sábado, 25 de agosto de 2012

Mis cuentos favoritos de Borges


Jorge Luis Borges es uno de mis escritores favoritos por diversos motivos. Es un estilista magnífico, un erudito que no deja de impresionar, un filósofo elegante y agudo. 

Quizá lo que más me agrada de su obra es que supo dejar atrás el provincianismo que afectaba las letras hispanoamericanas y las puso al dialogar al tú por tú con la alta literatura universal. Durante mucho tiempo, e incluso hasta la fecha, se ha querido reducir la literatura hispanoamericana a la folclorización de la miseria, como si los nacidos en estos países fuésemos incapaces de otra cosa más que reportar sobre la vida rural, las culturas indígenas, las dictaduras militares o la pobreza y la violencia que afectan nuestra región. 

Borges rompió con estos cánones y trabajó una literatura en cuyos temas se eleva hasta lo metafísico, a los conceptos más complejos, a las ideas más sutiles, que sólo puede apreciar un espíritu con una delicadeza y un intelecto y un cuerpo de conocimientos nunca por debajo de cierta altura.

Sobre todo, Borges es la prueba, que ni los académicos más obtusos y mamones pueden refutar, de que la literatura fantástica puede alcanzar los mismos niveles de grandeza y perfección que la literatura realista. Aún hoy los académicos pueden mirarte con una ceja alzada si manifiestas tu preferencia por Poe o Wells, pero nadie se atreve a cuestionar que Borges es absolutamente admirable.

Aún así, en la academia no faltan quienes quieran demeritar la obra fantástica de Borges señalando que sus mejores cuentos son los realistas, como diciendo "Sí, los cuentos fantásticos de Borges son muy buenos, pero porque Borges es un gran escritor, y de cualquier forma sus cuentos realistas son los mejores". Burdo enobismo academicista que se sigue resistiendo a conceder tantito reconocimiento a la literatura fantástica.

En mi opinión, esos cuentos "realistas" de Borges, que se trasladan a la Argentina rural y tratan de gauchos y matarifes son más bien olvidables. Son buenos, porque Borges es un gran escritor, pero no tienen en ellos nada que impacte, que mueva al lector como lo hacen sus cuentos fantásticos. Más aún, se sienten falsos: uno siempre tiene la impresión de que Borges, cuando trata de Babilonia o de la Edad Media, sabe más de lo que habla que cuando se va al campo argentino.

Curiosidades de la vida: Borges es un escritor con cuya ideología política no podría estar en mayor desacuerdo: predicaba el elitismo intelectual, tachaba a la democracia de ser una superstición, despreciaba la cultura popular, y su repudio al comunismo lo llevó al grado de aplaudir a la dictadura de Pinochet. Pero no por eso deja de ser uno de los escritores que puedo leer y releer una y otra vez, fascinado, admirado y agradecido por que haya existido y escrito.




Por eso, sin más preámbulos, aquí les va una lista de mis cuentos favoritos de Borges, con una breve sinopsis para cada uno y que de esa forma se animen a leerlos (incluyo los enlaces para que puedan empezar de una vez):

El inmortal: Un militar romano se interna en los desiertos africanos en busca de un río cuyas aguas, se dice, dan la inmortalidad a quien las bebe. Encuentra una antiquísima ciudad abandonada y construida con locura, levantada a orillas de dicho río. Pero ¿es la inmortalidad un don o una carga? [Leer]

Los teólogos: Dos teólogos de la Europa medieval se enfrentan durante años mediante publicaciones en las que el uno al otro se acusan sutilmente de herejía. Curiosamente, la Iglesia Católica cambia sus posturas respecto al dogma cuando la política así lo exige, pero uno de los teólogos no está dispuesto a traicionar sus convicciones. [Leer]

La casa de Asterión: En un palacio con infinitas puertas, corredores y galerías, vive Asterión, hijo de una reina, en completa soledad, esperando a que venga alguien a liberarlo. Pero, ¿quién es Asterión? Éste es uno de los cuentos de Borges más estremecedores. [Leer]

Deutsches Requiem: Un oficial nazi oculto en Sudamérica hace una perturbadora apología de sus acciones, de cómo matar al inocente lo liberó de la debilidad de la compasión y lo convirtió en un súperhombe, por lo que nadie tiene derecho a juzgarlo. Un perturbador descenso a la filosofía nazi. [Leer]

Los dos reyes y los dos laberintos: El rey de Babilonia invita al sultán de Arabia a visitar su capital y su palacio. Por jugarle una broma al rey del desierto, al que considera un bárbaro inculto, el babilonio lo hace extraviarse en su laberinto. El sultán planea la venganza. [Leer]

El Aleph: En un lugar de una casa existe un punto del universo que contiene a todo el universo, que puede ser visto en su totalidad sin que las imágenes se confundan ni se superpongan. Uno de los cuentos más hermosos de Borges y también en el que hace gala de su agudo sentido del humor. [Leer]

Tlön, Uqbar, Orbis Tertius: Un grupo de intelectuales descubre una entrada en una enciclopedia dedicada a un país del que nadie ha oído hablar. Se dan cuenta de que una organización secreta poco a poco está insertando entre la cultura conocimientos ficticios como una forma de apropiarse del mundo. [Leer]

Pierre Menard, autor del Quijote: ¿Y si alguien intentara reescribir el Quijote? ¿Importaría que la obra fuera exactamente igual a la de Cervantes? ¿O tendría valor por el ejercicio de haberla escrito sin ser Cervantes? [Leer]

La lotería en Babilonia: Borges imagina una sociedad en la que todo, las instituciones, las profesiones, la vida y la muerte están regidas por el azar, a través de un sorteo que decide las vidas de todas las personas. [Leer]


Examen de la obra de Herbert Quain: Borges analiza la obra de un autor ficticio, porque lo importante no es que se escriban esas obras, sino que alguien haya tenido la idea de escribirlas. [Leer]

La Biblioteca de Babel: Uno de los mejores cuentos de Borges, trata de una biblioteca infinita. Contiene todos los libros que han existido o podrían existir, en todos los idiomas y en todas las variantes. Como no tiene fin, si uno se mueve en cualquier dirección jamás encontrará una salida. [Leer]

El milagro secreto: Un escritor está a punto de ser fusilado por un pelotón. Su único deseo sería poder terminar de escribir. Como acto de compasión por alguna deidad desconocida, el tiempo se detiene para todos, menos para su mente. Entonces, de pie, inmóvil frente a los fusiles, el escritor comienza la redacción mental de su última obra. [Leer]

El otro: El viejo Borges se encuentra consigo mismo, un joven idealista, en una banca de parque y tienen una inolvidable conversación en la que el muchacho y el viejo confrontan sus ideas. [Leer]

There Are More Things: Borges escribe un cuento de Lovecraft. Borges. Lovecraft. ¿Tengo que decir algo más? [Leer]

El Espejo y la Máscara: Un juglar escribe para un rey medieval una gesta épica que ensalce sus hazañas. Cada versión es mejor que la anterior. La última es sólo una línea y es tan hermosa que... [Leer]

Utopía de un hombre que está cansado: Borges, vagando por el campo, se ve transportado al futuro y encuentra una sociedad utópica que lo ha superado todo lo que estaba de más. Es el sueño de un hombre cansado de las fatigas de la vida. [Leer]

El libro de arena: Borges imagina un libro infinito, que contiene todo lo que podría ser escrito. La misma página no puede encontrarse dos veces. [Leer]

La memoria de Shakespeare: ¿Te gustaría tener en tu mente la memoria de Shakespeare? No su talento, no su inteligencia, ni su sensibilidad, ni ninguna de sus cualidades. Sólo su memora. ¿Qué harías con ella? [Leer]

Espero que estas sinopsis les motiven a leer estos cuentos. Por ahora, sólo les dejo una recomendación para mayor disfrute de todos esos relatos:






8 comentarios:

Raúl Flores Bernal dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Raúl Flores Bernal dijo...

Creo que deberías profundizar con el tema de lecturas combinadas con Cannabis, para los pachequines que queramos experimentar.

Reinhardt dijo...

Una palabra de dos sílabas: Jo-der.

Me metiste un ansia muy marcada de comprarme una compilación [fantástica] de Borges ahorita mismo D:

Saludos, Ego, desde Tabasco y sigue con las entradas tan chingonas como siempre.

P.d: Igual... estoy considerando eso de la mota XD

Ego dijo...

Ahí tienes:

http://egosumqui.blogspot.mx/2010/01/fuma-mota-y-lee-un-buen-libro.html

Mario dijo...

Muy buena recomendación Ego. Desgraciadamente no tengo cómo conseguir mota aquí en Querétaro... como sea, releeré esos cuentos.

Anónimo dijo...

Me llama la atenciòn la rotunda afirmaciòn en "Tlon..." llamando a Cristo "impostor"...
flarcon@hispavista.com

abel eduardo Lofiego dijo...

cON MENCIONAR SÓLO A TLON,UQBAR, ORBIS TERTIUS YA ERA SUFICIENTE. Creo que es uno de los mejores cuentos fantásticos del siglo. Además el final es casi del tono de un cuento de terror o misterio...cuando termina diciendo que el mundo será TLON...que desaparecerán del planeta el idioma inglés , el alemán y el mero castellano..."yo no hago caso (dice) yo sigo una indecisa traducción quevediana ( que no pienso dar a la imprenta ) del URN BURIAL de Browne."

abel eduardo Lofiego dijo...

La Mota imagino que será para acompañar la fantasía de los cuentos de Borges y luego imitarlo. Te escribes varias boludeces, y listo...fumando mota te parece que ya escribes como Borges.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails