jueves, 11 de octubre de 2012

Cuentos de horror clásicos que hay que leer



Es Temporada de Brujas y, como es tradición en este Blog, les traigo material para disfrutar las largas y frías noches de otoño a la luz de las velas. En esta ocasión les he preparado un compendio de algunos cuentos clásicos de terror que hay que leer, primero por el inmenso placer macabro que brindan, segundo porque son ejemplos perfectos para irse adentrando en la literatura de horror.

¿Qué es lo que hace bueno a un cuento de terror? Es difícil definir, como es difícil definir qué es lo que hace bueno a cualquier texto literario. En lo personal, considero que un buen cuento de terror debe ser, en principio, un buen cuento, es decir, una buena pieza de literatura, bien escrita, bien estructurada, bien narrada... No hay un "es bueno para ser un cuento de terror", sino "es un buen cuento", punto.

Pero después de cumplir con ser un buen cuento, ¿cómo logra ser buen terror? Desde luego, lo principal es que cause miedo. Pero, ¿cómo logra causar miedo? Muchas personas (personas que no leen, se entiende), me preguntan cómo puede causarme miedo un libro, si no es posible que salga un monstruo y me espante de pronto, a diferencia de lo que puede suceder en una película. Ya he discutido en una entrada sobre el cine de horror mis opiniones sobre la estética del miedo. No se trata del "efecto buh!", que funciona muy bien en el cine, pero que no puede ser la base ni el elemento más importante ni de una película y mucho menos de un texto.


Un buen cuento de terror crea una atmósfera aterradora, sumerge al lector en un escenario escalofriante, presenta ideas y conceptos que lo horrorizan en varios niveles (físico, psicológico, moral, metafísico), hace al lector sentir la tensión que sufren los personajes y, si es realmente bueno, dejará en su mente una semilla de espanto que le durará hasta tiempo después de haber leído un relato.

Estos efectos son difíciles de lograr. A veces es necesario ponerse en el ambiente adecuado (una habitación solitaria, una noche lluviosa, y un poco de música macabra ayudan mucho). Por otro lado, con el paso del tiempo nos desensibilizamos y nos volvemos más cínicos, por lo que los cuentos que fueron horripilantes en siglos pasados hoy se nos presentan como buenos cuentos fantásticos, pero ya no aterradores.

He querido cumplir con todos los criterios anteriores para esta selección. Tengo varias antologías de cuentos de horror, pero ninguna me ha satisfecho por completo, pues no es raro que se incluyan relatos que no pertenecen al género o que no son tan buenos (y no falta que el que edita la antología meta el suyo propio). Por eso les dejo esta lista, para que ustedes juzguen por sí mismos. En la medida de lo posible, he procurado dejarles enlaces a sitios donde puedan leerlos (si alguno se rompe, que avisen, por favor). De algunos autores básicos pondré más de un cuento, pero no demasiados, pues esta pretende ser una selección introductoria y no una lista exhaustiva.

EL VAMPIRO de John Polidori (1795-1821): Este relato nació la misma noche tormentosa en la que Mary Shelley concibió su famoso Frankenstein (la historia de esa noche es interesantísima en sí). Se trata de la primera ficción vampírica en prosa, escrita en una lengua Europa (los antecedentes son poesías alemanas del Romanticismo). Polidori crea en este cuento el arquetipo del vampiro aristocrático que permeará en la literatura anglosajona incluso hasta después de Drácula. Más importante aún, Polidori establece la característica fundamental del vampiro como un ser que no solamente mata a sus víctimas, sino que destruye sus vidas y su mundo y las aniquila, no sólo física, sino moralmente [leer aquí].

LA LEYENDA DE SLEEPY HOLLOW de Washington Irving (1783-1859): Clásico relato que seguramente muchos de ustedes conocerán por la excelente adaptación de Tim Burton o la no menos genial versión de Walt Disney. Básicamente, cuenta la historia del supersticioso profesor Ichabod Crane y su encuentro con uno de los espectros más memorables de la literatura: el Jinete sin Cabeza [leer aquí].
______________________________

Edgar Allan Poe (1809-1849): Es el maestro del terror por excelencia, pues llevó el cuento macabro a nuevos horizontes, más allá de los típicos relatos de fantasmas y aparecidos. Es difícil escoger de entre los muchos cuentos macabros que escribió este gran autor. Les dejo cinco cuentos básicos, a mí gusto los mejores y más aterradores.

LA MÁSCARA DE LA MUERTE ROJA: Se basa en los terribles relatos de las pestes medievales, y de la igualmente medieval Danza Macabra, según la cual la Muerte nos vendrá a visitar a todos, ricos y pobres, soldados y campesinos, papas y emperadores. Nos cuenta la historia del príncipe Próspero quien, ignorando el horror que sufre su pueblo azotado por la peste, se da el lujo de sostener banquetes, bailes de máscaras y orgías con otros nobles. Hasta que se aparece un invitado inesperado... [leer aquí].

EL CORAZÓN DELATOR: Uno de los más geniales relatos sobre locura y obsesión, temas que maneja a la perfección el maestro de Baltimore. Es la historia de un hombre que decide matar a un viejo porque ya no soporta su "ojo de buitre". La locura a la que desciende el protagonista y narrador, atormentado por la culpa, contagia al mismo lector, quien llega a duda si lo que sucede son alucinaciones o de verdad eventos sobrenaturales. Todo ello hace de este cuento un clásico de la literatura macabra [leer aquí].

EL GATO NEGRO: Otro relato en el que le lector duda si lo que sucede es producto de la mente febril de un enloquecido narrador o si realmente hay cosas extrañas y sobrenaturales sucediendo allí. Un hombre ama a los animales, pero las penurias y la desesperación lo sumen en el alcoholismo (una aflicción que Poe conocía muy bien) y poco a poco se torna en un ser cada vez más cruel y violento, incluso con sus propias mascotas. En una ocasión comete un crimen contra su gato negro (su mascota favorita), y desde entonces una maldición parece cernirse sobre su vida [leer aquí].

EL ENTIERRO PREMATURO: Poe le tenía pánico a la posibilidad de ser enterrado vivo y eso lo refleja en varias de sus narraciones, pero en ninguna lo transmite de forma tan absoluta como en ésta. Empieza planteando qué tan factible es que una persona pueda ser enterrada viva (mucho, aparentemente, incluso si no padeces narcolepsia o algo así), y después pasa a meternos en la experiencia del protagonista. La claustrofobia y la desesperación se sienten absolutamente reales [leer aquí].


EL POZO Y EL PÉNDULO: Mi cuento favorito de Poe. Dejamos de lado lo sobrenatural y fantasmagórico para sumergirnos en el más abominable de los horrores: la crueldad humana. En este caso se trata de la historia de un hombre preso por la Inquisición española y condenado a morir de formas tan horribles que nadie sospecha. La desesperación, la impotencia y el miedo tienen al lector atrapado desde el principio hasta el final. Uno de los cuentos más aterradores de todos los tiempos [leer aquí].
______________________________

¡DEJAD A LOS MUERTOS EN PAZ! de Ernst Raupauch (1784-1852): Otra de las seminales historias de vampirismo. Un noble pierde a su amada esposa y, a pesar de que contrae segundas nupcias, no logra olvidarla. Entonces se encuentra con un brujo, a quien convence de revivir a su amada. Ella regresa a una vida innatural, que sólo puede sostenerse mediante el consumo de sangre humana. El noble vive a partir de ese momento cómo cada aspecto de su vida se destruye frente a sus ojos [leer aquí].

LA MUERTE ENAMORADA de Théophile Gauitier (1811-1872): Éste es uno de los mejores relatos de vampiros jamás escritos, fiel al principio de que el vampiro es un monstruo infernal que consume las vidas de sus víctimas. La decadencia moral del protagonista resalta por su doble vida: de día, es un párroco de aldea, pero de noche se convierte en un libertino que vive en Venencia. Todo por la fascinación que le causa una lujuriosa vampira [leer aquí].

EL JOVEN GOODMAN BROWN de Nathaniel Hawthorne (1804-1864): Es un cuento de terror clásico sobre brujería y satanismo. Goodman Brown es un joven inocente que cree en la bondad de las personas y en particular de las de su propio pueblo. Todo cambia cuando en una ocasión, perdido en el bosque, se topa con un aquelarre satánico en el que participan incluso algunos de sus seres más queridos y respetados [leer aquí].
______________________________

Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870): Fiel a la tradición romántica de la cual fue un tardío exponente, Bécquer en sus narraciones nos dejó algunas leyendas de fantasmas y lugares embrujados. Aquí las más perturbadoras:

EL MISERERE: Las ruinas de abadías y monasterios son de los lugares predilectos para los artistas románticos, y Bécquer ubica una historia sobrenatural en este escenario. Un músico está en busca de inspiración para componer un Miserere y su búsqueda lo lleva a dichas ruinas. La fuente de su inspiración no es exactamente como la esperaba [leer aquí].

EL MONTE DE LAS ÁNIMAS: Es otra historia de lugares encantados. Un joven caballero, para complacer a una caprichosa dama, pasa la Noche de Difuntos en el Monte de las Ánimas. Un escenario medieval, el sitio de una antigua batalla, el capricho de una joven mimada y un poco de justicia poética son los elementos típicos del romanticismo macabro. Lo que se describe en el Monte de las Ánimas es verdaderamente aterrador [leer aquí].

EL GNOMO: No se imaginen duendecillos barbones y benévolos. Bécquer vuelve a los orígenes de las leyendas sobre gnomos, esos espíritus poderosos y malignos que custodian tesoros en lugares apartados y tenebrosos. Aquí se cuenta la historia de dos muchachas que ignoran las advertencias de los adultos sobre alejarse de cierto lugar antes del anochecer, momento en el que, se dice, aparece el espíritu en cuestión. Para quien, como yo, creció con leyendas de duende malévolos que le hicieron sufrir muchas noches de pesadilla o insomnio, este cuento puede resultar especialmente estremecedor [leer aquí].
______________________________

LA MUJER ALTA de Pedro Antonio de Alarcón (1833-1891): Un caso inusual en la literatura española. Es un cuento muy espeluznante sobre un hombre que se ve acosado por la figura desgarbada y grotesca de una mujer. ¿Quién es? ¿Una bruja? ¿Una simple loca? ¿La Muerte misma? Imposible saberlo [leer aquí].

LA CASA DEL JUEZ de Bram Stoker (1847-1912): El mejor relato de terror del creador de Drácula. Trata sobre la verdadera malignidad que puede persistir más allá de muerte. Un joven estudiante de matemáticas se retira a una aldea solitaria para dedicarse a su ciencia y alquila la casa de un difunto juez que tuviera fama de cruel y severo. Allí es acosado por un contingente de ratas que alguna relación malsana tienen con el fallecido procurador de justicia [leer aquí].
______________________________

Guy de Maupassant (1850-1893): Este autor francés es uno de mis escritores de horror favoritos, pues sus relatos logran producir verdaderos escalofríos en quien los lee. Es uno de esos escritores que basan lo horripilante de su obra más en los conceptos que en los efectismos, lo que logra elevar el horror al plano de lo metafísico.

¿FUE UN SUEÑO?: No quiero revelar demasiado sobre esta historia. Simplemente diré que una noche, un hombre que estaba perdidamente enamorado de su esposa recién fallecida, visita el cementerio... justo a tiempo para presenciar cómo los muertos se levantan de sus tumbas [leer aquí].

LA NOCHE: Quizá el relato más aterrador de Maupassant. Trata de un hombre que dice amar la noche y dar paseos nocturnos por la ciudad. Durante lo que parecería uno de sus acostumbrados paseos, poco a poco se va dando cuenta de que algo extraño sucede: no hay gente en las calles, ni en las casas, por ningún lado. Lo que es peor, pasan las horas y las horas y el día no parece llegar jamás... [leer aquí].

EL HORLA: La obra maestra de horror de Maupassant. Reinventa el mito del vampiro, ahora bajo una óptica de lo podría llamarse ciencia-ficción temprana. Un ser invisible atormenta a un hombre adinerado, no sólo chupando su sangre sino, poco a poco, apoderándose de su vida y su voluntad [leer aquí].
______________________________

LOTE No. 249 de Arthur Conan Doyle (1859-1930): El creador de Sherlock Holmes también confeccionó varios relatos sobrenaturales muy interesantes. Ya hemos tratado de fantasmas, brujas, vampiros, demonios y duendes; ha llegado el turno de las momias. Este cuento de terror es el primero que tiene a una momia egipcia rediviva como su protagonista (Poe escribió otro, pero era satírico). Un hombre trata de controlar a este ser, pero las cosas no resultan como él esperaba [leer aquí].

LA PATA DEL MONO de W.W. Jacobs (1863-1943): Este clásico del horror surgió de la mente un autor que pocas veces exploró el género. La historia es muy bien conocida por adaptaciones y parodias: una vieja pata de mono disecada concede deseos a quien la posee, pero con cada deseo otorga también una horrible maldición [leer aquí].

LA MARCA DE LA BESTIA de Rudyard Kipling (1865-1936): Un cuento clásico sobre hombres-lobo, excepto que aquí se trata de un hombre-leopardo, pues como muchos de los relatos de Kipling éste se ubica en la India tropical. Cuenta la historia de un hombre que es maldito por un brujo, y que se ve a sí mismo transformarse en una bestia y perder su humanidad [leer aquí].
______________________________

Arthur Machen (1863-1947): Este escritor es uno de los grandes maestros de la literatura de horror en la transición del siglo XIX al XX. Su obra, influenciada por los mitos paganos, tiene como protagonistas a las fuerzas primigenias de la tierra, a esos pueblos antiguos y poderosos olvidados por la sociedad moderna, pero que siempre han estado presentes.

EL PUEBLO BLANCO: En este relato, Machen hace gala de sus conocimientos sobre ocultismo. La esencia de su horror consiste en revelarnos que lo que ha llegado a nosotros en forma de inocentes fábulas sobre criaturas fantásticas como hadas y duendes son en realidad los vestigios del conocimiento ancestral sobre los pueblos arcaicos. Uno de ellos es, precisamente el pueblo de la Gente Blanca [leer aquí].

EL GRAN DIOS PAN: La obra maestra de horror de Machen es este relato extenso. En esta ocasión toma el mito del dios-fauno Pan, y lo reinterpreta no como esa figura alegre y festiva del arte, sino como una fuerza a la vez semi-humana y bestial. Un científico realiza experimentos para hacer posible a la mente humana percibir al gran dios... El resultado es una abominación [leer aquí].
______________________________

EL WENDIGO de Algernon Blackwood (1869-1951): En este célebre relato, el autor retoma una vieja leyenda de los bosques de Norteamérica, que habla de un espíritu temido por los nativos americanos. Sutilmente se sugiere la presencia de la colosal entidad. Excelente por cómo el autor va destilando el suspenso poco a poco [leer aquí].

EL ALMOHADÓN DE PLUMAS de Horacio Quiroga (1878-1937): Un cuento clásico de este autor uruguayo. No puede revelarse mucho de su trama sin arruinarla, pero basta con decir que es una fascinante historia de vampirismo y que trata de una joven mujer que sufre de un mal extraño que la debilita al tiempo que la atormenta con horrorosas pesadillas [leer aquí].
______________________________

Howard Phillips Lovecraft (1890-1937): Concluimos esta lista con la obra del más grande escritor de relatos de horror desde Poe, porque con él culmina lo que podríamos llamar el relato macabro al estilo gótico del Romanticismo y que evolucionó por la eras Victoriana y Eduardiana, hasta llegar al escritor de Providence. Con Lovecraft el relato de terror moderno toma su forma definitiva, el horror cósmico, metafísico, existencial. De su vasta obra es difícil elegir sólo un puñado de textos. Quise seleccionar los que fueran una mejor muestra de su trabajo, al tiempo que fueran los más espeluznantes.

LO INNOMBRABLE: Empezamos con este temprano y sencillo relato de Lovecraft, por un lado porque es el primero en el que aparece su personaje recurrente Randolph Carter, y por otro porque siendo breve logra construir una atmósfera sugestiva de miedo, y hacer sentir al lector como si realmente algo lo observara desde los marcos vacíos de las ventanas [leer aquí].

LAS RATAS EN LAS PAREDES: Una historia de horror en toda la expresión de la palabra, que causa al principio desesperación y después paranoia. Un hombre se muda a la vieja casa de sus ancestros, de la cual se cuentan historias terribles y en la que por las noches se escucha a las ratas, miles de ellas, royendo su camino detrás de las paredes. Destaca por su prosa barroca y obsesiva [leer aquí].

LOS SUEÑOS EN LA CASA DE LA BRUJA: En esta pequeña obra maestra Lovecraft fusiona las antiguas tradiciones sobre brujería, demonios y noches de Walpurgis, con ideas cosmológicas sobre la curvatura del espacio, las matemáticas no euclidianas y las diversas dimensiones inaccesibles para el ser humano. Un estudiante de matemáticas renta una casa en la que, se dice, vivió una bruja. Poco a poco, nota cómo pierde el control sobre su vida y su mente [leer aquí].

EL COLOR SURGIDO DEL ESPACIO: En este relato típicamente lovecraftiano podemos observar una trama que mezcla horror y ciencia-ficción, como adelantándose al cine clásico del género que se hizo en los 50. Trata de un meteorito que cae en una granja, portando consigo un color nuevo e indescriptible, jamás antes visto en la tierra. Eso es sólo el comienzo de los horrores [leer aquí].

LA LLAMADA DE CTHULHU: "Que no está muerto lo que yace eternamente, y con el paso de extraños eones, aún la muerte puede morir". Esta obra maestra, central en la mitología lovecraftiana, introduce a su deidad más famosa: Cthulhu, el dios primigenio que duerme bajo las aguas y que un día despertará para destruir todo lo que es, todo lo que fue y todo lo que nunca será. Lo que empieza como una investigación sobre un extraño crimen se convierte en una pesadilla que involucra a una secta de fanáticos seguidores de un culto antiquísimo. La bitácora del capitán de un barco revela que aún más horrores están suceder [leer aquí].


Y así hemos llegado al final de nuestro recorrido. La lista podría hacerse más extensa; no sólo faltaron los relatos de fantasmas de ETA Hoffman, Ambrose Bierce y Henry James, sino que de cada uno de los autores antologados podrían agregarse varios cuentos más. Pero esta selección basta para un primer acercamiento a la literatura de horror, además de que permite apreciar cómo ésta ha ido evolucionando a lo largo de las décadas y los siglos, y cómo han cambiado los temas y los recursos narrativos para generar escalofríos en el lector.

Espero que disfruten mucho de estas obras clásicas y que pasen un bonito Mes del Miedo en compañía de estos grandes escritores. Felices pesadillas.

22 comentarios:

Andrés Campos dijo...

Muy interesantes los cuentos, perfectos para las fechas. Hace unos días encontré en un bazar de libros una antología de Lovecraft y el tipo quería $60 por ella, lástima que estaba a mitad de una investigación de la escuela y apenas si traía para el pasaje...

Ivan dijo...

Faltó "Vlad" de Fuentes!Balsaionsaowdoiwn!!!

Ok, fue demasiado fanboy de mi parte, pero es que en serio, ese cuentillo me dejó aterrado. De alguna forma me quedé con la idea de que hay un vampiro en México y nos va a comer a todos.

Otro que me dio mucho, mucho miedo, fue It, de King. Ok, no es un cuento, pero creo que igual viene al tema. Ese libro es genial pues logra desarrollar una atmósfera de desesperación que te atrapa, definitivamente nada que ver con la película.

Syous dijo...

!Caray que buen recuento de historias!

Gracias por el tiempo que te diste en recopilar toda la info, esta entrada va a directo a favoritos y recomendada para mis amigos.

Saludos desde Zacatecas

Benchox dijo...

Siempre que escribes un post como estos acabo deprimido, tanto para leer y tan poco tiempo :(

Maik Civeira dijo...

Ivan: "Vlad" es uno de los mejores relatos de vampiros que se han escrito :) No he leído a SK aún. Ya me compré un libro suyo y espero leerlo esta temporada. De cualquier forma, ambos autores quedan fuera del periodo que quise abarcar.

Maik Civeira dijo...

Benchox: No te estreses. Yo los fui leyendo a lo largo de varios años. Ve uno por uno y empieza por los que más te llamen la atención.

¡Gracias a todos por sus comentarios!

Guillermina dijo...

La muerte enamorada
Es uno de los relatos más tristes que he leído, pobre Clarimonda reducida a cenizas por haberse enamorado de un imbécil.

Kelly Key dijo...

Muchas gracias por las recomendaciones, muy util en verdad. Por eso empecé a leer este blog, porque necesitaba ideas sobre qué leer. Junto con mi hermana cuando eramos pequeñas leíamos leyendas de becker antes de dormir, me daban mucho miedo pero no podia dejar de leerlas jajaja.

Kelly Key dijo...

Muchas gracias por las recomendaciones, muy util en verdad. Por eso empecé a leer este blog, porque necesitaba ideas sobre qué leer. Junto con mi hermana cuando eramos pequeñas leíamos leyendas de becker antes de dormir, me daban mucho miedo pero no podia dejar de leerlas jajaja.

Maik Civeira dijo...

Pues espero que las disfrutes mucho, y ojalá que mis otras recomendaciones te hayan sido de provecho también. Saludos! :)

Anónimo dijo...

Muy bueno... Pero te falto "la historia del difunto señor elvesham"

Moisés dijo...

Me llama la atención

¿Por qué pusiste El vampiro de Polidori que esta muy equis y no pusiste por ejemplo Carmilla de Le Fanu?


De los demás he leído los de Lovecraft, y El wendigo me pareció muy bueno, me recordó mucho a la atmósfera de El proyecto de la bruja de Blair.

Maik Civeira dijo...

Moisés: Lo puse por su importancia histórica. Ser el primer relato de vampiros europeo no es poca cosa. "Carmilla" es maravillosa, pero como más bien es una novela corta, y ésta es una antología de cuentos, lo dejé fuera. Un día de éstos pondré algo sobre novelas clásicas de horror que hay que leer ;)

hilando cuentos dijo...

Me encanta esta entrada. No tengo nada que añadir, ni restar. Simplemente perfecta

David G. Herrera dijo...

Dejaos de tantos vampiros!!! Muy buena selección!

Alejandro Maximiliano González Leiton dijo...

Leyendo el articulo me dí cuenta que pusiste que Quiroga es argentino. En realidad es de nacionalidad uruguaya.

Saludos.

Maik Civeira dijo...

Uruguayo, argetino... todo abajo del Ecuador es lo mismo...

Eeeee, broma. Gracias por la aclaración, ya lo corregí :P

armando alejandro saenz flores dijo...

Estoy en desacuerdo con que "El color surgido del espacio" y "la llamada de cthulhu" den miedo o inspiren terror, en cambio el sabueso o el ser en el umbral si inspiran cierto terror, a mi parecer la música de Erich Zann es mas terrorífica que la llamada de mister cara de tentáculos xD pero chilo tu cotorreo, me gusto mucho tu entrada.

Maik Civeira dijo...

Armando: Puede ser, pero no se podían omitir esos cuentos de la lista por su importancia en la conformación del mito lovecraftiano.

Luis Segura dijo...

Respecto de Lovecraft:

Howard Phillips Lovecraft (1890-1937) fue tan ave nocturna como su admirado maestro, Edgar Allan Poe. Inferior a su mentor, sin embargo, apostó como él por los terrores del alma y las fobias del espíritu. El romanticismo había sido superado, y con él sus temas predilectos (castillos encantados, vampiros, fantasmas, pactos diabólicos, brujería, leyendas y magia...); Poe y Lovecraft se inclinaron por lo grotesco y feo, por lo que hay de perverso en el alma humana, por la enfermedad y la decadencia; y al hacerlo, como es lógico, hicieron emerger al mundo pesadillas de todo tipo, monstruos de la peor especie, y el mundo se vio desde entonces invadido, poseído y reflejado en ellos. La cultura de la muerte le debe mucho a estos relatos. [...]

http://lacuevadeloslibros.blogspot.com.es/2016/01/dagon-de-h-p-lovecraft.html

Maik Civeira dijo...

¡Bien dicho, camarada!

Alexander Strauffon dijo...

Muy de acuerdo con la lista. Varios de ellos ya en mi colección. Sobre Edgar Allan Poe, tengo el recuerdo de niño cuando leí Narraciones Extraordinarias y me topé con el cuento de El Barril de Amontillado. Reflexioné sobre el miedo y la desesperanza que involucraría morir de esa forma como muere Fortunato, emparedado en las catacumbas para fallecer lentamente sin que sus seres queridos supieran nunca que ocurrió con él. Fantástica la forma de Poe de hacerle sentir a uno el efecto deseado. No por nada es el maestro.

Recuerdo también cuando jugué el Eternal Darkness de Nintendo, y con la mansión y el sótano, y el acceso a lo que yacía bajo este, de inmediato vi cómo se habían inspirado en particulas en Las Ratas en las Paredes. Bueno, todo el juego en sí es tributo a Lovecraft, pero es entretenido ir viendo qué cosa de éste fue inspirada en qué cuento en particular.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails