viernes, 11 de enero de 2013

Mapas de mundos que nunca existieron



Si alguna excentricidad comparto con Jorge Luis Borges y Bilbo Baggins es mi amor por los mapas. De verdad, los mapas me fascinan. Cuando era niño, y hasta en la adolescencia, me gustaba dibujar mis propios mapas de mundos extraterrestres, y les ponía nombres y fronteras a sus países y continentes. Mi juego de mesa favorito es Risk, y desde que lo conocí cuando era niño empecé a diseñar mis propios mapas para jugar en ellos. Aunque realmente la dinámica del juego es siempre la misma, me encanta que existan tantas versiones con mapas diferentes.

Pero sobre todo, me encantan los mapas antiguos, llenos de creencias erróneas y maravillosa imaginación, y los de mundos que nunca existieron, creaciones imaginativas de fecundos autores.  Hoy les quiero compartir ejemplos de lo segundo, una colección de mapas de mundos imaginarios. 

Muchos autores crean mundos imaginarios, pero pocas veces se llegan a sentir como mundos vivos, como universos que existen en algún lugar, lejano al nuestro, en el que las cosas que se narran suceden realmente. La creación de un mundo completo, con sus gentes, sus paisajes y hasta sus dioses, no es algo que cualquiera pueda hacer bien. Se necesita una imaginación prodigiosa, una gran capacidad de comprender el espacio geográfico y un compromiso personal con el mundo creado, para tratarlo como si fuera un mundo verdadero.

Hagamos ahora un recorrido por estos mundos que nunca existieron:


PELLUCIDAR

Mapa de la edición original de 1915 de Pellucidar


Aparece en 1914 en la novela At the Earth's Core, y en su secuela Pellucidar del año siguiente, ambas de Edgar Rice Burroughs, también autor de las aventuras de Tarzán y de John Carter. Burroughs era un autor con una imaginación inagotable para concebir situaciones muy diversas y extrañas, en mundos fantásticos y asombrosos.

Pelluciar se encuentra en el centro de la Tierra, que a partir de cierta profundidad, está hueca. Los habitantes de Pellucidar viven sobre una superficie cóncava, en el interior de la esfera terrestre, y en el centro de esa esfera flota en perfecto equilibrio una diminuta estrella que ilumina este mundo incesantemente, por lo que ahí no existe la noche. Como ven, Pellucidar cuenta con montañas, valles, mares e islas, cada zona con su propia gente, flora y fauna.

Un pequeño planeta orbita alrededor de dicha estrella, pero como su movimiento de traslación coincide con el de la rotación de la Tierra, desde el punto de vista de alguien en Pellucidar, el planeta se mantiene inmóvil, proyectando su sombra eternamente sobre la misma área. Es posible que dicho planeta tenga a su vez vida y habitantes.

Pellucidar está habitada por hombres primitivos, que viven en un equivalente a nuestra Edad de Piedra. Se dividen en diversos clanes y tribus. Existen también otras criaturas pensantes: tres razas de hombres-mono, unos con cola que construyen aldeas en los árboles, otros como mandriles que viven en las rocas y cultivan frutos, y otros como gorilas que se dedican a la guerra. Además, existe una raza antigua, los Mahar, descendientes de repitles voladores como los pterodáctilos, que tienen poderes telepáticos y habitan en ciudades al interior de las montañas y volcanes. Además de estas gentes, hay toda clase de bestias salvajes en Pellucidar, como tigres dientes de sable, mastodontes y gran reptiles, además de otros monstruos prehistóricos.

Años después de la dupla de novelas originales aparecieron otras que expandieron el universo de Pellucidar. A continuación les dejo un mapa basado en las descripciones de esos relatos:

Mapa elaborado por Larry K. Hancks en 1970


LA TIERRA ONÍRICA

Mapa realizado en 1967 por Jack Gaughan


El primer relato que trata de la Tierra Onírica aparece en 1919, de la pluma del maestro del horror H.P. Lovecraft, y hubo otros tantos a lo largo de la siguiente década. Pero en donde realmente la Tierra Onírica tiene un lugar central, y en donde se describen a detalle sus características, es en la novela La búsqueda onírica de la Desconocida Kadath, de 1926. Esta novela y los otros relatos forman el Ciclo Onírico, más de fantasía oscura que de horror. Sin embargo, Lovecraft mismo nunca trazó un mapa; ni siquiera se publicaron mapas sobre la Tierra Onírica en vida del autor de Providence.

La Tierra Onírica es una por las que se accede durante las horas de sueño, pero sólo estaá al alcance de algunas personas extraordinarios, como el Rey Kuranes de Celephaïs, que en el mundo de la vigilia era un vagabundo drogadicto; y Randolph Carter, protagonista de las historias centrales del Ciclo Onírico y de  La búsqueda onírica de la Desconocida Kadath.

La Tierra Onírica es un mundo diferente al de la vigilia. En él viven seres humanos en diversas ciudades, ya sea en costas, islas, a la orillas de ríos o en medio de selvas tropicales. Están los Bosques Encantados, onde habitan los zoogs, criaturas inteligentes parecidas a lémures; y la Meseta de Leng, donde viven hombres parecidos a sátiros. No podría dejar de mencionar las ruinas de Sardath, y Ulthar, donde los gatos son sagrados. Caravanas de caballos, camellos, elefantes y hasta cebras (dependiendo de la región) atraviesan tierras admirables llevando mercancías de un lugar a otro.

Otras localidades incluyen la ciudad de Kadath, sobre una montaña y morada de los Grandes Dioses (donde Randolph Carter se entrevista con Nyarlathotep, el Caos Reptante); la Luna, donde habitan las Bestias Lunares, y el Inframundo, donde habitan los abominables pero honorables  Ghouls, entre otros  horrores. Como el mapa de arriba no hace justicia a esta gran obra de la fantasía oscura, agrego este otro, mucho más completo:

Mapa hecho por Jason Thompson en 2012



LA EDAD HIBORIA



Mundo creado por Robert E. Howard en 1932 para situar en él sus historias de Conan el Bárbaro. Según Howard, se trata de nuestra misma Tierra, en una época que siguió al hundimiento de la Atlántida y antes del cataclismo que le dio su forma actual. En esa era prehistórica surgieron reinos y florecieron imperios con grandes ciudades y magníficas civilizaciones; tras el cataclismo, la humanidad regresó a la Edad de Piedra, y desde entonces la evolución social tuvo que volver a recorrer todo el camino desde el principio hasta nuestros días.

Como ven, el Mar Mediterráneo no existe para separar Europa de África, y en cambio el Nilo (aquí llamado río Estigio) se tuerce hacia el oeste hasta alcanzar el océano, mientras que el Mar Caspio se extiende mucho más allá de su tamaño original.

En este mundo de Conan, cada nación corresponde más o menos a una civilización de las eras siguientes. Cimeria es la tierra natal de Conan, un país de sombrías colinas cuyos habitantes sólo conocen la guerra y el pillaje. Aquilonia es el más grandioso imperio de la época y corresponde a Roma. En las Tierras Salvajes viven los Pictos, antecesores del misterioso pueblo del mismo nombre que habitó las islas británicas, pero que en estas historias tienen además rasgos de los indios de Norteamérica.

También está Stygia, tierra de hechiceros que corresponde a Egipto; al sur están los Reinos Negros del África Subsahariana; en el mar, las Islas Baracha, donde viven los piratas y bucaneros en un ambiente que recuerda al del Caribe colonial, y las estepas de Hyrcania, donde feroces jinetes, antepasados de los mongoles, cabalgan demostrando su fuerza.

Además, se encuentran ruinas de civilizaciones antiguas, donde acechan demonios y hechiceros, dioses blasfemos despertados de las profundidades de la Tierra y otras bestias (en una ocasión, Conan combatió contra un simio alado, y en otra tuvo que escapar de algo parecido a un dinosaurio). La Edad Hiboria es, pues, el escenario, o más bien, la colección de escenarios ideal para un aventurero como Conan.


LA TIERRA MEDIA



Escenario de las historias de JRR Tolkien, empezando por El Hobbit en 1937. En ocasiones Tolkien afirmó la Tierra Media es nuestro mundo en una edad anterior a los registros históricos. De ahí el mismo nombre: Midgard era, en la mitología nórdica, el nombre del mundo de los hombres, es decir, Europa, y ese nombre se traduce literalmente como Tierra Media. Ésta sería entonces el equivalente de Europa en la mitología de Tolkien, y por lo tanto un continente.

La Tierra Media es un continente más en el mundo de Arda; se encuentra habitada por humanos mortales, elfos inmortales, enanos y hobbits muy longevos, además de orcos, trasgos, ents y otras criaturas. Los hombres de la Tierra Media son de raza blanca; al este, en Khûn, se encuentran hombres de tipo asiático que viven en llanuras y estepas; en el Harad, tierra de desiertos, viven pueblos equivalentes a los árabes, y más al sur se encuentran las Tierras Oscuras, donde viven hombres de piel negra que crían a los temibles mûmak u olifantes.

La geografía de la Tierra Media ha cambiado a lo largo del tiempo. Al final de la Primera Edad, en que ocurren los sucesos de El Silmarillion, fue destruida la tierra de Beleriand. En la Segunda Edad ocurre la guerra en que Sauron es por derrotado por vez primera y el gran imperio insular de Númenor (una alusión a la Atlántida) se hunde por causa de la rebeldía de sus habitantes humanos contra los Valar (dioses). La Tercera Edad es en la que ocurren los hechos de El Señor de los Anillos y la derrota final de Sauron, y en que la Tierra Media tiene la forma que nosotros mejor conocemos.

NARNIA



Esta tierra fantástica fue creada por el escritor C.S. Lewis en 1950 para su serie de Las Crónicas de Narnia. Se trata de un mundo aparte del nuestro, al cual se puede acceder mediante portales mágicos, los cuales se encuentran en sitios insospechados.

Al mundo se le llama Narnia, pero también a una región específica en ese mundo, habitada por toda clase criaturas fantásticas como enanos, sátiros, centauros y animales parlantes. Al norte se encuentran las Tierras Salvajes, habitadas por dragones y gigantes. En otras partes de ese mundo existen reinos humanos, como Archenland, al sur; aún más al sur, atravesando el Gran Desierto, se encuentran las tierras de Calormen, cuyos habitantes recuerdan a los árabes; y Telmar, habitada por descendientes de piratas que cruzaron por accidente a este mundo fantástico.

Narnia es plana, y navegando hacia el este se llega a un mar que poco a poco se hace menos profundo hasta llegar a donde vive Aslan el León. Ahora bien, Aslan es en realidad Jesucristo, pues C.S. Lewis era un hombre muy devoto e hizo de sus historias una exaltación de los valores cristiano. Su "país" es, por tanto, el mismo Cielo.

TERRAMAR



De la mente de la autora Ursula K. Le Guin, este mundo apareció por vez primera en 1964 y ha sido el escenario de historias narradas a lo largo de seis libros, empezando por el clásico Un mago de Terramar, de 1968.

La idea de Le Guin era sumamente interesante, pues quería romper con la tradición, heredada por Tolkien a sus menos afortunados imitadores, de situar las historias de fantasía en mundos análogos a la Edad Media europea y habitados por personas de raza blanca.

Así, Le Guin crea este mundo, formado por un vasto archipiélago, o más bien un conjunto de  cinco archipiélagos: uno central y otros cuatro en los respectivos puntos cardinales, todos rodeados por un gran Océano inexplorado. Estas islas deben encontrarse en el hemisferio septentrional de su mundo, pues hacia el norte el clima es más frío, mientras que al sur se vuelve más cálido.

Las islas están habitadas por personas de piel cobriza principalmente, aunque los habitantes del sur y del este tienen pieles más oscuras, y los del norte un aspecto más parecido al europeo. Estos pueblos cuentan con tecnología de la Edad de Hierro, y una cultura centrada en el mar y la navegación, aunque en las islas más grandes (Havnor, la mayor tiene más o menos el tamaño de Gran Bretaña), hay poblaciones con estilo de vida terrestre. Además, la magia forma parte preponderante en este mundo insular.


WESTEROS



Llegamos al final con la saga fantástica que está causando sensación. Este mundo es creación de George R.R. Martin y en él se ubican las historias de Canción de Hielo y Fuego, que iniciaron con la popular A Game of Thrones en 1996.

Westeros es el continente (o muy probablemente, la península de un continente mayor) en el que ocurren la mayor parte de las historias de esta saga. En él se encuentran los Siete Reinos, separados del terrible, helado y desconocido Norte por una inmensa Muralla de hielo.

Al este, atravesando el Mar Estrecho, se encuentra el gran continente de Essos, donde alguna vez se asentó el extinto Imperio de Valyria, y en el que en ahora se alzan ciudades-Estado conocidas como las Ciudades Libres. Hacia el interior de Essos se encuentran las llanuras de pastizales conocidas como el Mar Dothraki, habitado por salvajes y fieros jinetes. Más allá se encuentran las misteriosas tierras orientales.

Westeros corresponde a la Edad Media europea, si no geográficamente, sí culturalmente, en cuanto a su tecnología, cultura e instituciones feudales. Esta tierra estuvo alguna vez habitada por los Niños del Bosque, una raza de seres élficos de pequeño tamaño y armas primitivas, que vivían en armonía con la naturaleza y sus Dioses.

Después llegaron los Primeros Hombres, que en principio guerrearon contra los Niños, pero luego pactaron con ellos y coexistieron en paz, incluso adoptando su culto por los Antiguos Dioses, hasta que por último arribaron los Andals, que trajeron la nueva religión de los Siete Dioses, sometieron a todos los reinos de los Primeros Hombres (excepto al Norte) y llevaron a los Niños a su extinción.

Además de seres humanos y animales como los de nuestro mundo, existen dragones, lobos huargos, gigantes y hasta mamuts. Aunque al principio la fauna y los hechos que tienen lugar en esta historia son bastante comunes, conforme avanza la serie, la magia y las criaturas fantásticas ocupan un lugar cada vez más central.


No se puede hacer una muestra exhaustiva de los mundos imaginarios y los mapas que se han hecho para darnos una idea de cómo lucen. Pero he aquí una muestra de lo bellos que pueden ser estos mundo y lo admirables que son las mentes que los concibieron para que nosotros pudiéramos soñar toda clase de aventuras en ellos. Espero haberlos animado a que los visiten en alguno de sus viajes literarios.



11 comentarios:

Nothingman dijo...

A mi también me encantan los mapas, siempre armo algunos para cuando juego Dungeons and Dragons con mis compas.

En el de Westeros, según recuerdo son "Ándalos" no Aldar, los que llegaron a pelear con los Primeros Hombres (No puedo sacarme de la cabeza a Joffrey diciendo "King of the Andals and the first men...").

Sube tus mapas del Risk, estaría chido jugar en uno de esos. :D

Sir David von Templo dijo...

Que excelente entrada... Aunque creo que te faltaron algunos mundos fantásticos... Te faltó por ejemplo Hyrule y su contraparte Termina, de la saga de la Leyenda de Zelda... O el de Dungeons & Dragons que menciona el buen Paco... Y si nos ponemos más frikis, podemos mencionar la división territorial de Universo DC (Un desmadre, con todas esas ciudades megaenormes)

Saludos.

Sie7e dijo...

Yo también quiero un mapa de Risk...
A mí también me fascinan los mapas y he hecho algunos, incluso planeo una novela (mi proyecto más ambicioso hasta ahora) y ya he estado dándole vueltas a la forma final de mi mundo. Lástima que no mostraste a Arda completa, como buen Tolkien fan yo la hubiera disfrutado; por otro lado, no he leído Narnia, pero sigo sin encontrar ese simbolismo referente a Cristo, si bien ya me contaron la historia de todos los libros. En fin, creo que debo leerlos completos para encontrar algo relevante a esa referencia.

Alexander Strauffon dijo...

Muy buena idea para un post.

El mapa ficticio más enigmático con el que me he topado es el de Springfield, en Los Simpsons. Cada día los edificios cambian de lugar.

Anónimo dijo...

De acuerdo con Nothingman, son Andal o Andalos y no Aldar.

¿Para cuando te avientas una entrada de Game of Thrones? Esperar al 2018 a que GRRM termine la saga sería demasiado tiempo

Maik Civeira dijo...

¿Por qué puse Aldar? Debía estar cansado y se me fue el avión gacho. Gracias por comentar!

Maik Civeira dijo...

En un principio había considerado Hyrule y un mapa de la Galaxia de Star Wars, pero luego decidí quedarme sólo con libros

Danielov dijo...

Ah, y yo que quería que contemplaras el mapa del Dragon World; es decir, el planeta Tierra del universo de Dragon Ball. Esa Tierra con un único continente, una península e islas, muy apropiada para una búsqueda más pronta de las esferas del dragón. :)

Nothingman dijo...

Mapas del D&D como el de Forgotten Realms, una chulada:

http://www.wizards.com/dnd/images/wd_maps/FRposterLarge_150.jpg

El de Dragonlance no me gusta tanto, pero igual es bonito:

http://norkak.files.wordpress.com/2011/07/ansalon1.jpg

Este fue el que use muchísimo tiempo para una campaña más o menos larga donde yo era el DM, Eberro:

http://www.wizards.com/dnd/images/eb_map/Eberron_Map_11x17.jpg

Y basado en el mundo en el que vivimos... WARHAMMER!! Salve el gran rey Thorgrim, custodio de los agravios:

http://4.bp.blogspot.com/-aVfjlJ6Dky0/T9pIJFg3Q4I/AAAAAAAARMA/-pcheDFHpo4/s1600/Warhammer_World_Map.JPG

Y bueno, ya me voy, sólo tenía ganas de nerdear un rato :D

Maik Civeira dijo...

@Nothingham: Esos mapas que pusiste son una belleza. Gracias por compartir :)

Ivan dijo...

Martin ha mencionado que una de las inspiraciones para Canción de Fuego y Hielo, fue imaginar una Europa en la que Gran Bretaña fuese un continente en lugar de solamente una isla, y considerar cómo habría cambiado ese hecho un evento como el de la Guerra de las Rosas. Y efecto Westeros es más o menos una Super Gran Bretaña, con todo y su Muro de Adriano en la forma de la Muralla. Sobre lo que no se ha decidido es si existe un equivalente a América en ese mundo, o no. O tal vez ya se sepa en el libro ese que acaban de sacar, que escribieron dos fans y para el cual Martin prestó el nombre. A World of Ice and Fire creo que se llama.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails