miércoles, 26 de febrero de 2014

¿Por qué Peach no le da sexo a Mario?



Hola, amigos. Estamos terminando el Mes del Amor y pos les quiero dejar con una reflexión rebuscada. Como ustedes saben, a mí me gusta tomar tonterías de la cultura pop y usarlas como pretexto para filosofar. Así que aquí vamos.

De seguro todos ustedes han jugado los videojuegos de Super Mario, y si no, pues no sé en qué clase de agujero ha estado metidos los últimos 30 años. Si, al igual que yo, han estado jugando con el plomero italoamericano favorito de todos por décadas, seguro se la han pasado aplastando goombas, pateando tortugas, comiendo hongos y, sobre todo, salvando a la princesa Peach. Durante años Mario ha rescatado a Peach de las garras de Bowser en incontables ocasiones, librándola de un horrible destino que quizá incluiría ser devorada por el Rey Koopa y su progenie, usada en rituales satánicos, torturada para obligarla a firmar la cesión del trono del Reino Hongo, o violada brutalmente por una pinga gigante, escamosa y con pinchos.

Créanme, no quieren ver cómo es la escena que sigue


Es de admirarse el tesón de Bowser, que siempre vuelve a secuestrar a Peach sin importar que cada puta vez Mario se aparezca para partirle la cara, a diferencia del Rey Wart (¿quién? exacto) que al primer fracaso dejó de intentarlo. De igual forma, es desesperante la actitud de Peach que se vuelve a dejar robar una y otra vez.

Mario, como fuera, siempre está dispuesto a salvar a su princesa, no importa cuántas veces sea necesario. Y al final del juego, cuando Bowser es derrotado y la princesa puesta de nuevo en libertad para tiranizar a los Toads, Mario recibe de premio un beso en la nariz o la promesa de un pastel...

Ahora bien, si tú eres hombre y has jugado con Mario por mucho tiempo, te preguntarás indignado: "¡¿Un pinche pastel?! ¡¿Arriesgó su vida para salvarte una y otra vez y tú sólo le das un pinche pastel?! ¡Dale sexo, pinche vieja!" Claro, ese tipo de cosas las decimos en broma, y en broma se han hecho imágenes humorísticas que circulan en Internet denunciando la enorme injusticia a la que es sometido Mario, porque a pesar de su heroísmo Peach no le deja anotar un gol.






Y entonces llegan los chistes sobre qué apretada es Peach, que el pobre de Mario ha de estar bien frustrado, que esa pinche vieja mamona no afloja porque Mario es un simple plomero, y así y así. La idea es que, no mamen, después de todo lo que ha hecho, Mario se ha ganado que Peach le de las nalgas. ¿No?

Bueno, esto es humor, desde luego. Esto es comedia. Pero bajo estos chistes subyace una idea, la de que Mario, por haber salvado a Peach, merece que ella le dé sexo. Es decir, está allí la noción de que el sexo es una especie de premio, de recompensa que el hombre se gana por lo que hace, que un hombre se puede llegar a merecer y que es de mujeres injustas y crueles el negarles ese merecido galardón. Pues resulta, mi querido amigo, que si ésa es tu idea sobre el coito, temo decirte que eres un cerdo machista del tamaño de Oolong.

En la imagen: Tú


Esta noción ha acompañado nuestra cultura machista: la de que el hombre se gana el aparearse con una chica trofeo al llevar a cabo hazañas sorprendentes (más aún si dichas hazañas son hechas en beneficio de la chica en cuestión). Después de todo, la gesta de Mario no es sino una reelaboración de la vieja historia del príncipe o caballero que se enfrenta a un dragón u otro monstruo y salva a una doncella o princesa, para casarse con ella y vivir felices para siempre. El haberle salvado la vida le gana la mano de la princesa, la convierte a ella en propiedad suya. La mujer (y su cuerpo, obvio) es el premio que el hombre recibe por ser tan chingón.

Dicha hazaña no tiene que ser destruir a un lagarto gigante que escupe fuego. Cuando el chico que se encuentra eternamente en la friend zone, se queja de que "es que he hecho tanto por ella", implicando que todo eso que "ha hecho" le debería haber ganado por lo menos un acostón. Y oye, mi androcéntrico amigo, he estado en el mismo lugar que tú. Yo estuve enamorado de una chica por un par de años durante los que no me hizo mucho caso; y yo, con mi mente de adolescente proto-emo que ha bebido mucho romanticismo cursi, sentía que todo lo que había sufrido por ella me hacía de alguna forma merecedor de su amor (y de meterme bajo su falda).

Pero eso está mal. Muy mal. Verás, mi heteropatriarcal camarada, no se trata de lo que tú mereces, se trata de lo que ella quiere. ¿Has sido muy buen amigo? Bien, mereces tener una buena amiga. ¿Mario ha sido muy valiente y ha salvado a Peach? Bien, merece que le den un feudo y lo nombren jefe de los ejércitos Toad o algo así. Pero nada de eso te da a ti o a Mario el derecho a reclamar de sus respectivas chicas favores amorosos o sexuales. Si no le gustas, si no le atraes sexualmente, no importa que seas el mejor oyente del mundo o que puedas matar calamares con bolas de fuego bajo el agua sin tener que salir a respirar: la decisión es únicamente de ella. Y todo lo anterior es suponiendo que a Peach le atraen los hombres, porque no tenemos ningún motivo para asumir eso de antemano, ¿eh? Heteronormativos de mierda  ¬¬




Claro, un hombre que realiza demostraciones de habilidad, talento, valor, fuerza, inteligencia o integridad puede llegar a ser admirable y atractivo para una mujer. Pero de nuevo, eso depende de lo que a ella le gusta y desea, no de lo que tú mereces o crees que te ha ganado. Si piensas que de alguna forma ella "te lo debe" estás muy cerca del game over. Entonces, cuando decimos que Peach le debe un acostón a Mario, porque él se lo ha ganado, estamos revelando una forma de pensar muy, pero muy jodida y machista. Pues cuando un hombre cree que tiene el derecho de reclamar sexo de una mujer la situación se puede poner peliaguda.

Y además luego critican a Peach por ser la pendeja "que se deja secuestrar", como si el oponerse a ser raptada por una tortuga monstruosa estuviera en su poder. A Bowser nadie lo critica por seguir secuestrando princesitas indefensas. ¿O acaso cuando leíste el párrafo más arriba sobre "admirar el tesón de Bowser" y "la desesperante actitud de Peach" no sonreíste y asentiste con la cabeza? That's rape culture, buddy.





Antes de que me acuses de que sólo estoy siendo cursi y mamón porque a lo mejor quiero impresionar y ligarme a una feminazi, aclaro: Ciertamente no creo que hacer chistes sobre que Peach debería dejarle ver pelos a Mario de automático te convierta en un apólogo de la violación. Yo sí sé la diferencia entre una obra de ficción, un chiste y la violencia real. Además, la razón por la que Peach no le da sexo a Mario es porque ambos viven en un videojuego para niños, ¿qué mierda esperaban? Y la razón por la que vuelven a secuestrar a Peach una y otra vez, es porque queremos que sigan haciendo juegos de Mario y cuando le cambian mucho al esquema, salen cosas como Super Mario Bros. 2 o Super Mario Sunshine, y nos emputamos.

Pero por otro lado, eso de concebir que el sexo es un premio que el hombre se gana y no entender que depende totalmente de lo que la mujer quiere, desea y le gusta, sí es muy real y sí está muy del nabo. No caigas en eso, amigo. Quise tomar esta tontería como pretexto para hacerte reflexionar sobre algo que quizá no te había cruzado por la mente, pues, como te dije, a mí de chavo también me tocó tener toda clase de nociones estúpidas sobre la vida, de ésas que le joden a uno la oportunidad de tener una relación sana y madurar.

PD: Escribí un cuento sobre este tema. Y también un poema, ya que estamos en esto.

PD 2: Mi princesa por fin me hizo caso. Vivimos felices juntos y tenemos Toads. Digo, por si tenían el pendiente.

PD 3: Todo lo anterior aplica también para Link y Zelda.




11 comentarios:

Darwin Raudales dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
beto velez scipio dijo...

gaggagagagagagagaga al gogoolplex de nuex , tremendisimo eguin, chido tu coto, gagagagga, manches si me paró la daga la foto de la princesa picha .. digo peach. como casiii siempre creo que tienes razon, no por salvarla que le metan la uca koopa aweba significa que le ofrezca esos niveos muslos... aaaah que rica esta esa princesa. si lo chingon es seducir a las feminas ya sabes un chocolate con avellanas como regalo inocente y cuando ella espere que al dia siguienta iras de baboso a invitarla pos nelson, te aguantas unos 13 dias y zaz tiras el katanazo... uuuu en fin, lean a ovido nason. te sacaste un dix del pelusa.

Juán Pérez dijo...

Voy a dividir este comentario en 2 partes: en lo que estoy de acuerdo y en lo que no estoy de acuerdo

No estoy de acuerdo
Si bien el de "ganarse" a la damisela es un pensamiento "machista" (término que es muy vago porque hasta cierto punto uno debe de demostrar su machismo ante una mujer para atraerlas), no culparía a la mayoría de los hombres intentar conquistarlas de esa forma; es lo que la sociedad les enseña constantemente (el héroe de la película que al final se lleva a la sexosa, el cuento donde el príncipe la rescata y se casa con ella, el galán de la novela rico, guapo y bueno pa’l putazo que se queda con la protagonista) e incluso las mujeres los refuerzan (la madre que le dice a su hijo que se tiene que esforzar para poder tener una buena mujer)

Sí, es culpa de Peach que la secuestren tan seguido. La primera vez lo entiendes, no te lo esperas; la segunda es muy pinche mala suerte y ya debes de tomar precauciones; la tercera ya es por pendeja o porque le gusta. Tampoco nos quedemos con la idea de "la pobrecita damisela" cuando la ha "cagado" tantas veces (coño, tienes un ejército a tu disposición y habilidades par defenderte, no me chingues).

Estoy de acuerdo
A las mujeres no les atraen tipos que les hacen favores (eso incluye hasta abrirles la puerta), les hablan bonito o les dan regalos; esa clase de actividades repelen a las mujeres porque ellas saben que solo lo hacen para tener su aprobación. Muestras "necesidad" por lo tanto sientes que tienes que hacer esas acciones para que ellas te tomen en cuenta (las mujeres huelen la desesperación y eso las repele más que el olor a sudor que uno pueda tener)

El sexo no es un premio, el sexo es una actividad normal. Está la idea que el sexo tiene algo de vinculante, extraordinario o mítico (idea arraigada tanto en hombres como en mujeres sobre todo si profesan alguna religión) cuando debe de ser visto como una actividad más (como salir en bicicleta juntos, solo que el sexo es 1x10^nmil veces mejor)

La neta escribiría más cosas pero ya es tarde, tengo hueva y mi cerebro está en stand-by

Aquiles Brinco dijo...

No puedo negar que tienes razón, pero creo que sobreanalizas demasiado.

Zer0MX dijo...

Completamente de acuerdo, esa idea de que uno "se ganó" algo, que alguna chica le "debe" algo a alguien, son cosas que imaginan pubertos babosos, no necesariamente se limita a sexo, muchos chavos andan tras una chica porque quieren salir con ella y literalmente se vuelven sus esclavos, esperando "ganarse" ese derecho, en fin, está padre tu entrada, es bueno invitar a la reflexión con cosas "de interes público"...
PD: Aún así, hay que admitir que arriesgar tu vida tantas veces por un pinche pastel o a veces ni eso, está jodido, mínimo ya le hubieran dado como dices un feudo, alguna buena cantidad de dinero o algo así jejejejeje...

Mr. Zeus dijo...

Todos los adolescentes han caído en eso de intentar ganarse a una chica haciendo tal o cual cosa. el sexo es un motor enorme para cambiar cosas. Me entretuvo tu reflexión. Cool!

Alexander Strauffon dijo...

Asi como las feminazis se quejan de cualquier cosa que ven en tele o juegos (Ay, es que The Big Bang Theory es machista, como decia una que gracias a los dioses me dejó de hablar), deberiamos quejarnos nosotros de esos mensajes: "Tu haz todo por la mujer, sea que te retribuya o no, aunque al final quedes todo jodido y pendejo".

No necesariamente seria sexo, sino... ¿por que dejar que Mario, y los multiples Links en la cronologia de Zelda, queden cual estaban al final? Denles LANA y una buena posición, viejas ingratas.

Anónimo dijo...

El tipo de humor del principio no es de mi agrado, no acostumbro hablar así, pero igual me pareció muy bueno tu punto, excelente observación Ego.

Alvaro Murga dijo...

Pues me has dado mucho en que pensar. Nunca me habia dado cuenta del machismo inherente de Mario.
O sea que la caballerosidad del colegio en el fondo es una forma de perpetuar el machismo? Entonces se acabaron las gentilezas.

Maik Civeira dijo...

Si un vato cree que por ser caballero se gana el derecho a esperar que le correspondan con sexo, entonces su caballerosidad es falsa.

Anónimo dijo...

Bueno, pero eso suponiendo que Mario actúa por su propia cuenta. Pero si supoemos que Mario es obligado por la corte real a salvar a la vieja, digo, si se merece al menos una mamada...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails