce que vivieron en un yermo infértil van tener mayores conocimientos de los secretos del universo que los pinches científicos que nada más andan inventando bombas atómicas, robots gigantes y rayos de la muerte (y creo que ya chingue unos 7 medidores de sarcasmo, así que ya le paro)

Saludos Maik, y felices fiestas :)

Alida Corey dijo...

Hace poco estuvo Raymundo Morris un antropólogo amigo en casa. Mencionó ciertas situaciones que sería complicado meter aquí, el punto es que (y espero no ser degollada por todos aquí) las leyes o reglas en un grupo de personas que creen en Jesucristo como salvador o cristianos pues para que me entiendan deben surgir desde dentro tan complicado como que Dios haga que fluya eso ahí, esto depende mucho del tipo de personas que sean. NO deben ser impuestas, o que el pastor, padres, lo que sea se ponga enfrente a decir qué es malo y qué es bueno, no debe hacerlo. Entonces entendí que lo mismo pasa con la Biblia, para entenderla quizá como Dios quiere habría que tener cierta disposición de que él existe y en todo caso ser iluminados, es decir el rema como dicen por ahí, es dado no es entendido por nosotros. Sólo es un comentario jamás intento convencer a nadie de algo. Afortunadamente para mí la ciencia no tiene que respaldar lo que creo y viceversa. Saludos Ego.

Homero GS dijo...

No sé si he entendido mal o qué onda pero me parece que decir que la Biblia es falible desde una perspectiva científica es incorrecto, porque como dices, la Biblia se interpreta, mientras la argumentación científica se comprueba. Es un hecho que los acontecimientos que se narran en la Biblia son de carácter interpretativo (lo que el Señor quiso decirnos es...), por tanto se me hace pretencioso querer desenmascarar un texto metafórico. Estoy de acuerdo en tooodo lo que escribes aquí, sólo que me "salta" un poco la postura científica. No sé si es porque la desecho por "default". Simplemente deberíamos entender la Biblia (nótese que la escribo en mayúscula porque el corrector de ortografía automático me lo pide así) como una manera de "ver y entender" la creación del mundo y todo lo que funciona en él. Es decir, no deberíamos ponernos al tú por tú sobre qué es lo correcto: lo que la Ciencia dice, o lo que dice la Biblia. ya que son visiones distintas ¿Me explico? ¡Saludos!

Ego dijo...

Homero: Sí, entiendo tu postura. Sobre tomar la religión y la ciencia como dos versiones diferentes y tu rechazo por default a la postura científica, te dejo con estas dos series:

http://egosumqui.blogspot.mx/2008/02/ciencia.html

http://egosumqui.blogspot.mx/2011/07/filosofia-de-la-ciencia-postmodernismo.html

¡Muchos saludos!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails