viernes, 23 de enero de 2015

فانوس سبز



Nota: El título de esta entrada es "Linterna Verde" en árabe.

Saludos, ciudadanos. Sigamos platicando de cómic politicosos. La semana pasada les hablé acerca de un cómic de la Liga de la Justicia publicado antes de la era Bush y del 9/11, y que contenía un fuerte mensaje antiintervencionista. Hoy día, viendo el panorama de "choque de civilizaciones" del que tanto se habla, les quiero dar a conocer un cómic escrito en la era post-9/11, uno que nos trajo nada más y nada menos al primer Linterna Verde musulmán.

El año era 2012, más de una década después de los atentados terroristas del 11 de septiembre. Los ánimos ya se habían calmado un poco tras la explosión de patrioterismo menso que caracterizó a Gringolandia durante los ocho años de gobierno de George Dobleú Bush. El criticismo empezaba a aparecer de nuevo en los medios más mainstream y comerciales, pues los autores ya no tenían que temer a parecer poco patrióticos si atacaban la política exterior de su país. Eso y que el triunfo de Obama en dos elecciones presidenciales alentó a los liberales en EUA.

Era también una época de cambios arriesgados para DC Comics, la editorial hogar de algunos de los personajes más populares del cómic de superhéroes, como Batman, Superman y, por supuesto, Linterna Verde, el cual ha sido uno de mis personajes favoritos desde chavillo. Por esos días, DC había decidido darle un extraño reboot a todo su universo, con resultados muy irregulares, desde lo genial hasta lo lamentable, y desde lo interesante a lo solamente extraño. Uno de los cambios más interesantes fue precisamente la inclusión de un nuevo miembro de los Linterna Verde.

Para los que no son lo suficientemente ñoños para saberlo, los Linternas Verdes son una especie de corporación policiaca que abarca todo el universo; sus miembros son elegidos por su valor y sus cualidades morales para portar un Anillo de Poder, el cual hace casi de todo, incluyendo volar, generar campos de fuerza y, la marca distintiva del héroe, crear formas, estructuras y objetos de luz verde que pueden servir para diversos propósitos. 

En teoría, existe un Linterna por cada sector del universo, pero el sector de la Tierra ya tenía cuatro, todos ellos estadounidenses además, cuando decidieron incluir a Simon Baz. Fue por eso que cuando anunciaron a este nuevo personaje yo pensé cínicamente "A huevo, porque no había suficientes Linternas Verdes de ese sector, de ese planeta y de ese país". Pero aunque es cierto que es difícil justificar, dentro de la lógica del universo de ficción, que haya tantos Linternas Verdes de un solo lugar del universo, y que es obvio que esto obedece a decisiones editoriales extranarrativas, la inclusión del nuevo miembro resultó en una historia gratamente sorpresiva.

Nos encontramos en medio del evento épico del año. Ya saben, una amenaza cósmica que podría acabar con el universo requiere de la intervención de todos los Linternas Verdes en una saga que abarca vario títulos publicados por DC, blah, blah, blah. Por razones que no vienen a cuento, el Linterna Verde principal de la Tierra, Hal Jordan, estaba atrapado en un limbo extraño junto con su peor enemigo / mejor amigo, Sinestro. Juntos, crean y envían un Anillo de Poder en busca de un candidato digno de convertirse en Linterna Verde. Es así como el Anillo llega hasta Simon Baz.

¿Quién es Simón Baz? Es un joven de origen libanés que fue criado y vive en Dearborn, Michigan con su familia. El especial #0 de Linterna Verde lo presenta en una página, que es una maravillosa piececita de cómo se narra en cómic, sin diálogo y con apenas una breve acotación para ubicarnos en tiempo y espacio.



Zaz. ¿Lo vieron? Esta familia árabe-americana presenciando en vivo el 9/11, y sintiendo un gran dolor por ello. La segunda página es otra muestra de talento narrativo:



En dos páginas y muy pocos paneles, los autores nos han dado la información que necesitamos para saber qué tipo de vida ha llevado Simon Baz al mismo tiempo que hace un comentario sencillo y directo sobre la islamofobia en Estados Unidos. Todos los musulmanes son estigmatizados como terroristas y asesinos; sufren acoso de parte de los blancos en los países a los que emigran (así sea Estados Unidos o Europa); reciben un trato francamente desigual por parte de las fuerzas de seguridad, y en general son marginados de sus sociedades adoptivas.

En las siguientes páginas ya estamos en el presente y vemos a Simon Baz que huye de la policía después de haber robado una camioneta. Para su mala fortuna, resulta que el vehículo contenía un artefacto explosivo armado y listo para estallar en cuanto terminara la cuenta regresiva. Simon logra dirigir la camioneta a una fábrica abandonada, donde estalla sin causar víctimas. Inmediatamente después el joven es detenido por las autoridades. 

Lo volvemos a ver en la prisión de Guantánamo, donde lo llevan para ser interrogado. Sin abogado, sin juicio, simplemente sacado del país en secreto y llevado a una prisión militar para que autoridades que han decidido que ya es culpable, le saquen la información que necesitan. Él trata de explicar su caso, pero nadie le cree, y como no logran hacerlo confesar sobre los cómplices de su "celula terrorista", proceden a encapucharlo y prepararlo para ser torturado.



Otra vez: ¡Zaz! ¿Alguno de ustedes vio el docudrama Camino a Guantánamo? Pues este cómic me recordó mucho a él. No sé si los autores lo vieron, pero es seguro que se enteraron del tipo de cosas sobre las que reporta el film: individuos acusados de terrorismo con bases muy endebles, por haber estado en un mal momento en un mal lugar; tortura física y psicológica como procesos regulares; prisioneros incomunicados y aislados por meses o años antes de poder contactar con un abogado, ya ni hablar de ser sometidos a un juicio. Todo en nombre de la guerra contra el terrorismo.

Cuando Simon está a punto de ser torturado aparece el Anillo de Poder y en cosa de segundos, el joven se convierte en un Linterna Verde y sale volando del lugar. El siguiente número abre con una escena en la Casa Blanca, donde el mismísmo Barack Obama discute sobre el caso de Simon Baz con su jefa de asuntos metahumanos, Amanda Waller. Después vemos a Simon tratando de entender cómo funciona el Anillo y por qué llegó hasta él, mientras trata de limpiar su nombre y sabemos algo más acerca de su pasado: que en una carrera de arrancones, su cuñado y mejor amigo Nazir había tenido un accidente y quedado en coma, algo que lo atormenta con un fuerte sentimiento de culpa. Fue para ayudar económicamente a su hermana Sira que Simon había empezado a robar autos.

Al poco tiempo nos enteramos de que las acusaciones contra Simon le han causado problemas a su familia. Sira es suspendida de su trabajo en el gobierno porque sus compañeros de trabajo "están nerviosos", mientras que sus padres son repudiados por la comunidad islámica y no se les permite entrar a la mezquita.



Es decir, es un poco más sobre la vida de los musulmanes en Occidente. Simon había recurrido al delito (y claro, las carreras de arrancones son ilegales), pero el cómic deja en claro que ello no se debe solamente a las malas decisiones tomadas por el joven (que él mismo reconoce), sino a la marginación social en la que ha crecido. Su hermana Sira es una mujer moderna e independiente, tiene una carrera y un buen trabajo en una secretaría de Estado. Usa el hiyab, no porque esté oprimida por clérigos fanáticos, sino como seña de su identidad cultural. Nada de esto la libra de ser blanco del prejuicio, y también queda claro que los musulmanes que de una forma u otra se han visto relacionadas con actos terroritas sufren de ostracismo y rechazo al interior de su misma comunidad.

Sigamos con la historia de Simon, que tiene su apropiado bautizo de fuego al enfrentarse, por un malentendido, con la Liga de la Justicia. Con algunos trucos, el novato logra burlar a los héroes más poderosos del mundo, lo que le permite proseguir con sus planes para limpiar su nombre. Sira o ayuda proporcionándole el nombre y la dirección del dueño original de la camioneta en donde estaba la bomba. El vehículo había sido reportado como robado antes de que Simon lo agarrara, por lo que él naturalmente pensó que alguien más lo había hurtado de su dueño original para usarlo en un atentado terrorista.

El nuevo Linterna Verde llega hasta casa de un tal Edward Wale. Un hombre blanco. Un estadounidense. Un típico gringo loco por las armas que tiene en su casa un arsenal lleno de automáticas, explosivos y muchos trofeos de caza. Obvio, resulta que este tipo era el verdadero terrorista.



¡Triple zaz! Un recordatorio de que el terrorismo islámico no es el único que existe, sino que hay otros grupos e individuos que llevan a cabo estos actos, incluidos occidentales. No olvidemos que en 2011 un blanco supremacista en Noruega asesinó a 77 conciudadanos suyos para protestar por la "islamización de Europa". Y creo que es momento de hablar del elefante en la habitación.

No es casualidad que justo ahora haya decidido tratar de dos cómics de contenido politicoso. Uno, una historia que trataba directamente de las consecuencias del intervencionismo estadounidense en un país de mayoría árabe y musulmana. El otro, el origen del primer héroe árabe musulmán de DC Comics y el retrato de su vida en una sociedad afectada por la islamofobia. No es casual que quiera poner estas dos historias en su mente justo en este momento, si es cierto que nuestra ficción a la vez refleja y moldea la forma en la pensamos el mundo. Sí, esto tiene que ver con Charlie Hebdo.

Pronto voy a dedicar una entrada completa a la guerra cultural que el atentado en París en enero de este 2015 ha desatado. Y por "guerra cultural", quiero decir "gente despotricando en los medios y redes sociales". Les adelanto que no voy a ponerme de lado de los progres políticamente correctos y moralmente esquizofrénicos que dicen "es que goe, se estaban burlando del oprimido, Ich bin kein Charlie, o como se diga, goe", ni mucho menos de los pendejos protonazis que quieren expulsar a todos los árabes y todos los musulmanes de Europa y Occidente porque no distinguen religión de política, ni a los terroristas de todos los demás. Pero sobre ello me explayaré en otra ocasión y hoy sólo quiero decir que la islamofobia, el odio, miedo, discriminación hacia las personas de ascendencia árabe o de herencia cultural islámica, es un fenómeno muy real y, como todas las formas de odio, está muy mal.

Estos días que estamos viviendo, me parece loable lo que DC, de mano del talentoso escritor Geoff Johns, ha hecho con Simon Baz. Claro, de haberlo hecho en 2002 habría sido algo temerario, pero en 2012 no deja de ser valiente. Johns, él mismo de ascendencia libanesa, se atrevió a captar los padecimientos de los musulmanes en Occidente, y a recordarnos que muchas veces los malos no son "los otros", y que los héroes pueden muchas veces surgir de entre aquellos a los que nos han enseñado a temer.



Por eso quiero hablar de Ahmed Merabet, el oficial de policía de 42 años que murió asesinado por los fanáticos terroristas que perpetraron la matanza en París. Merabet era de origen argelino. Y sí, era musulmán. Murió trabajando por su país adoptivo, en su misión de proteger a los demás, por las balas de fanáticos que ven mayor afrenta en una burla hacia símbolos que en el asesinato de un ser humano, incluso de un ser humano de su misma religión y origen étnico. He ahí un Simon Baz del mundo real, un hombre que merecería ser elegido para portar un Anillo de Poder.

Continuando con la historia de Simon, sólo tienen que saber que en el momento que está encarando al verdadero terrorista llegan unos extraterrestres mutantes y entonces él se une a la lucha cósmica de los Linternas Verdes para salvar al universo, por lo que el rollo que a nosotros nos interesaba queda concluido por ahora. Lo que sigue es la gesta épica de los héroes para detener una fuerza maligna que amenaza con destruir a todo ser con libre albedrío en el universo. De hecho, es un arco argumental bastante bueno titulado Rise of the Third Army y con el que Geoff Johns cierra con broche de oro su corrida en los cómics de Linterna Verde.

En su momento el personaje de Simon Baz, con toda su personalidad ruda y su tatuaje que reza "valor" en árabe, tuvo una muy buena recepción. También hubo algunas criticas, como que el personaje está muy estereotipado y que no tiene mucha dimensión más que servir como símbolo de lo que viven los musulmanes en Occidente. Pero a mí me ha parecido una adición muy interesante a la mitología de los Linternas Verdes y un personaje cuya vida y hechos me gustaría seguir...





PD: La verdad Hal Jordan me da mucha hueva, hasta Sinestro es más interesante como Linterna Verde; por eso la inclusión de Simon Baz me pareció refrescante. Pero igual y es porque soy niño de los 90 y crecí con Kyle Ryner. Los comiqueros saben de qué hablo.


5 comentarios:

The Black Mass dijo...

Me parece que es una buena idea para concientizar a Occidente, sobre todo a Estados Unidos, sobre que el maltrato a los musulmanes es una de las causas que alimentta el terrorismo y el odio. Aunque tambien ruego que no vayan a aparecer otros idiotas como los del caso de Charlie Hebdo y entren a cargarse a tiros a a gente de DC por mostrar algo inapropiado segun ellos segun vaya uno a saber que razon...

Zer0MX dijo...

Interesante descubrimiento, y más interesante aún que en su tiempo tuvo buena recepción y popularidad, eso me hace sentir esperanza respecto a la humanidad, por cierto, donde se pueden conseguir los cómics de las mismas series? Es decir, entre tanto multiverso que hay en el mundo de los superheroes me gustaría de verdad leer uno de ellos que sea interesante de leer, de antemano me disculpo si a alguien le molesta mi "ignorancia" digamos que lo que si he leído son mangas, pero se manejan de manera diferente a los cómics de este continente, en fin, esperaré tu siguiente entrada, son geniales tus análisis politicosos

Gary Rivera dijo...

Vaya! Siempre me sorprende gratamente! Que interesante buscare este comic! Mientras te leia me preguntaba algo que respondiste casi de inmediato! Que les pasa a los cabezones?? Porque tanto linternas en la tierra?? Jajajaja bueno siempre he pensado que los comics son mas de lo que parecen! Son una forma de arte muy particular, una oportunidad para difundir buenas ideas! Un dia mi sobrino me pregunto sobre las tierras alternas y los viajes en el tiempo, luego de leer varios comics, despertó su imaginación! Y eso me gusto mucho!! Buscare el comic!

Alvaro Murga dijo...

¿Asi que tambien eres un niño de los 90's? Te entiendo.
Yo personalmente me declaro antimusulman. Claro que también soy anticristiano, antibudista, antisatanista, antijudaista, anticientologista, anti(ponga aqui cualquier religion del planeta), o sencillamente ateo. No tengo problema en que otras personas practiquen su religión, pero es desagradable que la quieran imponer a otros, bajo cualquier cirscunstancia, ya sea por la fuerzas de las armas o por aprobacion de leyes estupidas que colocan las creencias religiosas al mismo nivel que los descubrimientos de fenomenos observables.
Simon Baz es un muy interesante personaje que espero se aproveche mejor (no se le ha visto mucho ultimamente) y sin duda apunta a un problema complejo.
Y gracias por el dato de Ahmed Merabet, lo tragico de ese terrorismo islamico es que mata más islamistas que occidentales.

Maik Civeira dijo...

Zer0MX: pues supongo que habrá alguna compilación con la saga de Simon. Yo compré los que fue publicando DC México.

Álvaro: Sí, concuerdo del todo contigo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails