sábado, 3 de enero de 2015

Los mejores libros que leí en 2014



Caray, éste fue un año difícil. Leí poco y escribí menos. Pero viajé mucho y he trabajado muy duro, tanto en casa como fuera de ella. Además, aunque leí muy pocos libros este año, los que sí leí fueron excelentes (y muy macizos también, varios en esta lista tienen más de mil páginas).

Para los recién llegados, sepan que no es una lista de los mejores libros que se publicaron este año, sino de los que por una razón u otra me hice leer durante estos 365 días. O sea, que no suelen verse muchas novedades por aquí, además de que yo peco de ñoño, clasicista y occidentalote.

Por cierto, para los que no quieran estar esperando todo el año para conocer mi lista de los mejores libros, sepan que ahora estoy subiendo reseñas individuales y amplias en mi página de Facebook, justo en el álbum llamado Buenas lecturas. Échenle un vistazo.

Como sea, los dejo con la selección de los diez mejores libros que leí durante el 2014. Como es costumbre, los dividí en dos secciones: no ficción (ensayo, divulgación, reportaje, etc.) y ficción narrativa. Haciendo click sobre la imagen pueden leer reseñas más detalladas de cada libro.

No ficción:

5.- 1914-1918: The History of the Firts World War de David Stevenson: Un muy buen libro de historia. He aprendido muchísimo de él, y segundas lecturas no agotarán lo que tiene por aportar. Ofrece una visión muy completa y presenta la información de forma bien estructurada que permite al lector comprender sin dificultad las diversas vicisitudes de la guerra que acabaría con todas las guerras: cómo empezó, por qué escaló hacia un conflicto mundial, por qué se estancó, por qué ganó quien ganó y perdió quién perdió. Stevenson tiene el tino de ocuparse también de lo que ocurría tras bastidores. La política interna, los intentos de negociación, la economía de guerra, los desarrollos tecnológicos, las intrigas palaciegas... El objetivo del autor es proporcionar el panorama más completo posible.

4.- The Blank Slate de Steven Pinker: el autor me había llamado la atención desde hace tiempo y decidí lanzarme a probar dos de sus obras más notorias. La primera fue ésta "The Blank Slate" que trata sobre, uy, la naturaleza humana. Negada por casi todo un siglo XX de deconstructivismo social que afirma que la mente humana es una tábula rasa en la que la cultura y la sociedad escriben lo que sea, la idea de una "naturaleza humana" ha sido una especie de tabú, por no decir blasfemia en mucha de la vida intelectual reciente. En este excelente libro, que todo aquel interesado en los estudios de las ciencias sociales y las humanidades debería checar, Pinker nos presenta estudios y evidencias que prueban que la mente humana no viene en blanco desde el nacimiento, ni es homogénea para todos los individuos.



3.- The War That Ended Peace de Margaret MacMillan: Es una historia de los acontecimientos que llevaron al estallido de la Primera Guerra Mundial. Con una excelente calidad narrativa, McMillan relata la situación global, pero más concretamente la europea, desde finales del siglo XIX hasta el inicio del conflicto. Con el objetivo de brindarnos la imagen más completa, esta historiadora canadiense aborda la situación en cada una de las potencias beligerantes, analizando su trayectoria y cómo se fueron poniendo en camino hacia el desastre. La autora no sólo se cuida de la historia política, sino que se ocupa de elaborar perfiles biográficos y de personalidad de quienes fueran los protagonistas del conflicto: políticos, estadistas, militares, activistas, etc. Es un excelente libro, de ágil y cautivante lectura a pesar de su extensión (más de 700 páginas), y debo decir que me encantó. Además de ser una autoridad en el tema, McMillan es una excelente comunicadora. Con la habilidad de una novelista, va construyendo el momento climático (el mismo estallido de la guerra), mostrando a sus lectores cómo todas las piezas van cayendo en su lugar. 

2.- The New Penguin History of the World de J.M. Roberts: No, no es la historia mundial de los pingüinos. Es una monumental pieza historiográfica se convirtió en la lectura más importante para mí durante varios meses. Lo que más me gustó de este libro es que, al abarcar la historia humana desde la evolución del Homo sapiens hasta el panorama en el mundo tras el 9/11, uno puede apreciar el panorama más amplio, look at the big picture, y empezar a hacerse una idea del larguísimo camino que ha recorrido la humanidad para llegar a donde estamos. Es decir, permite a uno hacerse de una nueva perspectiva, y al construírsela, el lector siente ese placer que sólo brindan el descubrimiento y el goce intelectual. A pesar de tener más de 1,200 páginas, se trata de una obra muy general que permite aproximarse a la historia universal sin ser un experto; de hecho, así pude aprender más sobre periodos históricos de los que no sabía casi nada.

1.- The Better Angels of Our Nature de Steven Pinker: Otra vez el bueno de Pinker: Los críticos que comentaron de este libro que es un logro intelectual digno de las grandes obras de la Ilustración y uno de los libros más importantes que se han publicado en los últimos años no exageran. Es todo lo bueno que se dice de él. Trata de cómo ha declinado la violencia a nivel global a lo largo de la historia. Contrario a la percepción popular, no estamos viviendo una época particularmente violenta; es más, ésta bien podría ser la época más pacífica de la especie humana. A lo largo de los siglos ha habido cada vez menos guerras, que son menos largas y destructivas, en las que mueren menos personas. Incluso si contamos las dos guerras mundiales, durante el siglo XX un menor porcentaje de personas murió en guerras que durante siglos anteriores. Hoy por hoy, un hombre de Norteamérica o Europa Occidental tiene muchas menos probabilidades de morir de forma violenta que en los siglos pasados. Es una obra que cualquiera interesado en el estudio y mejoramiento de la sociedad debería leer con una mezcla equilibrada de mente abierta y espíritu crítico. Predigo que se convertirá en un referente obligatorio para la discusión intelectual del mundo contemporáneo.


Ficción narrativa

5.- The Horror Stories of Robert E. Howard de Robert E. Howard: Me gustó mucho el estilo de Howard cuando hace unos años leí sus historias de Conan el Bárabaro. Esta colección reúne sus relatos de terror, y en ella se puede apreciar su evolución como escritor, partiendo de historias con elementos clásicos como fantasmas, brujas y hombres lobo, hasta llegar a lo más alocado de la "weird fiction" de la época. En especial me gustaron sus historias sobre "la gente pequeña", esa abominable raza prehumana que alguna vez dominó la tierra y que dio origen a las leyendas sobre duendes y trasgos; y sus historias "weird west", en las que mezcla novedosos elementos de horror en ambientes de western clásico. 

4.- Cuentos escogidos de León Tolstoy: Esta colección incluye tres tipos de cuentos del gran autor ruso. El primer tipo es el realista; son historias que retratan la realidad de la Rusia zarista en sus diferentes niveles: los campesinos, los burgueses y hasta la nobleza. Excelentes relatos en los que el autor no duda en plasmar los aspectos más crueles y trágicos de la experiencia humana. El segundo tipo de cuentos lo constituyen fábulas de tipo religioso, relatos que se ambientan en una realidad en la que pequeños milagros, prodigios y visiones intervienen para transmitir moralejas piadosas. Por último está un tercer tipo de cuentos. Son brevísimos, a veces de menos de una página, y son totalmente fantásticos. Son relatos encantadores, llenos de imaginación y maravilla, y aunque tienen sus moralejas, éstas no se siente forzadas ni sermoneadoras. 

3.- Novelas cortas de Antón Chéjov: Éste es un autor realista con un talento extraordinario para retratar la realidad social de sus tiempos. Pero estas novelas fueron escritas al final de su vida, por lo que están contagiadas de un profundo pesimismo sobre la sociedad y la existencia humana; el humor y la esperanza que se podían entrever en sus relatos anteriores están del todo ausentes en estas novelas. Chéjov decía "mostrad al hombre cómo es y será mejor", pero dudo que esa esperanza de mejoramiento se halle en estas novelas. Que el tono pesimista de no los ahuyente: son excelente, de esas obras que te obligan a detener la lectura para meditar profundamente en lo que acabas de leer, que inician en tu mente una serie de movimientos que ya no se detienen. Quien guste de reflexionar sobre la condición humana sin duda las disfrutará, a pesar del sabor amargo que dejan.

2.- La muerte de Arturo de Sir Thomas Malory: "La muerte de Arturo" es una novela de caballerías, la última gran obra del género, y además la primera escrita en lengua inglesa sobre el Ciclo Artúrico. Desde la concepción de Arturo, y su coronación tras sacar la espada Excalibur de la piedra, pasando por los años de gloria de la Mesa Redonda y las diversas aventuras de caballeros como Lancelot, Tristán y Gawain, hasta la búsqueda del Santo Grial, la caída de Camelot y la muerte del sabio monarca, a lo largo de casi 1000 páginas Malory hace el intento por abarcar todas las historias, centrales y periféricas, relacionadas con "El Rey que fue y será". Quizá los mejores capítulos son los finales, sobre todo los referentes a la búsqueda del Santo Grial, que son simplemente ASOMBROSOS, y los que corresponden a la caída de Camelot y la muerte del rey que da título a la obra; son momentos realmente entrañables y conmovedores. Malory, caballero él mismo, escribiendo desde prisión en una época en la que las armas de fuego y la caída del feudalismo convertían a la caballería en una institución caduca, expresa una conmovedora nostalgia por un pasado ideal que nunca existió.

1.- Los miserables de Víctor Hugo: Éste no es solo, sin lugar a dudas, el mejor libro que leí este año, sino que es uno de los mejores libros que he leído en la vida (fácil, entre los tres primeros). Es una de esas novelas totales que abarcan diversos aspectos de la existencia humana. Trata de una multitud de personajes cuyas historias se cruzan de diversas formas. ¡Y qué personajes! ¡Qué maravillosa forma para construir seres humanos que se sienten reales y fascinantes a la vez. Es un libro que no dejó de sorprenderme en momento alguno. No sólo porque la trama está llena de giros y sorpresas, sino porque no dejaba de maravillarme lo bueno que se ponía, a nivel de la narrativa, de los personajes, de las digresiones filosóficas en las que el autor gusta de perderse. Quizá la sorpresa más grata de esta novela fue descubrir cuán apasionadamente política es. La pasión de Víctor Hugo por los ideales de la Ilustración, y de la Revolución a la que dio lugar (incluso su nada oculta y reconocidamente contradictoria admiración por Napoleón) está presente a lo largo de toda la novela. Sus digresiones sobre sociedad, política y revolución son unas verdaderas joyas; algunos párrafos, o incluso pasajes completos, bien podrían reclamar un lugar entre las grandes expresiones de pensamiento político en Occidente. La novela prácticamente no tiene desperdicio, y atrapa al lector, siempre queriendo saber qué es lo que está por pasar; lo que nos recuerda que, a pesar de la fama que han creado los académicos mamones, la gran literatura es también cautivadora, apasionante y entretenida, y que un buen escritor es también alguien que sabe contar bien una buena historia.

Ahí los tienen, diez librotes recomendados por su seguro servidor, con garantía de calidad y excelencia, y que quizá hasta les cambien la vida. ¡Feliz inicio de año!

1 comentario:

Sofia Zarate dijo...

Solo he leído la Tabla Rasa de Steven Pinker y concuerdo, es un libro excepcional y absolutamente necesario para los interesados en aprender sobre ciencias sociales.

Saludos ;)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails