viernes, 9 de agosto de 2013

Los magos del cine (Parte II)



Seguimos con este breve homenaje a aquellos artistas que hacen realidad nuestros sueños más locos, por lo menos en la pantalla grande: los magos de los efectos especiales. Por supuesto que no podemos reconocerlos a todos en este pequeño espacio, y quedarán fuera de la lista algunas figuras notables.

Por ejemplo, hay artistas que trabajaron en una o dos películas con efectos especiales muy sobresalientes, como John Chamber, quien creó el maquillaje de El planeta de los simios (1968); John Dykstra, quien desarrolló un buen número de técnicas buevas que revolucionaron el cine en la original Star Wars (1977); o Tom Savini, creador del maquillaje y los efectos visuales en El amanecer de los muertos (1978). No forman parte de este listado porque fuera de uno o dos grandes logros no tienen una filmografía muy destacable. 

Y, como dije la vez pasada, aunque admiro también el trabajo de los artistas de CGI, en esta ocasión me concentraré sólo en los artistas de vieja escuela, porque es impresionante y admirable su creatividad para trabajar con recursos y materiales que muchas veces ni estaban diseñados para ese propósito.

También cabe destacar que estos genios no trabajaban solos, sino que contaban con asistentes, colaboradores y aprendices, cuyo esfuerzo y talento hicieron posible crear tanta magia. Sin embargo, espero que esto sirva como un reconocimiento para todo el gremio y que despierte en los lectores la curiosidad por aprender más al respecto.

Jan Švankmajer (1934)
Especialidad: Animación cuadro por cuadro




Este realizador checo no solamente escribe y dirige sus cintas, sino que se encarga de sus hermosos efectos especiales, sobre todo usando animación en stop-motion, así como marionetas. Su estilo surrealista y ensoñador, pero al mismo tiempo perturbador y extraño, que parecen a la vez fantasías y pesadillas, le han ganado muchos admiradores en todo el mundo y ha influido a directores como Terry Gilliam.

Una de sus técnicas favoritas es la llamada pixiliation en la que utiliza actores reales a los que anima cuadro por cuadro, de tal forma que coexisten con objetos animados de la misma manera. Así, puede usar sus efectos de animación junto con imágenes reales. Otra de sus técnicas es la de animación de arcilla; puesto que todos los objetos y personajes están hechos de arcilla o plastilina, son infinitamente moldeables y pueden cambiar de forma en cualquier momento.


Muchas de sus películas son narradas desde el punto de vista de los niños. La comida es uno de sus temas favoritos, y secuencias de extraños comportamientos alimenticios son acompañadas de efectos de sonido extravagantes.

Pueden apreciar su talento en películas como Alice (1988), adaptación de la clásica novela de Lewis Carroll, y Fausto (1994), así como en sus muchos cortometrajes, uno delos cuales les dejo a continuación.



Jim Henson (1936-1990) y Frank Oz (1944)
Especialidad: Marionetas y animatrónicos.




Jim Henson es recordado por ser el genio que creó tanto a los Muppets como a los personajes de Plaza Sésamo (el primer show de televisión pensado para educar a los niños). Su camarada Frank Oz estuvo con él desde el principio. Ambos titiriteros lograron darle vida y personalidad únicas a sus creaciones, que han encantado a chicos y grandes de todo el mundo.

En cine, llevaron el arte de las marionetas a niveles insospechados hasta entonces con la creación de los clásicos de culto El Cristal Encantado y Laberinto. Los rostros de sus personajes tenían una versatilidad nunca antes vista, capaces de expresar un amplio número de emociones. Más allá de las marionetas tradicionales, Jim y Frank crearon animatrónicos, marionetas robóticas operadas con control remoto y con músculos faciales individuales. Esto les permitió hacer reales a los personajes de la serie de TV Dinosaurios, que también se ha convertido en un clásico.


La magia de Jim y Frank puede ser apreciada en El Cristal Encantado (1982) y Laberinto (1986). También está la serie de cortos de Henson El cuentacuentos (1988) y por supuesto la serie Dinosarios (1991-1994). Frank Oz, por su cuenta, dirigió la estupenda versión musical de La tiendita del horror (1986) y tres de las películas de los Muppets. Sin embargo, será mejor recordado por haber dado vida a Yoda, de las películas de Star Wars, pues fue él quien prestó la voz y operó la marioneta de nuestro maestro Jedi favorito.


Brian Johnson (1940)
Especialidad: efectos visuales



De pronto existen artistas que colaboran para crear grandes obras inmortales, pero pocos pueden presumir de haber contribuido a hacer realidad no uno, sino varios clásicos amados por miles de fans. Brian Johnson es el creador de los efectos especiales de cuatro de las más grandes cintas de ciencia ficción de todos los tiempos. 

Gigantescas naves espaciales viajando por un fondo estrellado, ya sea a la velocidad de una saga épica, o con la parsimonia de una representación realista. Bestias de nieve corriendo por parajes helados con grandes máquinas de guerra a punto de atacar. Monstruos espaciales que sembraron el terror en un espacio en el que nadie escuchará tus gritos. Brian Johnson lo hizo todo con maquetas, miniaturas y diversos mecanismos ingeniados por él.


Johnson produjo los efectos de las naves espaciales de 2001: Odisea del espacio, que siguen impresionando por su realismo. Las naves de Alien son su creación. El crítico Roger Ebert alabó su trabajo en La historia sin fin diciendo que daba la impresión de que se creaba un mundo nuevo jamás visto.

Este galardonado artista demuestra su talento en 2001: Odisea del espacio (1968), Cuando los dinosaurios gobernaban la Tierra (1970), Alien (1979) y El Imperio contraataca (1980), que le ganaron sendos premios Óscar; La historia sin fin (1984) y Aliens (1986).



Douglas Trumbull (1942)
Especialidad: Efectos visuales




Aquí otro grande. Su prolífica carrera incluye el mérito de haber participado en algunos de los clásicos más grandes del cine fantástico. Mucho antes de que las imágenes generadas por computadora fueran una opción, Trumbull creó algunos de los efectos especiales más impresionantes que siguen apantallando al público de todas las edades. 

Es hijo de Donald Trumbull, quien creó los efectos espciales de El mago de Oz (1939). El joven Trumbull llegó a 2001: Odisea del Espacio como asistente para crear secuencias de animación que simularan gráficos de computadora. Su talento le ganó que Stanley Kubrick le comisionara mayores responsabilidades. Terminó creando toda la alucinante secuencia del viaje astral, con una técnica desarrollada por él y que se llamó slit-scan, la cual distorsionaba la imagen filmaba para crear el efecto de que algo fluía.


Después trabajó con Steven Spielberg en Encuentros cercanos del tercer tipo. Harto de hacer "naves blancas y anodinas" sobre fondo negro, decidió no volver a trabajar bajo las órdenes de otro director que no fuera él mismo y se dedicó a sus propios proyectos. Eso fue hasta que Ridley Scott se le acercó a él y le ofreció Blade Runner. La posibilidad de hacer algo diferente lo entusiasmó y ahí tenemos otro gran clásico.

Recapitulando, podemos apreciar el trabajo de Trumbull en 2001: Odisea del espacio (1968), Encuentros cercanos del tercer tipo (1978) y Blade Runner (1982). Su trabajo más reciente es en la obra de Terrence Malick (quien es gran fan de Trumbull), El Árbol de la Vida (2011).

Ben Burtt (1948)
Esepcialidad: Efectos de sonido




La magia del cine no son sólo imágenes. Para hacer verosímiles las ensoñaciones visuales de los artistas de los efectos especiales, éstas deben estar acompañadas de los sonidos adecuados. Y quizá no hay un artista de efectos de sonidos que haya creado tantos y tan icónicos como Ben Burtt.

¿No lo ubican? Piensen en el sonido de cañones láser disparando por el espacio, los motores de naves futuristas, las voces de robots entrañables y de extraterrestres tiernos. Piensen en el zumbido de una espada de luz y en la respiración del villano más emblemático del cine. Ben Burtt no sólo es el responsable de los efectos de sonido de TODA la saga de Star Wars (incluyendo videojuegos), sino que también colaboró en la saga de Indiana Jones, y en E.T. 



Como buen artista de la viena escuela, Burtt creó sus sobresalientes efectos de sonido utilizando objetos comunes: golpear un cable de metal y acelerar el sonido se convertía en un disparo láser; él mismo soplando a través de una vieja máscara de buceo se volvió la respiración de Darth Vader; un motorcillo zumbante dio voz a los sables de luz. El detallismo de Burtt es impresionante: cada sable de luz tiene su propia "voz" y el de Darth Vader tiene un registro más bajo y siniestro. Sé que muchos de ustedes se cagan en el Episodio I, pero fíjense en la secuencia de carreras de vainas: el motor de cada nave tiene un sonido individual y característico.

Además de diseñar efectos de sonido, Ben es editor cinematográfico (suya es la hermosa frase "las películas no se terminan, se escapan") y ha usado su propia voz en las películas. Por ejemplo, él es la voz de Wall-E, el robotito (y su esposa acatarrada dio su voz a E.T.).

Pueden escuchar los grandes logros de Ben Burtt en las dos trilogías de Star Wars (1977-1983 y 1999-2005) la saga de Indiana Jones (1981-1989), E.T. El extraterrestre (1982), y Wall-E (2008). Disfruten la siguiente secuencia con los ojos cerrados.



Rick Baker (1950)
Especialidad: Maquillaje



Hemos llegado al final de nuestro recorrido para volver a la categoría de maquillaje. Rick Baker es el heredero no oficial de la tradición iniciada por Jack Pierce. Claro que él ya utiliza los materiales más modernos, fabricados industrialmente (máscaras de látex, modelos de cera, prostéticos, silicón, etc), algo a lo que Pierce se negó rotundamente hasta el final de su carrera.

Con todo ello, lo que hace Baker es impresionante, quizá el que logra los maquillajes más verosímiles en el cine hoy en día. No todas sus películas son buenas, pues ha tenido una larga carrera en el cine de terror y de serie B, en cintas para las cuales creó maquillaje grotesco y asqueroso (pero muy bien hecho). Empezó con trabajos menores en cintas como El Exorcista (1973) y en Star Wars (1977), pero también ha participado en películas clásicas y en el inolvidable video Thriller (1983) de Michael Jackson.


Su trabajo puede apreciarse en Un hombre lobo americano en Londres (1981), Videodrome (1983), Ed Wood (1994, en la que transformó a Martin Landau en Bela Lugosi), Men in Black (1997), El Planeta de los Simios (2001) y Hellboy (2004).

Saludos, espero que este par de entradas haya sido de su agrado.

6 comentarios:

Aquiles Brinco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Aquiles Brinco dijo...

¡Me encantaron estas entradas! Pero aún así, tengo un par de dudas:

¿Por qué no pusiste a George Pal?

¿Svankmajer cuenta? No he visto "Fausto", pero sí "Alicia..." y algunos de sus cortos, y no me parece que lo que hace sean efectos especiales propiamente tales, sino que mezclar animación con imagen real (en ese sentido, podríamos decir que Richard Williams, director de animación de "Quién engaño a Roger Rabbit" se dedicaba a los efectos especiales). El asunto es un poco ambiguo, y así como sus películas podrían se podrían considerar como de imagen real con FX en animación stop-motion, las de "Transformers" podrían se consideradas de animación CGI con escenas en imagen real.

Maik Civeira dijo...

Hola. Pues porque George Pal no es creador de efectos especiales sino productor y director de pelis que contaron con efectos especiales. Lo que hace Svankmajer me psrece tan de efectos especiales como lo que hacían O'Brian o Harryhousen. En esencia es lo mismo.

La animación tradicional es otro asunto, pero sin duda la mezcla de animación con acción real en Roger Rabbit es muy impresionante.

Y, como dije desde el principio, iba a excluir de plano el CGI.

Aquiles Brinco dijo...

Claro. Lo de Pal lo había supuesto porque había sido uno de los maestros del puppetoon (stop motion con muñecos articulados, generalmente de madra y plástico) antes de dedicarse a producir cine fantástico.

Pero insisto con lo de Svankmajer. Creo que lo de él no son las películas de imagen real con efectos especiales (por lo menos las que he visto), sino que híbridos de imagen real (de ahí la comparacion con Roger Rabbit). De todas formas, la línea es tan difusa (por eso el ejemplo de Transformers) que llega a ser difícil encontar a dos personas con la misma opinion al respecto.

Saludos.

Alexander Strauffon dijo...

Ah, esas marionetas -muppets- de antaño tan geniales.

Me agradaron los monos también de Labyrinth.

Cedric dijo...

This is cool!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails