miércoles, 8 de agosto de 2012

Terceras partes nunca fueron buenas



Dice el viejo y conocido refrán que "segundas partes nunca fueron buenas", refiriéndose a las secuelas de las buenas películas. Pero revisando la historia del cine podemos encontrar varias excepciones, sobre todo en décadas recientes, en que las películas suelen darse por sagas, series o franquicias. Existen algunas secuelas que quizá no sean tan buenas como la primera parte, pero que son bastante decentes; hay otras que son tan buenas como la primera y, finalmente, hay algunas segundas partes tan milagrosas que superan a la original.

Ejemplo obvio

Hoy, más bien, nos encontramos ante un fenómeno distinto: "terceras partes nunca fueron buenas". Muchas series cinematográficas se dan en el formato de trilogías, de las cuales es muy común que el segundo capítulo de la saga sea el más sólido, aplaudido y elogiado, mientras que la tercera parte resulte floja y tienda a decepcionar.


Ejemplo obvio

¿Por qué sucede esto? Es decir, ¿por qué el tercer capítulo de una trilogía suele ser el más blandengue? ¿O será que es el público el que se decepciona de la tercera entrega y la menosprecia sin fijarse en sus cualidades? Éstas son un par de preguntas que pretendo responder en esta entrada.

Pero para ello hay que plantear la diferencia entre una trilogía y una serie o franquicia cinematográfica. Una cosa es que una película tenga éxito y por ello se produzca después una segunda parte, que si tiene éxito dará lugar a una tercera, o cuarta, etcétera, y otra distinta es que una serie de películas narren una historia conclusiva en tres actos. La trilogía es precisamente esto último [aquí iba a insertar un choro sobre los orígenes de la trilogía en teatro griego, pero luego me dio hueva].

Descartemos las películas malas que tienen secuelas, porque éstas serán necesariamente malas. Abordemos el caso de las franquicias cinematográficas: ¿por qué alguien querría hacer una segunda parte de una buena película? En primer lugar está el dinero: nadie producirá una secuela de una película que resultó un fracaso en taquilla. Pero cuando sólo existen las ganas de hacer dinero, las secuelas suelen ser muy malas, pues en ellas sólo se repite de forma automática la fórmula de la primera parte.

Y es así como la avaricia arruina una buena película con secuelas cada vez peores

¿Qué se necesita que para que una segunda parte sea buena? Se necesita que la historia tenga un lugar hacia dónde ir. La segunda parte debe expandir y explorar los alcances de la historia que se planta en la primera. Quizá es por eso que las películas realmente grandiosas no pueden tener segundas partes: son tan perfectas que en sí mismas agotaron todo lo que tenían que decir. No necesitamos secuelas de Ciudadano Kane, o Sunset Boulevard, o Naranja Mecánica, o Casablanca, o Los olvidados...

Pero algunas películas bastante buenas tienen secuelas bastante buenas también. Estas secuelas a su vez suelen tener éxito y entonces surgen terceras o cuartas partes, las cuales casi inevitablemente serán malas. De hecho, tenemos varios ejemplos de películas que funcionan en muy bien en binas o duplas, o sea en grupos de dos, y de las que es mejor olvidar terceras y cuartas partes:

Algunos de mis ejemplos favoritos

Las películas de ciencia-ficción y fantasía se prestan muy bien para tener buenas secuelas, pues en la primera película se ha creado un mundo fantástico y personajes extraordinarios, por lo que un buen autor puede tener una buena idea sobre lo que sucedería con ese mundo y esos personajes, y así expandir la historia.

En las películas mediocres de acción, terror o de comedia (que son las más), lo único que se hace es aplicar la misma fórmula una y otra vez  hasta que la gente se harte. Esto se debe a que este tipo de películas (con excepción de las verdaderamente buenas), apuntan a despertar reacciones muy básicas e inmediatas: adrenalina, morbo o risa, y si una vez funcionó, sólo hay que repetirla hasta el cansancio, si acaso a una escala más grande.  (piénsese en las interminables secuelas de Rambo o Rápido y Furioso, en las de Viernes 13 o Saw, o las de American Pie y las que seguro serán interminables secuelas de Qué pasó ayer).




En particular esto parece fácil y obvio en el caso de las películas de superhéroes, pues en la fuente original (los cómics) existen muchas historias de las cuales echar mano. Ah, pero en realidad esto es engañoso, ya que después de un par de episodios el protagonista deja de evolucionar y entonces la serie corre el riesgo de convertirse en algo tipo "y en el capítulo de hoy, nuestro héroe deberá detener el malvado plan de...". Por eso también lo mejor es que las pelis de superhéroes se den en trilogías, de lo contrario se convierten en churros:




Así que hablemos de las trilogías. Éstas son, como ya quedamos, las que cuentan una historia en tres partes. No es una trilogía, por ejemplo, la de Jurassic Park, aunque así la vendan, porque se trata de una película que tuvo dos secuelas, cada una autoconclusiva y casi inconexa con las otras dos. Tampoco se puede decir que Toy Story lo sea, pues cada capítulo es independiente, y se puede ver cualquiera de ellos sin necesidad de ver el siguiente. Más bien se trata de una película que tuvo, de forma extraordinaria, dos secuelas muy buenas.

No sé muy bien cómo clasificar las de Indiana Jones. Entre Los Cazadores del Arca Perdida y La Última Cruzada sí hay cierta continuidad, pero en medio está El Templo de la Perdición, que no comparte con las otras ni personajes, ni villanos, ni líneas argumentales y realmente Indy no hace en ella gran cosa de arqueología (y que de hecho se ubica temporalmente antes de la primera película, lo que la hace una precuela). Siento que Lucas y Spielberg querían más bien que la saga de Indy tuviera un carácter episódico, cada película una nueva aventura, como las de James Bond. Pero no puedo negar que La Última Cruzada cierra a la perfección la serie (El Reino de la Calavera de Cristal me divirtió y no creo que sea tan mala como todos gruñen, pero también creo que sale sobrando).



¿Cómo se hace una trilogía verdadera en cine? Por lo regular se hace un primer episodio, que narre una historia más o menos autoconclusiva, de forma que se mantenga por sí sola, pero que deje suficiente margen abierto para futuras expansiones. Si la película tiene suficiente éxito, se producen las segunda y tercera parte.

Y aquí viene lo importante de una trilogía: la segunda parte no solamente debe expandir el mundo y la historia planteada en la primera, sino que debe dejar las cosas de tal forma que sólo se puedan resolver en otro episodio, haciendo que la tercera parte sea absolutamente necesaria para concluir la historia.

A veces la trilogía ya estaba planeada desde el principio (Star Wars), en otras ocasiones los realizadores dieron con una idea para convertir una sola peli en una trilogía (buena idea: Volver al Futuro; mala idea: The Matrix), y en otras se dejó desde un principio la posibilidad, aunque no la necesidad, de hacer una trilogía (X-MenSpider-Man, las Batman de Nolan), pero todas dependían del éxito de la primera parte. Hay pocos casos en los que la trilogía ya se iba a producir como tal desde el principio: El Señor de los Anillos (porque la trilogía ya existía en forma de libros), y las precuelas de Star Wars, porque había tres lotes que llenar. Curiosamente, éstas son las dos trilogías en las que la tercera parte es la mejor de la saga.

Honrosas excepciones

Okey maguey, entonces ahora que sabemos lo que es una trilogía y cómo surgen. Y, como dijimos desde el principio, suele suceder que el segundo episodio de la trilogía sea tenido como el mejor, mientras que la tercera parte es considerada menor, cuando no un total desastre.

¿Por qué sucede esto? ¿Son realmente mejores los episodios intermedios y tan malos los finales? ¿O es sólo la percepción del público? Yo creo que es una mezcla de ambos.

¿Qué es lo que hace que el segundo episodio sea el mejor? Si lo piensan, no es tan difícil dar con la respuestas, pues se trata de la suma de varios factores:

1.- La primera parte era la introducción al mundo de la película y a sus personajes. En el caso de las películas de superhéroes, la primera parte necesariamente narra su origen. En el segundo episodio ya no es necesario presentar a estos personajes (si acaso, algunos otros nuevos), y se les puede meter de lleno a la acción (en sentido narrativo, esto es, no que se agarre a patadas, sino que empiecen a hacer y a sucederle cosas desde el principio), y ponerlos en situaciones más extremas, comprometedoras y llamativas que en la primera parte.

2.- Las segundas partes trabajan sobre lo que ya se logró en la primera: se refuerzan puntos fuertes, se afinan los débiles, se hace más grande lo que funcionó bien.

3.- Las segundas partes por lo general tienen más presupuesto que las primeras: esto significa más escenarios, más personajes, mejores efectos especiales y, por supuesto, secuencias de acción más impresionantes.

4.- Punto de suma importancia: las segundas partes pueden darse el lujo de ser oscuras: o por lo menos, emocionalmente más intensas. Como aún habrá un tercer episodio en el que se puede arreglar todo, el segundo puede ser en el que todo le salga mal a los héroes, en el que se den los momentos más trágicos. Vuelvo al ejemplo de El Imperio Contraataca, el más oscuro de la trilogía original, en el que todo va muy mal para nuestros héroes desde el principio. 

Esto no se puede hacer en la primera parte, porque a la mayoría de la gente no le gusta que una película no tenga final feliz. Pero para la segunda entrega, el público ya está consciente de que habrá una tercera y puede aceptar que las cosas se pongan color de hormiga, porque nos emociona ver a nuestros héroes superar las más grandes adversidades.

5.- Y por último, pero no menos importante, está el efecto cliffhanging: Este término significa literalmente "colgando de un risco" y se refiere al truco narrativo que se usaba en los viejos seriales cinematográficos y después las series de TV. El héroe (digamos, el Llanero Solitario), llegaba al final del episodio en una situación de peligro de la que parecería imposible salir (verbi gratia, colgando de un risco de una sola mano). Esto dejaba enganchada a la audiencia y con ganas de ver lo que sucede.

¿Podrá Batman salir de esta trampa mortal?
¡¡No se pierdan el próximo batiepisodio, a la misma batihora, por el mismo baticanal!!

El final cliffhanging tiene un efecto emocional muy fuerte: engancha a la audiencia, la deja picada queriendo saber qué va a pasar en la próxima entrega. La película termina con un momento de alta intensidad y mucha tensión emocional. En un estado de ánimo correspondiente, la audiencia abandona la sala de cine, muy entusiasmados, frotándose las manos y sonriendo de emoción. El segundo capítulo termina no con la resolución del conflicto, sino planteando el siguiente conflicto, por lo que el público se queda en estado de alerta.

Veamos algunos ejemplos (spoilers ahead):

El Imperio Contraataca: Luke pierde una mano y se entera de que Vader es su padre; Leia le confiesa su amor a Han, justo antes de que a él lo encierren en carbonita y se lo lleven con Jabba; el Imperio toma la ciudad de Bespin y nuestros héroes tienen que salir huyendo tras una dura derrota, apenas por un pelito...

Volver al Futuro II: Marty se queda atrapado en 1955, y Doc Brown se queda atrapado en 1885. Marty llega con el Doc de 1955 justo cuando acaba de enviar al Marty del día anterior de vuelta al futuro...

X-Men 2: Magneto está libre de nuevo y se ha llevado a Pyro consigo; todos creen que Jean Grey está muerta, pero el público entiende que está por renacer como Fénix...

Spider-Man 2: Mary Jane ahora sabe que Peter es Spider-Man y está dispuesta a correr el riesgo de iniciar una relación con él; pero Harry también lo sabe y cree que él mató a su padre; la película termina indicando que Harry está a punto de convertirse en el nuevo Green Goblin...

Piratas del Caribe 2: Jack Sparrow se hunde con el Perla Negra, los piratas se ven desorientados y sin líder; Will sospecha que Elizabeth le estaba poniendo el cuerno con Jack; el corazón de Davy Jones está posesión de Beckett, anunciando la alianza de los dos principales villanos de la historia, y para colmo, en el último segundo se aparece Barbosa redivivo...

The Dark Knight: Batman se adjudica la culpa de los crímenes de Harvey Dent y queda fuera de la ley; la alianza con el comisionado Gordon tiene que ser rota y ahora él debe ser perseguido...

Todas estas películas nos dejaron emocionados esperando la siguiente entrega... Y luego, ¿qué pasó? Las terceras partes fueron consideradas inferiores a las segundas, si no de plano una reverenda porquería. ¿Por qué?


Creo que en parte la tercera entrega no puede ser tan buena como la segunda, pero no necesariamente por la falta de talento o esfuerzo de los realizadores, sino por la misma estructura de una trilogía:

¿Por qué la tercera parte no puede ser tan buena?

1.- Tiene que concluir. La segunda sólo tiene que sugerir que se viene una confrontación climática, pero la tercera tiene que encontrar una forma de finalizar con la historia, y los finales siempre son lo más difícil de lograr para satisfacer al público.

2.- No puede darse el lujo de ser oscura. Seamos sinceros: somos cursis y nadie quiere que el final de una serie de películas heroicas sea trágico. Sí, nos encanta el momento "oscuro" de la saga, y a veces el final de la misma nos parece "demasiado feliz", pero en realidad deseamos que así sea. La tercera parte tiene que darnos ese final feliz, y no es nada fácil si en la segunda había dejado las cosas muy lúgubres.

3.- El final cliffhanging que había funcionado muy bien en la segunda entrega, se vuelve en contra del tercer episodio. En los viejos seriales de cine y en las series de TV era sumamente fácil y decepcionante salvar al héroe de la situación en la que se encontraba: si el Llanero Solitario colgaba de un risco, en el primer minuto del siguiente capítulo Toro llegaba con una cuerda y lo rescataba, o algo así (o Batman sacaba su bati-repelente de tiburones). Eso sucede con las películas también: los realizadores habían metido a los personajes en un riesgo tan grande, que para resolverlo todo en una cinta de dos horas, necesariamente se iba a sentir forzado y decepcionante. El cliffhanging sólo sirve para que el público quiera seguir viendo: no necesariamente aporta alguna cosa a la historia. Piensen en Lost, una serie que se pasó cinco temporadas prometiendo que algo grande estaba a punto de pasar, cuando nunca pasó ni puta madre, y lo que pasó no tenía el menor sentido.

Chinga tu madre, JJ Abrams

Pero aunque ciertamente el tercer episodio no puede ser tan bueno como el segundo, eso no es pretexto para hacer una mala película. A veces los realizadores sólo la cagan. Piratas del Caribe 3, aunque tiene sus momentos, fracasa porque en vez de ir más allá, sigue la misma fórmula de las películas anteriores y promete una gran batalla final que nunca llega. X-Men 3 fracasa porque Bryan Singer tomó la peor decisión de su carrera y después de hacer dos muy buenas entregas, abandonó la saga para irse a dirigir Superman Returns, con lo que le rompió el corazón a fans de X-Men y a fans de Superman por igual. Ni hablar de The Matrix, pues creo que es una gran película que funciona muy bien por sí sola, y a la que sus dos secuelas le salen sobrando.




Sin embargo, creo que algunas terceras partes, sin ser tan buenas como las segundas, no son en realidad malas, sino que han sido menospreciadas por el público de fans. Aquí es donde entra el factor de la recepción de la película. La tercera parte tiene muchas desventajas, aún si es un episodio decente:

1.- Las expectativas que generó el segundo episodio. El público tiende a pensar que un tercero tiene la obligación de ser tan bueno como el segundo o incluso mejor. Cuando esto no sucede, la decepción les impide ver las cualidades del film.

2.- Han pasado años. Éstas son películas de fantasía por lo que captan a un público compuesto por adolescentes, nerds y adolescentes nerds. Estos grupos humanos son bastante volátiles y en los años que pasan entre una entrega y otra, y sobre todo con las otras películas que han visto mientras tanto, su gusto puede volverse menos ingenuo e indulgente.

Alguna vez les conté que yo vi la Trilogía Original de Star Wars toda de corrido a los 10 años, y que entonces mi favorita fue precisamente el episodio final, El Regreso del Jedi (que me sigue encantando, pero ahora entiendo por qué El Imperio Contraataca es la mejor). Me sorprendió descubrir que para le gente que había visto las películas en el cine, y esperado tres años entre una y otra, el Episodio VI había sido una gran decepción (a diferencia de las personas de mi generación, que las vieron todas de un jalón).



¿Por qué? Es cierto que El Regreso del Jedi no es tan sólida como la entrega anterior, aunque a mí me parece un digno cierre para la saga. Pero tres años de expectativas exageradas es mucho tiempo. Además, si viste Una Nueva Esperanza a los 15 años, estarías viendo El Regreso del Jedi a los 21. A esa edad uno cambia mucho en pocos años, y si el quinceañero aceptó muy bien a los Jawas, el veinteañero podría levantar la ceja con los Ewoks.





Creo que algo similar le pasó a Spider-Man 3. Yo creo que las tres películas del Hombre-Araña son bastante bobas, pero divertidas, hechas más para el público comiquero que para los cinéfilos críticos. Ciertamente la segunda es la mejor de la entrega, pero a mí me saca mucho de onda cuando dicen que la tercera es una porquería. Vaya, creo que esas personas no se han sentado a ver las tres películas seguidas: se darán cuenta de que la primera tiene millares de errores de continuidad, malos efectos especiales y peores secuencias de acción, diálogos terribles, y un Power Ranger haciendo de Green Goblin. Pero si viste Spider-Man cuando tenías 15 años, habrás visto Spider-Man 3 cuando tenías 20, y todos esos encantadores defectos que perdonaste en la primera, no los toleras en la tercera. Además, para entonces ya habían salido dos de las películas de Batman de Nolan, que elevaron mucho el estándar de lo que se podía esperar de una película de superhéroes.

Volver al Futuro III no tiene el humor tan agudo e ingenioso de la primera, ni el espíritu de aventura de la segunda, pero no es una mala tercera parte. Es también muy divertida, con algunos momentos muy geniales. No entiendo porqué la gente dice que esta película es "la mala" de la serie. Todas son películas muy palomeras y la pretensión de los fans me parece ridícula en este contexto.




Yéndonos al caso más reciente Dark Knight Rises dejó decepcionados a muchos diciendo que "esperaban más" y que tiene "muchos agujeros". Sobre lo segundo: las otras dos pelis de Batman los tienen también. Sobre lo primero, tiene que entender que ése es su puto pedo, no el de la película. Y creo que hemos llegado a una conclusión: los creadores de trilogía pueden aprender la lección y no meter todo en la segunda entrega para que le quede algo a la tercera, y el público debe aprender a no mamarse tanto y a disfrutar las cosas por lo que son. He dicho.




9 comentarios:

Civi88 dijo...

Batman regresa y Batman, yo les daría la misma puntuación... Catwoman y Penguin tienen la misma soberbia actuación que Joker.

En cuanto a Spiderman y StarWars, no entiendo pq mucha gente no les gustó. Lo poco que he leido de Spiderman en comics, es exactamente la película. Los problemas emocionales y estupidos de Parker que a nadie le interesan, siendo Spiderman uno de ellos.

StarWars, pudo ser mejor, pero eso no le quita el hecho de que fue una buena película, que te mantiene pegado al sillón. La vería más veces que Episodio 2.

Rambo, Rocky y Duro de matar, ni squiera las he visto xd

Sir David von Templo dijo...

¿Lo del Green Goblin interpretado por un Power Ranger lo dices por la forma del disfraz, o porque el cabrón afirma cada dialogo que dice con un espasmódico movimiento de cabeza, así como con ademanes exagerados, propios de un chimpancé con epilepsia, como si tuviera una aguja hipodérmica en el tiro del pantalón del disfraz?

Por lo demás, es un buen análisis. Y yo agregaría que Shrek y La Era de Hielo van derechito a convertirse en "La risa en vacaciones" (Otra saga que solo termina por afirmar los prejuicios sobre el cine mexicano de los que hace algún tiempo discutió el Malnacido aka. Jorge Pinto.)

Que diferente sería el mundo si Dreamworks le hubiera apostado más a películas de animación tradicional...

Saludos.

Master of Doom dijo...

Buen analisis camarada, la mejor trilogia es El Padrino.

Ego dijo...

@Sir David: Por todo lo que dices!! Jajajaja.

Kelly Key dijo...

A mi me gustó mucho Matrix pero la verdad no tanto por la trama sino por la música y las coreografías de peleas y la escena de la fiesta en Matrix reloaded woooow! me encanta ese rave-orgía, puedo ver la escena mil veces!! Del resto no tengo absolutamente nada que decir por que veo demasiadas pocas películas y las veo en mi casa, no voy al cine, no entiendo como le venden a la gente la misma fórmula nada mas cambiándole de personaje y las pelis siguen vendiendo. No me mal interpreten, si acaso voy si me divierto, con una movie de bestias asesinas tipo hombre lobo(mmmm sangre yummy) o con piratas del caribe, davy jones es taaaan sexy!

Adrián Robles dijo...

Buena entrada. De la gráfica solamente no estoy de acuerdo con Alien y Terminator. Ambas primeras partes son superiores a la segunda, desde mi mamarracho punto de vista. Saludos.

Zer0MX dijo...

Pues genial post y tienes razón en la conclusión, a veces el publico "es muy mamón", me ha tocado ver a un amigo que es así y cada que ve una peli, parece que más bien fue a ver "lo que no le gustó" para quejarse, en mi opinión del caso más reciente (Batman)yo considero que fue una buena película que cierra de forma bastante coherente esta trilogía en particular, es entretenida y pues la verdad si me mantuvo a la expectativa de "que es lo que pasará ahora?", pero bueno, es mi muy personal punto de vista, en cuanto a volver al futuro, no sabía que pensaran que la tercera es la peor de todas, de hecho es mi favorita, tal vez si sea la percepción como dices ya que yo las vi todas de corrido cuando tenía como 10 años creo, igual que las de star wars, aunque de esta ultima saga la que más me gusto desde siempre es El imperio contraataca, es regreso del jedi es buena, pero me gusto más la anterior, pero bueno... como ya escribí antes, buen análisis y aver que pasa más adelante...

Alejandro dijo...

¿Y qué me dices del cliffhanging en el ánime?
Un gol de Oliver mínimo tardaba dos capítulos ¿A poco no?
O peor aún ¿alguna vez tuviste la ociosidad de contar cuánto tardó Gokú en matar a Freezer antes que el planeta explotara? Y eso que la dichosa explosión se llevaría a cabo en minutos (¿o eran horas? ay ya no me acuerdo).
Al margen de lo anterior ¿qué me dices de ocupar minutos y minutos con digresiones? Cuando algo emocionante va a pasar, todos ''misteriosamente'' comienzan a recordar cosas (con lujo de detalle, eso sí) o ''casualmente'' personajes que no tienen ninguna injerencia sobre la situación comienzan a tener ''un presentimiento'' o a caer en la desgracia (con el consecuente cargo de consciencia para el personaje principal), etcétera.
Lo admito, soy de la generación de Dragon ball Z, pero esa situación se me hacía cansada.

Ego dijo...

Alejandro: Sí, ni hablar. Lo mismo nos hacían en Caballeros del Zodiaco. Y seguro le hacen lo mismo a las señoras que ven telenovelas.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails