miércoles, 17 de octubre de 2012

La mariconización de la sociedad

"Ahora andan hablando del bullying por aquí y el bullying por allá... ¡Puras porquerías! En mis tiempos dábamos coyazos y coscorrones, y hacíamos calzón chino y bromas pesadas, jejejeje... ¡Y nadie se traumaba por eso! Era lo normal. Así había sido así aquí y en todas partes, hasta que llegaron esos pinches psicólogos y empezaron a decir 'ay, no le hagan eso a los niños porque los van a traumar' ¡Puras mamadas! ¡Nosotros lo hacíamos y salimos bien, sobrevivimos sin traumas ni nada! Y antes matábamos pájaros, ranas e iguanas a pedradas por diversión. Le prendíamos fuego a las arañas y a los alacranes. Amárrabamos un hilo a las libélulas y las traíamos como nuestros juguetes. ¡Es lo normal! ¡Es lo que hacen los niños! Ahora no puedes hacer eso porque te dicen que eres un salvaje y te vas a convertir en asesino en serie. ¡Puras joterías! ¡Qué maricones nos hemos vuelto, que ya no aguantamos nada!"

¡Jotos! ¡Jotos everywhere!

Así se expresan muchas personas hoy en día. Personas de todo tipo, pero en especial en edad de haber dejado la prepa mucho tiempo atrás. Entre ellas, se incluye el dueño de una escuela y unos parientes, cuya quejumbre me decidió a escribir esta entrada. Las personas que de esto se quejan parecen sentirse ofendidas, incluso limitadas en su libertad, por no poder cometer ciertas acciones, participar en ciertas experiencias, a las que ellos consideran parte normal, incluso positiva, del crecimiento de una persona. Desde su punto de vista, nos hemos convertido en unos delicados que ya no aguantan nada: la sociedad se ha mariconizado.

Es una actitud estúpida y retrógrada, si me preguntan (y si no me preguntan, ¿qué hacen leyendo estas mamadas?). El argumento de que "es que es lo normal, goey", es básicamente lo único que tienen para sostener estas ideas. Es tan bobo, que solito se cae por tierra. Veamos, en la historia de la humanidad, muchos comportamientos que hoy nos parecen bárbaros habían sido considerados "normales".

Un hombre de hace sólo una o dos generaciones (incluso hoy, en medios sociales atrasados) podría decir que "es lo normal" que un marido golpee a su mujer. Más atrás, digamos hace un siglo (u hoy, en medios sociales atrasados, porque, mierda, así es México), habría sido normal que dos hombres se batieran a muerte por asuntos de honor, sea lo que sea que eso signifique. No hace mucho se consideraba "normal" que se golpeara a los niños con varas, chancletas o cinturones (a mí me tocó eso). Y así podríamos retroceder a épocas (o a algunas zonas del México actual, hostia) en las que se consideraban "normales" cosas como la esclavitud o la violación como botín de guerra legítimo.

A menos que estén parados sobre una pila de enemigos muertos con una hembra bárbara a sus pies, ustedes disfrutan de las ventajas de la mariconización de la sociedad.
No, no estoy comparando un calzón chino con la esclavitud, obviamente no son lo mismo, ni son igualmente destructivos para sociedades e individuos: no hay punto de comparación. Lo que quiero ilustrar es que poco a poco esos comportamientos violentos se van desterrando de nuestra sociedad (o por lo menos en la ley), empezando por las formas de violencia más brutales, hasta ir llegando a las más sutiles, a las que antes ni siquiera habrían sido consideradas violencia. Bueno, por lo menos así sucede en los círculos con cierto mínimo de educación y consciencia. ¿Mariconización? No, señores, civilización.



Abro un paréntesis para expresar que estoy muy consciente de que el concepto de "civilización" es muy polémico, y que se podría discutir mucho acerca de lo que es la "civilización" o lo "civilizado", o si dicho concepto tiene validez en lo absoluto, sobre todo después del mal sabor de boca que dejó el colonialismo europeo de los últimos 500 años. No quiero meterme en camisa de once varas en esta entrada y me limitaré a afirmar que, para mí, cualquier definición de lo civilizado debe incluir una reducción de la violencia en las relaciones entre los seres humanos, y también entre los humanos y las demás criaturas.

Hablando de nuestra relación con los animales, antes el trato que una persona pudiera darle a sus mascotas era competencia exclusiva del mismo dueño. Ahora, en los países desarrollados el maltrato animal está penado por la ley, mientras que en nuestro lindo tercer mundo ya hay muchas personas que se esfuerzan por convencer a los demás de que no está bien maltratar a los animales.

Y de eso se trata justamente, mis ruquillos amargados con ansias de matar animales y golpear niños: de reducir la violencia en nuestras relaciones. Las costumbres y los valores van cambiando, a veces incluso para bien, y así como hoy no se consideraría correcto que dos hombres adultos se agarren a machetazos por una desavenencia, llegará el día en que no se vea como algo "normal" el acoso y la intimidación entre los niños y adolescentes (odio decir bullying).



"¡Pues nosotros crecimos así y no acabamos traumados!". Quien dice esto, no es generalmente quien estuvo del otro lado del tenedor, es decir, no es el que de niño fue golpeado o humillado cada semana, y que fue excluido de la sociedad de adolescentes. El que lo dice suele ser alguien a quien le tocó una dosis promedio de abusar y ser abusado (a mí me tocó un poco de ambos, y no estoy orgulloso de ello) o el que de plano tenía la posición de bravucón intocable. 

Pero es cierto, no todo niño al que alguna vez (o incluso varias) golpean o humillan (ya sea por parte de sus mayores o de sus coetáneos), crece traumatizado y con la autoestima deshecha. Tampoco todo niño que mata iguanas o pájaros a pedradas por pura diversión va a convertirse en un asesino en serie. ¡Pero eso no significa que esté bien! De todos modos debemos tratar de evitar estas conductas y situaciones, ir borrándolas de nuestro catálogo de cosas "normales".

¿Saben qué? Tampoco toda mujer decimonónica que era abofeteada por su marido de vez en cuando llevaba necesariamente una vida miserable. Ni el hecho de vivir en un mundo en que fuera posible que te retaran a un duelo a muerte convertía la vida en un suplicio. Tampoco se puede caer en el extremo opuesto y pensar que antes de todos vivían como salvajes en un infierno de infelicidad hasta que lxs incluyentxs inventaron la corrección política. He llegado a leer incluso que  "antes las personas no sentían apego o cariño por sus parejas o sus hijos, pues esos sentimientos son construcciones culturales modernas que corresponden al auge de la burguesía". Mamadas, como sabría cualquiera que haya leído obras literarias de la Edad del Bronce. De hecho, sin duda  los seres humanos en épocas pasadas eran personas funcionales, o de lo contrario no habrían sido posibles esos cambios en las costumbres y no habrían podido surgir los seres que hora se sienten muy civilizados.

¡Oh, el Infierno!

Pero eso no significa que debamos volver a esas prácticas. Significa que debemos seguir desterrando la violencia de nuestra vida cotidiana. Igual y la "naturaleza humana" no se puede cambiar, pero sí pueden mejorarse las costumbres, y crearse leyes e instituciones más justas.

Dije que la violencia en las relaciones humanas se va desterrando. Por lo menos la violencia física, pues existen muchas otras formas de violencia. Se hace violencia de un país poderoso a otro; un gobierno le hace bullying a su pueblo, un patrón puede hacer bullying a sus trabajadores. Existe violencia institucional y sistémica que afecta a los que menos tienen. Ésas son tareas que tenemos pendientes.

Y si desear un mundo mejor me hace un maricón, pues soy un maricón.

23 comentarios:

-antonio dijo...

Pensé que era el único que odiaba la palabra bullying.

Anónimo dijo...

¡Maricón!

:P jejeje

Mi opinión: hay tanta gente en el mundo que hay personas que solo aprenden a golpes y hay quienes no lo necesitan.

Gin Hindew 110 dijo...

Hay muchas personas que hablan a favor de la vionecia como parte del crecimiento pero la gran mayoria (si no es que todas) ejercen esa violencia de forma personal y sin ningun interes en la educacion, de los padres que golpean a sus hijos todos lo hacen cuando estan enojados y no con un proposito, las carceles por ejemplo son otra forma de ejercer el poder en forma opresiva pero tienen un objetivo por mucxho que pueda desvirtuarse

El resto simplemente buscan una excusa para ser brutos

Georgells dijo...

Hola Ego!

Puedes decirle "Acoso". Es el término adecuado para situaciones de maltrato psicológico y/o físico y tiene distintas derivaciones:

- intra escolar o adolescente: Bullying
- profesional: Mobbing
- intrafamiliar o Violencia doméstica
- sexual
- social: prejuicios raciales, etc.

Si bien es verdad que la civilización nos permite ir desterrando situaciones cuyo contenido social deriva en violencia innecesaria, el caso del bullying es nuevo. No se puede comparar el "calzón chino", el meterte al bote de la basura, los apodos, los balonazos en el patio con el bullying, por una sencilla razón: las redes sociales.

El paradigma actual de acoso adolescente involucra el desprestigio y la difamación anónimas mediante medios electrónicos, lo cual vulnera la autoestima de la víctima a un nivel de intimidad: ataca directamente tu autoimagen, lo cual es muy distinto de atacar tu cuerpo, tu vestimenta o tu nombre. Aquí el daño moral es mayor. Mucho mayor.

Si la gente compara el acoso adolescente (Bullying) con los ritos de aceptación al grupo social de hace 20 años, es sencillamente por ignorancia, por sesgo en la percepción en la realidad, o por simple y llana estupidez.

Buena tarde!

G.

Anónimo dijo...

Pues si ser un pusilanime sin caracter que estalla en lágrimas apenas lo miren fen feo es ser civilizado, entonces vamos por muy buen camino.

Maik Civeira dijo...

Desde tu punto de vista evitar ser la violencia es ser un pusilánime sin carácter. Desde el punto de vista de un bárbaro del siglo V tú serías un pusilánime sin carácter. Desde mi punto de vista, tú eres un bárbaro del siglo V, pero sin la parte chida. :D

Maik Civeira dijo...

No, ya en serio, y sin mala leche. No se trata de que sea un llorón que chille si lo ven feo. Ésa es una "reductio ad absurdum" de lo que planteo en este entrada. Un niño que llora porque lo ven feo tiene problemas de autoestima. Se trata de no permitir las agresiones, enseñar a nuestros hijos a no agredir a los demás, de forma de que deje de ser "normal"

Carlos Angeles dijo...

Cada vez que leo comentarios en artículos que hablan de bullying no dejo de pensar que tal vez H. G. Wells no andaba tan errado, las posturas son tan dispares que parecen eloi y morlocks hablando.

Coincido contigo, somos maricones entonces.

Sir David von Templo dijo...

Al anónimo del quinto comentario:

Entonces ¿Tener carácter significa abusar del projimo? ¿Aprovecharse de el tanto física como psicológica, como social e incluso económicamente? Vaya, que definición tan más pintoresca de lo que significa la palabra "carácter".

Vaya argumento tan de primera escuela... Solo déjame informarte que el hecho de que, como especie, los seres humanos estén eliminando el uso de la violencia incluso en los ámbitos que gente como tú consideran intrascendentes, es una buena noticia, ya que significa que estamos dejando de ver como cosas normales el abusar del indefenso, el agredir al que es diferente, o aprovecharse del que esta al lado. Claro, aún falta cambiar muchas cosas para que podamos ser una sociedad más justa, entre ellas, a las personas que, a pesar de disfrutar de las ventajas de los avances que hemos hecho en tan poco tiempo, creen que debemos atenernos a costumbres y hábitos obsoletos y caducos...

Saludos Maik, Buen texto... :D

Anónimo dijo...

No es ninguno ningún "reductio ad absurdum" (yo también puedo usar palabras pretenciosas en latín para sonar más listo), lo he visto con mis propios ojos como a los adolescentes de ahora si les dices algo que consideren políticamente incorrecto, ya no digamos algo ofensivo, hacen un drama y quieren casi casi llevar a juicio a quien lo dijo (y no es exageración una vez un puber amenazó a otro con denunciarlo con derechos humanos porque dijo algo que no le pareció).

Se trata de tener las defensas para sobrevivir en el mundo real. Todos chillamos cuando nos pusieron algún sobrenombre, pero sólo así pudimos aprender que dejar que nos afecte al crecer. Del mismo modo que levantar pesas fortalece los músculos para que uno pueda hacer cosas que no podía se necesita ese "acoso" para fortalecer la personalidad y no terminar siendo un tapete que no sabe defenderse. Cuando uno se sabe dar a respetar nadie se mete con uno.

Maik Civeira dijo...

Del mismo modos, deberíamos entrenar a nuestros jóvenes en el uso del machete, por si alguna vez alguien lo reta a un duelo de tales, como sucede aún en la zona rural del país... o podemos prohibir los duelos a machetazos. ¿Qué será mejor para la sociedad?

Pero mi ejemplo es también una exageración. No se trata de hacer niños con autoestima de cristal que no soporten que les hablen feo. Sí, hay que enseñarles a ignorar las ofensas de quien no vale la pena, y hay que enseñarles a tener la fortaleza de afrontar estas situaciones.

Al mismo tiempo hay que evitar que las situaciones de violencia se sigan dando. Intervenir como padres de familia, como autoridades escolares para que no ocurran más. Si construimos una sociedad en la que no se acepte que un niño golpee a otro para quitarle su almuerzo o por pura diversión, no hay necesidad de enseñarles a defenderse de los golpes.

¿Te parece imposible? En los países civilizados, si una persona golpea a otra en la cara la puede denunciar por "asalto". En México todavía eso se considera un asunto personal y que no hay que andar de "acusones".

Y así como tú dices que eso es lo que necesitan los muchachos para formar carácter, en tiempos pasados se decía que lo necesario era mandarlos a la guerra. ¿Tú aprovarías esta idea? Bueno, yo no apruebo ninguna de las dos.

Kelly Key dijo...

Se supone que en algun momento entra el criterio, no voy a demandar a alguien por decir algo que me molestó porque tengo criterio. Y hay gente que cuando se toca un tema siempre se va a los extremos. Obvio hay niños hipersensibles, pero no es el punto aqui.
Respecto a los machetes, la verdad es que sí deberían de prender a usarlos pero COMO HERRAMIENTA, a los niños se les aleja tanto de las navajas, cuchillos y cosas de esas y se les crea la idea de que son armas cuando en realidad son los instrumentos que han acompañado al hombre por siglos como herramientas. Es muy bonito cuando aprendes a por ejemplo tallar madera o construir un cerco de niño y además aprendes que es posible lastimarse si no lo usas de la manera adecuada. Bueno ya estoy divagando en mis dias de niña exploradora. Mejor les dejo el link a una platica sobre esto. http://www.ted.com/talks/gever_tulley_on_5_dangerous_things_for_kids.html
Lo encontre buscando info a mi favor para que dejaran a mi sobrina cortar su comida con su propio cuchillo hehehe.

Raúl Flores Bernal dijo...

En un blog de internet, vi la historia de un hombre gringo que dejaba a su hijo jugar en la calle sin su supervisión con los vecinitos, en su hogar en los suburbios. El pequeño se juntaba con niños más grandes porque todos los de su edad estaban enclaustrados en su casa. La situación se puso interesante cuando las puritanas madres del vecindario tocaron a su puerta diciéndole que su niño estaba afuera jugando solo y se lo trajeron a su casa, como pensando que había escapado. El padre le dijo que no había ningún problema, que estaba bien, pero las vecinas no entendían como podían dejar a un niño habiendo "tanto peligro allá afuera". El chiste es que las cosas se calentaron hasta el punto de empujar y manotear al padre de familia diciéndole como era posible que expusiera su hijo así.

Entiendo que sí, definitivamente el mundo es más peligroso ahora que en nuestra época, pero de eso a la sobreprotección excesiva por el miedo propiciado por los medios de comunicación sobre el mundo de mierda que nos pintan, es otra cosa. Carajo, he visto amigas que ya son madres que cada 5 minutos llaman a su niño para ponerles gel antibacterial, y prefieren tenerlos atomizados del mundo exterior con videojuegos que ensuciándose en parques.

Creo que la violencia es retrógrada de cualquier manera y más en la educación de un infante, pero de eso a una paranoia y temor a que les pase algo es bastante diferente. Se debe forjar un carácter fuerte, pero no de los métodos tradicionales de "aguántate como los hombres". Bueno, espero ser un papá chingón algún dia y no un mojigato sobreprotector.

Raúl Flores Bernal dijo...

Y cabe agregar también que entre el verdadero acoso y la corrección política hay una línea bastante delgada, y que adelgaza cada vez más. Por eso tantos simplones se dan tantos golpes de pecho, y hay tanto cabrón que dice "que no es nada"

NayoBlogger dijo...

La personalidad no puede ser enseñada a ser fuerte, solo porque alguien te diga que ignores los comentarios aprenderas a ignorarlos. O sea se no mamen, el bullying es necesario hasta cierto punto. No puedes enseñarle a un niño a tener una personalidad fuerte!

Maik Civeira dijo...

Y así como tú dices, en el pasado había quienes decían que para que tuvieran personalidad fuerte, los muchachos debían ser enviados a la guerra. Es una forma de pensar muy primitiva.

Karate Pig dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Karate Pig dijo...

Bien ahí con la entrada, aunque coincido con tu idea de mariconización/civilización, yo todavia me opongo a la metrosexualización de la sociedad.
Ahí si que no.....

Además tenés qur reconocer que esta entrada estuvo ampliamente motivada por el odio debido a los comentarios acerca de tu parecido con QUA-DRI.

Si Ego, sí. Vos también la tenés adentro. (#Modo Maradona en el Centenario OFF#)

Maik Civeira dijo...

Jajajajajajaja. Siempre tiene que salir lo de Quadri, :p

Alejandro dijo...

Mira, si bien concuerdo con la reducción de la violencia, me parece rescatable el comentario del anónimo que se burló de tus locuciones latinas.

Insisto, hay que reducir los niveles de violencia (no sólo física) pero, de verdad, como dice el anónimo, exageran con la corrección política. Evidentemente si alguien profiere comentarios abiertamente misóginos, homófobos, racistas, clasistas, etcétera, te garantizo que se ganará el repudio de buena parte de la sociedad, pero de ahí a que exista gente que arme un mega pancho por un comentario, al que usualmente sacan de contexto e infieren cosas a partir de él (que uno, el que habló, ni siquiera pensó)... me parece que hay una gran brecha.

Conste que este comentario no es para provocar, pero en verdad creo que muchos defensores a ultranza de la corrección política pueden tomar medidas más violentas para exigir que se les haga caso, que el grueso de la población.

Pero va de nuevo: no estoy a favor de la violencia, pero tampoco apoyo la corrección política (al menos como se la presenta actualmente).

Maik Civeira dijo...

Epa! Estoy de acuerdo contigo. Tampoco soy un mucho, mira: http://egosumqui.blogspot.mx/2010/08/politicamente-incorrecto.html

Creacionismo: "VETE A CASA" dijo...

La neta en la secundaria si fue de los que vivió al extremo tratando de evitar que lo trajeran como pendejo, pero la neta no necesite psicólogos ni terapia ni de ninguna mamada, solamente le sorraje un vergazo al wey que me chingaba la madre y listo, Jojojojojo, casi como el niño Zangief, pero a mi mi jefe me enseño que en esta vida hay que saberse defender, si no, toda la vida te pisotean.

Anónimo dijo...

Este tema está mas que adecuado ahora que están de moda los princesos jejeje

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails