viernes, 26 de septiembre de 2014

Richard Dawkins nos da una lección de lógica (y todos ustedes se lacomen)



Richard Dawkins es un viejo arrogante, altanero, pomposo e insufrible. Y por eso me cae bien. Dawkins, biólogo de profesión y comunicador de vocación, es una de las más egregias personalidades a favor del escepticismo, la cultura científica, el racionalismo y el ateísmo brillante; tiene muchísimos fans (muchos de ellos no tan brillantes, hay que decirlo)... y es un tuitero bastante torpe.

Miren ustedes, en verano de este año Richard Dawkins tuiteó lo siguiente:


"Date rape" es un término que no tiene equivalente preciso en español, pero se refiere a violaciones ocurridas en contextos en los que el perpetrador y la víctima se conocen y departen juntos de alguna forma (no necesariamente una cita, puede ser durante una fiesta, por ejemplo). Usualmente se refiere a situaciones en las que la víctima no puede consentir ni negarse al sexo, como si está bajo la influencia de las drogas o el alcohol. 

Dawkins dice en su tuit: "La violación tipo date rape es malo. La violación por un extraño a punta de cuchillo es peor. Si crees que esto es una apología de la violación tipo date rape, vete y aprende a pensar".

Oh, pues que con ese tuit ardió Troya (y muchos de sus fans se extasiaron, como pueden ver). Hubo mucha gente indignada. Especialmente mujeres. ¿Cómo se atrevía este hombre (blanco, heterosexual y rico, además) a pretender catalogar las experiencias de violación como unas peores que otras? ¿Estaba acaso diciéndole a las víctimas de date rape que no lloriquearan tanto porque la violación a punta de cuchillo es peor? 

Eso no acabó allí. Un tuit similar tuvo la misma respuesta:



"La pedofilia leve es mala. La pedofilia violenta es peor. Si crees que esto es una apología de la pedofilia leve, vete y aprende a pensar" ¡¡Maldito!! ¡¿Cómo se atreve?! ¿Pedofilia leve? ¡¿Cómo se atreve a tratar de clasificar la pedofilia y establecer una escala de cuál es más leve o más violenta, cuál es peor o menos mala?! 

El problema fue que nadie entendió el punto que Dawkins estaba tratando de hacer. La gente se fijó en sus afirmaciones sobre la violación y la pedofilia, y asumió que de hecho su objetivo era demostrar que hay formas más o menos graves de abuso sexual. Uno de los textos más difundidos sobre la indignación que causó el tuit fue éste en The Guardian, por Eleanor Robertson. En él, la autora asume que la parte importante de cada tuit es la que dice que una forma de violación o pedofilia es peor que la otra, y que la frase final, aquélla sobre aprender a pensar, responde a que Dawkins está adelantándose a las justas reacciones de las feministas sobre su tuit.

La autora continúa su artículo con ataques personales a Dawkins, sus actos y sus afirmaciones. Lo acusa de ser arrogante y presuntuoso (nada que no sepamos), de despreciar las humanidades, de creer que la ciencia es la única forma de conocimiento válido, de que ahora es sólo un anciano que le grita a las nubes y demás hechos y rasgos que lo caracterizan como una persona horrible a la que ni hay que hacerle caso. Sobre su tuit no vuelve a hablar. Es tan malignamente erróneo, tan evidentemente despreciable, que no hace falta discutirlo.

Y ése era precisamente el punto de Dawkins. Miren, los dos tuits anteriores iban precedidos por otro (y sólo por unos segundos) que los criticones ignoraron:



Lo que Richard Dawkins presenta es la estructura de un raciocinio: "X es malo. Y es peor. Si piensas que eso es una apología de X, vete y no regreses hasta que aprendas a pensar lógicamente." Ése es el meollo del asunto. Dawkins no estaba tratando de argumentar que alguna forma de abuso sexual era peor que otra, estaba ejemplificando una forma de raciocinio incorrecta que es muy común en las discusiones en Internet y en la vida.

Si recuerdan nuestro Rápido curso de lógica práctica tendrán presente que la lógica busca establecer que estructuras de raciocinio son válidas y cuáles no, independientemente de su contenido. Una estructura válida es el silogismo clásico:

Todo S es P
X es S
Por lo tanto, X es P


Todo félido es mamífero
El tigre es un félido
Por lo tanto, el tigre es un mamífero.

O también:

Todo S es P
X no es P
Por lo tanto, X no es S


Todos los félidos son mamíferos
El cocodrilo no es un mamífero
Por lo tanto, el cocodrilo no es un félido

 


Una estructura inválida nos lleva a cometer una falacia de non sequitur, en la que la conclusión no sigue a la premisas:

Algún S es P
X es S
Por lo tanto, X es P


Algunos mamíferos son carnívoros
El elefante es un mamífero
Por lo tanto, el elefante es carnívoro

O también:

Todo S es P
X no es S
Por lo tanto, X no es P


Todo félido es mamífero
El lobo no es un félido
Por lo tanto, el lobo no es un mamífero





Dawkins nos presenta otra forma de razonamiento fallido:

X es malo.
Y es peor.
Por lo tanto, X está bien.

Este razonamiento falaz tiene dos filos. Puede usarlo alguien que quiera desestimar una situación negativa al señalar que hay situaciones peores. Por ejemplo:

En Estados Unidos muchas mujeres ganan menos que los hombres
Pero en Medio Oriente apedrean a las mujeres hasta matarlas.
Así que no te quejes.

O puede que un oyente o lector asuma erróneamente que al señalar que una cosa es peor que otra se esté defendiendo o condonando la menos mala. Esto último es precisamente lo que le pasó a Dawkins.

Veamos algunos ejemplos. Si yo digo algo como:

Perder una pierna en un accidente es malo.
Perder a toda tu familia en un accidente es peor.

Sería un error concluir que por ello perder una pierna no es la gran cosa, que quien perdió la pierna no tiene derecho a lamentarse, o que no merece nuestra simpatía y nuestra ayuda. Sería un error asumir que yo estoy desdeñando la tragedia de quien pierde una pierna, o que estoy haciendo apologías de la pérdida de piernas. Pero éste es un ejemplo muy facilote, porque todos estamos de acuerdo en que perder una pierna no es tan malo como perder a toda la familia. Veamos el siguiente ejemplo:

Que te despidan de tu trabajo es malo.
Que tus zapatos no combinen con tu bolsa es peor.

A menos que sean Joan Rivers (y no lo son, porque ella ya está en el Infierno), dudo que alguien crea en serio que andar con accesorios que no combinan es peor que quedar desempleado. PERO ÉSE NO ES EL PUNTO. El punto es que sería erróneo concluir que por decir que una cosa es peor que la otra se está desestimando la menos mala.





[Para ser justos, la sospecha de que Dawkins pudiera estar diciendo algo como lo que se le acusó de estar diciendo no es del todo injustificada. Tiene un antecedente: la vez en la que torpemente minimizó y ridiculizó las quejas de las mujeres que en el primer mundo reciben insinuaciones sexuales no solicitadas ni deseadas, al señalar que las mujeres en Medio Oriente sufren formas peores de acoso y opresión. Dawkins entonces estaba cayendo en esa estructura de razonamiento fallida que él ahora, varios años después, estaba señalando (y se estaba comportando como un auténtico cretino).]

REPETIMOS: El meollo de este asunto no es si en efecto Y es peor o no que X. Eso es irrelevante para la cuestión. El punto es que es erróneo concluir que X no es un problema real sólo porque Y es peor que X, como es erróneo asumir que alguien piensa que X no es un problema real sólo porque dijo que Y es peor. Es eso de saltar a conclusiones erróneas y, sobre todo, dejarnos dominar por la pasión de la ira con base en esas conclusiones, lo que Dawkins critica. Ello lo explica claramente en este texto, en el que lo que quiere probar es que muy a menudo el debate y discurso sobre temas importantes queda dominado por errores de raciocinio y arrebatos pasionales. Él argumenta que no debe existir ningún asunto que no debamos abordar racionalmente, y que las cuestiones morales no son la excepción.

Ahora, uno bien podría decir: "Pues vaya Dawkins insensible usando esos ejemplos para probar su punto." O "Es muy fácil para alguien que nunca ha sufrido esta situación ponerse a exigir que todos la aborden fría y racionalmente." ¿Y saben qué? Tienen razón... En cuanto a la pertinencia del comentario de Dawkins, no en cuanto a la validez de su razonamiento.

[Por cierto, Dawkins sufrió un episodio de abuso sexual cuando era niño. Él dice que el breve momento que sufrió no se compara con lo que han sufrido otras personas, con historias de abuso que marcan su vida. ¿Esto de alguna forma afecta la validez de su punto? No, en lo absoluto.]

De hecho, un contacto de Dawkins le dijo que quizá habría sido mejor utilizar un ejemplo así:

Que te abofeteen es malo.
Que te rompan la nariz es peor.
Si crees que esto es una apología de las bofetadas, ve y aprende a pensar.

Chewbacca noqueando a Hitler. Tu argumento es inválido.


Y sí, Dawkins admite que ése habría sido un ejemplo más fácilmente admitido por el público. Pero así se habría pasado por alto su punto más importante: que todo asunto debe poder analizarse racionalmente, incluso aquellos que nos apasionan o nos hacen sentir incómodos. El ejemplo de las bofetadas no causaría una reacción emotiva como el del abuso sexual, y su punto es que hasta esos temas más delicados que naturalmente afectan nuestras emociones deberían poder ser analizados racionalmente, y para ello hay que ser capaces de detectar cuándo la estructura de un razonamiento es válida o inválida, independientemente de su contenido.

Sin embargo, sucedió exactamente lo que Dawkins criticaba. Mucha gente no se fijó en la lección de lógica, sino que se fijó en la afirmación de que una forma de abuso es peor que la otra. Ignoraron la estructura incorrecta y se centraron en el contenido del razonamiento. Pero tampoco se detuvieron a discutir si esa afirmación era correcta o equivocada. Eleanor Robertson, la columnista del The Guardian (así como otras personas que también expresaron su indignación mediante publicaciones en línea) no escribió "Estimado Dr. Dawkins..." (o "chingado Dr. Dawkins"; que nadie está obligado a estimarlo) "Usted está diciendo pendejadas: no se puede hacer una escala de qué tipo de violación es peor que las otras, y esto es por las siguientes razones..."

No, al contrario, la columnista se negó a discutir el asunto. Para ella, se trataba de una declaración a todas luces inaceptable, y esto era evidente en sí mismo. En cambio, se deshizo en ataques hacia la persona de Dawkins (falacia ad hominem), algunos de ellos bastante injustos (no es cierto que Dawkins desprecie las humanidades y la filosofía; en el enlace que les puse habla de la importante labor de los filósofos morales). Es más, antes y después de escribir su columna, Robertson publicó algunos tuits nada corteses y sí muy emocionales:






Estos a su vez, le ganaron muchos insultos y agresiones por parte de fans de Dawkins. En el hateismo vriyante abundan los machirrines ardidos. Pero Dawkins no tiene la culpa de ello y claro que él no condona ese tipo de ataques, igual o más irracionales que las reacciones que causaron sus propios tuits.

Lo grave es que esto sucede mucho en las discusiones sobre temas importantes, especialmente en cuanto asuntos delicados, como los relacionados con género, raza u orientación sexual. Dado que mujeres, miembros de razas no caucásicas o con orientaciones diferentes a la heterosexualidad han sido históricamente, y son aún hoy, grupos oprimidos, marginados y abusados, es comprensible que surja la sospecha de que detrás de una crítica a los argumentos de quienes defienden las causas de estos grupos esté escondido un ataque contra dichos grupos o una defensa de los privilegios de grupos hegemónicos.

Así, una crítica a algún argumento esgrimido por una feminista puede entenderse como un ataque al feminismo en su totalidad o como una forma de negar que existe el sexismo. ¿Y saben qué? Sería una sospecha razonable, porque de hecho sucede a menudo. Pero una cosa es tener una sospecha razonable y otra es saltar a conclusiones como si fueran certezas y por ello cerrarse al diálogo. Y ése es el problema en muchos casos en los que se defienden causas justas como las mencionadas: se establecen dogmas y tabúes, principios que no pueden ser cuestionados y temas que no pueden ser discutidos porque quien lo haga puede ser ipso facto clasificado como sexista, racista u homofóbico. De esta manera, en vez de tratar de probar por qué lo que alguien dice está equivocado, se condena el hecho mismo de decirlo y no se admiten discusiones.




Pero negarse a la discusión y al diálogo, al análisis racional de las propias ideas nunca puede ser bueno. ¿No es acaso lo mismo que hicieron las organizaciones religiosas durante siglos: establecer que hay cosas que no se pueden discutir, asuntos sobre los que sólo algunas personas pueden opinar y otras no? Pues eso es precisamente lo que trata de combatir Dawkins.

El psicólogo Steven Pinker, otra de las figuras señeras en el ateísmo contemporáneo (y un tipo bastante más agradable que Dawkins, aunque menos divertido), explica en este ensayo cómo funciona nuestro moralization switch o interruptor de moralización:

La moralización es un estado psicológico que puede ser encendido y apagado como con un interruptor, y cuando está encendida un cierto estado mental comanda nuestros pensamientos. Es el estado mental que nos hace clasificar las acciones como inmorales ("matar está mal"), más que como desagradables ("odio las coles de Bruselas"), sin estilo ("los pantalones de campana están fuera de moda") o imprudentes ("no hay que rascarse las picaduras de mosquito").

Este estado mental viene acompañado de ciertas emociones: la satisfacción por la propia rectitud, la indignación por la corrupción de los otros, el deseo de sumar a otros a nuestra causa. Además, a lo largo de la historia, personas y grupos han tendido a moralizar y amoralizar ciertas conductas, es decir, a ponerles o quitarles carga moral. Por ejemplo, lo que se elige comer puede ser para muchas personas cuestión de gustos ("no me gusta la carne de cerdo"), pero para otras puede ser una cuestión moral: comer carne de cerdo es pecado para judíos y musulmanes; comer carne de cualquier animal es inmoral para los veganos. Para los liberales la orientación sexual es un asunto de cada quien, pero para los conservadores la homosexualidad es inmoral.



El problema es que, parece ser, nuestro "instinto moral" a menudo obnubila nuestro juicio racional. Nos hace confundir entre juicios morales y de otro tipo, por ejemplo de gustos o de prudencia. Nos hace establecer tabúes sobre cosas que se pueden o no debatir. Vean, si yo les digo:

Es mala idea que una mujer vestida con ropa reveladora ande sola en la calle por la noche.

¿Cuántos de ustedes interpretaron aquí una apología de la violación? ¿Quiénes entendieron que yo de alguna forma estaba implicando si una mujer si viste así y va para allá entonces merece que la violen? Y no sería por completo injustificada su interpretación, porque de hecho en nuestra sociedad aún se usan muchos argumentos similares para minimizar o justificar las violaciones, y todavía hay muchos que piensan que si una mujer es violada es "porque se lo buscó". De modo que una oración como la que acabo de presentar causa cierto escozor, si no de plano una indignación inmediata. Desde luego que bajo ninguna circunstancia, ninguna mujer "se busca" que la violen; desde luego que toda mujer debería tener el derecho de vestirse como le dé la gana e ir a donde le dé la gana cuando le dé la gana, y todos tenemos la responsabilidad de construir un mundo en el que eso sea posible; y por supuesto que nada, ninguna circunstancia o situación hace que un violador sea menos culpable, menos despreciable y menos merecedor de un castigo, porque finalmente es el hombre el que decide violar y en todo momento puede decidir no hacerlo. Pero eso es una cosa, y nada de lo anterior quita que en el mundo real en el que vivimos ahora, para una mujer salir con poca ropa a la calle, sola y de noche, sería muy mala idea.

Sin embargo, muchos confunden un juicio sobre lo prudente con uno sobre lo que es moral, especialmente si dicho juicio se hace sobre una cuestión con una carga moral (y emocional) muy fuerte. Yo pude haber usado otro ejemplo:

Es mala idea salir a montar bicicleta de noche y sin luces o reflectores.

Dudo que muchos hubieran estado en desacuerdo con ese juicio, o que muchos hubiesen entendido que yo estaba diciendo que los que salen a pedalear de noche y sin luces merecen ser atropellados y morir. Como eso de andar en bici no es un asunto tan delicado, no causa las mismas reacciones de indignación e ira que el ejemplo de la violación (aunque como recientemente la elección de medio de transporte es algo que se está moralizando gracias a los movimientos de ciclismo urbano hípster, no me extrañaría que algunos se rasgaran las vestiduras por ese enunciado).

De la misma manera se moraliza no solamente un acto, sino el discutir ese mismo acto. Así nacen muchos tabúes modernos, estableciéndose temas sobre los que discutir se considera inmoral en sí mismo. ¿La inteligencia está de alguna forma relacionada con la raza? Sabemos que no, pero el sólo plantear la pregunta puede hacernos sentir incómodos. Algunos considerarían que no solamente es erróneo, sino que es inmoral plantear la cuestión. ¿Es peor forzar a una mujer a punta de cuchillo que violar a una condiscípula drogada? Puedo entender que haya quienes piensen que las formas de abuso sexual se pueden categorizar como peores o menos malas, y que haya quienes piensen que no. Los que no me caen bien son los que consideran que el solo hecho de plantear la cuestión es inmoral en sí mismo, y en vez de responder con un "Te equivocas" responden con un "¡¿Cómo te atreves?!"


How dare you!


A menudo, cuando una mujer argumenta a favor del feminismo en Internet, se ve acosada por trolls y bravucones que la insultan y la amenzan. No solamente insultos genéricos como "eres una pendeja", sino insultos explícitamente misóginos (puta, perra, zorra) así como amenazas de violación, y otras linduras. Cuando esto sucede, aunque la autora pueda estar equivocada en puntos particulares (como las críticas de Robertson a Dawkins) su postura general y más importante queda reivindicada: que aún vivimos en una sociedad profundamente misógina y que el feminismo es necesario para cambiar este orden. De ahí la máxima "Los comentarios sobre un artículo feminista justifican la existencia del feminismo".

De la misma manera, cuando Dawkins escribe un texto para abogar por que mantengamos la lógica y la racionalidad al discutir sobre cualquier asunto, y recibe críticas irracionales e insultos viscerales, así se equivoque sobre algún punto en particular (como que algunas formas de abuso sexual son peores que otras), su postura general queda reivindicada: que aún como personas y como sociedad nos dejamos llevar por la emotividad para discutir ciertos temas en vez de hacerlo de manera racional, y que por lo tanto la defensa de la lógica y el pensamiento crítico es muy necesaria.

Creo que, como racionalistas no religiosos, deberíamos estar preparados para discutir todas esas cuestiones usando la lógica y la razón. No debemos obligar a las personas a sumarse a penosas discusiones hipotéticas, pero tampoco deberíamos conducir cacerías de brujas contra aquéllos que estén preparados a hacerlo. Temo que algunos de nosotros estén demarcando zonas de tabú, donde la emoción reina y la razón no es admitida; donde la razón, en algunos casos, en intimidada y no se atreve a mostrarse. Y lamento esto. La religión ya nos da bastante de eso. ¿No sería una pena que fuéramos seducidos por otra forma de santidad, la santidad de la zona de tabú emocional?

Richard Dawkins es un viejo arrogante, altanero, pomposo e insufrible. Pero sigue siendo un pensador muy lúcido y un intelectual relevante. Ciertamente más lúcido y relevante que muchos de los jovenzuelos que lo critican.



Y ahora, sólo por los lulz, aquí está Richard Dawkins siendo sodomizado por un Parasaurolophus:


13 comentarios:

Sofia Zarate dijo...

Que buena entrada, me recuerda un poco a otra entrada tuya "Hay que estar más informados y menos opinionados" Es cierto que Dawkins es un arrogante pero de que sabe, sabe.
Y los libros de Steven Pinker son unas verdaderas joyitas, muy recomendables.
Saludos :)

Master of Doom dijo...

Levanto mi tarro de cerveza y brindo por todo el alboroto que armo ese anciano cabrito, demostrando que nos hace falta aprender mas de lógica antes de abrir el hocico.
Y por cierto Juana Ríos no esta en el infierno, recuerda que no existe nada después de la muerte, solo gusanos haciendo su labor de reintegrarnos a la naturaleza.

Gary Rivera dijo...

yo me lei toas las entradas de logico de tu blog y lo entendi clarito y mas aun lo que expreso Dawkins, a mi me cae bien, no sabia que era tan "especial" ahora me cae mejor!! jejeje
gracias! muy buena entrada!

Alexander Strauffon dijo...

Siempre hallarán un pretexto para irse a un extremo, creen que solo el blanco o el negro les define a la hora de entrar a un debate. Y en este contexto caben tanto los bobos borregos como también quienes se dicen de mente superior y científica. He atestiguado fanatismo y falacia cual hervidero infeccioso de parte de ambos, razón por la cual evito los grupos de "ateismo cientifico", "ateismo chingon ultramoderno" "cientifico humanista megachingon", que tarde o temprano se vuelven tan irracionales como aquello que critican.

Buen experimento social, en todo caso. Evidenció la enorme deficiencia de tanto tuit-ñetas que hay. Y como dices, no es culpa de Richard. Cuando se abren las aguas de la represa, el poder humano no alcanza para frenarlas.

Kuna Ferpa dijo...

Estoy casi seguro que el viejo este, sabia muy bien que pasaría, dejo su tweet, se relajo, saco una gaseosa y se quedo ver como se armaba el kilombo mientras reía.

Anónimo dijo...

Señor ego, hagale caso a don daukins y no le de frio responder preguntas incomodas

http://ask.fm/MaikCiveira/answer/115839910047

Marina dijo...

El problema radica en que son premisas falsas, o bien, subjetivas, es su opinión, no es pensamiento lógico ni científico. Con otros ejemplos hubiera dado una lección de lógica, pero así, no.
Si yo digo: "Perder a toda tu familia en un accidente es malo. Perder una pierna en un accidente es peor", de acá concluyo que ambas son cosas malas pero peor sería perder una pierna, porque mi vida se complicaría mucho, en cambio sin mi familia podría vivir lo más bien. Estas premisas sacarían de las casillas a unos cuantos, no?
La violación o el abuso infantil que mata la confianza que se tiene en alguien, la provocada por una persona con quien se tiene un vínculo, puede causar un daño psicológico más grave que la provocada por un extraño, ajeno a la vida personal, aunque sea violenta. Y viceversa.

Marina dijo...

Continúo: si yo digo que es mejor perder a mi familia que perder una pierna, estoy haciendo apología del egoísmo.

Marina dijo...

X es malo: Afirmación.
Y es peor: Afirmación errónea.
Después continúo con alguna otra frase que no desmiente mi afirmación errónea. Entonces estoy cometiendo un error, más allá de la intención pedagógica que pueda tener.

"Que te despidan de tu trabajo es malo.
Que tus zapatos no combinen con tu bolsa es peor." En este blog, estas frases están expresadas en un contexto en el que claramente se entiende que ese no es el real pensamiento de quien lo escribe. No es el caso del tuit de Dawkins.
Si yo digo solamente, fuera de todo contexto: "Golpear a alguien con un martillo de mango amarillo es malo. Golpear a alguien con un martillo de mango negro es peor."
ES claramente una estupidez!
Luego continúo: Si piensas que eso es una apología de golpear a alguien con un martillo de mango amarillo, vete y no regreses hasta que aprendas a pensar lógicamente" no puedo pretender que esta última frase borre o eclipse la estupidez dicha anteriormente. La frase errónea está expresada en forma de sentencia, no está planteada como suposición, estoy diciendo claramente y afirmando que golpear a alguien con un martillo de mango negro es peor que hacerlo con uno de mango amarillo.
Y no será apología, pero sí es minimizar erróneamente una acción respecto de otra.
Yo digo: "Perder a toda tu familia en un accidente es malo. Perder una pierna en un accidente es peor", aunque después de eso siga hablando de otra cosa, la barbaridad ya la dije, en forma clara, en forma de sentencia.

Marina dijo...

El Sr Dawkins podría haber dicho:
"Que te roben la billetera es malo. Que te maten es peor. Si piensas que eso es una apología del robo, vete y no regreses hasta que aprendas a pensar lógicamente."
Y no hubiera pasado nada, ni nadie hubiera pensado que es una apología de nada. Porque hubiera dicho algo claramente cierto.
El caso es que dijo algo irreal.
En el blog dice: "Dawkins no estaba tratando de argumentar que alguna forma de abuso sexual era peor que otra, estaba ejemplificando una forma de raciocinio incorrecta que es muy común en las discusiones en Internet y en la vida."
Eso es una suposición, se puede interpretar así o no. No lo aclara en ningún momento.

Marina dijo...

Resumiendo lo que dije anteriormente:
Digo:"Master of Doom tiene mal aliento. El aliento de Kuna Ferpa es peor. Si crees que estoy diciendo que da gusto sentarse junto a Master of Doom tendrás que aprender a pensar."

(Sarcasmo, Sheldon)

La 3º frase y su connotación pedagógica pierde relevancia ante las injurias que la preceden, y considero que Master of Doom y Kuna Ferpa gozan de plena libertad para ofenderse.

Maik Civeira dijo...

Marina: Disculpa no había visto tus comentarios. Trataré de responder. Creo que los desafortunados tuits de Dawkins pueden observarse de dos formas complementarias. La primera, de la que traté en esta entrada, es la estructura lógica de su planteamiento. Decir "X es malo. Y es peor." no implica una apología de X, y es importante entender eso.

La segunda es el contenido de esas premisas. Bien puede ser que Dawkins REALMENTE crea que la violación tipo date rape sea menos mala que la violación a punta de cuchillo y que la "pedofilia leve" (sea lo que sea que eso significa) sea menos mala que la pedofilia violenta. Si es así, eso merecería una discusión aparte y por sí misma, para determinar que no, Señor Dawkins, está usted equivocado por esto y esto y esto. Incluso, como él mismo dice si la tesis que se defiende es que no se puede discutir esos asuntos, se debe argumentar racionalmente por qué. Lo que no se vale es querer suprimir la discusión.

Estoy seguro de que escogió esos ejemplos por la reacción emocional que producen. El ejemplo de la billetera, como el de la bofetada, son inocuos. No habrían causado una reacción emocional como cuando se habla de abuso sexual. Y ése es el punto de todo esto: que deberíamos poder discutir racionalmente hasta de las cosas que nos causan una fuerte reacción emocional.

<<"Dawkins no estaba tratando de argumentar que alguna forma de abuso sexual era peor que otra, estaba ejemplificando una forma de raciocinio incorrecta que es muy común en las discusiones en Internet y en la vida."
Eso es una suposición, se puede interpretar así o no. No lo aclara en ningún momento.>>

Sí lo aclara, en uno de los enlaces que pegué.

Anónimo dijo...

Tambien en sentido estricto si aceptamos que apología puede ser la defensa de una cosa frente a otra. Y entonces extraemos que X es mejor que Y puesto que Y es peor. Podemos decir lógicamente que defendemos a X frente a Y, pues decimos que es mejor. Luego entonces estamos haciendo apología de X. Dawkins está equivocado.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails