viernes, 30 de noviembre de 2012

El güey ha muerto. Que viva el güey.





Sé que la coyuntura manda que escriba una entra politicosa sobre la transición presidencial. Algunas palabras sobre el saliente Calderón y otras sobre el entrante Peña Nieto... ¡Pero tengo tan pocas ganas! En primer lugar, porque de pensar en el tema me pongo triste, decepcionado, molesto y con deseos de agarrar un bate y salir a romper cabezas... Pero soy pacifista y además no tengo bate.

La otra razón es que en realidad no hay mucho qué decir. Casi todo lo que pienso lo expresé en mi serie de entradas sobre las elecciones, en particular la que titulé Y cuando desperté, el Dinosaurio había regresado, y en el otro titulado #YoSoy132: ¿En dónde y hacia dónde? Si quieren mis análisis y mis propuestas, mejor diríjanse a esas entradas. Sobre el legado que nos deja Calderón y el futuro jurásico que nos espera con Peña Nieto han estado hablando casi todos en Internet la última semana. ¿Qué más puedo decir yo?

Bueno, se trata de un día histórico, ¿no? Es decir, no todos los días se echa a andar el tiempo 12 años hacia atrás. Hay que reconocer eso. Así que no lo dejemos pasar de largo y dediquemos unas palabras a estos temas.

Felipe Calderón se va. ¿Qué puedo decir de su gobierno? Reconozco que mantuvo estable la macroeconomía, y también que construyó carreteras. No se me ocurre nada más. Pero bueno, para los estándares de presidentes mexicanos que hemos tenido esto no estuvo mal. De hecho, si Calderón se hubiera limitado a hacer lo que sabe (es decir, ser un burócrata gris, un gerente de zona, un Godínez cualquiera), su gobierno habría pasado sin pena ni gloria, y nuestras mayores quejas serían el aumento del desempleo.



Pero no fue así, porque Calderón fue quien sumió al país en una guerra civil como se no se había vivido en 100 años. Bueno, no es enteramente su culpa. Es decir, nada nos dice que el crimen organizado, tan poderoso y violento como ya era antes de 2006, no habría crecido hasta llegar a las proporciones que ahora nos acosan, con o sin Calderón. Pero, si de verdad quería combatir este flagelo social, Felipillo la cagó en grande pues agravó el problema tomando decisión estúpida tras decisión estúpida: al no depurar la policía y la instituciones de la infiltración criminal, al no investigar y perseguir las cuentas bancarias sospechosas y el lavado de dinero (follow the money!), al negarse neciamente a siquiera considerar la legalización de algunas de las drogas menos peligrosas; todo esto debía haberlo hecho ANTES de lanzar al ejército a la calle. Lo peor: analistas nacionales e internacionales le dijeron que su estrategia era errada, pero él se aferró a ella, se sigue aferrando orgulloso, sin que parezca causarle remordimiento alguno todo el dolor que causó con sus desatinos.



Su presidencia nos deja con historias de terror y tragedia: familias acribilladas por el ejército, estudiantes universitarios asesinados por soldados, ciudades enteras que caen bajo el poder del narco, cuerpos colgados en puentes peatonales, fosas comunes, decapitados y el éxodo masivo de mexicanos del norte hacia los estados del sur. El mismo "presidente del empleo" busca empleo fuera del país que dejó en ruinas. 

Sin embargo, eso no es lo peor: si Fox es ya recordado como el presidente que dejó pasar una oportunidad histórica y no aplastó al Dinosaurio cuando lo tuvo bajo su bota (porque la estructura de corrupción priista servía para sus propósitos), Calderón será recordado como el presidente que la cagó tanto y de forma tan espectacular que permitió el regreso de ese mismo Dinosario al poder.



¿Qué nos espera? Creo que nos vienen seis años (quizá más) difíciles y oscuros, pero veo muy difícil una restauración total del régimen priista tal cual como lo fue en el siglo pasado. Ahora existen dos partidos políticos de oposición con suficiente presencia como para hacerle contrapeso, existen medios de comunicación críticos, un sector de la sociedad que tiene consciencia cívica, social y política y que es cada vez más amplio.

Sin embargo sí podemos esperar el regreso de muchas características distintivas del periodo jurásico mexicano, porque ya los hemos visto al nivel de los gobiernos estatales en los últimos años, cuando después de 2009 el PRI recuperó la confianza en sí mismo: los actos de corrupción escandalosos y hasta descarados que se mantienen impunes, la lambisconería servil y repugnante de la mayoría de los medios de comunicación, la ostentación extravagante e irrespetuosa de la opulencia de quienes se han visto beneficiados por el régimen, la represión violenta de toda forma de oposición y las alianzas con el crimen organizado, los sindicatos corruptos y sus líderes charros. 

Y lo que más me asusta: el PRI se alimenta de la jodidez e ignorancia del pueblo mexicano, y de él sólo podemos esperar que siga creciendo era jodidez y esa ignorancia. Es obvio que el PRI no va nunca a fomentar la educación y la cultura, por una sencilla razón: la gente educada y culta no vota por el PRI. Tampoco le creo mucho a Peña con su promesa de generalizar Internet para todos, teniendo en cuenta que es aquí, en el medio más libre y democrático de todos, donde la gran mayoría lo repudia. El PRI no quiere mexicanos con Twitter, sino mexicanos con Televisa.

Sólo de ver al gabinetazo de Peña es como para llorar. Puros abogados, economistas y administradores (esperen un bonito neoliberalismo por los próximos seis años). Casi ningún profesionista especializado en el área en la que va a trabajar. Muchos de ellos son figuras ligadas al salinismo. ¡Y pensar que pudimos tener a un rector de la UNAM en la Secretaría de Educación! Pero no, tú querías otra cosa, México. Bien, pues ahora te chingas.



Como ya había dicho en otras entradas, a los ciudadanos nos tocará resistir y tratar de seguir construyendo, por nuestra cuenta, las condiciones para que México cambie realmente. Hay que convertir a Peña Nieto en el presidente más vigilado de la historia, tenemos que organizarnos para resistir los actos de corrupción y autoritarismo que seguramente vendrán, prepararnos para bloquear sus políticas entreguistas y nocivas para el país; y sobre todo, ser propositivos: no sólo luchar contra lo que no queremos que se haga, sino a favor de lo que sí queremos que se haga.

Podemos y debemos recordar a Peña Nieto (y a México, y al mundo), todos los días de su mandato, que sabemos que las elecciones no fueron limpias, que es un tramposo y un corrupto, que sus acciones autoritarias no han caído en el olvido; podemos vigilarlo y constreñirlo, criticarlo y ridiculizarlo, hasta que maldiga el día en que decidió participar en la política. Pero no podemos olvidar la parte constructiva: ¿qué puede hacer cada uno de nosotros, tanto individual como colectivamente, para que nuestra sociedad no caiga en el oscurantismo prehistórico? Yo ya tengo mi trinchera: le educación y la divulgación del conocimiento. ¿Cuál será la tuya?

6 comentarios:

Anónimo dijo...

empezaste bien pero al final te salió lo ardido. has tenido.mejores entradas. saludos!!

Maik Civeira dijo...

Tiene usted toda la razón. Por eso advertí que no tenía ganas de escribir esto :(

AAntonioRG dijo...

Me da tristeza cuando veo personas inteligentes con ideas ancladas en mitos.
Todos los partidos políticos en México tienen prominentes ExPriistas entre sus principales cuadros,todos los partidos actúan de acuerdo a los usos y costumbres Priistas; Los Gobernadores Priistas no han tenido un solo caso de corrupción o mal Gobierno mayores que los cometidos por los Gobernadores PRDistas,Panistas o de la coalición PAN-PRD; así que afirmar que el País retrocede 12 años porque ahora el PRI gano las Presidencia es verdaderamente infantil.
No se si tenga sentido comparar las familias acribilladas por el Ejercito con los muertos ocasionados por la corrupción de los Gobiernos PRDistas o PRIistas que los hay aunque nadie se detiene a criticarlos, como si esos muertos no importaran.
Todos los partidos se alimentan de la jodidez y la ignorancia no solo el PRI, quiza en menor medida el PAN pero PRI y PRD depende exclusivamente de un pueblo ignorante y jodido,para e PRI sobran pruebas y para el PRD 2 botones de muestra el dineral que se gasta en la Universidad el DF y el apoyo ir restricto que este partido otorga a los movimientos que mas afectan la educación (la Coordinadora en Guerrero y Oaxaca).
No existe una sola prueba razonable de que el PRI no gano con legalidad y con legitimidad, todas las supuestas evidencias son las tonterías que un mesiánico adicto al poder reparte a diestra y siniestra.
Si hay un culpable de que hoy EPN tome posesión es precisamente este sujeto tan repugnante, si el no hubiera secuestrado y padroteado a la izquierda Mexicana no tengo duda que hoy seria Ebrard el Presidente, como sea el Pais no va a estar peor de lo que esta ahora tampoco pienso que pueda mejorar mientras la sociedad siga pensado que UNA sola persona sea capaz de llevarnos al cielo o al infierno.
Mientras como ciudadanos esperemos que el Gobierno nos meta cultura,disciplina,civilidad con lavativa los partidos políticos van a seguir haciendo las chingaderas que hasta hoy han estado haciendo.

Ashnard dijo...

"No existe una sola prueba razonable de que el PRI no gano con legalidad y con legitimidad, todas las supuestas evidencias son las tonterías que un mesiánico adicto al poder reparte a diestra y siniestra."

Poco más del 30% del padrón electoral nos aseguran, al menos, que esa victoria de democratica no tuvo nada.

Maik Civeira dijo...

@Antonio: Estoy parcialmente de acuerdo con lo que dices.

Estoy de acuerdo con tus críticas al PRD. Lo que no me cuadra es eso de que el PAN dependa menos de la jodidez y la ignorancia que el PRD y el PRI. El PAN tiene en su columna vertebral a uno de los espectros más oscurantistas de toda sociedad: la derecha religiosa.

También creo que si todos los partidos tienen cola que le pisen, los gobiernos priistas han sido corruptos de forma tan escandalosa y descarada que deja a los otros dos como principiantes. No es una defensa de ninguna de esas lacras, pero el PRI sí era la peor opción posible.

Sí existen muchas pruebas de los chanchullos del PRI y sus aliados antes y durante la campaña y el día de las elecciones, y no son sostenidas sostenidas sólo por el Peje o sus seguidores.

En lo demás, sobre todo a partir del penúltimo párrafo (si hay un culpable...) estoy de acuerdo.

AAntonioRG dijo...

Por lo que he visto en las distintas ciudades en que he vivido es que creo que el PAN por ser un partido de cuadros y no de masas es que creo que depende menos de la jodidez pero jamas metería las manos al fuego por ellos, y tienes razón el PAN promueve la jodidez indirectamente vía la Iglesia Católica y sus detestables practicas.
Los gobiernos del PAN y del PRD tiene practicas de corrupcion identicas a las del PRI pero no se quieren ver, te pongo 2 ejemplos todo mundo se jalaba las trenzas por la deuda que Moreira dejo en Coahuila y resulta que Godoy dejo en Michoacan una deuda mayor que la de Moreira y eso que Michoacan es mas pobre que Coahuila.
La forma en que Juan Manuel Oliva Exgober Panista de Guanajuato gobernó es digna del PRIismo de los setentas,te invito a que me menciones un acto de desgobierno PRIista que no se pueda equiparar con lo que gobiernos PANistas o PRDistas hicieron.
Las pruebas contra el PRI y sus aliados son imaginarias y todos los actos que se le achacan al PRI y sus aliados también los hicieron en algún momento el PAN y el PRD y sobre todo nunca han podido explicar como es que la eleccion Presidencial fue fraudulenta y las elecciones legislativas y de los Gobiernos Estatales fueron impecables si se realizaron en la misma jornada.
Ademas las acusaciones de fraude viene de un partido que en cada elección interna realizan montones de trampas y siempre terminan culpando de haber realizado fraude a sus oponentes.
Gimotear no sirve de nada, vigilar a TODOS los gobernantes y Legisladores y estarles chingando la madre todos los días si.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails