viernes, 21 de agosto de 2015

Diez acciones militares que hacen que la Primera Guerra Mundial sea mundial



Cuando pensamos en la Primera Guerra Mundial a menudo nos vienen a la mente los campos de batalla del Frente Occidental, donde franceses e ingleses esperaban en trincheras mugrientas a que los soldados alemanes salieran de sus propias trincheras mugrientas para matarse unos a los otros. Entonces nos preguntamos ¿qué tan mundial fue la Primera Guerra Mundial? 

La respuesta es: mucho. Es cierto que en principio fue una guerra europea; fueron los grandes imperios de Europa los que iniciaron el desmadrito y sus intereses en conflicto fueron el motor principal. Pero estos imperios abarcaban los cinco continentes y su pelea de gallos afectó poblaciones en todo el mundo, marcando para siempre a generaciones enteras de diversas naciones. Para tener un panorama, hoy les presento algunas acciones militares que tuvieron lugar fuera de Europa y que hicieron que la Primer Guerra fuera realmente Mundial.



1.- La toma de Neu Pommern (septiembre de 1914): Alemanes y melanesios contra australianos en Nueva Guinea.




Para cuando la guerra estalló, Alemania tenía un modesto imperio colonial en Oceanía que abarcaba el noreste de la actual Nueva Guinea y varias islas en el Pacífico. Una de las primeras acciones de la guerra fue la toma de esta colonia por parte de fuerzas aliadas: los australianos se encargaron de Kaiser-Wilhelmsland (en la isla principal de Nueva Guinea) y otras islas cercanas, mientras que los japoneses ocuparon la mayor parte de las posesiones alemanas en el Pacífico.

Bita Paka era una estación inalámbrica en la isla de Neu Pommern (hoy, Nueva Bretaña), al norte de Nueva Guinea, y por tanto tenía cierta importancia estratégica. La única batalla relevante de este escenario se dio justamente allí, el 11 de septiembre de 1914, cuando tropas australianas que se proponían a capturar la estación se enfrentaron a una testaruda resistencia por parte de fuerzas reservistas alemanas y de la policía local melanesia.

Las tropas expedicionarias australianas /
la policía melanesia de la colonia alemana

La victoria fue para los australianos, tras la cual las fuerzas alemanas restantes huyeron hacia el interior de la isla y se reagruparon en la población de Toma. Allí fueron sometidos a un asedio por parte de los australianos entre el 14 y el 17 de septiembre. Dada la superior capacidad de artillería de los australianos, que bombardearon la pequeña ciudad (para terror de los nativos), el gobernador alemán de la colonia, Eduard Haber, se entrevistó con el coronel australiano William Holmes y pactó la rendición. Para el 21 de septiembre toda resistencia en la isla había cesado y la colonia alemana  de Neu Pommern quedó en poder de los Aliados.

2.- El asedio de Tsingtao (septiembre-noviembre de 1914): Alemanes, chinos y austro-húngaros contra británicos, indios y japoneses en China.




Con la culerez habitual de otras potencias imperialistas europeas, los alemanes aprovecharon el debilitamiento de la monarquía china a finales del siglo XIX para entrar a ese país y aprovechar sus recursos y posiciones estratégicas. Fue así que el Imperio Alemán se hizo con la Bahía de Kiatschou (actual Jiaozhou) y el área circundante, donde construyó la ciudad portuaria de Tsingtao (hoy Quingdao). Éste era el enclave más importante del Reich en el Oriente, pues ahí se encontraba la base naval desde donde protegía sus posesiones en Asia y en el Pacífico.

En 1914, cuando estalló la guerra en Europa, Gran Bretaña le pidió a Japón, con quien tenía una alianza desde 1902, atacar las posesiones alemanas en Oriente. Esto iba de perlas con los planes expansionistas del Imperio Japonés, que aprovechó la coyuntura para eliminar a uno de sus rivales en China. Japón emitió un ultimátum exigiendo que los alemanes se retiraran de Tsingtao, que obviamente ellos no aceptaron, por lo que cada quien empezó a prepararse para los madrazos.

Tropas alemanas atrincheradas /
Tropas japonesas preparándose para el desembarco

Japón envió a la zona una fuerza de 23,000 soldados, 142 piezas de artillería y varios buques de guerra, que fueron reforzados por dos buques de la marina británica. Los británicos a su vez enviaron 1,500 soldados (de los cuales 500 eran indios).

Los alemanes, por su parte, se prepararon para el asedio con sólo 3,600 hombres, incluyendo tropas coloniales chinas y soldados austro-húngaros. Su fuerza naval estaba en desventaja, con sólo un puñado de buques alemanes y un crucero austro-húngaro.

Las tropas japonesas comenzaron a desembarcar el 2 de septiembre pero no en la colonia alemana, sino en suelo soberano chino. Esto provocó protestas por parte del gobierno dese país, porque el ejército japonés estaba violando la neutralidad de China. Sin embargo, en ese entonces nadie tomaba a China en serio y los japoneses pasaron como Akira por su casa.

Litografía japonesa que conmemora el asedio

Ese mismo día empezaron los combates entre la flota alemana y la japonesa, en las aguas frente al puerto de Tsingtao, y el 6 de septiembre tuvo lugar la primera batalla naval-aérea de la historia: un hidroplano japonés bombardeó (sin éxito) buques de guerra alemanes. Otras batallas históricas las protagonizaría el famoso piloto alemán Gunther Plüschow, quien con el único aeroplano de la colonia atacó buques japoneses y derribó un avión enemigo (la primera victoria aérea de la historia).

Mientras, las tropas de tierra japonesas avanzaban: con caballería, infantería y artillería fueron conquistando posiciones y cavando trincheras alrededor de Tsingtao, cerrando cada vez más el cerco. hasta que la ciudad portuaria quedó completamente rodeada por mar y tierra, y el 31 de octubre los japoneses comenzaron a bombardearla.

El 7 de noviembre las fuerzas alemanas y austro-húngaras, superadas por mucho en número y capacidad de fuego, pidieron negociar los términos para la rendición; los Aliados tomaron posesión oficial de Tsingtao el 16 de ese mes.

3.- La batalla de Tanga (noviembre de 1914): Indios y británicos contra alemanes y askari en Tanzania.




Ah, el África Oriental Alemana, la joya del Reich entre sus posesiones ultramar, que abarcaba los actuales países de Ruanda, Burundi y Tanzania, un territorio tres veces más grande que la actual Alemania. Tanga era una bulliciosa ciudad portuaria y de gran importancia estratégica, entre otras cosas por un ferrocarril que conectaba con el interior.

Cuando la guerra fue declarada entre Alemania y el Reino Unido, las tropas en la colonia del África Oriental Británica (Uganda y Kenia) se prepararon para tomar el territorio alemán por la fuerza, empezando por un ataque anfibio al puerto de Tanga.

Pintura que retrata la Batalla de Tanga, de Martin Frost


Para organizar la defensa de esta plaza los alemanes contarían con nada más y nada menos que el legendario Paul von Lettow-Vorbeck, el "León Africano", probablemente el general más brillante de cuantos pelearon en esa guerra. Lettow-Vorbeck logró juntar a 1,000 combatientes, entre soldados de la Schutztruppe (el ejército colonial alemán), voluntarios de la colonia y askari. Estos últimos eran soldados de las tribus nativas Wahehe y Angoni que peleaban bajo el mando alemán.

Los británicos, por su parte, se presentaron con una fuerza de 8,000 hombres, entre ellos tropas indias. Así, africanos e indios se enfrentarían y morirían en una batalla que no era suya, sino de los europeos que habían conquistado sus tierras. Imperialismo, niños.


Soldados indios muertos en la costa /
Askari africanos marchando hacia el combate

El 3 de noviembre las tropas británicas e indias comenzaron a desembarcar y al día siguiente el comandante Arthur Aitken les ordenó avanzar sobre la ciudad... sólo para ser emboscados por los defensores. La batalla se dio tanto en la selva como en las calles del puerto. Hubo un momento en que enjambres de abejas furiosas atacaron a las tropas inglesas y las hicieron retroceder. La propaganda aliada lo atribuyó a un malvado complot alemán, y de ahí que ésta fuera conocida también como "la batalla de las abejas".

Al final, con todo y ser superados 8 a 1, las tropas coloniales comandadas por Lettow-Voberck infligieron bajas devastadoras a los invasores y los hicieron huir, dejando muchas de sus armas y municiones detrás.

Fue una victoria espectacular para el "León Africano" y un completo desastre para los británicos. Esta primera batalla marcaría el curso de la Campaña en África Oriental, a lo largo de la cual Lettow-Vorbeck lograría estar siempre un paso adelante de los Aliados durante todo el transcurso de la guerra, usando tácticas guerrilleras contra fuerzas muy superiores en número. De hecho, la colonia del África Oriental Alemana sólo aceptó la paz con los aliados hasta el 25 de noviembre de 1918, dos semanas después de que la guerra en Europa había terminado.


4.- La batalla de las Islas Malvinas (diciembre de 1904): Alemanes contra británicos en las costas de Sudamérica.




Neu Pommern cayó ante los australianos. Tsingtao fue capturada por los japoneses. La Samoa Alemana fue tomada por neozelandeses. Estas colonias debían estar protegidas por el Escuadrón de Asia Oriental, pero el vice-almirante Maximilian Von Spee sabía que su pequeña flota, dispersa por todo el Pacífico, no podía hacer nada por ellas.

Más aún, sabía que él mismo no tenía posibilidad de regresar a Alemania, así que convocó a todas sus naves y las reorganizó con un solo propósito: joder a los Aliados como se pudiera. Primero atacó la colonia francesa de Papeete, en Tahití, donde hundió uno de sus buques. Después siguió avanzando hacia el oriente, hasta alcanzar la Isla de Pascua. Ahí supo de un pequeño escuadrón británico que se localizaba frente a Coronel, en las costas de Chile.

El escuadrón alemán dejando Valparaíso, Chile.

Von Spee los atacó con una bien planeada estrategia, infligiendo a los británicos bajas terribles y hundiendo sus barcos: la primera derrota naval que sufría el Imperio Británico desde los días de Napoleón.

Spee estaba decidido a abrirse camino luchando o morir en el intento, así que después de reabastecerse en Valparaíso, partió para atacar la base naval en Islas Malvinas, frente a las costas de Argentina. La batalla tuvo lugar el 8 de diciembre de 1914.

Pintura que retrata la batalla naval, de William Lyonel Wyllie

Las condiciones era muy desfavorables para el escuadrón alemán, pues los británicos los vieron venir con mucha anticipación y, contrario a lo que había creído Spee, los buques de guerra principales no habían dejado la base ese día. La batalla fue un desastre para lo alemanes, que perdieron todas sus naves, excepto dos, y a más de 1,800 hombres, incluyendo al mismo Spee y a sus dos hijos. Mientras, los británicos sólo perdieron 10 hombres. Como resultado de esta batalla, Alemania perdió por completo su potencia naval fuera de Europa.


5.- La batalla de Sarikamish (diciembre de 1914 - enero de 1915): Rusos y armenios contra otomanos y armenios en el Cáucaso.




En octubre de 1914 el Imperio Otomano entró a la guerra, del lado de Alemania y Austria-Hungría. Esto abrió toda una serie de nuevos frentes en el norte de África, Medio Oriente y, lo que nos compete a nosotros, el Cáucaso, esa cordillera que separa Asia de Europa y que es tan imponente que los griegos se imaginaban que ahí estaba Prometeo encadenado. También separaba la frontera de Rusia con el Imperio Otomano.

El objetivo de los otomanos era atacar a sus viejos rivales rusos, que estarían demasiado ocupados peleando contra los alemanes y los austro-húngaros en Europa como para reaccionar correctamente contra una invasión inesperada que les llegara desde el sur. Lo que los otomanos olvidaron fue que los rusos son un chingo, que no importa en cuántos frentes invadas Rusia, que no importa cuántos batallones del zar elimines, siempre va a haber más rusos. De sobra.

Las fuerzas que cada nación presentó al combate estaban más o menos parejas: 100,000 en el ejército ruso y 118,000 en el otomano. Para las decisiones que tomaron los altos mandos otomanos fueron malas hasta el delirio, condenando al fracaso toda la acción desde el principio.

Tropas otomanas avanzando en la nieve / Soldados rusos en una trinchera en el bosque


Los otomanos se prepararon con tácticas de guerra de tiempos napoleónicos que los alemanes les habían rolado. Terrible idea, ésa de usar las tácticas de Napoleón contra Rusia. Y en invierno, por añadidura. Pero además, los otomanos creían que sus tropas, acostumbradas a los calores del Mediterráneo, e incluso de los desiertos del Medio Oriente, la pasarían bien en las heladas cumbres del Cáucaso. Pues no, y muchos se murieron de frío.

Los rusos tenían la ventaja de estar jugando a la defensiva y posiciones defensivas bien preparadas. Por su parte, los otomanos tenían que movilizarse rápido en climas inmisericordes, y además arrastrando la artillería, municiones y provisiones a través de pasos peligrosos entre montañas y bosques cubiertos de nieve.

Propaganda rusa conmemorando la batalla de Sarikamish

La batalla de Sarikamish empezó el 22 de diciembre de 1914, en las montañas y bosques cercanos a esa pequeña ciudad turca, que los otomanos habían perdido ante Rusia en la guerra de 1877-78, y que estaban decididos a recuperarla.

Para hacer las cosas más complicadas, en ese entonces la nación armenia estaba dividida entre ambos imperios, por lo que soldados armenios lucharon en cada lado del frente. Sin embargo, los armenios sentían más afinidad hacia los rusos porque compartían con ellos la religión cristiana. Con todo, lo cierto es que los armenios bajo el imperio otomano hicieron lucharon tan bien pudieron, pero una victoria no era posible en esas condiciones.

Cuando la batalla resultó en la derrota total de los otomanos el 17 de enero de 1915, con unas 90,000 bajas (el triple que las que sufrieron los rusos), buscaron un chivo expiatorio, y lo encontraron en los armenios. En los años que siguieron, los otomanos llevaron a cabo un atroz genocidio contra los ciudadanos armenios del imperio: aproximadamente un millón y medio de ellos fueron masacrados.


6.- La batalla de Kakamas  (febrero de 1915): Sudafricanos contra alemanes en África




El África del Sudoeste Alemana (actual Namibia) no tuvo la fortuna de contar con un genio militar de la talla de Lettow-Vorbeck, pero por otro lado tampoco fue escenario de batallas muy importantes. Con la Angola portuguesa al norte, las colonias británicas al este y Sudáfrica al sur, la colonia alemana estaba rodeada por sus enemigos.

La primera movida la hicieron los sudafricanos, que intentaron invadir el África del Sudeste Alemana en septiembre de 1914, pero fueron repelido por los fusileros alemanes. Varios meses más tarde, en febrero de 1915, los alemanes intentaron su propia invasión de Sudáfrica, esta vez en la pequeña población de Kakamas, que se encontraba junto a un vado del río Orange, y por lo tanto representaba una posición estratégica.

La batalla fue más bien una escaramuza, y terminó rápido con la derrota alemana. Su importancia radica en que las fuerzas del Káiser en África quedaron desbaratadas con esta acción y militar, y después los Sudafricanos pudieron avanzar lenta pero imparable hasta capturar toda la colonia alemana en julio de 1915.

Caricatura que muestra al primer ministro sudafricano, Louis Botha tachando la palabra "Alemana" del nombre de la colonia de África del Sodoeste

Oh, y para no olvidar que de veras mucha gente se metió en esta guerra, anoto que también hubo combates entre los portugueses y los alemanes, que llegaron a invadir y tomar posiciones en Angola; esta campaña se dio desde octubre de 1914 hasta la derrota alemana en África del Sudoeste en julio de 1915. También hubo, entre septiembre de 1914 y febrero de 1915, una revuelta por parte de los bóers contra las autoridades de Sudáfrica, pues estos descendientes de holandeses simpatizaban mucho con los alemanes y pensaron que el estallido de la guerra era una buena oportunidad para crear una República Sudafricana independiente.


7.- El motín de Singapur (febrero de 1915): Indios contra británicos, franceses, rusos, japoneses, chinos y malayos  en Singapur.




Como ya vimos, los británicos tomaron a sus súbditos indios y los llevaron a todas partes del mundo para matar y morir en nombre de Su Majestad. No todos se lo tomaron muy bien, como se podrán imaginar, y en 1915 se dio la llamada Conspiración de Ghadar, en la que independentistas indios planearon un motín general de sus connacionales en el ejército británico.

La conspiración fue descubierta y los líderes principales fueron detenidos antes de que el gran motín tuviera lugar. Algunas pequeñas insurrecciones fueron aplastadas de inmediato. Sin embargo, en un lugar lejano al continente se dio un verdadero motín de soldados indios contra sus superiores británicos: la colonia de Singapur.

Fusilamiento de los amotinados

Los amotinados eran todos musulmanes y en parte estaban respondiendo al llamado del Sultán del Imperio Otomano, Mehmed V, para hacer la yihad contra los infieles. En la tarde del 15 de febrero iniciaron un feroz ataque que tomó por sorpresa a las autoridades británicas. Los combates se dieron hasta el amanecer del día siguiente, cuando las tropas británicas, asistidas por voluntarios chinos y malayos, se reorganizaron y repelieron el ataque.

El 17 de febrero llegaron refuerzos franceses, rusos y japoneses que atacaron con todo a los amotinados, matando e hiriendo a la mayoría. De los que sobrevivieron, algunos se rindieron y otros huyeron a la selva. De estos últimos, algunos intentaron cruzar a nado el estrecho que separa Singapur del Sultanato de Johor, pero fueron rodeados y capturados por las fuerzas armadas de ese país.


8.- El sitio de Mora (agosto de 1914 - febrero de 1916): Británicos, franceses y nigerianos contra alemanes y askari en Camerún




Alemania tenía cuatro colonias en África: Togoland, la más pequeña, fue la primera en caer, a pocos días de haber iniciado la guerra. En julio de 1915 el África del Sudoeste fue capturada por los sudafricanos, como ya vimos; África Oriental se mantendría en pie de lucha incluso más allá de la rendición de Alemania en 1918. Pero la colonia de Kamerun (actual -adivinaron- Camerún), aunque no correría con tanta suerte, sería también un ejemplo de tenaz resistencia.

Kamerun fue invadida desde la colonia británica de Nigeria, la francesa de África Ecuatorial (actuales República Centroafricana, Chad, Gabón, República del Congo y parte de Camerún) y el Congo Belga. Los Aliados fueron capturando posiciones poco a poco, sufriendo reveses de vez en cuando, como la derrota en la primera batallla de Garua en 1914 y la incursión alemana a Nigeria en 1915.

Cañones europeos en la selva africana

Hubo una posición alemana que resistió durante toda la campaña: el fuerte de Mora, bajo el liderazgo del capitán Ernst von Raben. Fue puesta bajo asedio desde el 27 de agosto de 1914 y no se rindió sino hasta el 18 de febrero de 1916, cuando de plano los soldados ya no tenían ni qué comer. Para entonces toda la colonia de Kamerun había capitulado y la mayoría de las autoridades alemanas habían huido a la colonia española de Río Muni (Guinea Ecuatorial). Como parte de los términos de su rendición, von Raben pidió prestadas 2,000 libras para pagar a sus askari y que ellos pudieran volver a sus hogares.

El fuerte de Mora

Mora fue el escenario de uno de los momentos más entrañables de la guerra, una tregua de navidad en 1914. Fueron los británicos quienes izaron la bandera blanca para proponer la tregua, y luego intercambiaron regalos y felicitaciones con los alemanes: el capitán von Raben incluso recibió un árbol de Navidad para que pudieran decorar el fuerte como Santa Claus manda.



9.- El sitio de Kut (diciembre de 1915 - abril de 1916): Indios y británicos contra otomanos en Mesopotamia




Mesopotamia, cuna de las grandes civilizaciones del mundo antiguo, escenario eterno de guerras entre imperios que han florecido y colapsado, fue también el teatro de una de las campañas más intensas de la Primera Guerra Mundial.

Cuando el Imperio Otomano entró a la guerra, los Aliados pensaron que podrían abrir nuevos frentes para acabar rápido con el conflicto. Así, fuerzas británicas e indias desembarcaron en las costas del Golfo Pérsico en noviembre de 1914. Después de un año de avances sorpresivamente exitosos, las fuerzas aliadas fueron detenidas por los otomanos en la batalla de Ctseifonte y obligadas a retroceder. Ante el contraataque otomano, los Aliados se atrincheraron en la ciudad fortificada de Kut, donde fueron puestos bajo asedio a partir del 7 de diciembre de 1915.

Tropas otomanas avanzando hacia Kut / Soldado indio que sufrió el sitio

Los esfuerzos por parte de tropas aliadas para liberar a los sitiados resultaron en fracaso y en bajas terribles bajas para ellos. Lo mejor que pudieron lograr fue abastecer a Kut con provisiones dejándolas caer desde aeroplanos: la primera vez en la historia que se hacía algo así.

Los ejércitos del Sultán contaban con el liderazgo del alemán Colmar von der Goltz, arquitecto de muchas de las tácticas que aseguraron la supremacía otomana en esta guerra. Por desgracia, Goltz murió de tifus diez días antes de que terminara la batalla.

Al final, las tropas indias y británicas fueron obligadas a rendirse ante los otomanos el 29 de abril de 1916. Fue una derrota humillante para los británicos, pero luego se reorganizarían bajo el mando del general Frederick Stanley Maude, quien después dirigiría una exitosa campaña en Mesopotamia, la cual culminaría en una victoria aliada.


10.- La batalla de Romani (agosto de 1916): Británicos, australianos y neozelandeses contra otomanos, alemanes y austro-húngaros en Egipto.




El plan de las Potencias Centrales era sencillo: tomar el control del Canal de Suez y así impedir las comunicaciones de los Aliados entre el Mediterráneo y el Océano Índico. Un primer intento por lograrlo se dio en 1915, pero fracasó debido a las bien preparadas defensas de los británicos.

Sin embargo, en abril de 1916 una fuerza dirigida por el general Friedrich von Kressenstein atacó por sorpresa y derrotó a unos escuadrones de caballería británicos en la batalla de Katia. A partir de entonces y de forma expedita, los británicos redoblaron las defensas en la península del Sinaí y se prepararon para una batalla mucho mayor.

Imaginen la escena: una fuerza de 14,000 británicos, australianos y neozelandeses peleando contra 16,000 alemanes, austro-húngaros y otomanos, con fuerzas de infantería, caballería, camellería, aeroplanos, ametralladoras y grandes cañones en medio del desierto egipcio.

Caballería ligera australiana en Romani / Cañones en el desierto

La batalla inició el 3 de agosto, cuando las Potencias Centrales lanzaron un ataque contra Romani desde Katia. La vanguardia pronto entró en combate con la caballería australiana. Hacia la madrugada, los defensores comenzaban a retroceder cuando fueron reforzados por más australianos y por los neozelandeses, que lograron dirigir a los atacantes hacia el desierto el 4 de agosto. Al día siguiente, los británicos atacaron la retaguardia otomana en Katia y obligaron a las fuerzas de las Potencias Centrales a retirarse.

Esta batalla fue el último intento de tomar el Sinaí por parte de las Potencias Centrales y la primera victoria importante de los británicos contra los otomanos, una que aseguró la integridad de Egipto. A partir de entonces los británicos estarían siempre a la ofensiva, avanzando lentamente hasta expulsar a sus enemigos del Sinaí y después pasar a invadir territorio del Imperio Otomano.

Pilotos australianos

Bien, pues con eso tienen, mis estimados contertulios, diez acciones militares que se dieron en los rincones más remotos del planeta, todos fuera de Europa. En bosques y selvas, en desiertos y montañas nevadas, en los vados de ríos, en altamar y en islas tropicales, en muchos diferentes lugares del globo, personas de todos los continentes pelearon unas contra otras por las ambiciones imperialistas de Europa. Así ya no tendrán duda en decir que la Primera Guerra fue Mundial.


1 comentario:

luis benedicto dijo...

http://laverdadteharalibre6.blogspot.com/2014/08/primera-guerra-mundial-y-todo-por-un.htmlEfectivamente amigo Maik Civeira. La Primera Guerra Mundial fue el fin de los imperios. A partir de ahí fueron países. Y no nos olvidemos que a resultas de ello surgió el conflicto arabe-israelí con la caída del Imperio Otomano. Y.... todo por culpa de un bocadillo y un conductor torpe. Le dejo con mi post:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails