viernes, 12 de junio de 2015

Cómo voté y por qué

La semana pasada, antes de las elecciones del domingo, les compartí mis reflexiones sobre el voto. Les dije, en resumidas cuentas, que había optado por una estrategia triple:

Mi estrategia triple para estas elecciones consiste en lo siguiente: donde haya una oposición real y factible al PRI, votar por ella; donde haya una candidatura independiente, votar por ella; donde no haya ninguna de estas dos opciones, mandarlos a todos a la verga y anular mi voto.

En esa misma entrada les expliqué cómo había llegado a esa resolución, así que por favor léanla si no lo han hecho todavía, y sobre todo lean los enlaces que compartí al final, especialmente si su primer impulso es imprecarme por la forma en la que decidí (o no) votar.




Ahora les cuento cómo voté. En primer lugar, pues no había candidatos independientes en Yucatán, así que esa opción quedó descartada. Para la alcaldía de Mérida voté por el candidato del PAN y versión yucateca de Ben Affleck, Mauricio Vila. Como muchos meridanos, mi voto por este personaje no debe interpretarse como un apoyo al partido político del machocaoinismo, sino como un repudio a su alternativa, el priista Nerrio Torres.

Da coraje tener que estar votando por el menos malo porque la verdad es que el PAN tampoco se merece gobernar. La última administración panista en Yucatán fe absolutamente gris, y como candidato Vila también lo fue. Mientras que Nerio Torres por lo menos se esforzó llenando la ciudad con espectaculares que tenían propuestas concretas (inviables, demagógicas o irrelevantes, pero alguna buena), Vila sólo puso su distinguida barbilla partida y una que otra referencia a mejorar el sistema de transporte urbano (algo que de haber querido el PAN, hace mucho que lo habría hecho).




Es decir, el PAN se duerme y se confía en que la gente va a votar por ellos sólo porque no son el PRI. Y sí, son mucho menos piores que el tricolor (y por lo menos hay que evitar que uno de ellos se lleve todo el pastel y hacer que se hagan contrapeso entre sí) pero eso tampoco los hace los buenos. Siento que cada vez que elegimos al PAN en Mérida es como elegir a Donny el Ogro: es un imbécil, pero por lo menos mantiene los hombres lobo a raya (si no ven Hora de Aventura, no van a entender la referencia).



Para diputados federales voté por Morena (me tomo un momento para que me abucheen por chairo... gracias). En realidad, no voté por Morena, sino por el candidato de Morena, que fue de los únicos que subieron su información a la plataforma del INE. Verán, todos los candidatos a diputado tenían la opción de subir sus datos; se trataba de llenar un formato súper sencillo para que los votantes pudieran conocer por lo menos su formación académica, trayectoria política, propuestas y alguna otra info básica. Bueno, pues la INMENSA mayoría no lo hizo, e incluso el cuate de Morena dejó algunos campos incompletos.

¿Saben qué mensaje me dan? Que les vale madres. Que no les importa si los ciudadanos los conocen o no. Se contentan con que su nombre aparezca en la boleta y algunos espectaculares (nunca tantos como en el caso de los candidatos al ejecutivo, y menos aún si son de los partidos chiquitines); cuentan con que la gente va a votar por su partido y por pura inercia. ¿Por qué habría de votar por alguien que ni siquiera se esfuerza por hacerme saber quién es, no digamos ya convencerme de que es la mejor opción? ¿Sólo porque es de un partido "de oposición" o "de izquierda"?

Por esa misma razón anulé mi voto para los diputados locales, porque ninguno de esos candidatos jamás se tomó la molestia. Bueno, por eso y porque de verdad quería anular por lo menos uno de mis votos, para enviar el mensaje de "chinguen a su madre todos los partidos" y para hacer avanzar el movimiento hacia que se reconozca el valor jurídico del voto nulo (como les expliqué en mi entrada anterior). Ésa es la razón por la que decidí anular por mi voto; la razón por la que decidí anularlo por Pikachu fue por los lulz.



¡Vieran ustedes el revuelo que causó en las redes sociales! Hubo quienes me espetaron que dibujo feo (guilty as charged) y quienes me acusaron de ignorante y pendejo, y que por mi culpa estaba ganando el PRI. Yo sospecho que estas personas estaban menos molestas porque anulé mi voto que porque no voté por Morena. Y es que Morena igual nos ha querido mucho vender el discurso de ser la única opción para vencer al priismo, que si no votamos por ellos no habrá esperanza para México. Pues igual y sí, igual y no, pero si quieren ganarse mi voto necesitan ser algo más que simplemente no-PRI y demostrar que en verdad son una opción diferente (y mejor) que lo que ya existe. Su candidato a diputado federal por el IV lo hizo más o menos, pero si los demás no lo hacen no tengo por qué darles mi confianza. Mi voto nulo es también para decirle a los partidos que van a tener que esforzarse mucho más para ganarme.

Para finalizar diré que los resultados de estas elecciones fueron muy interesantes. Sí, el PRI se empodera en el Congreso a pesar del repudio de tanta gente hacia la administración de Peña Nieto. Pero también pierden registro el PT y el Partido Humanista, así que tenemos dos parásitos del erario menos. Morena salió ganona en el DF, mientras que el PRD inicia su debacle y el PRI descendió al cuarto puesto. 

Más importante aún, por lo menos dos candidatos independientes ganaron, el fantoche del Bronco en Nuevo León, y Pedro Kumamoto en Jalisco. Ninguno de los dos es ajeno a la partidocracia, pues el Bronco proviene directamente del PRI, y Kumamoto cuenta entre sus colaboradores a gente ligada a algún partido o administración. Pero Kumamoto proviene de un proyecto muy interesante que fue el Wikipartido, y cuyas propuestas para empoderar a la ciudadanía son de vanguardia (tipo Futuro Perfecto de vanguardia). Además, como precedente, esto abre la posibilidad para que podamos ver candidatos independientes a la presidencia de la República en 2018, lo cual sería digno de verse.

[Para un análisis de verdad de estos resultados, mejor vean este programa de Primer Plano]

Y así las cosas con esta resaca post-electoral. Ya ni hablar de cómo la gente se pone fanática y berraca porque da mucha flojera. Tampoco hablar de cómo el Partido Verde se pasó todas las leyes electorales por los huevos y salió impune, porque da mucho coraje y me duele la cabeza. En fin, fale ferga la fida.






4 comentarios:

Alexander Strauffon dijo...

Aplicaste un método adecuado: realmente pensar y evaluar en vez de solo ir a votar, como la mayoría hace.

Mi voto por gobernador y alcaldía fue para los candidatos independientes, para el PRD en el caso de las diputaciones, ya que vi que si dejaron detalladas las propuestas. Y por supuesto, para combatir el bipartidismo presente a nivel Congreso.

El tiempo nos dirá, y con la cercana participación ciudadana, qué resultados da el trabajo de los independientes electos. Y otra cosa que se necesita es que el pueblo entienda que en el Congreso es donde la mayoría de las cosas se deciden y modifican, y que ahi es donde hay que poner especial atención en derribar la mayoría que en la actualidad tienen PRI y PAN.

Obat Tumor Otak Alami dijo...

La mayoría, no a otra persona que se convierte en una barrera para ganar, pero por sí solo no están dispuestos a ser el ganador.
http://migre.me/qnD7S
http://migre.me/qnCnp
http://migre.me/qnCBF
http://migre.me/qnCJE

Obat Penyakit Lambung Untuk Anak dijo...

Me parece que han desarrollado lo suficiente entre los jóvenes. Lo disfruté. Muy emocionante cuando trabajas duro y ver que la gente lo disfrute. (George Ross)

Makanan Penyebab Keguguran dijo...

Realmente quiero que la gente sepa que he trabajado duro, muy duro, para llegar a donde estoy hoy .. Esto no es sólo un día para otro. Empecé el negocio hace más de 25 años y han encontrado maneras de desarrollar lo que he aprendido a través de cada asociación y oportunidades. (Magic Johnson)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails