martes, 8 de mayo de 2012

Top 10 de películas de Disney (Parte I)



Hola, niños y niñas de todas las edades. Bueno, como lo he prometido en las últimas semanas, aquí está, por fin, mi Top 10 de películas de Disney. Se divide en dos categorías: las hechas durante en Renacimiento Disney (1989-1999, pero se coló aquí una posterior) y las hechas por el mismo Walter Disney (1938-1967). En un par de entradas anteriores expliqué por qué creo firmemente que Walt Disney era un genio, aunque no les guste, y exploré un poco las películas hechas por los Estudios Disney después de la muerte de su creador.

Ahora les pondré la lista de las que considero que son las mejores películas de Disney. Aclaro que éstas son sólo mis apreciaciones personales de cinéfilo y niñote, y no un intento de pontificar. Cada quien tiene derecho a tener su propia opinión, aunque la mía es mejor que la todos ustedes. Sin más preámbulos, vamos al grano:

TOP 5 DE DISNEY (sin Disney)

Doble mención honorífica:

Mulán (1998) y Tarzán (1999)





Rescato las dos últimas películas del Renacimiento Disney porque la verdad es que me gustan mucho. Como decía en una entrada anterior, Mulán se desvió mucho de la fórmula clásica de princesita en apuros; no esperó a que ningún príncipe la rescatara, sino que ella misma se fue a la guerra y volvió victoriosa. Por si fuera poco, al final no se queda con "el chico", y apenas se insinúa el inicio de un romance futuro. Tarzán renunció casi por completo a las canciones (los personajes no cantaban, sólo Phil Collins... allá decidirán ustedes qué es peor) y fue una historia de acción y aventura, con momentos muy oscuros y de mucha violencia (aunque sin llegar, claro, al clásico de Burroughs). Los estudios sacrificaron el tono oscuro de las películas a favor de la comedia ligera y amigable, pero eso es entendible porque finalmente su negocio es hacer películas para niños. Como sea, no quería iniciar este conteo sin hacer un pequeño homenaje a esas dos cintas.


#5 El Jorobado de Notre Dame (1996)




Tenía muy malos recuerdos de esta película y si no es porque muchas personas, cuyas opiniones respeto mucho, me invitaron a revalorarla, me habría quedado así. Volví a ver El Jorobado y debo decir que quedé positivamente impresionado con esta cinta. Es más, creo que de no haber sido por algunos detalles, podría haber alcanzado el segundo lugar del presente conteo.

Es la segunda única película de Disney (sin Disney) que me puede causar escalofríos de admiración. En especial hay dos secuencias que son pequeñas obras maestras, por la animación, el ritmo, la música y lo que sucede en ellas: el mero principio de la película y la canción de Frollo (Hellfire). Ésta en particular es una escena soberbia, que conjuga elementos muy densos, como fe, deseo y condenación. Además va en un in crescendo abrumador.




Frollo debe ser uno de los villanos más complejos de Disney (y el personaje más interesante de esta película): sin ser un hechicero maligno o un capitán pirata, Frollo es poderoso por el lugar que ocupa en la estructura social del mundo al que pertenece. Es además, un individuo cruel, severo, inmisericorde, pero que hace todo lo que hace en nombre del bien, de la virtud y de Dios. Es de esas personas tan seguras de la propia probidad que no se detienen ante nada con tal de castigar el pecado en los demás. 




También es el único al que vemos realmente sufrir: su deseo loco por Esmeralda choca de forma violenta con su convicción de ser una persona recta y pura (como lo expresa en su genial canción). Resuelve este problema de la misma forma en que los hombres lo han hecho por milenios: satanizando la sexualidad femenina. Para Frollo, es Esmeralda la que lo embruja con sus poderes malignos y lo aparta de la santidad. La única solución es destruirla o poseerla por la fuerza. No es cosa fácil, pues Esmeralda es sin duda el personaje más cachondo que ha hecho Disney:


TETAS: Tetas tetas tetas, tetas tetas. Tetas tetas, tetas tetas tetas; tetas tetas tetas. Tetas.

Hasta comprendo al pobre de Frollo: sé lo que se siente desear con locura a una súcubo sensual y perversa con tal intensidad que no te deja comer, dormir ni respirar. Por fortuna yo me casé con la mía. ^^

El subtexto sexual, la intolerancia racial con todo e intento de genocidio, la relación con la Otredad (en cuanto Cuasimodo y los gitanos) y el tema religioso hacen de ésta la película más arriesgada de cuantas hizo Disney (sin Disney). Además, la animación, el diseño y la música la llevan a un nivel épico. Entonces, ¿por qué no la puse en un lugar más alto en este Top? Pues porque ésta es una película muy irregular: lo que tiene de genial, lo tiene de ñoño. Está claro que había artistas en los Estudios Disney que querían hacer algo muy interesante, pero que tenían detrás de sí a los estudios presionándolos para que su producto fuera comercial, digerible y facilón.

El resultado es una obra que parece un Frankenstein hecho con dos películas. Una de ellas es magnífica y la otra es la clásica ñoñada de Disney. No estoy en contra de los musicales, pero si va a haber canciones más vale que A) Sean memorables; B) Contribuyan a la trama o al desarrollo de los personajes. Lo peor, no me cabe duda, son las malditas gárgolas, que echan a perder todos los momentos en los que aparecen. Creo que si querían hacer una película arriesgada, seria, épica y adulta, lo debieron haber hecho y jugarse el todo por el todo, como lo hizo Dreamworks con la maravillosa El Príncipe de Egipto. Pero que si querían hacer una comedia musical de aventuras para niños, la hicieran como tal. Les pudo haber quedado un excelente producto, como la cinta que ocupa el cuarto lugar...


#4 Aladín (1992)




Me encanta esta película. Realmente me gusta mucho, sobre todo por su sinceridad: no es una película pretenciosa que prometa mucha calidad artística sin cumplirla. Sus creadores quisieron hacer una cinta divertida y vaya que lo consiguieron. Creo que es, por mucho, la peli más chistosa de Disney, a lo que aportó mucho el genio cómico de Robin Williams, con sus referencias pop espontáneas (ahora todo el mundo las hace, pero en su momento eran algo nuevo). Además de la excelente comedia, tiene aventura, emoción, romance, buenas peleas y mucha magia. La música es fantástica: no hay ni una sola canción que salga sobrando, cada una está donde debe estar y todas son memorables, tanto las divertidas, como la misteriosa y la romántica.

También los personajes son encantadores. Jazmín es una de las mejores princesas Disney, de las que salen a buscar lo que quieren y no solamente se dedican a agachar la cabeza y hacer lo que se espera de ellas (sí, lo digo por ustedes, Bancanives y Cenicienta, par de buenas para nada). Aladín es muy el "chico cool" de los 90, pero era un personaje que podía ganarse la simpatía hasta de niñ@s y adult@s, más allá de príncipes acartonados como (inserte cualquier nombre aquí). Aladín es un pícaro, un aventurero, un truhán embustero, pero de buen corazón.




Aladín y Jazmín son los primeros que no se enamoran el uno del otro a primera vista, sino que entablan una relación a través de la conversación, de la complicidad, de irse conociendo el uno al otro. Además, por lo que sabemos, Aladín tenía sus admiradoras y Jazmín ya había bateado a muchos pretendientes, así que no es como en otras películas en las que cada quien se enamora del primer miembro del sexo opuesto al que se encuentra.

¿Por qué no la pongo más alto? Bueno, porque si bien es cierto que es una estupenda comedia musical de aventuras, es sólo eso: no es particularmente profunda, ni muy ambiciosa, ni muy compleja, ni muy artística... Y está bien, no tiene que serlo, pero tampoco es muy trascendente.

Creo que lo que peor le quedó a la película es que no retrata muy bien a la cultura árabe. Está claro que los gringos no saben la diferencia entre las culturas de Arabia, Persia y la India, además de que ponen a un sultanato musulmán como contemporáneo del Egipto Antiguo, cuando en realidad habría sido contemporáneo de la Europa medieval (de hecho, en la serie animada de Aladín, los personajes se encuentran con Hércules, WTF?). Y, vamos, ¿esa alfombra voladora será tan veloz como ir y volver de China la misma noche? Si hubieran hecho su tarea, les habría quedado una mejor película.

Un detalle que escucho y leo mucho en reseñas americanas sobre Aladín: se le acusa de racismo. ¿Cómo? ¿No presenta esta película a los primeros protagonistas que no son blancos en una cinta de Disney? Ah, pero es que, a según, mientras que la mayoría de los personajes acentúan y caricaturizan los rasgos y el acento árabe, Aladín y Jazmín tienen rasgos caucásicos. (!!!) Es cierto que todos los personajes menos los protagonistas son caricaturas, pero es así en TODAS las películas de Disney. No creo que Aladín ni Jazmín tengan rasgos caucásicos: de hecho, muchos árabes se ven así. Es más, no me gusta presumir, pero yo anduve hace muchos años con una chica de Medio Oriente que se parecía bastante a Jazmín en cuerpo y cara.

Sí, así nos veíamos...

Son ustedes, mis queridos gringos, los que ven a alguien bonito y piensan "es claramente caucásico"; los que ven a alguien feo y piensan "se están burlando de los árabes". Son USTEDES, mis queridos gringos, los que están haciendo la relación feo = árabe, bello = caucásico y asumiendo que la obra es racista. Pfff, gringos: han sido racistas por tanto tiempo que ya no saben cómo no serlo. Pero prosigamos hacia nuestro tercer lugar...


#3 Lilo y Stitch (2002)




Para cuando salió esta película yo ya me había decepcionado de Disney gracias a Atlantis y El Planeta del Tesoro y no esperaba nada de ella, puesto que encima parecía no prometer gran cosa ni ser muy interesante. No la vi en el cine, sino en video. ¡Y vaya! Resultó no sólo ser la última buena película que hicieron los Estudios Disney, sino una de las mejores.

Lilo y Stitch sobresale por muchos aspectos: no es un cuento de hadas, sino una historia de ciencia ficción (más o menos); no está basada en una obra literaria anterior; se ubica en la época actual; los protagonistas no son caucásicos; sucede en Hawaii y los realizadores gozaron de relativa libertad creativa. Más allá de todo esto, me sorprendió por la gran complejidad emocional de la cinta, con una historia bastante sencilla.




Es cierto que está ahí todo el asunto del extraterrestre fugitivo, pero en realidad el asunto de la película no es nada como obtener el control de un reino, o el amor de una princesa, o salvar a un país, o revertir una maldición: se trata de relaciones humanas. De relaciones de familia, para ser exactos. Tanto Lilo como Stitch son personajes incomprendidos, excéntricos y juzgados monstruos, que provienen de familias rotas o disfuncionales. Ambos tratan con mucho esfuerzo de hacer que las cosas salgan bien, pero la riegan una y otra vez.

Algo muy interesante de esta película es que no hay un villano. Suceden cosas trágicas, porque Lilo y Nani no encuentran la forma de llevarse bien y hacer funcionar su hogar. Incluso el tal agente Cobra Bubbles, con su aspecto y actitud intimidantes, puede darse cuenta de lo trágico de la situación de estas dos hermanas huérfanas. La solución del conflicto llega cuando los personajes (las dos hermanas y sus tres amigos extraterrestres) se comprometen a formar una familia, muy atípica, por cierto, pero unida por lazos afectivos, que es lo que hace a las familias ser familias (¡en su cara, defensores de la familia tradicional!).




Por la profundidad de sus personajes y la complejidad emocional de conflicto, pongo esta película en tercer lugar, y si no alcanzó uno más alto, es precisamente por su sencillez, pues las dos películas siguientes alcanzan un tamaño tan épico que no pueden dejar de asombrar...


#2 La Sirenita (1989)



Sí, sé lo que están pensando: "Oye, Ego, no es ésta otra tonta película princesas?" Y no. Ésta es LA tonta película de princesas. La Sirenita fue la cinta que revivió a los Estudios Disney después de décadas de debacle. Esta película es la base sobre la cual se han querido construir todas las películas de cuentos de hadas (incluyendo las recientes La Princesa y el Sapo y Enredados) y el éxito que se ha querido imitar. Es cierto que otras heroínas Disney como Pocahontas y, sobre todo, Mulán son más interesantes que Ariel, pero sus respectivas películas no son tan buenas.

Ariel fue la primera princesa Disney que no se quedó a esperar a su príncipe, sino que ella misma lo fue a buscar (aunque es cierto que depositaba toda su esperanza de felicidad en él). Ella desafió las leyes de su padre y de su gente, y le vendió su alma a una bruja con tal de tener a su hombre amado. También es la princesa que muestra más piel, y su transformación en humana fue un momento de despertar sexual para los niños en los 80. De hecho, en toda la película hay un subtexto sexual muy recurrente, si bien sutil: en todo eso de tener piernas, está muy claro qué es lo que está deseando Ariel...




Úrsula es uno de los mejores villanos de Disney, es decir, de los que odiamos más, de los que más queremos ver derrotados. Tritón es el primer y único padre de princesa al cual se le puede tener respeto (quizá al de Pocahontas). De hecho, es un tío muy chingón. Si bien Eric es un personaje muy blandengue, lo importante no es él, sino Ariel. Y hasta los patiños chistosos son bastante divertidos.




La música es también muy buena: todas las canciones son magníficas y cuadran muy bien con la historia. Bajo el mar nos enseñó que el Mar Báltico está poblado por toda clase de criaturas tropicales que viven en arrecifes de coral... Un momento, ¿qué? La Sirenita cumple con todas las canciones que debe tener un buen musical de Disney, la divertida, la romántica y, por supuesto, la del villano.

Lo que hace muy bien esta película es conjugar de forma muy equilibrada (justo lo que no sabe hacer El Jorobado) los elementos infantil-divertidos, con los épicos-artísticos, con los sutiles y profundillos que están ahí para que el público adulto y los comunicólogos con tiempo libre se pongan a densear.


Toda mujer anhela un orgasmo así de grandotote...

Una objeción común: ¡le cambia la historia a Hans Christian Andersen! Y sí, es cierto. Pero ¿y? Andersen era un religioso fundamentalista que quería sermonear a los niños con la trágica historia de la Sirenita. No, gracias, me quedo con esta versión.


...Y ahora, redoble por favor, la mejor película de Disney (sin Disney):


#1 El Rey León (1994)



Ok, no hay grandes sorpresas. El Rey León es la mejor película que ha hecho Walt Disney Pictures desde que Walter Disney se fue a sodomizar ratones al infierno. Les dije que La Sirenita película sabe conjugar muy bien los elementos divertidos, con los épicos, con los intensos. El Rey León hace todo eso y lo mejora. Lo gracioso es más gracioso, lo épico es más épico, lo intenso es más intenso. Bueno, ¿qué se puede esperar de cuando Disney adapta Shakespeare? Pues, si algún despistado por ahí no se había dado cuenta, El Rey León es Hamlet.


¿Queda claro?


Sí, ya sé lo que van a decir los otakus: "Se lo fusiló de Kimba, el León Blanco, de nuestro dios Osamu Tezuka. ¡¡Malditos occidentales de mierda!!" Pero aunque sí se robaron algunos elementos superficiales del anime japonés, en realidad las dos obras tienen poco que ver, y el nombre de Simba significa "León" en suajili.

Volviendo a esta película, ¿qué es lo que la hace tan grandiosa? TODO: la música (¡¡Hans Zimmer + Elton John, por Deos!!), los personajes, la historias... Creo que Skar es el mejor villano de Disney (sí, incluso por encima de Frollo): es manipulador, inescrupuloso, en apariencia frágil, pero que sabe dar sus buenos zarpazos... Todo un villano shakespeariano... Y además es gay. Sí, totalmente, no lo había notado hasta que la volví a ver hace poco. Listos ya es mi canción favorita de villanos Disney. Skar toma a un montón de hienas mugrosas y las convierte en Tercer Reich con todo y espectáculo de luces de Nuremberg. (Añado que aunque Jeremy Irons es muy genial, me gusta más el trabajo del grandísimo actor de doblaje Carlos Petrel):




Tiene las secuencias de acción más impresionantes, así como los momentos emocionalmente más intensos: la muerte de Mufasa debió haber sido el momento más traumático para todos los niños de mi generación.

Además, ningún otro personaje de Disney tiene un conflicto existencial tan fuerte como Simba (porque Simba es Hamlet): ¿debe vivir feliz de la vida como si nada hubiera pasado o asumir sus responsabilidades y enfrentar las consecuencias de sus actos para oponerse a su tío fratricida y usurpador? ¿Vivir feliz o liberar a su pueblo?

La película es casi perfecta (no me gusta la canción de amor ni la del informe que le metieron en las nuevas ediciones en DVD) y su mensaje principal, el del Ciclo de la Vida es muy actual. Skar y las hienas convierten la sabana en un basurero porque no saben medirse y toman de la naturaleza lo que les viene en gana (aunque no tiene sentido que eso provoque una sequía, pero bueh...).

Es la única otra película de Disney que me produce escalofríos, y de forma repetida: en la secuencia inicial, en la de la estampida, en la canción de Skar, cuando a Simba se le aparece Mufasa, en la batalla final... Por si fuera poco, El Rey León también es un bildungsroman, una historia de paso a la vida adulta, con todo lo que eso significa. Pero también es una gesta épica en la sabana africana. Pero también es divertidísima.



Sólo puedo añadir que me siento afortunado de pertenecer a la generación que vio esta película por primera vez en el cine. Ciertamente fue uno de los momentos más importantes de mi infancia, y seguramente de la ustedes también.

Continuaremos en la próxima entrada. Mientras, espero sus comentarios.


6 comentarios:

Sir David von Templo dijo...

Muy buen análisis mi estimado... Oye ¿Y si es cierto que para el diseño de los rasgos de la sirenita se basaron en Alyssa Milano?

A ver si así como hicieron la versión de Richard Donner de Superman 2, hacen la versión sin pendejadas de El Jorobado...

Saludos...

La Diabla dijo...

Sir David von Templo, es como una ley universal que cualquier parte 2 de disney es una verdadera porqueria, de hecho la mayoria se van directito a video sin pasar por cine, pues ya no le ponen empeño, la historia es tonta, los encargados de la musica parecen ser unos simios y los dibujantes parecen mas bien becarios de alguna escuelucha de diseño grafico, en serio, la mayoria de segundas y terceras partes de disney son una porqueria.

Eniguei, ahora siento como que ya no podre hacer mi top 5 sin que se vea opacado por el tuyo o sea un simple complemento, bueno aun asi lo publicare. La verdad no estoy muy de acuerdo con la posicion de la sirenita ni la mencion siquiera de lilo.

Piensa lo que te propuse ¬¬

Ego dijo...

@Diabla: no te hagas a la modesta. ¡Todos queremos leer tu entrada!

Sir David no se refiere a hacer una secuela de "El Jorobado", sino a un "Director's Cut" como el que le hicieron a "Superman 2" como 30 años después.

Pienso en tu propuesta y me agrada, ¿pero cómo le hacemos? ¿Qué tienes en mente exactamente?

Nothingman dijo...

Tengo que no veo El Rey León desde hace algunos años... ¿Por qué Skar es gay? No lo comprendo

Mi favorita de todos los tiempos fue Pocahontas, me gustaba todo el desmadre ese que hacían en el bosque y cómo al final se les voltea John Smith para defender a su novia.

Ego dijo...

A parte de ser notoriamente afeminado, Skar nunca tomó una esposa ni se reprodujo en los quién sabe cuántos años que estuvo como rey. Sólo el hecho de ser homosexual explica que Mufasa lo haya dejado vivir en primer lugar, cuando los leones machos nunca toleran la presencia de otros. Además, hay una parte cuando Simba le dice "Eres raro, tío Skar" y él responde con una gran sonrisa "No tienes idea" ;)

Mi problema con Pocahontas es que, aunque tiene sus momentos, la mayor parte de película es bastante blandengue. Los dos protagonistas son muy acartonados y aburridos. Carece de encanto... Según yo.

entertothematrix dijo...

El Rey León es una película grande, sus personajes totalmente shakesperianos, el rey bueno y noble, el hermano envidioso y vengativo, el heredero inocente y tierno...

Lilo y Stitch es una película muy distinta (incluso la animación NO es nada que ver con la escuela Disney, todo es pachón, los cuerpos, las caras, incluso las naves y las armas)

No puedo estar más de acuerdo con lo q dices de El Jorobado, desde la primera vez sentí chinita la piel con la canción de Frollo, totalmente operística, el crescendo es genial y el es uno de los villanos más completos y logrados.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails