domingo, 19 de mayo de 2013

Ideología y política en Star Wars, Parte IV: La Rebelión




Hemos llegado casi al final de nuestro recorrido por la saga cinematográfica favorita de la gente genial (jojojo, es bromis, no se ofendan, trekkies). En esta ocasión nos concentraremos en la rebelión que dio fin al Imperio.

LA ALIANZA REBELDE
Una guerrilla revolucionaria



Para analizar a la Alianza Rebelde, debemos empezar por saber cuáles son sus objetivos. Éstos se pueden resumir en dos: derrocar al Imperio y restaurar la República. Quieren derrocar al Imperio, porque éste es malvado, autoritario, criminal, injusto y opresivo. Quieren restaurar la República para recuperar las libertades y la democracia perdidas durante el periodo imperial.

Pero tampoco quieren restaurar la República tal cual existía antes del surgimiento del Imperio, sino una Nueva República mejor y más justa, apegada más al ideal de lo que debía ser que a la realidad que era. En las tres entradas anteriores hemos visto diversas opciones para un sistema político en la Galaxia: el gobierno de las corporaciones en la Confederación, el fascismo del Imperio y la democracia decadente de la Vieja República. A todos ellos se oponía la democracia verdadera de Naboo, que vimos en los Episodios I y II. Es esa democracia, la verdadera, la que sirve al pueblo, por la que los rebeldes luchan.

Este objetivo estaba claro desde que senadores como Bail Organa y Mon Mothma (es decir, miembros importantes de la Vieja República), empezaron a conspirar apenas se percataron de los proyectos dictatoriales de Palpatine. Ellos mismos serían, años después, dos de los más importantes líderes de la Rebelión, y fue su proyecto el que los rebeldes llevaron a cabo tras el fin de la Guerra Civil Galáctica, que es el nombre oficial de este conflicto.



O sea, los rebeldes quieren restaurar la democracia liberal y representativa que era la República, que sigue el modelo de las democracias occidentales de nuestro mundo real, ni más ni menos. No pretenden instaurar ningún otro sistema de gobierno, como alguna forma de socialismo o algo por el estilo. Simple y llana democracia liberal al estilo de Occidente. Es decir, la Rebelión, por sus ideales tipo "Real Democracy Now!" está definitivamente a la izquierda política del Imperio y de la Confederación, pero están lejos de ser revolucionarios marxistas. O sea, si creyeron que iba a comparar a los rebeldes con el Che, se van a quedar decepcionados.

Pero, como premio de consolación, aquí les pongo guerrilleros rebeldes junto a guerrilleros sandinistas


El siguiente aspecto a tener en cuenta es la composición misma de la Rebelión. Ciertamente ésta cuenta entre sus líderes a miembros de la Vieja República como los mencionados Organa y Mothma, y a veteranos como el General Dodonna (quien desertó del Imperio), o el Almirante Ackbar (quien, como el primero, había luchado en la Guerra de los Clones). Pero, como sucede en todo movimiento revolucionario, su fuerza estaba principalmente compuesta por gente joven.

Quizá esto no parezca importante en un principio; después de todo, la mayor parte de los ejércitos, excepto por los altos oficiales, está siempre compuesto por gente joven. Pero adquiere significado al notar dos aspectos muy importantes de quienes formas las filas de los rebeldes. En la entrega anterior llamé la atención sobre el hecho de que mientras los droides de la Confederación y los clones del Imperio son homogéneos y anónimos, de los soldados rebeldes vemos siempre los rostros (incluso cuando pilotan naves de combate) y en muchas ocasiones escuchamos hasta sus nombres. En la Batalla de Yavin, en Episodio IV esto queda clarísimo: los soldados del Imperio no tienen rostro, pero a los rebeldes los conocemos, los apoyamos y lamentamos sus muertes.



Más importante aún es que los clones y los droides pelean y obedecen órdenes porque están hechos para ello. Su existencia no tiene otro objetivo, sus vidas no tienen ningún otro aspecto y ellos en realidad no tienen otra opción. Pero los rebeldes son personas comunes y corrientes (muchos de ellos ni siquiera son soldados profesionales), que se unieron a la lucha por decisión propia, dejando de lado amigos y familia, y la posibilidad de llevar una vida pacífica, todo a sabiendas de que podían ser capturados y torturados o morir a manos del Imperio. A diferencia de los droides o los clones, fabricados literalmente en serie (los clones sí desarrollan mentes propias, e incluso hubo quienes se negaron a llevar a ejecutar la Orden 66; quizá el mensaje es que, por más que se quiera, no se puede rebajar por completo a los seres humanos y convertirlos en máquinas), los rebeldes lucha porque creen en la causa que están luchando, porque son individuos con mentes y voluntades propias que por convicción ponen sus vidas y su libertad en riesgo para luchar por el bien común. Eso es lo que identifica a la Alianza Rebelde como héroes.



Y, desde luego, a diferencia del homogéneo Imperio Galáctico, la Rebelión es una organización diversa y plural. En Episodio IV vemos que sus filas están compuestas por varones caucásicos (aún así, Leia era una de sus principales líderes). Extraliterariamente esto se explica porque era la primera película y no había presupuesto y algunas ideas no estaban muy bien desarrolladas (por ejemplo, los guardias de Leia estaban vestidos con uniformes de soldados rebeldes, algo no muy astuto si ella quería convencer a Darth Vader de que no tenía nada que ver con la Rebelión...). Pero en Episodio VI y en el Universo Expandido se ven a más mujeres, razas no caucásicas y alienígenas formando parte de la Rebelión (incluso en unas escenas inéditas de Episodio VI se veía a pilotos rebeldes femeninos). Contra la homogeneidad del Imperio tenemos la pluralidad y diversidad de la Alianza Rebelde (sí, hay algunos personajes femeninos y alienígenas que forman parte del Imperio en el Universo Expandido, pero son más bien excepciones y ganas de poner a mujer voluptuosas con trajes imperiales ajustados y amplios escotes).

Mon Mothma y el Almirante Ackbar, dos de los líderes de la Rebelión.


Un tercer aspecto nos queda por considerar de la Alianza: su modus operandi. Los rebeldes pelean una guerra de guerrillas contra un ejército mucho más grande y poderoso. Están en desventaja numérica (por lo mismo de ser voluntarios) y tecnológica (los X-Wings son mejores naves de combate que los TIE Fighters imperiales, pero resulta que los primeros los fueron robados al Imperio), así que tienen que planear con mucho cuidado cada golpe. Vean el asalto a la primera Estrella de la Muerte: eran sólo un puñado de naves contra una flotilla imperial y la estación de batalla más poderosa de la Galaxia. Los Rebeldes ganaron sólo porque contaban con información y con un piloto bendecido por la Fuerza.



Aún después de la victoria en Yavin, los rebeldes estaban siempre escapando, con el Imperio sobre sus talones y destruyendo sus bases, así se escondieran en los mundos más remotos. Para la Batalla de Endor, en Episodio VI ya contaban con más tropas y naves, pero aún así eran superados por el Imperio, y se lanzaron a ese ataque contra la segunda Estrella de la Muerte sólo porque creían contar con información que les daría la victoria (y como tuvo bien a indicarnos el general Ackbar, ¡era una trampa!).

Esta idea de Lucas de un grupo de valientes que se enfrenta contra un enemigo poderoso y brutal tiene su máxima expresión en Episodio VI con la Batalla de Endor, en la que los primitivos Ewoks, con su tecnología de la Edad de Pierda, pelearon junto a la Rebelión para vencer al súper tecnológico Imperio. Lucas ha declarado en múltiples ocasiones que él se inspiró en la Guerra de Vietnam, que para su generación fue un evento impactante, en la que un pueblo con menor ventaja tecnológica se enfrentaba valientemente a uno muy superior y, a fin de cuentas, lograba resistir al invasor (esta misma idea, dice Lucas, está tras la Batalla de Naboo, en Episodio I, en la que los Gungans se enfrentaron a los droides de la Federación de Comercio). Este detalle de las películas es ambivalente, porque por un lado Lucas pone ciertamente a los guerrilleros primitivos como "los buenos", pero por otro no les da la calidad de humanos (son Ewoks o Gungans).

Los Ewoks son la cosa más genial que existe


Los rebeldes, pues, representan la voluntad que lucha contra el poder, aún si uno se encuentra en total desventaja. Esto refuerza el carácter heroico de la Rebelión y creo que no me arriesgo en afirmar que el mensaje implícito es que contra la tiranía no sólo es heroico rebelarse, sino que es un deber: la gente buena debe luchar contra la opresión y en favor de la libertad, incluso si eso implica arriesgar la vida y estar siempre en una posición desventajosa.



Este análisis no ha terminado, aún nos falta ir más profundo. Aristóteles escribió su Ética antes de su Política, y es que antes de elegir una postura política, uno debe tener en claro sus posturas éticas. Para decidir qué es lo mejor para una sociedad, una persona debería tener lo más claro posible a qué le llama BIEN y a qué le llama MAL. O sea, no he hablado de los Jedi y los Sith. Ése será el tema de nuestra siguiente y última entrada.



7 comentarios:

Alvaro Murga dijo...

Siempre discuto con mis amigos sobre lo ineficientes que eran los stormtroppers por dejarse derrotar por los ewoks y su escaso desarrollo tecnologico. Más allá de la lógica propia de la película y de su simbolismo, lo cierto era que los ewoks contaban con la sorpresa y el conocimiento del terreno (Y siempre he especulado que el Imperio usaba los contratistas más baratos y los materiales más infravalorados).
Dejando de lado ese exabrupto de ñoño, aciertas con que los jóvenes son quienes dan fuerza a una rebelión mientras los líderes son más veteranos, pero aun así idealistas. Debo agregar sin embargo que al no haber presenciado como fue la decadencia de la Republica y solo conocer el Imperio, los más jóvenes tendrían una versión idealizada de esa Republica, como muchas veces ocurre. La Nueva Republica por la que luchan es un ideal inalcanzable. Pero sin ese ideal no existe la fuerza para luchar. Sin embargo una vez alcanzado, se enfrentan a una realidad menos glamorosa y ahi vienen las decepciones y las renuncias, como vemos ante quienes no votan en los procesos democraticos tan fieramente perseguidos por anterioridad. Es una curiosa paradoja.

Master of Doom dijo...

Siempre he pensado eso de la batalla de la luna de Endoor. Vietcong vs US Army

Gary Rivera dijo...

WOW, a riesgo de sonar repetitivo solo puedo decir que esta es buenaza como las anteriores, ya quiero leer la otra!

Anónimo dijo...

Me ha gustado el post,pero la alianza rebelde en realidad buscaba cambiar algo que nunca consiguieron,la nueva republica fue incluso mas corrupta que la vieja y sus lideres buscaron su propia seguridad por ejemplo en la guerra contra los yuzhang vong dejaron miles de planetas sin seguridad con tal de salvarse ellos,tuvo que ser la nueva orden jedi la que luchase con pocas tropas y la ayuda del rematente imperial,ademas hubo grupos de rebeldes que eran de la epoca de la csi "separatistas",los mon calamari por ejemplo,yo personalmente no me gusta la alianza,pero me has aclarado informacion en el post sobre ellos,gracias

Anónimo dijo...

lOS DEL IMPERIO NO SON CLONES SON SOLDAOS RECLUTADOS POR EL IMPERIO SOLO EL 15% DE LOS STORMTROOPERS SON CLONES DE LOS CUALES LA MITAD SON DE JANGO FETT
PARA MI LOS REBELDES SON SOLO ANARQUISTAS QUE SE QUIEREN AFERRAR AL PASADO Y NO ACE3PTAN LA FORMA DE GOBIERNO PARA TI EL IMPERIO SIGNIFICA TIRANIA PERO PARA MIS SIGNIFICA JUSTICIA Y LIBERTAD.
ASI COMO HAY VARIOS CQUE APOYAN TAMBIEN HABEMOS MUCHOSA QUE APOYAMOS AL IMPERIO

Saúl Zahorí Idílico dijo...

Hola. Ya leí las cinco entradas de tu análisis de la política en Star Wars y me pareció estupendo. Gracias a estas entradas pude entender varias cosas y hacer las conexiones que me hacía falta para entender otras mejor. Lo único que me falta por entender, y espero que me puedas ayudar o hacer una sexta entrega al respecto, es la diferencia entre la Alianza Rebelde y la Resistencia. ¿Por qué son dos categorías distintas en este universo si ambas tienen el mismo enemigo en común? Saludos y felicidades.

Maik Civeira dijo...

Hola, Saúl. Gracias por tus comentarios. Cuando hice esta serie la nueva trilogía ni siquiera se había anunciado, por lo que no la incluí. Hay mucho trasfondo acerca del universo SW para entender el EpVII. Si uno acaba EpVI y pasa al siguiente, no podrá entender muchas cosas, a menos que revise materiales extra, lo cual no me gusta mucho. En fin, ahí explican el origen de la Resistencia y la Primera Orden, que aunque cumplen el papel de la Alianza y el Imperio, no son exactamente la misma cosa. El Imperio cayó y se formó una República, pero ésta no fue estable y de las cenizas del Imperio se alzó la Primera Orden. Ante la necesidad, viejos rebeldes formaron la Resistencia. Es una tontería, porque al final es todo igual con otros nombres, pero la nueva trilogía pinta para ser tonta.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails