miércoles, 5 de diciembre de 2012

¡Peñabots vs Pejezombis!



Bueno, pues a estas alturas ya han de estar bien enterados de lo que sucedió el sábado 01 de diciembre, día en que Enrique Peña Nieto rindió protesta como nuevo presidente de México. Hubo varias manifestaciones en el DF, entre ellas una convocada por el movimiento #YoSoy132, una más por Andrés Manuel López Obrador (en el Ángel de la Independencia) y otra más en los alrededores de San Lázaro.

En esta última fue donde empezaron los disturbios; individuos sin identificar (muchos de ellos, embozados) atacaron las vallas que rodeaban el palacio legislativo, primero con piedras, después con bombas molotov, y hasta impactaron un camión de materiales contra el muro de contención. La policía respondió con escudos y macanas, así como con gas lacrimógeno y, según se dice, balas de goma (aunque el gobierno del DF niega que se hayan utilizado estas últimas). 

En las horas siguientes, los disturbios se extendieron a las inmediaciones del Palacio de Bellas Artes y por el Paseo de la Reforma. La turba iracunda dañó edificios históricos y el monumento a Benito Juárez, así como restaurantes, bancos y otros negocios. La policía efectuó varias detenciones (en un principio se habló de 300 detenidos, 67 permanecieron consignados, a la fecha la mayoría salieron libres), incluidos varios manifestantes pacíficos que no formaban parte de los disturbios, así como transeúntes que estuvieron en el lugar equivocado en el momento equivocado.



Esa misma tarde empezaron a circular las noticias de que el gobierno había identificado a varios supuestos grupos anarquistas, uno de los cuales se hacía llamar Bloque Negro, y que se adjudicaban la ofensivan [¡miren, hay un artículo de Wikipedia!]. Más o menos al mismo tiempo, me pasaron un enlace a la página de Facebook de dicho grupo, en cuyos comunicados mandaban al diablo a todos los partidos políticos y alentaban al pueblo a tomar las armas contra el gobierno, pues la vía violenta era la única que quedaba. La página tenía más de 6 mil seguidores cuando la visité por vez primera. Pregunté cuál era el propósito del colectivo, y me dijeron que era proporcionar estrategias y para la resistencia (no sin antes decirme "se ve que no leíste bien, porque ahí está escrito"). La página fue botada de FB unas pocas horas después, y los enlaces hacia ella que había colgado en mi propia página fueron borrados, junto con todos sus comentarios.


Estos hechos han generado una gran polémica en los medios y en las redes sociales y encuentro tres posturas básicas con la que muchos se explican a sí mismos lo que pasó el sábado:

1.- De quienes son de izquierda y repudian la violencia; ellos están convencidos de que los vándalos eran porros infiltrados por el gobierno priísta (Bloque Negro sería una invención del gobierno), pues encuentran inconcebible que haya podido ser una manifestación genuina de descontento, porque la izquierda es santa, buena y pura, y nunca hace nada malo, y si alguien hizo algo malo, seguro es de derecha.

2.- De quienes son de izquierda, o anti-gobierno, que consideran que la violencia fue organizada por el mentado Bloque Negro, que es una organización anarquista auténtica (¡fue el gobierno quien la botó de Facebook!), o por cualquier otra, pero el caso es que la violencia era justa y necesaria, incluso heroica y entonces esos muchachos merecen nuestro respeto y admiración, porque la agresión es el único camino posible y patria o muerte venceremos.


3.- De quienes creen que Morena, y el PRD y el #YoSoy132 son lo mismo, todos controlados por AMLO, y están seguros de que los disturbios fueron planeados y dirigidos por AMLO o sus pejezombis para provocar la represión y luego hacerse los mártires. Personas en cuyas mentes no hay diferencia alguna entre hacer una marcha y lanzar una bomba molotov, y el que hizo lo primero es capaz de lo segundo, y por eso opinan indistintamente que los del 132 hicieron destrozos o los del Peje hicieron destrozos, da igual, que son lo mismo, bola de vándalos y ya pónganse a trabajar.

También hay otros que parecen ignorar o desconocer que hubo hechos violentos, que era una marcha pacífica con gente sólo ejerciendo su derecho a expresarse, y que fueron atacados sin razón por la fuerza del gobierno represivo. La verdad, no sé ni qué pensar de estas personas, si están en negación, son ingenuos o no más bien pinches cínicos. 

Yo estuve siguiendo los acontecimientos en vivo desde diferentes medios, y tampoco fue como si hubiera una manifestación pacífica con todos cantando Kumbayá, y que la policía les cayera sin razón: unos vándalos (¿sinceros? ¿porros del PRI? ¿Pejezombis? No lo sé, ni presumo de saberlo), empezaron arrojando piedras contra los policías, después bombas molotov y hasta estrellaron un puto camión contra las vallas.




A pocos parece habérseles ocurrido que bien pudo haber sido una explosión genuina de descontento, por parte de grupos radicales auténticos, sin estar manipulados ni por Peña Nieto ni por López Obrador. Después de todo, hay buenas razones para estar encabronado, y hasta para sentir desesperación, y no toda la gente sabe expresar ese enojo y esa frustración de forma constructiva. Hasta cierto punto, si no eran porros, sino inconformes sinceros, puedo entenderlos, mas nunca apoyarlos ni justificarlos, porque mis convicciones me obligan a repudiar la violencia y la destrucción. 

En lo personal, yo me inclinaría por una hipótesis mixta: que probablemente hubo tanto provocadores infiltrados (ha sucedido en la historia de México, incluso recientemente, con la conmemoración del 2 de Octubre en 2008), y que también hubo gente que sinceramente le entró al desmadre porque estaba encabronada y no conoce otra forma de expresar ese descontento, o sintió que ya no había de otra. Pero ésa es sólo mi opinión, basándome en lo que he visto (hay imágenes de "vándalos" muy cómodos del otro lado de las vallas, conviviendo con la policía, como si de un día de campo se tratara) y en la historia reciente, no es una certeza y por tanto no puedo presentarla como tal. Como quiera, no hay forma en la que la destrucción me pueda parecer justificable.

Pero si fueron porros infiltrados los que ocasionaron los destrozos, vaya que hicieron un trabajo excelente, porque por un lado ya se ganaron a muchos despistados aplaudiendo la violencia y por otro ya espantaron a otros tantos despistados que piensan que el 132 estuvo detrás del desmadre y con eso dieron la excusa para reforzar la vigilancia sobre los movimientos disidentes y aplastarlos a todos por igual.


¿Recuerdan la violenta revolución anarquista que dio origen al sistema socialdemócrata de Islandia? ¿No? Yo tampoco....


¿Pero qué criterio utilizan las personas para inferir una cosa o la otra? Principalmente, el de las simpatías y antipatías políticas: si me cae mal Peña, estoy segurísimo que fue Peña y de que todos los detenidos fueron inocentes; si me cae mal el Peje, estoy segurísimo que fue el Peje, de que no hubo personas detenidas injustamente y de que todos los que recibieron un macanazo o fueron llevados a prisión lo merecen por revoltosos. Si me caen mal todos, ¡ésta es la revolución verdadera (y no critiquen)! ¿Se corre el rumor en las redes de que hubo muertos en los disturbios? Si estás contra Peña, seguro que los hubo; el que diga lo contrario está defendiendo a Peña. Si estás contra las manifestaciones, juras que no los hubo, que son los revoltosos queriendo hacerse a los mártires. 

Vaya, en los días anteriores vi a una misma persona postear sobre los disturbios: cuando creyó que habían sido los heroicos anarquistas antisistema "¡Bravo! ¡Estuvo bien!", cuando se empezó a manejar la hipótesis de que habían sido porros de Peña "'¡Malditos!". ¿Entonces las acciones son juzgadas por quien las cometa? ¿Si son los míos está bien y si son los otros está mal?

"¡Se indignan por unas pintas y unos cristales rotos! ¿Y los muertos de Calderón, qué? ¿Y la violencia sistémica, qué? ¡Eso es mucho peor, ¿por qué no se indignan por ellos!". No, no están pensando con claridad, camaradas. Uno puede indignarse por la estulticia de Calderón que provocó tantas muertes, por la violencia sistémica que deja a muchas personas sin oportunidades y sin justicia, Y ADEMÁS indignarse por el vandalismo del sábado. Una cosa no sólo no justifica a la otra, sino que por añadidura no tienen nada que ver. ¿O qué? Acaso con el desmadre se iba a poder castigar a los culpables de las miles de muertes o a hacer justicia a las víctimas? Entonces sí podríamos hacer un balance de costos y beneficios, y decir: "Bueno, sí se hicieron muchos destrozos, pero fue necesario para atrapar a esos asesinos y resarcir a las víctimas", pero no fue así. Fue destrucción sin sentido y sin propósito, que no logró nada y no iba a lograr nada.




Tampoco mencionar a las personas a las que les rompieron la cabeza justifica la destrucción. Obviamente, el daño cometido a una persona me indigna más que el daño ocasionado a un objeto o inmueble, pero cada cosa debe analizarse y juzgarse por separado: las cabezas abiertas no hacen que el daño material sea menor o menos condenable, ni éste hace que las detenciones arbitrarias y la brutalidad policiaca sean menos injustas. 

En un Estado de derecho, con cultura de la legalidad y una ciudadanía consciente, cualquier grupo de personas podría protestar y manifestarse a sus anchas por la causa que ellos consideraran justa y sabrían hacerlo con civilidad, sin caer en desmadritos inútiles.

En un Estado de derecho, con cultura de la legalidad y un gobierno decente, la fuerza pública podría detener a los que cayeran en desmadritos inútiles, sin repartir madrazos parejo ni a lo pendejo y sin detenciones arbitrarias contra quien no la debía ni la temía. La fuerza del orden sabría distinguir a quienes estaban formando parte de los disturbios de los que se manifestaban pacíficamente y de los transeúntes que tuvieron el mal tino de vestirse jipiosos ese día, pero no lo hizo, y ahí tenemos cabezas rotas y ojos sacados a personas inocentes.




En un Estado de derecho, con cultura de la legalidad y una ciudadanía consciente, los que simpatizaran con la manifestación sabrían reconocer que las fuerza policíacas tenían el derecho y el deber de detener a los que estaban causando destrozos, y no los justificarían con la consigna de "es que el pueblo está encabronado"; y los que no simpatizaran con la manifestación sabrían reconocer que no se debe castigar a quien no participaba en los destrozos, y que a los que sí estaban causando destrucción se les debe castigar conforme a lo que marca la ley y dentro del respeto a los derechos humanos, y no justificar cualquier tipo de abuso o brutalidad con la consigna de que "se lo merecen, por revoltosos".




Por fortuna, uno siempre puede contar la sensatez e inteligencia de algunos de nuestros mejores analistas políticos:



Y también se puede pedir la liberación de las personas arrestadas y maltratadas injustamente, sin caer en la justificación del vandalismo:




Por desgracia, ha sido difícil encontrar actitudes sensatas en este asunto, cuando las actitudes sensatas son escasas en cualquier tema en nuestro país. Políticamente, tenemos una sociedad inmadura, y eso incluye gente de todas partes, de izquierdas y derechas, ciudadanía y clase política, a ricos, pobres y clasemedieros, estudiantes y profesionistas, o cualquier otra clasificación que se les ocurra.

Gente que se dice de "derecha", porque odia a la "izquierda", y la odia no porque entienda de qué se trata la cosa, sino porque no sabe gran cosa de historia o teoría política, y cree que todas las izquierdas son una misma cosa; que López Obrador es igual que Chávez y que ambos son iguales a Castro; que "izquierda" es sinónimo de "socialismo", y que "socialismo" significa agarrar tu dinero y repartirlo entre los pobres y vagales, que es justo lo que quería el Peje: dejarnos viviendo jodidos como en Cuba, donde, según se dice, gana lo mismo un médico que un barrendero.

Personas que no saben de qué se trata "derecha" o "izquierda", pero que acusan a todos los que les caen mal como "mesiánico", término que se empezó a aplicando a López Obrador, como bien sabemos, pero que ahora se lo achacan por igual también al movimiento de Javier Sicilia y al #YoSoy132. Parece que cualquier forma de liderazgo u organización con propósito de mejorar las condiciones del país es mesianismo. "Ustedes se creen mesías porque quieren cambiar las cosas, pero así es el mundo y así siempre va a ser, mejor pónganse a trabajar".

Personas con poca o nula noción de casi nada, que aseguran y juran que el PRD, Morena, el #YoSoy132 (o cualquier movimiento de manifestantes en general) y los vándalos que cometieron los detrozos el primero de diciembre son todos la misma cosa, todos enviados a causar destrucción por parte del Peje, que es un mal perdedor y un peligro para México, y allí van, diciendo que "Fueron los del 132, enviados por AMLO para destruir, bola de vándalos" sin entender diferencias ni nada de nada.

Lógica del anti-AMLO


Cuando mencioné lo de Bloque Negro, no faltó quien comentara que no creía en su existencia, ni con la página de FB, que seguro había hecho un mocoso cualquiera, y que estaba segurísimo de que había sido la gente del Peje-132-Morena-PRD... ¿En qué se basa para decirlo? ¡Pos porque odio al Peje y todo el mal viene del Peje!

Pero no debería sorprendernos que ciudadanos legos viertas sus opiniones desinformadas tan livianamente, cuando tipos que se quieren hacer pasar por periodistas dicen joyitas como ésta:




No tienen en cuenta que los de Morena tachan al PRD de traidores porque firmaron el Pacto México; que Morena critica al 132 por ser demasiado pasivos y no estar comprometidos en la lucha contra la "imposición"; que los seguidores de AMLO ya tildaron de traidor a Ebrard; que el 132 se deslindó de cualquier acto violento y que siempre se ha declarado pacífico y apartidista; que los anarkos que se adjudicaron el ataque han mandado a la mierda a todos los políticos de todos los partidos, López Obrador y Ebrard incluidos, y que califican a los pacifistas de "ingenuos", cuando se sienten amables, y de "putitos", cuando se sienten sinceros. Pero estas divisiones no importan, porque desde donde cada uno todos los demás parecen la misma mierda, y si se le hace notar cómo del otro lado también se odian unos a otros, se niega a reconocerlo y dice "no, son todos lo mismo", "es mentira" y "no lo creo".

Lógica del pro-AMLO

Y no nos hagamos tarugos, que la izquierda ha caído en esta misma forma de clasificar por bloques a los que no piensan como ellos, quizá incluso más y con mayor virulencia que la derecha. No solamente muchos son incapaces de entender las diferencias entre un fascista y un neoliberal, y todo lo que puede haber en medio en el amplio espectro político que es la derecha (en su mente, todos son fachos, como en la mente del derechista ignorante todos son comunistas-pejezombis), sino que dentro de la misma izquierda, los que no piensan igual que ellos, en seguida son descalificados como "falsa izquierda", "hipócritas" y "traidores", como vimos en los ejemplos del párrafo anterior.

Además, tampoco los militantes de la izquierda mexicana se han esforzado mucho para evitar dar motivos de que los incautos se formen una imagen distorsionada de la izquierda como ideología y fuerza política. Si López Obrador ha hecho todo lo posible para no ser identificado con Chávez y Castro, lo cierto es que entre sus seguidores no es raro toparse con chavistas y castristas, y hasta estalinistas (se conoce que ellos entienden tan poco de ideologías políticas como los de derechas). Hace ya mucho tiempo escribí una breve entrada titulada Dictators we like, en la que señalaba la hipocresía de los Estados Unidos que se alzaban como campeones de la democracia, y que por un lado repudian dictaduras y por otro las apoyan, según les convenga.

Pos ahí tienen a izquierdistas mexicanos, convirtiendo a Gaddafi en un héroe socialista, víctima del imperialismo yanqui, o al PT lamentando la muerte del líder supremo de Corea del Norte, porque si es dictadura de izquierda entonces no tiene nada de malo, y si reprimió o mató a alguien, es porque se lo merecía... Justo la misma manera en la que la derecha justifica la permanencia de sus autócratas, porque lo que importa no es cometer crímenes o abusos: todo se justifica si es por la ideología correcta.




Existen diversas formas de ser de izquierda o de derecha (y algunas más ilustradas que otras). No es lo mismo el militarismo fascistoide de Pinochet y otros dictadores latinoamericanos, que el neoconservadurismo populista del Tea Party gringo; ni son lo mismo esas dos que posturas de derechas más ilustradas, como el liberalismo capitalista (entre cuyos exponentes mexicanos se encuentra Enrique Krauze). Tampoco es lo mismo el chairismo inconsciente que apoya cualquier dictadura mientras sea "de izquierda", y a cualquier borlote mientras sea "anti-sistema", que el socialismo libertario tipo Noam Chomsky, o que la socialdemocracia de los países nórdicos, o que el marxismo racional de Eric Hobsbawm.

Pero no, entre la volátil izquierda mexicana encontramos expresiones como ésta, leída en el grupo del #YoSoy132 Yucatán:

¡Contemplad: un pejezombi mocho!

¡Pues claro, hombre! ¡Si eso de los derechos reproductivos de la mujer y de las minorías sexuales no son causas de la izquierda verdadera! Son sólo inventos de ese puto Ebrard que es un traidor de mierda (no como AMLO, el líder con el que hay que estar SIEMPRE). La izquierda verdadera es la de aquéllos que antaño anunciaban orgullosamente con cantos cuál era el deber sagrado de la mujer revolucionaria: "¡A parir, madres latinas, a parir más guerrilleros!".

No me malentiendan: este muchacho tiene todo el derecho del mundo a estar en contra del aborto y del matrimonio gay y a expresarlo, pero cuando dice que esas causas no son propias de la izquierda, sino un invento de Ebrard, a mí me queda claro que el chavo no sabe ni de lo que habla (de entrada, desconoce la agenda de los partidos de izquierda en el mundo), y que le mete más hígado que coco a sus posturas políticas, y en ese caso debería estudiar y pensar las cosas antes de comprometerse con las vísceras a la causa que sea.

Recuerdo también la vez que, discutiendo en FB con un amigo por motivos personales, aparecieron dos amigos suyos. Como mi amigo era seguidor de AMLO, sus dos amigos asumieron de manera muy extraña que la cosa era contra AMLO y un de ellos me dijo que "por qué criticaba a alguien que quiere mejorar el mundo" o lo que la otra echó porras con "sí, por eso, yo con AMLO", y yo así de WTF, con esa gente que cree que todo se trata de estar con sus ídolos o contra ellos.




Y no se crean, que también hay pejezombis a la inversa, personas que nada más piensan en AMLO y hablan de lo mucho que lo odian, y lo sacan a colación incluso cuando no viene al caso y se está hablando de otra cosa: "¿Y a AMLO por qué no lo criticas, eh? ¡¿POR QUÉ?!".

Podría llevarme toda la tarde con ejemplos de incongruencia, ignorancia, pensamiento falaz y fanatismos en todo tipo de personas, díganse de los colores que se digan, pero creo que se entiende el punto. Y es que veo a un México retrasado cuando observo a un perfecto ignaro como presidente, a una comunidad religiosa que se niega a permitir la educación pública, a unos normalistas que se niegan a aprender inglés y computación, a guadalupanos preparándose para subir de rodillas una colina, a personas que se atrofian las mentes con telenovelas y revistas de chismes, a multitudes que idolatran irracionalmente a un candidato, a otras multitudes que le tienen fobia igualmente irracional a dicho candidato, a muchachos arrojando piedras y molotovazos contra edificios (y a gente en Internet justificándolo), a policías rompiendo cabezas y sacando ojos a lo bestia (y a gente en Internet justificándolo)... Todo eso me muestra a un país retrasado política, social y culturalmente.


El Chairo de Bully Magnets me ha servido para ilustrar muchos puntos


Como mexicanos nos falta claridad de pensamiento, racionalidad, una actitud abierta a conocer al otro y dialogar, cultura de la legalidad, crítica y autocrítica, en fin, una forma de pensar, no digo ya "de primer mundo", sino de adultos maduros, carajo. No se puede construir una buena sociedad con fanáticos a ambos lados y apáticos en medio.

Por fortuna (otra vez), el panorama no es tan bestial como les pinté. En realidad sí hay muchos mexicanos conscientes y coherentes, y creo que cada vez son más. Por ejemplo, estoy convencido de que el 132 nació de personas informadas con posturas y actitudes más ilustradas, aunque luego se fueron añadiendo los grupos más radicales y anclados en la forma tradicional de hacer politiquería. También Internet ha permitido que muchas de esas voces sensatas sean escuchadas y que muchas buenas ideas se difundan.

Por mi parte, reitero que mi trinchera es la educación y la difusión del conocimiento y que hacia ella me retiro (ya hacen falta entradas sobre lógica). Mientras tanto, los dejo con una probadita de textos muy lúcidos que se han publicado en los últimos días. No estoy completamente de acuerdo con todos ellos, pero sí comparto con ellos la postura de privilegiar el diálogo sobre el conflicto, para seguir así construyendo la Gran Conversación:

Bajo la sombra de un árbol: Canta y no llores y Nosotros repetidores
México Kafkiano: Los años que vienen y Los vándalos y los presos políticos
Mexihko 2012: Día 1
Eleutheria: Sobre un pronunciamiento y un artículo
Libre pensar: Si ésta es su oposición, estamos jodidos
Hijo del Pop: Del tercer día del Nuevo Gobierno

13 comentarios:

Mariana dijo...

todo es culpa de todos, y todos tienen la culpa de algo, menos uno, así se maneja la gente en esta mugrosa sociedad ¬¬

en todo caso, una cosa es manifestar la inconformidad de uno, y otra es aprovecharse de eso para armar desmadre...y, por otro lado, no es lo mismo meter orden que reprimir...

y a estas alturas ya no se si me gusta ser parte de la humanidad...

¡saludos maik!

Santa Mariana dijo...

Mi estimado Mike, tus reflexiones me parecen muy atinadas, será porque, como mencionas al final, tus análisis son elaborados desde una trinchera que no es pasional. En cambio creo que muchas otras de las sentencias que se hicieron en torno a lo ocurrido el fin de semana, surgieron de la pasión politiquera de cada quien, y eso no está chido.

Por ejemplo, en mi caso, también considero que la educación es la mejor de las trincheras, sin embargo también me conoces y sabes que yo veo en el proyecto de AMLO (y despersonalizándolo, en MORENA), una oportunidad para que la conscientización y el rollo de la educación y la solución a muchas problemáticas, se de más deprisa...
Pero también debes saber que no me gustan los fanatismos y sí, por ello, últimamente he tenido un sin fin de confrontaciones con quienes alguna vez han izado conmigo la bandera de MORENA.
Por ejemplo, por motivos personales yo ni salí de casa ese día 1° de diciembre, sin embargo como defeña pude estar en cualquiera de los dos sitios, San Lázaro o el Ángel; hasta antes de que se me 'cebara' la salida, yo había anunciado con mis compañeros que iba al Ángel. De inmediato, fui tachada de pejezombie... escuché y leí de mucha banda (sí, a la que meses atrás prendía veladoras a Obrador)que el muy 'puto' nada más estaba provocando división, que estaba llamando a un tibio día de campo, que le estaba haciendo el favor a Peña, que ya se había vendido, blablabla...

Osea esto está tan cabrón que no sólo los peñabots se fueron contra AMLO por ser AMLO, sino que los mismos obradoristas estaban contra él pero por pasión y dejando ver que en efecto, ellos sí eran unos pejezombies que apoyaron por moda y con falta de formación política y sin tener la mínima identidad (siquiera conocimiento) del proyecto.

Me consta, que muchos ex "morenos" que no tienen la habilidad de salir bien librados de un enfrentamiento con granaderos, saltaron con mera pasión de su bonita lap top con estampitas de kittie a San Lázaro, sin llevar máscaras de gas, sin llevar siquiera trapos para cubrirse la cara, pese a que aquí bien se sabía, el ambiente de San Lázaro sería ese... con muchas probabilidades de terminar en actos violentos.
Con la pena, pero a mi cuando me estaban escribiendo vía face, que fuera a la agencia no se qué a dar apoyo a no sé quien, yo dije: nel.

Y no, no por eso estoy diciendo que estuvo bien que los detuvieran, jamás, no todos debieron ser detenidos, pero tampoco todo se podía solapar. Pues como bien escribes: "En un Estado de derecho, con cultura de la legalidad y una ciudadanía consciente, los que simpatizaran con la manifestación sabrían reconocer que las fuerza policíacas tenían el derecho y el deber de detener a los que estaban causando destrozos..."

Los mismos que buscaban convencer a la gente de que votara por AMLO, argumentando con el buen gabinete que tenía, presumiendo que ahí estaría nuestro 'excelente gobernante' Marcelo, ese día de puto, traidor y fascista no lo bajaron. En tanto que si hubiera ordenado la inmediata liberación de todos sin investigar nada, hubieran dicho 'ese es nuestro Ebrard, un chingón'.

Santa Mariana dijo...

... Alegué estas incongruencias con muchos compañeros, siempre aclarando, NO te estoy diciendo que me sacas de onda por ya no ser obradorista, yo no quiero que todos sean obradoristas, jamás! no veo mal que alguien deje de serlo, hay gente que no toma postura política pero con quien la llevo muy bien porque lucha por otro lado, a mi lo que me tiene de 'no mamen' son esas posturas radicales y ese brincar de un lado a otro, porque sí, he tenido compañeros que un mes fueron los más pinches pejezombies del mundo, pero que cuando surgió el 132, se fueron para allá diciendo, "MORENA está limitado"; y que luego vieron al wey del 132 con su programa 'sin filtro' y dijeron, al diablo, "pinche 132 de fresas traidores" (como si el 132 hubiera sido un hombre); mismos que luego empezaron a ver decenas de fotos con niños muertos de Gaza y que ahora se la pasan gritando que muera el sionismo, que putos judíos, que viva Cartman de South Park, y bueeeeeno ¿QUÉ TE DIGO? ¡QUÉ?

Muy buena entrada Mike u_u

Eduardo Molina (Anarkistapp!) dijo...

Yo desde el otro día no había podido encontrar una opinión bien fundamentada, todo por ahora, sea internet o la vida real, está plagado de opiniones injustificadas más o menos como la mierda que tu describes.

Ahora el pedo es que gracias al desmadre del sábado un chingo de gente ve a los movimientos de la "Primavera Mexicana" como violentos, y si de por sí fue difícil que #yosoy132 se ganara la simpatía de los ciudadanos del país, con el desmadre del sábado lo será aún más lo que resta del sexenio. Errores estratégicos por falta de organización =(

Por otra parte parece que estamos condenados a vivir "todos contra todos". El otro día leía la Historia Mínima de México y parece que así ha sido siempre: de la independencia a la Reforma hubo como 50 gobiernos en el país, después de Juárez hubo más peleas entre caudillos hasta el golpe de estado de Porfirio Días, y la revolución fue más o menos lo mismo hasta que ganó el PRI. Siempre divididos, siempre todos contra todos, siempre viendo quién se queda el hueso. Así no funciona =(

Eduardo Molina (Anarkistapp!) dijo...

Fé de Erratas: Porfirio Díaz.

Saludos

Carlos Angeles dijo...

¡Contemplad: un pejezombi mocho! Solté la carcajada.

Por cierto, ¿como vamos con la propuesta del artículo sobre el steampunk?

Pablo Cabañas dijo...

Como siempre, un atinado artículo sobre lo ocurrido el pasado 1D. Fanatismo hay en todas partes, por desgracia, y en un país como México, dudo mucho que se vaya a erradicar pronto (o sea, de que se puede, se puede, pero siento que es muy, pero muuuuy complicado).
Enterarme de la mayoría de las opiniones eran para llorar: casi todo era o a favor de la represión o a favor de los desmadres, y como bien se aclara, una cosa no justifica a la otra.
Es más, al leer las redes sociales demuestra lo que pones en este artículo: hay gente que no tiene escrúpulos cada que opinan de política, ya que sólo se dejan guiar por lo que NO deberían de considerar para expresar (maniqueismo, fobias, bilis, fanatismo, etc.)

Un saludo.

Alexander Strauffon dijo...

Escudarse en una ideologia para dar rienda suelta a las pulsiones destructivas es nefasto, sea cual sea el grupo, partido, o ideal que digas representar.

Yo comulgo en gran parte con la ideologia anarquista, y no por eso salgo a causar destrozos. Y vaya que hasta para causar destrozos se requiere inteligencia; la turba dejo en claro no tenerla, al provocar que los suyos fueran heridos y otros fueran capturados. Esto, de paso arrastrando a otros inocentes que no estaban haciendo nada.

La accion politica ciudadana puede ser fuerte y provocar reales cambios, todo esto sin tener que darse a la violencia. Deberian tener presente que si ya una vez el PRI cayo, significa que puede caer de nuevo. Y la siguiente vez, lo unico diferente seria ya no votar por un nefasto simil de este, el PAN.

Espero que quienes no tuvieron que ver con esto obtengan oportuna ayuda legal y sean exonerados, y se castigue ejemplarmente a quienes convirtieron en un incidente lamentable una manifestacion que pudo ser ejemplar y pacifica. Y tambien, que algun dia (aunque sea en un futuro lejano donde muchos de nosotros ya no estemos) el pluripartidismo e intereses mezquinos dejen de dañar al pueblo de este pais.

Anónimo dijo...

me da mucho gusto ver que todavia hay gente que puede ver las cosas desde un punto de vista imparcial, yo junto con muchos compañeros asistimos al df sabedores de la violencia que surgiria tenemos por ideal el anarquismo y la violencia como metodo de lucha y de protesta y participamos en los diturbios y defendemos tales como una violencia y una rebelion autenticos y legitimos y veiamos con horror la forma tan asquerosa en que las prensas de izquierda y derecha atacan a los anarquistas pero sin fundamentos y sin bases para criticarlos, pero hemos visto este analizis que has hecho y creemos que a pesar de que no compartas o no entiendas el por que de nuestros accionares violentos y que incluso nos llamen vandaqlos y porros mas sin embargo vemos con gusto que hay gente que prefiere investigar antes de criticar que se informan sobre los temas que van a cuestionar, te informaste, buscaste sobre el bloque negro y el anarquismo, analizaste todos y cada una de las posibilidades desde las posturas de derecha e izquierda y tambien de quienes defendieron la postura de la violencia, aunque desconoces muchos aspectos de la lucha violenta me parece que eres una persona seria realmente me gusto tu analizis, eres imparcial y objetivo y no eres tendencioso, aun siendo obradorista criticas al peje pero no con pendejadas sino con hechos y bases igual las criticas que he visto en comentarios son muy acertados se nos salieron las cosas de control y el resultado fue malo aunque el objetivo se consiguio el costo fue muy alto los heridos y los detenidos anarquistas y tambien los que no lo eran y se manifestaban de manera pacifica y hasta quienes solo ivan pasando, felicidades deberian haver mas periodistas como tu no es necesario que nos apoyen o compartan nuestra lucha pero el hecho de que alguien investigue y haga un analizis objetivo e imparcial como el tuyo es un gran apoyo ya que frena lasmentiras que se dicen en los medios oficiales sigue asi compa y no te corrompas y solo como consejo constructivo informate y lee mas para que tus opiniones sean todavia mejores te recomiendo leer literatura anarquista y tambien comunista no para que te vuelvas uno de ellos sino que para cuando los critiques tengas bases y fundamentos irrefutables y nuevamente no te corrompas aun cuando tengas tu propia ideologia nunca dejes de ser imparcial y objetivo y no vendas la verdad por nada y animo los periodistas deverian ser mas como tu.

Maik Civeira dijo...

"No estamos de acuerdo, pero nos respetamos", agradezco mucho que haya quien pueda razonar así. Sí, aún me falta mucho por leer, y espero poder hacerlo pronto. Gracias por los comentarios.

PD: ¡No soy obradorista! D:

Maik Civeira dijo...

Carlos: ¿Te refieres a éste? http://egosumqui.blogspot.mx/2010/04/steampunk.html

Maik Civeira dijo...

Anónimo: Un seguidor de AMLO insiste en que "es obvio que los que ocasionaron los disturbios son infiltrados del gobierno" y no cree que haya podido ser un brote auténtico de sincero descontento, ¿qué le responderías a él?

Anónimo dijo...

que acertada santa mariana!! :D

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails