sábado, 7 de abril de 2012

Sobre opciones (estúpidas) de voto



Yo voté porque nuestro shampoo volviera a su vieja botella de vidrio. Después me volví un cínico...
Homero  J. Simpson

Nos encontramos una vez más en la gesta electoral, y una vez más no hay ni a quién irle ni para dónde mirar. Ante esta perspectiva, las personas sensatas y conscientes que habitan esta república bananera parecen tener sólo dos opciones: anular su voto (o no votar, que para efectos prácticos es lo mismo), o votar por el menos peor. Aquí hay dos criterios que guían la conducta. El criterio ético nos llevaría a anular el voto, porque ninguno de los candidatos se lo merece, porque el sistema electoral es un circo corrupto y una persona con integridad moral no quiere formar parte de esa farsa, porque ésta no es democracia sino partidocracia y etcétera. El criterio pragmático es el que nos llevaría a votar por el menos peor, porque de todos modos, votemos o no, alguno va a ganar y mejor que sea el que nos joda a todos lo menos posible.

Tanto votonulistas como menospoeristas están desencantados con la realidad política del país, y tentados a mandarlo todo a la chingada. Ambas posturas, debo decirlo, me parecen muy respetables y comprensibles, y es absurdo, aparte de mala estrategia, que los votonulistas traten a los menospeoristas con condescendencia: "ay sí tú, crees que vas a cambiar algo con tu 'voto útil' ¡despierta nene!"... o que los menospeoristas traten con desprecio a a los votonulistas: "ay sí tú, te crees tan puro y tan chingón que estás por encima de la democracia, ¡pinche huevón inconsciente!". Este tipo de actitudes no llevan a ningún lado.




Pero aunque comprendo y respeto la postura del voto nulo, en lo personal me inclino por el menospeorismo. Mis razones son las mismas: alguien de hecho va a ganar, y lo mínimo que puedo hacer es tratar de que gane la opción menos abominable. Además, y creo que éste es el punto de divergencia clave entre el votonulismo y el menospeorismo, a mí no me da igual que gane quien sea. No creo que sea lo mismo una victoria del PRI o una victoria del Peje, y no porque crea que López Obrador es menos peor candidato que Peña Nieto (bueno, quizá un poquitín menos), sino por el escenario que podría venir con una u otra victoria. Es que no pienso votar por el candidato menos peor, sino por el escenario menos horrible. Y es de eso de lo que tratará esta entrada.

De entrada, dejemos fuera de la ecuación a Josefina Vázquez Mota. Es claro que la señora es tonta como un ladrillo y que nadie la quiere. No puede llenar un estadio para un mitin, la corren de los restaurantes, dice que hay que fortalecer el lavado de dinero (aquí, segundo 00:40) y en fin, se burlan de ella a la menor oportunidad (y sus simpatizantes no ayudan). Aunque me parece muy probable que Peña Nieto esté de hecho a la cabeza en las encuestas, no me creo que la Chepina esté arriba del Peje. Igual y es sólo mi percepción subjetiva, pero me parece que el Peje tiene muchos más seguidores, y no sólo sus usuales pejezombis, sino personas que lo consideran la alternativa menos funesta. A Chepina sólo le quedan los panistas más popis o los más individuos más ingenuos.



Como el mismo Enrique Krauze dijo en una entrevista, el PAN ha sido un partido que ha decepcionado y defraudado al país. Otros analistas, entre ellos Denisse Dresser, han señalado que el PAN tuvo una importante oportunidad histórica, la de implantar por completo la democracia en México, y la perdió por concentrarse en asuntos coyunturales (como impedir que la izquierda llegara al poder) y en elevar al nivel de política su proverbial mochería (no gays, no condones, no aborto, no, no, no, no y ¡no!). De más está recordar la estúpida guerra mal planeada y peor ejecutada de Felipe Calderón contra el narco... y no, criticar a Calderón no significa apoyar a los narcos o querer que se negocie con ellos; hay que perseguir al crimen, pero con inteligencia y conocimientos, no nada más a la pendeja (y por eso, entre otras, cosas SÍ es importante que los políticos sean cultos). Además de que Calderón inició el desmadrito para legitimar su presidencia, cuando dos terceras partes de la nación no lo querían como presidente. Pero ahí tenemos lo 50 mil muertos y un aumento de violaciones a los derechos humanos por parte del Ejército.

El (improbable) triunfo de Josefina Vázquez Mota significaría darle continuidad a 12 años que, si bien no han mandado al país precisamente al abismo, tampoco hicieron gran cosa por impedirlo. Recuérdese que la Chepina ha prometido seguir con la guerra de Calderón (ya sólo con eso está muy cañón que gane). Entonces, siendo que el triunfo del PAN es una posibilidad muy remota, hagamos caso omiso de la fulanita y concentrémonos en los dos gallos fuertes de este palenque, Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador, y veamos cuál escenario es el menos horrible.



No sabía bien si adelantarles que llegué a la conclusión de que el triunfo del Peje sería menos horrible que el triunfo del PRI, porque sé que por ahí hay muchos antilopezobradoristas tan violentos como los mismos pejezombis, que quizá se encabronarían conmigo, me llamarían "chairo" o "morenazi" y se irían a otro blog sin leer mis argumentos. Pero tomaré ese riesgo, y si después de tan indigna declaración siguen leyendo esto, me permito exponerles mis razones.

No me simpatiza el Peje (y aguántense, pejezombis, porque lo voy a estar llamando "Peje" a lo largo de todo el post). Nunca he votado por él y esperaba no verme en la necesidad de hacerlo. Más allá de lopezobradorismos y antilopezobradorismos fundamentalistas, me parece la única opción factible para evitar que el PRI recupere el poder. Pero antes de explicarles los pros y contras de Andrés Manuel y su probable triunfo, quiero exponerles el porqué la victoria del PRI constituiría el escenario más distópico posible.


De entrada hay que entender eso: no se trata de Peña Nieto, se trata del PRI. Aunque Peña Nieto fuera un estadista capaz y emprendedor, y no el junior cabeza hueca que es, su victoria no significaría el gobierno de su proyecto, sino del PRI, y hay que tener muy claro lo que eso implica. Hoy en día los priístas hacen lo posible para maquillar sus 70 'bonitos' años de historia, señalando que durante ellos se hizo obra pública y se evitó que el país cayera en manos de una dictadura. Esos argumentos sólo podrían convencer a alguien que de plano no sepa nada de historia. ¿Quieres aprenderla? Bien, aquí te una Brevísima Historia del PRI

Otros priistas arguyen que "quien no tiene propuestas para el futuro no tiene derecho a criticar el pasado".  Do me the fucking favor, priistas. "Hola, quiero ser presidente" "¡Oye, pero eres un asesino en serie!" "¿Tienes propuestas para el futuro?" "Eh... noup" "¡Entonces, no tienes derecho a criticarme! Laralalala" ...Y más o menos así suelen ser los argumentos que utilizan los priistas de hueso colorado. Pero volvamos a ellos más tarde.



Como decía en la entrada anterior, cuando les conté de las linduras de algunos gobernadores priistas, a diferencia del PAN y del PRD, el PRI no nació como un partido político. Es decir, no se trata de un grupo de gente que se organiza para competir por el voto de la ciudadanía y así alcanzar puestos de poder desde los que pueda llevar a cabo sus planes, de acorde con sus objetivos e ideología. El PRI nació como una maquinaria para que el grupo que ya tenía el poder pudiera mantenerlo y seguir controlando al país, y para ello necesitaba una institución que aglutinara dentro de sí, y de esa forma manipulara, a todos los sectores de la sociedad: sindicatos, federaciones estudiantiles, agrupaciones de profesionistas, medios de comunicación, corporaciones diversas, todos los niveles de gobierno, gremios, iglesias, cofradías, camarillas, etcétera, etcétera. Por eso el PRI no tiene más ideología que la de obtener el poder y beneficiar a sus paniaguados con él.

A esto se le conoce como corporativismo. El individuo no es nadie, a menos que se encuentre dentro de una  organización (un sindicato, una federación estudiantil, etc.). Fuera de ella, le será difícil conseguir empleo u oportunidades para crecer. Dentro de ella, tendrá todas esas oportunidades, siempre y cuando sea absolutamente fiel al equipo y esté dispuesto a lamer muchas botas, a cambio de que, si le llega el momento, él mismo pueda obligar a otros a lamer las suyas. Para ascender dentro del grupo, para ser chingón, hay que entrarle al juego de la corrupción y la tranza, hacer favores, agachar la cabeza y mirar para el otro lado. Si te quieres hacer al de las manos limpias, no pasa nada, sólo te quedas abajo en la jerarquía por el resto de tu mediocre vida. Si quieres hacer un cambio desde adentro y limpiar la organización, te eliminan, o en el mejor de los casos, te defenestran. En pocas palabras, o te corrompen, o te ignoran, o te matan.

Ahora, cada una de estas organizaciones pertenece o está afiliada de una u otra forma a la organización mayor: el Partido Revolucionario Institucional. La misma estructura de cada grupúsculo se reproduce en escala vertical hasta arriba, y así es como el PRI logra constituir una red de corrupción y poder omnímoda y omnipresente, en la que cada individuo se esfuerza por mantener el estado de cosas porque está convencido de que es la única forma de que le toque algún hueso. Se trata de una estructura tan brillantemente malvada que bien podría haber sido diseñada por el Profesor Moriarty.

Es ésa otra razón por la que el PRI supo obtener más simpatías que el PAN. Mientras que en el PAN sólo puede prosperar la "gente bien", en el PRI cualquier huaracataca puede escalar por la estructura si aprende a lamer botas y rascar espaldas como es debido.




Los analistas Roger Bartra, en "La hidra mexicana" y Enrique Serna en "¡Vivan las cadenas!" lo han expresado de forma contundente: El ascenso del PRI no se puede explicar por un cambio o reestructuración en su forma de trabajar, métodos o ideología. El PRI sigue siendo exactamente el mismo, con sus líderes charros y sus caciques, después de 12 años de presidentes panistas. La victoria de Fox en el 2000 no mató a la Hidra, sólo le cortó la cabeza, pero el monstruo siguió vivo y con su estructura intacta en el microuniverso de las gubernaturas y los municipios.

Si algo ha permitido el ascenso del PRI ha sido el desastroso gobierno de la derecha y la obstinación intransigente de la izquierda, que sólo se dedicaron a roerse las cabezas unos a otros por los últimos 6 años. Eso provocó un sentimiento de decepción y desaliento entre la población. Algunos están muy conscientes de que los responsables de esa decepción son los políticos mexicanos, pero otros se han decepcionado de la democracia y prefieren el regreso a tiempos, que ellos recuerdan como "más sencillos", en que había un solo partido, un solo gobierno, una sola clase política, un solo discurso, un solo camino y ninguna ideología. Cuando el PRI perdió la presidencia, se abrió una jaula, pero a muchos mexicanos les ha dado miedo estar en el exterior.

El regreso del PRI significaría la pérdida de la libertad de expresión e imprenta, la vigilancia constante a la población, la represión a los disidentes, las crisis económicas constantes, el fortalecimiento de los sindicatos corruptos, la recuperación de privilegios por parte de la Iglesia Católica, la eternización de líderes charros y caciques que controlan regiones enteras como señores feudales, la imposibilidad de organizar grupos que pretendan hacer las cosas de forma distinta, la impunidad absoluta, la consolidación del poder de Televisa, el regreso de narcojefes de policía corruptos, el pacto con el crimen organizado (lo que no quiere decir que los narcos te vayan a dejar tranquilo, sino que ahora tendrán el pláceme del gobierno para hacer lo que les dé la gana)... En fin, el regreso del PRI sería un retroceso histórico del tamaño de volver a construir el Muro de Berlín o restaurar el Apartheid. Eso es lo que yo temo, y es por eso que lo considero el escenario más horrible.

Y bueno, del mismo Peña Nieto no hay mucho qué decir. Es un títere del PRI, un candidato con mucha imagen y poco fondo creado para una sociedad dirigida por la televisión (y no cualquier televisión sino Televisa), un tipo a todas luces torpe e ignorante (y el caso de la FIL no es una cosa sin importancia), con un gobierno corrupto y autoritario, y al que se le olvida de qué se murió su esposa. Como dijo Enrique Serna, en un país civilizado alguien con el currículo de Peña Nieto no habría llegado tan lejos en la contienda electoral. ¿Qué tan incivilizado necesita estar este país para que lo tenga como presidente?




Ahora hablemos del Peje. Ufff. Bueno, les dejo este fragmento de una entrevista que Neewsweek le hizo a Roger Bartra:


En México han estado casi ausentes las grandes tradiciones de la izquierda en el mundo: el comunismo y la socialdemocracia. Estas dos corrientes no enraizaron y no se modernizaron en nuestro espacio político. Esto ha provocado una gran penuria y una falta de experiencia política en los movimientos sociales, que han sido captados por la cultura populista. Y el populismo no es propicio a la indignación; propicia más bien sustitutos blandos, nacionalistas e institucionalizados de la idea de revo­lución.


Ése es el Peje. Un tipo populista con complejo mesiánico, intransigente, dogmático, incapaz de reconocer sus errores, con una idea de izquierda de hace 40 años o más. Pero, ¿es realmente un peligro? Como he dicho antes, el Peje me parece más ridículo que peligroso.

Eso sí, sus pejezombis me cagan la madre. Uno no puede tener una discusión decente con ellos y suelen creer que todo de lo que hablas es AMLO o contra AMLO. Son verbalmente violentos, y si criticas al Peje, de cerdo fascista-prianista-neoliberal no te bajan. Se lo toman todo personal y piensan con el hígado, no con el cerebro. Confían en su mesías hasta el punto de declarar que quien no está con él no es izquierda verdadera, que "no hay otro", que es el único verdaderamente revolucionario, y demás bosta por el estilo. Y aunque el Peje ha hecho lo posible por dejar en claro que él no tiene nada que ver con Chávez, entre los pejezombis se cuentan muchos chavistas, castristas y hasta stalinistas.

Pero he aprendido que no todos los simpatizantes de López Obrador son pejezombis descerebrados. Algunos simplemente consideran que es la única opción de izquierda disponible. Hay en el movimiento mucha gente decente y sensata, y ellos sí merecen mi respeto.




Volviendo al Peje y a su peligrosidad, algo que me encabrona desde las elecciones pasadas es que en vez de criticarlo con verdades (tiene cola que le pisen, y no poca), sus enemigos lo han hecho con falsedades, confiando en la ignorancia política e histórica de los mexicanos, y muchas veces valiéndose de falacias lógicas bastante burdas. Por ejemplo, la asociación Chávez-Peje es muy socorrida. Se dice que de ganar el Peje implantaría una dictadura tipo Venezuela. ¡Pero el Peje no tiene nada que ver con Chávez! El Peje ni siquiera es socialista, ni nada por el estilo. Es sólo un populista con un discurso izquierdista mesiánico de hace 40 años.

El Peje no implantaría una dictadura. Incluso promete dejar abierta la posibilidad de que la ciudadanía pueda revocar su mandato en caso de que la cague muy en grande. Pero si quisiera implantar una dictadura, eso no es posible: México no es Venezuela, con su historial de dictaduras militares. El Peje no es militar, ni tiene al ejército a su disposición. Es más, de ser presidente, no tendría ni la mayoría en las Cámaras, ni muchos gobernadores aliados. O sea, no hay forma en la que el Peje pudiera acumular y concentrar el poder en sí mismo, aún si ése realmente fuera su objetivo.

Otras acusaciones incluyen:  el Peje rompería relaciones con Estados Unidos; le quitará un auto a quien tiene dos, para donar el otro a los pobres; acomodará familias pobres en las casas de gente de clase media. Son tan absurdas y ridículas como ésas de que los comunistas comían bebés o los ateos violaban niños, con los que se solía espantar a los aldeanos ignorantes en tiempos ligeramente menos primitivos que los que vivimos en México.

¿Qué se le puede criticar al Peje? Varias cosas, como su mochismo religioso, que le impide pronunciarse con claridad en asuntos espinosos como el matrimonio gay o el aborto. Y aquí los pejezombis dicen "No, maese, lo que pasa es que es un brillante estratega y sabe que no puede pronunciarse a favor de estos temas porque pierde electorado"... sí a huevo, por lo mismo lo hace el PAN. La otra gran crítica que puede hacérsele al Peje es la presencia de ilustre escoria política como Bejarano y Bartlett. Pejezombis "No, maese, lo que pasa es que en política hay que hacer alianzas estratégicas"... sí a huevo, por lo mismo lo hace el PRI.



Lo que realmente me da miedo del Peje son dos cosas: 1) Que, como a lo largo de su carrera política, se muestre reacio a admitir errores o aceptar críticas, y que cada cosa que haga mal o que deje descontenta a la población se la atribuya a un compló, y que sus pejezombis estén listos para defenderlo con gritos, insultos, marchas y uno que otro wamazo. 2) Que de alguna manera la cague tan estrepitosa y absolutamente que le vede el camino a grupos de izquierda realmente progresistas. Pero ninguno de los dos temores tiene que hacerse necesariamente realidad, sobre todo si la voluntad de los ciudadanos mexicanos se encauza en impedirlo.

Decía yo que ni aún ganando la presidencia tendría AMLO los medios ni la oportunidad de concentrar el poder en su persona, movimiento o partido. El PRI, en cambio, sí que los tendría. Su red de corruptelas, tranzas y tráfico de influencias llegaría desde Los Pinos hasta las comisarías ejidales, y tendría todos los recursos a su disposición como para eternizarse en el poder por varios sexenios más, ya sea mediante el fraude electoral (en lo que son expertísimos) o de alguna otra forma.

Y aquí está el meollo de todo el asunto, la razón por la que finalmente me decidí a votar por el Peje y no a anular mi voto: el Poder. Se trata de evitar que una sola entidad tenga el poder absoluto en México. Ni el PAN ni el Peje podrían hacerlo; el PRI sí. El PAN no tiene posibilidades reales de ganar la presidencia (y ya quemó a lo pendejo las dos oportunidades que les dimos); el Peje sí.

Verán, yo creo que el futuro de la democracia no está en las elecciones ni en los partidos políticos; no está en elegir a un candidato y esperar a que lo resuelva todo. Creo que la verdadera democracia va más allá de las urnas, y que incluso no es necesario participar en la farsa electorera para ejercerla. Creo que el futuro de la democracia está en la participación cada vez más directa de sectores cada vez más amplios de la ciudadanía, es decir, de una presencia más activa de la sociedad civil, participativa, consciente, ilustrada y propositiva, en oposición a la clase política, anquilosada, retrógrada y que sólo se representa a sí misma. En México no tenemos democracia, sino partidocracia, pero será mucho más viable rompes esa partidocracia si el poder está repartido entre tres partidos, y no concentrado sólo en uno. Por eso me saca de onda que habiendo tantas personas luchando ahora mismo por fortalecer sus democracias, los mexicanos vayan a votar para eliminar la poca que tiene.

El triunfo del PRI bloquearía o eliminaría cualquier intento por construir una sociedad más democrática, plural y próspera en nuestro país. Piensen, ¿cuándo fue la última vez que la sociedad civil trató de dialogar con un gobierno priista?




Ah... Hum... No, debe haber habido otra ocasión más reciente...




Ok, ya etendimos. El punto es que si bien AMLO podría ser igual de incompetente que cualquier otro candidato, por lo menos su gobierno no tendría el poder (y dudo mucho que la intención) de reprimir o aplastar los movimientos sociales necesarios para la cristalización de la democracia en nuestro país.. y por movimientos no digo marchas ni plantones, sino acciones colectivas organizadas para asegurar que realmente sea la ciudadanía la que determina el rumbo que toman esta nación. Con el PRI eso sería prácticamente imposible. Vamos, hasta Enrique Krauze dice que con todo y todo el Peje es el menos peor de los candidatos:




Y es que López Obrador es un por lo menos. Por lo menos no es corrupto, por lo menos no ha mandado a matar a nadie, por lo menos no es autoritario, por lo menos se ha rodeado de intelectuales, por lo menos se preocupa por los pobres, por lo menos ha prometido la posibilidad de revocación de mandato, por lo menos dejaría abierta la puerta a la pluralidad política; por lo menos sus anuncios de campaña no son completamente vacíos, sino que por lo menos dicen alguna propuesta concreta; por lo menos no es clasista, elitista y despectivo; por lo menos él tiene a UN Bartlett y a UN Bejarano, mientras el PRI está lleno de Bartletts y Bejaranos. Pero es un por lo menos muy real, un por lo menos del que Peña Nieto no puede jactarse. Esto no lo hace el mejor candidato, pero su gobierno sería el escenario menos horrible.

Volviendo a lo de la red de poder que significa el PRI, ésa es precisamente la razón por la que voy a votar por el PAN en las elecciones estatales. El PAN y el PRI son prácticamente iguales en Yucatán, y efectivamente no habría mucha diferencia entre un gobernador de un partido o del otro. Pero el gobernador priista no estaría solo, sino que formaría parte de esa misma red de corruptelas y putrefacción que hemos descrito. Como yo quiero realmente quebrar esa red, o por lo menos impedir que alcance el poder absoluto, voy a votar por el único partido que puede hacerle la competencia para la gubernatura y la presidencia municipal: el PAN. Invito a todos los mexicanos a hacer lo mismo: votar por el que tenga las posibilidades de vencer al PRI, tratar de cortarle a la Hidra todas las cabezas posibles.

Ahí lo tienen. Ésas han sido las reflexiones que he estado formulando en las últimas semanas. A los votonulistas, les dejo una más: ¿no vale la pena ensuciarse el alma con la farsa electorera si en el peor casos el hacerlo resulta inocuo (aunque moralmente indeseable), pero en el peor casos el NO hacerlo redundaría en la muerte de toda posibilidad para construir una verdadera democracia en este país?

Y ahora veamos qué opinan los lectores...





Gracias.

21 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buen post, muy completo. Por lo menos no estoy ni de un lado ni del otro de los comentarios esperados jeje. Personalmente creo que aún falta tiempo para ver propuestas. Por lo pronto si confieso, me asusta la idea del regreso del PRI, la poca cultura de ese candidato y su mujer, con toda la parlafernalia telenovelera. Y atrás de todo csg.. miedo... :S Aunque por otro lado tampoco me agrada que pongan a amlo como un mesías redentor salvador de la humanidad. Caen mal. Y que decir de Pina, yo aún siendo mujer reconozco que tenemos limitaciones que se compensan con otras, pero el de dirigir y tomar decisiones en frío, no es nuestra especialidad. A ver que pasa. Aún falta rato y veremos como llegan a julio. Sin embargo estoy de acuerdo, no a la anulación del voto. Saludos.

Vale dijo...

Muy padre tu post, muy bien planteada tu posición ojala que gane el menos pior. Yo por mi parte no me moleste en actualizar mi credencial para votar, podría haber mandado mi voto de inmigrante pero pues no.

Anónimo dijo...

me gustó el post, aunque no coincido contigo, como nacido en merida pero avecindado muchos años en el d.f., aunque ya estoy de regreso en merida, mi conclusion que los vicios y defectos del pri han sido copiados y clonados por el pan y el prd y lo he vivido en sus gobiernos, represión, corporativismo, corrupcion, estupides extrema en la toma de decisiones y todo lo demas no es exclusivo del pri, de hecho podriamos decir que "por lo menos el pri lo hace bien", muchas veces el pan y el prd son tan tontos que ni los grandes defectos del pri pueden igualar aunque no cejan en su intento. es por esto yo soy de los que simplemente se va a ir a la playita ese dia y por mi twitter seguiré el circo y has ahi. no importa quien gane no creo que exista un menos peor, todos son pesimos...para ser un poco benevolentes con las tres opciones podria decir que no es su culpa, son un simple reflejo de la sociedad, un pais en su mayoria ignorante, corrupto, convenenciero, y chechón como en nuestro no podria criar otro tipo de gobernante. saludos y excelento blog.

Ribozyme dijo...

¡Morenazi! :-P

Es la primera vez que leo una exposición que me haga dudar sobre el voto nulo y considerar a AMLO como poco más que "el menos malo". A ver qué pasa de aquí a Julio...

Por su parte, el cuasi cacique local zacatecano, Ricardo Monreal, ex PRIísta, ex gobernador y senador PRDista (de los que tomaron el Senado en 2006), ahora dueño del PT local, tieneun pie puesto en cada una de las dos opciones: por un lado, oficialmente es pejista, pero por el otro, el actual gobernador, del PRI, es su ex secretario de turismo (y se murmura que su amante) y los principales puestos en el gobierno del estado son de operadores de Monreal.

Anónimo dijo...

Chairo

Fercho dijo...

Muy buen post, realmente bueno. Aunque personalmente ya he decidido hace tiempo no votar mas, estoy en libertad de no participar en este circo. "Votar por el menos peor" no esta nada cerca de llamarse democracia. Que clase de nación queremos construir dándole el poder a gente que claramente no esta capacitada para llevar una nación hacia el progreso.

Creo que este país es aun mas grande que eso, la política mexicana es un asco y una vergüenza. Se requiere crear un proyecto de nación como sociedad que maneje claramente un buen plan de salud, seguridad y educación para el pueblo en general, es decir, lo que México necesita es despertar y no seguir esperando a "que el menos peor" nos joda menos (me parece increíble que suene a chiste). Siguiendo con ese plan habrá que ver la realidad en otros 12 años.

A juicio personal creo que es tiempo de ponernos a pensar como mexicanos si seguimos soportando este tipo de malas bromas, hay cosas mas importantes que hacer que tratar de "atinarle" cada 6 largos años a la política, esto tiene que dejar de ser un chiste si queremos que exista la democracia en este país. Si entonces la gente le quiere seguir haciendo segunda a estos charlatanes adelante, yo simplemente paso de eso.

Muy buen blog en general, me quedo aun mas claro que realmente ningún partido político merece que lo escuche jamas.

Osan Gamer dijo...

Por acá en Colombia hemos tenido suerte con los 3 último periodos presidenciales (2 presidentes, aunque al primero mucha gente lo odia, pero ese es otro cuento), con respecto a no votar, por lo menos piensen, igual va a quedar alguien en la presidencia, si ustedes con todo su derecho eligen no votar, alguien más va a decidir por ustedes.

Mario dijo...

Muy buen post. Sólo me ha quedado una duda: ¿cómo pretenden los votonulistas mejorar/desarrollar la democracia en este miserable país? ¿tuiteando desde la playa? La ¨estoicidad¨ y el me-vale-madre de México han sido algunas de las principales causas de la postración nacional. Mas que posiciones éticas, los promotores del voto nulo siguen esas tendencias,

Mariana dijo...

buen post como de costumbre, don ego, de cualquier forma sigo sin convencerme de votar, nada va a cambiar, desde ya lo presiento...

¡saludos!

p.d: ¿que se traen algunos contra los que no pensamos votar? (excluyéndote a ti, claro)

El Ciudadano X dijo...

Muy buenas reflexiones mi estimado, ¡Casi te creo!, y mira que convencerme a mi no es sencillo, lo que más detesto de todo esto es no tener la libertad de elegir a un gobernante, y tener que elegir a alguna de las tres fritangas que previamente los dueños de México seleccionaron para nosotros, de cualquier forma, tu reflexión es válida, y aunque me gustaria pensar que elegir al PEJE podría al menos darle la oportunidad a quien nunca la ha tenido antes de convencernos en regresar a lo que es lo uestro, lo nuestro lo nuestro, el PRI, pero desafortunadamente no existen los milagros y de que Peña Nieto llega... llega
Un abrazo.

Sombrerudo dijo...

Votonulistas o abstencionistas:

Yo mismo fui un votonulista en la elección pasada. Ganó el PRI en el estado de Nuevo León. De hecho, en todo México. El problema del voto nulo es que es tomado por gente inteligente que razona su voto. ¿Y cual es el problema con eso? Que lo que hace tambalear una dictadura es precisamente eso, la gente pensante. Si el ala anulista adquiere todos los votos inteligentes, es el voto ignorante de los acarreados y come-lonches el que decidirá quien los gobierna (porque, a menos que huyan del país, los gobernarán).
Entiendo también que votar por el menos peor no es democracia, pero no votar o anular tu voto tampoco lo es. Anular el voto es, de cierta manera, democratico, porque demuestra inconformidad, pero no cambia ni el sistema ni tiene fin practico. En una verdadera democracia con lideres honestos, tal vez el ver demasiados votos nulos digan "hemos perdido el rumbo, debemos recuperar el corazón de los ciudadanos". En México lo unico que harían sería seguir chupando dinero del herario, mientras juegan con sus propias heces.

Lo dice un exvotonulista: no anulen su voto y vayan a votar por el menos peor. Si creen que no cambian las cosas, miren la cantidad de votonulistas que hay aqui, son un chingo.
"ay si, ay si, pero no cambiará nada"
Tal vez, pero vale la pena intentarlo ¿no?
"pero se mancha mi conciencia..."
Se manchará de todos modos. Antes yo también opinaba eso, pero bien analizado uno sostiene un regimen, vote por él o no. Voten o no voten, si llega Peña Nieto también estan metidos en esto, por omisión.

Y la historia juzga. ¿Donde estaba la gente racional cuando llegó Hitler al poder? ¿Y cuando llegó Stalin? ¿Donde están ustedes ahora?

___________________________

Ego:
Buen post, aunque me parece que sacaste muy rápido de la partida a chepina. Conozco muchos simpatizantes de la vieja esa que votará por ella solo por no ser el PRI e ir arriba en las encuestas. Es un ala antiPriista que confia en las encuestas oficilias. Si la descartas por las obvias razones (perpetuar el regimen calderonista, ser estupida) en ese caso deberías descartar también a Peña Nieto, lo cual nadie haría. Chepina jala gente todavía, tal vez no tanto como el peje pero lo hace. Mi pronostico es que en los debates pierda puntos Chepina y los gane el peje. E inevitablemente, por ser Peña Nieto el puntero, tiene que perder puntos. Todavía hay oportunida'

Enrique Arias Valencia dijo...

¡Viva el anarquismo esteticista!

K,r,A,s,H dijo...

Excelente post paisa,!!estoy completamente de acuerdo contigo¡¡, pero te recuerdo que el partido que le arrebato la presidencia pasada a AMLO fue el pan coludido con el IFE y con todo y que el peje iba muy por arriba de las encuestas, así que no descartes a la chepina tan rápido.

Zer0MX dijo...

Chairo!!!!!!... jajajaja... okk mala broma...

Muy buen blog, me gusta tu estilo y coincido contigo, aunque aún no se si anulare mi voto o votaré por el que crea menos peor, pero bueno, personalmente, preferiría que ganara el peje, no solo porque sea uno de los menos peores, sino porque la gente debe darse cuenta de la realidad "gane quien gane, todos perdemos" basta simplemente hecharse un comercial de cada partido para darse cuenta que todos dicen y hacen exactamente lo mismo, se la pasan hechandose en cara los problemas que hay en el país lavándose las manos, hacen promesas de "voy a mejorar la seguridad, ayudare a los pobres, mejorare la educación, etc..." lo que sirva para ganar votos, lo curioso es que nadie dice el "como" se lograran tales cosas y no me refiero solo a que digan "impulsando el turismo generaré más empleos" sino que con números, cifras reales... nadie lo hace porque lo único que les importa es ver quien se queda con el hueso, pero bueno, hay que ver como evoluciona esto y esperar que la gente tenga un poquito de memoria histórica antes de votar...

NeuTrihno dijo...

Excelente post. Yo también temo al regreso del PRI. Esta hidra ha estado sin cabeza por 12 años, pero una vez que la recupere regresará por todo lo que cree que le corresponde, el poder, y tratará de mantenerlo a como dé lugar.
En cuanto a lo que mencionas de los pejezombis, es muy cierto, son personas con las que no se puede hablar. Pero los Anti-pejes son peores; la mayoría son clasistas, que miran con desprecio a las personas que no estamos en su estrato social, y algunos hasta son fascistas.

Poncho Montoya dijo...

A huevo, qué chingona tu entrada. Gracias por compartirla.

Anónimo dijo...

Peña Nieto va a ganar (estoy casi seguro). He escuchado argumentos del tipo:

"con el PRI estabamos megor" [sic]

Cuando el sexenio de Peña Nieto termine, la gente posiblemente se de cuenta que fue infructuoso el esfuerzo del PRI. Que no cambió nada.

Eso posiblemente sea la oportunidad decisiva para la izquierda (si se lanza alguien más o menos decente claro).


Va de nuez:

2012
El PAN no funcionó en estos 12 años. Votar por:
[x] PRI
[] PAN
[] PRD

2018
El PRI tampoco funcionó. Votar por:
[] PRI
[] PAN
[x] PRD

Mi humilde opinión.

Ego dijo...

Anónimo: Sí veo muy probable el triunfo de Peña Nieto (y me da miedo). Pero creo que si gana el PRI ahí se va a quedar otro ratote. Si gana el PRI es porque los mexicanos no tienen memoria ni cultura democrática, y no la van adquirir en un sexenio de gobierno autoritario,corrupto y retrógrado.

Te dejo este interesante enlace: http://www.sinembargo.mx/opinion/16-04-2012/6313

Bruxcat dijo...

Fue muy jocoso leer la expresión "en tiempos ligeramente menos primitivos" XD

Pasada la intoxicación sarcástica me puse a llorar...

Yo con el Peje y luego, a asumir mi compromiso de particpar activamente en cualquier decisión que los políticos y dirigentes quieran realizar, esto último es lo que efectivamente mejorará al país:
Que cada uno de nosotros se vea a si mismo como presidente y elija siempre, en cada acción del día, el beneficio mutuo.

Gacela dijo...

Ya me volví fan de tu blog, publicas excelentes artículos. Voy a votar por AMLO aunque no estoy seguro si es el mejor o el menos peor, pero da lo mismo en este caso.

Anónimo dijo...

QUE SE NECESITA PARA QUE SE ENTIENDA QUE EL VOTO NULO SIGNIFICA QUE NINGUNA OPCION ES VIABLE Y QUE SE TIENEN QUE REPETIR LAS ELECCIONES, QUE ES UNA DEMOSTRACION QUE NO SEREMOS TAN ABNEGADOS NI ESTAMOS CONFORMES
QUE ES UNA MANIFESTACION ESTILO 132 A PEñA NIETO DE NO ME LA VENDES TAN FACIL NO ESTOY DE ACUERDO CON LO QUE SUCEDE..
asi se tomarian mas enserio los partidos y los gobernantes su tareas de servir a la gente?

EN SERIO.. QUE SE NECESITA PARA QUE LA ANULACION DE LAS ELECCIONES SE VUELVA REALIDAD.. y no por manchar mi conciencia y por la flojera a acudir a la casilla y poner mi cerebro a pensar...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails